Crítica de Wormwood, de Netflix

Wormwood, estrenada en España por Netflix, es una interesante mezcla de documental y película de ficción que ha sido realizada por el director Errol Morris y que nos cuenta la búsqueda durante varias décadas de un hijo por conseguir respuestas sobre la muerte de su padre.

PUNTUACIÓN 7/10 

Wormwood es una serie de seis episodios que explora los límites del conocimiento sobre el pasado y los caminos que recorremos en busca de la verdad. Está contada a través de entrevistas con  Eric Olson, hijo de Frank Olson, un científico estadounidense de guerra biológica y empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), quien murió en circunstancias misteriosas en 1953.

Murió al arrojarse desde la ventana de una habitación de hotel en la ciudad de Nueva York, nueve días después de que Olson recibiera una dosis de LSD por parte de su supervisor de la CIA, como parte de un proyecto de investigación para analizar las consecuencias del uso de drogas, conocido como Proyecto MKUltra. Su muerte fue inicialmente considerada como accidental, pero las investigaciones posteriores han planteado dudas sobre la versión oficial y llegó a plantearse si incluso el gobierno americano pudo encubrir un presunto asesinato.

Errol Morris ha dirigido esta mezcla de documental y drama, a partir de un guión de Steven Hathaway y Molly Rokosz, inspirado en los hechos reales que sufrió la familia Olson, una muerte que seis décadas después aún persigue a su hijo hasta el punto de no haberle permitido tener una vida normal.

Morris es conocido por su documental de 1988 The Thin Blue Line, uno de los más influyentes documentales jamás realizados, que contó la historia de Randall Dale Adams, un hombre condenado y sentenciado a muerte por un asesinato que no cometió. El caso de Adams fue revisado y fue liberado de prisión después del estreno del documental. En 2003, su película documental The Fog of War: Eleven Lessons from the Life of Robert S. McNamara ganó el Oscar a la Mejor Película Documental. Esta obra se centró en la figura del exsecretario de Defensa de los Estados Unidos, Robert S. McNamara, y sus observaciones sobre la naturaleza de la guerra moderna y la dificultad de tomar decisiones en medio del conflicto. Algo que vimos, de forma lateral, en la notable película “Los papeles del Pentágono” de Steven Spielberg estrenada hace unos pocos meses. 

El título Wormwood (ajenjo) es una alusión a un versículo de la Biblia sobre una estrella que hace que todo se vuelva amargo, una alusión a las armas biológicas, y el efecto de la búsqueda de una resolución de Eric Olson sobre la muerte de su padre durante 60 años.  Según el director de este ¿docudrama? Errol Morris, “lo que Wormwood intenta hacer es contar una historia sobre cómo sabemos lo que sabemos y cuán confiable es ese conocimiento.”

Dos cosas me han interesado de Wormwood durante su visionado. En primer lugar, su propia estructura, basada en una larga entrevista a Eric Olson, que nos cuenta su historia de forma cronológica. Desde los días previos a la muerte de su padre, cómo reaccionaron ante su “accidente”, así como sus gestiones para intentar averiguar la verdad ante unos hechos que no cuadraban, que llegaron hasta el Congreso de los Estados Unidos. Y todo lo que vino después, todo ello contado con imágenes de archivo reales de la época. De esta forma, los espectadores vamos conociendo los cambios en la versión oficial de la forma en que Eric y su familia fueron conociéndola con el paso de los años.

Pero además, Morris realiza una recreación de los hechos a modo de historia dramática. Para esta dramatización de los hechos probados y de las especulaciones posteriores, el actor Peter Sarsgaard interpreta al padre de Eric, Frank Olson. La hábil mezcla entre la entrevista y la recreación consigue amplificar la sensación de incertidumbre y el drama que sin duda vivió la familia. Wormwood es un documental seriado de 6 episodios, y emplea técnicas cinematográficas para mantener la atención del espectador, como el empleo de cliffhangers al final de cada episodio.

La evolución de la familia Olson sirve de metáfora de la evolución de la mentalidad de la sociedad americana. Si en los años 50 creyeron completamente la versión que SU gobierno les dio de la muerte de su padre, esto cambió en los 70 y 80 cuando entendieron que ese gobierno no era de fiar, y que en nombre de la democracia y de la lucha contra el comunismo, se justificaron acciones inmorales y delictivas. Y a medida que se fueron desclasificando más documentos, conocemos en la actualidad que la inmundicia moral de la administración americana era más profunda de lo que nadie pudo imaginar.

El visionado de Wormwood me ha resultado muy interesante, aunque tengo que reconocer que en algunos momentos de 2-3 episodios me ha costado mantener los ojos abiertos, dado que vi la serie en horario de madrugada. En todo caso, aunque al final del capítulo tres me preguntaba qué más podrían contar, ya que parecía que ya habían mostrado todos los detalles, lo cierto es que sólo estábamos empezando a caer en el agujero de conejo.

Comparto el trailer de esta serie:

No soy un gran espectador de documentales, pero Wormwood me ha interesado. Hasta el punto de que intentaré recuperar los anteriores trabajos del director Errol Morris.

PUNTUACIÓN 7/10 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .