Crítica de X Vidas de Lobezno / X Muertes de Lobezno 4 de 6 (Marvel Comics – Panini)

El cuarto número de X Vidas de Lobezno / X Muertes de Lobezno de Benjamin Percy, Joshua Cassara y Frank Martin por un lado, y Federico Vicentini con Dijjo Lima en el otro, sigue la historia a dos bandas de forma super entretenida pero sin llegar a darnos las respuestas que demandamos.

PUNTUACIÓN: 7/10

¡Las misiones perdidas del hombre llamado Logan! Desde el comienzo del siglo XX al Departamento H y más allá. El viaje al pasado definirá el futuro… ¡si Rojo Omega no lo impide! Pero, mientras tanto, ¿quién protege el presente? Laura, Daken y Gabby entran en la refriega.

Esta grapa doble contiene X Lives of Wolverine 3 y X Deaths of Wolverine 3 USA.

La publicación por parte de Panini de estas dos miniseries está sirviendo para matar dos pájaros de un tiro en lo referido a los gustos de los lectores Marvel. Por un lado, en el lado de X Vidas, Benjamin Percy ha planteado una historia que es 100% acción para que Joshua Cassara con el color de Frank Martin se luzca. Y la verdad es que el artista lo está aprovechando y nos ofrece unas páginas como la doble splash-page que puedes ver abajo que me parece una pasada. Como historia de acción Percy cumple razonablemente bien planteando situaciones variadas en diferentes momentos de la corriente temporal que provoca grandes combates de Lobezno frente a enemigos de todo tipo controlados por Rojo Omega. La página de la ballena que tenemos en esta grapa puede acabar siendo una de las mejores escenas de toda la miniserie.

Dentro que el comic es super entretenido y sin pretensiones, también merece la pena indicarse que el plan de Mikhail Rasputin de alterar la historia mutante usando a Rojo Omega me parece una idea super loca que sirve para una miniserie de acción como esta, pero que no tiene demasiado sentido dentro de la realidad mutante. Me refiero a que en caso de triunfar el plan de Mikhail Rasputin de matar a un antepasado de Charles Xavier para evitar que él llegara a nacer y creara los X-Men, eso provocaría unas repercuasiones catastróficas en la corriente temporal, y es imposible saber como será la nueva realidad resultante. De hecho, no tiene por qué ser mejor que lo que tiene Rasputin ahora mismo, dado que controla todo Rusia. Que se arriesgue a perder todo lo que ha construido y ganado es muy, muy loco. Demasiado. Aunque como digo estamos en un comic que no hay que tomarse demasiado en serio, y como historia de acción me vale.

Si X Vidas es el espectáculo, la sorpresa nos la está trayendo X Muertes de Lobezno con dibujo de Federico Vicentini y color de Dijjo Lima, que es la miniserie que está planteando aparentemente el gran cambio en el stutus-quo mutante que no lo vimos venir al final de Inferno.

La persecución de Moira por Mística primero y por un Lobezno del futuro cubierto de un virus tecto-orgánico de Falange acaba de sufrir el gran giro en la historia. Y aunque aún queda mucho por saber y aclarar, la sorpresa de comprobar que estamos en un momento «Terminator 2» en lugar de estars ante un homenaje de Percy de la primera película de la saga de James Cameron cambia de forma sustancial todo lo que pensábamos que estaba ocurriendo. Dado que estamos ante una historia puzzle en la que habrá que esperar a leer el final para comprobar si todo cuadra, me abstendré de hacer suposiciones en este sentido, pero sí espero que esta historia no entre en contradicción con lo visto en Dinastía de X y Potencias de X de Hickman, dado que esta sea la décima / undécima vida de Moira. En todo caso, la idea de la franquicia X de convertir a partir de Inferno a Moira Mctaggert en una villana sigo pensando que no tiene sentido, pero las cosas son como son.

Lo que si me gusta de este número es el buen uso de Percy de la familia de Logan para que acudan al rescate en este momento. Como puede verse en la portada, Tener a Lobezna (Laura), Exploradora (Gabby) y Daken en esta grapa me ha parecido una idea buenísima y que tiene todo el sentido en que el Lobezno del presente está incapacitado mientras su mente está viajando por el tiempo. Esto permite una escena estupenda con la familia de Lobezno enfrentada a su versión del futuro.

Lo que este comic tiene de worldbuilding lo pierde en el apartado artístico, dado que como ya he comentado en reseñas anteriores Vicentini me parece un artista mucho mas flojo que Cassara, con una diferencia importante entre ambos. En todo caso, también comentar que mi ojo se está haciendo a su estilo de dibujo y cada vez encuentro menos elementos negativos, de forma que está consiguiendo contar razonablemente bien la historia.

Comparto varias páginas de este comic:

X Vidas de Lobezno / X Muertes de Lobezno esté resultando un entretenimiento más que correcto, y en este cuarto número sobre todo en la parte de X Muertes vemos que Percy aún se guardan varias sorpresas en la manga. De momento, sigo comprando y leyendo encantado.

PUNTUACIÓN: 7/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Elvis de Baz Luhrmann

Baz Luhrmann aplica su particular punto de vista a la figura de El Rey Elvis Presley, en una película planteada a destacar la figura mítica de Elvis alejándolo de todo elemento polémico para su persona.

PUNTUACIÓN: 8/10

La película explora la vida y la música de Elvis Presley (Austin Butler) a través del prisma de su relación con el coronel Tom Parker (Tom Hanks), su enigmático manager. La historia profundiza en la compleja dinámica que existía entre Presley y Parker que abarca más de 20 años, desde el ascenso de Presley a la fama hasta su estrellato sin precedentes, en el contexto de la revolución cultural y la pérdida de la inocencia en Estados Unidos. Y en el centro de ese periplo está Priscilla Presley (Olivia DeJonge), una de las personas más importantes e influyentes en la vida de Elvis. (FILMAFFINITY)

Mark Anthony «Baz» Luhrmann (nacido el 17 de septiembre de 1962) es un director de cine, guionista y productor australiano con proyectos que abarcan el cine, la televisión, la ópera, el teatro, la música y la industria discográfica. Es el director australiano de mayor éxito comercial, con cuatro de sus películas entre las diez más taquilleras de todos los tiempos. Y esto a pesar que Elvis es su sexta película como director, habiendo dirigido previamente Strictly Ballroom (1992), Romeo + Julieta (1996), Moulin Rouge! (2001), Australia (2008) y El Gran Gatsby (2013).

Lurhmann escribe el guion junto a Jeremy Doner, Sam Bromell y Craig Pearce. Mandy Walker se encarga de la fotografía, con montaje de Matt Villa y Jonathan Redmond y música de Elliott Wheeler. Elvis es una película excesiva en todo, empezando por su duración de 160 minutos, que sin embargo en ningún momento se hacen largos. La película, rodada en Australia, cuenta con un presupuesto de 85 millones de dólares.

El gran descubrimiento de la película es descubrir al actor Austin Butler como Elvis Presley. Butler (1991) es un actor estadounidense que comenzó su carrera en la televisión con papeles secundarios en Hannah Montana en 2006 y 2007 y Switched at Birth (2011-2012). En The Carrie Diaries (2013-2014) y The Shannara Chronicles (2016-2017) ya le tuvimos en papeles protagonistas, y en el cine, Butler interpretó a Tex Watson en Once Upon a Time in Hollywood (2019), de Quentin Tarantino.

Tom Hanks interpreta al Coronel Tom Parker, el representante de Elvis y el gran villano de la función, con Olivia DeJonge en el papel de Priscilla Presley, la esposa de Elvis, Helen Thomson como Gladys Presley, la madre de Elvis, Richard Roxburgh como Vernon Presley, el padre de Elvis y Chaydon Jay como Elvis niño.

Si te gusta la música de El Rey, ver Elvis es una obligación. Lurhmann aplica su estilo excesivo para contar la historia de Elvis desde un punto de vista casi operístico que en lo relativo a la historia tiene muchas conexiones con Bohemian Rhapsody, alejando a Elvis de cualquier elemento polémico que pudiera tener su biografía y destacando su figura mítica para el mundo del rock&roll. La película tiene como es lógico una selección de canciones alucinante, y en general el montaje de sonido creo que es de los que se merecen el Oscar. El amor de Elvis por la música negra y la forma en que le marcó en sus gustos y forjó su estilo musical está perfectamente contado. Algo casi prohibido en un momento en los años 50 en los que aún había leyes de segregación racial en varios estados de Estados Unidos y que es otro elemento más que resalta lo rompedor e influyente que ha sido (y sigue siendo) Elvis para la industria musical.

Austin Butler es el gran descubrimiento de la película. Su parecido con Elvis es asombroso, ayudado por una perfecta caracterización de maquillaje y peluquería. Butler además transmite toda la fuerza de El Rey cuando se subía al escenario, permitiendo a Lurhmann crear un montón de momentos super poderosos visualmente que hacen que la película merezca verse en pantalla grande. Este Elvis es un ser de luz cuya única preocupación era cuidar de su familia e intentar hacer la música que a él le gustaba, algo que no siempre consiguió durante su vida debido a la presión de su manager. La interpretación de Butler es de las que ganan premios y forjan carreras de éxito, espero que tenga suerte con su próxima película.

La película hace una interesante elección narrativa al convertir al malvado Coronel Tom Parker en el narrador de la historia. Este oscuro personaje que ni era coronel, ni se llamaba Parker ni realmente era americano explotó de forma terrible a Elvis ahogando su creatividad y obligándole a hacer los trabajos más lamentables con tal de ganar él un dólar. Que Parker se llevara el 50% de todos los ingresos de Elvis es una locura sumada al hecho que llevó la carrera de Elvis no donde le hubiera interesado a él musicalmente, sino donde él pudiera ganar más dinero a su costa. La interpretación de Tom Hanks como Parker es como siempre perfecta.

De esta forma, la narración de la película es la de un aprovechado sin moral ninguna que usó a su antojo a Elvis, de forma que no es necesario que Lurhmann nos diga que lo que hace es tremendo, porque es algo que se sobreentiende. De hecho, que la muerte de Elvis fue culpa suya podría ser una conclusión lógica viendo la película y como actuaron la gente alrededor de Elvis. Porque ese es otro tema clave de la película, ya que todos alrededor de Elvis se convirtieron en unos chupópteros aprovechados, empezando por su padre y su tropa de amigos y músicos que formaron un séquito a su alrededor que se dedicó a vivir la vida loca a su costa. La amoralidad de Parker queda clara a lo largo de la película, y que él lo viera como lo más normal del mundo añade una dosis de dramatismo a toda la historia de Elvis, un chaval inculto de pueblo del que todos se aprovecharon. En este sentido, queda claro viendo la película que Elvis nunca actuó fuera de Estados Unidos al no querer salir Parker del país, quien sabe si por miedo a no poder entrar, y que si actuó durante años en Las Vegas fue para pagar las deudas de Parker con el juego. Y que la carrera como actor de Elvis fue destruida al obligarle a trabajar en películas cada vez peores y más baratas que le permitiera a Parker conseguir mayor beneficio. La forma en que drogaban a Elvis para que pudiera actuar fuera como fuese, o las giras con fechas imposibles son mostradas con claridad meridiana para mostrar a Elvis como una víctima de su entorno.

Dentro que este biopic musical me ha gustado mucho, hay que reconocer que incluso sin saber en detalle la historia de Elvis, se nota el intento evidente de blanquear la figura de El Rey, de forma que siempre todo lo que le pasa es por culpa de alguien. Por ejemplo, si tomaba pastillas y alcohol no fue por iniciativa propia sino a iniciativa de alguien de su entorno. Me parece normalísimo que su viuda Priscila Presley haya apoyado la película porque ella y su marido salen super bien parados, no como el resto de parásitos que se aprovecharon de Elvis empezando por su padre. Aunque muestra una infidelidad, la película evita mostrar las famosas juergas de alcohol y drogas de Elvis en Las Vegas y en general cualquier elemento controvertido de su biografía, limitando por ejemplo su dependencia a los medicamentos a los que su médico le daba para subirse al escenario.

Lurhmann no busca en este sentido ser «realista», sino ampliar la categoría de mito que Elvis adquirió a partir de su muerte en 1977 a la edad de 42 años. Y lo cierto es que su apuesta le sale bien, porque Elvis siempre ocupará un lugar en los corazones de los amantes de la música rock y esta película no hace sino destacar todo lo bueno hasta niveles beatíficadores. Para todos los fans de las película musicales, ELVIS nos da 160 minutos de pura historia de la música que me ha dado un entretenimiento espectacular.

Comparto el trailer de la película:

Para todos los amantes de la música, ver el biopic musical de Elvis se convierte en una obligación, a ser posible en la sala con mejor equipo de sonido posible.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Ms. Marvel episodio 3 (Disney+)

Tercer episodio de Ms. Marvel en Disney+ y como se esperaba por fin empezamos a conocer aspectos del pasado y de los poderes de Kamala, así como los que se supone van a ser los antagonistas de la serie.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Episodio 3. Pillada

Antes de la boda de Aamir, una decisión de Kamala podría acarrear graves consecuencias.

Episodio dirigido por Meera Menon a partir de un guion de Freddy Syborn, A. C. Bradley y Matthew Chauncey, guionistas que ya han trabajado en otras series de Marvel Studios como What if? Episodio de 48 minutos (40 sin los títulos de créditos) de nuevo con Bisha K. Ali acreditado como creador y jefe de escritores de la serie.

En este episodio volvemos con Iman Vellani como Kamala Khan / Ms. Marvel, una estudiante de secundaria paquistaní-estadounidense de 16 años. Matt Lintz es Bruno Carrelli, el mejor amigo de Kamala, Yasmeen Fletcher es Nakia Bahadir, la mejor amiga de Kamala, Zenobia Shroff es Muneeba Khan, La madre de Kamala y esposa de Yusuf (Mohan Kapur). Saagar Shaikh es Aamir Khan, el hermano mayor de Kamala y Laurel Marsden como Zoe Zimmer, la chica más popular del instituto de Kamala. Junto a Rish Shah como Kamran, el chico guapo del instituto, en este episodio conoceremos a su madre Najma (Nimra Bucha) que tiene una conexión la bisabuela de Kamala Aisha y el origen de sus poderes.

Atención a los spoilers a partir de ahora.

Hablando sobre el episodio dos, la semana pasada comenté que habiendo leído la primera etapa de los comics de Ms. Marvel, no me considero fan del personaje por el tono y temas adolescentes de la colección. No tengo problema con NO ser público objetivo para Marvel Studios, pero lo comento porque es lógico que cada vez conecte menos con la aventurilla adolescente ligera que nos presentan en esta serie. Incluso reconociendo el estupendo trabajo de Iman Vellani como Kamala, que es todo corazón y una monada de niña.

Como se esperaba, narrativamente me gusta que empecemos a conocer en este episodio detalles del pasado de la bisabuela de Kamala Aisha que explican sus poderes actuales. Que Aisha, Najma y su grupo no sean humanos sino Djinns de otra dimensión que se encuentran desde hace años en la Tierra y que quieren volver a su hogar es un elemento novedoso. Más que nada porque esperaba que fueran a un aspecto cósmico para enlazarlo con los Kree y así con Capitana Marvel, que se hayan ido a personajes de leyendas sobrenaturales me ha descolocado, incluso si estos seres forman parte de la cultura y tradiciones de India y Pakistán. Sin embargo, el problema viene porque a la hora de dar estas explicaciones, han optado por contarlo de la forma más confusa y cutre posible, dejando todo a mitad como si de alguna forma el espectador tuviera que rellenar huecos con una información que NO tenemos.

Fruto de esa forma de contar la historia de forma condusa, el episodio de esta semana está lleno de easter-eggs que de momento a falta de más detalles concretos son sólo eso. Ni más ni menos. El comienzo del episodio ambientado en la India en 1948 en el que los Djinn encuentran el brazalete que Kamala lleva en el presente dentro de un templo de la secta de Los 10 Anillos de Shang-Chi me sorprendió (como a todo el mundo, supongo), pero la verdad es que es súper confuso. Lo mismo que comprobar que la persona que llevaba el brazalete tenía el brazo azul, lo que indicaría que ¿es un Kree? ¿O es un Djinn tipo el genio de Aladino? Todas las opciones son posible con la información que disponemos ahora mismo. De igual forma, que los Djinns se autodenominen CLANDESTINES nos enlaza con los geniales personajes creados por Alan Davis, aunque diría que no van a tener nada que ver con esos comics más allá del nombre. Y me fastidia pensar que vayan a quemar este concepto sin sacarle todo el partido posible. Lo mismo con el detalle que Bruno estudia un artículo del Dr. Selvig (de Thor) sobre los seres de otras dimensiones.

El episodio me parecido un enorme «sin más». Se confirma que el CGI y las coreografías de acción son cutrillas, con una escena en la cocina del hotel que está rodada realmente floja. Aparte que yo al menos no me creo que una adolescente como Kamala por muchos poderes que tenga pueda vencer a estos guerreros. Está claro que la suspensión de credulidad es un elemento super personal de cada uno, y en mi caso han superado el límite. Y obviamente esto es un elemento clave para que la experiencia sea satisfactoria.

Entiendo que para la comunidad musulmana de Estados Unidos, ver un episodio en el que se muestran sus tradiciones desde un punto de vista positivo, en concreto una boda, es algo muy importante para su representación en los medios de comunicación mainstream, algo tan importante en estos momentos. Sin embargo, yo como espectador me he aburrido como una ostra con la boda y todo lo que ha tenido que ver con sus preparativos. Me han parecido unos minutos de relleno tremendos que han frenado completamente la narración, hasta el punto que en cuanto a la historia de Kamala, casi parece que sólo hemos tenido un tercio de episodio. Medio como mucho.

En este sentido, falta conocer la historia en boca de Aisha, la bisabuela de Kamala, y es posible que sea diferente a lo que Najma nos ha contado en este episodio y que la madre de Kamran nos ocultara información o directamente haya mentido. Sumado a lo poco que ha avanzado la historia por la boda, en el episodio me encuentro un elemento cutrillo en relación a Najma, que lleva atrapada en la Tierra 70 años y al día siguiente de encontrar a Kamala ya exige su ayuda aún a costa de convertirse en la villana por no esperar ¡1 día! a que acabe la boda. Ese también me ha parecido un elemento cutrillo de la historia. No malo, pero tampoco especialmente bueno, como todo en general.

Comparto el teaser trailer de este episodio.

Ms. Marvel no está mal pero tampoco está siendo especialmente memorable en nada. A cada episodio que pasa se acerca a la categoría de «sin más, no es para mi». A ver qué tan sigue la semana próxima.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Patrulla-X 7 y 8 (Marvel Comics – Panini)

Hoy quiero comentar mis impresiones de los últimos comics de Patrulla X de Gerry Duggan publicados por Panini los meses de mayo y junio, el número 7 dibujado por Pepe Larraz y el 8 obra de Javier Pina, con color del estupendo Marte Gracia.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¡Capitán Krakoa y La Patrulla-X! El Doctor Estasis hace su movimiento más letal mientras el Capitán Krakoa se pone al frente de La Patrulla-X. Pero ¿cuál es la gran mentira detrás del más nuevo de los mutantes?

Séptima grapa de Patrulla X y la segunda consecutiva de Pepe Larraz con color de Marte Gracia.

¡MODOK lanza a IMA contra La Patrulla-X! Los mutantes han luchado contra muchos enemigos en el pasado, pero pocos tienen tanto morro como el que te presentamos en este número. ¿Se atreverán a luchar contra MODOK?

Octavo número de Patrulla X con Larraz tomándose un nuevo descanso que aprovecha Javier Pina, que parece confirmarse como el artista suplente de la serie, como siempre acompañado por el color de Marte Gracia.

Gerry Duggan ha planteado la etapa actual de Patrulla X de una forma un tanto original teniendo en cuenta el estado del mundo del comic mainstream actual. Y es que frente al standard actual de comics agrupados en arcos de 5/6 números de cara a una recopilación en tomos, Duggan nos ha dado unos comics que nos devuelven a los años 80, con grapas con una aventura prácticamente autoconclusiva con varias subtramas que se continúan en los siguientes números.

Fruto de este planteamiento, en el séptimo número tenemos la explicación de por qué Cíclope ha sido dado por muerto en Nueva York y obligado a usar la identidad de Capitán Krakoa para no descubrir el secreto de las resurrecciones mutantes, mientras que en el octavo número la Patrulla X se enfrenta a Modok. El uso de villanos no habituales de la franquicia mutante es otro de los puntos destacados de la actual etapa de Duggan, lo cual yo al menos agradezco un montón al alejarnos de los villanos cíclicos que acaban resultando demasiado trillados. Eso unido a un Doctor Stasis que tras ser uno de los subargumentos de los números actuales en el séptimo número cobra todo el protagonismo de una forma mortífera.

Duggan plantea unos comics super entretenidos que da gusto leer y que se disfrutan de principio a fin. Hay que reconocer que con Pepe Larraz todo luce mucho mejor, aunque diría que en este comic sus lápices están un poco menos terminados que en la grapa anterior. ¿Los plazos de entrega jugando malas pasadas? En todo caso, esto es un pero pequeñito, porque es un comic super resultón visualmente.

Es buen momento reconocer el enorme trabajo que realiza Marte Gracia con el color. Gracia no sólo aporta una uniformidad cromática a la colección sino que su trabajo añade profundidad a los lápices de los dibujantes y embellece el resultado final. En este sentido, los lápices de Javier Pina del número 8 están muy bien y no desmerecen demasiado respecto a los de Larraz, narrando la aventura en el crucero raptado por MODOK de forma super dinámica e interesante. Me quejo mucho de los fill-ins y los cambios de dibujantes de las grapas Marvel, pero en este caso Pina resulta un perfecto complemento para el estilo de Larraz, no desentonando nada.

Esta nueva iteración de la Patrulla X resulta super entretenida de leer y no deja la sensación que tuve con Hickman de que todo era worldbuilding y promesas que lo mejor estaba por llegar en el futuro, no en la grapa actual. Sin embargo, tras 8 grapas de Duggan de momento la verdad es que ha presentado diversos elementos pero realmente no ha resuelto ninguno, empezando por Mundojuego que enviaba amenazas a la Tierra de las primeras entregas, la aparición del Alto Evolucionador o la actual amenaza de Orchis o el Doctor Stasis que pintan a que van a ser los grandes villanos de la actual temporada mutante tras Infierno y el actual arco de X Vidas de Lobezno / X Muertes de Lobezno.

Sin embargo, subtramas como la de Ben Urich descubriendo que los mutantes están resucitando ha resultado ser un bluf total, con una resolución bastante decepcionante que no oculta el elefante en la cacharrería, y es que los mutantes han dejado cadáveres por medio mundo durante estos meses y a estas alturas todo el mundo criminal sabe de las resurrecciones mutantes. Es por motivos como este que me están gustando los comics de Patrulla X pero a la vez necesito historias más potentes porque da la sensación que la estructura de aventura autoconclusiva empieza a resultar repetitiva y le falta espacio para plantear amenazas mayores para los mutantes. Veremos si en los próximos meses Duggan cambia su planteamiento.

Comparto las primeras páginas del séptimo número:

Patrulla X de Gerry Duggan, Pepe Larraz, Javier Pina y Marte Gracia se mantiene como un comic super entretenido que justifica todos los mese el precio de portada.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Obi-Wan Kenobi episodio 6 (Disney+)

Desde cierto punto de vista, el sexto y último episodio de Obi-Wan Kenobi emitido esta semana en Disney+ podría ser el mejor hasta la fecha, pero lo cierto es que confirma todo lo bueno y lo malo que ha tenido la serie en su conjunto.

PUNTUACIÓN: 5/10

Artículo CON spoilers.

Parte VI. Un episodio lleno de acción

Episodio de 51 minutos (44 minutos sin los títulos de crédito finales, como siempre dirigido por Deborah Chow y con guion de Joby Harold, Andrew Stanton y Hossein Amini, con Joby Harold como creador y jefe de escritores.

En este final de miniserie, tenemos al reparto completo formado por Ewan McGregor como Obi-Wan Kenobi, Moses Ingram como Reva Sevander / Tercera Hermana, Vivien Lyra Blair como Leia Organa, Hayden Christensen como Anakin Skywalker, con James Earl Jones como la voz de Darth Vader, Kumail Nanjiani como Haja Estree, O’Shea Jackson Jr. como Kawlan Roken, Rupert Friend como el Gran Inquisidor, Joel Edgerton como Owen Lars, Bonnie Piesse como Beru Whitesun Lars, Jimmy Smits como Bail Organa y Simone Kessell como Breha Organa.

Como comentaba al principio, aunque con sus cosas buenas y reconociendo que este sexto episodio puede ser el mejor de la serie, no creo que este último episodio haga cambiar de opinión sobre la serie de Obi-Wan Kenobi al público en general, para bien o para mal. Empezando por los elementos positivos, confirmo que volver a ver a Ewan McGregor como Obi-Wan ha sido una pasada. Independientemente del guion en si, Ewan transmite un carisma alucinante, con unos matices interpretativos que están muy por encima del resto del reparto. En la comparación con El Libro de Boba Fett, Obi-Wan gana por goleada en lo relativo a la personalidad y empatía del protagonista.

Y si McGregor está muy bien, verle enfrentarse de nuevo contra Darth Vader es una pasada, incluso reconociendo que la ejecución del combate sea más bien montonera, como la serie en su conjunto. McGregor y Darth Vader son de largo lo mejor de la serie. La voz de James Earl Jones es histórica, la presencia de Vader impone lo que tiene que imponer y tener un último combate entre ambos es una chulada, consiguiendo un momento super emocionante entre McGregor y Hayden Christensen. Entiendo que esta serie está planteada para agradar a los fans de la trilogía precuela (Eps. I-III) y en este sentido entiendo que el climax de la serie habrá emocionado a más de uno. Entre los cuales no me incluyo.

Por cierto, reconozco que me equivoqué en la predicción que hice la semana pasada, ya que pensaba que Vader iba a aparecer solo de forma limitada en este episodio, dado que no tenía sentido que fuera a Tattoine donde pensaba que iba a suceder la mayor parte del episodio. Y aunque acerté en lo referido a que Vader no viaja a Tattoine y que allí el enfrentamiento es con Reva, tenía poco sentido no utilizar a Vader / Anakin en el climax de la serie, dado que eso precisamente es lo que el público demandaba. De hecho, me parece perfecto que el núcleo del episodio sea el combate entre Obi-Wan y Vader que sirve de revancha del episodio 3.

También comentaba en la reseña del quinto episodio que no creía que fueran a cuadrar el final de la serie con el principio de Star Wars Episodio IV Una Nueva Esperanza. Sin embargo, además del combate, la serie emplea una importante cantidad de tiempo y diálogos para intentar hacerlo, lo cual reconozco que es de agradecer. Empezando por la frase clave de Vader / Anakin a Obi-Wan «Yo no soy tu fracaso. Tú no mataste a Anakin, lo hice yo» que sirve dos propósitos: Primero, que Obi-Wan le dijera a Luke que Vader mató a Anakin y luego se añadiera la frase mítica de El Retorno del Jedi «lo que te dije era verdad, desde cierto punto de vista». Desde luego, por lo visto en la serie, en ese momento Vader así lo creía, y diría además que es la forma de verbalizar explícitamente que Vader quiere dejar de estar a la sombra de Obi-Wan. Pero además, esta línea de diálogo sirve para que Obi-Wan se quite el peso de encima de no ser responsable por el destino de su aprendiz, lo que hace que deje de estar deprimido como al principio de la serie y pueda forjar su propio camino al final de la serie.

También vemos en este episodio que Obi-Wan y Luke llegan a conocerse, de forma que además de darle la nave de juguete con la que juega Luke de joven en el Ep. IV, cuando R2D2 y C3PO hablan de Obi-Wan Luke conecta que se refieren al viejo Ben que él conoce. Y frente al interés de Obi-Wan de entrenar en la fuerza al niño Luke al principio de la serie (a pesar de su depresión), ahora que ya está bien habla con su tío Owen para decirle que ya si eso otro día. Que tenga o no sentido ya es otro cantar. Por último, en relación a Leia, Obi-Wan le dice que si alguna vez le necesita acudirá inmediatamente, pero tienen que ser cautos y nadie debe saber que se conocen, lo que justificaría que en el mensaje que entrega Leia a R2D2 hable formalmente y indicando la relación de Obi-Wan con su padre durante las Guerras Clon y no la suya. En resumen, aunque luego volveré a ello, es de agradecer que al menos superficialmente hayan intentado hacer que esta serie cuadre con el lore de la franquicia.

Por cierto, los cameos de Ian McDiarmid como el Emperador Palpatine y todo de Liam Neeson retomando su papel de Qui-Gon Jinn me parece que están bien, aunque sobre todo el de Qui-Jon me ha resultado un poco frío.

Reconozco que a nivel general el episodio me ha gustado, y dejando a un lado la ejecución de todo, al menos han intentado añadir un elemento emocional a la historia que afecta a todos los personajes, lo cual es de agradecer. Los elementos buenos de este episodio confirman una sensación que tenía viendo la serie estas pasadas semanas y es que en esta Obi-Wan existían los mimbres para una muy buena película de 100-120 minutos que se han ido un poco al traste al ser transformada en una serie de 6 episodios y una duración aproximada de 240 minutos. La síntesis en el entretenimiento es fundamental, y una historia que eliminara los numerosos momentos superfluos y los rescates repetidos hubiera ofrecido un mejor entretenimiento que el que hemos acabado teniendo.

Incluso confirmando que el episodio tiene cosas buenas, los diálogos, todas las situaciones y las transiciones de una escena a otra del guion de Joby Harold me han parecido flojísimas. Y aún peor es la dirección de Deborah Chow en la serie, con una ejecución lamentable impropia de Star Wars. En carisma Obi-Wan gana a Boba Fett, pero en todo lo demás la serie de de Filloni, Favreau y Robert Rodriguez supera ampliamente a esta serie. Y aunque me sabe mal decirlo, cuanto más alejados estén Harold y Chow de la franquicia de Star Wars, mejor para todos.

No es cuestión de hacer leña del árbol caído, pero como adelantaba la semana pasada, que Reva llegue a Tattoine (¿como lo hace estando herida? Da igual) antes que los rebeldes escapen del Destructor Imperial es penoso. En general excepto la parte emocional de Reva, todo su arco en Tattoine y su «combate» contra Owen y Beru está ejecutado de forma lamentable.

Otro elemento que me deja perplejo de este episodio conecta con Los Últimos Jedi, y es que aparte de la fallida trama en el casino de Canto Bight, creía que había bastante unanimidad en que uno de los peores elementos del guion del Rian Johnson era toda la parte de los rebeldes escapando en plan Battlestar: Galáctica de los Imperiales formando una caravana en el espacio. Que puestos a copiar algún elemento de esta película, Dios les libre de plantear algo original, elijan esto es ridículo siendo suave. Ya era ridículo en Los últimos Jedi, pero aquí alcanzan un nuevo nivel de vergüenza ajena al olvidarse Vader y todos sus subordinados que tienen cazas TIE que pueden perseguir y detener dos naves a la vez. Entre eso y que luego el Destructor Espacial que estaba en órbita desaparezca porque si para que Obi-Wan escape, hay tonterías por un tubo en el episodio para repartir. Y ya verás qué risa cuando Vader suba con su nave para que le curen y vea que le han dejado tirado en ese planeta inhóspito.

En este punto tengo que reconocer que estos elementos son aspectos secundarios de la trama, no lo más importante. Dicho esto, vuelvo al elemento central de la miniserie, el combate de Obi-Wan contra Vader. Y comentaba antes que al menos han intentado cuadrar el final de la serie con el principio de Star Wars, pero la verdad es que en este aspecto NO LO HAN CONSEGUIDO y es otro momento de bochorno. Recordemos que al final del Ep. III Obi-Wan cree que Anakin ha muerto quemado en Mustafar, no lo abandona a su suerte. Es su sentimiento de culpa por matar a su aprendiz (y amigo) y de derrota lo que 10 años después le provoca la depresión que vemos en la serie. Algo confirmado por la sorpresa (poco creíble por otro lado) del 2º episodio en el que Reva le dice a Obi-Wan que Anakin está vivo.

La frase «Yo no soy tu fracaso. Tú no mataste a Anakin, lo hice yo«, sirve para que Obi-Wan pueda dejar de sentirse culpable por Anakin / Vader y pueda labrarse un nuevo camino libre de culpas. Hasta ahí bien. Pero si Vader reconoce que él mató a Anakin y que no es responsabilidad suya, ¿por qué no mata Obi-Wan a Vader en ese momento? ¿Nadie en Lucasfilm ha caído en lo absurdo que es que Obi-Wan MATARA a Anakin en el Ep. III siendo su amigo y ahora que sabe que Vader es un señor oscuro Sith que ha masacrado a cientos / miles de Jedis durante los últimos años, Obi-Wan le deja marchar para que siga matando inocentes? Esto es otro de los WTF?! más bestias de la historia de Star Wars, porque se supone que la idea es luchar contra el Imperio en la medida de las capacidades de cada uno. Pero claro, en este momento lo prioritario es que todo tiene que cuadrar (más o menos) con Star Wars, y allí obviamente Vader estaba con vida, luego no había duda que en ese aspecto no había ningún margen con el que jugar. Lo que demuestra lo fallida que resulta la escena además de visualmente y en sus coreografías, en lo relativo al concepto en sí de lo que nos están mostrando.

Pero volviendo a la parte de «cuadrar narrativas», en Una Nueva Esperanza tenemos el siguiente diálogo antes del combate entre Vader o Obi-Wan:

-Darth Vader: «Te estaba esperando, Obi-Wan. Por fin volvemos a encontrarnos, ya se ha cerrado el círculo. Cuando me separé de ti no era más que el aprendiz, ahora YO soy el maestro».

-Obi-Wan: «Sólo maestro en maldad».

Si acabamos de ver en la serie que VADER NO es Anakin, (dicho por él mismo), Vader no se considera aprendiz de Obi-Wan sino discípulo de Palpatine, por lo que realmente la frase del Ep IV no tiene sentido. Aparte que Vader no «se separa» de Obi-Wan, ha sido derrotado y escapa con vida por los pelos. Realmente estas dos situaciones no encajan, no pueden hacerlo. Por cierto, tranquilos que tengo claro que esto mismo es aplicable con el final del episodio III con el comienzo del IV, no encajan en absoluto, y es uno de los motivos por los que no he vuelto a ver La Venganza de los SIths desde hace muchísimos años.

Pero esto no puede servir tampoco de cuartada de nada, que algo se hiciera mal hace 17 años no significa que tú puedas hacerlo mal en 2022, es al contrario. Justo porque eso se hizo mal tú (Lucasfilm) debería asegurarse de hacer las cosas bien AHORA. Es como cuando alguien me justificaba una ridiculez de una película actual porque el director quería homenajear algo de los 70-80. Y es lo mismo, en los 70 se hacía lo que se podía en el presupuesto y los medios a su disposición en ese momento, los que lo hacen mal a sabiendas con los recursos de 2022 no tienen justificación posible.

Obi-Wan ha sido una serie mediocre que no crea que vuelva a ver bajo ningún concepto. Casi diría que cuanto antes me olvide de ella, mejor. En este sentido, creo que la línea temporal de The Mandalorian es la buena en este momento y es en la que creo que me voy a centrar. Entre el Retorno del Jedi y la horripilante última trilogía hay ¿casi 20 años de diferencia? en los que hay muchísimo margen para crear historias ilusionantes y novedosas que merezcan la pena. Obi-Wan Kenobi muestra que el timeline entre los Eps. III y IV están demasiado constreñidos por la continuidad y por las pocas ganas de los ejecutivos de Lucasfilm de crear contenidos realmente originales. Y para ver series malas que copien peor elementos ya vistos en las películas clásicas, me quedo con las películas, obviamente.

Comparto el teaser trailer del episodio:

Teniendo cosas buenas todas ellas relacionadas con los dos protagonistas Obi-Wan y Darth Vader, lo cierto es que la última serie de Star Wars en Disney+ ha sido decepcionante debido a su deficiente guion y una dirección desastrosa. El tópico de «ocasión perdida» se queda muy, muy corto.

PUNTUACIÓN: 5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!