Todas las entradas por igverni

Conan el Bárbaro: La etapa Marvel original volumen 3 de Roy Thomas y John Buscema (Marvel Comics – Panini)

Por fin llegó a mis manos a modo de auto regalo navideño el tercer Ómnibos de Conan El Bárbaro publicado por Panini con la etapa original de Marvel Comics, en el que asistimos a la presentación de uno de los más importantes personajes de la historia de Conan: Bêlit, la Reina de la Costa Negra.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

El tercer volumen de la más importante colección protagonizada jamás por Conan, con el arranque de la etapa de Bêlit, una saga que une a Conan, Kull e incluso Red Sonja, la adaptación del primer relato de Robert E. Howard y decenas de extras alucinantes.

Este Ómnibus de más de 800 páginas recoge los Conan The Barbarian 52-83 y los Annuals 2 y 3 americanos, publicados entre julio de 1975 y febrero de 1978.

El repaso de los anteriores volúmenes de Conan publicados por Panini no fueron reseñas al uso como las que suelo publicar, sino que planteé esos posts como una lectura de estos comics comentando mis impresiones sobre lo más destacado de lo que iba encontrando. Si te interesan, puedes leer aquí la primera parte de mi lectura del primer volumen, y aquí la segunda parte, publicados en 2019. Y en este otro link tienes mis impresiones del segundo volumen, que publiqué en 2020. Sin embargo para este tercer volumen he preferido hacer una reseña más tradicional, ya que no me gusta la sensación de repetirme o de tener la obligación de tener que hacer algo de una forma determinada.

Como comentaba en mi primer post sobre estos comics, tenía unas ganas especiales de comprar y poseer estos comics clásicos que no llegue a comprar en su día. Estos comics los leí en casa de unos primos de Madrid a los que visitábamos de cuando era niño durante las vacaciones de Navidad. Recordaba estos comics con mucho cariño, y de todos ellos, la figura de Bêlit y su historia me impactó mucho de niño. Acostumbrado como estaba a que Conan tuviera una novia en cada historia, ver que se enamoraba y corría aventura con una dura y bella mujer que le miraba de tu a tu fue uno de los momentos culminantes para mi del personaje. Así que en parte puede decirse que si me decidí a comprar estos Ómnibus fue precisamente para poder volver a leer esta historia de amor condenado y saber que ya jamás se me iba a escapar. Y en este volumen encontramos la primera mitad de una historia que terminará en el próximo.

Lo mejor que puedo decir de este Ómnibus es que la mayoría de historias publicadas cuando yo era un niño pequeño es que no han envejecido nada mal y siguen siendo una lectura estupenda. Dentro que cada número tenía que ofrecer una aventura autoconclusiva como parte del Marvel-Way-of-comics de los años 70 (excepto algún crossover ocasional o historia en dos partes), la mayoría de historias cumple de maravilla su función de entretenimiento. Leyendo los extras en los que Roy Thomas repasa los hitos fundamentales de la creación de estos comics, es super interesante la forma en que busca rellenar los múltiples huecos existentes en las novelas de Robert E. Howard referidas a la cronología y viajes de Conan, para intentar dar una satisfactoria experiencia de viaje en el que Conan va creciendo como personaje alcanzando la categoría de leyenda del mundo del comic.

La historia de Conan y Bêlit narrada en estas páginas se siente como una gran novela en la que cada número es un capítulo en el que viven aventuras mientras conocemos el origen de la Reina de la Costa Negra y posteriormente les veremos buscar venganza por su familia asesinada cuando ella era una niña. Estos comics son una pasada absoluta y me justifican más que sobradamente el alto precio de este Ómnibus gracias a historias como la reunión de Conan y Bêlit con Red Sonja que he descubierto en este volumen.

John Buscema la gran mayoría de comics y creó la imagen definitiva del Cimmerio. Sus páginas son un ejemplo maravilloso de narrativa, expresividad y sentido de la aventura. Sus páginas más de 40 años después siguen teniendo una fuerza que no se encuentra en muchos comics actuales que pueden tener toda la técnica del mundo pero no tienen el corazón que se siente en estos comics. Me encanta Buscema, y estas páginas son historia del comic. Sin embargo también debo reconocer que con entintados de Tom Palmer o Ernie Chan sus lápices lucían mejor, y hay algún número suelto con entintadores fill-in que no son tan chulos.

En el lado artístico, me ha flipado descubrir a un joven Howard Chaykin dibujando 5 números de Conan, del 79 al 83. Chaykin dibujó estos comics después de su trabajo en los comics de Star Wars pero antes de convertirse en uno de los grandes autores americanos de los años 80 con obras como American Flagg!, The Shadow o Black Kiss. En todo caso, debo decir que Chaykin solo realizó bocetos para que fueran finalizados con entintado de Ernie Chan para que los lectores no notaran (o lo menos posible) que Buscema no pudo realizar estos números. De hecho, dado que Buscema se ausentó, Thomas decidió parar la línea argumental de Conan y Bêlit y contar otras historia que podrías ser consideradas de relleno. De esta forma, la labor de Chaykin queda señalada más a modo de curiosidad que de otra cosa.

También me ha gustado el número 64, dibujado por Jim Starlin con entintado de Al Milgrom, que en este caso si muestra el estilo de dibujo y las figuras típicas de Starlin. Un comic que en todo caso era una reedición en color de una historia que fue publicada originalmente en Savage Tales número 5, lo que sirve para recordar la complejidad que existía en los años 70 y cómo a veces retrasos inesperados obligaban a Marvel a tomar medidas cuestionables como pasó en este comic, con tal de que hubiera un Conan en las estanterías todos los meses.

Si tengo que ponerle un pero a este volumen, sería precisamente a la portada elegida para esta edición realizada por Gil Kane. De hecho, esto es algo que ya le pasó al segundo volumen, cuya portada era extremadamente fea. Se que Kane es uno de los grandes nombres del comic americano de los 70, pero su estilo tiene algo con lo que nunca conecté. De hecho, revisando la relación de portadas originales, prefiero prácticamente todas las de Buscema antes que esta que finalmente fue elegida, aparte del hecho que una portada con Conan y Bêlit, por ejemplo las de los numeros 58 o 59, hubieran sido más representativa de las historias que se incluían en este volumen.

Este Ómnibus se completa con unos jugosísimos extras como textos adicionales de Thomas, imágenes promocionales, portadas y lápices originales de Buscema que resultan super interesantes y que convierten este tomo en una compra obligada para todos los fans de Conan.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Y tu, ¿eres fan de Conan? ¡Espero tus comentarios!!! Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Imperio: El día después y La caída (Marvel Comics – Panini)

Imperio fue un evento super entretenido que combinó a los Vengadores y los 4 Fantásticos frente a las fuerzas de los Cotati. Aunque el comic ofreció un final cerrado satisfactorio, la maquinaria de Marvel no para y nos ofrecen ahora el día después, dos especiales en los que Los Héroes Más Poderosos de la Tierra y La Primera Familia de Marvel Comics se enfrentan a las consecuencias de la batalla y nos cuentan las cosas que están por venir.

Imperio – La Caída: Los 4 Fantásticos de Dan Slott y Sean Izaakse

El destino de todas las futuras guerras entre los Kree y los Skrull está en manos de Reed Richards y su familia. Este no es un número cualquiera, Verdadero Creyente. En sus páginas, tienen lugar dos cambios de importancia para todo el Universo Marvel.

Este número incluye Fantastic Four: Empyre Fallout USA.

Lo primero que merece la pena ser destacado es que en el catálogo de Panini los comics aparecen en orden alfabético y eso hizo que en la “solicitación” aparecía primero el comic de los Vengadores. Sin embargo, el orden de lectura cronológico es al revés, teniendo que leerse primero este número de los 4 Fantásticos, que narra los hechos justo después de la victoria de los héroes de la Tierra frente a los Cotati.

El comic de Dan Slott incluye un montón de momentazos que hacen que la compra de este comic sea obligada como conclusión de Imperio, como son el destino final de los Cotati, la nueva familia de los jóvenes N´Kalla y Jo-Veen o la aparición de El Invisible (el status-quo en el que quedó Nick Fury tras Pecado Original) que anticipa las cosas que están por venir. Pero además hay momentos chulos que nos ponen la sonrisa en la cara como sin la nueva reunión de Johnny y Peter Parker, así como el recuerdo de Bel-Dan y Raksor cuya muerte puso en marcha este evento.

El comic está perfectamente contado y de hecho me ha dejado con ganas de volver a comprar las grapas de Los 4 Fantásticos, sabiendo que la nueva etapa va a ser dibujada por R.B. Silva. Esto es en si mismo el gran éxito de este comic. Sin embargo, debo decir que el dibujo de Sean Izaakse con color de Marcio Menyz dentro que es correcto en todo, lo veo un peldaño por debajo de todo el arte del evento de Valerio Schiti. De hecho, el dibujo interior está incluso por debajo que la chulísima portada de R.B. Silva. En todo caso, ya digo que es correcto y cuenta sin problemas la historia, no es que no me haya gustado, es quizá un caso de intentar sacarle punta a algo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Imperio – El Día Después: Los Vengadores de Al Ewing y Valerio Schiti

El final de Imperio supone el comienzo de una nueva era. El día después, las fuerzas del conflicto se reúnen una vez más… ¿para qué? Se forjarán nuevos vínculos, se fundarán nuevas familias y la Tierra tendrá un nuevo papel en el Universo Marvel. Bienvenido a la nueva Era Espacial Marvel. ¡Ojalá sobrevivas a la experiencia!

Este número incluye Avengers: Empyre Aftermath USA.

Tras las conclusiones ofrecidas en el comic de los 4 Fantásticos, en este comic tenemos la gran celebración en la que todos los héroes se reúnen para la boda por todo lo alto de Hulking y Wicaan. En Imperio supimos que se habían casado en secreto, y ahora toca disfrutar del fiestón, con varias reuniones que ofrecen algunos momentos llenos de emoción.

Pero no nos equivoquemos, el comic no es sólo celebración, ya que incluye momentos importantes como son la conversación entre Hulkling y su recién descubierta abuela, la emperatriz R´Klll de los Skrulls que fue la villana en la sombra del trono Kree-Skrull, así como el previo de lo que esta por venir, que para Marvel supone el estreno del nuevo comic SWORD protagonizado por Abigail Brand. Teniendo en cuenta que este comic va a reunir de nuevo a Al Ewing y Valerio Schiti, los autores de este comic y en general de Imperio, me han vendido completamente el comic y seré el primero en abril haciendo cola ante mi librería para hacerme con su primer número.

Hablando de Valerio Schiti, Imperio ha significado su consagración dentro de Marvel y este comic sirve para recordarnos lo bueno que es, en este caso junto al colorista Marte Gracia, en los momentos widescreen, pero también transmitiendo la emoción y los sentimientos de los personajes. Visto lo visto, le auguro un brillante futuro dentro de Marvel.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¿Leíste Imperio te pareció? Espero tus comentarios.

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de 30 monedas de Álex de la Iglesia (HBO)

Los fans del fantástico y el terror nos las prometiamos muy felices ante el estreno de 30 Monedas, la primera serie de televisión de Álex de la Iglesia producida por HBO. Para lo bueno y para lo malo, la serie transmite lo que es el director vasco.

PUNTUACIÓN: 5/10

Serie de TV (2020). 8 episodios. Judas traicionó a Jesucristo por 30 monedas de plata. 2000 años más tarde, una de ellas aparece en un pueblo remoto de España, desencadenando una serie de fuerzas sobrenaturales que amenazan con destapar secretos del Vaticano y aniquilar a la raza humana. En medio de todo estará el padre Vergara, un exorcista, boxeador y ex convicto exiliado en una parroquia del pequeño pueblo donde aparece la moneda. Vergara quiere olvidar y ser olvidado, pero sus enemigos lo encontrarán muy pronto… Cuando Vergara es relacionado con una serie de fenómenos paranormales ocurridos en el pueblo, Paco, el ingenuo alcalde, y Elena, una inquieta veterinaria, tratarán de desvelar los secretos de su pasado y el significado de la antigua moneda que Vergara mantiene oculta.

Alejandro de la Iglesia (Bilbao,1965), es un director, productor y guionista de cine español. Saltó a la fama con El día de la Bestia (1995) película que ganó 6 Goyas entre ellos el de Mejor Director, y que lanzó a la fama a Santiago Segura.

Acción mutante (1993), Perdita Durango (1997), Muertos de risa (1999), La comunidad (2000), 800 balas (2002), Crimen ferpecto (2004), Los crímenes de Oxford (2007), La balada triste de trompeta (2010), La chispa de la vida (2011), Las brujas de Zugarramundi (2013), Mi gran noche (2015) y El Bar (2017) muestran una amplia filmografía en la que se han alternado propuestas más comerciales destinadas a un público internacional con otros conceptos más personales que transmiten el cariño por el cine de género, el fantástico, el terror e incluso el western, planteado desde el humor negro, el esperpento y los toques costumbristas.

De la Iglesia colabora con Jorge Guerricaechevarría en los guiones y dirige los 8 episodios que forman esta primera temporada, y que cuentan con fotografía de Pablo Rosso y música de Roque Baños. Según de la Iglesia, su historia está pensada para ser contada en 3 temporadas, de las cuales de momento sólo está confirmada la segunda que ya se encuentra en preproducción.

La serie cuenta con un reparto de grandes conocidos del cine español. Eduard Fernández es el Padre Manuel Vergara un exorcista que ha cumplido tiempo en prisión y que se encuentra quemado por unos dramáticos hechos de su pasado, que llega a Pedraza (Segovia) en principio a disfrutar de un retiro tranquilo alejado de las grandes capitales. Fernández es el gran protagonista y su indudable carisma y presencia ofrece algunos de los momentos más impactantes.

Megan Montaner es Elena Echevarría, para mi el gran descubrimiento de la serie. Elena es la veterinaria del pueblo y sufrió la misteriosa desaparición de su marido hace 2 años, del que no se sabe nada hasta ahora. Es impulsiva y es de actuar antes que pensar. Actriz televisiva conocida por su participación en series como Amar en tiempos revueltos, El secreto de Puente Viejo, Gran Hotel y Sin Identidad, 30 monedas puede significar su lanzamiento a nivel internacional.

Miguel Ángel Silvestre es Paco, el alcalde de Pedraza y marido de Merche (Macarena Gómez), la empresaria local dueña del hotel del pueblo y de una industria cárnica. Paco es buena persona y siempre intenta ayudar a todos los vecinos del pueblo, pero es muy bobalicón y se deja mangonear por su mujer hasta el punto de ser un pelele en sus manos. En secreto, o no tan secreto, está enamorado de Elena.

Pepón Nieto es el Sargento Lagunas, el Jefe del puesto local de la Guarcia Civil, una persona normal que se va a ver sobrepasado por los sucesos que irán sucediendo en el pueblo. Manolo Solo es el Cardenal Fabio Santoro, un alto cargo de la iglesia en Roma que es amigo de seminario del padre Vergara y que compartieron unos dramáticos sucesos. Por último, Cosimo Fusco es Angelo, un ángel caído

Empezando por los elementos positivos, a efectos televisivos 30 monedas es una producción de gran presupuesto que puede mirar de tu a tu a producciones americanas y que transmite que han contado con todos los medios técnicos para contar la historia que quería contar de la Iglesia. La serie está rodada en localizaciones en Pedraza y Sepúlveda, dos pueblos monumentales de la provincia de Segovia que transmiten el feeling histórico / rural perfecto. Además, la serie ha rodado escenas en Roma, Nueva York, Paris o Zurich, lo que da un toque internacional y a la vez refuerza la idea de estar ante un producto de gran primer nivel que merece formar parte del catálogo de HBO.

Gracias a contar con todos los recursos necesarios, a nivel técnico la serie es irreprochable, luciendo perfecta en todo momento. No sólo las localizaciones exteriores, los sets interiores, la fotografía, la música, el montaje, todo luce genial. También merece la pena destacar los efectos especiales. Excepto en una escena en el último episodio, 30 monedas cuenta con unos estupendos efectos especiales que transmiten el amor por los clásicos de John Carpenter y los monstruos creados en los años 70 y 80 por Rob Bottin.

Y hablando de clásicos, de la Iglesia utiliza 30 monedas casi a modo enciclopédico para resumir su amor por el cine fantástico y de terror, adornando toda la serie de innumerables homenajes a películas clásicas del género. Hay tantas influencias que es imposible acordarse de todas. Si os interesa el tema, os recomiendo este hilo de twitter de Horror Losers.

La propia idea central de usar el concepto de los Cainitas, una secta que cree que Judas y el mal en general forman también parte del plan divino que Dios conoce y tolera, como los antagonistas de la serie me parece una idea genial. Lamentablemente, como va a pasar con otros conceptos a lo largo de la serie, de la Iglesia no sabe desarrollar las posibilidades que se planteaban a priori y en parte desaproveche este potente concepto.

Hay que decir también que a pesar de algún elemento en el que luego entraré, 30 monedas es un producto entretenido en el que pasan muchas cosas a veces muy locas y que no aburre en ningún momento. En este sentido, debo decir que los episodios 2 y 3 me parecen los mejores de toda la serie y un buena muestra de terror y fantástico, mientras que los episodios 4, 5 y 6 en cuanto a trama son interesantes y ofrecen también un nivel más que aceptable. En todo caso, para un análisis más extenso de cada episodio, os recomiendo el podcast de El Colmo Producciones en el que participé.

En cuento al reparto, los grandes papeles están reservados para Eduard Fernández y Megan Montaner, que aprovechan la serie para lucirse. El resto del reparto cumple para bien y para mal con lo que de la Iglesia les pide, de forma que el problema por ejemplo con todo lo referido al personaje de Paco interpretado por Miguel Ángel Silvestre no es del actor, sino de un guión que califico en este aspecto de deficiente.

Y sin más dilación, entro ya en lo que no me ha gustado. Comentaba al principio que 30 monedas es 100% Álex de la Iglesia, para bien o para mal. En mi opinión, el director es un gran creador de conceptos impactantes interesantes a priori que sin embargo no acaba de saber como desarrollarlos de forma adecuada, cayendo su narrativa en un todo vale. No conecto tampoco con su humor negro de brocha gorda, ni con unos personajes convertidos siempre en estereotipos andantes sin personalidad real. Y estas señas de identidad de toda una carrera profesional están, como no podía ser de otra forma, presentes en la serie.

Si, la serie es entretenida, pero entretenida en modo encefalograma plano, del tipo voy a intentar disfrutar de lo que estoy viendo sin pensar mucho en ello, porque si lo pienso nada tiene sentido. Los personajes hacen una cosa y la contraria, un cura que sabe que el Maligno existe porque lo ha visto y sufrido en sus carnes le regala un objeto poderoso a la primera que pasa por allí a sabiendas que la ha puesto un diana en la espalda y, en general, da la sensación que De la Iglesia tiene 3 momentazos visuales en cada episodio a los que quiere llegar si o si, pero la forma en que los personajes llegan a ellos no es tan importante como el fotograma en sí, provocando momentos fallidos y una narrativa de fuegos artificiales vacíos sobre todo en la segunda mitad de la serie.

Y es cierto que los episodios 2 y 3 me gustaron (mucho), quizá precisamente por ser historias más pequeñas y autocontenidas. Y hasta el quinto la serie estaba siendo mejor que mis mejores expectativas, a pesar que el piloto no me acabó de convencer. Sin embargo, los dos últimos episodios sufren un bajón brutal por un climax deficiente mal construido, peor contado y que NO ofrece un final a ninguna de las tramas abiertas hasta ese momento. Y conectando con eso, las partes con tensión fantástica y toques de terror me gustan, pero cuando de la Iglesia se pone en modo fanboy que quiere imitar a Carpenter y meter como sea monstruos multiformes gigantes, los episodios bordean peligrosamente el bochorno involuntario.

Comentando sobre la querencia por las ideas molonas, estoy seguro que De la Iglesia y su colaborador Jorge Guerricaechevarría debieron pensar que molaría mucho romper las expectativas del público haciendo que un cachas guaperas como Miguel Ángel Silvestre interpretara a un calzonazos penoso. Y quizá como idea tomando unas birras funcionaba. Pero es un concepto terriblemente mal desarrollado que no le da ninguna oportunidad a Silvestre, que por otro lado creo que es buen actor, para que haga nada medianamente creíble. No llegamos a saber por qué si Paco está perdidamente enamorado de Elena se casó con Merche, o qué relación tenían en el pasado, de forma que es imposible crear el más mínimo vínculo emocional con él.

Y si el fail en el que de la Iglesia mete a Miguel Ángel Silvestre es tremendo, no menos es la visión del director vasco de los habitantes del pueblo. Leí que la gente de Pedraza se mostró entusiasmada con el rodaje de la serie en el pueblo. No creo que lo estén tanto cuando vean cómo les muestra en pantalla, convertidos en un mero estereotipo con una nula profundidad de los que hacer una broma chunga a costa de “los de pueblo”.

El único que puede estar contento con 30 monedas al 100% es Eduard Fernández. El Padre Vergara es otro personaje surgido de una barra de bar: “¿te imaginas lo que molaría ver a un cura boxeador que combate al demonio a tiro limpio?” Y hay que reconocer que el concepto “El exorcista meets El cabo del miedo meets Preacher” mola y ofrece algunos momentos visuales bestiales. La mera presencia de un Fernández musculado, tatuado, con cara de pocos amigos y barba tupida vende la serie, es cierto, pero el guión es también muy limitado en su construcción del personaje, que es mostrado con un único matiz y sin permitir un mínimo desafío actoral a Fernández, más allá de aparecer en pantalla con cara de pocos amigos.

Y por concluir con los personajes, 30 monedas probablemente va a servir como plataforma de despegue para una (espero) fulgurante carrera profesional a nivel internacional para Megan Montaner. Ella lo hace genial como la mujer atormentada por un marido desaparecido que busca respuestas y que no duda en intentar ayudar cuando hay gente el peligro. Sin embargo, tiene que protagonizar una escena de sexo explícita en el sexto episodio que es un pegote que no pinta nada en la narrativa general hasta ese momento. Mira que me encanta disfrutar de la belleza del cuerpo femenino y ello no me produce ningún pudor, pero esta escena me produjo un bochorno extremo por la forma en que cosifica a Montaner.

Hay series como Banshee o la misma Juego de Tronos que te mostraron desde el minuto uno de qué iban y que los desnudos y el sexo eran parte de su personalidad. Perfecto, si lo sabes y te gusta te apuntas y si no te gustaba dejabas de verlas y cada uno por su lado. Pero 30 monedas se había movido en una línea que queda rota de forma grosera en esta escena que no aporta nada a la historia ni a la evolución del personaje, y que sólo sirve para “mostrar cacho”. Vale que en los 70 y 80 la cosificación de la mujer en el terror y el fantástico era tremenda, pero eso no significa que a la hora de hacer tu homenaje al género debas cometer en 2020 los mismos errores que hace 40 años. Al contrario, se nos supone más inteligentes que todo eso, lo suficiente al menos para tomar lo bueno pero descartar lo no tan bueno. No cabe duda que yo no tengo la misma sensibilidad que de la Iglesia, y sus prioridades narrativas no tienen nada que ver con lo que yo le pido a una buena historia.

Otro elemento que comentaba como positivo era la enorme cantidad de referencias y homenajes de la serie que puede hacer las delicias de los amantes del fantástico y el terror. Y eso en si mismo es positivo, claro que si. Sin embargo, narrativamente una historia no puede estar construida a partir del fan-service sin unos cimientos sólidos. Pero con unos personajes endebles y unos todo vale de principio a fin, la conexión emocional es imposible y la desconexión como espectador inevitable. Empeorado todo además con un último episodio terriblemente malo, de largo el peor de la serie, que deja al espectador una sensación de decepción total partiendo que no es final de nada y deja todo completamente abierto.

Llegado a este punto, lo más normal es que NO vea la segunda temporada. En todo caso, esta en una opinión personal que no tiene por qué coincidir con la de nadie. Imagino que habrá gente que como a mi no le haya gustado la serie y en concreto el final, pero seguro que también hay espectadores que lo han disfrutado y a los que el todo vale continuo o los personajes estereotipados no le suponen ningún problema. Bien por vosotros.

Comentaba en mi crítica de Wonder Woman 1984 que en 2000 podía llegar a entenderse que un espectador apoyara una mala película de superhéroes ante la disyuntiva que era eso o nada, porque en esa época no había casi ninguna. Pero en 2020, en medio de la edad de oro del género en el que jamás tuvimos tanta oferta variada a nuestra disposición, es justo cuando los fans debemos ser más exigentes para que los estudios sepan que solo los buenos productos serán apoyados por el público y que no todo vale.

Con 30 monedas, inicialmente pensaba que el símil podría ser aplicable al ser la primera serie de televisión española de gran presupuesto de temática fantástica y de terror. Pensando que la clave para que se hagan más productos de género en España era que 30 monedas fuera un éxito, estaba pensando en la serie bajo el punto de vista del vaso medio lleno, intentando ver lo positivo de que una serie como 30 monedas haya llegado a estrenarse. Lo cual en si mismo ya es un éxito. Sin embargo, volviendo con la comparación de 30 monedas con Wonder Woman 1984, diría que los fans queremos más contenidos de género, claro que si. Pero contenidos de CALIDAD, bien escritos y mejor realizados con personajes interesantes, y no debemos conformarnos con cualquier cosa. Teniendo en cuenta el presupuesto y la producción con la que ha contado de la Iglesia, da hasta pena que haya utilizado estos importantes recursos de forma tan decepcionante.

Y decir todo esto me da fastidia porque en lo personal Álex de la Iglesia parece una persona super maja y un frikazo bestial (en el mejor sentido posible), con unos conocimientos en lo relativo al cine en general y el fantástico y el terror en particular muy superiores a los míos, al que solo por afinidad en gustos no quiero más que desearle el mejor de los éxitos en todo. Pero si la serie no es buena, no es buena.

Es por esto y teniendo en cuenta que es la primera serie de estas características en muchísimo tiempo, que a pesar de no conectar con ella en tantos aspectos como acabo de exponer, el cuerpo tampoco me pide suspenderla.

Comparto el trailer de la serie:

30 monedas me ha recordado por qué no había visto las últimas películas de Álex de la Iglesia, y ahora mismo es absolutamente impensable plantearme siquiera la posibilidad de ver la futura segunda temporada. Un fail en toda regla con el que me ha sido imposible conectar.

PUNTUACIÓN: 5/10

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Giant Days vol.2 de John Allison, Lissa Treiman y Max Sarin (Fandogamia)

Gracias a mi hermano Fernando vuelvo al divertido mundo de Giant Days, el comic editado en España por Fandogamia creado por John Allison y dibujado en este segundo volumen por Lissa Treiman y Max Sarin, con colores de Whitney Cogar, que es una delicia y consigue que la sonrisa me acompañe de principio a fin.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Aún en su primer semestre en la universidad Susan, Esther y Daisy, que rápidamente trabaron amistad, quieren encontrar su lugar en el mundo. Ante ellas se plantan enervantes chicos, bailes navideños, paisanos rivales y la obstinada e indeseada intrusión de los “estudios”, con lo que tendrán suerte si llegan vivas a la primavera.

Giant Days es el slice-of-life de humor de la mano de John Allison (Bad Machinery), la artista de Disney Lissa Treiman y la nueva favorita de los fans, Max Sarin, se gradúa con un segundo volumen recopilando los números 5 a 8 de esta serie aclamada por la crítica.

Giant Days no es un comic que me cambie la vida pero si uno que me recuerda las pequeñas grandes aventuras de mi juventud y los amigos con los que las viví. Aparte del estupendo sentido del humor que John Allison introduce a las historias, lo mejor es la sensación de verosimilitud, de ser situaciones que cualquiera de nosotros podría haber vivido de haber sido un universitario anglosajón, con los problemas alrededor del baile o ante los exámenes del semestre. Y como con amigos, al final todos los problemas siempre tienen solución.

Susan, Esther y Daisy, las loquísimas protagonistas, viven situaciones super normales para la gente de su edad, a las que Allison añade un toque de locura de juventud, de esa que amplifica todas las situaciones y convierten pequeños desencuentros en verdaderos dramas Shakespearianos, consiguiendo el objetivo de entretenimiento con un plus de conexión emocional con ellas.

En este segundo volumen tenemos cambio de dibujante. Las dos primeras historias están dibujadas por Lissa Treiman y las siguientes por Max Sarin, todas con colores de Whitney Cogar. Y la verdad es que aunque me gusta el estilo de dibujo cartoon de Sarin, y veo que tiene una buenísima expresividad en las caras y la expresión no verbal de sus figuras, me encanta el plus de personalidad que Treiman añade a sus páginas. De hecho, compruebo que Sarin es la dibujante del tercer volumen, lo que parece confirmar el cambio de dibujante, lo que para mi es un pequeño bajón.

Giant Days es uno de esos comics positivos llenos de vida que merece la pena comprar y disfrutar, con unas protagonistas maravillosas que a este paso van a convertirse casi en amigas de la familia de toda la vida.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¿Has leído este comic? ¡Espero tus comentarios!!! Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Disparo de advertencia y Un mundo peor de Claudio Cerdán

He descubierto por esas casualidades tuiteras al escritor de género negro Claudio Cerdán, y hoy quiero recomendar las dos obras suyas que acabo de leer: la historia corta Disparo de advertencia y la novela Un mundo peor.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Disparo de advertencia

El robo a un narcotraficante amenaza con terminar en guerra de bandas. La mafia marroquí contrata al Chino Nájar para que resuelva el asunto antes de que se les vaya de las manos. Sin embargo, todo se complica y el propio Chino se convierte en un objetivo.

CLAUDIO CERDÁN (Yecla, 1981), es un escritor de novela negra español. Sus obras han ganado diversos galardones, como el Premio Novelpol a la Mejor Novela Negra de 2012, el Premio Negra y Mortal 2019 o el I Premio Ciudad de Santa Cruz. Ha sido además finalista del XIII Premio Lengua de Trapo, del Silverio Cañada de la Semana Negra de Gijón 2013, en los Premios LeeMisterio.com 2013 como Mejor Novela, el II Premio de Novela Pata Negra USAL. del II Premio Valencia Negra. Firmó con el seudónimo de Arthur Gunn la novela El club de los mejores (Ediciones B, septiembre de 2016), publicada en varios países simultáneamente. En 2017 publicó La última palabra de Juan Elías (Ediciones B, 2017), continuación de la exitosa serie de televisión Sé quién eres, emitida por Telecinco, HBO, BBC4 y vendida a media docena de países. La acogida de este libro fue tan entusiasta que llegó a situarse entre los más vendidos de Amazon, Fnac, Corte Inglés y Casa del Libro.

También escribió Nunca mires atrás (Menoscuarto Ediciones, febrero de 2018) y es la cuarta entrega de la detective Sonia Ruiz, serie iniciada por Lorenzo Silva y Andreu Martín entre otros reconocidos autores. Su última obra lleva por título Los señores del humo (Ediciones B, 2019), una ambiciosa novela coral aclamada por la crítica por la que ha obtenido el Premio Negra y Mortal 2019 y es finalista del Premio Novelpol y del V Premio Tenerife Noir. En la actualidad compagina su actividad literaria con la de colaborador con distintos medios como Zenda o el diario ABC, para el que cubrió el juicio de Ana Julia Quezada.

Disparo de advertencia en una estupenda novela corta de apenas 53 páginas que se lee en menos de una hora y que sirve de genial introducción al mundo criminal creado por Cerdán ambientado en la ciudad de Alicante.

Me gusta cómo a partir de un hecho real que sucedió hace años en Alicante, Cerdán crea su propia historia que sirva de presentación de su mundo criminal. Podría parecer que no es posible crear una buena historia de género negro en España si no está ambientada en Madrid o Barcelona, pero estas dos historias confirman que no es el caso. La prosa de Cerdán es seca y directa, y nos lleva de un lugar a otro y de un personaje a otro de forma fluida y sin que nada suene a forzado. Con un final impactante que trasmite el toque justo de cinismo que suele acompañar a toda buena historia de género.

Esta historia me ha recordado los clásicos número 0 del mundo del comic en el que te cuentan la historia de los protagonistas de forma en que te enganches para seguir leyendo los comics de ese personaje. De hecho, aparte que la historia está chula, una parte fundamental de esta novela es la presentación de varios personajes y luego tras terminar la novela Cerdán nos explica en qué novelas suyas previas un lector como yo puede disfrutar de Chino Nájar, Tuerto Durán, Mierda de Perro, Farlopero López y los demás. De ahí elegí mi siguiente novela de Cerdán, Un Mundo Peor, que fue la que localicé a buen precio en el kindle. Desde el punto de vista lector y desde el de negocio, ya que la historia es casi como una previa de su trabajo, esta novela corta es un éxito total.

Un mundo peor

Roberto Cusac, expolicia reciclado a detective, alcoholizado y solitario, vive obsesionado por un caso que destrozó su carrera, su matrimonio y su alma: la desaparición de su hijo de 6 años, Jaime, al que nunca encontró. Ha repasado mil veces las pistas y siempre le llevan a ninguna parte. Cuando le encargan que busque a una chica desaparecida, sus heridas parecen reabrirse, pero un halo de esperanza y la sensación difusa de que el destino le brinda una segunda oportunidad avivan de nuevo su instinto para jugar una última partida a doble o nada. Con ese lenguaje directo que acaricia la soledad de sus protagonistas y desnuda sus almas, Claudio Cerdán nos ofrece una historia reflexiva sobre el abandono y la pérdida, una novela policiaca que ahonda sin miedo en el dolor y la imposibilidad del olvido.

Un mundo peor es género negro de la vieja escuela. Roberto Cusac, el protagonista, es un ex-policía alcohólico traumatizado por la pérdida de su hijo que fue secuestrado y nunca volvió a ver. Aunque ahoga sus penas en el alcohol y pasa sus días con trabajos de poca monta, tendrá que enfrentarse a los traumas del pasados al tener que hacerse cargo de un caso que reabrirá viejas heridas. Cusac es un gran personaje y la forma en que nos cuenta en primera persona el drama de perder a un hijo se siente real en todo momento y consiguió que conectara completamente con su drama personal.

En todo buen noir, a partir de un hecho conoceremos cosas que no estaban previstas y las cosas no siempre son lo que parecen. Además, el final feliz tampoco está garantizado para nadie, ni siquiera para Cusac. Mientras leía la novela sentía un feeling familiar al seguir la narración muchos de los clichés o las estructuras esperables en una historia de género negro. Sin embargo, ya sea por la ambientación en Alicante o por la estupenda construcción de Roberto, la novela me tuvo enganchado de principio a fin.

En este sentido, los giros de la novela son interesantes, la historia nos lleva por caminos inesperados y me gustó la forma en que la historia acaba siendo diferente a lo parecía en un primer momento. Además, volvemos a tener un punto de vista cínico sobre nuestra sociedad en la que se cometen actos horribles todos los días y los inocentes sufren y no siempre encuentran reparación mientras que los poderosos no pagan ningún precio por sus actos. No le puede pedir nada más a un primera novela de un autor que no conocía hasta ahora.

Tengo un montón de novelas pendientes en la pila de lectura, pero Un mundo peor, al igual que Disparo de advertencia antes, me han dejado con ganas de leer más obras de Claudio Cerdán. Entiendo que eso es lo mejor que se le puede decir a un novelista de su obra, ¿no?

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!