Crítica de DCsos: Planeta Muerto, de Tom Taylor y Trevor Hairsine (DC Comics – ECC Ediciones)

Tom Taylor continúa en racha en DCsos: Planeta Muerto, la tercera miniserie de la serie DCsos junto al dibujante Trevor Hairsine en la que un virus ha convertido la Tierra del universo DC en un apocalipsis zombie. Comparto mis impresiones de esta miniserie que ECC terminó de publicar recienemente.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

La corrupta Ecuación de la Antivida convirtió a miles de millones de personas en monstruos, incluyendo a los héroes más grandes de la Tierra, conduciendo al planeta a un inminente apocalipsis. Años más tarde, una llamada de socorro pone en alerta a Damian Wayne, Jon Kent y Cassie Sandsmark, que han asumido en el exilio planetario el legado de Batman, Superman y Wonder Woman, respectivamente. ¿Todavía hay vida en la Tierra? ¿Está preparada la nueva Liga de la Justicia para enfrentarse al horror? ¡Tom Taylor y Trevor Hairsine, los responsables de DCsos, vuelven a la carga!

DCSos fue uno de los éxitos de DC más inesperados del final de 2019 y primeros meses de 2020. A la estupenda miniserie inicial le siguió la también impactante DCSos: Inmortales, planteada a modo de spin-off con personajes secundarios que no tuvieron cabida en la miniserie inicial. Ahora en Planeta Muerto, la historia da un salto de 5 años en el que conoceremos cómo les ha ido a los héroes que sobrevivieron y qué motivo les hará tener que volver a la Tierra.

¡Qué bonito debe ser que una editorial como DC Comics te deje jugar con todos sus juguetes! Tom Taylor debe sentirse un auténtico privilegiado como escritor, y los lectores somos a su vez afortunados de poder disfrutar de comics de este tipo de comics fuera de la continuidad normal. En esta DCsos: Planeta Muerto, Taylor une las tramas de la primera miniserie de DCSos que finalizaba con los héroes más poderosos que habían sobrevivido abandonando el planeta con la población que pudieron salvar, y de DCsos: Inmortales, en la que conocíamos como seguían las cosas en la Tierra para los que se quedaron.

Taylor combina magistralmente dos líneas argumentales principales en este Planeta Muerto. Por un lado la búsqueda de una cura a la Ecuación de la Antivida, tarea para la que los jóvenes héroes que formarán la nueva Liga de la Justicia tendrán que viajar hasta Nueva Génesis y más allá, y por otro la preparación de los héroes místicos como John Constantine, la Cosa del Pantano o Zatanna, ante la inminente llegada de un demonio que quiere que la Tierra arda aprovechando el vacío de poder. Pero no es esta la única amenaza, ya que los peligros se acumulan y la supervivencia de lo que queda de la Tierra se complica a cada número que pasa.

Taylor combina la que es su seña de identidad narrativa como escritor de superhéroes, hacer que los personajes nos importen con apenas dos líneas de diálogo, con un extenso conocimiento del Universo DC para poder utilizar a una gran cantidad de personajes, tanto héroes como villanos, de forma coherente, ofreciendo un comic con una historia autocontenida super entretenida que es en si misma un autentico evento de DC con el destino de la Tierra en juego. Pero esto es DCsos, de forma que en cada número tenemos muertes dolorosas que nos impactan, así como momentazos y sorpresas que nos dejaban cada mes con ganas de más.

Destacaría también que a pesar de la situación en la que se encuentran los héroes, el comic tiene un tono de esperanza con unos jóvenes héroes como Jonathan Kent o Damian Wayne buscando hacer lo correcto incluso en las puertas del infierno. En este sentido, los diálogos de Damian con otros miembros de la bat-familia son buenísimos y consiguen dar en el clavo dejándome con una sonrisa en la cara mientras los leía. Lástima que no todos sobrevivan. Una de cal y otra de arena, en eso Taylor también se muestra como un experto narrador. Junto al optimismo juvenil, John Constantine aporta el pragmatismo de alguien que hará lo que hay que hacer para salvar la vida en la Tierra, y tiene también momentos muy chulos junto a la Cosa del Pantano. Pero incluso él, por muy cínico que sea, se comporta como un verdadero héroe en estas páginas, no hay ninguna duda de ello.

Otro elemento a destacar es que Taylor que podría haber optado por más de lo mismo, casquería y muertes de personajes icónicos, cosa que realmente es lo que hizo en su día Marvel con sus Marvel Zombies. Sin embargo ha dirigido este DCsos: Planeta Muerto hacia nuevos caminos que ¡acaban ofreciendo un final satisfactorio a la historia! Whoa! Esta es otra cualidad de Taylor que me gusta mucho, la forma en que va al grano y sabe que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Dejando obviamente argumentos abiertos que pueden permitir continuar la historia en cualquier momento si él o DC lo desean, claro. El resultado global es una obra redonda que gustará a los fans del Universo DC y que creo que puede hacer un tomo muy chulo cuando DC recopile las tres miniseries en un único volumen, cosa que estoy seguro que no tardarán en hacer.

En el apartado artístico, al dibujante Trevor Hairsine le acompañan Gigi Baldassini y Stefano Gaudiano en las tintas y Rain Beredo en el color. No soy un gran fan de Hairsine y en algunos momentos, más a medida que avanza la serie, me da la sensación que algunas viñetas suyas se quedan como medio abocetadas. Sin embargo, consigue clavar la parte emocional que hace que los personajes te atrapen, y no se corta en unos momentos gores que son dolorosamente impactantes. Globalmente, me parece un equipo sólido aunque no super estrella, y que cumplen bien con la complejidad del encargo y a tener que dibujar a las decenas de personajes principales de DC. Dicho esto, me queda un pelín de regusto amargo pensando que al ser una miniserie fuera de continuidad, DC no ha apostado de verdad por esta serie en el apartado artístico. Si Hairsine está correcto, no quiero imaginarme estas páginas dibujadas por Ivan Reis o Mikel Janin, hubiera posido ser algo muy grande.

Además del dibujo de Hairsine, destacaría también las estupendas portadas de Dave Finch (algunas de las cuales han acompañado este artículo), que transmiten de maravilla el horror que nos vamos a encontrar en estas páginas. El caso es que no soy demasiado fan de Finch como dibujante, pero como portadista hay que reconocer que hace un buen trabajo.

DCsos Planeta Muerto ha sido un éxito total que consigue atrapar al lector de forma modélica. Tom Taylor tiene claro el tipo de entretenimiento que nos está ofreciente y qué lector va a leerle, y nos ofrece mucho más de los que esperábamos a priori. Ojalá más series de este tipo de Taylor, por favor.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¿Leíste este comic, que te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Witcher: La pesadilla del lobo (Netflix)

Mientras esperamos el estreno de la segunda temporada de The Witcher previsto para estas navidades, Netflix ha acertado completamente con el estreno de The Witcher: La pesadilla del lobo, película de animación que sirve para ampliar este mundo de fantasía basado en las novelas de Andrzej Sapkowski.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Escapando de la pobreza para convertirse en brujo, Vesemir asesina monstruos por el oro y la gloria, pero cuando se alza una nueva amenaza, se ve obligado a enfrentarse a los demonios de su pasado.

The Witcher: La pesadilla del lobo está protagonizado por Vesemir, el brujo maestro de Geralt de Rivia, y sirve de spin-of que muestra las enormes posibilidades que ofrece este mundo basado en las novelas de Andrzej Sapkowski para contar muchas más historias además de la principal de Geralt, Ciri y Yennefer.

La película de animación está producida por Lauren Schmidt Hissrich, showrunner de la serie de imagen real, y cuenta con guión de Beau DeMayo y música de Brian D’Oliveira. La animación corre a cargo del estudio coreano Studio Mir, teniendo a Kwang Il Han como director de la película de 83 minutos que van al grano desde el minuto cero.

Frente a la manía actual de alargar las películas a 120 o 145 minutos cuando la historia no suele dar tanto de si, agradezco un montón que Netflix y la showrunner Lauren Schmidt Hissrich planteen una historia contada en menos de una hora y media, que sin embargo tiene mucha profundidad y sirve para recordarnos la complejidad de este mundo medieval en la que unos hechiceros crearon a los brujos fruto de una experimentación maldita. Unos brujos que aunque se dedican a matar a los monstruos que asolan en mundo, no consiguen librarse de ser también considerados como unos monstruos a los que exterminar.

Descubrir la historia de Vesemir antes de conocer a Geralt ofrece un interesante complemento a la historia de The Witcher. Una historia contada a sangre y fuego no exenta de tragedia y venganza, como no puede ser de otra manera al encontrarnos en un mundo cruel e inmisericorde en el que los inocentes suelen pagar el precio por su falta de poder. A pesar de la fachada cínica, Vesemir tiene más profundidad de lo que se podría esperar en un principio, y en su aventura contará con la ayuda y la oposición de la hechicera Tetra Gilcrest, que también tiene un oscuro pasado que la marcó y que la lleva en una búsqueda de venganza.

La animación del Studio Mir me parece super correcta, en la línea de producciones como Castlevania, en las que no se arrugan a la hora de mostrar gore y escenas sangrientas. Quizá, como le pasaba precisamente a la serie escrita por Warren Ellis, la animación adolece de ser bastante genérica y flojear a la hora de hacer que los personajes trasmitan sus sentimientos, aunque cumple de maravilla en las escenas de acción, creando algunos momentos geniales.

No se me ocurre nada malo que decir de La pesadilla del lobo. Me parece un spin-of modélico que cuenta una historia interesante y que amplía el mundo de The Witcher y nos deja con ganas de más aventuras en este Continente plagado de seres fantásticos.

Comparto el trailer de la película:

The Witcher: La pesadilla del lobo me parece un estupendo complemento al mundo de The Witcher y una buena película considerada por si misma, que hará las delicias a los fans de la animación, Super recomendable.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The last days of american crime, de Rick Remender y Greg Tocchini

Tras el final de Low de Rick Remender y Greg Tocchini , me quedé con ganas de más y opté por recuperar la primera colaboración de estos profesionales: The last days of american crime, una historia neo-noir que rebosa personalidad y carisma.

PUNTUACIÓN: 8/10

En un futuro no muy lejano, como respuesta definitiva al terrorismo y el crimen, el gobierno estadounidense ha creado un neuro-inhibidor, llamado la Iniciativa de Paz Americana, que una vez emitido hará imposible que nadie cometa actos ilegales, acabando en la práctica con todo el crimen en Estados Unidos. El gobierno ha distraído la atención de la población americana de la emisión de la I.P.A. con otra controversia: sustituir el papel moneda por un sistema basado en tarjetas monedero digitales.

Y es cuando entra en escena Graham Bricke. Un criminal profesional en horas bajas que pretende robar una de las máquinas que cargarán la nueva moneda digital, huir del país y vivir a lo grande. Pero cuando la noticia de la I.P.A. se filtra, Graham se encuentra de pronto con que solo tiene dos semanas para cometer el complicado atraco, lo que le obliga a reclutar la ayuda de extraños.

Esta es la recopilación de esta serie aclamada por la crítica de mano del popular Rick Remender (Uncanny X-Force, Fear Agent) y el innovador dibujante Greg Tocchini (Spider-Man, Thor: Son of Asgard) con portadas neo-pulp del premiado dibujante Alex Maleev (Daredevil, Scarlet).

The last days of american crime fue publicado en USA por Radical Comics entre 2009 y 2010, primero como una miniserie de 3 números, los dos primeros números de 48 páginas cada uno y el último de 52, lo que supone un formato inusual comparado con el standard de las 20 o 22 páginas de una grapa de Marvel, DC o Image. Radical publicó a continuación un tomo en tapa blanda que es el que compré en su día. Y en España Dolmen publicó la miniserie en un único volumen en 2012.

Tras 10 años trabajando en la industria del comic en el ámbito indy, Rick Remender empezó a despuntar en 2009 en el mundo mainstream gracias a su fichaje por Marvel Comics, con la que firmó un contrato como escritor en exclusiva ese año. Y fue fruto de leer sus estupendas etapas en X-Force, Uncanny Avengers o Capitán América que me animé a buscar sus comics previos, como el sobresaliente Fear Agent o este The Last Days… A pesar de la exclusiva que tenía con Marvel, Remender pudo publicar este comic con Radical Comics sin problemas al tratarse de una obra previa que llevaba bastante tiempo en desarrollo.

Remender conoció al dibujante brasileño Greg Tocchini gracias al también brasileño Rafael Albuquerque, que fue quien le recomendó para esta historia neo-noir. Y debieron quedar contentos de la colaboración, ya que Remender “enchufó” a Tocchini en un arco de X-Force, además de empezar en 2014 su comic de creación propia LOW en Image.

The last days of american crime, además de tener el mejor título de la historia del comic y unas portadas alucinantes del genial Alex Maleev, es un estupendo comic de género negro con una premisa bastante clásica ambientada en un contexto de ciencia ficción: En un futuro cercano, el gobierno de las Estados Unidos ha descubierto la forma de evitar que sus ciudadanos cometan ningún delito mediante el despliegue de un inhibidor de pautas cerebrales, convirtiendo el delito en imposible a partir del día en el que se despliegue el invento.

Esto generará una carrera contra el reloj, por un lado de los elementos criminales de una ciudad inspirada en Los Angeles buscando cometer los últimos delitos que les permitan hacer caja, y en general de una sociedad cruel y amoral que prefiere ver el mundo arder y quiere disfrutar de sus últimos pecados antes que sea imposible cometerlos.

Los últimos días del crimen americano muestra la cara más nihilista y pesimista de Remender hacia nuestra sociedad occidental, que en este caso le permite crear una perfecta historia noir en la que todos los personajes son amorales en el mejor de los casos, y unos criminales sociópatas sin la más mínima empatía por otras personas en el peor. Y todo ello ambientado en un mundo que aplasta al inocente y que ha caído como si fuera Sodoma y Gomorra en la depravación más absoluta. Nuestros protagonistas en este contexto no dejan de ser perdedores a los que la suerte nunca ha acompañado y que lo han apostado todo a una última jugada en la que demasiadas cosas están dejadas al azar.

El gran hecho diferencial que marca la diferencia, en mi opinión para bien, en este comic es el arte de Greg Tocchini. No acabo de recordar si compré este comic antes o después de leer su arco en X-Force, pero su estilo pintado y sus colores vivos me volaron la cabeza en su día. De hecho, releído ahora me sigue pareciendo que el comic mantiene toda su fuerza y personalidad diferente a cualquier otro comic noir que haya leído. O cualquier otro comic en general.

En todo relato noir que se precie debe haber una femme fatale que sea la sexualidad hecha carne y que atrape al protagonista. Tocchini eleva la temperatura en estas páginas con unas escenas super sexis y una protagonista femenina, Shelby, que es puro morbo. E incluso con algún elemento explícito, creo que está todo mostrado con buen gusto para que quede elegante y sensual y no chabacano. Otro elemento más que hace que este comic me haya encantado, incluso reconociendo el elemento tópico de todo ello.

Por ponerle un pero, Tocchini es una pasada imprimiendo fuerza y personalidad a sus páginas, pero sin embargo en lo relativo a la narrativa siempre ha estado más limitado, con algunos personajes que en los planos medios y largos pueden llegar a confundirse y con algunas escenas que resultan igualmente confusas. En todo caso, su estilo es tan diferente y transmite tanto carisma que me quedo con la parte buena. De hecho, la relectura del comic me volvió a dejar una sensación super satisfactoria, al plantear Remender una historia cerrada con un final perfecto para lo que nos han contado.

Comparto las primeras páginas de este comic, que transmiten de maravilla el feeling de la historia de Remender y el carisma de las ilustraciones de Tocchini:

The last days of american crime es un estupendo comic de género negro en la que la personalidad de Greg Tocchini eleva la buena historia de Remender.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Los Vengadores 25-30 de Jason Aaron y Javier Garrón (Marvel Comics – Panini)

Este mes de agosto ha finalizado el último arco de Jason Aaron en Los Vengadores, Llega el Fénix, junto al artista español Javier Garrón. Es buen momento para hacer repaso de los últimos 6 meses de esta colección de comics Marvel publicados en España por Panini.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

La Fuerza Fénix ha regresado a la Tierra para seleccionar un nuevo campeón, con los Vengadores, Namor y otros héroes y villanos atrapados en el fuego cruzado y teniendo que luchar por el inmenso poder del Fénix. La Fuerza Fénix organiza un torneo para encontrar su próximo anfitrión, empoderando a muchos participantes de todo el mundo con una parte de su poder y enfrentándolos entre sí. Y antes, conoceremos la implicación de Mefisto en sucesos de todas las épocas del Universo Marvel, presentes, pasadas y futuras.

Estos números 25 a 30 de Panini contienen los números 38 a 45 USA.

Tras triunfar en La era de Khonshu, el anterior arco de la serie, Javier Garrón puede considerarse el dibujante oficial de este arco Llega el Fénix, dibujando 4 de los 5 números. El italiano Luca Maresca dibuja la parte 3 de este arco (número 42 USA – 28 de Panini) y el número 45 USA, publicado en el nº30 de Panini, un tie-in muy muy lateral de Rey de Negro en el que Aaron aprovecha un suceso lateral del evento para dar un importante impulso al arco de la nación Vampira de Chernóbil liderada por Drácula.

Junto a Garrón y Maresca encontramos a Ed McGuinness en el número 25 de Panini (38 USA) y a Dale Keown en el prólogo de Llega el Fénix publicado en el número 26 de Panini (39 USA), contando además con portadas de Leinil Francis Yu con las que no acabo de conectar.

Han pasado muchas cosas en estos 6 números españoles (7 americanos). Empezando por el descubrimiento que Khonshu tenía razón y Mefisto es el culpable en la sombra de la mayoría de males de la sociedad, algo que conocemos en el número 25 debujado por Ed McGuinness, que sirvió de epílogo de La era de Khonshu.

Y si este arco previo se resolvió entre otros elementos con las llegada de la Fuerza Fénix, el arco Llega el Fénix (un evidente homenaje a Enter the Dragon en la versión original -Enter the Phoenix-), se centra en la selección del Fénix de quien va a ser su nuevo portador mediante un torneo que es casi un renovado Contest of Champions.

Antes de eso, en el prólogo dibujado por Dale Keown conoceremos a la primera poseedora del Fénix en la tierra de hace un millón de años, continuando con los interludios que Aaron ha ido colando entre diferentes arcos de la serie. Por último, tras presentarnos al nuevo e inesperado poseedor de la Fuerza Fénix, volvemos a la normalidad en el número 45 USA (30 de Panini) recuperando una de las tramas abiertas como es la Nación Vampira.

Este arco de Llega el Fénix han sido unos comics super entretenidos con un dibujo de 10 de Javier Garrón, con un estilo de dibujo lleno de fuerza y personalidad que nos hace sentir toda la potencia que el Fénix pone a disposición de los personajes para los diferentes combates. Sin embargo, una vez leído todo de un tirón, al final el arco queda un tanto intrascendente y con la sensación de ser uno de los arcos más flojos hasta ahora. Aaron aplica la vieja fórmula de los “whodidit” al hacer que el personaje más sorprendente y con una aparición menor en la historia sea el que finalmente se haga con la Fuerza Fénix, con lo que todos los combates previos acaban no sirviendo para nada, más allá de ofrecer momentos super chulos estupendamente dibujados. Eso, y varias sorpresas con unos resultados de varios combates que resultan inesperados pero lógicos. Y en este caso, el vaso quedó medio vacío.

Dicho esto, que al final es lo principal de este arco, lo cierto es que los comics han sido super entretenidos y me hace pensar en el viejo dicho que lo importante a veces no es llegar, sino las experiencias que adquieres en el camino. Porque Aaron aprovecha los diferentes números para ponernos en la piel de los diferentes personajes para que conozcamos cómo llevan cada uno el poder poseer el poder de Fénix, aunque sea para un combate puntual. Los monólogos internos de Steve Rogers (Capitán América) y T´Challa (Pantera Negra) me parecen super chulos y me confirman que Aaron conoce a la perfección a sus personajes y sabe cómo hacerles brillar.

La anterior llegada de la Fuerza Fénix fue en 2012 con motivo del evento Vengadores vs X-Men escrito a cinco manos entre Brian Michael Bendis, Ed Brubaker, Jonathan Hickman, Matt Fraction y el propio Aaron. Si los nueve años entre ambas historias es mucho o poco tiempo para volver a utilizar a Fénix en el Universo Marvel es un tema subjetivo y entiendo que es normal que cada lector tengamos una opinión totalmente respetable (y diferente). Lo curioso del caso es que durante ese evento de 12 números Marvel publicó una seria anexa AVX: VS de seis números en la que teníamos los combates entre diferentes héroes que no habían cabido en la serie principal, de forma que estos enfrentamientos podían mostrarse en toda su amplitud sin casi limitación. En Llega el Fénix, lo que hubiera sido carne de AVX Aaron lo convierte en la narración principal. Lo cual de nuevo no es necesariamente malo ya que cada historia ha sido contada con un objetivo diferente en mente.

Toda la larga etapa río de Aaron reside en la presentación de los Vengadores de hace un millón de años (Agamotto, Black Panther, Ghost Rider, Iron Fist, Odin, la Fuerza Fénix y Starbrand) y como sus avatares del siglo XXI (utilizando a Doctor Extraño y Thor en lugar de Agamotto y Odín), tendrán que reunirse de nuevo si la humanidad quiere tener alguna esperanza de sobrevivir a los desafíos que están por llegar. Hace unos meses los Vengadores encontraron al nuevo anfitrión de la Marca Estelar y ahora ya tenemos al nuevo Fénix, con lo que los todos los jugadores ya están en juego. Aún hay un montón de tramas abiertas con los diferentes enemigos activos, empezando por Mefisto, la Nación Vampira de Drácula, la amenaza de Namor y su ejército de Atlantis, el Escuadrón Supremo al servicio de los Estados Unidos y los Guardianes de Rusia, pero diría que el inicio del final del juego ya se acerca, aunque diría que Aaron aún tiene argumentos para al menos un año entero de historias.

A pesar del buen apartado gráfico de Javier Garrón y el resto de artistas, no deja de ser una castaña tener a 4 dibujantes diferentes para 8 grapas USA. A pesar de tener a David Curiel en el color de los números 40-45 para dar un feeling unificado a los números del eventos, los números 38 y 39 tienen color de Jason Keith, la lectura de un tirón de estos comics me reafirma que el gran problema de la industria del comic de superhéroes actual es precisamente la falta de una unidad artística.

Para los detractores de este comic, el principal problema de esta etapa de Los Vengadores es el de la continuidad, con numerosas situaciones que les rompen la suspensión de credulidad. En este arco sin ir más lejos tenemos la historia de Mefisto a través del tiempo, que en parte es un WTF? de libro. Y en el arco de Fénix, la sorpresa tremenda sobre la revelación del origen de Thor que contradice años y años de comics previos, a falta que se confirme si esto es cierto o es una mentira creada para desequilibrar aún más al Dios del Trueno. Entiendo que estos detalles puedan no gustar.

Sin embargo, en mi caso, agradezco que Aaron esté planteando una historia de gran ambición y complejidad con múltiples enemigos actuando al mismo tiempo. Esto hace que los comics de Los Vengadores sean totalmente inesperados y no sepas nunca qué va a pasar a continuación, lo que para mi es un elemento positivo. Muy positivo. De hecho, la acción espectacular más grande que la vida hacía años que no la veíamos en estas páginas a esta escala, y creo sinceramente que, a falta de saber si Aaron va a conseguir cuadrar el final, va a poder mirarle de tu a tu a Jonathan Hickman. Y todo ello en unos comics que además son super entretenidos de leer mes a mes.

Debo ser el único que dice públicamente que le gustan Los Vengadores de Jason Aaron, aunque no cabe duda que Marvel está encantado con él y el comic se sigue vendiendo bien. De momento me sigue ofreciendo un entretenimiento genial super diferente al resto de comics Marvel actuales, con una escala que prácticamente nadie puede igualar, incluso reconociendo que Aaron no ha acabado de acertar este arco de Llega el Fénix y posiblemente sea uno de los más flojos de su etapa. Teniendo en cuenta los numerosos frentes abiertos (Mefisto, la nación vampira y los héroes rusos, el Escuadrón Supremo, Namor… ) diría que aún le falta cuerda para rato a Aaron, y yo encantado de poder disfrutar sus aventuras durante todo 2022.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Y tras el final de este Llega el Fénix, la serie va a tomarse un par de meses de descanso con motivo del comienzo este mes de septiembre de Heroes Reborn, el nuevo evento de Aaron, con Ed McGuinness cuya premisa básica tiene lugar en una Tierra alternativa sin Vengadores. El próximo fin de semana, si los comics llegan a tiempo a la librería, os daré mis impresiones del comienzo de esta serie de 5 números.

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de What If…? episodio 3 (Disney+)

3 de 3. El tercer episodio de What if…? estrenado esta semana en Disney+ es otra historia super chula que me ha dejado en lo más alto y me confirma las ilimitadas posibilidades que tiene este concepto planteado como serie de animación.

PUNTUACIÓN: 8/10

Episodio 3: ¿Que pasaría si… el mundo perdiera a sus héroes más poderosos?

Nick Furia intenta fundar Los Vengadores mientras un asesino ataca a sus candidatos.

Este tercer episodio de What if…? está escrito por A.C. Bradley (creadora de la serie y jefa de escritores) y Matthew Chauncey (que escribió el segundo episodio), y tenemos de nuevo a Bryan Andrews en la dirección. Aunque el archivo de Disney+ indica que es un episodio de 33 minutos, si quitamos la introducción y los títulos de crédito finales tenemos apenas 27 minutos de animación, pero que son un ejemplo de narrativa comprimida que va al grano desde el minuto cero.

En este episodio, además de a Jeffrey Wright como El Vigilante, tenemos las voces originales de Samuel L. Jackson como Nick Fury, Jeremy Renner como Clint Burton, Mark Ruffalo como Bruce Banner y Tom Hiddleston como Loki. Además, Clark Gregg como el agente Coulson, Frank Grillo como Brock Rumlow y Jamie Alexander como Sif aparecen como secundarios de lujo. Hay una voz super chula además que no voy a comentar porque decirla es EL SPOILER del episodio.

Aunque estas voces son en si mismas impresionantes, da un poco de pena no tener las voces originales de Scarlett Johanson o Robert Downey Jr como Natasha Romanoff o Tony Stark. En todo caso, esto no impide que el episodio sea un disfrute alucinante.

Con producción ejecutiva de Kevin Feige, What if…? (¿Qué pasaría si…?) me está pareciendo una serie cojonuda que saca el máximo partido posible al maravilloso mundo interconectado que es el Marvel Cinematic Universe. Y es que si el primer episodio se centró en reimaginar El Capitán América: El primer Vengador con una nueva protagonista y el segundo hizo lo mismo con las películas de Guardianes de la galaxia, en este tercer episodio es cuando en mi opinión el concepto realmente explota mostrando todas las posibilidades a su alcance.

Y es que este episodio plantea una situación completamente nueva que conecta los sucesos de las películas Iron Man 2, Thor y El Increíble Hulk, además de otras más que prefiero no nombrar, para plantear una historia que bebe de estas fuentes y es reconocible en todo momento como parte del MCU, pero a la vez nos dirige por caminos inesperados a partir de unos hechos que provocan repercusiones más allá de lo que pudiéramos haber pensado inicialmente.

Gracias a un excelente guión, para mi este es el mejor episodio hasta la fecha, y eso que los dos primeros me gustaron mucho. Y es que además de la interconectividad y a ver a tantos héroes juntos jugando papeles no previstos, tenemos el misterio de saber quién es el causante de todo, además de ver cómo las cosas que van sucediendo a partir de los diferentes ataques son lógicas si tenemos en cuenta los diferentes jugadores que habitan el Universo Marvel. En este sentido, si en el segundo episodio jugaban a una historia bonita que el giro final hacía que acabara mal, en este juegan casi al contrario, dejando un final de esperanza que me deja con ganas que hubiera una continuación a esta historia.

La animación del episodio me parece excelente como siempre, con la dificultad añadida de tener a Los Vengadores casi al completo, además de otros muchos personajes, que son mostrados super reconocibles sin necesidad de tener que acudir a tecnología de captura de movimientos de los actores. Quizá en este tercer episodio se pierde ya la novedad que la animación tuvo en los primeros episodios, pero seguimos disfrutando de quizá su principal virtud, la expresividad. Además de una fluidez en los movimientos realmente notable.

Por señalar un elemento menos bueno, la resolución sobre la identidad del asesino es una pasada, de nuevo mostrando la interconectividad del MCU, pero rompe un poco al suspensión de credulidad si piensas lo difícil que es que ESE personaje pudiera estar presente en estos momentos claves del Universo Marvel. En todo caso, es un pero super pequeñito que no me impidió disfrutar muchísimo del episodio.

Tras tres episodios, What If… ? se sitúa muy arriba en mi ranking de contenidos comiqueros audiovisuales de este 2021. Con la seguridad que aún nos esperan un montón de momentazos increíbles en los próximos episodios.

Comparto el teaser trailer de este tercer episodio:

What If…? tiene todas las papeletas para superar a Falcon y el Soldado de Invierno, a Loki e incluso a Wandavision en disfrute puro con una serie que es 100% Marvel y la vez nos deja la sensación que todo es posible. Porque es así. Menudo disfrute nos esperan en las próximas 6 semanas.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!