Crítica de Deadly Class Vol. 10 de Rick Remender y Wes Craig (Image Comics)

Vuelve Deadly Class, el comic de los jóvenes miembros de la escuela de asesinos, y Rick Remender y Wes Craig, con color de Lee Loughridge, nos tienen preparados un montón de sorpresas en este décimo volumen con el que he descubierto que nos acercamos al final de la serie.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

Vol. 10. Salva a tu generación

¡Los estudiantes universitarios asesinos favoritos han vuelto! Es una nueva era, pero los viejos hábitos difícilmente mueren y los viejos rencores mueren aún más. ¿Podrán los niños con llave de una generación olvidada encontrar su lugar en un mundo que no puede entenderlos y no quiere intentarlo?

Este décimo volumen recopila los números 45-48 USA.

El retorno de Deadly Class más de un año después de la publicación de su noveno volumen sirve para recordarme que las historias tienen un comienzo pero también un final, y que está bien que Rick Remender sitúe la historia en la recta de meta de cara a un final que llegará en 2022 con el siguiente volumen.

Remender pega un salto temporal que me dejó muy loco al empezar a leer este volumen, unido al hecho que ¡hacía más de un año desde que leí el volumen anterior! Sin embargo, afortunadamente luego todo acaba explicándose a medida que avanza la narración de este volumen. También destaco que aunque el volumen tiene tan sólo 4 grapas USA, no los 5-6 números que son norma en comics por ejemplo de Robert Kirkman, los números 45 y 48 cuentan con 30/31 páginas de historia, el doble de lo habitual, mostrando las ventajas de ser tu propio editor y poder ajustar las grapas a las necesidades de una historia como siempre llena de nihilismo y tendencias autodestructivas.

Sobre todo en el citado número 45, Remender vuelve a utilizar el comic para hablar de sus cosas y usarlo de terapia que le libere de sus traumas adolescentes, y me resulta super chulo el comentario sobre Nirvana y Pearl Jam (y en general el grunge de 1991), y sobre el snobismo de un grupo de gente a los que sólo les gusta algo cuando es desconocido y puede presumir de tener gustos únicos y originales, y cuando se vuelve popular no soportan compartir sus gustos con la mayoría de la gente y caen en los típicos comentarios de “se ha vendido a la comercialidad”. También me gusta mucho el comentario positivo sobre los geeks y su diferencia frente a los tóxicos nerds. Esa parte de comentario de los años 80 y ahora los 90 me parece que siempre ha sido unos de los puntos fuertes del comic, y Remender claramente no está dispuesto a renunciar a una de sus señas de identidad.

En lo relativo al dibujo Wes Craig vuelve a realizar un estupendo trabajo de caracterización en lo relativo a ropa y ambientación, destacando como siempre con su fluidez narrativa tanto en las escenas de acción como en las conversaciones de los personajes, consiguiendo que todo resulte interesante de leer y que la lectura pase en un suspiro. A destacar también el trabajo de Lee Loughridge en los colores, que marca el tono de la historia con sus colores además de tener que diferenciar los diferentes momentos temporales, realizando un estupendo trabajo. En este sentido, destacar por ejemplo la escena de Marcus en la piscina donde el reflejo del agua se reproduce en las figuras, consiguiendo que una escena que es una conversación sea un despliegue visual chulísimo.

En este sentido, dentro que como digo el dibujo me gusta y se nota la buena sintonía que tienen Craig y Loughridge, hay algunos momentos en que Craig deja varias viñetas y momentos apenas abocetados o dibujando únicamente la silueta de los personajes, lo que me deja unas sensaciones contrapuestas de un exceso de comodidad que no hace que la narración sea mejor. En todo caso, este sería un pero para un comic que como digo, en líneas generales me ha gustado bastante.

Saber que Deadly Class va a terminar el año que viene me provoca cierta tristeza, ya se se trata de un comic que empecé a comprar en formato grapa en 2014 y era una de mis constantes comiqueras, a pesar que la periodicidad de la seria se ha ido resintiendo en los últimos años, lo que es una constante de todos comics de Remender. Se me va a hacer raro que una vez termine Deadly Class no estaré comprando ningún comic de Remender, pero creo que el viaje ha merecido mucho la pena.

Comparto las primeras páginas de este volumen:

Deadly Class rompe con el pasado en este décimo volumen que nos dirige hacia el final de la serie, ofreciendo un estupendo entretenimiento. Llegados hasta este punto, no te puedes perder el final de la historia.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Dioses menores de Terry Pratchett (Mundodisco 13)

Dioses menores de Terry Pratchett es una de las mejores novelas del Mundodisco con su buenísima crítica hacia las religiones organizadas y a la figura de los dioses en nuestra sociedad.

PUNTUACIÓN: 8/10

Una nueva aventura de Mundodisco con una desternillante sátira sobre religiones y guerras.

Una fábula fantástica sobre el planeta plano y circular que navega por el espacio sobre el lomo de cuatro elefantes y una tortuga gigante. Una desternillante sátira sobre religiones y guerras. Brutha es un muchacho sencillo y analfabeto que se enfrenta a terribles problemas. Un dios le ha hablado y se ha convertido en el Elegido. Quiere terminar con una Iglesia poderosa y corrupta, quiere evitar una horrible guerra santa, quiere paz y justicia. Pero por encima de todo, lo que realmente quiere ¡es que su dios elija a Otro!

“Sin duda alguna, Terry Pratchett es el parodista más humorístico de la actualidad.” The New York Review of Science Fiction

Desde hace más de tres décadas, Terry Pratchett ha fascinado a millones de lectores en todo el mundo con sus novelas fantásticas, divertidas y satíricas. Su prolífica obra consta de unos setenta libros, ha sido traducida a treinta y siete idiomas y lleva vendidos más de ochenta y cinco millones de ejemplares en todo el mundo.

Conocido especialmente por la aclamadísima serie del Mundodisco, en 2009 Terry Pratchett fue nombrado caballero de la excelentísima Orden del Imperio Británico por sus servicios a la literatura y siguió entregándose con pasión a la escritura hasta su fallecimiento en marzo 2015, a la edad de 66 años.

Los libros publicados en castellano de la serie del Mundodisco son: El color de la magia, La luz fantástica, Ritos iguales, Mort, Rechicero, Brujerías, Pirómides, ¡Guardias! ¡Guardias!, Fausto Eric, Imágenes en acción, El segador, Brujas de viaje, Dioses menores, Lores y damas, Hombres de armas, Soul Music, Tiempos interesantes, Mascarada, Pies de barro, Papá Puerco, ¡Voto a bríos!, El país del fin del mundo, Carpe jugulum, El Quinto Elefante, La verdad, Ladrón del tiempo, El ultimo héroe (edición ilustrada), El asombroso Mauricio y sus roedores sabios, Ronda de noche, Los pequeños hombres libres, Regimiento monstruoso, Un sombrero de cielo, Cartas en el asunto, ¡Zas!, La corona de hielo, Dinero a mansalva, El atlético invisible, Me vestiré de medianoche, Snuff, A todo vapor y La corona del pastor.

También se ha publicado en Fantascy la novela independiente Perillán, así como la serie de «La Tierra Larga», escrita a cuatro manos con el consagrado escritor británico de ciencia ficción Stephen Baxter, y que consta hasta la fecha de dos entregas en nuestro idioma: La Tierra Larga y La Guerra Larga.

Da gusto leer las novelas del Mundodisco de Terry Pratchett, todas plantean elementos super chulos a partir del humor que ponen a caldo diferentes elementos de nuestra sociedad de forma maravillosa. Y en Dioses menores Pratchett pone su mirada de forma super certera en las religiones organizadas y cómo el aparato ha creado estructuras de poder que atrapan al hombre y le esclavizan que deja de lado la propia creencia inicial.

Pratchett muestra de forma maravillosa la dicotomía de los dioses, que frente a mito del hombre que les pide dádivas para sobrevivir, realmente son seres que necesitan que los humanos les adoren para no caer en el olvido y desaparecer, de forma que aunque son poderosos, realmente la dependencia es más de ellos hacia los humanos que al revés. Y al mismo tiempo, la forma en que los sacerdotes se apropian de las creencias de la gente para justificar la esclavitud y provocar guerras que buscan acumular más poder y aniquilar al diferente, inventándose una realidad falsa que acaba convirtiéndose en realidad por el peso de las tortura y la dominación.

El ideal humanista de Pratchett hace que quiera que la gente haga lo correcto porque es correcto, sin que entre en la ecuación nada que tenga que ver con religiones, deidades o ideas organizadas desde un grupo social, sino que debería ser el motor de nuestras creencias de inicio. Algo tan sencillo como «trata a los demás como te gustaría que te trataran» es tan obvio que no tendría que venir nadie y mucho menos de una organización burocrática que buscar decirnos lo que tenemos que hacer y lo que está bien o mal. Y dentro que hay temas muy profundos que me han hecho reflexionar, todo está contado con muchísima gracia y con el típico humor irónico british que convirtió a Pratchett en un icono de la literatura fantástica.

La lectura de las 350 páginas de la novela fueron un placer que hicieron que la novela me la leyera en 3 sentadas casi sin darme cuenta. Pratchett tiene una prosa tan clara y sencilla que es difícil no terminar encantado cuando lees una novela suya, que además me deja siempre con una sonrisa en la cara y en este caso, unas reflexiones super interesantes sobre el mundo de las religiones.

Es una obviedad que Terry Pratchett debería ser un fijo de cualquier pila de lectura, pero dado que me ha gustado tanto Dioses menores, que encuentro que es un buen momento para recordarlo.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Ice Cream Man vol. 4 de W. Maxwell Prince, Martín Morazzo y Chris O Halloran (Image comics)

Ice Cream Man de W. Maxwell Prince, Martín Morazzo y Chris O Halloran tiene la virtud de dejarme con cada tomo una sensación desasosegante brutal. Hoy comento mis impresiones del cuarto volumen de esta antología.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Vol. 4 Tiny lives.

La antología de terror aclamada por la crítica regresa a la ciudad y ofrece cuatro historias nuevas que se enfocan en personas que apenas están sobreviviendo y que están dispuestas a hacer cualquier cosa para cambiar eso.

Este volumen recopila Ice Cream Man 13-16 USA.

W. Maxwell Prince escribe en Brooklyn y vive con su esposa, su hija y dos gatos. Es autor de ICE CREAM MAN, KING OF NOWHERE, ONE WEEK IN THE LIBRARY, and THE ELECTRIC SUBLIME.

El artista argentino Martín Morazzo hizo su gran debut en los cómics estadounidenses con la saga de ciencia ficción ambiental de 2012, Great Pacific, la primera serie de Image Comics que co-creó con Joe Harris. Desde entonces, Martín ha co-creado Snowfall, una epopeya de ciencia ficción, nuevamente con Joe Harris e Image Comics, y la elegante serie de aventuras criminales, The Electric Sublime, con el escritor W. Maxwell Prince en IDW Publishing. Ice Cream Man, su nueva colaboración con W. Maxwell Prince, está siendo publicada por Image Comics. She Could Fly, una miniserie con el escritor Christopher Cantwell, co-creador y showrunner de Halt and Catch Fire de AMC, y la editora Karen Berger, también está siendo publicada por Berger Books, una editorial de Dark Horse Comics.

Menos mal que voy comprando y leyendo Ice cream Man con varios meses de diferencia, si leyera de golpe esta serie la verdad es que sería una sobredosis y nihilismo y malrollismo que haría que quisiera abrirme las venas. Bromas aparte, este cuarto volumen nos ofrece cuatro nuevas historias autoconclusivas a medio camino entre nuestra peor pesadilla y el infierno de una sociedad que no se preocupa por sus semejantes y no se da cuenta de lo que está pasando a su alrededor. W. Maxwell Prince plantea un mundo sin esperanza en el que la locura parece ser la única opción lógica, haciendo que este comic se sienta como una rareza dentro de las opciones disponibles en las estanterías. De hecho, frente a otras historias de terror, más que sustos y gore, estamos ante un comic planteado desde el malrollismo extremo. Y la verdad es que si el objetivo era dejarnos con mal cuerpo a los lectores, el éxito es total.

Este éxito es por supuesto compartido con el notable apartado artístico creado por el dibujante argentino Martín Morazzo con los colores de Chris O Halloran. Los personajes de Morazzo transmiten humanidad y realismo, esa cualidad del «vecino de al lado» que hace que sientas que estas pesadillas pueden suceder a nuestro alrededor. Pero además, Morazzo también triunfa a la hora de crear las escenas de pesadillas y los numerosos momentos malrolleros que encontramos en cada historia, creando unas imágenes que se quedan grabadas en las pupilas.

El caso es que si tengo que ponerle un pero a este cuarto volumen es que dentro de la brillantez formal de estos números, con el palíndromo o el crucigrama como grandes exponentes, realmente la historia se me queda un tanto vacía, habiendo un enorme desequilibrio entre la forma y el fondo. En este caso, dentro de la dificultad que supone contar una historia autoconclusiva en 20 páginas, se me queda cierta sensación de vacío porque al final todas las historias tienen el mismo tono amargo e inquietante, y empiezo a querer que la historia detrás de este heladero del infierno se haya aclarando. Con el añadido que al ser una pesadilla provocada por la aparición de este ser sobrenatural que parece que todo lo puede, todo es posible pero a la vez todo da igual, ya que los personajes no han hecho nada para sufrir estos hechos, sino que les pasan sin más.

En todo caso, Ice Cream Man es tan diferente a nada que esté leyendo actualmente que me compensa más que de sobra que haya alguna cosa con la que conecte menos. De hecho, tengo claro que en 2022 compraré de forma escalonada los dos siguientes volúmenes que ya están disponibles en USA. Porque las historias son tan perturbadoras y desasosegantes que al final consiguen atraparme.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Masters del Universo: Revelación Parte 2 (Netflix)

Tras el enorme cliffhanger con que nos dejó el final de Masters del Universo: Revelación Parte 1, tenía que ver esta Parte 2 recién estrenada en Netflix terminar la historia. Y el visionado de estos 5 nuevos episodios me recuerda que yo no era público objetivo de esta serie para empezar.

PUNTUACIÓN: 6/10

Mientras la Hechicera, Adam y los demás observan con total impotencia, Skeletor usa su nuevo poder para hacer el mal y sumir Eternia en el caos.

Masters of the Universe: Revelación es una producción de Mattel Television y Powerhouse Animation Studios que busca dar nueva vida a los clásicos personajes de los años 80. Para esta serie recién estrenada por Netflix, los productores escogieron a Kevin Smith como Showrunner, planteando esta serie como continuación de la serie original de 1983, pero de una forma que sea accesible a una nueva generación de espectadores.

En la versión original encontramos a un casting de voces estupendo, con Chris Wood como el Príncipe Adam / He-Man, Mark Hamill como Skeletor, Sarah Michelle Gellar como Teela, la verdadera protagonista de esta temporada, Liam Cunningham como Man-at-Arms, Lena Headey como Evil-Lyn, y el mítico Kevin Conroy (Batman La serie animada) también con un papel.

En mi reseña de la Parte 1 de estos Masters del Universo: Revelación ya expliqué por qué no había conectado con esta serie, y que de hecho era normal al no creer que yo fuera público objetivo de la misma, así que te invito a leer dicha reseña que complementa mi opinión de esta segunda parte. En todo caso, me alegro que haya gente que sí la haya disfrutado, no tengo ningún problema con que haya gente que disfrute con algo con lo que yo no he podido conectar.

Tras los 5 episodios de la Parte 1, esta Parte 2 también ha contado con 5 episodios de entre 22 y 32 minutos, contando los títulos de crédito. Y es curioso, porque globalmente han tenido el doble demérito de ser demasiado poco para poder desarrollar mínimamente la historia por caminos interesantes, y la vez, excepto el arranque, los otros cuatro episodios restantes se me han hecho super largos y repetitivos.

Comentaba en la reseña de la Parte 1 que no me parecía mal hacer desaparecer a Adam / He-Man de la serie durante unos episodios para poder desarrollar a secundarios como Teela, Man-at-arms, Evil-Lyn o la nueva personaje Andra, y darles un brillo que igual no hubieran podido tener en la serie original que siempre estaba más monopolizada por el protagonista principal. De hecho, narrativamente tenía todo el sentido y podía conseguir que cuando He-Man volviera, el momentazo fuera antológico, recordando la llegada de Thor a Wakanda en Infinity War. Por el contrario, me sorprende descubrir nada de esto sucede en esta Parte 2, y que se confirma que Mattel ha convertido a He-Man en secundario de su propia serie, lo cual se mire como se mire me parece un bajón. Y eso que yo no soy fan de He-Man o en general de los Masters del Universo, pero las cosas son como son.

Queda claro que el objetivo es captar al público femenino dando casi todo el protagonismo a Teela, mostrando su pasado y redefiniendo su papel de cara al futuro de la franquicia, contando Mattel que al público masculino ya le tenían enganchado de inicio. Sí considero positivo que frente a los típicos cartoon que décadas después mantienen el mismo statu-quo inamovible, Kevin Smith haya intentado hacer avanzar el mundo y cambiar ciertas dinámicas que en el siglo XXI tenían poco sentido, como el hecho que Adam mantenga en secreto su identidad de He-Man a su grupo más cercano de familia y amigos. Como idea general me parece bien dar más importancia a todos los personajes y hacer la serie más coral, en todo caso diría que la ejecución es con lo que no he conectado.

Fruto del ambiente de ultra corrección política que se vive en los Estados Unidos, no es aceptable que haya una mujer con un rol negativo en un producto mainstream (la sororidad implica que todas las mujeres son buenas y fuertes), así que no sorprende que conviertan a una villana «de toda la vida» como Evil-Lyn en una víctima de violencia machista, con uno de los arcos más woke que se recuerdan levantándose frente a Skeletor y mostrando su poder interior para convertirse en su mejor versión. No sorprende, pero el panfleto político e identitario de algunos elementos de la serie como este me parecen un poco bochornoso, de esos de los que mejor mantenerse alejados de ellos.

Por cierto, comentaba en la Parte 1 que me parecía muy inclusivo por parte de Mattel que hubieran convertido a Teela en lesbiana, porque eso sugería su amistad con Andra, la nueva Woman-at-Arms. Sin embargo, es curioso comprobar que finalmente han dado un paso atrás y no se han atrevido a llevar esta amistad hasta sus últimas consecuencias. Son modernos, pero no tanto, han debido pensar, si eso puede afectar a las ventas de los juguetes.

Al mismo tiempo, me parece genial que se intente dar cierta complejidad a Evil-Lyn o Teela porque los espectadores de 2021 a priori demandamos eso, incluso en unos dibujos ¿para niños? Pero eso choca con la simpleza con que presentan a Skeletor, mostrado con la inteligencia de una ameba y para el que el único sentido de su existencia es matar a He-Man, pero que en el fondo sin él no sabría que hacer con su vida y casi mejor suicidarse. Los personajes femeninos tienes que ser fuertes, inteligentes y complejos, pero los masculinos no lo necesitan, aparentemente, pueden ser un chiste con patas sin ningún problema. La forma en que Skeletor se convierte en irrelevante en el climax final (acompañado por He-Man, todo sea dicho), es completamente ilustrativo de los problemas que ha tenido en mi opinión el visionado de estos Masters del Universo: Revelación. Una serie con la que no he conectado y que no me ha dejado con ganas de seguir viendo próximas temporadas en caso que se produzcan.

Me doy cuenta que no he dicho nada de Adam / He-Man, y es que su personaje casi no aporta nada a esta segunda parte. Es cierto que personajes como Man-at-Arms verbalizan su esencia y porqué es un héroe, porque tiene acceso a todo el poder de Eternia pero sólo lo usa para ayudar a la gente y luego renuncia al mismo. Pero que su papel en la resolución sea distraer al villano para que otros hagan todo el trabajo en mi caso me pareció un bajonazo. Eso respecto a He-Man, porque Adam consigue reencontrarse con sus padres y recuperar a su amiga Teela además de conocer que puede acceder al poder de Eternia sin la espada, que sólo le ayuda a controlarlo, pero sinceramente me parece demasiado poco, la verdad.

Hay otro elemento que entiendo que también ha jugado en contra de esta serie, y es la he visto justo después de Arcane. Y cuando ves las posibilidades narrativas y expresivas que tiene la animación con creativos que se atreven a ir a tope intentando hacer arte con ella al mismo tiempo que entretenimiento, ver la animación pobre y funcional de estos Masters del Universo ha sido un bajón total. Y si, tengo claro que este es el tipo de animación que han tenido los cartoons toda la vida y que en parte así se transmite un mayor feeling clásico. Pero mirándola con ojos de 2021, para mi no es suficiente y se queda muy, muy corta, con un visionado que no pude disfrutar en ningún momento.

Y volviendo a la comparación, Arcane toca temas de crítica social de forma inteligente, mostrando elementos en su worldbuilding que te hacen reflexionar sobre la diferentes injusticias que existen en nuestro mundo actual, pero sin que parezca un panfleto. Esto no pasa nunca en Masters del Universo, y al darte cuenta que la evolución de Evil-Lyn, por ejemplo, está dictada por la corrección política y no por la necesidad de una serie que necesita villanos que se enfrenten a los héroes, empiezas a no disfrutar de un producto de entretenimiento al notarse demasiado la plantilla identitaria. Y no es sólo Teela o Evil-Lyn, es ilustrativo el arco del Rey Randor de Eternia, padre de Adam, que termina pidiendo perdón él a su mujer tras haberle ocultado ella que Adam es He-Man, en lugar de ser ella la que de disculpe con él (como por otra parte hace Adam repetidamente con Teela, porque piensa que ella si fue injustamente agraviada), porque obviamente en este mundo machista no van a mostrar a un mujer pidiendo perdón a un hombre por algo que hiciera ella mal, muestra hasta donde están llegando con el control de la narrativa en obras de entretenimiento para niños.

Realmente tenía curiosidad por ver cómo terminaba Kevin Smith la historia de estos Masters del Universo: Revelación, pero la verdad es que no he conectado nada con ella.

Comparto el trailer de esta Parte 2:

El final de Masters del Universo: Revelación Parte 2 no ha estado a la altura. Dado que nunca fue fan de esta franquicia para empezar y no era público objetivo, tampoco pasa nada, espero que su público la disfrute.

PUNTUACIÓN: 6/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Ascender vol. 4 de Jeff Lemire y Dustin Ngyen (Image Comics)

Ascender, la serie de ciencia ficción y fantasía creada por Jeff Lemire y Dustin Nguyen como continuación de Descender en Image Comics, termina en su cuarto volumen en que se cierra la historia de forma satisfactoria.

PUNTUCIÓN: 7/10

Vol. 4 Star Seed.

¡La épica saga de fantasía espacial de los creadores JEFF LEMIRE y DUSTIN NGUYEN que comenzó en las páginas de DESCENDER llega a una conclusión espectacular!

Mientras Mother reúne sus fuerzas para acabar con la resistencia, nuestros héroes se encuentran con un viejo amigo que revela los secretos no contados del universo. Con el destino de todas las cosas en juego, ¿quién permanecerá en pie cuando las fuerzas de la magia y la tecnología chocan?

Este volumen recopila ASCENDER # 15-18 USA.

Tras 6 volúmenes de Descender y 4 de esta Ascender, Lemire y Nguyen terminan su historia de ciencia ficción de forma satisfactoria aunque quizá un pelín apresurada. Dentro que todo cuadra perfectamente y la lectura de este volumen te deja buen sabor de boca, no dejo de pensar que estamos ante la típica historia en que lo importante es el camino recorrido con los personajes y no tanto dar respuestas a todas las preguntas que se plantearon al inicio de Descender con la creación del conflicto en este universo a partir de la aparición de los seres robóticos gigantes, muchas de las cuales diría que se quedaron sin respuesta.

Cuando un comic indy de este tipo termina en su número 18 USA y en paralelo ves que los mismo autores anuncian una nueva miniserie de Batman y Robin para DC Comics, me queda la sensación que cierran no porque la historia tuviera que acabar aquí, sino porque el comic no estaba siendo todo lo rentable que a los autores les gustaría y tienen que buscar otras historias más lucrativas. Y me parece una pena, porque diría que esta mundo tenía margen para más historias, pero en todo caso, creo que han podido trabajar con el margen suficiente para que este arco sea desde el principio un cierre de todas las tramas abiertas.

El dibujo pintado de Dustin Nguyen es fabuloso y de largo lo mejor del comic, justificando por él mismo la compra y lectura de este comic. Sus líneas finas y su estilo de acuarela pintada hace que tenga una personalidad propia diferente al 99% de comics que se encuentran actualmente en las librerías. Las páginas tienen una cualidad etérea super chula y ha sabido hacer a personajes únicos fácilmente identificables. Nguyen consiguió con su diseño y su construcción de este universo en el que la tecnología, la magia y los vampiros se dan la mano que todo encajara y no nos chocara a los lectores esta mezcla a priori anormal.

Dicho esto, creo que estamos en el típico comic en el que dos creativos se reúnen y el guionista le pregunta al artista qué quiere dibujar y sobre eso empiezan a construir el comic. Por este motivo, creo que parte del éxito visual del comic también habría que dárselo a Lemire.

Aunque este final me ha sabido a poco al ser todo demasiado rápido y un poco apresurado, globalmente creo que Descender / Ascender ha sido un buen comic que ha saciado mi sed de lecturas diferentes. Y realmente, a pesar de la sensación con que me deja, realmente todo está bien cerrado y sensación final al terminar el comic es bastante satisfactoria. Al mismo tiempo, creo que tras acabar también Gideon Falls hace unos meses, me viene bien tomarme un descanso de Jeff Lemire.

Comparto las primeras páginas de este último volumen:

Ascender me ha parecido una buena mezcla de ciencia ficción y fantasía con mucha personalidad. Un buen comic si buscas lecturas diferentes, aunque es cierto que este final ha sido quizá demasiado correcto.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Repaso a mi Sci-fi favorito: comics, películas, TV y libros