Crítica de Salvajes Vengadores 20-28 de Gerry Duggan y Patrick Zircher (Marvel Comics – Panini)

Termina la etapa de Gerry Duggan y Patrick Zincher en Salvajes Vengadores, con color de Java Tartaglia y portadas de Valerio Giangiordano con Frank D´Armata, con un brutal y salvaje arco final que pone punto final a la amenaza de Kulan Gath recordándonos porqué esta serie ha sido una de las más divertidas de la Marvel actual.

PUNTUACIÓN: 8/10

¡Todo lo bueno termina! Después de veintiocho episodios épicos y salvajes, esta cabecera llega a su fin, y termina como empezó: con un empalamiento como es debido. Crom te contempla, lector de Salvajes Vengadores. Gracias por la aventura.

Salvajes Vengadores ha sido un comic bestial. Las aventuras de Conan en el presente del universo Marvel aliado con el Doctor Extraño y con diferentes héroes y villanos ante la amenaza de Kujan Gath nos ha ofrecido un entretenimiento salvaje y sangriento poco habitual de ver en los comics mainstream actuales. Todo lo relacionado a esta serie me ha flipado, de hecho quizá lo menos bueno del comic sería el dibujo de Mike Deodato Jr. y las portadas de David Finch durante el primer arco.

Gerry Duggan nos ha mostrado el grandísimo fan de Conan que es y cómo este encargo ha sido un sueño hecho realidad para él. Duggan ha realizado una historia genial que tiene claro el tipo de entretenimiento que ofrece y el tipo de público que lo demandamos, sacando el máximo partido a la riqueza de personajes del universo Marvel.

Leyendo la etapa de un tirón queda claro que Duggan ha cerrado la historia cuando ha querido, pero también que si los editores hubieran querido (si las ventas hubieran funcionado mejor, vaya) hubiera podido alargarlo sin problemas. El arco de Conan y Kulan Gath tiene un montón de giros y sorpresas casi en cada grapa, pero Duggan transmite que tenía pensado desde el principio de la serie el núcleo de la historia y su resolución. Esto hace que la sensación que me haya dejado este último arco haya sido super satisfactoria, empezando por la aparición de Shuma-Gorath con una importancia clave en la resolución de la historia y como todo lo que se nos contó del origen de Kulan Gath es utilizado de forma super chula en la resolución.

Es curioso porque los 31 números de esta etapa (28 números de la serie regular, más el Annual 1, el número 0 que recuperaba la historia de la Patrulla X de Claremont y Romita Jr., y el especial tie-in del evento Imperio que componen el total de la etapa) son a la vez una estupenda historia con principio y final y un maravilloso comic Marvel que además de la trama principal de Kulan Gath, Conan puede tomar desvíos en el camino para tener un número autoconclusivo con una aparición de Spiderman, o un arco de dos números de Ghost Rider con la montura más loca que jamás veremos del personaje. Aunque el comic sea super sangriento, su principal cualidad es el factor de entretenimiento y diversión que nos ha dado, con ideas super locas que sin embargo funcionan en el contexto de esta historia, siendo una lectura intensa que al menos a mi me dejaba con buen sabor de boca cada mes. Tiene mucho mérito lo que ha conseguido Duggan a lo largo de estos 28 meses en España.

En el apartado artístico, es una gozada que Patrick Zircher con color de Java Tartaglia dibuje los últimos nueve números de la serie sin fallos. También la consistencia en la portadas realizadas por portadas de Valerio Giangiordano con Frank D´Armata. Kev Walker dibujó los números 17-19 anteriores que eran un tie-in de El Rey de Negro, el evento final de Veneno, tras los cuales Zircher ya realiza los siguientes 9 números que cerraron la colección. Frente al standard actual de Marvel con dibujantes fill-in cada 4-5 grapas, estos Salvajes Vengadores han tenido una identidad visual estupenda que ayudó a que las sensaciones tras leer estos comics no puedan ser mejores. Zircher en sus palabras de despedida también se muestra muy contento por este comic al ser también super fan de Conan, y ha creado un comic con una fuerza y un carisma que se transmite en cada página, sacando el máximo partido a la oportunidad de dibujar a algunos de los personajes más poderosos del universo Marvel.

El nivel se salvajismo y gore de Salvajes Vengadores hacen que no sea un comic para todos los públicos. E imagino que algunos puristas de Conan no aceptarán el propio concepto de viajes temporales que permiten al cimmerio tener aventuras en el presente del universo Marvel. Pero la verdad es que si te despojas de prejuicios y te acercas a este comic como el entretenimiento puro que es, el éxito del comic es inapelable.

Gracias Gerry Duggan, Patrick Zircher y Java Tartaglia, ¡Por Crom, qué viaje más apasionante hemos disfrutado con vosotros! Ojalá todos os comics Marvel fueran tan consistentes y tuvieran una historia y un dibujo tan bueno como el que hemos tenido en estos Salvajes Vengadores.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Outer Range temporada 1 (Prime Video)

Tras el visionado de las series de Apple TV, vuelvo a la normalidad con series de las cadenas de streaming a las que estoy suscrito. Hoy comparto mis impresiones de la primera temporada de Outer range, serie de Prime Video con Josh Brolin de gran protagonista que combina el western con la ciencia ficción.

PUNTUACIÓN: 6/10

8 episodios. Royal Abbott (Josh Brolin), un ranchero de Wyoming que lucha por sacar adelante su ganado y mantener unida a su familia, descubre un día un misterio agujero en sus tierras. El inexplicable descubrimiento coincide con una demanda de la familia Tillerson, los ambiciosos propietarios del rancho vecino que quieren apoderarse de sus tierras. Una desaparición y una muerte en la comunidad desencadenarán una serie de acontecimientos llenos de tensión en los que Royal solo contará con la singular complicidad de Autumn (Imogen Poots), una joven que ha acampado en sus tierras. (FILMAFFINITY)

Outer range ha sido creada por Brian Watkins, que escribe además 5 de los 8 episodios, tres en solitario y los otros dos con otro guionista. El resto de guionistas son Zev Morow, Lucy Thurber, Dominic Orlando & Naledi Jackson, Los ocho episodios de esta temporada están dirigidos, a razón de dos episodios cada uno, por Alonso Ruizpalacios, Jennifer Getzinger, Amy Seimetz y Lawrence Trilling. La música de la serie es obra de Danny Bensi y Saunder Jurriaans. Tras emitir toda la temporada, Prime ha confirmado que ha dado luz verde a una segunda temporada. Y hablando de Prime, como ya pasó con La Maravillosa Sra. Maisel, parece que se confirma la opción de estrenar 2 episodios semanales, una opción intermedia entre la política de Netflix de binge-watching y los estrenos tradicionales de HBO y Disney+-

Josh Brolin interpeta a Royal «Roy» Abbott, el marido de Cecilia Abbott (Lili Taylor), propietaria del rancho Abbot y padre de Rhett (Lewis Pullman) y Perry (Tom Pelphrey). Perry lleva tiempo sufriendo por la misteriosa desaparición de su mujer Rebecca (Kristen Connolly) hace unos meses, e intenta sacar adelanta la educación de su hija de 9 años Amy (Olive Abercrombie).

El mundo de los Abbott empieza a derrumbarse con la llegada de Autumn (Imogen Poots), una extraña mujer que llega al rancho Abbott y acampa en las tierras con el permiso de Roy. En paralelo, los Abbott llevan enfrentados desde hace décadas con los Tillerson, sus vecinos que llevan tiempo intentando apoderarse de sus tierras. LA familia la forman Wayne Tillerson (Will Patton), jefe de familia y padre de Billy (Noah Reid ) y Luke (Shaun Sipos). Completan el reparto Tamara Podemski como la ayudante del sheriff Joy, la sheriff en funciones del condado, e Isabel Arraiza como María Olivares, una cajera del banco amiga del instituto de Rhett y Deirdre O’Connell como Patricia Tillerson, la madre de Billy y Luke, y la ex-esposa de Wayne.

Tras el éxito de Yellowstone de Taylor Sheridan con Kevin Costner, no hay duda que las series ambientadas en ambientes rurales de Estados Unidos se han puesto de moda. Y diría que Outer Range busca subirse a la ola de este auge del neo-western aprovechando el carisma de un actorazo como es Josh Brolin como principal reclamo.

Y la verdad es que la premisa de la serie colocando una historia de ciencia-ficción en medio de un drama rural de familias enfrentadas por la tierra parecía una idea super potente a priori. No voy a entrar en la premisa en si porque entra completamente en territorio spoilers y prefiero no chafar la experiencia a los que no la hayáis visto. Pero si diré que la serie NO me ha funcionado casi en ningún aspecto. Empezando por una historia muy floja que en muchos momentos está planteada desde el “gente tonta haciendo tonterías”, lo peor que puede hacerse en mi opinión con una serie de estas características.

Esta primera temporada comete todos los problemas de un mal worldbuilding, empezando por un conflicto entre los Abbot y los Tillerson que más aburrido y falto de interés no puede ser. Es lógico que Outer range busque la empatía del espectador hacia la familia protagonista y otros personajes como la Sheriff Joy y la misteriosa campista Autumn como forma de enganchar a los espectadores. Sin embargo, todo está contado sin fuerza y de la forma menos interesante posible.

Lo que más me ha fastidiado es que la clave de la serie debería ser el misterio por el descubrimiento del agujero en las tierras de los Abbott, que de alguna manera conecta con el pasado del patriarca de los Abbott Roy, que ha permanecido oculto hasta ese momento. Sin embargo, esta parte de la historia literalmente desaparece de los primeros episodios, quedando para los 3 minutos finales de cada capítulo para de alguna manera engancharnos para que sigamos viendo la serie. Un recurso super burdo porque tenemos unos 40 minutos restantes muy poco interesantes.

Hasta tal punto queda la sensación de minutos de la basura que en casi todos los episodios tenemos a uno de los hijos de Tillerson cantando una canción de dos o tres minutos que no tiene más sentido que llenar minutos para alcanzar el mínimo televisivo de cuarenta y tantos minutos por episodios. Ese es el nivel de un guion al que le falta calidad por todos lados, con subtramas como la de la Sheriff Joy intentando salir reelegida como Sheriff que no podría darme más igual.

Y es una pena, porque además de Josh Brolin, que tiene un carisma y una presencia bestial en la serie aunque el guión no acabe de darle cosas interesantes que hacer, tenemos un buen reparto en el que destaco a Lili Taylor como Cecilia, la mujer de Roy, y a Tom Pelphrey como su hijo Perry, un actor que me encanta desde que le descubrí en Banshee. Todos ellos se benefician enormemente de la ambientación neo-western y creo que lo hacen muy bien actoralmente, aparte el aspecto narrativo.

Outer range plantea numerosas sorpresas en el final de temporada que dejan la serie en un momento interesante con el giro en algunos personajes. Me gustaría pensar que todos los misterios y los elementos oscuros no explicados son algo creado de inicio que llegarán a tener una resolución en la próxima temporada, construyendo las relaciones y un mundo que no deje de mejorar a medida que avance la serie. El origen de Roy o la sorpresa de Autumn dejan a la serie en un buen momento, la verdad.

Lo malo es que los ocho episodios no me han dado casi nada interesante más allá de la premisa del significado del agujero. Y sinceramente, veo difícil que vaya a ver la siguiente temporada porque las cosas buenas como son las interpretaciones o los giros finales, no me compensan los minutos aburridos y sin interés, que han sido muchos.

Comparto el trailer de Outer range:

A pesar del carisma de Josh Brolin, Outer Range ha resultado ser una serie bastante decepcionante.

PUNTUACIÓN: 6/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Fire Power vol. 4 de Robert Kirkman y Chris Samnee (Image Comics)

Fire Power de Robert Kirkman, Chris Samnee y colores de Matt Wilson no levanta el pie del acelerador en un estupendo cuarto volumen que plantea una revolución en esta serie de artes marciales editada por Image Comics.

PUNTUACIÓN: 8/10

¡Serie superventas creada por Robert Kirkman (THE WALKING DEAD, INVINCIBLE, OBLIVION SONG) y Chris Samnee (Daredevil, Black Widow)!

Quien ejerce el poder del fuego está destinado a salvar el mundo, pero Owen Johnson ha dado la espalda a esa vida. No quiere el poder, nunca lo quiso. Sólo quiere criar a su familia y vivir su vida, pero fuerzas invisibles están trabajando para hacer eso imposible. El peligro acecha en cada esquina mientras el pasado de Owen vuelve a perseguirle. 

Este cuarto volumen recopila los números 13 a 18 USA.

Robert Kirkman es uno de mis escritores de comic favoritos y Fire Power me vuela la cabeza cada vez que me llega un nuevo volumen. La capacidad de crear personajes carismáticos que generan empatía en los lectores me alucina, porque es dificilísimo conseguirlo con tan pocas líneas de diálogo. Pero además de su habilidad en la construcción de personajes, lo principal es la forma en que plantea una historia de acción que no levanta el pie del acelerador en ningún momento.

Estamos ante el cuarto volumen de la serie regular y tras un final de volumen anterior que parecía indicar la victoria de los héroes, en este volumen la historia da un giro ante la aparición del que parece que puede ser EL VILLANO de esta colección por encima de lo que habiamos visto hasta la fecha. Tras unos números iniciales de tomo en los que plantea el nuevo statu-quo de los protagonistas, Fire Power pega un giro que ha dejado el comic en el mejor momento hasta la fecha. Y me gusta mucho que esto lo digo siempre al final de cada tomo, porque la historia sigue yendo a más.

Dentro que los tomos en tapa blanda de Skybound están geniales a un precio muy ajustado, reconozco que me molesta un poco que no incluyan las portadas originales. Dicho esto, la historia es super chula con unos cliffhangers que funcionan de maravilla, pero a la vez hay una fluidez tan perfecta que resulta difícil saber cuando termina un comic y empieza el siguiente. Es por esto que desde cierto punto sentido entiendo la no publicación de las portadas separando las diferentes grapas ya que se leen como una historia unitaria, aunque al mismo tiempo creo que deberían haberlas incluido al final del tomo.

En el apartado gráfico, me alucina Chris Samnee. Hace siempre fácil lo difícil y sus páginas son un prodigio de narrativa. El color de Matt Wilson encaja perfectamente y convierta la lectura de este comic en una delicia que te lees en una sentada. Es imposible ponerle un pero al apartado gráfico, que mira de tu a tu (y supera) al 99% de los comics que se publican actualmente.

Conociendo a Kirkman, pienso que Fire Power puede ser una serie larga, aunque quizá no tanto como The Walking Dead o Invencible. La posibilidad por ejemplo de ver crecer a los hijos de Owen ofrece unas posibilidades super interesantes en caso que el concepto se alargara. Dicho esto, y tras enterarme que Oblivion Song cierra (para mi por sorpresa) tras 36 números, me da cierta sensación que igual Kirkman y Samnee podría terminar la historia antes de lo podría imaginarme. Pero no quiero adelantarme y prefiero disfrutar de Fire Power dure lo que dure, porque en todo caso cuando cierre no tengo duda que lo hará de forma perfecta y orgánica en el mejor momento posible.

Comparto las primeras páginas de este volumen:

Fire power me parece una de las series más entretenidas del actual panorama comiquero y me está dando un nivel de disfrute alucinante que quiero recomendar a todo el mundo.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Espadas y nigromantes de Fritz Leiber (Fafhrd y el Ratonero Gris 1)

Tenía muchas ganas de leer uno de los clásicos de la espada y brujería, las aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris de Fritz Leiber, uno de los clásicos del género. Y gracias a mi viaje a Barcelona y a la estupenda edición de Gigamesh he podido hacerme con el primer volumen: Espadas y nigromantes.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

El ciclo de aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris es la gran obra de madurez de la fantasía heroica. Fritz Leiber abandonó el modelo descarnado establecido con el Conan de Howard, condujo el género al terreno de la picaresca y lo elevó a cotas de ironía que no han sido igualadas desde entonces. Adaptado a juegos de rol y tablero por TSR y al cómic por Howard Chaykin y Mike Mignola, es uno de los ciclos más sólidos e influyentes que ha dado la fantasía moderna.

Quiso la fatalidad que Fafhrd, un corpulento bárbaro norteño, y el habilidoso Ratonero Gris (que aún no era el Ratonero, sino un mero Ratón) coincidieran en las calles de la decadente y seductora Lankhmar. Sellaron su amistad en las tabernas, y la búsqueda de nuevos horizontes los hermanó en peripecias sin cuento. Se toparon con los adversarios más temibles, las muchachas más deliciosas y los hechiceros más diabólicos, así como con bestias sobrenaturales y auténticos demonios. Juntos recorrieron las tierras maravillosas de Nehwon y cometieron mil fechorías a ambos lados de los muros de Lankhmar, pero nunca, nunca, nunca trabajaron como mercenarios.

Incluye «Aciago encuentro en Lankhmar», novela corta ganadora de los premios Hugo y Nebula.

Fritz Reuter Leiber Jr. (24 de diciembre de 1910 – 5 de septiembre de 1992) fue un escritor estadounidense de fantasía, terror y ciencia ficción. También fue poeta, actor de teatro y cine, dramaturgo y experto en ajedrez. Junto con escritores como Robert E. Howard y Michael Moorcock, Leiber puede considerarse uno de los padres de la fantasía de espada y brujería, ya que acuñó el término.

Me encanta comprobar que las tres aventuras incluidas en este primer volumen fueron publicadas por primera vez en 1970, antes que yo naciera, y siguen siendo una lectura fantástica. Estas historias siguen una estructura clásica, al conocer el origen de Fafhrd en el primer volumen, el de Ratonero Gris en el segundo para disfrutar a continuación de la primera aventura en que se conocieron, una aventura que terminó en tragedia. Leiber escribe una prosa muy fácil de leer que sabe ir al grano y centrarse en lo importante, consiguiendo que este mundo de Nehwon y su capital Lankhmar sea super interesante y complejo por lo visto hasta ahora.

En relación a estas aventuras, a pesar de estar escritas hace más de 50 años ha conseguido sorprenderme por ejemplo con la descripción de una sociedad norteña a la que pertenece Fafhrd dominada por unas mujeres brujas. La conexión de la magia blanca y la magia negra (o la gris intermedia) forma también una parte importante de la segunda historia de origen de Ratonero Gris, y aunque esta historia tiene apenas 35 páginas, resulta super chula también. Y junto a los héroes tenemos a las dos mujeres de los héroes, la actriz, ladrona y lo que sea para sobrevivir Vlana y la princesa Ivrian, que no podían ser más diferentes entre si.

Otro de los elementos más chulos de esta colección de historias cortas es el carisma de los protagonistas y la química que comparten desde la primera línea. Sus interacciones tienen además bastante gracia por lo absurdo de algunos momentos, mostrando a un Leiber que no se tomaba muy en serio a sus protagonistas, adoptando un tono ligero aunque no estén desprovistos de drama, que le va muy bien a la historia y a la caracterización de los personajes.

Este primer volumen de Gigamesh es un libro de 227 páginas que me he leído de una sentada. Por suerte, gracias al precio de oferta disponible en Gigamesh, también compré el segundo volumen, demostrando tener buen criterio a la hora de aprovechar las gangas. Así que no creo que tardará nada en empezarlo. Si te gusta la Espada y Brujería, leer al menos una vez en la vida las aventuras de Fafhrd y Ratonero Gris es una obligación.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Las otras series de Apple TV

El pasado mes hice la prueba de suscribirme a Apple TV durante un mes para probar las series de la cadena de la manzana mordida. Y tengo que decir que el mes me ha salido super rentable, ya que he aprovechado para ver un montón de contenidos que en general me han gustado mucho. Sin embargo, hoy voy a hablar sobre el resto de series sobre las que no he hablado todavía.

Severance, Ted Lasso y Para toda la humanidad me han encantado y me han dejado con muchas ganas de ver sus siguientes temporadas, que es lo mejor que se le puede decir a un contenido audiovisual hoy en día. Y aunque Doctor Brain me ha parecido algo fallida, en general también me entretuvo bastante. Globalmente, la suscripción de 5.00 €uros al mes la considero más que amortizada.

PACHINKO

Sin embargo, tengo que reconocer que si nos suscribimos a Apple TV no fue por estas series sino porque mi mujer quería ver Pachinko, serie coreana-canadiense basada en la novela del mismo nombre de 2017 de la autora surcoreana-estadounidense Min Jin Lee, que cuenta la historia de tres generaciones de una familia coreana que sufrieron la violencia de la ocupación japonesa de Corea a principio del siglo XX, y el racismo de la sociedad japonesa que llega hasta nuestros días cuando esta familia emigró a Japón.

Dentro que no este tipo de dramas no me enganchan demasiado, la serie tiene una estupenda factura técnica y tiene la particularidad de estar rodada en tres idiomas, coreano, japonés e inglés, que se van intercambiando según quien hable, con subtítulos en diferentes idiomas para que los espectadores distingamos el idioma que habla cada personaje, lo cual me pareció super interesante. Pachinko le gustó mucho a mi mujer, y tengo claro que el año que viene nos suscribiremos para ver la segunda temporada. Si te gustan los dramas históricos basados en hechos reales, Pachinko es una serie que no te puedes perder.

Sin embargo junto a esta serie que sobre todo a mi mujer le ha gustado mucho, también hubieron otras series que no me engancharon y que decidí no finalizar. Son estas:

INVASION

Serie 10 episodios. Un ataque alienígena que afecta a toda la Tierra se muestra desde el punto de vista de personajes desperdigados por diferentes continentes.

Invasión me sugería ampliar el concepto de La Guerra de los Mundos de Steven Spielberg, pero en lugar de seguir a Tom Cruise tendriamos a varias personas de todo el mundo. Como fan de la ciencia ficción, la verdad es que la idea me valía a priori y contar son Sam Neill ayudó a convencernos para darle una oportunidad.

Sin embargo, mientras estaba viendo los primeros dos episodios todo me parecía aburridísimo, con un casting de Neill super tramposo a más no poder porque ¡muere nada más empezar la serie! Esto me pareció una cerdada “agarra-espectadores” lamentable, pero seguimos viendo la serie a ver si mejoraba.

Fue en ese momento que descubrí que Simon Kinberg es el creador de la serie, y entonces entendí por qué los personajes son todos clichés andantes sin personalidad a los que les pasan cosas sin interés. No pasé del tercer episodio, que es cuando descubrí lo de Kinberg, no estoy para perder horas de mi vida es series de este tipo que claramente no son para mi.

FUNDACIÓN

Serie 10 episodios. Adaptación de la famosa saga de novelas científicas de Isaac Asimov. Cuando el revolucionario Dr. Hari Seldon predice la inminente caída del Imperio, él y un grupo de leales seguidores viajan a los últimos confines de la galaxia para establecer La Fundación, en un intento de reconstruir y preservar el futuro de la civilización. Enfurecidos por las teorías de Hari, los Cleons (una larga línea sucesoria de emperadores clónicos que ostentan el poder) temen que su control sobre la galaxia se pueda debilitar y deben reconocer la posibilidad, muy real, de perder su legado para siempre.

La mítica novela de Isaac Asimov ha sido convertida por David Goyer en algo diferente que nada tiene que ver con la novela y que provoca bastante vergüenza ajena. Fundación es una historia de las consideradas inadaptable debido a que habla de conceptos de ciencia ficción a nivel macro como es la psico-historia, la ciencia de predecir el futuro a nivel cósmico, no de las personas concretas, gracias a las matemáticas, centrando la trama en los hechos generales mientras deja de lado a las personas que van entrando y saliendo a una velocidad vertiginosa.

Más allá del marco general del Imperio Galáctico y el nacimiento de la psico-historia, David Goyer opta sin embargo por crear una serie de argumentos que nada tienen que ver con la historia de Asimov para rellenar minutos con tramas sin interés. Desde una conspiración en el Imperio que recuerde a Juego de Tronos a los problemas de los exploradores en su viaje a Términus, jugando a las profecías con aspectos que nada tienen que ver con la ciencia matemática. Tras ver dos episodios abandoné la serie indignado que a esto le hayan llamado Fundación. Desastre total.

SEE

En el futuro, la raza humana ha perdido la capacidad de ver, y la sociedad ha encontrado nuevas formas de interactuar entre sí, de construir, de cazar y, sobre todo, de sobrevivir. Sin embargo, todo cambia tras el nacimiento de una pareja de gemelos que recobra la vista.

La serie creada por Steven Knight (Peaky Blinders) con Jason Momoa de principal reclamo tiene una premisa taaaaan absurda que rompió completamente mi suspensión de credulidad y no conseguí ni terminar el piloto. Porque es imposible que una sociedad ciega sobreviva para empezar, y aún haciéndolo, que pudiera construir herramientas, casas y todo lo demás. Y ya se que todo es ficción inventada, pero en este caso mi mente no me permitía seguir viendo la serie, y no pasé del piloto. Reconozco que en este caso, no puedo decir si es buena o malo, sino que no es para mi.

Y se me han quedado series en el tintero, como Servant de M. Shyamalan o Slow Horses con Gary Oldman y Kristin Scott Thomas, pero un mes (más la semana de prueba) da para lo que da, así que intentaré darle una oportunidad a ambas el próximo mes que me suscriba, cuando las siguientes temporadas de Pachinko, Severance, Ted Lasso y Para toda la humanidad estén disponibles. Aunque no se si entonces me dará tiempo para verlo…

Y vosotros, ¿habéis visto estas series? ¿Estáis suscritos a Apple TV, cuales son vuestras series favoritas? Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!