Archivo de la categoría: Series TV

series de TV que sigo actualmente

Crítica de Obi-Wan Kenobi episodio 6 (Disney+)

Desde cierto punto de vista, el sexto y último episodio de Obi-Wan Kenobi emitido esta semana en Disney+ podría ser el mejor hasta la fecha, pero lo cierto es que confirma todo lo bueno y lo malo que ha tenido la serie en su conjunto.

PUNTUACIÓN: 5/10

Artículo CON spoilers.

Parte VI. Un episodio lleno de acción

Episodio de 51 minutos (44 minutos sin los títulos de crédito finales, como siempre dirigido por Deborah Chow y con guion de Joby Harold, Andrew Stanton y Hossein Amini, con Joby Harold como creador y jefe de escritores.

En este final de miniserie, tenemos al reparto completo formado por Ewan McGregor como Obi-Wan Kenobi, Moses Ingram como Reva Sevander / Tercera Hermana, Vivien Lyra Blair como Leia Organa, Hayden Christensen como Anakin Skywalker, con James Earl Jones como la voz de Darth Vader, Kumail Nanjiani como Haja Estree, O’Shea Jackson Jr. como Kawlan Roken, Rupert Friend como el Gran Inquisidor, Joel Edgerton como Owen Lars, Bonnie Piesse como Beru Whitesun Lars, Jimmy Smits como Bail Organa y Simone Kessell como Breha Organa.

Como comentaba al principio, aunque con sus cosas buenas y reconociendo que este sexto episodio puede ser el mejor de la serie, no creo que este último episodio haga cambiar de opinión sobre la serie de Obi-Wan Kenobi al público en general, para bien o para mal. Empezando por los elementos positivos, confirmo que volver a ver a Ewan McGregor como Obi-Wan ha sido una pasada. Independientemente del guion en si, Ewan transmite un carisma alucinante, con unos matices interpretativos que están muy por encima del resto del reparto. En la comparación con El Libro de Boba Fett, Obi-Wan gana por goleada en lo relativo a la personalidad y empatía del protagonista.

Y si McGregor está muy bien, verle enfrentarse de nuevo contra Darth Vader es una pasada, incluso reconociendo que la ejecución del combate sea más bien montonera, como la serie en su conjunto. McGregor y Darth Vader son de largo lo mejor de la serie. La voz de James Earl Jones es histórica, la presencia de Vader impone lo que tiene que imponer y tener un último combate entre ambos es una chulada, consiguiendo un momento super emocionante entre McGregor y Hayden Christensen. Entiendo que esta serie está planteada para agradar a los fans de la trilogía precuela (Eps. I-III) y en este sentido entiendo que el climax de la serie habrá emocionado a más de uno. Entre los cuales no me incluyo.

Por cierto, reconozco que me equivoqué en la predicción que hice la semana pasada, ya que pensaba que Vader iba a aparecer solo de forma limitada en este episodio, dado que no tenía sentido que fuera a Tattoine donde pensaba que iba a suceder la mayor parte del episodio. Y aunque acerté en lo referido a que Vader no viaja a Tattoine y que allí el enfrentamiento es con Reva, tenía poco sentido no utilizar a Vader / Anakin en el climax de la serie, dado que eso precisamente es lo que el público demandaba. De hecho, me parece perfecto que el núcleo del episodio sea el combate entre Obi-Wan y Vader que sirve de revancha del episodio 3.

También comentaba en la reseña del quinto episodio que no creía que fueran a cuadrar el final de la serie con el principio de Star Wars Episodio IV Una Nueva Esperanza. Sin embargo, además del combate, la serie emplea una importante cantidad de tiempo y diálogos para intentar hacerlo, lo cual reconozco que es de agradecer. Empezando por la frase clave de Vader / Anakin a Obi-Wan «Yo no soy tu fracaso. Tú no mataste a Anakin, lo hice yo» que sirve dos propósitos: Primero, que Obi-Wan le dijera a Luke que Vader mató a Anakin y luego se añadiera la frase mítica de El Retorno del Jedi «lo que te dije era verdad, desde cierto punto de vista». Desde luego, por lo visto en la serie, en ese momento Vader así lo creía, y diría además que es la forma de verbalizar explícitamente que Vader quiere dejar de estar a la sombra de Obi-Wan. Pero además, esta línea de diálogo sirve para que Obi-Wan se quite el peso de encima de no ser responsable por el destino de su aprendiz, lo que hace que deje de estar deprimido como al principio de la serie y pueda forjar su propio camino al final de la serie.

También vemos en este episodio que Obi-Wan y Luke llegan a conocerse, de forma que además de darle la nave de juguete con la que juega Luke de joven en el Ep. IV, cuando R2D2 y C3PO hablan de Obi-Wan Luke conecta que se refieren al viejo Ben que él conoce. Y frente al interés de Obi-Wan de entrenar en la fuerza al niño Luke al principio de la serie (a pesar de su depresión), ahora que ya está bien habla con su tío Owen para decirle que ya si eso otro día. Que tenga o no sentido ya es otro cantar. Por último, en relación a Leia, Obi-Wan le dice que si alguna vez le necesita acudirá inmediatamente, pero tienen que ser cautos y nadie debe saber que se conocen, lo que justificaría que en el mensaje que entrega Leia a R2D2 hable formalmente y indicando la relación de Obi-Wan con su padre durante las Guerras Clon y no la suya. En resumen, aunque luego volveré a ello, es de agradecer que al menos superficialmente hayan intentado hacer que esta serie cuadre con el lore de la franquicia.

Por cierto, los cameos de Ian McDiarmid como el Emperador Palpatine y todo de Liam Neeson retomando su papel de Qui-Gon Jinn me parece que están bien, aunque sobre todo el de Qui-Jon me ha resultado un poco frío.

Reconozco que a nivel general el episodio me ha gustado, y dejando a un lado la ejecución de todo, al menos han intentado añadir un elemento emocional a la historia que afecta a todos los personajes, lo cual es de agradecer. Los elementos buenos de este episodio confirman una sensación que tenía viendo la serie estas pasadas semanas y es que en esta Obi-Wan existían los mimbres para una muy buena película de 100-120 minutos que se han ido un poco al traste al ser transformada en una serie de 6 episodios y una duración aproximada de 240 minutos. La síntesis en el entretenimiento es fundamental, y una historia que eliminara los numerosos momentos superfluos y los rescates repetidos hubiera ofrecido un mejor entretenimiento que el que hemos acabado teniendo.

Incluso confirmando que el episodio tiene cosas buenas, los diálogos, todas las situaciones y las transiciones de una escena a otra del guion de Joby Harold me han parecido flojísimas. Y aún peor es la dirección de Deborah Chow en la serie, con una ejecución lamentable impropia de Star Wars. En carisma Obi-Wan gana a Boba Fett, pero en todo lo demás la serie de de Filloni, Favreau y Robert Rodriguez supera ampliamente a esta serie. Y aunque me sabe mal decirlo, cuanto más alejados estén Harold y Chow de la franquicia de Star Wars, mejor para todos.

No es cuestión de hacer leña del árbol caído, pero como adelantaba la semana pasada, que Reva llegue a Tattoine (¿como lo hace estando herida? Da igual) antes que los rebeldes escapen del Destructor Imperial es penoso. En general excepto la parte emocional de Reva, todo su arco en Tattoine y su «combate» contra Owen y Beru está ejecutado de forma lamentable.

Otro elemento que me deja perplejo de este episodio conecta con Los Últimos Jedi, y es que aparte de la fallida trama en el casino de Canto Bight, creía que había bastante unanimidad en que uno de los peores elementos del guion del Rian Johnson era toda la parte de los rebeldes escapando en plan Battlestar: Galáctica de los Imperiales formando una caravana en el espacio. Que puestos a copiar algún elemento de esta película, Dios les libre de plantear algo original, elijan esto es ridículo siendo suave. Ya era ridículo en Los últimos Jedi, pero aquí alcanzan un nuevo nivel de vergüenza ajena al olvidarse Vader y todos sus subordinados que tienen cazas TIE que pueden perseguir y detener dos naves a la vez. Entre eso y que luego el Destructor Espacial que estaba en órbita desaparezca porque si para que Obi-Wan escape, hay tonterías por un tubo en el episodio para repartir. Y ya verás qué risa cuando Vader suba con su nave para que le curen y vea que le han dejado tirado en ese planeta inhóspito.

En este punto tengo que reconocer que estos elementos son aspectos secundarios de la trama, no lo más importante. Dicho esto, vuelvo al elemento central de la miniserie, el combate de Obi-Wan contra Vader. Y comentaba antes que al menos han intentado cuadrar el final de la serie con el principio de Star Wars, pero la verdad es que en este aspecto NO LO HAN CONSEGUIDO y es otro momento de bochorno. Recordemos que al final del Ep. III Obi-Wan cree que Anakin ha muerto quemado en Mustafar, no lo abandona a su suerte. Es su sentimiento de culpa por matar a su aprendiz (y amigo) y de derrota lo que 10 años después le provoca la depresión que vemos en la serie. Algo confirmado por la sorpresa (poco creíble por otro lado) del 2º episodio en el que Reva le dice a Obi-Wan que Anakin está vivo.

La frase «Yo no soy tu fracaso. Tú no mataste a Anakin, lo hice yo«, sirve para que Obi-Wan pueda dejar de sentirse culpable por Anakin / Vader y pueda labrarse un nuevo camino libre de culpas. Hasta ahí bien. Pero si Vader reconoce que él mató a Anakin y que no es responsabilidad suya, ¿por qué no mata Obi-Wan a Vader en ese momento? ¿Nadie en Lucasfilm ha caído en lo absurdo que es que Obi-Wan MATARA a Anakin en el Ep. III siendo su amigo y ahora que sabe que Vader es un señor oscuro Sith que ha masacrado a cientos / miles de Jedis durante los últimos años, Obi-Wan le deja marchar para que siga matando inocentes? Esto es otro de los WTF?! más bestias de la historia de Star Wars, porque se supone que la idea es luchar contra el Imperio en la medida de las capacidades de cada uno. Pero claro, en este momento lo prioritario es que todo tiene que cuadrar (más o menos) con Star Wars, y allí obviamente Vader estaba con vida, luego no había duda que en ese aspecto no había ningún margen con el que jugar. Lo que demuestra lo fallida que resulta la escena además de visualmente y en sus coreografías, en lo relativo al concepto en sí de lo que nos están mostrando.

Pero volviendo a la parte de «cuadrar narrativas», en Una Nueva Esperanza tenemos el siguiente diálogo antes del combate entre Vader o Obi-Wan:

-Darth Vader: «Te estaba esperando, Obi-Wan. Por fin volvemos a encontrarnos, ya se ha cerrado el círculo. Cuando me separé de ti no era más que el aprendiz, ahora YO soy el maestro».

-Obi-Wan: «Sólo maestro en maldad».

Si acabamos de ver en la serie que VADER NO es Anakin, (dicho por él mismo), Vader no se considera aprendiz de Obi-Wan sino discípulo de Palpatine, por lo que realmente la frase del Ep IV no tiene sentido. Aparte que Vader no «se separa» de Obi-Wan, ha sido derrotado y escapa con vida por los pelos. Realmente estas dos situaciones no encajan, no pueden hacerlo. Por cierto, tranquilos que tengo claro que esto mismo es aplicable con el final del episodio III con el comienzo del IV, no encajan en absoluto, y es uno de los motivos por los que no he vuelto a ver La Venganza de los SIths desde hace muchísimos años.

Pero esto no puede servir tampoco de cuartada de nada, que algo se hiciera mal hace 17 años no significa que tú puedas hacerlo mal en 2022, es al contrario. Justo porque eso se hizo mal tú (Lucasfilm) debería asegurarse de hacer las cosas bien AHORA. Es como cuando alguien me justificaba una ridiculez de una película actual porque el director quería homenajear algo de los 70-80. Y es lo mismo, en los 70 se hacía lo que se podía en el presupuesto y los medios a su disposición en ese momento, los que lo hacen mal a sabiendas con los recursos de 2022 no tienen justificación posible.

Obi-Wan ha sido una serie mediocre que no crea que vuelva a ver bajo ningún concepto. Casi diría que cuanto antes me olvide de ella, mejor. En este sentido, creo que la línea temporal de The Mandalorian es la buena en este momento y es en la que creo que me voy a centrar. Entre el Retorno del Jedi y la horripilante última trilogía hay ¿casi 20 años de diferencia? en los que hay muchísimo margen para crear historias ilusionantes y novedosas que merezcan la pena. Obi-Wan Kenobi muestra que el timeline entre los Eps. III y IV están demasiado constreñidos por la continuidad y por las pocas ganas de los ejecutivos de Lucasfilm de crear contenidos realmente originales. Y para ver series malas que copien peor elementos ya vistos en las películas clásicas, me quedo con las películas, obviamente.

Comparto el teaser trailer del episodio:

Teniendo cosas buenas todas ellas relacionadas con los dos protagonistas Obi-Wan y Darth Vader, lo cierto es que la última serie de Star Wars en Disney+ ha sido decepcionante debido a su deficiente guion y una dirección desastrosa. El tópico de «ocasión perdida» se queda muy, muy corto.

PUNTUACIÓN: 5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Ms. Marvel episodio 2 (Disney+)

Segundo episodio de Ms. Marvel en Disney+ que confirma el carisma de Iman Vellani como la protagonista Kamala Khan y de su mundo en la que es una historia de origen clásica.

PUNTUACIÓN: 7/10

Episodio 2. Pillada.

Bruno ayuda a Kamala a explorar el origen de sus nuevos poderes antes de un peligrosa aventura.

Segundo episodio dirigido por Meera Menon con guión de Kate Gritmon, manteniéndose Bisha K. Ali como creador y escritor jefe de la serie. Episodio de 52 minutos (44 sin los títulos de crédito finales).

En este segundo episodio volvemos con Iman Vellani como Kamala Khan / Ms. Marvel, una estudiante de secundaria paquistaní-estadounidense de 16 años de Jersey City que es una aspirante a artista y ávida jugadora, y escribe fan-fictions de superhéroes como Capitana Marvel. Matt Lintz es Bruno Carrelli, el mejor amigo de Kamala, Yasmeen Fletcher es Nakia Bahadir, la mejor amiga de Kamala, Zenobia Shroff es Muneeba Khan, La madre de Kamala y esposa de Yusuf (Mohan Kapur). Saagar Shaikh es Aamir Khan, el hermano mayor de Kamala y Laurel Marsden como Zoe Zimmer, la chica más popular del instituto de Kamala. En este episodio conoceremos además a Rish Shah como Kamran, el chico guapo del instituto que dejará anonadada a Kamala.

Llevamos tanto tiempo acostumbrados a un MCU en el que Kevin Feige y su equipo plantean que cada película y serie sea diferente a las demás, que llegamos a junio de 2022 y una historia super básica de origen de un héroe (heroína en este caso) contada cronológicamente nos parece una novedad genial. Y es que merece la pena recordarse que Spiderman NO ha tenido esta historia en el MCU, precisamente porque ya estaba visto en otras películas de Sony. Aunque Ms. Marvel no tiene la novedad en la historia, el éxito es total gracias a la frescura y personalidad de Iman Vellani como Kamala Khan, sumado a su familia y amigos de instituto. Kamala y su forma de ver la vida super friki y totalmente adolescente está en el centro de todo y transmite verdad por los cuatro costados. La serie de momento tiene el tono adolescente de típica serie de instituto, con una protagonista en el centro de un triángulo formado por su amigo Bruno que está colado por Kamala aunque ella no se da cuenta, dado que ella lo está por el recién llegado Kamran. Sumando a su amiga Nakia, a la popular Zoe, lo visto hasta ahora no difiere en demasía a la estructura de cualquier serie de target juvenil.

En su momento leí el comic de G. Willow Wilson y Adrian Alphona en el que se presentó al personaje. Y la verdad es que la serie de televisión tiene toda la esencia del personaje creado por Wilson, Alphona y los editores de Marvel Sana Amanat y Stephen Wacker, adaptando como es lógico algunas cosas al formato televisivo y la imagen real. El cambio de poderes no me molesta, estoy seguro que la explicación será correcta en el contexto del MCU. De hecho, que Bruno sugiera que el poder viene de Kamala y que el brazalete sólo lo canaliza y no al revés, que Kamala use unos poderes que da el brazalete, ya me parece un paso en la buena dirección.

Hablando de los poderes de Kamala, dentro de los elementos más flojos del episodio, habría que hablar en primer lugar que se confirma que el CGI para trasladar a imagen real los poderes de Kamala son más bien cutres. Como de momento las muestras de poder han sido mínimas, esto aún no supone ningún problema grave, las cosas como son. Pero a medida que las amenazas a Kamala aumenten, cosa que espero suceda, claro, confío que estos efectos visuales se afinen.

Hay otro elemento de fondo del decompressing storytelling con el que han planteado la historia, que me recuerda a la mejor etapa del Brian Michael Bendis «bueno» de Ultimate Spiderman. Y es que de momento la serie funciona porque nos quedamos con la frescura de Kamala, pero llevamos 2 episodios y casi 90 minutos de narración y Kamala aún no se ha enfrentado a ningún antagonista ni hemos visto ningún problema real en lo relativo a sus poderes. No, el rescate del episodio dos no lo cuento como desafío, incluso a pesar que al final no le acaba de salir bien. Y lo bueno de Ms. Marvel es que de momento su personalidad hace que no lo hayamos echado de menos.

Entiendo por el final del episodio que ya en el tercero se van a poner a explicar la fuente de sus poderes lo que diría que va a abrir la puerta al posible antagonista / villano de la serie. Desde luego, confío que el «villano» no sea el FBI / Control de Daños, eso sí sería muy cutre para una historia de origen en el MCU. Confío que va a haber algo más que en un mundo ideal conectará a Kamala con los Krees y de esa forma, con Carol Danvers (Capitana Marvel). Habrá que esperar a ver el siguiente episodio en unos pocos días. Como digo, de momento la historia me encaja sin problemas, pero como la parte superheroica no avance con fuerza la semana que viene, entonces si que creo que podrían empezar los problemas. Pero no anticipemos problemas donde de momento no los hay.

Por cierto, entiendo por lo visto hasta ahora que la comunidad musulmana de Estados Unidos debe estar super contenta con esta serie que muestra a una familia de origen pakistani en un contexto positivo. En estos momentos de búsqueda de la representación de los diferentes colectivos sociales, Kamala va a ser un icono para muchas niñas.

Comentaba antes que en su momento leí el comic de Ms. Marvel. Y la verdad es que dentro que todo estaba bien ejecutado y el dibujo de Alphona tenía una personalidad tremenda, realmente el comic entraba en la categoría de «no es para mi». Tengo que reconocer que esto que sentí con el comic es lo que me está pasando con la serie de televisión. Da gusto conocer a esta Kamala Khan, pero al mismo tiempo cada vez me interesan menos las comedias de instituto.

Y por supuesto no tengo ningún problema con que Marvel Studios esté haciendo series que no me busquen a mi como público objetivo, de momento sigo con curiosidad Ms. Marvel y dentro que me está gustando desde luego no es una pasada que me vuela la cabeza. Ni falta que hace.

Comparto el teaser trailer de este segundo episodio:

Hacía tanto tiempo que no veíamos una historia de origen clásica que el planteamiento de Ms. Marvel me está gustando bastante. En todo caso, espero que las cosas empiecen a animarse la semana que viene.

PUNTUACIÓN: 7/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Obi-Wan Kenobi episodio 5 (Disney+)

En el quinto episodio de Obi-Wan Kenobi emitido esta semana en Disney+ nos encontramos por fin el núcleo de la historia interesante que hubiera sido una buena película de dos horas. Sin embargo, una ejecución lamentable malogra las buenas sensaciones iniciales, lo cual ya no es una sorpresa.

PUNTUACIÓN: 5/10

Parte V. Las fuerzas imperiales intentan obligar a Obi-Wan a dar la cara.

Quinto episodio de la serie como siempre dirigido por Deborah Chow, causando de uno de los grandes fails de esta serie con una dirección muy deficiente. Andrew Stanton (Buscando a Nemo, Wall-E, John Carter) escribe este episodio junto al creador de la serie y jefe de guionistas Jody Harold. Episodio de 43 minutos (36 minutos sin los títulos de crédito).

En este momento, quiero detenerme en algo que llevo pensando desde hace un par de semanas. ¿Quien es Jody Harold, el creador de la serie? En mi reseña de los episodios 1 y 2 ya resumí la historia de la serie y cómo evolucionó de película a serie para Disney+, acabando en manos de Harold tras sufrir el proyecto varios cambios.

Joby Harold es un guionista, productor y director inglés que dirige Safehouse Pictures con su socio el productor Tory Tunnell. Tras fundar su empresa en 2005, en 2007 encontramos su primer y única película como director, Awake (2007) un thriller con guion suyo que resulta totalmente olvidable en el que trabajó con Hayden Christensen. Tras esta película, Harold está acreditado como guionista únicamente en dos películas no demasiado buenas: Rey Arturo (Guy Ritchie, 2017) y Army of the dead (Zack Snyder, 2021), películas que si algo tienen en común (no entro en la falta de fidelidad histórica porque la película de Ritchie no iba de eso) es que la lógica en los guiones brillaba por su ausencia.

Como productor ha trabajado en Edge of Tomorrow (Doug Liman, 2014), Mi blind brother (Sophie Goodhart, 2016), Robin Hood (Otto Badhurst, 2020) o John Wick 3: Parebellum (Chad Stahelski, 2019), lo que indica que ha tocado muchos palos diferentes. Y es curioso que su página de Wikipedia parece escrita por un asistente suyo, al centrarse en los numerosos proyectos que tiene en marcha, es guionista de la nueva película de Transformers: Rise of the Beasts (2023), pasando de pasada su trabajo anterior, como si no estuviera demasiado orgulloso de él. Y sin tener ni idea si es o no fan de Star Wars, hay que cuestionarse si ha sido una buena idea contratar a alguien cuyo mantra visto sus trabajos como guionista parece ser «todo vale» con tal de que la historia de acción avance. Creo que ya podéis imaginar cual es mi opinión al respecto.

En este episodio encontramos ya al reparto completo: Ewan McGregor como Obi-Wan Kenobi, Moses Ingram como Reva Sevander / Tercera Hermana, Vivien Lyra Blair como Leia Organa, Hayden Christensen como Anakin Skywalker, con James Earl Jones como la voz de Darth Vader, Indira Varma como Tala Durith e incluso a Kumail Nanjiani como Haja Estree, que apareció brevemente en el segundo episodio.

Y es precisamente el reparto lo mejor de largo de la serie. Porque a pesar de lo que el guion dicta a McGregor, verle como Obi-Wan hay que reconocer que es una gozada. Y si Kenobi está bien, ver a Darth Vader siendo el puto amo en la serie es aún mejor. El gran villano fuerza de la naturaleza que se intuyó en Rogue One adquiere toda su dimensión en esta serie, con una voz de James Earl Jones que me vuelve loco con sus declinaciones y la fuerza que transmite. Y con todas las críticas que se pueda hacer al guion (también hay un elemento más que cuestionable en este episodio con Vader de protagonista que luego comentaré) creo que habrá unanimidad en que su presencia es lo mejor de la serie de largo. Sólo por Vader, habrá muchos fans de Star Wars a los que les saldrá rentable ver esta serie.

Para los fans de los Episodios II y III, el flashback que tenemos en este episodio con un combate de entrenamiento entre Anakin y Obi-Wan entiendo que será otra fuente de alegría inmensa. En mi caso, no me pareció una escena demasiado bien ejecutada, y desde luego no añade nada realmente importante a la trama ni al lore, pero al menos muestra por fin una interacción entre Hayden Christensen y Ewan McGregor en pantalla, cosa que todavía no se había producido y que diría que es lo que los fans de Star Wars demandaban a la serie desde que anunció que Christensen se unía al proyecto retomando el papel de Anakin. Hasta el momento la aparición de Christensen había sido ínfima, pero entiendo que esta escena ya saciará las ganas de verle de sus fans.

En lo relativo a la trama básica del episodio, como comentaba en la entradilla de la reseña, esta semana hemos encontrado por fin el esqueleto de una historia interesante que podría haber creado una buena película de 2 horas de duración. La organización The Path que salva a familias con miembros sensitivos de la fuerza, el giro de Reva confirmándose además que era una de las niñas aprendices que estaba en el templo Jedi de Coruscant en la primera escena de la serie cuando la Orden 66 masacró a todos los Jedi, y sobre todo, el combate de Vader son elementos super potentes sobre el papel que justifican el interés de los productores de Lucasfilm en desarrollarlo. Al menos en lo relativo a la historia general, este es uno de los mejores episodios de toda la serie, aunque hay que reconocer que el nivel previo era bastante bajo.

Lo malo es que como comenté durante el rescate del episodio 4, se nota que todo está alargado en exceso, y lo que hubieran sido escenas correctas de 15 / 20 minutos yendo al grano dentro de la narrativa de una película de duración standard, resultan super insatisfactorias porque no dan para episodios de 32 y 36 minutos respectivamente, y que provocan momentos como el de Leia que es una chorrada total y que sólo se justifica par rellenar minutos aparte de mostrar que Leia hace algo en el episodio.

Como he comentado en anteriores reseñas, la suspensión de credulidad es básica para poder disfrutar de este (y cualquier) producto de entretenimiento. En función de la ilusión que tengas con los personajes o con la magia de Star Wars en general, entramos en lo que presentan y aceptamos la historia con sus aciertos y sus déficits. Pero si eres como yo, cada una de las chorradas de la historia y la ejecución lamentable de todas las escenas me sacan poco a poco de cada uno de los visionados. Cosa de la que no me alegro, ojo. De hecho, no veo Star Wars pensando a priori que no me va a gustar, más bien al contrario, a Star Wars le voy un margen que no daría a otros programas de entretenimiento como son la mayoría de series de The CW que no paso del episodio piloto. Pero está resultando imposible disfrutar de Obi-Wan Kenobi, hay demasiadas cosas chusqueras que no son aceptables.

Incluso dentro de lo mucho que mola ver a Vader en acción y como Reva jamás tuvo una oportunidad contra él, es penoso que Vader FALLE y la deje con vida. Cosa que resulta que ha sucedido no una, sino dos veces, contando el exterminio en el Templo Jedi. Y hablando de Reva, el descubrimiento de su plan es lo más ridículo que se ha visto en mucho tiempo, porque ¿en serio no tenía otra forma para conseguir llegar a estar cerca de Vader para matarle? Lo está en la nave cuando la nombra Gran Inquisidora, ¿por qué no le ataca en ese momento? Y tiene un pase, claro, porque en ese momento los espectadores no conocemos el origen de Reva. Pero si resulta que su plan implica no sólo matar a Vader sino también a Obi-Wan por no protegerla de la Orden 66 ¿porqué le deja escapar si luego específicamente muestran que quiere seguirle? Es que son cosas realmente tontas, y una detrás de otra.

Si la gabardina del episodio 4 puede ser uno de los momentos más penosos de la historia de Star Wars, el asalto de Reva y el pelotón de stormtroopers a la base donde se esconden los fugitivos no le va a la zaga. Por cierto, ¿soy al único que esta escena le parece una copia de mercadillo cutre del final de Los Últimos Jedi con la Primera Orden asediando a los resto de la Rebelion? ¿Tan poco originales son que todo remite a algo ya visto en Star Wars pero ejecutado mucho peor? Ya es malo ver cómo el cañón no destruye la puerta para que llegue Reva y la abra sin mayor problema con el sable laser. Pero el combate posterior con armas laser con ambos bandos a 2 metros de distancia entre si fallando los disparos marca un nuevo standard negativo en la franquicia. Mira que criticamos la persecución a 10 kms por hora de El Libro de Boba Fett, pero los creadores de Obi-Wan Kenobi parecen empeñados en superarse para mal episodio a episodio. Y lo malo no es que las escenas sean malísimas y estén rodadas de forma penosa, que lo están, lo lamentable es que hay un montón de gente «creativa» que ve lo que están haciendo y lo dan por bueno. Aquí vuelvo al «todo vale» que comentaba al comienzo sobre la calidad de los guiones de Jody Harold. Y es que lo que esta gente no entiende de inicio es que NO todo vale, y en la ciencia-ficción menos aún.

Deborah Chow ha resultado ser un fail como una casa en Obi-Wan Kenobi. Es cierto que el guión de Harold no hay por donde cogerlo, pero no es la primera vez que un buen director ha sacado oro de un mal guion y al menos nos ha dado escenas y momentos brillantes para el recuerdo. Chow obviamente no es de ese tipo de directores. Esto me recuerda que son las personas las que hacen que algo tenga calidad o no. Chow en Mandalorian con gente como Jon Favreau o Dave Filloni encima de ella narró aceptablemente la historia de su episodio, pero cuando es ella la que tiene que dar el extra de calidad, el resultado es Obi-Wan Kenobi.

Volviendo a Vader, el climax nos lo muestra deteniendo una nave en el aire que luego destruye. Pero tras este momentazo espectacular, ¿despega una segunda nave allí mismo y la deja marchar? WHAAAAAT!!! Y esto mismo podía haberse contado igual sin generar el WTF? ridículo, en 30 segundos sin pensarlo mucho se me ocurre que despegaran las dos naves a la vez y que Vader elija la que tiene más cerca y sea en la que no van los héroes. Pero volvemos a lo de antes, en la peor tradición de J.J. Abrams les da igual como resolver las situaciones, lo importante es pasar a la siguiente pantalla, el cómo hacerlo es secundario. Cosa incorrecta, por supuesto.

Llegados a este punto, hemos sufrido tantas absurdeces que ver que un crucero imperial en órbita que ve salir una nave de una base sitiada no la intercepte con cazas TIE al salir de la atmósfera (agravado porque no tienen hyper velocidad) ya ni molesta. Porque es que casi todo excepto los personajes en si me ha parecido de una calidad infumable.

Ahora me acuerdo que no he dicho nada de la música de Natalie Holt, pero es que todo es tan montonero y olvidable, que no puedo opinar sobre algo que no ha dejado el más mínimo poso.

Queda un último episodio. Si tengo que apostar, diría que Vader, lo mejor de la serie de largo, ya no va a volver a aparecer. O como mucho, lo hará en una escena testimonial en su base de Mustafar que despida a Christensen del personaje, espero que ahora si para siempre. Porque Vader jamás supo de la existencia de Luke, no tendría ningún sentido que fuera a Tattoine, irá Reva buscando venganza contra Obi-Wan, incluso estando herida como está. (Sobre esto, si tendrá sentido cómo llegará a robar una nave y salir del planeta es algo que ni me lo cuestiono, sucederá y punto).

Independientemente del final, lo que no tengo duda es que no van a conseguir cuadrar el final de la serie con el principio del Star Wars: Una nueva esperanza. Sobre esto, ya comenté en reseñas anteriores que tengo claro que tampoco el final del Episodio III cuadra con el comienzo del IV. Pero en este caso es que creo que ni lo van a intentar, van a cerrarlo todo pensando que en apariencia la cosa cuadra pero en cuanto se piense en ello mínimamente se va a derrumbar el castillo de naipes. Si la ejecución les ha dado igual en los 5 episodios precedentes ¿porqué iban a tener un ataque de respeto para con la historia de Star Wars en el último episodio cuando no lo han tenido hasta ahora? No va a pasar.

Comparto el teaser trailer del episodio:

A estas alturas, Obi-Wan Kenobi es lo que es. Una decepción muy grande. En todo caso, como a mi hijo le gusta mucho la aparición de Vader y quiero ver cómo termina la historia, de momento mantengo la puntuación en el aprobado.

PUNTUACIÓN: 5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Peaky Blinders temporada 6 (Netflix)

Tenía muchísimas ganas de ver la sexta temporada de Peaky Blinders recién estrenada en Netflix. Comento mis impresiones de unos episodios que siendo una pasada quedan condicionados por el hecho que NO han cerrado la historia.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

Peaky Blinders es un drama criminal de época ambientado inicialmente en la Birmingham de 1919, en la que la familia Shelby liderada por Thomas (Cillian Murphy) controla los bajos fondos de la ciudad. A lo largo de las cinco temporadas iniciales, el poder y la influencia de los Shelby no paró de crecer en todo el Reino Unido. Sin embargo, en la quinta temporada Tommy pareció encontrar al enemigo que no podía derrotar, el lider del partido fascista inglés Sir Oswald Mosley (Sam Claflin).

Tras resolver el monumental cliffhanger con el que terminó la quinta temporada, la sexta temporada da un salto de 4 años hasta el final de 1933, un momento en el que el final de la prohibición en Estados Unidos abre un nuevo mundo de oportunidades para Tommy y su familia. Sin embargo, en Inglaterra los problemas siguen presentes, con el partido fascista de Sir Oswald Mosley está consiguiendo cada vez más poder, intentando emular el ascenso de los Nazis en Alemania.

El creador de Peaky Blinders Steven Knight vuelve a escribir los 6 episodios de esta sexta temporada estrenada en Netflix el pasado 10 de junio. Anthony Byrne, que ya dirigió la quinta temporada, repite en la dirección en todos los episodios. Aunque Knight indicó que esta era la última temporada de Peaky Blinders, posteriormente se anunció que se planeaba realizar una película a modo de evento que realmente cerrara todas las tramas abiertas. Esta decisión explica las decisiones creativas posteriores que se ven reflejadas en la historia que han presentado a los espectadores.

En esta sexta temporada, volvemos a encontrarnos con los miembros de la familia Shelby, encabezados por un espectacular Cillian Murphy como Tommy. Junto a él, tenemos a Paul Anderson como Arthur Shelby, Jr., el hermano mayor de Tommy, Sophie Rundle como Ada Thorne (antes Shelby), la única hermana de la familia, Finn Cole como Michael Gray, el primo de los Shelby hijo de Polly (la tristemente fallecida Halen McCrory, cuya memoria es recordada en el primer episodio), Harry Kirton como Finn Shelby, el más joven de los hermanos, y Natasha O’Keeffe como Elizabeth «Lizzie» Shelby, la segunda esposa de Tommy y la madre de su hija Ruby.

Junto a Sam Claflin como Sir Oswald Mosley, un político británico fundador de la Unión Británica de Fascistas, la siempre estupenda Anya Taylor-Joy como Gina Gray, la esposa americana de Michael, y Charlene McKenna como Laura McKee/Capitán Swing, una líder del IRA que sigue teniendo una deuda pendiente con Tommy, presentados en la temporada anterior, en esta sexta y última temporada conoceremos a James Frecheville como Jack Nelson, líder de una banda del sur de Boston, tío de Gina y jefe de Michael en Estados Unidos, con contactos políticos que llegan hasta la Casa Blanca y que es la clave de poner empezar a hacer negocios en los Estados Unidos, Amber Anderson como Lady Diana Mitford, la segunda esposa de Sir Mosley, una de las aristocráticas hermanas Mitford y una socialista fascista, y Conrad Khan como Erasmus «Duke» Shelby, el primogénito de Tommy nacido antes de la Gran Guerra sin que él supiera de su existencia.

Empezando a comentar mis impresiones de esta sexta temporada, tengo que reconocer que una parte fundamental de que la quinta temporada me pareciera la más floja de todas, fue en hecho que NO tuviera un final y dejara literalmente todo a mitad, empezando por el intento de suicidio de Tommy. Y claro que las otras temporadas tuvieron cliffhangers loquísimos como ese, como el del final de la primera temporada en que el inspector de policía Chester Campbell (Sam Neill) parecía que había matado de un disparo a Grace (Annabelle Wallis). O el final de la tercera temporada en el que la policía detenía a los Shelby. Pero incluso en esos momentos el «villano» de esa temporada había sido derrotado y había una sensación que un capítulo de la historia se había cerrado.

Narrativamente, todo lo que vemos está muy bien y va construyendo una estupenda tensión de cara al último episodio en la que varias tramas llegan a su explosivo final. Además, la serie plantea un último giro alucinante que me ha volado la cabeza y que abre unas posibilidades bestiales de cara a la película que debe cerrar la historia. Sin embargo, dentro que como digo la serie me ha gustado mucho, la verdad es que es una pena que al NO ser el final, algo que al menos se sabía con antelación, haya varios elementos que no tengan el final que deberían haber tenido de haberse cerrado todo con esta temporada.

Y tengo claro que la valoración final sobre Peaky Blinders queda pendiente de ver la película que cierre la historia. Si aciertan con el final puede quedar en el imaginario colectivo como una de las grandes series criminales de la historia. Pero dicho esto, encuentro una preocupante tendencia de todas las cadenas y productoras de querer alargar más de la cuenta una historia que hubiera quedado mejor cerrada si se hubiera hecho ya. Y al ejemplo de este Peaky Blinders o al anundio de la quinta temporada de Stranger Things me remito.

La parte emocional de Tommy Shelby siempre ha sido el corazón de la serie, y aunque todo el reparto está maravilloso, realmente todo está construido para que Cillian Murphy se luzca en numerosos momentos. Esta sexta temporada ha sido aún más si cabe la más centrada en Tommy, con el resto de personajes orbitando a su alrededor. Lo cual no es necesariamente malo, ya que Cillian Murphy está como siempre increíble. Su obsesión de cumplir los objetivos que se ha planteado para garantizar la supervivencia de su familia provoca que se aparten de su lado todos los que le quieren y añade una cualidad trágica a la historia dado que todo apunta que NO saldrá con vida de esta. A esto hay que sumar que Tommy sufre importantes golpes en su vida personal que le castigan donde más le duele. Toda su evolución y la forma en que culmina su historia me parecen estupendas.

En este sentido, la trama general del surgimiento del partido fascista / nazi en el Reino Unido de la década de los años 30 añade un contexto histórico muy interesante. De hecho, aunque no tengo ni idea el nivel de fidelidad de este argumento con los hechos reales, si está documentado que muchos políticos y nobles ingleses estaban en esa época muy cercanos a las tesis fascistas como remedio frente a la amenaza del comunismo y como medio de garantizarse sus privilegios. No tengo ni idea si los personajes de Sir Oswald Mosley o el americano Jack Nelson están basados en alguna figura real, pero son justo el tipo de personajes clasistas asquerosos que la serie necesitaba en este momento. En ese sentido, ¿Jack Nelson puede estar inspirado en el patriarca de la familia Kennedy? No se por qué, pero esa idea se me pasó por la cabeza en varios momentos. Dicho esto, aunque a nivel general me gustan, también veo que no llegan a los niveles de peligro real que tuvimos en otras temporadas de la serie.

La dirección de Anthony Byrne amplifica en esta sexta temporada las sensaciones que me dejó en la temporada anterior, al plantear una narración más visual que nunca en la que prima la potencia de las imágenes y la música frente a la trama. Le pasan un montón de cosas a Tommy Shelby en esta temporada, y sufre mucho. Pero a la vez, tenemos episodios de 50 minutos en los que hay dos / tres escenas alargadas sin diálogos con personajes yendo de un sitio a otro que acaban siendo un tanto redundantes y repetitivos. En los episodios 5 y 6 diría que incluso más. Y realmente son momentos visualmente brillantes en la mejor tradición de Peaky Blinders, pero a la vez me dejaba cierta sensación que realmente no estaban pasando tantas cosas en cada uno de los episodios.

Por cierto, la duración de 6 episodios siempre me ha parecido perfecta, y su estreno en Netflix me permitió organizarme el visionado a razón de un episodio al día, reconociendo eso si que no pude contenerme y vi los dos últimos episodios a la vez. Y el caso es que me gusta mucho Peaky Blinders y he disfrutado esta última temporada, pero al mismo tiempo noto que a este final de la historia le falta la fuerza, la tensión y la sensación de amenaza del comienzo, aunque el sexto episodio está muy bien.

Comparto el trailer de esta sexta temporada:

Peaky Blinders es un estupendo entretenimiento, pero hay que reconocer que estando muy bien, estos dos últimas temporadas no han estado a la altura de las cuatro primeras. En todo caso, me dejan muy loco esperando que anuncien la fecha de estreno de la película que cierre la historia. Qué difícil es saber cerrar bien las historias…

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Obi-Wan Kenobi episodio 4 (Disney+)

Tras cuatro episodios, cada vez se me hace más difícil conectar con Obi-Wan Kenobi en Disney+ y su tontísimo guion y peor ejecución.

PUNTUACIÓN: 5/10

Parte IV. Obi-Wan prepara una misión.

Cuarto episodio de apenas 39 minutos, apenas 32 sin los títulos de crédito, el más corto hasta el momento. El episodio ha sido dirigido por Deborah Chow con Joby Harold & Hannah Friedman en el guión, elementos ambos que están siendo lo más criticado de la serie de largo.

La serie mantiene el reparto principal de Ewan McGregor como el protagonista Obi-Wan Kenobi, Moses Ingram como la Inquisidora Reva Sevander (Tercera Hermana), Vivien Lyra Blair como Leia Organa, Indira Varma como Tala, la oficial imperial del planeta Mapuzo que ayuda a Obi-Wan. Y por supuesto, Hayden Christensen como Anakin Skywalker (aunque diría que no sale en el episodio) y la voz de James Earl Jones cuando aparece Darth Vader.

Llegados a este punto de la serie, se me hace complicado comentar la serie de Obi-Wan sin perecer un hater de Star Wars. Empezando por los elementos positivos, resaltar lo mucho que me gusta Ewan McGregor y lo guay que es verle vestirse de Obi-Wan Kenobi de nuevo. Las escenas de Obi-Wan con el sable laser repeliendo los ataques de los stormtroopers son el atisbo de momentos que pueden ser muy chulos en el futuro. Darth Vader mola muchísimo cuando se pone en modo amenazador y nos recuerda lo mejor de Rogue One, que obviamente fue su escena al final de la película. De igual forma, creo que todos los actores realizan un buen trabajo con sus interpretaciones, otra cosa es lo que el guion les hace decir o hacer. El reparto junto a un diseño de producción que es puro Star Wars son elementos para mi irreprochables de esta serie.

En este punto, es interesante recordar que el proyecto de Obi-Wan nació como película pero el fracaso de Han Solo obligó a cambiar de planes a Lucasfilm y plantearla como serie para Disney+. Digo esto porque aunque es cierto que después de eso el concepto aún sufrió muchos cambios buscando diferenciarse de The Mandalorian y alejarse de Tattoine cambiando a Luke por Leia, lo cierto es que este cuarto episodio de duración reducida me ha dado la sensación de ser una escena de la película que se ha ampliado para que alcanzara la duración de episodio de la serie cuando la situación no daba tanto de si. Esta sensación no la tuve en los episodios anteriores, pero ayer fue la idea predominante que se me quedó al final, junto con otros elementos menos buenos sobre los que luego comentaré.

No le veo un problema demasiado grande a la estructura de la historia a nivel general, creo que es un argumento bastante correcto del que podía salir una buena serie. Un Obi-Wan deprimido recibe la petición de ayuda para encontrar a Leia tras haber sido secuestrada, la rescata en el planeta Daiyu y acaban huyendo de los Inquisidores (episodios 1 y 2), llegan al planeta Mapuzo donde Darth Vader derrota a Obi-Wan y Leia es apresada de nuevo, esta vez por Reva (ep. 3), para en este episodio ver como Obi-Wan y Tala rescatan a Leia de la base de los inquisidores en la luna de Mustafar (ep. 4), aunque Reva se guarda un as en la manga al haber puesto un localizador en el droide de Leia. Tras esto queda la llegada de los héroes a la base donde se ocultan los Jedi, que será asaltada por el Imperio en el episodio 5 tras lo que quedará el climax final posiblemente con un nuevo combate entre Vader y Obi-Wan, y devolver a los personajes al punto inicial para intentar que no entren en contradicción con Star Wars: Una nueva esperanza. Cosa cada vez más difícil que vaya a ocurrir.

El problema no es tanto este argumento básico, sino su desarrollo en un guion cada vez más pobre con diálogos muy flojos y situaciones de vergüenza ajena. Y es cierto que el 80% del problema es el guion de Joby Harold como creador y responsable de los guionistas. Aparte de unos diálogos muy, muy flojos, en 4 episodios hemos tenido dos secuestros de Leia y dos rescates, el colmo de la originalidad y muestras de la nula intención de profundizar en los personajes al plantearlo todo desde una acción mal ejecutada. Por no hablar que Reva coloca a Leia un localizador igual que en la primera película de Star Wars. Si buscaban de alguna manera homenajear la película clásica, diría que se les ha ido la mano, porque la sensación es de no haberse currado la mejor historia posible yendo a lo fácil.

Pero tampoco la dirección de Deborah Chow está siendo demasiado buena, no consiguiendo crear ningún momento para el recuerdo con una ejecución sosa y televisiva (en el peor sentido posible), en el que todo está contado de la forma más básica posible. Y al ejemplo de la escena de Obi-Wan con el sable laser que comentaba antes me remito, una escena que como el combate con Darth Vader podía haber quedado como unos momentos para el recuerdo que pasan sin pena ni gloria por su floja puesta en escena.

La huida de Obi-Wan con Leia oculta por una gabardina pasando por varios cuerpos de guardia sin problemas puede ser el momento de humor involuntario más penoso que recuerdo haber visto en imagen real dentro del universo de Star Wars. Si hasta mi hijo que lo perdona todo y no sobre-analiza todo como yo no podía creerse lo que estaba viendo de tonto que era se fijó en esto, es que la gambada que nos han colado en este episodio ha sido muy gorda. Una escena que deja como buenas las persecuciones de los episodios 1 y 2, y como una obra maestra a cualquier cosa cuestionable que Robert Rodriguez hizo en El Libro de Boba Fett y por lo que fue tan criticado (con razón).

Y sin ser tan heavy, en este episodio también hubieron varios momentos cuya ejecución me pareció super flipante, dicho como algo malo, como es todo lo que tiene que ver con Tala cuando entra en la base de los Inquisidores como Pedro por su casa o el interrogatorio de Leia. Por poner otro ejemplo, se comenta en el episodio que la base de los Inquisidores no tiene escudos porque nadie se atrevería a atacarla, lo cual permite la entrada de Obi-Wan para rescatar a Leia. Hasta ahí ningún problema. Pero que eso sirva luego de excusa para que la base NO tenga radares que detecten la llegada de los speeders en los que escapan los héroes, ni cañones defensivos o cazas de seguridad en el perímetro, es un salto de lógica absurdo que exige una suspensión de credulidad imposible.

The Mandalorian marcó un standard televisivo para el mundo de Star Wars, con un feeling cinematográfico episodio a episodio y unas historias sencillas que no malas que no necesitan acudir a situaciones ridículas para entretenernos y hacer avanzar la acción. Este Obi-Wan recuerda los peores momentos de las series de animación con targets infantiles / juveniles en los que precisamente se perdonaban dichos argumentos y desarrollos chusqueros porque en ese momento eran series sin más pretensiones que ofrecer un entretenimiento ligero para los más pequeños. Pero que elementos chorras de p.ej. Star Wars Rebels o The Clone Wars (por poner dos ejemplos) sean tomados por algunos fans como la coartada que justifique que «Star Wars siempre fue así» es hacerse trampas al solitario. Porque aunque ahora la animación que se ha incorporado al canon, una cosa era la calidad de la animación y otra la de las películas y en general los productos en imagen real. El objetivo debería ser igualarse por arriba a los hitos de la franquicia, no buscar un mínimo común denominador en la mediocridad. Es que hay que negar la mayor, Star Wars NO es esto, la calidad o la falta de ella de esta serie de Obi-Wan no debería ser representativo de lo que es la mayor franquicia galáctica.

Llegados a este punto, la verdad es que me gustaría pensar que los creativos de Obi-Wan van a acertar con el climax final y nos van a dejar con buen sabor de boca. Pero la verdad es que visto lo visto perece claro que el final de la serie va a entrar en contradicción con el principio de Star Wars IV. De hecho, diría que va a pasar y a los guionistas les da igual. Y si, se que George Lucas también cagó el final del Episodio III y no encaja tampoco con el principio de Star Wars. De hecho, ese es uno de los motivos por los que no he vuelto a ver esa película entera desde que la vi en el cine en 2005. Pero, de nuevo, me gustaría que Star Wars aspirara a la excelencia, no a la mediocridad de los elementos menos buenos de las películas. Y esa sensación es la que lamentablemente me estoy llevando con Obi-Wan.

Mi hermano Fernando tuvo claro que esta serie no era para él y dejó de verla tras el episodio 3, lo cual es una opción super correcta que entiendo, pero yo quiero conocer el final de la historia. Acepto que la serie no va a ser gran cosa y no tengo problema con ello, porque es imposible e irreal pensar que todo el entretenimiento que consumimos va a ser sobresaliente. Y tampoco pasa nada porque sea así. A mi hijo le está gustando sin matarle, así que me apetece seguir viéndola con él y comentar lo que más le gusta. Que es todo lo que tiene que ver con Darth Vader. Además, no tengo problema con que esta serie esté gustando a mucha gente, bien por vosotros. Y no creo que expresar mi opinión pueda provocar un trauma a nadie, confío en la inteligencia de mis lectores y que cada uno se forme su propio criterio independientemente de lo que digan los demás. O de lo que diga yo.

Dicho esto, también veo una cierta tendencia en redes sociales hacia posiciones extremistas tipo «si eres un fan de Star Wars no puedes criticar esta serie» o «si tan mala es, no la veas» que tampoco creo que le hagan demasiado bien a la franquicia de Star Wars. A las empresas les interesan consumidores drones que compren / consuman todo lo que hagan sin el más mínimo análisis crítico, pero sinceramente creo que Star Wars necesita clientes exigentes que les hagan entender a los ejecutivos de Lucasfilm que no todo vale y que deben trabajar duro para ofrecer en todo momento la mejor historia posible, cosa que no creo que haya pasado con este Obi-Wan Kenobi.

Comparto el teaser trailer del episodio:

Quedan dos semanas para conocer el final de la historia, y veo difícil que la serie remonte, dado que si estas absurdeces han valido a los creativos, nada hace pensar que no vayan a seguir este línea en lo que queda. Una pena.

PUNTUACIÓN: 5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!