Archivo de la categoría: Series TV

series de TV que sigo actualmente

Crítica de Masters del Universo: Revelación Parte 1 (Netflix)

Nunca fui fan de los Masters del Universo, pero el estreno de la nueva serie de animación Revelación Parte 1 en Netflix era una oportunidad demasiado buena como para dejarla pasar. Y una vez vista la primera parte de Revelaciones, me quedo con sensación de entretenida sin más y que cinco episodios se me han quedado muy cortos.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

En esta secuela del clásico de los 80,

Continuación del clásico de los años 80. Comienza la batalla final. ¿Los Guardianes de Grayskull salvarán a Eternia y el destino de todo el Universo? El final es solo el comienzo.

Masters of the Universe: Revelación es una producción de Mattel Television y Powerhouse Animation Studios que busca dar nueva vida a los clásicos personajes de los años 80. Para esta serie recién estrenada por Netflix, los productores escogieron a Kevin Smith como Showrunner, planteando esta serie como continuación de la serie original de 1983, pero de una forma que sea accesible a una nueva generación de espectadores. Revelaciones cuenta con música Bear McCreary y guiones de Marc Bernardin, Eric Carrasco, Diya Mishra y Tim Sheridan en los 5 episodios de los que se compone la primera parte de la primera temporada que acaba de ser estrenada.

En la versión original encontramos a un casting de voces estupendo, con Chris Wood como el Príncipe Adam / He-Man, Mark Hamill como Skeletor, Sarah Michelle Gellar como Teela, la verdadera protagonista de esta temporada, Liam Cunningham como Man-at-Arms, Lena Headey como Evil-Lyn, y el mítico Kevin Conroy (Batman La serie animada) también con un papel.

Al escribir estas líneas, me doy cuenta que no he reseñado en el blog ninguna película de Kevin Smith, lo cual me resulta super curioso. El guionista y director de New Jersey se convirtió en un icono del frikerío comiquero con sus míticas Clerks (1994), Mallrats (1995), Chasing Amy (1997) o Jay y Bob el Silencioso contraatacan (2001), simbolizando el mito de chaval del barrio que consigue alcanzar su sueño haciendo lo que le gusta junto a sus amigos, con el plus de saber que Smith es un super fan de los comics. Dicho esto, y reconociendo el valor de Smith como guionista aunque como director sea mediocre, la verdad es que sus mejores momentos pasaron hace más de 15 años, con una filmografía en los últimos 20 años en los que ha caído en la parodia involuntaria y de la que sólo rescataría su Red State (2011).

Sin embargo, además de ser un super fan declarado de Masters of the Universe, Smith sigue teniendo un importante número de seguidores entre el fandom gracias entre otros a su podcast, lo que le convierte en una elección perfecta como showrunner de el relanzamiento de Masters of the Universe como serie de animación en Netflix. Esta primera parte de la primera temporada está compuesta por cinco episodios que acaban siendo el equivalente a 2 horas de visionado, como si fuera una película.

Durante mi niñez yo era super fan de Star Wars. Tenía las películas compradas en VHS, todos los juguetes en un momento en que era una rareza en España, y leía todo lo que caía en mis manos, ya fueran los comics Marvel primero y las novelas después. Eso hizo que estoy seguro que vi algún episodio de la serie de animación de Masters del Universo durante mi niñez / adolescencia, pero no me flipó ni me impactó en su día, siendo una serie más de las muchas que se emitían en esa época. También aguanté la terrible película de Masters of the Universe de 1987 con Dolph Lungren, producida por la infame Cannon, que cometió el peor error imaginable, convertir una fantasía épica con inmensas posibilidades en una historia mundana debido a la falta de presupuesto. Pero ni compré sus muñecos ni leí los comics de Masters of the Universe que se han ido publicando en los últimos años.

He-Man / Adam era, además de una excusa de Mattel para vender más juguetes, un personaje que apela a los niños y a los adolescentes americanos, al ser un joven príncipe debilucho que en secreto se transforma en un héroe super poderoso, el ideal de perfección física que se enfrenta al malvado Skeletor. Esto apelaba de forma nada sutil a todos niños empezando por los nerds, que podían soñar que ellos también tenían una fuerza que tarde o temprano saldría a la luz y les ayudaría a resolver sus problemas. Incluso el hecho que oculte su identidad a su aliada y amiga Teela, cuando otros compañeros suyos sí la conocen, recordaba el triángulo romántico de Clark Kent / Superman con Lois Lane de los años 70 y primeros 80, convirtiéndola de alguna manera en “la chica” de He-Man y el ideal de chica entiendo que para muchos chavales de la época: fuerte, capaz y a la que le gustan las mismas cosas que a los chicos. Pensando en ello pienso en el típico nerd de instituto mirando a la típica animadora que sólo se fija en los jugadores de futbol, deseando que se de cuenta que él también tiene fuerza, pero es interior. Veo clarísima esta analogía pensando en el concepto de He-Man y los Masters del universo.

Como digo, no ser fan de los Masters del Universo y no entrar en juego el factor nostalgia me permite llegar a esta serie con una mentalidad abierta, deseando que la serie me entretenga y me haga pasar un buen rato. El no haber leído los comics posteriores en este caso creo que es también un beneficio, ya que no tengo nada con lo que comparar la serie ni, desde luego, voy a estar preocupado por la continuidad de la franquicia. Si la serie está bien, yo encantado.

Masters del Universo: Revelación Parte 1 ha sido entretenida sin más. Nada me ha enganchado, ni los personajes ni tampoco la trama general, aunque reconozco que el cliffhanger con el que terminado esta primera parte me ha parecido bastante chulo. Pero también entiendo que yo no soy el público objetivo de esta serie, por lo que veo clarísimos los motivos por los que no me ha enganchado. Y no pasa nada, me alegro por todos vosotros a los que sí os ha gustado.

Hay un primer elemento que me ha chocado, y es comprobar que He-Man se ha convertido en secundario de su propia serie, al menos en lo que se refiere a esta primera parte de la primera temporada. De hecho, viendo los trailers iniciales, casi parecen publicidad engañosa una vez visto lo que nos han contado en este prólogo y cómo es realmente Teela la protagonista ante la desaparición de He-Man durante una parte importante de la temporada. Como decía antes, no soy fan de Masters del Universo, así que esto no me supone ningún problema, y de hecho como giro argumental creo que está bastante bien, pero podría entender que un fan de toda la vida que esperaba ver una serie de “su” héroe favorito tras 30 años de ausencia audiovisual, se viera decepcionado.

En 1983, Masters del Universo era una serie para niños. Eso es así. Lo cual no quiere decir que no pudiera gustar también a niñas, claro, y para eso todas las líneas de juguetes como ésta o G.I. Joe tenía siempre al menos un personaje femenino para que las niñas se identificaran con ella. Pero para las niñas Mattel ya tenía Barbie, los segmentos de consumidores estaban claramente delimitados. Así que Mattel y Kevin Smith lo primero que hacen, probablemente con acierto, es intentar ampliar el target de la serie apelando al público femenino con una sensibilidad políticamente correcta de 2021, variada e inclusiva. Por este motivo, no sorprende ver a Teela convertida en una guerrera fuerte que no responde ante nadie con un nuevo look “radical” que la aleje de la imagen de princesa guerrera que tenía en los 80, compartiendo aventuras con su nueva novia racializada Andra, una joven super inteligente que fabrica herramientas y mecanismos que utilizar en sus batallas. Parece que hayan hecho un check-list previo de las cosas que debía tener la serie en 2021 para ser “aceptable”, y los productores lo hubieran llevado al pie de la letra. Lo cual si lo hacen bien realmente no me supone ningún problema, no recordaba a Teela de antes, me parece perfecta su orientación sexual de 2021.

En este sentido, veo que eliminar a He-Man de la serie durante un importante periodo de tiempo permite que los secundarios tengan su momento de gloria en estos primeros episodios. Además de Teela y Andra, tenemos a Evil-Lyn, Man-at-Arms, Roboto, Orko, Cringer o Tri-Klops con minutos y cierto desarrollo de sus personajes. No mucho, tampoco nos engañemos. Esto en todo caso permite darles una importancia que quizá no tenían en la serie de animación original. Además, frente a la “aventura” semanal autoconclusiva de la serie de los 80, esta primera parte opta por contar una historia continuada a través de toda la temporada que implica una búsqueda de unos objetos que puedan devolver la magia perdida a este mundo fantástico. Un arco que siendo correcto no me ha acabado de cuadrar.

La animación de la serie me ha gustado, la verdad, y tiene un feeling entiendo que totalmente buscado que recuerda a la animación original pero con técnicas por ordenador que queda muy bien. Las escenas de acción están bien planteadas y lo cierto es que todo en general me ha resultado como comentaba antes entretenido.

Sin embargo, el problema ya empezó cuando al empezar el visionado vi que esta primera parte de Masters del Universo: Revelaciones era de tan sólo 5 episodios, que ya me sugería que me iban a saber a poco y todo se iba a quedar a mitad. Y es que más que “Primera Parte”, lo que acabamos de ver es el prólogo de la serie. De hecho, recordando la película de 1987, ésta empezaba con Skeletor conquistando Greyskull y los héroes escapando. El cómo había vencido carecía de importancia, porque la historia era la llegada a la Tierra de He-Man y el posterior contraataque. Pues de alguna manera, y siendo historias totalmente diferentes, esta primera parte con la misión de recuperar objetos que reinicien la magia se siente como precisamente eso, la parte del argumento descartado que no merece aparecer en el montaje final, porque lo bueno es todo lo que vendrá a continuación en la Segunda Parte de la temporada.

Estos primeros cinco episodios se construyen sobre Teela. Y hay un detalle clave que se me escapa y es porqué algunos aliados de He-Man saben que él es en secreto el príncipe Adam y otros no, aparte de plantear un “Lois Lane” que comentaba antes, formando un triángulo no resuelto al tratarse de una serie infantil. El problema narrativo de estos episodios es que no me acabo de creer el enfado de Teela con el reino hasta el punto de abandonar sus obligaciones cuando el propio Rey tampoco sabía que su hijo era He-Man. A partir de ahí, hay un intento mal resuelto de intentar que Teela acepte meses ¿años? más tarde la pérdida de su amigo. Un elemento que, como digo, para mi no acaba de funcionar y que hace que no consiga conectar con la protagonista de la serie. Hay un momento clave que es cuando Teela tiene que enfrentarse con su mayor miedo, y aparte que no queda muy claro cual es, es un momento que no funciona porque como ella es perfecta y parece no tener defectos, vence con facilidad a su miedo sin aprender ni evolucionar debido al combate realizado en concreto, y en su viaje en general.

Lo cierto es que digo esto de Teela pero tampoco acabo de empatizar con Adam / He-Man y su motivación del bien puro sin matices luchando contra el mal puro que simboliza Skeletor, algo que me ha parecido básico a más no poder, lo cual no deja de ser el argumento de lo que es Masters of the Universe, un cartoon dirigido a un público infantil. Y digo esto a sabiendas que muchos cuarentones como yo habrán (habremos) visto la serie. Pero todo lo mostrado es realmente infantil y así debe ser. Pero esto explica que no conecte con la serie, al igual que se me hace imposible el personaje de Skeletor por mucho que Mark Hamill le ponga la voz, con un histrionismo over-the-top con nula sensación de amenaza o interés por nada de lo que hace.

Comentaba que la serie tiene un cliffhanger estupendo que te deja con ganas de saber cómo terminan la historia en la segunda parte de esta primera temporada. Sin embargo, es justo reconocer que justo antes de ese último minuto de la serie, literalmente, estaba pensando sobre lo flojo estaba resultando el climax de la temporada, y como todo en general en lo relativo a la historia me había resultado bastante plano y sin punch. A pesar de algún momento puntual de Man-at-Arms, Orko o Evil-Lyn que si están bien, todo me ha transmitido (para mal) el feeling de unos episodios a los que les falta fuerza por todos lados empezando porque no hay un antagonista que les complique las cosas en ningún momento durante su búsqueda. Es una opinión subjetiva personal, claro, porque narrativamente no tengo ningún problema con la historia que nos han contado, que me parece correcta en todo y establece el escenario para el cliffhanger final que lo cambia todo. Unas consecuencias que tendremos que esperar a conocer hasta la segunda parte de esta primera temporada.

Comentaba que Master of the Universe siempre fue y sigue siendo una serie de dibujos para todos los públicos pero ante todo dirigida a niños y/o adolescentes. Hay algunos momentos tontos (o por ser más exactos más infantiles) que realmente vienen de la propia premisa de la serie y el target al que se dirigen, que como digo entiendo que no sea yo. Es por esto que tras ver con mentalidad abierta esta serie, veo claramente que no me ha enganchado porque no tenía por qué hacerlo en primer lugar, al ser una serie pensada para niños y niñas con especial énfasis en el público femenino en esta nueva versión. Y como digo, no pasa nada por ello. Esta serie no me ha enganchado, ya habrán series que sí lo hagan.

El hecho que hablen de primera y segunda parte de la primera temporada sugiere que Netflix y Mattel tienen planes a largo plazo con este universo y posiblemente hayan varias temporadas más en el futuro cercano. Frente a otras series canceladas por Netflix tras una primera temporada, entiendo que Mattel puede tener una fuerza decisiva a la hora de provocar que la serie continúe, ya que las ventas de sus juguetes pueden depender de ello. A pesar que como digo este arranque me ha parecido bien sin más, tengo cierta curiosidad en ver como termina esta primera temporada. De hecho, más que la acción en sí o los personajes, quizá es este intento de crear una narrativa más compleja que sea contada a través de múltiples temporadas lo que me ha parecido más interesante de esta primera parte de Masters del Universo: Revelación.

Viendo la polémica online de los últimos días, entiendo que estamos también en un caso de libro de un “Hail Hydra” en el comic del Capitán América de Nick Spencer, que provocó un odio injustificado en redes sociales hacia Marvel en general y los creativos del comic en particular que no se justificaba con lo que fue la historia de Spencer. Estos 5 episodios forman parte de una narrativa mayor que cobrará sentido al final. Pensar que Mattel va a boicotear a su propio personaje es directamente absurdo, y no tengo duda que hacer que He-Man tuviera poco protagonismo ahora significa que cuando asistamos a su regreso triunfal, va a ser un momento similar a la llegada de Thor, Rocket y Groot a Wakanda en Infinity War. Eso sería lo lógico a poco que alguien sepa como funciona la narrativa serializada actual, y no dudo que los tiros van a ir por ahí.

Ahora bien, dicho esto y rechazando cualquier posible locura que algún flipado haya podido soltar en redes sociales hacia Kevin Smith y los creadores de la serie, tampoco nos hagamos trampas al solitario. La serie puede llamarse “Masters of the Universe”, pero HE-MAN es (era) el protagonista principal de la serie original. Y contaba a su vez con secundarios que le acompañaban y que también disfrutaban de sus momentos de gloria como no puede ser de otra forma. No tengo problemas con que He-Man haya sido secundario de estos episodios, narrativamente tiene todo el sentido, pero no digamos que todos los secundarios estaban al mismo nivel que He-Man porque no os lo creéis ni vosotros. Asimismo, Masters of the Universe es una marca molona que Mattel registró para vender más juguetes que le permite sacar cuantos más juguetes mejor. Si hubieran pensado en los años 80 que llamándoles “He-Man and his super-friends” venderían más juguetes, ese nombre se hubiera quedado. Tampoco tomemos el nombre de una marca comercial de una línea de juguetes como la prueba irrefutable que “He-Man no era el único protagonista, habían más a su mismo nivel”. En este sentido, yo puedo ser super fan de Chewbacca, por ejemplo, pero no se me ocurriría decir que es igual de protagonista que Luke, Leia y Han. Y lo mismo podría decir de Lando o Wedge. Lo mismo por ejemplo para los 7 Magníficos, los Ocean´s 11 y tantos y tantos conceptos grupales que hemos disfrutado durante todos estos años.

Quiero decir que si preguntamos al 99% del público de más de 45 años que vio en su día la serie original o la película, no creo que supieran decir el nombre de ningún personaje aparte de He-Man o Skeletor. Bueno a posteriori también debo decir que Evil-Lyn es un nombre tan ridículo que también me sonaba algo. Pero fuera de los dos principales, imposible nombrar a nadie. Y lo digo yo que estoy en el fandom comiquero y muchas cosas aunque no las lea me suenan de verlas en el Previews y similares.

No se a donde quiero llegar, que 4 haters que lleguen a decir que “Netflix ha arruinado a mi personaje favorito” es realmente ridículo y no se sostiene, pero al mismo tiempo reducir todas las críticas a “señoros llorando” igual es un comentario de brocha gorda que tampoco ayuda a que cada uno disfrute de sus aficiones como le apetezca. Por otro lado, debo tener un TL sanísimo en Twitter, porque es que no he leído a nadie quejarse de esto y sí a varios amigos quejarse de los que opinan completos desconocidos, así que no se si criticando a unos haters que no son nadie se les está dando una notoriedad que no merecen en primer lugar.

En todo caso, no haber conectado con esta serie de animación no significa que no me alegre por la gente que ha encontrado verdadero gozo con ella. Y en todo caso, os considero a mis lectores lo bastante maduros para que no os pueda afectar a vuestra afición leer una crítica que no es todo lo positiva que me hubiera gustado.

Comparto el trailer de esta serie:

Masters del Universo: Revelación Parte 1 ha sido entretenida sin más. Debido al cliffhanger es más que posible que vea la siguiente temporada, pero no me he enganchado ni a los personajes ni a lo que nos han contado.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

La familia (Prime Video)

Hoy comienza la participación de la Selección Española de Baloncesto en los Juegos Olímpicos de Japón 2020, con un primer partido a priori asequible contra la anfitriona Japón. Es por tanto el día perfecto para recomendaros la serie documental La Familia estrenado en Prime Video, que rinde homenaje a la mejor generación de jugadores de basket de nuestra historia.

PUNTUACIÓN: MUST-SEE ABSOLUTO

Son un equipo, pero también una familia. Un sólido grupo formado por jugadores, técnicos, directivos y afición. Todos ellos forman La Familia y el secreto de su éxito no es otro que su espíritu de equipo ejemplar, su carácter competitivo y su deseo inagotable por la victoria. También hay momentos duros, derrotas dolorosas y dudas y es en los momentos más difíciles donde se unen más todavía. Y juntos, pueden con todo.

A través de cinco episodios se viaja por casi 20 años de éxitos (2001-2019). Desde la formación del grupo en la adolescencia cuando se convirtieron en los Juniors de Oro, hasta su despedida. Aunque con una nueva generación que ya ha tomado el testigo.

Producido por Mediaset España en colaboración con SuperSport y distribuido por Mediterráneo, el documental La Familia estrenado en Prime Video, escrito y dirigido por Luis Mora cuenta el camino que han recorrido los hombres que cambiaron la historia del baloncesto español. Sus protagonistas Pau Gasol, Marc Gasol, Ricky Rubio, Rudy Fernández, Pepu Hernández, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes, Sergio Rodríguez, José Manuel Calderón, Jorge Garbajosa, Sergio Llull, Álex Mumbrú, Ricky, Claver, los hermanos Hernangómez y muchos más nos cuentan en primera persona cómo consiguieron todos sus ñexitos deportivos y desvelarán los momentos más personales que han vivido durante estos 20 años. Un must-see absoluto para todos los fans del baloncesto.

¡Joer, qué emoción viendo estos 5 episodios! Y es que toda mi vida he seguido el baloncesto, empezando por ese verano de 1984 en el que mis padres nos despertaban de madrugada para ver los partidos de España en los juegos Olímpicos de Los Angeles. Cada uno de los campeonatos que aparecen en esta serie me despiertan las memorias de toda una vida. Y es que esta generación de oro, con los sucesivos cambios generacionales, nos han dado los 20 años más grandes de la historia de este verano, empezando por el mundial de Japón de 2006 en el que aplastamos a Grecia en la final, o la victoria contra Francia en el Europeo de Francia de 2017. O los juegos olímpicos de Londres de 2012 donde se estuvo a punto de ganar a los Estados Unidos de Kobe Bryant y LeBron. Es que estoy escribiendo estas líneas y se me ponen los pelos de punta de nuevo, que grandes momentos nos han dado estos enormes jugadores.

La principal virtud de este documental el poner en valor a estos jugadores que son historia del deporte. Y es que es normal ver celebraciones del deporte en Estados Unidos, por ejemplo la increíble serie documental The Last Dance sobre Michael Jordan, pero aquí en España somos poco dados a celebrar nuestros propios logros, en parte por nuestra forma de ser un poco cínica, y en parte quizá por cierta sensación de inferioridad histórica frente a lo de fuera. La Familia corrige esto y homenajea a unos jugadores a los que los amantes del baloncesto vamos a estar eternamente agradecidos.

Hay tantos momentos históricos y declaraciones emocionantes de los jugadores que es imposible destacarlos todos, simplemente confirmar que estamos ante un documental histórico que estoy seguro que verá más de una vez. Y que tú también deberías verlo.

Comparto el trailer de esta serie documental:

La familia es un documental super emocionante que además me ha devuelto a algunos de los mejores momentos de mi vida como aficionado al deporte en general y al basket en particular. 5 episodios que me han dejado en lo más alto y que me han parecido una pasada.

PUNTUACIÓN: MUST-SEE ABSOLUTO

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Loki Episodio 6 (Disney+)

Este miércoles hemos podido ver el final de la primera temporada de Loki, y reconociendo que la serie fue entretenida y que el futuro pinta bien con unas posibilidades que pueden dar mucho juego para el MCU, no puedo más que expresar mi decepción ante una deficiente ejecución en la resolución de la temporada. Voy a intentar explicarme a continuación:

Artículo CON spoilers.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Episodio 6. Todo el tiempo. Siempre.

El tiempo corre en este final de temporada, en el que Loki y Sylvie tienen una cita con el destino.

Kate Herron por supuesto se mantiene como directora de este último capítulo de la primera temporada de Loki. El creador de la serie Michael Waldron escribe el capítulo junto a Eric Martin, planteado para dar las respuestas que estábamos esperando sobre la AVT y el poder en la sombra que la ha creado.

En el episodio volvemos a encontrarnos con  Tom Hiddleston (Loki) y Sophia Di Martino (Sylvie) al final del tiempo, continuando con los sucesos del quinto episodio, mientras que en la AVT tenemos a Owen Wilson (Mobius), Gugu Mbatha-Raw (jueza Ravonna Lexus Renslayer) y Wunmi Mosaku (cazadora B-15). Como curiosidad, volvemos a encontrar en este episodio a Miss Minute, el reloj animado (con voz de Tara Strong) que es un poco la I.A. de la AVT que sabe más de lo que cuenta.

Jonathan Majors es la gran sorpresa (o no tanto) del episodio, interpretando a “El que permanece”, el creador de la AVT que controla el continuo espacio tiempo desde su castillo al final del tiempo. El actor, sin nombre en la serie, fue presentado hace meses como Kang el Conquistador para la película Ant-Man y la Avispa: Quantumania. Y este anuncio y lo que sabemos de fuera de la serie en contraposición de lo que la serie nos cuenta, diría que es parte del problema que me ha planteado el episodio.

En este sexto episodio de Loki nos han dado por fin las respuestas a todas las preguntas que la AVT nos planteó desde el primer episodio, pero lo ha hecho de la forma más anti climática posible, convirtiendo al que debía ser el mejor episodio de la serie que nos volara la cabeza en una cabeza parlante que nos cuenta su plan malvado en un monólogo de más de ¿10/15 minutos? que me ha dejado con una sensación total de decepción tras haber acabado de ver la temporada.

Como era esperable (y de hecho ya lo comenté en mi artículo sobre el quinto episodio ), todo apuntaba a que el villano en la sombra detrás de todo fuera KANG. Pero no tenía lógica presentar a última hora y de tapadillo a uno de los grandes villanos de los comics Marvel, por lo que este personaje sería una de las múltiples versiones más benigna que el personaje ha tenido a lo largo de los años, como por ejemplo Inmortus. El problema del episodio no es tanto con la explicación -en la que todo cuadra y es OK- o que hayan usado “cabezas parlantes”, incluso a pesar que se nos prometía un espectáculo visual que no ha llegado, sino porque la forma en que Kate Herron nos lo ha narrado ha sido super montonera. La comparación puede ser injusta, pero David Fincher tiene un montón de cabezas parlantes que explican y mueven la trama, y jamás transmite la sensación de aburrimiento o de producto montonero que me ha dado este episodio. El problema no es la herramienta, es la ejecución.

Sobre el KANG no nombrado en la serie, se me han planteado dos problemas. Por un lado, si el antagonista “El que permanece” realmente es Kang, o para ser más exactos, una versión militarista de otro universo se va a convertir en él, encuentro rastrero que la serie presente a un villano y no le de nombre. Porque la serie tiene que ser autocontenida y dar la información suficiente para entenderse todo, y en este caso se dejan a sabiendas un dato importante (¡fundamental!) de la serie, como es el nombre del que va a ser villano de múltiples películas y series a partir de ahora. Y si, entiendo que en parte el nombre no es tan importante y sí resulta clave explicar el contexto del continuo espacio-tiempo y lo que provocó la guerra multiversal que fue presentada en el primer episodio. Sin embargo, Marvel sí anunció a Jonathan Majors como Kang en Quantumania, y casi parece que debemos asumir que como salió en una nota de prensa, los fans ya le conocemos cuando ¡la información debe estar en la serie!! Por otro lado, casi peor es la sensación que Marvel ha omitido el nombre de Kang intencionadamente para que en los próximos días, semanas y meses las webs de entretenimiento tengan “carnaza” para generar contenido que mantenga el hype hacia el MCU mientras esperamos el siguiente estreno: “¿Quién es el villano secreto de Loki en los comics?” va a ser un artículo recurrente en todas las webs de comic y cine que se precien en los próximos días, si es que no se han publicado ya. De hecho, hoy empecé a ver a webs y a gente hacerse pajas mentales sobre que “Loki aparecerá en Doctor Strange y el Multiverso de la Locura” cuando es un rumor sin confirmar, desde luego no es nada que haya sido anunciado por Marvel, y desde luego hay pocas posibilidades de que sea cierto. Pero también de estos clickbaits de alimenta Marvel para que se siga hablando de sus personajes y el hype se mantenga en lo más alto.

Por cierto, en este sentido, el episodio nos muestra a Jonathan Majors explicarnos su origen en el siglo XXXI y como el consejo de Kangs de múltiples realidades alternativas terminó explotando en una guerra abierta por el control del multiverso. Guerra que culminó en una única línea temporal controlada por este personaje “El que perdura” tras hacerse con el control de Alioth. Lo estaba viendo y tenía la sensación recurrente que esa historia ya la había leído. Y justo fue gracias a Lidia Castillo y su estupendo artículo en Sala de Peligro que me recordó que de hecho, toda la historia del consejo de Kangs sale directamente de la etapa de Mark Waid y Mike del Mundo en Vengadores de 2016. Y hay dos problemas en esto. Primero, Mike del Mundo nos ofreció un espectáculo visual alucinante en los comics para contar la historia, mientras que Loki nos lo narra de la peor manera posible ¿con unas figuras de barro encima de una mesa? He criticado (con razón) las series de The CW y como su falta de presupuesto y elementos “cutres” históricamente me han echado para atrás. La ejecución de este escena es algo que vería esperable en la cadena de Warner o en otras series “cutres”, pero resulta impropio para Marvel, dado que nos han vendido calidad y recursos cinematográficos. Pero por otro lado, este nuevo origen de Kang fue contado en el número 4 de Vengadores, dentro de un arco que culminó en un enfrentamiento de los Vengadores contra Kang números más adelante. Sin embargo, en la serie de Loki, esta explicación ¡es el climax de la temporada! Normal que yo y mucha gente lo hayamos visto como un anti-climax, algo acrecentado por la sensación insatisfactoria de pensar que este sexto episodio iba a ser el final de la historia y no lo ha sido.

Una de las señas de identidad de Marvel Studios es su capacidad de mantener elementos claves de sus películas (y series) en secreto, consiguiendo en estos tiempos de spoilers que el espectador pueda ser sorprendido durante el visionado. Marvel no es Universal (por ejemplo) y no te cuenta toda la película en el trailer como pasó en F9 (y en general en toda la franquicia), sacando literalmente todas las escenas chulas y over-the-top. Sin embargo, reconozco que en el caso de Loki, la sorpresa (negativa) de llegar esperando ver un final a la historia y encontrarme que era sólo un punto y seguido al anunciarse su segunda temporada creo que ha sido un error de Marvel que ha jugado en contra de la experiencia del visionado, que también a ayudado a cimentar esta sensación de decepción.

Si Marvel hubiera anunciado una segunda temporada, entiendo que los espectadores no hubiéramos llegado con la expectativa de saber como iban a terminar la historia en tan sólo 46 minutos que dura el episodio (40 si quitamos los títulos de crédito), hubiéramos podido tomarlo como un final de Lost en potencia, con más incertidumbres que certezas, por lo que el golpe entiendo que no hubiera sido tan grande. No ha sido así, y en mi opinión, ha sido un error. Recordar que Wandavision o Falcon y el Soldado de Invierno sí tuvieron finales cerrados más o menos satisfactorios, dejando obviamente subargumentos abiertos, cosa que no ha pasado en Loki. Y por poner otro ejemplo The Mandalorian nos sorprendió a todos con el anuncio de The Book of Fett al final de la segunda temporada, pero es que la serie en sí nos voló la cabeza, siendo una de las experiencias televisivas más satisfactorias que recuerdo. Cosa que Loki obviamente no nos ha dado en sus seis episodios.

Los fans de los comics Marvel y ahora del MCU hemos tenido que soportar durante más de una década los comentarios de haters y gente con poca comprensión cinematográfica que intentaban desmerecer las películas de Marvel con el argumento de “ser sólo un trailer alargado de los siguientes estrenos del studio”. Creo (creía) realmente que esta apreciación no era correcta ya que si bien las películas sí abrían argumentos que iban a ser desarrollados en próximas películas, cada una de ellas ofrecía una aventura autoconclusiva con principio y final que ofrecía un buen entretenimiento en si mismo, permitiendo que pudiera ser vista y disfrutada independientemente del resto del MCU. Esto ya no se cumple con Loki.

Y de la misma forma que Vengadores de Joss Whedon fue el éxito que fue porque Marvel acertó presentando a los personajes en las películas previas, de forma que la película fue directa al grano desde el minuto uno, igual los aficionados tenemos que aceptar que las series de Disney+ van a ser la presentación de elementos para que estallen y nos vuelen la cabeza en las películas. Si ese fuera el caso, estaba pensando en que a priori no tendría problema en ello, si no fuera que la película de Viuda Negra ha estado bien “sin más”, y para sorpresa de nadie ha servido, además de para despedir a Scarlett Johansson del MCU, para presentar a la nueva Viuda Negra Yeleva Velova (Florence Pugh) que la va a sustituir. Así que visto lo visto, creo que todas las series y películas tienen que ofrecer entretenimiento y ser satisfactorias por si mismas, cosa que esta primera temporada de Loki no ha acabado de conseguir.

Dentro que los diferentes episodios me estaban gustando, siempre me quedaba con la sensación que las cosas podían haber estado mejor, conjurándome ante la perspectiva que la experiencia mejoraría en los siguientes episodios, Y algunos fueron mejores que otros, por ejemplo el primero, tercero y quinto fueron mejores que el segundo, cuarto o este sexto con el que ha finalizado la temporada. Pero ahora, visto el conjunto, no puedo más que rendirme a la evidencia que la prioridad para Marvel era reiniciar el Multiverso como espacio donde poderse contar todo tipo de historias, empezando este mismo año en Spiderman: No way home. Sin embargo, el cómo hacerlo y, desde luego, el personaje idóneo para llevarlo a cabo ha acabado siendo secundario.

Porque ese es otro de los problemas de Loki. Su protagonista. Y el caso es que Tom Hiddleston confirma una vez más lo buen actor actor que es y cumple con todo lo que le piden en pantalla. El problema es que hay una conclusión muy evidente y es que Loki ha sido secundario en su propia serie. De hecho, se ha convertido casi en la norma ver que Loki está presente mientras mira como otros hacen las cosas importantes. El síndrome “Hawkguy” (el famoso comic de Fraction y Aja) de nuevo en acción, mostrando a una super capaz Sylvie que tiene las ideas y actúa en consecuencia durante los episodios, como vimos en la resolución del quinto (es ella la que tiene el plan de hechizar a Alioth, Loki sólo la ayuda), y en el anticlimax cuando es su decisión de matar a “El que perdura” contra la opinión de Loki lo que pone en marcha los sucesos que van a desencadenar la segunda temporada.

Es una sensación triste darte cuenta lo bueno que es el actor protagonista y a la vez lo desaprovechado que está. Y eso sin haber entrado en su caracterización, ya que el Loki sufriente, torpe y claramente enamorado siempre a punto del llanto que hemos tenido en esta serie, sobre todo en la segunda mitad, no tiene nada que ver con el carismático, inteligente e imprevisible Dios del Engaño que supone una amenaza para Thor y el resto de Vengadores. Es como el día y la noche. Y lo cierto es que el blanqueamiento que Disney / Marvel está realizando con sus villanos sería motivo de otro largo análisis en profundidad, que creo que dejaré para otro momento.

Debo reconocer que esta diferencia de caracterización respecto a la caracterización previa de las películas (ya de los comics ni hablamos) realmente no me provocó ningún problema importante durante el visionado de la serie. Y reconozco que la química que comparten Tom Hiddleston y Sophia Di Martino en pantalla es estupenda, aunque veo a la actriz más limitada en lo actoral. Siguiendo en el comentario de la relación entre ambos Lokis, estaba claro desde el cuarto episodio que la pareja tenía que besarse en un momento u otro de la serie. El momento llegó en el climax final, y lamentablemente la escena tampoco acaba de conseguir el impacto emocional que debería haber tenido. Y pensando en el por qué, quizá es que el conflicto verbalizado entre Sylvie “que no confía en nadie” y Loki “en quien no se puede confiar” es una idea interesante en el papel, pero sin embargo realmente Loki desde el cuarto episodio en adelante no ha hecho nada factualmente en pantalla que le haga merecedor de esa desconfianza por parte de Sylvie. De hecho, es tan evidente que Loki es un cachorrito enamorado que desea besar a Sylvie, que la traición inmediatamente posterior al beso deja el momento en un bluff. Aparte que la historia daba a entender que la reunión de dos Lokis en el mismo sitio podía ser la causa que provocaba los Eventos catastróficos en la Línea Temporal. Y al final, nada de eso llegó tampoco a pasar.

Loki lo cierto es que NO ha sido una mala serie. En general todo ha estado correcto, bien pero siempre dejando la sensación que se podría haber contado lo mismo mejor de otra manera. Lo cual no tengo claro aún si es un tema del concepto de Michael Waldron, que también, porque plantear un climax con un monólogo de 15 minutos sin duda es arriesgado. O sobre todo de la dirección de Kate Herron, que me da la sensación que en varios momentos, por ejemplo en este episodio final, no ha acabado de estar a la altura del encargo. Y creo que no es un tema de presupuesto, no dudo que Marvel y Disney han puesto dinero en abundancia encima de la mesa para producir Loki, como ya hicieron antes con Wandavision y Falcon y el Soldado de Invierno, sino posiblemente de habilidad.

En este sentido, una vez vistas las tres primeras series de Marvel Studios en Disney+, no tengo duda que Kevin y Feige y su equipo tuvieron claro desde el minuto uno que Wandavision era la serie realmente buena de esta primera hornada, y por eso la adelantaron para empezar con un concepto que impactara a la audiencia. Tras Wandavision, que para mi fue sobresaliente en todos los aspectos, colocaría a Loki en segundo lugar a mucha distancia, ya que a pesar de la decepción general y de haber ido de más a menos, al menos todo es correcto y la historia avanza de forma lógica poniendo en marcha elementos que sin duda van a provocar historias estupendas en el futuro. Algo que no fue capaz de ofrecer Falcon y el Soldado de Invierno con una historia que resultó un fail en toda regla.

Comparto el teaser de este episodio final:

El final de Loki ha sido una decepción. Las cosas como son. No se puede negar el factor de entretenimiento que hemos tenido a lo largo de estas 6 semanas, pero siempre se ha quedado por debajo del material de base, el presupuesto y los medios que Marvel Studios ha invertido y las posibilidades a su disposición. Una pena.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Loki Episodio 5 (Disney+)

Loki nos ha ofrecido en su quinto episodio otro buen episodio con un montón de guiños comiqueros mientras nos prepara para el final de la semana que viene.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Episodio 5. Viaje al misterio.

Loki intenta escapar de El Vacío, un desolado purgatorio donde conoce otras versiones de si mismo.

Este quinto y penúltimo episodio tiene 49 minutos de duración (43 sin los títulos de crédito) y está como siempre dirigida por Kate Herron y escrita por Tom Kauffman, manteniéndose Michael Waldron como creador de la serie y jefe de guionistas.

A Tom Hiddleston (Loki) y Sophia Di Martino (Sylvie) se les une en este episodio Owen Wilson como Mobius, Gugu Mbatha-Raw como la jueza Ravonna Lexus Renslayer de la AVT, Wunmi Mosaku como la cazadora B-15 que ayudó a Sylvie en el episodio anterior, y una constelación de versiones alternativas de Loki, entre los que destaca el Loki anciano interpretado por Richard E. Grant y Kid Loki interpretado por Jack Veal.

Cinco episodios vistos, queda uno. Y en este quinto episodio por fin hemos tenido un buen puñado de ideas locas y momentazos visuales estupendos cuando nuestros protagonistas llegan a El Vacío, el lugar donde las realidades alternativas llegan para ser borradas del continuo espacio temporal. Las apariciones, aunque sea en segundo plano y semi destruidas, de la Torre Stark, el Helicarrier de Shield, la nave de Ronan el acusador o ¡el helicóptero de Thanos de los comics! ofrecen elementos chulísimos durante el visionado, como lo fue ver encerrado a Throg, la rana que posee el poder de Thor. Dado que en semanas anteriores me quejaba de lo gris que resultaba el mundo de la AVT, es justo reconocer lo mucho que me ha gustado el elemento visual del episodio.

La reunión de Lokis ofrece momentos chulos cuando descubrimos que no se puede confiar en Loki, aunque tú mismo seas uno también. Pero también ante el convencimiento del Loki original que pueden sobrevivir si trabajan en equipo, y que Sylvie puede confiar en él. La relación que se ha formado entre Loki y Sylvie me parece una chulada, y puestos a especular estaría genial que se hayan guardado el beso entre ambos para el climax final, provocando el Evento que se lleva anticipando desde el primer episodio capaz de destruir el continuo espacio temporal tal y como ahora se conoce. En todo caso, aquí tenemos otra confirmación de la estupenda química que comparten Tom Hiddleston y Sophia Di Martino en pantalla, y casi la triste confirmación que no le veo un final feliz a la relación entre ambos.

Entrando en territorio de la especulación, vería raro que la semana que viene significara la presentación de Kang, ya que en parte podría ser visto como una “trampa” debido a que no hubo ni el más mínimo atisbo previo de la existencia de un ser tan poderoso que controla el tiempo. Sin embargo, si sería posible que el causante de todo fuera Inmortus, una versión anciana de Kang, y su caída en la serie provocará la ira del Kang joven que iniciará su campaña para controlar el continuo espacio tiempo en las siguientes películas de Marvel Studios. Eso probablemente estaría muy chulo.

Por ponerle un pero, dentro que narrativamente la historia avanza suficientemente y nos deja con un cliffhanger estupendo cuando Loki y Sylvie avanzan más allá de El Vacío para conocer al ser responsable de todo, también puede interpretarse que casi no pasó nada realmente importante para la trama. A pesar que el sacrificio del Loki Anciano sea uno de los momentazos del episodio.

En mi caso, reconozco que después del estupendo episodio anterior, en este esperaba alguna revelación mayor, aunque entiendo que se hayan guardado las revelaciones para el final. No sólo en lo relativo al ser al final del tiempo, sino en la forma en que Mobius va a poder derribar a la AVT frente a una Jueza Renslayer que busca mantener el status-quo a pesar de saber que ha sido engañada durante todo este tiempo.

Hemos vuelto a un episodio en el que todo ha sido correcto, todo ha avanzado adecuadamente y conecto completamente con los protagonistas, pero a la vez se me ha quedado un poco corto. Algo que a falta que el final me vuele la cabeza, podemos ya decir que ha sido la tónica de la tercera serie de Marvel Studios. Y soy el primero que opino que no todo puede ser sobresaliente o la mejor de la historia, y me siento satisfecho con una serie que símplemente esté “bien” a secas.

Por si os interesa, dejo a continuación los links a mis artículos sobre los episodios uno, dos, tres y cuatro de Loki.

Comparto el teaser trailer de este quinto episodio.

Marvel se lo ha guardado todo para el final. Habrá que esperar aún una semana para descubrir si Loki es un gran éxito o se ha quedado en tierra de nadie. Lo tiene todo para triunfar, pero debe acertar el final. Y me siento optimista y creo que lo van a conseguir.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Loki Episodio 4 (Disney+)

El cuarto episodio de Loki en Disney+ ha sido el mejor hasta la fecha y un gran ejemplo de buena escritura a lo largo de toda la serie que construye inicialmente para conseguir que las revelaciones y las sorpresas del episodio nos impacten y nos dejen con la sensación de que el próximo va a ser aún mejor.

PUNTUACIÓN: 8/10

Artículo con spoilers.

Episodio 4- El evento en el nexo

La paranoia invade a la AVT. Mobius y la Cazadora B-15 buscan a Loki y Sylvie.

Kate Herron dirige este cuarto episodio de 48 minutos que nos devuelve a la duración normal de la serie, lo que confirma la sensación de breve interludio que vivimos la semana pasada con la aventura de LOky y Sylvie en Lamentis-1. Michael Waldron vuelve a dejar la escritura del episodio a otro de sus guionistas, en este caso Eric Martin, que firma su primer guión en la serie.

A los protagonistas habituales Loki (Tom Hiddleston), Sylvie (Sophia Di Martino) y Mobius (Owen Wilson) en este cuarto episodio de revelaciones se les unen en orden de importancia la jueza Ravonna Renslayer (Gugu Mbatha-Raw ) de la AVT, jefa de Mobius y con acceso directo a los Guardianes del Tiempo, y la Cazadora B-15 (Wunmi Mosaku ), que fue controlada por Sylvie en el segundo episodio.

Por si os interesa, comparto a continuación los enlaces a mis artículos analizando los episodios uno, dos y tres. En estas tres semanas previas, debo reconocer que dentro que todo me estaba gustando, no me flipaba nada especialmente. Con el añadido que veía que faltaba el despliegue multiversal y temporal que los trailers anticipaban. Y reconociendo que para esta última parte aún vamos a tener que esperar al episodio próximo, la verdad es que el desarrollo que hemos visto previamente tienen un climax super interesante a lo largo de este episodio, lo que me parece un ejemplo de buena escritura que marca de forma modélica los tiempos en que los espectadores conocemos las sorpresas de la trama, maximizando el impacto emocional.

La revelación sobre los Guardianes del Tiempo que tenemos en este episodio era bastante esperable, y tenemos desde cierto punto de vista un nuevo “Mandarín” de Iron Man 3. Con el plus en este caso de tener todavía que esperar una semana para saber quien es el verdadero villano en la sombra que está impidiendo el desarrollo natural del Multiverso en el MCU. Esta posibilidad fue algo que ya comenté desde el primer episodio, cuando parecía claro que el villano no podía ser un Loki renegado, siendo evidente que iba a ser más interesante una lucha por el orden del continuo espacio-temporal. De hecho, hay todavía un elemento ambiguo con la Jueza Renslayer que no acabo de tener claro si es LA villana o una víctima de un poder mayor. A falta que acierten con el villano sorpresa y el climax de la serie, como experiencia televisiva diría que Loki está siendo muy satisfactoria.

Visualmente y con sus múltiples sets y localizaciones inspiradas por Terry Gillian, Marvel Studios vuelve a confirmar que estamos ante una serie de máxima importancia para el estudio en la que ha invertido muchísimo dinero. Y mención especial de nuevo a la música de Natalie Holt,  transmitiendo lirismo, tristeza y misterio con una banda sonora que tiene también un feeling atemporal.

Lo bueno de la idea general de Michael Waldron, el creador de la serie y escritor jefe, es que al invertir tiempo en los principales personajes, Loki, Sylvie e incluso Mobius en los primeros episodios, lo que les pasa, sobre todo lo referido al personaje interpretado por Owen Wilson, consiguió impactarme, porque no lo vi venir y porque consiguieron que empatizáramos con él. Incluso sobre Sylvie, la semana pasada comenté que me faltó algo de historia del personaje, y ahora que por fin la tenemos sentimos todo el drama y la soledad que ha debido sentir desde que la AVT la sacó del continuo siendo niña. Sylvie tiene momentos muy potentes emocionalmente en este episodio, de nuevo vemos una química estupenda de Sophia Di martino con Tom Hiddelston en pantalla.

Sobre Loki, dentro que Tom Hiddelston me parece que lo está haciendo genial y tiene un carisma y una presencia en pantalla bestial, reconozco que me chirría algo que la historia le haya convertido en poco menos que en un patán incompetente, sobre todo por lo visto sobre todo en el episodio anterior. Y Loki es muchas cosas, pero incompetente no, cosa que su borrachera en el tren transmitía. Loki está siendo víctima hasta ahora del síndrome “Hawkguy”, el famoso comic de Matt Fraction y David Aja en el que para destacar al personaje de Kate Bishop optaron por convertir a Clint Burton, nuestro Ojo de Halcón de siempre, en un patán penoso que no era capaz de enfrentarse a matones rusos, cuando era alguien que sin poderes se había convertido por méritos propios en uno de los Vengadores más carismáticos. En parte, esto mismo es lo que veo que han planteado los guionistas en lo referido a los roles de Sylvie decidida y capaz, y Loki sin plan y sin acierto la mayor parte del tiempo.

Sin embargo, el reconocimiento de ser un ser narcisista que llamaba la atención por el miedo a quedarse sólo me parece una idea muy potente que me gusta. Y que puede hacer avanzar al personaje de formas muy interesantes una vez que finalice la serie, ya que no creo que Marvel vaya a renunciar al filón que tiene con el personaje y con la calidad interpretativa de Hiddleston.

Si tengo que comentar algo menos bueno, dentro que me ha parecido el mejor episodio hasta ahora, quizá sería la coreografía de acción del final del episodio, bastante flojilla, y que a pesar de los momentazos visuales en Lamentis-1, la serie con su opción de presentar sobre todo el mundo gris de la AVT, sigue como si estuviera con el freno de mano puesto, como si no quisiera desatarse aún.

La sorpresa final de la escena post-créditos en la que Loki es revivido por versiones alternativas de si mismo (un momento super comiquero que me ha flipado), con un Loki anciano interpretado por Richard E. Grant, un Loki niño con ¿un Loki mascota dragón de komodo? y un Loki afroamericano que parece poseer una versión de Mjornir, invita a pensar que el próximo episodio va a ser el que por fin nos vuele la cabeza. ¡Qué ganas de que esto pase y el episodio me deje flipado!!

Comparto el trailer de mitad de temporada:

Loki por fin nos ha mostrado de lo que puede ser capaz la serie y pinta que los dos episodios que restan pueden ser monumentales y super chulos. ¡Qué ganas de seguir viendo la serie a ver a donde nos lleva y cuando.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!