Archivo de la categoría: Series TV

series de TV que sigo actualmente

Crítica de El Cid temporada 1 (Prime Video)

Tras alabar ayer la película de El Cid de 1961, un autentico CLÁSICO del cine, hoy toca analizar la serie de televisión que Prime Video estrenó el pasado mes de diciembre, cuyo visionado ha sido como la noche y el día en todos los aspectos.

PUNTUACIÓN: 3,5/10

FILMAFFINITY. ‘El Cid’ cuenta la historia del hombre detrás de la leyenda, Rodrigo Díaz de Vivar, también conocido como “Ruy”, desde que era niño hasta que se convirtió en un héroe de guerra, mientras intenta encontrar su lugar dentro de una sociedad donde las intrigas de la Corona de León intenta controlarlo. El Cid es un héroe por todos conocido pero también uno de los personajes más misteriosos y complejos de la historia de España. La trama tiene lugar en el siglo XI, una de las épocas más fascinantes de la historia de España, donde cristianos, árabes y judíos convivieron en la Península Ibérica, enfrentándose en guerras y/o forjando alianzas. Una historia de aventuras, amor, intriga, traición y lucha entre quienes ostentan el poder y quienes poseen la auténtica autoridad.

La primera temporada de El Cid constó de 5 episodios estrenados por Prime de forma simultánea el 18 de Diciembre. Tras ciertas dudas, finalmente ha sido renovada para una segunda, con estreno previsto este 2021 (supongo que de cara a final de año). La serie ha sido creada por José Velasco y Luis Arranz. Velasco es uno de los profesionales con mayor experiencia en la producción audiovisual en España. Es presidente de Zebra Producciones, y cofundador de Globomedia y Zeppelin, productoras responsables de programas de éxito como Inocente, Inocente (entretenimiento, 1995-), El Super (primera serie de emisión diaria entre 1996-99), Querido Maestro o el tristemente célebre Gran Hermano.

Luis Arranz ha escrito para series como «Lalola (2008-09), «La sopa boba (2004), Fernández y familia (1998-99) o «El Gordo: Una historia verdadera (2010). También co-escribió la ópera prima de Adolfo Martínez “Zona hostil (2017). Arranz, Martínez y José Velascoaparecen acreditados como creadores del argumento de la serie, mientras que los episodios fueron escritos junto a Curro Royo, Luis Moreno, Nicolás Saad, Ángel E. Pariente, Felipe Mellizo y Cristina Pons. Además, para dirigir los 5 capítulos, tenemos al propio Adolfo Martínez, Miguel Alcantus (2 episodios), Marco A. Castillo (2) y Arantxa Echevarría.

La serie se vendió como la producción española más cara de la historia, aunque no se han hecho públicas las cifras exactas de inversión. Con un equipo formado por más de 200 personas, más de 1100 figurantes, unos sets de decorados de más de 4000 m2 y un 70% rodado en exteriores y localizaciones históricas de Soria, Burgos, Albarracín, Madrid (Colegiata de San Isidro), San Martín de Valdeiglesias, Guadamur y La Adrada y en el Palacio de la Aljafería de Zaragoza, la sensación a priori no podía ser mejor, al haber contado con todos los medios para crear una gran serie.

Esta sensación vino también por la contratación de reputados profesionales de Hollywood como son el director de arte Benjamín Fernández (Gladiator), el músico ganador de 2 Oscars Gustavo Santaolalla (Babel y Brokeback mountain) y el director de fotografía Javier Salmones, ganador del Goya y con una amplísima carrera con películas como Anticristo, Capitan Trueno, Romasanta, Carreteras secundarias o La lengua de las mariposas entre otras muchas.

Curiosamente, el proyecto inicial que vendieron a los medios de comunicación cuando Prime anunció el contrato para producir esta serie era que se iban a rodar de forma simultánes 2 temporadas de 6 episodios cada una, con 7 meses de rodaje en total, y con la idea que el final de la 2ª temporada situaría a Rodrigo con 20 años ANTES del inicio del Cantar del Mío Cid. Sin embargo, esto no ha llegado a materializarse así, ya que finalmente sólo se rodó una temporada de 5 capítulos y durante 2021 tendrá que rodarse la segunda.

La serie está protagonizada por Jaime Lorente (Casa de Papel, Élite) como Rodrigo Díaz de Vivar “El Cid” o Ruy, Lucía Guerrero como Jimena Díaz, la futura esposa del Cid, José Luis García Pérez como Fernando I el Grande, figura histórica y esposo de la Reina Sancha la Bella (Elia Galera).

Sus hijos los infantes están interpretados por Alicia Sanz (infanta Urraca de León), Lucía Díez (infanta Elvira de León), Jaime Olías (Alfonso VI el Bravo de León), Francisco Ortiz (Sancho Fernández II el Fuerte de Castilla) y Nicolás Illoro (rey García de Galicia). El resto del reparto está formado por Ginés García Millán (Ramiro I de Aragón), Juan Echanove (Obispo Don Bernardo), Juan Fernández (abuelo de Rodrigo), Carlos Bardem (Conde Flaín de León) y Pablo Álvarez (Orduño Flaínez, hijo del conde Flaín de León).

Entrando en materia, lo mejor que puedo decir de esta serie es que gracias a su estreno la figura histórica que es El Cid y el apasionante momento histórico que vivió han recibido un interés que hacía décadas que no tenía. Yo mismo me puse a investigar sobre el siglo XI tras ver las película de Charlton Heston y esta serie.

El siglo XI fue un momento histórico increíble en la Península Ibérica, en el que convivieron varios reinos cristianos (Castilla, León, Navarra, Aragón) con unos reinos de Taifas musulmanes surgidos tras la desintegración del Califato de Córdoba. Entre estos reinos se crearon multitud de dinámicas de colaboración y agresión en función de los intereses de cada monarca. En ese momento concreto, la idea de una cristiandad unida contra los musulmanes invasores era totalmente errónea, y asistimos a cristianos y musulmanes unidos contra otro reino cristiano, o cristianos y musulmanes contra otro reino de Taifa rival. O cristianos contra musulmanes y viceversa.

Frente a las comparaciones de la serie El Cid con Juego de Tronos, lo cierto es que el complejo mundo de esa época bien pudo servir de inspiración para George R.R. Martin para escribir las novelas. Y en ese sentido, si algo hace bien esta primera temporada es haber mostrado la complejidad de estos reinos y las luchas por el poder que tuvieron lugar durante esos años.

Y hasta aquí puedo leer. Me quedo muerto viendo la forma tan desastrosa en la que los creadores han desaprovechado los increíbles hechos históricos para crear casi 300 minutos de televisión aburridos hasta decir basta y que no hay por donde cogerlos. No quiero alargarme más de la cuenta ni hacer sangre del árbol caído, pero El Cid me ha parecido increíblemente mediocre a todos los niveles: Actoral, de guión, visual y estético… no se salva nada.

En primer lugar, tiene delito que habiendo rodado tantas escenas en localizaciones históricas y espacios naturales, todo de sensación de falso. Mi compañera Lupe hizo un símil muy acertado, al sentirse viendo la serie como si fuera a recibir una lección de historia y se encontrara que la han llevado a Port Aventura. Esto me muestra que en muchas ocasiones no es cuestión de dinero, sino de calidad de los que deciden y de atención a los detalles.

En este sentido, me produce bochorno que excepto algún momento puntual del ¡4º capítulo! con la única batalla de la temporada, me parece que TODO está rodado de la peor forma posible, como si ante la posibilidad de rodar y mostrar algo de forma dinámica e interesante optaran siempre por la opción más cutre y televisiva posible, dicho esto en el peor sentido posible (lamentablemente). En todo caso, los momentos correctos son demasiado pocos, demasiado tarde.

El Cid es una serie aburrida, plana y que se hace lenta porque aunque el contexto histórico es interesante, lo que hacen los personajes no lo llega a ser nunca. Y peor, con unos diálogos realmente penosos que parecen sacados de “Al salir de clase” o subproductos similares y unas interpretaciones flojísimas que cuando oyen hablar de carisma no saben a qué se refieren.

El casting es terrible y es otro de los motivos que la serie no enganche. Es cierto que los actores tienen que lidiar con unos diálogos que no se los desearía a mi peor enemigo, pero sobre todo Jaime Lorente y todos los actores jóvenes de la serie transmiten que en el fondo no se acaban de creer lo que están interpretando y que estarían más cómodos en una serie juvenil ambientada en la actualidad. Lorente jamás está a la altura del desafío, y eso lastra también el visionado.

Aunque es cierto que la España del siglo XI pudo inspirar a George R.R. Martin, la realidad es que la serie intenta copiar sin ningún pudor a Juego de tronos con resultados lamentables. Para alargar la serie y justificar una franquicia de múltiples temporadas que ofrezca a Prime contenidos para varios años, los guionistas se inventan tres líneas argumentales diferentes que se van desarrollando a paso de tortuga y nunca acaban de interesar. En primer lugar un drama histórico con conspiraciones palaciegas de mercadillo, en segundo lugar una historia juvenil con grandes dosis de empoderamiento femenino y amoríos adolescentes nivel al salir de clase, y por último una historia de aventuras repleta de acción, que acaba resultando pobre y tampoco funciona. 3 arcos, todos mediocres que en ningún caso te dejan con ganas de querer saber cómo continuará la historia.

Esta primera temporada acaba resultando un chiste que se olvida de lo principal de cualquier obra de entretenimiento, que es ofrecer algo que haga al espectador querer volver la próxima semana, la próxima temporada, etc… Y es cierto es esta primera temporada es poco menos que un prólogo y que todo lo bueno del Cid queda para mucho más adelante, pero alguien con un poco de cabeza debería haber pensado que antes que 6 temporadas mediocres alargadas, que ya veremos si llegan a rodarse cosa que dudo, no hubiera sido mejor plantear únicamente dos (máximo tres), que fueran realmente potentes con los principales hechos históricos conocidos. Que no optara por inventarse todo lo que les pasa a los personajes y que dejara a los espectadores con ganas de seguir viendo próximos episodios.

Como véis, no me ha gustado la serie como producto de entretenimiento, y ni siquiera entro en las diferentes polémicas que han rodeado a la serie como son su falta de fidelidad histórica por ejemplo con la espada con la que Prime promocionó la serie, o el revuelo que se formó cuando Lorente expresó en una entrevista “Que se preparen las derechas” con el tratamiento realista e histórico con el que se ha planteado la serie, teniendo en cuenta que “la sombra de El Cid ha sido absolutamente manipulada por intereses políticos”. No me interesan, no me parecen algo tan grave para empezar y hubiera preferido eso sí que todos hubieran empleado sus energías en hacer una serie “buena” en lugar de algo que intentara meter con calzador elementos actuales que no interesan ni pegan con la historia.

Comparto el trailer de esta serie:

El Cid me parece una serie muy floja, aunque debo agradecer su existencia porque gracias a ella volví a ver y disfruté el peliculón de 1961, un clásico imperecedero. Pero, en fin, hazme caso y no pierdas cinco horas de tu vida en este serie cuando hay tanto contenido bueno, variado y de calidad con el que aprovechar nuestro tiempo.

PUNTUACIÓN: 3,5/10

¿Has visto la serie, que te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Bruja Escarlata y Visión Episodio 8 (Disney+)

Ahora si. Tras varias semanas de dudas, teorías y, por qué no decirlo, desinformación, ya tenemos todas las respuestas que necesitábamos. Bruja Escarlata y Visión (Wandavision) nos las ha dado en un episodio increíblemente emocionante que eleva a Elisabeth Olsen como una de las mejores actrices de la actualidad.

(Artículo CON Spoilers)

PUNTUACIÓN: 9/10

Episodio 8. En episodios anteriores.

Wanda emprende un viaje muy inquietante: ir al pasado para entender su presente y su futuro.

Este octavo episodio cuenta con 43 minutos y es el más largo hasta la fecha. Aunque lo importante en si no es la duración sino lo emocionante que es todo lo que nos cuentan, consiguiendo atraparnos desde el minuto uno. Es asombroso como Wandavisión nació (en apariencia) como una comedia ligera, y ha mutado hasta convertirse en un doloroso drama centrado en una protagonista que ha perdido a todos sus seres queridos y parece predestinada a una vida en soledad. Esto que es un enorme acierto creativo y narrativo es sin duda mérito del director Matt Shakman, la showrunner Jan Schaeffer, y de Laura Donney, escritora de este episodio.

El prólogo en 1693 en Salem, donde conocemos el origen de la bruja Agatha Harkness, nos ofrece la primera sorpresa del episodio, al comprobar como para crear al personaje, la serie ha copiado con total fidelidad su origen comiquero. Que buen comienzo. Agatha eso sí, es un personaje “malvado” que absorbe las habilidades de otros magos, y se ha visto atraída hasta Westview tras el enorme despliegue de poderes de Wanda al crear su anomalía con la idea de controlar esa enorme fuente de poder que ha resultado ser Wanda.

Tras los homenajes previos a la historia de la televisión y los episodios en los que brillaba un personaje u otro, este octavo episodio es todo Wanda. Es él veremos momentos de su vida que fueron apenas mencionados en las películas ampliados para dotar al personaje de una profundidad que la convierte en uno de los personajes más interesantes de todo el MCU. Hasta ahora podría decirse que Wanda “sólo” era la heroína más poderosa (junto a Carol), ahora es una protagonista de gran complejidad y con grandes matices que hacen que sea imposible no empatizar con ella y cuyo dolor nos conmueve a lo largo del episodio.

Su infancia en Sokovia en la que ocultaba las penurias del mundo real con las sitcoms americanas, la bomba de Stark que mató a sus padres, la primera manifestación de sus poderes que evitó que la segunda bomba les matara componen una escena excelente de gran dramatismo. Shakman rueda increíblemente bien esta escena y consigue alterarnos con la caída de la primera bomba en su casa, demostrando que es un director muy inteligente que sabe sacar el máximo partido al guión.

Los experimentos de Hydra muestran a la Gema de la Mente activando y probablemente aumentando sus habilidades de bruja, con otro momento potentísimo en el que Wanda y nosotros vemos un detalle del futuro y muestra la primera muestra inconsciente de Wanda de su control de la realidad como mecanismo de defensa, al trastocar las imágenes de Hydra.

La escena de Wanda y Visión en la base de los Vengadores tras La Era de Ultrón y antes de Civil War es otro momento de gran emoción y ofrece una de esas escenas que nunca se vieron en las películas y que se intuían pero que ahora nos damos cuenta de lo mucho que las necesitábamos. Junto a una Olsen que nos está matando con su dolor, Paul Bettany hace otra actuación magistral desde el minimalismo y nos ofrece la que será una de esas frases que recordaremos toda la vida. “¿Que es la pena, sino amor perseverante?”. Escribo estas líneas y no puedo evitar que la lágrimas lleguen a mis ojos, porque es un momento alucinantemente emocionante que explica y justifica el amor y la conexión que ambos personajes poseen.

Y llegamos a una clave del episodio y sin duda la sorpresa del episodio. Wanda llega a SWORD para llevarse el cuerpo de Visión. Frente a la versión que el director Hayward dio sobre que Wanda se había llevado el cuerpo de Visión, la realidad es que NO lo hizo. Esto es algo que yo ya vi en el sexto episodio cuando Darcy detectó dos señales de Vibranium y me alegra que esa parte se haya confirmado.

El dolor de Wanda al ver a Visión desmontado nos golpea muy duro, y Olsen realiza un despliegue interpretativo alucinante. Viendo la escena, lo cierto es que SWORD y Hayward NO son malos como también se ha especulado (a falta de alguna sorpresa final en el último episodio). De hecho, Hayward actúa de forma correcta al permitir que Wanda pueda despedirse del cuerpo de Visión y obtenga un final que la permita pasar página. La forma en que poco menos que la invita a que intente revivir a Visión sirve para alimentar las teorías sobre la aparición de Mefisto, al que llegados a este momento no creo que vayamos a ver. Ese diálogo es cierto que es ambiguo, pero la siguiente escena desmentiría una presencia sobrenatural.

Y es que Wanda tras dejar SWORD se dirige a WestView, donde descubrimos que Wanda y Visión habían comprado un terrero donde construir una casa “donde envejecer”. El paseo de Wanda muestra un pueblo deprimido y triste que sin duda ha vivido tiempos mejores en el pasado, y nos lleva a la gota que colma el vaso, al ver los cimientos de una casa que no llegó a construirse, metáfora clara de su amor destruido que no se puede arreglar. Normal que Wanda se rompiera por dentro y no pudiera aguantarlo más.

De esta forma, descubrimos que siempre fue Wanda. Ella creó la anomalía, a Visión y posteriormente a los niños buscando esa vida perfecta que sin duda merece tras tanto dolor, usando las sitcoms que tanto la alegraron de niña como fuente de inspiración. No fue Agatha, ni ninguna presencia sobrenatural, siempre fue Wanda y solo ella. Ni multiverso, ni Mefisto, ninguna de las teorías que se fueron construyendo a partir de las dosis de desinformación se han demostrado correctas. Algo que nos transporta a House o M y a numerosas historias de los comics en los que Wanda pierde el control de sus poderes con resultados catastróficos.

La explicación final de Agatha que Wanda es la Bruja Escarlata, la poseedora de la Magia del Caos que la permite la creación espontánea, nos ofrece un ¿último? momentazo alrededor del nombre de superhéroe de Wanda (Bruja Escarlata) casi al nivel del “Vengadores reuníos”. Y es que ya sabemos que Wanda no fue nombrada así en las películas y tampoco se había utilizado este nombre hasta ahora, por lo que la forma en que se ha explicado y construido una tensión a su alrededor me ha parecido excelente.

Pero espera, ¡aún hay más! La escena entre créditos en la que Hayward activa a la Visión Blanca sin su memoria anterior es puro John Byrne y nos ofrece otro momentazo que adelanta todo lo que está por resolver en el último episodio dentro de unos días.

Este octavo episodio ha sido 1000% comiquero y me llena de alegría, además de construir una historia fírmemente asentada en el MCU cinematográfico. La gran cantidad de localizaciones y efectos especiales que hemos tenido en el episodio nos justifica el presupuesto cinematográfico que ha tenido la serie. Hay tantos momentos que vamos a recordar durante años que me ha maravillado, y confirma una vez más que NO existe la fórmula Marvel, más allá de intentar siempre hacer cosas diferentes.

Elisabeth Olsen está a otro nivel, pero sin duda merece la pena destacar a Kathryn Hahn como Agatha, que ofrece también una gran fuerza en su interpretación mientras intenta enseñar a Wanda su pasado como forma de intentar hacerse con el control de sus poderes.

¿Y qué va a pasar en el último episodio?

Hay un montón de cosas por resolver. Por un lado, lo principal es la lucha Wanda – Agatha. Pero también está pendiente el final del séptimo episodio con Mónica y Pietro (si, creo que quedan cosas que aclaran sobre él), y sobre todo, la lucha de Visión Blanca, con la Visión de la Anomalía creado por Wanda, y contra ella misma. Y eso sin entrar en Darcy o Jimmy Woo, que seguro van a tener también aparición, o las teorías sobre el personaje de Dottie, que por otro lado casi no ha tenido ninguna importancia hasta ahora, pero se supone que va a seguir apareciendo en las siguientes películas del MCU.

No se cómo lo van a resolver, pero si tengo claro que una vez Wandavision se ha puesto en modo Byrne, el final NO va a ser un final feliz para Wanda. Lo más probable es que una vez activado la Visión Blanca, aún recuperando en parte su memoria, no sentirá el amor que compartía con Wanda y se aleje de ella. Además, parte del mensaje de la serie es que Wanda debe dejar partir a su pasado como única forma de poder seguir adelante, cosa que no pasaría si ella y Visión acabaran juntos al final de la serie. No, eso no va a pasar ahora. De hecho, para que su reunión dentro de unos años tenga un mayor impacto emocional en la audiencia, ahora es el momento de su separación. Y dentro de unos años, cuando por fin vuelvan a reunirse, el momento será también grandioso.

Luego están las dudas alrededor del director Hayward. A pesar de las dudas que plantea que mintiera sobre que Wanda robó el cuerpo de Visión, creo que al final NO va a ser nadie importante, desde luego no Mefisto, cuya aparición de la nada en el último episodio cuando realmente nada hasta la fecha ha sugerido su existencia, sería un deus-ex-machina un tanto impropio a estas alturas. Al final, le veo como un funcionario que intenta hacer lo correcto, incluso equivocándose, aunque eso choque con lo que los héroes del MCU necesitan e implique destruir o activar un arma de gran poder como es el cuerpo de Visión.

Se lleva anticipando una gran aparición en el último episodio. Elisabeth Olsen lo “soltó” en redes sociales. Todos tenemos claro que Doctor Strange va a salir, aunque sea a modo de cameo, dada la anunciada aparición de Wanda en Doctor Strange and the Multiverse of Madness. Sin embargo, si sólo aparece a modo de cameo en una eventual escena post-créditos, quedaría la posibilidad de otra aparición que ha sido comparada con “un momento Luke” en Mandalorian.

Puestos a especular, y aunque es muy difícil que pueda suceder, me parece que un cameo que sin duda provocaría un “momento Luke” sería ver a CHADWICK BOSEMAN interpretando a T´CHALLA por última vez. Por un lado, el rodaje de Wandavisión terminó en marzo de 2020, y Boseman falleció en agosto, por lo que tuvo tiempo de participar en la producción y que su cameo pudiera ser mantenido en secreto. Pero es que además, en Infinity War, Shuri estaba grabando las pautas cerebrales de Visión cuando fue interrumpida por Corvus Glaive. ¿Y si realmente terminó (o se quedó en el 80%) y aparece ahora para devolverle la memoria a Visión? Si Shuri entrara en juego, T´Challa iría detrás. De hecho, que la memoria no estuviera completa ayudaría al argumento que una Visión revivida no tuviera sin embargo sentimientos hacia Wanda. Y conociendo a los americanos, es la única aparición ahora mismo que podría provocar un “momento Luke” en el MCU, sobre todo si Wandavision se mantiene en una forma tan contenida dentro de la narrativa cinematográfica actual.

Esta sería la opción A) “grounded”, anclada en el mundo visto hasta ahora. Pero hay una opción B) que sería un último episodio super loco que nos volara la cabeza entrando a tope con todas las teorías locas del multiverso vistas hasta ahora. De hecho, gracias a Doctor Strange y Vengadores Endgame, ya sabemos que SI existe un multiverso en el MCU, lo que pasa es que de momento no se han lanzado en explorarlo, cosa que aparentemente pasará en Spiderman No way home y en Doctor Strange and the Multiverse of Madness.

Sin embargo, si se hubieran guardado un último as en la manga para el último episodio y Wanda fuera a protagonizar la versión cinematográfica del “No More Mutants” del comic House of M, mi opción es que Wanda en esta ocasión sería una creadora de vida y traería a los mutantes al MCU. En ese caso, cualquier cameo tipo Charles Xavier o Magneto tendrían un impacto equivalente a ver a Luke en Mandalorian. Lo cierto es que esta opción me gustaría mucho, al dar a Wanda una vertiente CREADORA en lugar de la destructora que ha sido durante años en los comics Marvel gracias a Brian Michael Bendis y a los diferentes editores que le dieron luz verde a sus ideas.

No tengo ni idea si veremos alguna de estas opciones la semana que viene. Lo que sí se es que Wandavision está marcando un standard de calidad que las próximas series y películas de Marvel van a tener muy difícil de igualar, empezando por Falcon and the Winter Soldier a mitad de marzo, o la película de Viuda Negra, que espero que ahora sí llegue a estrenarse en los cines a finales de abril. Y lo que también tengo claro es que después de los grandes momentos televisivos que hemos vivido, Marvel y sus creativos van a clavar el final, incluso aunque eso no implique un final feliz para todos los personajes. Dentro de los arcos de personajes que con tanta maestría están trabajando en Marvel, ahora es el momento de la separación para que cuando por fin se junten dentro de unos años, el momentazo sea para el recuerdo.

El momento de soñar es ahora, y Wandavision nos ha subido a lo más alto en las últimas semamas, ahora es el momento de disfrutarlo. ¡Qué gran momento estamos viviendo para ser fan de Marvel!!

Comparto el trailer de este episodio:

WandaVisión no puede ser mejor y está creando historia del MCU. ¡Imposible perderse el final el próximo viernes!!

PUNTUACIÓN: 9/10

¿Cómo pensáis que va a terminar la serie? ¿Tenéis otras teorías locas? Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Undoing de David E. Kelly (HBO)

HBO estrenó el pasado otoño The Undoing, un thriller psicológico creado por David E. Kelly basada en la novela You Should Have Known de Jean Hanff Korelitz, que tiene a Nicole Kidman y Hugh Grant como sus principales reclamos. Comento mis impresiones sobre este bluf.

PUNTUACIÓN: 5/10

6 episodios. Grace Sachs (Nicole Kidman) es una mujer que ha cumplido todos los sueños de su vida: es una psicóloga que está a punto de publicar su primer libro, tiene un marido devoto, Jonathan Fraser (Hugh Grant), oncólogo pediatra de prestigio, y un hijo que va a uno de los colegios más importantes de Nueva York. Sin embargo, pocas semanas antes de que su libro se publique, la vida de Grace cambia por completo. Una trágica muerte y la desaparición de su marido Jonathan alteran drásticamente su forma de ver el mundo, y la obligan a comenzar de cero. Su única preocupación ahora es garantizar que su hijo pueda vivir la vida que se merece. Por desgracia para ambos, la tarea es mucho más complicada de lo que parece. (FILMAFFINITY)

David Edward Kelley (1956) es antiguo abogado reconvertido a escritor y productor de éxito para la televisión. Es conocido por ser el creador de series como Picket Fences, Chicago Hope, The Practice, Ally McBeal, Boston Public, Boston Legal, Harry’s Law, y más recientemente, Big Little Lies. The Undoing, serie que adapta la novela de 2014 You Should Have Known de Jean Hanff Korelitz es su último éxito televisivo, al hacer historia para la HBO al ser la primera serie original de la cadena en ganar audiencia todas las semanas durante el transcurso de la temporada , con un final que fue el programa más visto desde el final de la temporada 2 de Big Little Lies.

Los seis episodios de The undoing han sido dirigidos por Susanne Bier, directora, guionista y productora de cine danesa. Ha dirigido Brothers (2004), After the Wedding (2006), In a Better World (2010) y Bird Box (2018) para cine, y la miniserie de televisión The Night Manager y The Undoing para HBO. Bier es la primera directora en ganar un Globo de Oro, un Premio Primetime Emmy y un Premio de Cine Europeo.

The Undoing cuenta con fotografía de Anthony Dod Mantle y música de Evgueni Galperine, Sacha Galperine y Víctor Reyes, con la particularidad de que la canción “Dream a Little Dream of Me” que aparece en los títulos de créditos está cantada por la propia Nicole Kidman.

Como comentaba antes, el principal reclamo que vendió la serie es su pareja protagonista. Nicole Kidman es Grace Fraser una psicóloga de éxito casada con prestigioso doctor Jonathan Frazer (Hugh Grant). Donald Sutherland interpreta al rico padre de Grace, al que Jonathan nunca le cayó bien e intentará ayudar a su hija cuando todo su mundo se derrumbe.

El resto del reparto está compuesto por Édgar Ramírez como el detective de policía Joe Mendoza, Noah Jupe como Henry Fraser, el hijo de Grace y Jonathan, Lily Rabe como Sylvia Steinetz, una abogada (también de éxito) amiga de Grace que lleva a su hija al mismo colegio exclusivo que Henry. Noma Dumezweni es la abogada sin escrúpulos (y también de éxito) Haley Fitzgerald experta en conseguir que los culpables no pisen la cárcel. Por último, Matilda De Angelis e Ismael Cruz Córdova interpretan a Elena y Fernando Alves, un matrimonio cuyo hijo Miguel fue tratado de cáncer por Jonathan y que ahora comparte colegio con Henry.

Empezando por los elementos positivos, debo reconocer que el Star-Power de los protagonistas Kidman y Grant resulta un reclamo perfecto, a los que se suma el siempre estupendo Donald Sutherland en el típico secundario de prestigio que ayuda a elevar el caché. Y ellos solos consiguen vender la serie, con un carisma que se transmite en cada escena.

Otro elemento positivo es su propia duración de 6 episodios, que nos permitió verla y conocer el final de la historia en 3 días. En las últimas fechas parece que estoy más interesado en historias cortas con principio y final antes que largas temporadas que se eternicen. En el caso de The undoing, la serie está planteada como una montaña rusa de giros y sorpresas para mantener enganchado al espectador, y reconozco que la serie cumple con el objetivo de entretenimiento, aunque sea con algún detalle absurdo que luego comentaré.

Por otro lado, The undoing cuenta con unos perfectos valores de producción. Está rodada en Nueva York, con el glamour que ello supone, los protagonistas son ricos y famosos que viven en lujosas viviendas y visten de punta en blanco, y se nota que hay un intento clarísimo en cada escena de mostrar a Nicole Kidman como el ejemplo de belleza y estilo perfectos, algo que viene supongo del propio target femenino que busca captar la serie, y del hecho que Kidman es además productora de la serie. Si la ficción en muchas ocasiones sirve para evadirnos de nuestra gris realidad diaria para trasladarnos a un mundo idealizado de lujo y riqueza, The Undoing cumple completamente esta función.

The Undoing traducido sería algo así como ruina, perdición, o deshacer lo que estaba hecho, lo cual ya explica lo que a priori es el concepto clave de la serie, y es seguir a Grace mientras su perfecto mundo se deshace a su alrededor.

Empecé a ver la serie sin haber leído la sinopsis. Pero tras el decepcionante final que no voy a spoilear, alucino leyéndola porque no tiene nada que ver con lo que he visto: “Una trágica muerte y la desaparición de su marido Jonathan alteran drásticamente la forma de ver el mundo (de Grace), y la obligan a comenzar de cero. Su única preocupación ahora es garantizar que su hijo pueda vivir la vida que se merece. Por desgracia para ambos, la tarea es mucho más complicada de lo que parece.”

Whaaaaaat?!! A ver, The undoing está planteada como una típica historia de Agatha Christie en la que tras un crimen hay que averiguar quien fue el asesino y cada episodio crea dudas sobre lo que acabas de ver además de lanzar la posibilidad que otra persona sea realmente el asesino. Y es cierto que hay muchas sorpresas y revelaciones impactantes en cada episodio, pero la resolución tendría que estar a la altura, cosa que no ocurre. Además, el giro que se espera en este tipo de narrativa, que es la única que ha existido en los episodios previos, no llega a suceder nunca, provocando una sensación de decepción y de que acabamos de ver un bluf en toda regla.

Por otro lado, teniendo en cuenta que Nicole Kidman es la gran protagonista absoluta, uno esperaría ver un cierto desarrollo de su personaje que lo haga interesante. Sin embargo, a pesar de aparecer guapísima en pantalla en todo momento, su Grace es un fail espectacular porque es un envoltorio totalmente vacío. ¿Qué rasgos tiene Grace, cual es su personalidad? Pues es una página en blanco, un pegote que ve como van pasando cosas a su alrededor mientras ella pone ojos llorosos y mira alucinada hacia el infinito, siempre pasiva y sin actuar ni hacer nada realmente interesante. El guión me parece flojísimo en ese aspecto. Y en otros también no os vayáis a pensar.

Volviendo a la sinopsis, Grace es una millonaria con un padre aún más rico que ella. En ningún caso tiene que empezar de cero. Por que, en fin, es millonaria. Y si el guionista considera que mudarse de una casa a una mansión aún más lujosa (de su padre) es un drama, lo que demuestra es que no vive en el mundo real. Su único “superpoder” es su habilidad de pasearse por Nueva York luciendo vestuarios maravillosos. ¿Es Grace inteligente? Se le supone por la profesión que ejerce, pero sus actos en pantalla no me permiten afirmarlo, la verdad. Incluso me hace gracia que la sinopsis habla que ha escrito un libro que va a ser publicado que en la serie no llega a mostrarse jamás.

En este sentido, veo mucho más interesante la interpretación de Hugh Grant que al menos aporta unas interesantes gotas de ambigüedad que te hacen dudar de lo que ha pasado.


David E. Kelly escribe series “para mujeres”, sin que ello sea para nada un calificativo peyorativo. Al revés, la forma de asegurar el éxito de un producto es tener claro cual es tu target para ofrecer a tu público lo que quieren ver. Y Kelly lo tiene claro, su público son mujeres por encima de ¿los 30/40 años? a las que las gusta ver a otras mujeres con ropas caras, maquillajes perfectos y viviendas de ensueño que tienen que enfrentarse a algún que otro problema que nos entretenga. De hecho, diría que no es casualidad que todas las mujeres que vemos en pantalla son o bien ricas o profesionales de éxito que son muy buenas en su trabajo, mientras que los hombres son mostrados desde un prisma mucho menos favorecedor.

Otro elemento que refuerza esta sensación es la forma en que se nos presenta a la joven, voluptuosa y sexual Elena Alves (Matilda De Angelis) de alguna manera como “rival” de las madres del colegio entre las que se encuentra Grace. Kelly busca que sus espectadoras se identifiquen con la situación que sufre Grace, ante los “ataques” a su estabilidad a manos de otra mujer más joven y sexual que ella.

Volviendo a la historia, si el thriller policiaco es un bluff y la construcción de la protagonista inexistente, no debería sorprender que no haya encajado nada con esta serie ni por supuesto se la pueda recomendar a nadie. Tampoco es que esto sea ningún drama dado que no formo parte del público objetivo de la serie. Me quedo eso sí con el consuelo que a mi mujer tampoco le gustó nada el final y le pareció lo peor. De hecho, ambos acabamos opinando que hace 10 años esta misma serie hubiera tenido un final muy diferente, y el actual clima social sobre todo en los Estados Unidos ha provocado que se haya querido rodar una historia de este tipo. Y no digo más para no entrar en territorio spoilers.

Lo que esto debe servirme es para recordar que mejor no empiezo a ver la siguiente serie creada por Kelly porque no se va ajustar a mis gustos. Hay contenidos de sobra que me apetecen que no me los acabo, así que mejor si nos separamos y cada uno por su lado.

Lo que si me molesta es que al estar ante un drama protagonizado por una mujer “fuerte” tengamos unas críticas mayoritariamente positivas ante una historia que acaba siendo un bluf de proporciones bastante importantes que ni acierta el misterio ni crea ninguna profundidad psicológica en la protagonista. Y luego, tendremos que escuchar de esas mismas personas que tal o cual película de aventuras “tiene un nulo desarrollo de personajes”, cuando posiblemente lo tenga y mucho mejor que lo visto aquí. Pero claro, se confirma que como siempre no es qué sino quien lo importante a la hora de valorar un producto de entretenimiento.

Comparto el trailer de la serie:

No me ha gustado The Undoing, me parece la siguiente serie televisiva de usar y tirar. Entiendo que seguro tiene su público y hasta es posible que le haya gustado, tendré que esforzarme en buscar contenidos pensados para mi.

PUNTUACIÓN: 5/10

Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Bruja Escarlata y Visión Episodio 7 (Disney+)

El séptimo episodio de Wandavision (Bruja Escarlata y Visión) en Disney+ nos pone en la antesala del climax final con un montón de momentazos y descubrimientos.

(Artículo CON SPOILERS)

PUNTUACIÓN: 8/10

Episodio 7. Cae la cuarta pared.

Mónica planea volver a la anomalía, Wanda sortea abstáculos. Visión forja otra alienza para ayudar.

Matt Shakman dirige este séptimo episodio escrito por Cameron Squires en el que se homenajea a series como The Office o Modern Family en los que los personajes hablaban directamente a la cámara en lo que fue la inauguración del subgénero del “mockumentary” o falso documental con motivos humorísticos. La parte de Visión en el circo con Darcy que no aporta demasiado y el hecho que yo no sea fan de estas series es lo que quizá hizo que no conectara episodio igual que con los demás (aún entendiendo su importancia narrativa) y haya hecho que me haya parecido uno de los episodios más flojos de los que llevamos visto de serie hasta ahora.

Y digo esto a pesar que no es que no pase nada en el episodio, más bien al contrario, ya que estamos (de nuevo) ante uno de los episodios más importantes de la serie con un montón de momentazos. Empezando por una Mónica Rambeau (Teyonah Parris ) mostrando sus superpoderes de Photon (su alter-ego superheroico en el Universo Marvel comiquero que controla y puede transformarse en cualquier tipo de energía del espectro electromagnético), algo que no por esperado no ha dejado de ser una pasada poder verlo en imagen real.

También es muy interesante que el episodio confirma lo que ya se intuía en los episodios previos y que ya indiqué como una posibilidad en mi post de la semana pasada analizando el sexto episodio, y es que el Director Hayward hubiera intentado reactivar a Visión ya que quiere utilizarle como un arma al servicio de SWORD (¿el gobierno de los Estados Unidos?). La serie a partir del giro del cuarto episodio ha intentado plantear un equilibrio entre lo que pasa en la anomalía creada por Wanda y los sucesos en el exterior, y parece que una parte del climax final va a tener que centrarse en evitar el ataque que Hayward está planeando realizar contra West View, que puede acabar con todos los civiles inocentes.

Pero sobre todo, este séptimo episodio será recordado por el estupendo minuto final en el que conocemos a la que parece va a ser la villana de la serie: AGNES, la vecina metomentodo maravillosamente interpretada por Kathryn Hahn, es en realidad la hechicera AGatha HarkNESs. Esta posibilidad ya la comenté en mi artículo sobre el quinto episodio, entendiendo que en todo caso esta bruja será un personaje diferente a su contrapartida en los comics, donde fue maestra de Wanda que la enseñó a controlar sus poderes mágicos de alteración de la realidad. Para conocer más del personaje, os recomiendo este artículo de Sala de Peligro. En todo caso, aunque esta posibilidad parece que casi estaba descontada, a falta de saber si era buena o mala, todos creo que esperábamos que además de ella, otro villano mayor estuviera en la sombra, y quien sabe si aún se han guardado alguna sorpresa en la manga para los dos episodios restantes.

La forma en que nos muestran su villanía en la sombra al final del episodio me parece una maravilla y un nuevo homenaje a la historia de la televisión que conecta super bien las diferentes épocas llevándonos de nuevo al principio de todo. Y además de lo chulo que ha resultado este cliffhanger y tener que estar otra semana especulando lo que está por venir, me muestra a unos guionistas super inteligentes, empezando por la showrunner Jac Schaeffer, al haber sabido jugar al despiste con la sorpresa de Pietro (cuya identidad real aún falta por resolver) en el quinto episodio, y con el engaño durante Halloween en el que se hizo pasar por víctima de Wanda.

No quiero dejar de alabar el maravilloso trabajo de todo el reparto empezando por una Elisabeth Olsen que está una semana más de premio, en este episodio enfrentándose a la depresión ante los hechos del episodio anterior que ella misma ve como equivocados, además de sentir inconscientemente que algo no está bien a su alrededor. También a un Paul Bettany al que se le ve muy a gusto alternando el drama con el humor. Ya lo he comentado en otras ocasiones, pero la forma en que Marvel Studios consigue acertar en todos sus castings me parece algo digno de estudio.

Y aunque sabemos quién, aún nos falta saber cual es el plan de Agatha, cómo ha conseguido controlar a Wanda y que busca conseguir con la anomalía que parece claro que le sugirió que creara. Por no hablar del Director Hayward de SWORD. No me cabe duda que vamos a disfrutar un montón los dos episodios que restan y que seguro hay todavía un montón de sorpresas y momentazos en la recámara.

Este episodio que dura 35 minutos, 32 si descontamos los títulos de crédito tras la escena en mitad de los créditos, de forma que el 5º episodio sigue siendo de momento el más largo de la serie hasta la fecha con 38 minutos, seguidos los por el sexto y este séptimo con la misma duración. Dados los rumores que se han demostrado infundados sobre una duración extra de este episodio, no dejo de asombrarme por estas ansias de generar un clickbait absurdo.

Lo que también creo que hay que destacar una semana más es como Wandavision ante todo es una historia creada para la televisión en el que la periodicidad semanal de los episodios tiene una importancia capital en la forma en que se ha planteado la historia y nos han ido colocando las sorpresas y los cliffhangers a lo largo de las semanas. La idea de comparar narrativamente lo que está construyendo esta serie semana a semana con el impacto de una película lo encuentro también absurdo.

Comparto el trailer del episodio y a continuación, la pegadiza canción de Agatha:

WandaVision me está volando la cabeza semana a semana, y aunque este episodio sea uno de los más flojos de los vistos hasta ahora, nos pone ante un climax en los dos últimos episodios que puede ser alucinante. Si aún no la estás viendo, aún estás a tiempo de subirte al carro de Wandavision, no puedo recomendarla más.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó elartículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Succession temporada 2 (HBO)

La segunda temporada de Succession, la serie creada por Jesse Armstrong para HBO inspirada en la vida del magnate Rupert Murdoch, me ha encantado aunque también me ha recordado a los accidentes en la carretera y cómo no podemos dejar de mirar aún sabiendo que no deberiamos.

PUNTUACIÓN: 8/10

Serie de TV (2018-). Serie que sigue a la disfuncional familia de Logan Roy y sus cuatro hijos, que controlan una de las empresas de medios de comunicación y entretenimiento más importantes del mundo. En la segunda temporada asistiremos a la lucha de la familia por intentar evitar ser comprados por un grupo empresarial hostil.

Succession fue creada por Jesse Armstrong, y cuenta como productores ejecutivos con Will Ferrell y Adam McKay. La segunda temporada ha sido la de la confirmación de su éxito, donde ganó el premio a Mejor Serie Dramática y Jeremy Strong el premio a Mejor Actor de Drama em ños Emmys.

Para los diez episodios de esta segunda temporada, Armstrong escribe tres episodios, el inicial y los dos últimos, con guiones de Jon Brown, Tony Roche, Georgia Pritchett, Will Tracy, Susan Soon He Stanton, Jonathan Glatzer y Mary Laws. Los directores elegidos fueron Mark Mylod (4 episodios), Andrij Parekh (2), Shari Springer Berman y Robert Pulcini, Becky Martin y Kevin Bray. Matt Shakman, que actualmente triunfa en Wandavision, también dirigió un episodio de esta temporada.

Brian Cox interpreta al patriarca Logan Roy, el multimillonario fundador del conglomerado de medios y entretenimiento Waystar RoyCo. Es un líder despótico que pone a su empresa antes que sus cuatro hijos Connor (Alan Ruck), Kendall (Jeremy Strong), Siobhan (Sarah Snook) y Roman (Kieran Culkin), o su tercera esposa Marcia (Hiam Abbass).

La serie se centra también en el marido de Siobhan y pringado ejecutivo de RoyCo Tom Wambsgans (Matthew Macfadyen) y en Greg Hirsch (Nicholas Braun) nieto del hermano de Logan Ewan al que le dan trabajo en la empresa bajo las órdenes de Tom. Además, la gran sorpresa de esta segunda temporada es Holly Hunter, que interpreta a Rhea Jarrell, CEO de PGM, una empresa que Logan quiere absorber y con el que conectará por su dureza en los negocios.

La segunda temporada ha sido, al igual que me pasó con la primera, amoralmente divertida. En la mejor tradición de Dallas o Dinastía pero sin personajes positivos, Succession triunfa con unos personajes 100% “ostiables” todos que sin embargo están maravillosamente bien escritos. De hechos, aún siendo todos egoistas y amorales, la serie plantea que haya siempre un tira y afloja narrativo, teniendo un acto positivo seguido de una flipada de niño rico para que el espectador estemos siempre en la duda con ellos. En parte entiendes que a pesar de ser mega millonarios, los niños nunca llegarán a ser felices porque les falta lo principal, el amor de su padre, que al final es lo que más quieren. Y que por eso a veces lo pagan con el que tienen a su lado.

Dentro de la familia, el all-star se lo lleva Jeremy Strong con su alucinante interpretación de Kendall, el segundo mayor, llamado a suceder a Logan y que le traicionó en la primera temporada. Su personaje, sun defectos y adicciones y a pesar de todo su amor a su padre al que intenta complacer en todo me parece alucinante, un personaje de los que marcan una carrera. Junto a Kendall, las preocupaciones por la sucesión de Shiv y los esfuerzos de Roman para ser tenido en cuenta y que su padre le tome en serio marcan también las claves de esta segunda temporada.

Y hablando del patriarca, Logan Roy es un tiburón terrible, egoista y manipulador que transmite lo peor del capitalismo salvaje. Pero al mismo tiempo llegas casi a empatizar con él y entender que luche con todas las armas a su alcance para evitar que le quiten lo que más quiere: Su empresa. Logan es odioso y asqueroso, pero sus motivaciones en la serie se entienden no necesariamente desde un punto de vista empresarial, sino desde lo emocional. Lo cual, de nuevo, me parece un gran ejemplo de buena escritura.

Además de complejas operaciones financiera y viajes a localizaciones exóticas, la trama está regada con multitud de elementos que son super divertidos. Los personajes de Tom y Greg son penosos y están siempre como pez fuera del agua con la familia y las locuras de niño rico de Connor, el hijo mayor de Logan que quiere entrar en política aún siendo penoso, provoca momentos hilarantes que alivian el tono general. Este tono casi de comedia negra es otro elemento que hace que Succession entre tan bien, ya que si todo fuera un dramón super oscuro el factor entretenimiento se perdería, en mi opinión.

Y aunque parezca contradictorio, junto al tono ligero que tiene la serie, la música dota a las imágenes de una cualidad casi operística que llega a evocar los grandes dramas Shapespearianos. Es complicado, pero me parece alucinante como la unión de todos estos elementos en muchos aspectos opuestos sin embargo funcionan y convierten a Succession en una serie que es todos pros y ningún contra.

Quizá el único pero sea precisamente que alguien despistado puede acabar glorificando la figura de estos tiburones de Wall Street que se creen por encima de las leyes y la moral, cuando realmente Succession es (pienso yo) una buenísima crítica contra estos ricos y famosos.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Succession se ha convertido en un entretenimiento tremendamente adictivo, y no tengo duda que veré la tercera temporada cuando se estrene en HBO.

PUNTUACIÓN: 8/10

¿Estas leyendo este comic, que te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!