Crítica de Eric de Terry Pratchett (Mundodisco 9)

Dada la actual situación en el mundo real, necesitaba más que nunca evadirme y reírme a gusto un rato. Para ello, el humor de Terry Pratchett resulta perfecto y gracias a Eric, la novena novela de la serie del Mundodisco, he pasado un rato genial, que he alargado escribiendo esta crítica.

PUNTUACIÓN: 8/10

Eric es el aspirante a demonólogo del Mundodisco. Lástima que no se le dé muy bien. Todo lo que pide es que se le concedan…

Todo lo que pide es que se le concedan tres deseos: el dominio sobre todos los reinos del mundo, la mujer más bella que haya existido jamás y vivir por toda la eternidad. Vamos, lo de siempre. Solo tendría que chasquear los dedos… Si hubiera invocado al ser adecuado.

Los seguidores de Terry Pratchett llevaban años esperando este libro. Llega Eric, una divertida parodia de clásicos como Fausto, la Ilíada y La divina comedia. Una irónica visión de lo que puede ocurrir cuando se intenta gestionar el Infierno (una empresa como otra cualquiera, ¿o no?) de una manera eficiente.

Desde hace más de tres décadas, Terry Pratchett ha fascinado a millones de lectores en todo el mundo con sus novelas fantásticas, divertidas y satíricas. Su prolífica obra consta de unos setenta libros, ha sido traducida a treinta y siete idiomas y lleva vendidos más de ochenta y cinco millones de ejemplares en todo el mundo.

Conocido especialmente por la aclamadísima serie del Mundodisco, en 2009 Terry Pratchett fue nombrado caballero de la excelentísima Orden del Imperio Británico por sus servicios a la literatura y siguió entregándose con pasión a la escritura hasta su fallecimiento en marzo 2015, a la edad de 66 años.

Los libros publicados en castellano de la serie del Mundodisco son: El color de la magia, La luz fantástica, Ritos iguales, Mort, Rechicero, Brujerías, Pirómides, ¡Guardias! ¡Guardias!, Fausto Eric, Imágenes en acción, El segador, Brujas de viaje, Dioses menores, Lores y damas, Hombres de armas, Soul Music, Tiempos interesantes, Mascarada, Pies de barro, Papá Puerco, ¡Voto a bríos!, El país del fin del mundo, Carpe jugulum, El Quinto Elefante, La verdad, Ladrón del tiempo, El ultimo héroe (edición ilustrada), El asombroso Mauricio y sus roedores sabios, Ronda de noche, Los pequeños hombres libres, Regimiento monstruoso, Un sombrero de cielo, Cartas en el asunto, ¡Zas!, La corona de hielo, Dinero a mansalva, El atlético invisible, Me vestiré de medianoche, Snuff, A todo vapor y La corona del pastor.

Eric es otra novela super divertida de Terry Pratchett. Quizá el único pero que le veo es que tiene tan sólo 150 páginas que se leen en un suspiro, pero el retorno del mago Rincewind ofrece momentazos super divertidos. Quizá la visión del infierno de Pratchett es lo más original de la novela, al igual que el heroismo que se construye bajo las historias mitológicas, que tienen poco o nada que ver con la realidad.

Parece mentira que tras 9 novelas Pratchett consiga que su mirada irónica de la fantasía encuentre nuevos dardos a los que disparar y que acierten de forma tan certera. La novela está dividida en tres capítulos que cubren las tres viajes de Eric y Rincewind, que van a encontrar mucho más de lo que podían soñar.

Los fans de Terry Pratchett ya saben a qué me refiero cuando hablo del Mundodisco, es una maravilla que me flipa y que me sabe super mal no haberme animado a leer esta serie hasta ahora. Por supuesto, voy a aprovechar a tope el kindle para comprar las próximas novelas de la serie, el disfrute está asegurado.

PUNTUACIÓN: 8/10

¿Eres fan de Pratchett, qué te pareció esta novela y en general el Mundodisco? Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó elartículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Coherence de James Ward Byrkit (Prime Video)

Gracias a Prime Video estoy descubriendo un montón de películas interesantes que no llegaron a estrenarse en salas comerciales. Coherence, la opera prima del director James Ward Byrkit es un estupendo ejemplo de ciencia ficción “científica” que saca el máximo partido a su mínimo presupuesto y a su casi una única localización.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

En Finlandia, en 1923, el paso de un cometa hizo que los habitantes de un pueblo quedaran completamente desorientados; incluso una mujer llegó a llamar a la policía denunciando que el hombre que estaba en su casa no era su marido. Décadas más tarde, un grupo de amigos recuerda este caso mientras cenan, brindan y se preparan para ver pasar un cometa… (FILMAFFINITY)

Coherence, opera prima del director James Ward Byrkit , es una película estadounidense de ciencia ficción estrenada a finales de 2013 en el el Festival de Cine Fantástico de Austin, donde ganó el Premio New Wave al Mejor Argumento. En el festival de Sitges de 2014 ganó los Premios del Jurado de Carnet Jove a la Mejor Producción y de Mejor Argumento, entre otros premios internacionales que consiguió durante su paso por festivales.

El director James Ward Byrkit escribió el guión junto a Alex Manugian, a partir de la premisa de rodar la película sin un guión definitivo, solo con un tratamiento de los elementos claves que debían suceder en cada momento. El rodaje fue planteado desde la improvisación de los actores, a los que solo daban pequeñas instrucciones sobre sus personajes para amplificar las sorpresas que iban a ir viviendo, de forma que sus reacciones ante las cámara fueran aún más realistas.

La película contó con fotografía de Nic Sadler y Arlene Muller, con montaje de Lance Pereira y música de Kristin Øhrn Dyrud. El gran desafío de la película fue conseguir transmitir una tensión creciente en un prácticamente una única localización en la que los personajes pasarán el 90% de los 89 minutos que tiene la película.

Coherence cuenta con 8 actores que protagonizan la cinta de forma coral: Emily Baldoni es Emily, Maury Sterling es Kevin, Nicholas Brendon es Mike, Elizabeth Gracen es Beth, Alex Manugian es Amir, Lauren Maher es Laurie, Hugo Armstrong es Hugh y Lorene Scafaria es Lee.

Cuando el director James Ward Byrkit planteaba la posibilidad de rodar una película barata de bajo prsupuesto junto a su amigo y guionista Alex Manugian, decidieron utilizar la paradoja de Schrödinger como base para su película.

Erwin Schrödinger planteó en 1935 un sistema que se encuentra formado por una caja cerrada y opaca que contiene un gato en su interior, una botella de gas venenoso y un dispositivo, el cual contiene una sola partícula radiactiva con una probabilidad del 50% de desintegrarse en un tiempo dado, de manera que si la partícula se desintegra, el veneno se libera y el gato muere. Hasta aquí todo es lógico. Al finalizar el experimento veremos al gato vivo o muerto. Y hay un 50% de probabilidades de que suceda una cosa o la otra.

Pero la física cuántica desafía nuestro sentido común. Teniendo en cuenta que el electrón es al mismo tiempo onda y partícula, la probabilidad de que el dispositivo active y el gato esté muerto es del 50%, y la probabilidad de que el dispositivo no se haya activado y el gato esté vivo tiene el mismo valor. Según los principios de la mecánica cuántica, la descripción correcta del sistema en ese momento será el resultado de la superposición de los estados “vivo” y “muerto”, por lo que hasta que se abra la caja para comprobar el estado del gato, éste estará vivo o muerto. De ahí la denominación de “paradoja”.

La decoherencia cuántica es el término aceptado y utilizado en mecánica cuántica para explicar cómo un estado cuántico entrelazado puede dar lugar a un estado físico clásico (no entrelazado). En otras palabras cómo un sistema físico, bajo ciertas condiciones específicas, deja de exhibir efectos cuánticos y pasa a exhibir un comportamiento típicamente clásico, sin los efectos contraintuitivos típicos de la mecánica cuántica. El título de “Coherence” sin duda alude a este término, dándole la vuelta a su significado.

Este experimento de Schrödinger y las leyes de la física cuántica permitieron numerosas interpretaciones a esta paradoja. Por ejemplo, Hugh Everett planteó en 1957 la interpretación de los “otros mundos”, según la cual cada uno de los resultados sucederían realmente, pero cada uno de ellos en un universo diferente. La equivalencia a los universos alternativos de los comics de toda la vida. Y es precisamente esta interpretación de la paradoja la que utilizan James Ward Byrkit y Alex Manugian como base para su historia.

No quiero comentar nada más sobre la teoría científica y su influencia en el argumento porque entro en territorio spoiler. En lo positivo, esta premisa es super interesante, y la forma en que los personajes van dándose cuenta que algo raro ha pasado tras el paso del cometa está muy bien planteada y amplifica la sensación de paranoia de los protagonistas, y de nosotros los espectadores.

Byrkit saca el máximo partido a sus limitaciones presupuestarias, potenciando la sensación de tensión creciente. Además, su duración de 89 minutos es perfecta, aunque hay que reconocer que la historia realmente no daba más de sí.

El planteamiento es complejo, pero la narración de Byrkit está planteada para enfatizar esta sensación de que nos estamos perdiendo algo importante, dada la ambigüedad en la forma en que nos cuentan la historia y los giros que van sucediéndose. De igual forma, dentro de este tipo de narración, el final que nos plantean es coherente (valga la redundancia) con lo que acabamos de vivir.

En este sentido, el reparto están todos super correctos y transmiten muy bien la sensación de no saber qué está pasando o cómo van a salir de esta.

Sin embargo, dentro que todo es interesante y está contado de forma relativamente compleja e intencionadamente ambigua, el gran pero de la película, en mi opinión, es que a partir de paradoja del gato amplificada exponencialmente, con las posibilidades que eso abre, al final la regla fundamental de la película es que no hay reglas y todo vale. Lo cual me pareció un super tramposo, la verdad. No le quito mérito a la película dado su bajo presupuesto y lo original de la propuesta, aunque no quita que la resolución de la película me haya parecido un bajón, como si no hubieran sabido plantear una resolución más “coherente”.

Comparto el trailer de la película:

Coherencia es una interesante ciencia ficción de bajo presupuesto que me molesta un poco que a partir de su interesante premisa acabe siendo un “por que si”.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Y tu, ¿viste la película, qué te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The One You Feed de Donny Cates y Dylan Burnett (Panel Syndicate)

La web Panel Syndicate acaba de darnos una alegría al anunciar por sorpresa el estreno de su nuevo comic de fantasía y terror The One You Feed, por el equipo creativo formado por Donny Cates, Dylan Burnett, Dean White y John J. Hill. Dado que se ha estrenado en modalidad “paga lo que quieras” no he podido resistirme y he encontrado un comic con un estupendo arranque que te deja con ganas de seguir leyendo.

PUNTUACIÓN: 7/10

Un día, hace mucho tiempo, y sin motivo alguno… la luna se elevó en el cielo nocturno y todos los seres humanos del planeta comenzaron a transformarse violentamente en los demonios que viven dentro de sus almas. Algunos de estos monstruos eran buenos. La mayoría… no lo eran. Ahora, después de cientos de años de estos horrores nocturnos, un joven príncipe, armado solo con una misteriosa espada llamada Attum, debe viajar hacia la noche para enfrentarse a los monstruos bajo las estrellas y encontrarse con el lobo que vive en su propio corazón …

Tras el Motorista Fantasma Cósmico, Donny Cates y Dylan Burnett vuelven a reunirse en esta serie de 5 números que es calificada como una historia de fantasía y terror. Desde hace varios años Donny Cates está on-fire en Marvel (Thor, Veneno, Thanos vence) y me ha sorprendido este lanzamiento de creación propia dentro del sello online Panel Syndicate en modalidad “paga lo que quieras”.

Descubrí a Dylan Burnett hace ya años gracias a Weavers junto al escritor británico Simon Spurrier. Aunque en este comic editado por Boom Studios veía un poco verde a Burnett, si veía mucho margen de mejora y muchas posibilidades de verle dibujando comics geniales. Parece que el momento ha llegado.

Estamos ante una historia en 5 partes, por eso es lógico que el 90% de este comic sea utilizado por Cates para presentar el mundo y explicar sus particularidades, dejando el desarrollo de la historia y su protagonista para los próximos números. Cates va al grano y consigue que la lectura enganche completamente desde el minuto uno con el world-building y no tanto por la personalidad del príncipe cuyo viaje vamos a seguir en estas páginas, que apenas es esbozada, a la espera de un mayor desarrollo posterior.

Además de un cliffhanger estupendo, algo marca de la casa de Cates, que hace que contemos los días o semanas hasta la publicación del próximo número, lo interesante de este primer número es la sensación que transmiten sobre que la historia oficial podría no ser del todo correcta, algo que especulo que puede ser el hilo conductor de la historia. Destacaría además un arranque con menos golpes de efecto de los esperados en Cates, algo que agradezco si sirve para una mejor construcción de este mundo oscuro.

Además, Cates indica que este The One You Feed es una historia que sucede en el mismo mundo que God Country, el estupendo comic de Cates junto a Geoff Shaw. De momento, la conexión se me escapa, más allá de utilizar (aparentemente) el mismo espadón superpoderoso que vimos en dicho comic. Curiosamente, saber este detalle hace que quiera volver a leer ese comic, algo que supongo es también el objetivo de Cates al decirlo. En todo caso, uno de los puntos fuertes de Cates en Marvel es la sensación que está contando la misma gran historia aunque sea saltando entre diferentes colecciones. Está genial ver que tiene esta misma sensibilidad en sus colecciones de creación propia.

En el apartado artístico, el equipo artístico formado por el dibujante Dylan Burnett, el colorista Dean White y el diseño y rotulación de John J. Hill brillan a gran altura. Burnett ha evolucionado muchísimo desde sus páginas en Weavers, y ofrece una narrativa perfecta y una gran personalidad en el diseño de personajes. Además, aunque de momento no tenemos gore pero si un par de momentos malrolleros, creo que Burnett no se va a achantar y vamos a ver momentos super impactantes en los próximos números. Sobre todo teniendo en cuenta que Cates es experto de adornar sus comics con golpes de efecto constantes.

No sorprende que el color de Dean White sea sobresaliente, teniendo en cuenta que es uno de los mejores coloristas del medio. Lo que sí me llamó la atención de este primer número es lo colorido y vitalista que es todo, teniendo en cuenta que nos han vendido un comic con una sensibilidad oscura mitad fantasía mitad terror. En todo caso, dada la conocida habilidad de White, tengo claro que su color va a ayudar a contar la historia y amplificar las sensaciones que la historia vaya a transmitir durante los próximos meses.

Otro elemento que merece la pena comentar es que Donny Cates lleva bastante tiempo teaseando este comic recién estrenado. Eso me invita a pensar que la publicación de esta serie va a poder ser mensual, evitando los retrasos que hemos vivido sin ir más lejos con Friday de Ed Brubaker, Marcos Martín y Muntsa Vicente, cuyo segundo número acaba de publicarse… 6 meses después del primero (y cuya reseña publicaré en breve). En este caso, espero / confío que la lectura sea a un ritmo razonable, lo que hará que la experiencia sea más satisfactoria.

Por si hace falta un último empujoncito, comparto las primera páginas del comic que están disponibles en preview dentro de la web de Panel Syndicate:

The One You Feed ofrece un Donny Cates más comedido de lo esperado contando una historia que promete con un notable apartado artístico, y creo que puede acabar siendo un estupendo entretenimiento que merece la pena ser descubierto. Gracias a Panel Syndicate, es imposible no leer este primer número, que creo que te enganchará igual que lo estoy yo.

PUNTUACIÓN: 7/10

Y vosotros, ¿váis a probar este primer número, qué os ha parecido? Espero vuestros comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Hellblazer: Rise and Fall 1, de Tom Taylor y Darick Robertson

John Constantine es como un viejo bastardo amigo de la familia. Por eso me llena de alegría leer a Tom Taylor y Darick Robertson reimaginando al personaje dentro del sello Black Label en el comic Hellblazar: Rise and Fall, primer número de una miniserie de tres ejemplares, que he podido leer recientemente.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Un multimillonario cae del cielo y es ensartado horriblemente en la aguja de una iglesia. Curiosamente, las alas de ángel están pegadas a su espalda. Siguen más hasta que, aleluya, está lloviendo empresarios. La detective Aisha Bukhari está perpleja por esto, hasta que la visita su amigo de la infancia, el investigador de lo oculto John Constantine. Hellblazer de DC descubre un vínculo entre la élite que cae y un momento impactante de su juventud malgastada junto a Aisha. ¿Cómo se relacionan estos asesinatos con la primera muerte en manos de John? ¿Cómo involucra esto al cielo y al infierno? Incluso si esto es culpa de John, ¿Constantine se alegrará de dejar caer del cielo a algunos bastardos ricos más, como un Robin Hood vengativo? ¡Es un misterio completamente nuevo de DC Black Label protagonizado por John Constantine en su primera historia escrita por el aclamado escritor Tom Taylor (DCeased) y el artista Darick Robertson (The Boys)!

Este comic lo tiene todo. Uno de mis personajes favoritos de siempre, John Constantine, el escritor Tom Taylor, que de momento convierte en oro todo lo que toca (Lobezna, Amistoso Vecino Spiderman, DC Sos) y el histórico dibujante Darick Robertson (Transmetropolitan, The Boys). Todo ello combinado en la batidora del sello Black Label, que permite a los autores crear con (casi) total libertad sin tener que preocuparse de la problemática “continuidad”.

Un primer hecho al que tuve que acostumbrarme fue por tanto darme cuenta que este comic no continúa de ninguna manera la histórica serie de Hellblazer dentro del sello Vertigo, publicada durante 300 números y 25 años en Estados Unidos. Estamos ante una historia totalmente nueva que utiliza los elementos más icónicos del personaje, pero en la que hay cambios respecto a dichos comics que para mi son como oro en paño.

El formato más grande de los comics Black Label sirven para que podamos disfrutar del arte de Darick Robertson con colores de Diego Rodríguez. Robertson tiene un estilo limpio de dibujo que siempre narra perfectamente la historia sin “achantarse” a la hora de reflejar en la página momentos gores o sangrientos. Además, su estilo de dibujo y atención al detalle transmite un tono cínico o descreido a sus viñetas que le funciona perfectamente al personaje.

Además, al tratarse de un comic de 44 páginas, Tom Taylor tiene rienda suelta para construir su historia sin las limitaciones de los cliffhangers cada 20 páginas de los comics actuales. Aunque para Taylor y Black Label esta es la primera historia de John Constantine en esta iteración del personaje, el personaje en este primer número tiene el feeling correcto de lo que un comic de Hellblazer debe tener.

Este primer número muestra el mundo de John Constantine y como los hechos del pasado siempre vuelven y ofrece un más que estupendo arranque de una historia que como siempre con Taylor no va a inventar ninguna rueda, pero va a ser un entretenimiento más que consistente.

Hellblazer: Rise and Fall es un estupendo inicio para esta historia, y me alegra por poder leer de nuevo al bastardo de John Constantine. Ya tengo ganas de leer la segunda parte, ya os contaré qué tal.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¿Sois fans de John Constantine como yo? ¿Tenéis ganas de leer este comic? Espero vuestros comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Legion T3 de Noah Hawley (HBO)

Legion, la serie creada por Noah Hawley (Fargo) ha cuminado su historia en la tercera temporada de forma brillante. Gracias a mi nueva suscripción a HBO he podido verla y pocas veces la expresión “me ha volado la cabeza” es más ilustrativa de la realidad de una serie para el recuerdo.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Tras el sorprendente final de la temporada anterior, la tercera y última temporada de Legion comienza con David Haller (Dan Stevens) huyendo de sus amigos y de la División 3 cuando averiguaron que era una amenaza mayor para la humanidad que el objetivo que todos habían estado persiguiendo hasta ese momento, el Rey de las Sombras Amahl Farouk. Para conseguir llevar a cabo sus planes, David entra en contacto con una joven mutante llamada Switch, que tiene la capacidad de crear puertas que pueden permitir viajar en el tiempo.

Noah Hawley (Fargo temporadas uno, dos y tres) se inspiró en el personaje creado por Chris Claremont y Bill Sienkiewicz en los comics Marvel de los Nuevos Mutantes, pero ha ido a su aire para crear una historia completamente nueva. Además de Showrunner, ha escrito 5 de los 8 episodios de esta temporada final, además de dirigir el último episodio de esta temporada que cerraba la historia.

Hawley ha contado como guionistas con Nathaniel Halpern (2 episodios), Olivia Dufault (3), Kate Thulin , Charles Yu y Ben H. Winters, mientras que Andrew Stanton, Carlos López Estrada, John Cameron (3 episodios), Daniel Kwan, Arkasha Steveson, Dana Gonzales y Noah Hawley han dirigido esta tercera temporada.

Dan Stevens está omnipresente como David Haller, el mutante de clase Omega con poderes mentales casi omnipotentes y que ha sido diagnosticado con esquizofrenia. En esta tercera temporada, por fin tiene un plan para conseguir arreglar todos los problemas que ha sufrido, aunque no queda claro si la Tierra no pagará el precio. Rachel Keller es su novia Sydney “Syd” Barrett, ahora convertida en antagonista, mientras que Aubrey Plaza es Lenny Busker, amiga de Davis desde el psiquiátrico, que sigue a su lado al comienzo de la temporada. Navid Negahban interpreta a Amahl Farouk, el malvado Shadow King que busca apoderarse de las mentes de toda la humanidad y que ha evolucionado muchísimo desde los primeros episodios.

También tienen importancia esta temporada Bill Irwin y Amber Midthunder como Cary y Kerry Loudermilk, dos mutantes que comparten cuerpo. Cary es el científico y Kerry la luchadora, que sólo envejece cuando sale del cuerpo de Cary, por lo que es mucho más joven que él. El nuevo personaje con una importancia capital en esta temporada es Jia-Yi / Switch, interpretada por Lauren Tsai, una joven mutante con poderes temporales. También serán super importantes en esta temporada final los padres de David, Gabrielle Haller y Charles Xavier (el mítico Profesor X de los comics, interpretados por Stephanie Corneliussen y Harry Lloyd, respectivamente.

En los comics Marvel de los X-Men y New Mutants, David Haller es el hijo de Charles Xavier y Moira MacTaggert. Xavier le sumió en un coma inducido debido a que su enfermedad mental y sus variadas personalidades amenazaban con provocar daños catastróficos. Aunque la serie reconoce a los creadores Chris Claremont y Bill Sienkiewicz, serie reconozco elementos de la etapa más reciente del personaje escrita por Simon Spurrier en X-Men Legacy, aunque reconozco que Noah Hawley ha ido completamente a su aire sin temen en cuenta las historias previas. De hecho, Hawley reconoce que esto fue algo totalmente consciente, sabedor que es imposible adaptar una historia previa sin recibir críticas de alguien por no haber sido todo lo fiel que esa persona hubiera querido. Es por esto que Hawley optó por crear su propia historia que, espera, sea aceptada por los espectadores.

Yendo directo al grano, reconozco que a pesar de alguna cosilla que también comentaré, he flipado una barbaridad con esta temporada final de Legion. Noah Hawley ha llevado las posibilidades narrativas de la televisión un paso más allá, abordando la creación de una experiencia sensorial única para ayudarnos a entender y conectar con la historia.

No hay duda que los viajes temporales están de moda. Ya no sólo por las repetitivas versiones de Terminator que parecen encontrarse en bucle, sino por Vengadores Endgame o TENET de Christopher Nolan. Legion T3 se estrenó en junio de 2019, y ofrece una experiencia muy diferente a todas las anteriores. El concepto de “deja-vu” cobra también una nueva dimensión en estos episodios gracias a una increíble edición de sonido y un montaje bestial. El añadido de los “time-Eaters” que acuden cuando se rompe el continuo espacio-temporal añade un toque malrollero y malsano que sustituye la presencia de Farouk en la mente de Haller de las anteriores temporadas, y sirve para crear momentos super impactantes.

Pero no son sólo estos elementos los que sobresalen. La confusión de David, dejando claro en todo momento que aunque intenta hacer el bien (o lo que él percibe como bien), puede provocar la destrucción de la raza humana, está transmitido de forma perfecta a lo largo de la temporada. Dan Stevens ha realizado un enorme trabajo de creación con David, y me alucina que no recibiera más reconocimiento, porque ha puesto su interpretación en un nivel superior.

Además de todo lo anterior, hay un diseño de producción, un vestuario y unos efectos especiales sobresalientes. Incluso el uso de la música y varias canciones añade capas imprescindibles para entender la historia que hacen que Legion se eleve aún más con una personalidad diferente a todo lo que he visto en televisión. Sólo Mr. Robot llevó la enfermedad mental a la pequeña pantalla de forma sorprendente e imaginativa, pero a falta de ver su última temporada, sin llegar a los niveles de locura y psicodelia de Legion.

Otro elemento que Hawley comentaba en entrevistas es que quería alejarse del cliché de la “pelea final” como climax que servía para solucionar los problemas de los protagonistas, algo que no suele corresponderse con la realidad de nuestra existencia. Precisamente por esto el final me ha parecido brillante y super satisfactorio. Además, añade un elemento importante como es la evolución de los personajes, que afecta a todos incluido al propio Farouk, creando un final que resulta lógico y entendible para todos.

Dentro que esta temporada me ha gustado mucho y me parece un final brillante de la historia, encuentro también que Legion no es una serie para un público mayoritario. Hay una tremenda descompensación entre estética y contenido, y un público despistado puede pensar que prácticamente no pasa nada en cada episodio. No me atrevería a decir que están equivocados, pero sí que pasan bastantes cosas y la forma en que nos las cuentan choca con nuestra percepción de lo que debe ser una narrativa televisiva convencional.

Ya era muy fan de Hawley, pero este final de Legion me ha parecido que eleva la serie tras haber creado una experiencia narrativa y expresible inigualable que recordaremos durante mucho tiempo. Y ahora, ya solo me queda empezar con la cuarta temporada de Fargo en cuanto sea posible.

Comparto el trailer de este tercera y última temporada de Legion:

Legion ha sido una de las grandes series de la televisión que realmente ha ampliado las posibilidades expresivas y narrativas de la televisión. Una serie que me ha volado la cabeza en todas y cada una de las temporadas. Una historia difícil pero muy satisfactorias.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

¿Habéis visto Legion, qué os ha parecido? Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!