Crítica de Sweet Tooth temporada 1 (Netflix)

¡Netflix ha estrenado una serie basada en un comic que está bien!!! Sweet tooth, la adaptación del comic de Jeff Lemire desarrollada por Jim Mickle ha resultado ser un estupendo entretenimiento lleno de humanidad.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Un cataclismo ha devastado el mundo. Gus, mitad chico y mitad ciervo, se une a una variopinta familia de niños híbridos como él para buscar respuestas a lo ocurrido.

Jeff Lemire creó Sweet Tooth dentro del sello Vertigo de DC Comics. Lemire dibujó y guionizó todos los ejemplares de esta serie, que fue publicada entre 2009 y 2013, con 40 números de duración. En 2020, Lemire ha empezado la publicación de una continuación titulada The Return ambientada muchos años en el futuro. Sweet Tooth fue una de sus primeras obras de creación propia que creada en la época de Essex County, y previa a muchas de sus obras posteriores con las que ha llegado a super conocido dentro del ámbito independiente: Trillium, Black Hammer, Un tipo duro, Descender o Gideon Falls entre otros.

Jim Mickle (nacido en 1979) es un director y escritor estadounidense, conocido por películas como Mulberry Street, Stake Land, We Are What We Are y Cold in July. También co-desarrolló la estupenda serie de SundanceTV Hap and Leonard, basada en las novelas de Joe R. Lansdale.

Mickle es el creador de la serie y escribe los guiones junto a Beth Schwartz y Christina Ham. Además, ha dirigido 5 de los 8 episodios de los que se compone esta primera temporada. La fotografía corre a cargo de Aaron Morton con Jeff Grace y Russell Pollack creando la música de la serie. La serie ha sido producida por Warner a través de su DC Universe, y cuenta también con Robert Downey Jr como productor a través de su productora Team Downey. Aunque inicialmente la serie iba a ser emitida por HULU en USA, finalmente llegaron un acuerdo con Netflix para su distribución a nivel mundial.

En el reparto encontramos a Christian Convery como Gus, el niño de 10 años protagonista, mitad humano y mitad ciervo, ingenuo e inocente que quiere encontrar a su madre. Nonso Anozie es Tommy Jepperd, un viajero de pocas palabras que salva a Gus de los cazadores furtivos y lo acompaña a regañadientes en su viaje para encontrar a su madre.

Adeel Akhtar es el Dr. Aditya Singh, un médico que está desesperado por encontrar la cura para el virus H5G9, con el fin de curar a su esposa infectada, Rani (Aliza Vellani) Stefania LaVie Owen es Bear, la líder y fundadora del Animal Army que salva híbridos. Dania Ramirez es Aimee Eden, una ex terapeuta que crea un refugio seguro para los híbridos llamado Preserve. Por último, Will Forte es el padre de Gus, que lo crió en una cabaña apartada en el Parque Nacional de Yellowstone para protegerlo del mundo exterior del odio hacia los híbridos.

Frente a los últimas decepciones de series de Netflix basadas en comics como Jupiter´s Legacy, Sweet Tooth me ha enamorado por la humanidad que GUS, el niño protagonista, transmite. La historia de Gus está muy chula, y una parte fundamental de la serie es la forma en que va enseñando lo que pasó en el pasado y como la aparición del virus cambió la vida en Tierra, no sólo por su alta mortalidad, sino porque a partir de ese día todos los niños nacidos han sido híbridos. Y de ellos, aparentemente el primero de todos fue Gus, lo que podría indicar que en su ADN podría estar la clave de todo.

La aventura de Gus en el presente está llena de ternura, al tener a Gus en el centro de todo, lo que contrasta con el duro mundo existente a su alrededor. Y junto a esto, tenemos unas sorpresas y unos giros sobre la historia de Gus que están muy bien construidos y sobre todo el momento clave de esta primera temporada me impactó. Reconozco que no he leído el comic original de Lemire, así que no puedo comparar y ver si la serie es fiel o no, entendiendo que seguro se han tomado licencias. En todo caso, el objetivo de intrigar y entretener al espectador lo han conseguido de sobra.

Sweet tooth ha sido rodada en Nueva Zelanda, y el hecho de estar muchísimo metraje rodado en exteriores me parece otro hallazgo visual muy chulo y un detalle adicional para ver esta serie. No tengo el dato del presupuesto que han tenido para rodar esta primera temporada, pero la verdad es que todo luce genial y no parece barata en ningún momento. Más bien al contrario, la creación de este mundo postapocalíptico en el que la Naturaleza se está abriendo camino en espacios antaño ocupados por ciudades me parece que están de maravilla.

Hay un elemento menos bueno en esta primera temporada, y es todo lo relativo al arco del Doctor Singh. Como es la moda en tantas series actuales, Sweet Tooth tiene varias historias que van alternando hasta llegar al momento en que los personajes se encuentren: la principal de Gus cuando sale al mundo real buscando a su madre, viviendo aventuras y conociendo a gente por el camino, y dos secundarias con las historias del Doctor por un lado y de Amy, la psicóloga transformada en salvadora de híbridos, por otro. Y todas ellas, la verdad es que el doctor Singh me ha parecido que es el que menos aporta y menos interesante me resulta. Aunque en general, ambos arcos argumentales quedan muy por debajo en todos los sentidos comparadas con la humanidad de Gus.

Me alegra decir que el final de esta primera temporada me parece un buen final que cierra un capítulo y abre la siguiente fase de la historia, dejándome con ganas de más. De hecho, no tengo duda que veré la segunda y espero última temporada, que cierre de forma satisfactoria la historia de Gus. Visto lo visto, esto ya es en si mismo un gran éxito para Netflix. Ojalá confirmen la continuación y en este caso si podamos ver el final de la historia, porque si no estoy equivocado Netflix aún no confirmó que dió luz verde a esta serie.

Comparto el trailer de esta serie:

¡Por fin una serie de Netflix basada en un comic me ha gustado! Buff, con la racha que llevábamos, que alegría me da poder recomendar esta serie.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Outcast Vol. 8 de Robert Kirkman y Paul azaceta (Image Comics)

Si el otro día reseñaba el nuevo comic del sello Skybound, Stillwater de Chip Zedarsky y Ramón K. Perez, hoy toca hablar del final de Outcast, el comic de terror de Robert Kirkman y Paul Azaceta, con maravillosos colores de Elisabeth Breitweiser, que acaba de ser publicado en Estado Unidos.

PUNTUACIÓN: 8/10

Volumen 8: Los fusionados

El principio del fin está sobre nosotros. Allison ha sido poseída … pero no se parece a ninguna posesión que hayamos visto antes. ¿Cómo afectará esto a la misión de Kyle de salvar al mundo ahora que ha comenzado la Gran Fusión?

Este volumen recopila los números 43 a 48 de la serie regular USA.

Robert Kirkman recuerda en sus palabras al final de este volumen cómo el nacimiento de Outcast vino provocado por el éxito de la adaptación televisiva de The Walking Dead. Y es que en un comida celebrando las 10 mejores series de 2009, en la que TWD entró en la lista, una ejecutiva de Fox, asociada con AMC en la distribución internacional de la serie, le preguntó a Kirkman qué estaba preparando en ese momento. Kirkman vendió Outcast en ese momento, una idea sobre la que llevaba tiempo pensando y que de hecho aún no estaba publicada en formato comic. Este detalle resulta importante a la hora de valorar este comic, ya que Kirkman escribió primero el piloto de la serie de televisión y luego intentó trasladar el feeling malsano de esta historia de posesiones a las páginas del comic.

Para conseguirlo, el dibujo de Paul Azaceta y los colores de Elisabeth Breitweiser han sido un éxito brutal. Azaceta ha conseguido crear momentos realmente perturbadores que recordaré toda la vida en este comic, con un estilo de dibujo realista que me ha parecido una pasada: Outcast es el gran comic de Azaceta, con el plus que supone tener los 48 números al mismo equipo creativo, regalando al lector una consistencia gráfica alucinante. Además de su perfecta caracterización de los personajes, la decisión de crear pequeñas viñetas en la página para potenciar la sensación malsana de las situaciones y los sentimientos de los numerosos personajes me parece un éxito creativo monumental. El color de Elisabeth Breitweiser también es un éxito y nos traslada las mejores historias de terror, un género que hasta hace poco pensaba que era difícil de trasladar bien a la página de un comic y que sin embargo, cada vez más tenemos ejemplos estupendos.

En mi reseña del final de LOW de Rick Remender y Greg Tocchini, destacaba como negativo el cambio de dibujo de Tocchini, en ese caso entendible dado que hablamos de más de tres años de diferencia. Los 20 meses de diferencia entre un volumen de Outcast y otro no han supuesto ningún salto en el estilo de Azaceta y todo se ve como si se hubiera creado una cosa justo a continuación de la otra, con una consistencia artística maravillosa que es otro de los grandes hallazgos del comic.

No es noticia si digo que Robert Kirkman ha creado un final perfecto para Outcast. Un final super emocionante que es además el único posible viendo el desarrollo de los acontecimientos. No voy a analizar la historia ya que dado que acaba de publicarse en USA cualquier cosa que diga entra dentro de territorio spoiler, pero sí señalar que la espera desde septiembre de 2019 en que se publicó el séptimo tomo ha valido la pena y la sensación con la que me quedo es super satisfactoria.

Además de que creativamente el final de Outcast me parece perfecto, hay otro elemento en el que Kirkman triunfa, y es que este final justo llega en el número 48 de la serie, por lo que Skybound ya a poder recopilar este comic en un formato Omnibus igual que los de TWD (que también tienen 48 números), o 4 Hardcovers con 12 números, o los 8 softcovers que yo he ido comprando.

Outcast ya es historia del comic. Robert Kirkman y Paul azaceta han creado una obra estupenda que seguro voy a volver a releer múltiples veces en el futuro y que merece mucho la pena. Si te gusta el género de terror, no te puedes perder este comic.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Loki Episodio 2 (Disney+)

El misterio aumenta en el segundo episodio de Loki, la tercera serie de Marvel Studios que está emitiendo Disney+ y que nos ha vuelto a dejar con ganas de más.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

ARTÍCULO CON SPOILERS

Episodio 2. La variante.

Mobius da trabajo a Loki, cuya presencia en la AVT no entusiasma a todos por igual.

Kate Herron se mantiene como directora de este episodio, mientras que Michael Waldron, el creador de la serie y productor ejecutivo, cede las labores de escritura a Elissa Karasik.

A Tom Hiddleston (Loki), Owen Wilson (Mobius), Gugu Mbatha-Raw (Juez Ravonna Renslayer) y Wunmi Mosaku (Cazadora B-15) se les une en este episodio Sophia Di Martino como La Variante y Sasha Lane como la Cazadora C-20, una agente hecha prisionera por el Loki renegado al que la AVT está persiguiendo.

El episodio de esta semana me ha parecido muy interesante y cuenta con detalles super chulos, empezando por la naturaleza ambigua de Loki y, por qué no decirlo, Mobius. Empezando por el Dios del Engaño, su naturaleza traidora hace que todo lo que dice pueda ser interpretado de una forma y la contraria. ¿Es su ego el que le obliga a ayudar a la AVT a detener a la versión renegada de si mismo o realmente tiene un plan oculto para derrocar a los Time Keepers? Probablemente haya un poco de cada, y eso hace que el carisma de Loki crezca por momentos. Pero a la vez Mobius es un agente con una fe ciega en los Time Keepers que ¿cree que puede haber redención para Loki o sólo piensa en él como un herramienta para obtener un fin? Lo que está claro es que la química entre ambos actores está ofreciendo unos momentos que son oro puro, y creo que los profesionales de Marvel lo tienen claro. Junto al carisma de Tom Hiddleston y Owen Wilson, me parece que hay que destacar unos diálogos muy acertados, algo que por ejemplo no tuvimos en Falcon y el Soldado de Invierno.

La idea de unos fugitivos temporales ocultos en momentos previos a eventos cataclísmicos me parece una idea super chula que me flipa y me parece super original, ya que diría que no la he visto antes en ninguna historia previa de viajes temporales. El plan de la Loki Variante me deja con ganas de saber más y con algo de incertidumbre, ya que aparentemente ha lanzado las bombas a través del espacio tiempo para generar el caos en varios periodos simultáneamente e intentar que se creen líneas temporales alternativas. ¿Pero es sólo esto? ¿No ha lanzado ninguna bomba a la central de la AVT para intentar destruirla? Porque sin duda es lo que yo hubiera hecho también.

La personalidad de Hiddleston y Wilson nos ha llevado en volandas a lo largo del episodio, a lo que hay que sumar una trama que me está resultando muy interesante que me ha vuelto a dejar con ganas de ver el siguiente episodio, lo que entiendo que es la primera y principal prioridad de una serie de entretenimiento como esta.

Pero por encima de todo, de nuevo varios diálogos me confirman (espero) que los Time Keepers no pueden ser tan benignos como Mobius cree que son, y que la trama realmente va a tratar sobre la necesidad de que exista un multiverso, derrotando a la AVT que buscará impedirlo.

“¿Cuando terminen, qué pasará?”

“C´est fini. No habrá más casos. Sólo orden. Y nos reuniremos en paz al final del tiempo.”

“Solo orden. Sin caos. Qué aburrido.”

“Imagino que para ti si”.

“Nadie malo no es totalmente malo. Ni nadie bueno es totalmente bueno.”

Esta idea de la perfección del Orden sin Caos los que hemos leído muchos comics Marvel ya sabemos que es una utopía imposible condenada al fracaso, algo que de una manera u otra espero que sea una parte fundamental del climax de la serie en tres o cuatro semanas.

Y esto si es que los Time Keepers realmente existen, ya que el diálogo en el que la Juez Ravonna afirma saber donde están me suena también falso, como si alguien ¿sólo ella, no hay nadie más? estuviera usando estas figuras mitológicas en su propio beneficio.

Si tengo que poner un pero, es el casting de una rubia Sophia Di Martino como la versión femenina de Loki, algo que realmente a mi no me pega, ya que debería ser morena. Esto en si no es algo grave, obviamente, pero sí entiendo que si es una versión alternativa de Loki debería tener unos rasgos similares a él y no es el caso. Junto a esto, reconozco que al igual que me pasó la semana pasada, el episodio me ha gustado y encuentro muchas cosas interesantes que quiero saber a donde nos llevan, pero de nuevo no me ha volado la cabeza, me ha parecido un bien/notable sin más. Que no es nada malo, ojo. Y que pone de relevancia la dicotomía actual sobre “obra maestra / basura” que a veces parece que domina las redes sociales, cuando no pasa nada si una serie está bien sin más.

Dicho esto, entiendo que hay muy buenas ideas en esta serie de Loki y que nos está ofreciendo una vertiente totalmente nueva del MCU. De momento las series de Marvel Studios no puedes ser más diferentes entre si, lo cual es sin duda otro motivo de alegría para los fans. Y si aciertan el final, que entiendo va a ser así porque Marvel fichó a Michael Waldron como guionista de Doctor Strange en el multiverso de la locura, nos queda un montón de sorpresas y diversión en las próximas cuatro semanas.

Comparto el teaser trailer de este segundo episodio:

Loki sigue por el buen camino y nos ha dejado super intrigados y con ganas de saber como continúa la historia. De momento, todo bien, a ver si la cosa sigue igual de bien y nos deja satisfechos al final, yo estaría encantado.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Stillwater Vol. 1 de Chip Zdarsky y Ramón K. Pérez (Image Comics – ECC Ediciones)

No se que tiene Skybound, el sello fundado por Robert Kirkman dentro de Image Comics, pero me aciertan todos los comics que les compro. Stillwater, la nueva serie regular de Chip Zdarsky con el dibujante canadiense Ramón K. Pérez apunta a que puede ser el siguiente gran éxito del sello gracias a su nominación a los Eisner de este año. Comento mis impresiones de este volumen ahora que acaba de ser publicado por ECC Ediciones en España.

PUNTUACIÓN: 8/10

Nadie muere.

En la ciudad de Stillwater, eso no es solo una promesa.

Es una amenaza.

Únete al escritor superestrella CHIP ZDARSKY (DAREDEVIL, THE WHITE TREES) y al artista ganador del premio Eisner RAMON PEREZ (TALES OF SAND, JANE) mientras se sumergen en un mundo de terror e intriga en esta nueva serie original de Skybound.

Este primer volumen reúne los números 1 a 6 de la serie regular editada por Image Comics.

Chip Zdarsky lleva años haciéndose un nombre en Marvel Comics y si algo tienen sus comics, es personalidad, transmitiendo además un gran conocimiento y respeto por la historia de los personajes. Spiderman: Toda una vida o la miniserie Patrulla X + 4 Fantásticos son buenos ejemplos de ello, por no hablar de su Daredevil con Marco Checcheto. Y cuando un escritor está on-fire, creo que es una buena idea estar atentos a sus obras de creación propia en las que puede desarrollar ideas o conceptos que probablemente no tengan cabida en los universos superhoicos de Marvel o DC. Ese es precisamente el caso con este Stillwater, la verdad.

Recientemente comentaba, a raíz de mi reseña de Seven Secrets, el nuevo comic de Tom Taylor para Boom, como la historia de Taylor prometía mucha acción y entrenimiento, pero se veía lastrado por un dibujo en mi opinión deficiente. No es ese el caso de Stillwater, ya que junto a Zdarsky, Skybound ha fichado al excelente Ramón K. Pérez para dibujar este comic, artista que saltó a la fama con el dibujo de la etapa de Jeff Lemire en Hawkeye, y que ha dibujado números en multitud de comics de la Casa de las Ideas, entre otros trabajos y editoriales.

Stillwater sigue un patrón bastante trillado en obras de género. Dan, un joven irascible con problemas para mantener su rabia bajo control, recibe una carta en un momento de crisis existencial, invitándole a visitar la localidad rural de Stillwater donde una familiar que él no sabía que tenía le ha dejado una considerable herencia. Dan se convierte en nuestros ojos y oídos mientras cambia los familiares espacios de ciudad por un pueblo tranquilo en apariencia con un secreto que va a cambiar su vida.

El guión de Zdarsky en estos 6 números que contiene este primer volumen son modélicos, dosificando de maravilla las sorpresas y shocks que iremos conociendo a medida que nos adentremos en este pueblo oculto. Hay mucha información pero son casi más los misterios que quedan por resolver y que probablemente no tengan explicación. Y en este contexto, hay un tensión latente en todas las escenas como si algo grave estuviera a punto de pasar. Otro plus de este comic es la concepción de obra coral con multitud de personajes con historias diferentes. Sus caracterizaciones y los saltos temporales en la narración para ir descubriendo del pasado construyen una narración ágil y muy interesante que provocó que me leyera este comic de una sentada y que me invita a pesar que podemos estar ante una historia que se desarrollará en más de 20/25 grapas USA.

El dibujo de Ramón K. Pérez, con colores de Mike Spicer transmite perfectamente ese feeling de tensión creciente y de encontrarnos en un polvorín a punto de estallar. Su dibujo es una pasada y combina una perfecta caracterización de todos los personajes con la creación del pueblo de Stillwater que parece real, de forma que si tuviéramos un plano podríamos decir en todo momento donde están y hacia donde se dirigen los diferentes personajes. Su estilo de línea fina nos ofrece además un dibujo que resulta fácil de leer y consigue que la experiencia lectora no pueda ser mejor.

Este volumen recopila los seis primeros números de la serie regular, y me resulta curioso que Zdarsky parece estar aplicando la “fórmula Kirkman”. Pasan muchas cosas en cada grapa de Stillwater, y culminan además con un cliffhanger estupendo que te deja en lo más alto y convierte la compra de la siguiente grapa en una obligación. O, en el caso de este tomo, la compra del siguiente tomo. Porque ya adelanto que me ha gustado mucho este arranque y voy a comprar seguro el siguiente.

Hay otro detalle que pasa muchas veces en televisión, que una serie “gasta” la primera temporada en establecer el mundo para que lo bueno empiece a pasar en su segunda temporada. Y a veces, como en Jupiter´s Legacy, esa segunda temporada no llega a hacerse porque no has convencido a la audiencia para empezar. Pues esto que seguro que habéis sentido en algún momento viendo series de televisión es justo lo que NO pasa en Stillwater. Como en The Walking Dead o Invencible, todo lo que ha pasado en el comic es importante y no hay sensación de “lo bueno está por llegar”, sino que la lectura me ha resultado super satisfactoria y no tengo duda que dadas las tramas abiertas, la cosa no va a dejar de mejorar en los tomos siguientes.

Stillwater en el nuevo triunfo de Skybound. Menuda racha tengo con la editorial de Robert Kirkman, qué gusta da comprar una nueva serie y que esta te enganche.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Shorta. El peso de la ley, de Frederik Louis Hviid y Anders Ølholm

Como no sólo de cine norteamericano vive el cinéfilo, me he animado a ver Shorta, película danesa escrita y dirigida por Anders Ølholm y Frederik Louis Hviid que busca ser un análisis de las tensiones raciales que vive el pais y de la brutalidad policial, convertido en un thriller que no deja un segundo de respiro.

PUNTUACIÓN: 7/10

En la Dinamarca actual, una sociedad multicultural, segregada y llena de tensiones raciales, Talib, un joven inmigrante de segunda generación, entra en coma estando bajo tutela policial. Mientras los agentes de policía Høyer y Andersen hacen una patrulla rutinaria por el gueto de Svalegarden se anuncia la muerte del joven, noticia que desata violentos disturbios en el vecindario, que se convierte en un infierno sin salida para los agentes.

Anders Ølholm y Frederik Louis Hviid son los guionistas y directores de este thriller de acción danes, que supone una más que interesante opera prima. La película cuenta con fotografía de Jacob Møller, montaje de Anders Albjerg Kristiansen y música de Martin Dirkov.

Los agentes Høyer y Andersen protagonistas están interpretados por los impecables Jacob Lohmann y Simon Sears, mientras que  Tarek Zayat es el joven Amos Al-Shami detenido por los policías que se convertirá en protagonista involuntario de su intento de sobrevivir a una noche infernal.

Shorta es una palabra árabe que significa “policía”. En ese sentido, se nota que una parte importante de la idea de esta película, que en cierto sentido bebe de clásicos como Asalto a la comisaría del Distrito 13 o Training day, es mostrar como cada una de las partes enfrentadas, policías por un lado y jóvenes de origen árabe por otro, ven al contrario, con una visión repleta de prejuicios que hace que el conflicto sea inevitable.

La película empieza con la policía danesa haciendo un “George Floyd” a un joven árabe. Así que no hay duda que para los directores, el racismo y la violencia policial son un problema importante también en Dinamarca. A partir de ahí, los protagonistas son dos policías casi opuestos que fueron testigos del hecho y tienen que testificar ante asuntos internos, lo que nos anticipa una clásica historia de “poli bueno, poli malo”. Su patrulla por el gueto de Svalegarden cuando se anuncia la muerte del joven les convierte en víctimas inesperadas de la violencia, y todo gira en su intento de sobrevivir a la noche en este ambiente hostil. Sin embargo, los directores nos muestran también que no son víctimas inocentes, porque justo antes estaban sobrepasándose con un joven al que acaban deteniendo.

Lo mejor de la película es el ritmo frenético de Shorta y los estallidos de violencia que siempre llegan de forma inesperada y brutal. Para ser su opera prima, los directores Anders Ølholm y Frederik Louis Hviid se muestran como unos directores depurados que saben crear una tensión creciente alrededor de los protagonistas. La película dura 110 minutos que son como un polvorín que sabes que está a punto de estallar pero no sabes cuando lo hará.

Otro elemento interesante es la forma en que los directores hacen que las situaciones obliguen a los policías a evaluar sus valores morales y cómo no existen soluciones perfectas en blanco y negro, ya que todo está envuelto en unos grises cada vez más complejos. En el ghetto hay gente violenta y también criminales que aprovechan la menor oportunidad para generar el caos. Pero también hay gente buena que ayudan a desconocidos porque es lo correcto. Las interpretaciones de todo el reparto me han gustado mucho y creo que dan con la clave justa de lo que la película necesita, en especial los policías interpretados por Jacob Lohmann y Simon Sears cuya vida entera y conjunto de valores morales van a ser puestos a prueba de forma brutal durante esta noche de ira.

En general, Shorta me parece una película super interesante que realiza un estupendo ejercicio de estilo que sin duda va a hacer que, si ellos quieren, los grandes estudios les ofrezcan la posibilidad de dar el salto al cine de gran presupuesto americano. Sin embargo, hay varios elementos que no me han cuadrado de la película. A partir de ahora entro en territorio de spoilers ¡estáis avisados!

Por un lado, la ubicación espacial de la acción me ha generado un problema a lo largo del visionado. Se nos dice que los policías están en un ghetto del que sólo hay una salida, pero eso no acaba de ser del todo cierto al final. Además, los protagonistas de mueven de forma aleatoria y no llegas a entender las motivaciones de lo que están haciendo y de donde se dirigen, más allá de ponerse a salvo. Que por ejemplo se dirijan a casa de Amos y una vez allí, literalmente justo fuera del portal se marchen resulta totalmente incomprensible e hizo que saltara mi suspensión de credulidad. Sobre todo cuando justo a continuación Andersen sí llegue a casa de la madre de Amos de forma milagrosa (y totalmente tramposa, también hay que decirlo). Entendiendo a la vez que si llegan, se acaba la película, la ejecución de ambas escenas me parece tramposa y ridícula. Al igual que un intento de rescate de la policía con un coche sin marcas que es abortado por jóvenes con cócteles molotov. Mi sensación fue otra vez de una escena mal construida, ya que si están casi fuera del ghetto y los policías van armados, ¿por qué no tiran para allí, no están casi saliendo del barrio? Como digo, al no tener claro la ubicación, varios momentos no me acabaron de funcionar.

Dentro que como thriller de tensión me ha gustado, cuando pienso en el mensaje que nos lanzan, no podría estar más en contra. Y es que justo tras el Black Lives Matter!, tenemos un película en la que claramente los policías son los villanos y los que provocan los acontecimientos, de forma que de alguna manera se merecen lo que les va a pasar. Usar un “George Floyd” para matar a un detenido me parece chabacano y simplista a más no poder, y me rompe con la idea de una película “seria” que intente tocar un tema complejo de forma ¿imparcial?, al trazar los directores su línea en la arena y colocar a la policía en el lado de los malos desde el minuto cero.

De hecho, a pesar del “poli bueno – poli malo” al que aludía antes, la película nos indica que el poli bueno también es malo, porque podría haber actuado y no lo hizo, quedándose mirando mientras alguien moría. Aunque los protagonistas sí tienen valores morales diferentes y ahí si hay un elemento interesante, el shock final no acaba de impactar (a mi no me impactó) porque está telegrafiado y se ve a la legua, ya que refuerza el tema central que TODA la policía es el problema. Que justo una película europea se una a la campaña “Defund the police” que vimos en Estados Unidos en 2020 me parece una lección peligrosísima, ya que tengo claro que siendo imperfecta, la policía es la mejor (única) opción de las sociedades modernas de defender el orden y la paz. Sin policía, lo que habría es aún más caos, vandalismo y destrucción, y yo no quiero eso y me sorprende ver una película que nos traiga ese mensaje aunque sea en segundo plano, al dejar claro que toda la policía es mala, racista y violenta.

Comparto el trailer de la película:

Shorta es un buen thriller que me parece super interesante incluso reconociendo que no he encajado con algunos elementos de la historia que entran en los conceptos de lo políticamente correcto actual.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!