Crítica de Fast X de Louis Leterrier

Décima entrega de la serie Fast & Furious, dirigida por Louis Leterrier (Transporter, El Increíble Hulk, Ahora me ves). Una película que a pesar de su factor de entretenimiento muestra que la franquicia no da más de si en cuanto se centra en el personaje de Vin Diesel.

PUNTUACIÓN: 5.5/10

Durante numerosas misiones más que imposibles, Dom Toretto y su familia han sido capaces de ser más listos, de tener más valor y de ir más rápido que cualquier enemigo que se cruzara con ellos. Pero ahora tendrán que enfrentarse al oponente más letal que jamás hayan conocido: Un terrible peligro que resurge del pasado, que se mueve por una sangrienta sed de venganza y que está dispuesto a destrozar a la familia y destruir para siempre todo lo que a Dom le importa. (FILMAFFINITY)

Fast X es una película de acción de 2023 dirigida por Louis Leterrier a partir de un guión escrito por Dan Mazeau y Justin Lin, que también coescribió la historia con Zach Dean. Letterier es un correcto director sin demasiada personalidad que se amolda a lo que los productores necesitan que ha dirigido de todo, desde El Increíble Hulk para Marvel Studios, Ahora me ves, el remake de Furia de Titanes o la franquicia Transporter con Jonathan Statham. Juntin Lin, director de cinco películas de la franquicia, la tercera, cuarta, quinta, sexta y novena, actúa como guionista y productor de esta película.

La película de 141 minutos de duración cuenta con fotografía de Stephen F. Windon, montaje de Dylan Highsmith, Kelly Matsumoto, Laura Yanovich y Corbin Mehl y música de Brian Tyler. Si los datos de wikipedia son correctos, el presupuesto de Fast X se eleva por encima de los 300 millones de dólares, una cantidad loquísima que hace muy difícil que la película pueda resultar rentable.

El reparto original repite en esa décima película de la franquicia, con Vin Diesel como Dominic Toretto, Michelle Rodriguez como Letty Ortiz, Tyrese Gibson como Roman Pearce, Chris «Ludacris» Bridges como Tej Parker, John Cena como Jakob Toretto, Nathalie Emmanuel como Ramsey, Jordana Brewster como Mia Toretto, Sung Kang como Han Lue, Helen Mirren como Magdalene «Queenie» Ellmanson-Shaw, Jason Statham como Deckard Shaw, Charlize Theron como Cipher y Rita Moreno como Abuelita Toretto.

Las nuevas incorporaciones a la franquicia son Jason Momoa como Dante Reyes, el hijo del narcotraficante Hernán Reyes, que busca venganza contra Dom y su equipo por la muerte de su padre y la pérdida de la fortuna de su familia durante los acontecimientos de Fast Five. Brie Larson es Tess, la hija de Mr. Nobody y representante de su agencia. Alan Ritchson (Reacher) es Aimes, el nuevo líder de la agencia de Mr. Nobody. Por último, Daniela Melchior es Isabel Neves, una corredora callejera brasileña que se revela como la hermana de la antigua novia de Dom y madre de su hijo, Elena Neves.

Tras el hito que supuso Fast 7 gracias al homenaje al recién fallecido Paul Walker, la octava y novena películas de la serie dirigidas por F. Gary Grey y Justin Lin mostraban una peligrosa sensación de agotamiento de la franquicia, reconociendo que Justin Lin mejoraba a su precedesor. Esta novena película mantiene esa sensación ampliándola debido al planteamiento centrado en Dominic Toretto, que sólo consigue recordarnos lo mayor que está Vin Diesel y que su falta de carisma es brutal a pesar de sus poses de malote.

El hecho diferencial de esta franquicia de Fast & Furious es que los productores y directores saben que todo es una flipada increíble e imposible, pero nos lo muestran igual porque confían en la complicidad del espectador y nuestras ganas de disfrutar. Cuantas más leyes de la física se saltan en la película, mayor es el disfrute de los espectadores. Y en ese sentido, el set de acción en Roma y la locura absurda del climax final en la autopista en Portugal finalizado en una presa a punto de estallar son de largo lo mejor de una película que en esos momentos nos hizo aplaudir con las orejas.

Sin embargo, la película se hace muy larga cada vez que Toretto nos recuerda que para él lo principal es la familia. O, por qué no decirlo, todo lo relativo a la trama que implica al resto de miembros de la familia, Roman Pearce, Tej Parker, Ramsey y Han Lue. Una trama secundaria no, lo siguiente, que si se eliminara completamente de la película no perderiamos nada importante. Roman siempre ha sido el recurso cómico, pero hace ya tiempo que él perdió la gracia. Y sus amigos, el motivo de estar en estar en estas películas. En contraste, a pesar de lo chorra de su personaje, la parte de John Cena con su sobrino (el hijo de Toretto) están geniales y transmiten el carisma y la vis cómica de Cena.

Ver a un Jason Momoa fondón y con papada como gran villano de la película me genera sentimientos encontrados. Su villano Dante Reyes es un over-the-top imposible que canta ópera se pinta las uñas y se dirige a una matanza bailando. Como villano con sensación de peligro la verdad es que es penoso, posiblemente lo peor de la pelícual. Sin embargo, pensando en ello no tengo claro si Momoa está penoso en pantalla o ha entendido el espíritu de la franquicia y crea una genialidad super exagerada que ayuda a que no nos tomemos en serio nada de lo que pasa.

Fuera de las escenas de coches, es sintomático que las mejores escenas sean justo los casi cameos de Jason Statham y la primera aparición de John Cena, que dejan claro el carisma que tienen muy superior al del resto del reparto que a priori está por encima de ellos en cuanto a historia en la franquicia. En este sentido, tener a Alan Ritchson (Reacher) en la película y desaprovecharlo de la forma en que lo hacen me parece una pena, entendiendo que no hay minutos para todos.

Otro elemento que me molesta es lo flojo que es el guion. Las películas no son la vida real, obviamente. Y Fast & Furious aún menos. Sin embargo, hay varios momentos que tras una escena la película sigue en una localización y tú te quedas como ¿así termina? Pero si Dante está ahí al lado, ¡ve y acaba con él!!! La sensación de escenas puente sin más interés que llevarnos a la siguiente escena de acción es super palpable viendo la película, y provoca que en conjunto no sea lo compacto que debería.

En ese sentido, una clave de la película es separar al grupo haciendo que cada uno tenga sus aventuras en solitario. Toretto por un lado, John Cena por otro, los 4 mediocres por otro y una Michelle Rodriguez compartiendo prisión con Charlize Theron mientras intentan escapar. La sensación de que esta no es una película sino la primera parte del final de la franquicia que se suponía iban a ser dos películas es otro problema, al no resolver ninguna de las tramas tras más de dos horas de visionado. Leer que los productores se están planteando hacer dos películas más me deja anonadado, dado que la historia realmente no da para tanto. Y hacer que dos películas seguidas colgadas sin finalizar me parecería una temeridad. De hecho, ni siquiera las dos sorpresas finales consiguen revitalizar una franquicia en caida.

Otro dato a tener en cuenta es que Fast X parece haber costado la salvajada de 340 millones de dólares. Me da la sensación que la franquicia tiene demasiados productores que exigen su parte del pastel, porque es una barbaridad. Tras 10 días en cartel la película ha superado los 500 millones de recaudación en todo el mundo. Y aunque la cifra es alta, aún están lejos de conseguir recuperar la inversión. Que con estas cifras menguantes de taquilla realmente planteen dos películas más en lugar de uno me parece un error. Cierra bien la historia, no lo alargues más de la cuenta. Dentro que ya lo han alargado más de le cuenta. Vin Diesel tiene 55 años y ya se ve mal en la película. Pensar que pueda continuar en el papel de Toretto hasta los 60 años me parece una locura.

Comparto el trailer de la película:

Fast X es super loca y entretenida en cuanto se suben a los coches, pero muestra que la fórmula se está agotando a marchas forzadas en cuanto los personajes intentan tener algo interesante que contar.

PUNTUACIÓN: 5.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones. Y si quieres, puedes invitarme a un café.

¡Saludos a todos!

Crítica de Shazam! 1 de Mark Waid y Dan Mora (DC Comics)

Tras el éxito monumental de Mark Waid y Dan Mora en la colección Batman – Superman, Los mejores del mundo, verles encargándose de relanzar a Shazam era una combinación ganadora cuyo primer número no decepciona. Hoy comento mis impresiones de su estupenda primera grapa recién publicada en USA.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Los mejores creadores del mundo presentan al mortal más poderoso del mundo en una deslumbrante serie en solitario. ¡Dinosaurios del espacio! ¡El Club de la Eternidad! Gusanos homicidas y tigres parlantes. Robots atómicos, mundos alienígenas, científicos locos, maldiciones siniestras y villanos de todo el Universo DC. ¡Bienvenidos a las salvajes aventuras de Billy Batson, cuyo gran alter ego rojo defiende la Tierra de sus amenazas más extrañas y salvajes! ¿Quieres detener a Lex Luthor y al Joker? Llama a Superman y Batman. ¿Crisis internacionales? Llama a Wonder Woman. Pero cuando Garguax, Emperador de la Luna, pone sus ojos en Ciudad Gorila, ¡es entonces cuando gritas Shazam! El equipo favorito de los fans, formado por Mark Waid y Dan Mora (Batman/Superman: Worlds Finest), nos trae la magia.

Mark Waid es una autoridad en el mundo del comic mainstream, habiendo trabajado para ls principales editoriales, Marvel, DC, Fantagraphics, Event, Top Cow, Dynamite y Archie Comics. Su nombre está ligado a The Flash y Kingdom Come en DC, pero también a Capitán América, Los Cuatro Fantásticos y Daredevil para Marvel. Junto a estos trabajos más mainstream, entre 2007 y 2010, Waid fue Editor Jefe y posteriormente Director Creativo de Boom! Studios, donde también publicó sus series de creación propia Irredeemable e Incorruptible. Batman/Superman: Los mejores del mundo supuso su retorno a DC Comics, donde está desarrollando importantes historias, como el evento de inminente publicación Lazarus Planet. Visto lo visto además, Waid parece que ha nacido para escribir las aventuras de Shazam!

Tras sus maravillosos Klaus con Grant Morrison y Once & Future con Kieron Gillen en Boom Studios! el costaricense Dan Mora ha entrado por la puerta grande en DC Comics, primero con Batman – Superman Los mejores del mundo y ahora con esta colección de Shazam!, que nos devuelve la magia y las aventuras más grandes que la vida con la que nos aficionamos a este medio.

Jo, qué pasada ha resultado el primer número de la nueva colección de Shazam! Empezando por Mark Waid, acierta de pleno con esta presentación del personaje. El comic es totalmente «reader-friendly«, se nota que se han esforzado muchísimo para crear un comic que sea atractivo para nuevos lectores, pero también para los lectores veteranos como yo. En esta grapa tienes toda la información necesaria para empatizar con Billy Batson, Shazam! y su familia ampliada, de forma que jamás tienes la sensación de «debería haber leído antes el comic X». Como grapa de presentación me parece modélica.

Un aspecto clave de este nuevo comic es que Waid deja claro que cualquier cosa puede pasar. Al estar ante un ser sobrenatural conectado al mundo de la magia, no hay ninguna idea lo bastante tonta como para que no pueda ser utilizada si así lo estima Waid. De hecho, mientras que en etapas previas se obviaba por ejemplo al tigre Tawny, Waid lo presenta sin el más mínimo problema en estas páginas. Y esto es clave, porque muchas veces notas que un guionista no toca un personaje o temática porque notas que él mismo no se la cree o no sabe qué hacer con ella. No es el caso para nada de Waid, se nota que ha pensado muchísimo Shazam! y tiene claro lo que necesita.

Junto a las locas aventuras de Shazam!, otro motivo de alegría es la gran presentación que hacen Waid Y Mora en Billy Batson, un chaval que se siente del siglo XXI y a la última en la tecnología, una persona decente que ante todo quiere ayudar. Es curioso que por ejemplo en el comic de Jerry Ordway se optaba por hacer un comic ambientado en el pasado, o al menos se trata de una aventura atemporal, como forma de utilizar elementos mágicos que podrían ser considerados «tontos» por algunos lectores acomplejados. Waid y Mora abrazan la locura y nos regalan un comic para todos los públicos en el sentido más amplio y positivo del término.

Y encima, tras una presentación super carismática y super chula, Waid nos plantea un cliffhanger super potente que me dejo con ganas de más, al encontrarnos las acciones de un villano que apuesta por dañar a Shazam! en la parte que más le puede doler, su reputación.

El guion de Shazam! es perfecto, pero lo que de verdad lo eleva a la grandeza es el maravillosos dibujo de Dan Mora. Si sentimos el «sentido de la maravilla» es precisamente gracias a Mora, que nos regala páginas llenas es imaginación y emoción. El positivismo de Shazam! se sale de la escala, y sus personajes tienen una expresividad que también me ha parecido excelente, como podéis ver en las muestras del comic sin diálogos que tenéis a continuación. Tras haber crecido como artista con el Klaus de Grant Morrison, no hay duda que cualquier cosa que dibuje nos va a flipar, sin importar lo loco o absurdo que podría parecer sobre el papel.

Junto a Mora tenemos al colorista Alejandro Sánchez, que se convierte en el complemento perfecto del arte del costarricense. El dibujo de Mora se sale, pero también hay que reconocer que Waid se lo pone en bandeja con su historia, ofreciéndole un montón de elementos para su lucimiento que Mora aprovecha de forma brillante. Pero otra cosa que para mi tiene mucho valor de Mora es que no es un artista pinup-ero, su narrativa me parece una barbaridad, y también ayuda a que la lectura del comic sea un placer y te los fundas en un suspiro.

Si juntamos un personaje necesitado de cariño y sobrado de carisma con un equipo creativo sobresaliente, el resultado tan sólo puede ser exitoso. Shazam! me ha encantado y me ha dejado con ganas de más, no se le puede pedir más a esta nueva serie de DC Comics.

Comparto las primeras páginas del comic:

Estupendo arranque para Shazam. Waid y Mora nos prometen el regreso a la grandeza de un personaje que merece tener una etapa significativa en DC Comics. ¡Qué ganas de leer el segundo número!

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones. Y si quieres, puedes invitarme a un café.

¡Saludos a todos!

Crítica de La maravillosa Sra. Maisel temporada 5 (Prime Video)

Termina La maravillosa Sra. Maisel en Prime Video con una brillante quinta temporada que ofrece el final perfecto que estos personajes que son historia viva de la televisión.

PUNTUACIÓN: 9/10

En la quinta y última temporada, Midge está más cerca que nunca del éxito con el que sueña, pero descubre que «más cerca que nunca» sigue siendo muy lejos.

Amy Sherman-Palladino (1966) es una guionista, directora y productora de televisión estadounidense, creadora de la serie de comedia dramática Gilmore Girls. Sherman-Palladino ha recibido seis premios Emmy por su trabajo, incluyendo el de Serie de Comedia, el de Dirección para una Serie de Comedia, el de Escritura para una Serie de Comedia y el de Supervisión Musical, todos por La Maravillosa Sra. Maisel. Fue la primera mujer en ganar en las categorías de escritura y dirección de comedia en los Emmy. Es conocida por sus característicos diálogos rápidos, que a menudo están llenos de referencias a la cultura pop, y también por un estilo de filmación en el que da gran importancia a los planos secuencia.

Sherman-Palladino escribe junto a su marido Daniel Palladino todos los episodios de esta temporada final, con Isaac Oliver escribiendo el único capítulo no escrito por ellos. Excepto dos episodios dirigidos por Daisy von Scherler Mayer y Scott Ellis, el matrimonio también dirige la mayoría de episodios, confirmando el control total que han tenido de la serie hasta llevarlo hasta su perfecto final.

Rachel Brosnahan interpreta a Miriam «Midge» Maisel (de soltera, Weissman), una ama de casa judía estadounidense que descubre su talento para la comedia después de que su marido la abandone. Alex Borstein es Susie Myerson, la representante de Midge. Michael Zegen interpreta a Joel Maisel, el marido separado de Midge. Marin Hinkle es Rose Weissman, la madre de Midge que luego se convierte en una celestina profesional. Tony Shalhoub interpreta a Abraham «Abe» Weissman, el padre de Midge, un profesor de matemáticas de la Universidad de Columbia que comienza una nueva carrera como crítico de teatro para The Village Voice.

Del resto del enorme reparto de la serie habría que destacar a Kevin Pollak como Moishe Maisel, el padre de Joel, propietario de Maisel and Roth Garment Company. Caroline Aaron es Shirley Maisel, la madre de Joel, miestras que Reid Scott interpreta a Gordon Ford, un popular presentador de televisión que contrata a Midge como redactora para The Gordon Ford Show en esta quinta y última temporada.

La maravillosa Sra. Maisel ha sido una serie increíble de principio a fin. Las señas de identidad de esta serie se han mantenido hasta el final, con unos personajes entrañables, unas interpretaciones históricas y super divertidas de todo el reparto, unos diálogos maravillosos llenos de talento y un diseño de producción y narrativas espectaculares.

Pensando en la forma en que Amy Sherman-Palladino iba a plantear el final, me ha gustado que prácticamente desde el comienzo de la temporada no quisiera que la historia se centrara en si Midge iba a conseguir tener éxito, algo que estaba claro en una serie de este tipo, sino en cómo sucedería. De esta forma, mientras seguimos con la historia en 1961, la serie realizará numerosos flash-forwards para ver la vida de Midge años más tarde como una figura histórica de la comedia y el entretenimiento. Esto permite realizar una reflexión sobre la profesión y cómo en casi todos los casos el éxito profesional no lleva aparejado el éxito en lo personal. Los genios sólo pueden serlo si se centran en su arte, y queda claro que los hijos de Midge fueron desatendidos completamente, teniendo una madre ausente más interesada en el show-bussiness que en su familia. También nos muestra como la fama es efímera y cómicos que estuvieron en lo más alto años más tarde son sombras de lo que fueron.

La maravillosa Sra. Maisel es para mi una de las mejores series de la televisión. Los personajes forman parte de mi vida, al igual que un actores en estado de gracia que nos han dado momentos memorables casi en cada episodio. Es una pasada ver como hasta el más mínimo secundario (la secretaria de Susie, la sirvienta de los Weissman, los mafiosos) tienen momentos buenísimos en esos episodios, a los que hay que sumar a los maravillosos padres y suegros de Midge, también los MVPs de la serie. En esta temporada la clave gira en torno a la contratación de Midge como escritora de diálogos del Show de Gordon Ford, uno de los más exitosos del país. Midge tendrá que acostumbrarse a unos usos y costumbres dentro de esta productora que serían absurdos para cualquiera que lo viera desde fuera. Una de las cosas que más me gustan de la serie es lo feminista de su mensaje, pero siempre planteado con buen gusto y humor, huyendo del elemento panfletario que nos acosa en otras series. El machismo de la sociedad de la época es palpable, y Midge se muestra como un gigante ante ello, con una determinación a prueba de rechazos y decepciones. Pero con verlo cualquier persona entendemos que lo que sufre es malo, no necesita recrearse en ello a no ser que con ello pueda conseguir un elemento humorístico. Gordon Ford tiene una regla en su programa, que sus empleados no pueden aparecer en él. Descubrir la forma en que Midge va a saltarse esta regla ¿lo hará? y conseguirá el éxito es una de las claves de la serie y no se resuelve hasta los últimos 10 minutos de serie, ofreciendo un climax brillante y super satisfactorio.

Junto a unos diálogos brillantes y unas actuaciones históricas llenas de carisma por un reparto entregado, si algo nos ha volado la cabeza a lo largo de estas 5 temporadas ha sido su brillante diseño de producción, sus grandísimos sets de rodaje (o su uso de localizaciones reales, como la pista de hielo del Rockefeller Center de Nueva York), y los larguísimos planos secuencia en los que Midge vive unas escenas con decenas o centenares de extras que lucen reales como la vida misma. En todos los episodios hay escenas brillantísimas que descubren a unos creadores con un tremendo buen gusto cinematográfico con un dominio de la narrativa audiovisual que me ha parecido espectacular.

Además todo lo anterior, la recreación del Nueva York de 1960 es espectacular, con unos vestidos, unos peinados y unos vehículos y sets que nos trasladan a esa época y te hacen sentir dentro de la acción gracias a la forma en que Sherman-Palladino plantea la historia. A pesar de saber el final de la historia, si es que las historias tienen final, que es que Midge SI consigue triunfar, Sherman-Palladino consigue dejarnos literalmente en el final feliz perfecto, incluso aunque luego sepamos que la vida de los protagonistas dio muchas vueltas y les acabó separando. La sensación de feel-good está super conseguida a lo largo de la temporada, incluso a pesar de algunos momentos malos de Midge, y me dejó en el mejor momento posible.

Normalmente suelo escribir algo menos bueno de las obras que analizo, pero la serie me parece tan buena que no se me ocurre nada. De hecho, que la serie tenga 9 episodios en lugar de 10 me parece perfecto, porque eso me indica que Sherman-Palladino ha contado la historia como ella quería sin necesidad de alargarla innecesariamente.

Comparto el trailer de esta última temporada:

La maravillosa sra. Maisel ya es historia de la televisión. Qué pasada de serie y que brillante final.

PUNTUACIÓN: 9/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones. Y si quieres, puedes invitarme a un café.

¡Saludos a todos!

Reflexiones de domingo 14/2023: Sobre la muerte en el Amazing Spiderman #26 y El Día del Orgullo Friki

¡Feliz domingo!! La semana pasada estaba muy tranquilo publicando las noticias y trailers que más me habían interesado de la semana, y justo me perdí la última polémica comiquera absurda provocada por la muerte de un personaje muy conocido de Marvel Comics en el Amazing Spiderman 26. Hoy quiero centrarme en la polémica suscitada en redes sociales, y también en la celebración del Día del Orgullo Friki, una iniciativa en la que no me siento identificado.

Antes de empezar, ¡¡ OJO CON LOS SPOILERS !!! Voy a comentar algo que acaba de publicarse en Estados Unidos, si lees a ritmo de la edición española y no quieres spoilearte, mejor que dejes de leer ahora mismo.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Si estás leyendo, es que no te importa el spoiler, o ya lo conoces, así que ¡vamos con ello!

Si, Ms. Marvel (Kamala Khan) ha fallecido en Amazing Spiderman 26 de Zeb Wells y John Romita Jr., publicado la semana pasada en USA. Por muy popular que sea en los cosplays y gracias a su serie en Disney+ o al videojuego de la Play Station, lo cierto es que su colección de comics de Marvel cerró hace algún tiempo debido a las bajas ventas. Para que no desapareciera de la actualidad Marvel, el personaje se había incorporado como secundaria dentro de la franquicia de Spiderman.

En los últimos años, creo que todos o casi todos los personajes principales de Marvel han muerto y han sido resucitados en algún momento. Empezando por el propio Spiderman, más concretamente Peter Parker, el Capitán América, Thor, Doctor Extraño, Castigador, todos los mutantes imaginables… La lista de personajes de Marvel que han muerto en algún momento de la historia sería eterna.

Cualquiera que haya leído más de tres comics Marvel en su vida te diría que esto es un estrategia de marketing para devolver el protagonismo a un personaje que en los comics estaba pasando por una etapa más que gris. De forma que cuando la resuciten dentro de unos meses en su nueva colección, esta se venda como churros al menos los primeros meses. La maquinaria de Marvel no para, y la imagen que estoy utilizando para el artículo es la portada del especial Fallen Friend: The death of Ms. Marvel que se publicará en julio, un especial con un montón de autores importantes para el personaje que servirá para que los lectores pasemos por caja tras el drama del Amazing Spiderman 26. (Un comic, el AS26 que tengo claro que también se va a vender como churros).

De hecho, pensando en el caso de Ms. Marvel, creo que todos los lectores con algo de conocimiento del personaje ha pensado lo mismo tras conocer la noticia. Ms. Marvel fue creada en 2003, lanzándose su colección en solitario en 2004. En ese momento, se decidió convertirla en una Inhumana, que eran los personajes que Marvel estaba promocionando debido al boycott que sufrían los mutantes, al decidirse desde las altas esferas no promocionar unos comics y unos personajes cuyos derechos cinematográficos estaban siendo explotados en ese momento por 20th Century Fox.

20 años después, tras fracasar los intentos de Marvel en convertir a los Inhumanos en la principal franquicia de Marvel, y con unos derechos cinematográficos de los mutantes en manos de Marvel Studios, está claro que la muerte de Ms. Marvel va a ser la excusa que van a emplear los editores para convertirla en mutante aprovechando su resurrección. De hecho, que los protocolos de resurrección de Krakoa sea la fórmula elegida entra dentro de lo posible. Adiós Ms. Marvel inhumana, hola nueva mutante Kamala Khan.

Creo que todos tenemos claro también que en octubre (o noviembre) Ms. Marvel resucitará, lo que servirá para lanzar una nueva serie regular, que saldrá justo a tiempo para el estreno en los cines de The Marvels el 10 de noviembre.

Todas estas obviedades para cualquier fan de los comics Marvel (y del comic de superhéroes en general) no ha impedido que se haya formado una enorme polémica con la muerte de Kamala, con peticiones de despido y acusaciones de racismo y misoginia incluidas. Esta polémica trae de vuelta una idea que surge con cada ola de indignación en las redes sociales. Y es que estos Trending Topics los crean gente que NO ha leído un comic en su vida. Que no ha leído y que no tiene la menor intención de empezar ahora, da igual lo que publique Marvel y lo diverso que se declare la editorial.

Comparto a continuación dos ejemplos de esta locura, aunque si buscas Kamala Khan en Twitter hay twits mucho peores. Copio la imagen y no los twits originales porque no quiero darle a estos borregos una notoriedad que no merecen, ni por supuesto ni un click en sus cuentas:

Estos odiadores y sus campañas de acoso son asquerosos, pero también he flipado al enterarme que los extremistas del otro lado también se han lanzado a celebrar esta muerte como si fuera una victoria suya. El comigater Ethan Van Sciver publicó un video en su canal con un título muy expresivo mientras se alegraba de la muerte de un personaje de ficción: «Hemos ganado». Esta actitud me parece doblemente asquerosa, porque los acosadores de Zeb Wells y Marvel podrían tener cierta justificación al no saber cómo funciona el mundo del comic. Pero los comicgaters porque trabajaron en el medio y saben perfectamente cómo funcionan los comics, y tienen claro que Kamala va a ser resucitada tarde o temprano. Y sin embargo publican sus videos para disfrute de descerebrados del otro lado. Buff, ¡qué malos son los extremismos!!

Pasando página de esta polémica sobre Kamala Khan, este odio me recuerda que algunos colectivos «diversos» que NO compran comics Marvel y jamás lo harán creen que tienen derecho a exigir cambios en la línea editorial de Marvel. Por muchos cosplays que hagas de Ms. Marvel o muy fan que te declares de la serie de televisión o de los videojuegos, ¿Qué más te dará lo que muestren unos comics que no ibas a comprar en ningún caso? Sin embargo, en muchos casos, parece que Marvel escucha más a estos colectivos que a sus clientes compradores.

El público «diverso» que todas las editoriales dicen buscar desde hace décadas NO existe. Por supuesto hay comics y libros superventas en las librerías generalistas que venden muchísimo más que el comic más vendido del momento. Por ejemplo Dogman, estupendo un comic infantil. Pero esos padres que compran en la FNAC Dogman para sus hijos (o el comic/libro young-adults que corresponda) no va a empezar a comprar grapas USA en el canal de las librerías especializadas. No va a pasar porque ya tendría que haber sucedido y no es el caso.

De forma que Marvel está echando poco a poco a los compradores de toda la vida ofreciendo comics ilegibles que buscan captar a un público que no está escuchando, y al que no le interesa el producto que hace Marvel, al menos no en el formato actual. Y mientras, cada vez que surge una polémica artificial en las redes, como el nombre de una villana de un comic de Conan, las redes arden y Marvel se acojona, cambia el comic y pide perdón a gente que no lo había comprado ni pensaba hacerlo. Siempre ha sido así.

Las polémicas en Twitter nunca han representado al mundo real. Esta de Kamala tampoco. Pero reconozco que más que leer a estos haters ridículos, lo que de verdad me molesta es cuando Marvel se acobarda y aceptan cambiar o cancelar comics, portadas, etc… que no estaban dirigidos para esos colectivos para empezar y que son productos de entretenimientos pero también tienen una vertiente de obra artística.

Llevo comprando y leyendo comics desde hace casi 40 años, y estoy en el momento que menos comics Marvel compro de toda mi vida. Veo en las solicitaciones muchos productos de una calidad infame que claramente no están pensados para mi. Y esto no sería un problema si Marvel publicara además de esos comics otros que un lector veterano como yo pudiera disfrutar. Pero no es el caso, el 95% de su línea parece pensada para unos compradores que no existen, provocando la debacle de ventas que se está viendo en los últimos años.

Hace 8 años, en un momento en que dejé de comprar comics de DC, la idea de dejar de comprar comics de Marvel era impensable. A día de hoy la idea ya empieza no ser tan descabellada. De hecho, en el momento en que Jed MacKay o Jason Aaron no tengan comics regulares, no se lo que puede pasar.

Y a todo esto…

EL DÍA DEL ORGULLO FRIKI NO ME REPRESENTA

El jueves 25 de mayo se ha celebrado el Día del Orgullo Friki. Esta iniciativa surgió con el objetivo de promover la cultura geek, haciendo coincidir el día de celebración con el aniversario del estreno de la Guerra de las Galaxias en 1977. La iniciativa busca visibilizar el amor que cada persona tiene por sus aficiones. Que pueden ser desde el cine (en cualquiera de sus vertientes), el comic, los libros, las series de televisión, el rol y los juegos de cartas o los videojuegos. O cualquier otra actividad y/o afición que cada uno disfrute.

Yo empecé a leer comics y me convertí en fan comprador de los superhéroes en los años 80. Aunque mi infancia y adolescencia fue super feliz y no sufrí ningún tipo de acoso que me importara por leer comics, la realidad es que los lectores de comics históricamente siempre hemos sido vistos como inferiores a ojos de mucha gente. Están por supuesto los deportistas que no entienden la gracia de leer cuando puedes estar jugando a fútbol. Por suerte, yo también practicaba todos los deportes y se me daban bien, así que a pesar de no entender mi afición, éramos todos colegas. Diferente es el caso de los lectores de libros, para los que aún hoy un lector de comics es visto como una persona inmadura que no es lo bastante sofisticada para leer verdadera cultura. Que suele coincidir con lo que les gusta a ellos.

La idea es que cada uno disfrute su afición sin que nadie venga a decirte que tu hobby es «menor» o «infantil» me gusta, y todo lo que venga a normalizar el VIVE Y DEJA VIVIR y el RESPETO que todos nos merecemos me parece digno de elogio.

Sin embargo, en los últimos años esta celebración se ha visto colonizada por las grandes empresas de consumo y del entretenimiento, que han visto la oportunidad perfecta en transformarlo en un evento consumista en el que lo principal es que compres su producto, para luego enseñarlo. Por supuesto en esta clasificación meto a Disney, a las cadenas de moda que se han llenado sus estanterías de ropa con los personajes de Marvel y DC, a los Funkos y una lista que prefiero no enumerar porque se haría eterna. Pero para algunas personas parece que el nivel de fan viene determinado por el importe de su compra y lo mucho que lo enseña.

Hay una faceta con la que no conecto nada que enlaza con esto del consumismo, y es esa idea que si eres fan de Spiderman tienes la obligación de comprar todos sus comics o si no, eres un mal fan. Y por supuesto, respeto máximo a los coleccionistas cuyo hobby es precisamente poseer la mayor cantidad de objetos relacionados con algo. Que cada uno sea feliz con sus hobbys, ningún problema. Sin embargo, en lo referido a los superhéroes soy fan de sus aventuras pero no hasta el punto de comprar basura ilegible. En el momento que la Patrulla X dio pena con autores mediocres dejé de comprarlos. No me sabe mal no poseer por ejemplo la Patrulla X de Jeff Lemire y no me considero ser un mal «fan» por no tener completa mi biblioteca mutante. Desde el punto de vista de lector, no del coleccionista, no me entra en la cabeza que alguien se gaste dinero en unos comics que no le gustan. Aplicado a cualquier cosa, ojo. Personalizo en los comics, pero sería igual para el cine, las series de televisión o los libros.

En este sentido, desde hace muchos años soy más fiel a autores que a personajes. Soy muy feliz comprando todo lo que publican Ed Brubaker y Sean Phillips, por ejemplo. Y ya si me encuentro con la conjunción planetaria de tener a uno de mis autores favoritos trabajando con un personaje que me gusta, por ejemplo el Batman de Marc Silvestri, el disfrute es total.

Hay una segunda vertiente que no me gusta de este Día del Orgullo Friki, y es que de alguna manera perpetúa y extiende la idea que los lectores de comics somos (sin ánimo de ofender a nadie) unos gordos introvertidos sin capacidades sociales ni sentido del higiene con gafas de culo de botella que no salimos del sótano de casa de nuestra madre donde vivimos. Recuerdo por ejemplo la película Orígenes secretos de David Galán Galindo estrenada en Netflix, una película que por otro lado me gustó bastante, pero cuyo personaje friki protagonizado por Brays Efes perpetuaba este tópico de forma no favorecedora para los fans de los comics de superhéroes. Y de alguna manera este Día del Orgullo Friki sirva de correa de transmisión de esta idea prejuiciosa. Tópico además con el que no me siento representado en absoluto.

Otro elemento que me choca de la idea de FRIKI es que soy muy fan de los comics de superhéroes, pero también salgo a comer con mis amigos (mis capacidades sociales siguen intactas), disfruto de las victorias del Real Madrid de baloncesto e intento ir a ver cine en salas comerciales siempre que puedo. Entre otras muchas actividades o hobbies. No son conceptos excluyentes, se puede ser fan de muchas cosas a la vez. La idea que se transmite en jornadas como esta con gente declarándose super fan a una única cosa es algo que siempre me deja perplejo. Por mucho que me guste Star Wars o Marvel, jamás dejaría que una de estas cosas me definiera no ya como fan, como persona.

En realidad no tengo problema con que se celebre el Día del Orgullo Friki, cuantas más cosas hagan feliz a la gente por mi perfecto. Pero yo intento vivir mi frikismo todos los días del año, no necesito un día que me reivindique frente a nadie o que de legitimidad social a mis aficiones. Cuando empecé a leer comics no lo hice buscando ningún tipo de aprobación social que era imposible en ese momento, no voy a empezar ahora.

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones. Y si quieres, puedes invitarme a un café.

¡Saludos a todos!

Crítica de Batman & The Joker: The deadly duo de Marc Silvestri (DC Comics)

Ha terminado de publicarse en USA Batman & The Joker: The Deadly Duo, el comic creado por Marc Silvestri dentro del sello Black Label de DC Comics. Es buen momento para analizar sus pros y sus contras.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

El Joker hará lo que sea para recuperar a Harley Quinn después de que ésta sea secuestrada por un extraño culpable. ¿Pero quién? Misteriosos monstruos parecidos al Joker acechan las calles de Gotham recogiendo cabezas cortadas. ¿Pero por qué? Jim Gordon ha desaparecido y, tras recibir un paquete con un trozo ensangrentado del comisario de Gotham, Batman sabe que debe estar dispuesto a todo para salvarlo. ¿Pero cómo? Cuando el Joker propone una incómoda alianza con Batman, las respuestas a esas preguntas empiezan a aclararse y sacudirán Gotham City y a la Bat-Familia hasta sus cimientos. Esta historia meticulosamente elaborada del equipo más letal del Caballero Oscuro lleva años gestándose. Sé testigo de una Gotham sombría y descarnada que sólo Marc Silvestri podía ofrecerte, y vive una historia que te dejará sin aliento.

Marc Silvestri (Florida, 1958) es un dibujante, creador y editor de cómics estadounidense, director general de Top Cow Productions e Image Comics. Silvestri comenzó su carrera dibujando para DC Comics y First Comics. Se incorporó a Marvel Comics a mediados de la década de 1980 (ya había trabajado como dibujante invitado para Marvel en 1982, en el número 119 de Master of Kung Fu) y se convirtió en el dibujante de Uncanny X-Men de 1987 a 1990. Posteriormente pasó dos años dibujando el título derivado Lobezno. En 1992, Silvestri se convirtió en uno de los siete artistas originales -junto con Jim Lee, Whilce Portacio, Rob Liefeld, Erik Larsen, Todd McFarlane y Jim Valentino- que formaron Image Comics. La primera colección de Silvestri en Image fue Cyberforce, formando más adelante el sello Top Cow donde se han publicado comics super populares en su momento como The Darkness y Witchblade, así como los comics de creación propia de J. Michael Straczynski Rising Stars y Midnight Nation. Además, Top Cow se hizo con la licencia de Lara Croft, Tomb Raider.

Aunque algunos de los primeros trabajos de Silvestri en el mundo del cómic fueron para DC Comics, en números de House of Mystery, Weird War Tales, etc., a principios de los años ochenta, realmente no ha trabajado prácticamente nada para DC. Una participación en una historia corta de un Batman: Black & White en 1996 era la única colaboración previa de Silvestri con la Batfamilia.

Para esta serie de Batman de siete números editada dentro del sello Black Label de DC Comics Silvestri estuvo trabajando más de dos años. Obviamente no todo el rato, dado que mantiene su trabajo como CEO de Top Cow, pero sí se nota que lo ha dado todo para que esta primera historia suya de Barman con el Joker resultara memorable. Sobre la motivación detrás de esta historia, Silvestri comentó en la nota de prensa promocional que «Batman y el Joker son dos de los personajes más icónicos del mundo y llevan más de 80 años enfrentados. Siempre pensé que sería muy divertido tenerlos en el mismo bando, así que escribí una historia sobre ello. No hace falta decir que pasan cosas».

Leyendo Batman & The Joker: The Deadly Duo, me quedé con la sensación que estamos ante el típico tebeo que sólo su arte justifica más que de sobra la compra y el disfrute. Silvestri cuenta en este comic con la colaboración de Arif Prianto en el color, pero sus tintas son tan detalladas y potentes que el comic se hubiera disfrutado igual o más si se hubiera editado en una edición en blanco y negro.

Creo que se nota que Silvestri lo ha dado todo. Por si acaso este es su único trabajo con Batman, quería que quedara un comic del que sentirse orgulloso y que destacara dentro de la saturada parrilla editorial del Hombre Murciélago, que publica todos los meses un montón de comics protagonizados por él o su Batfamilia. Tras leer la serie en su totalidad, creo que DC tiene un bestseller que dentro de 10 años se seguirá vendiendo como churros.

En este sentido, la flexibilidad que da el sello Black Label como contenedor de historias fuera de continuidad resulta la herramienta perfecta para enganchar a autores de primer nivel que no quieren estar limitado por la continuidad de las grapas normales. Al final, tener a una mega estrella del dibujo dibujando a un personaje mega popular es garantía de éxito económico para DC, es normal que los comic Black Label no dejen de aumentar, sintiéndose a veces casi más importantes que los comics normales. Por cierto, sobre la problemática de Black Label vs DC en continuidad ya escribí hace unas semanas, te invito a que leas también esta reflexión.

El Batman de Silvestri incorpora elementos novedosos sobre todo en el cinturón, pero se siente como una versión atemporal que gustará a todo tipo de lectores, actuales y clásicos. Joker y Harley Quinn también vienen con versiones vintage, algo que se aprecia sobre todo en Harley, que ha sufrido una gran evolución en los últimos años alejada de la sombra del payaso del comic. Dentro de unas elecciones bastante atemporales, me ha sorprendido ver a Batgirl con la versión de 2014 diseñada por Cameron Stewart, Brenden Fletcher y Babs Tarr. Aunque ese traje mola tanto que entiendo que Silvestri haya elegido la mejor versión para cada personaje.

Esta versión de Silvestri creador completo nos ha traído una historia orientada a la acción en la que cada grapa tiene varios momentazos visuales alucinantes. Además, este Batman es el detective que tiene que investigar el misterio de unos seres mejorados genéticamente que muestran rasgos peligrosamente parecidos a los de Joker, además de una fuerza y capacidades regenerativas que les convierten en una amenaza capaz de destruir todo Gotham. De hecho, Silvestri transmite muy bien la sensación de peligro que obliga a Batman a tener que recurrir a Joker para intentar detenerles.

Puesto a ponerle un pero a este comic se me ocurren dos. Por un lado, Silvestri se tiene que parar en varias grapas para soltarnos varias parrafadas explicativas para justificar los avances en la investigación, empezando por la pseudo-ciencia que justifica el avance genético que ha creado a estas criaturas, algo que no encajan demasiado bien con la historia orientada hacia la acción.

El segundo elemento es que el último número con el climax final resulta demasiado apelotonado, pasan demasiadas cosas en muy poco tiempo, y el conjunto se hubiera beneficiado de haber contado con más páginas. El comic construye bien una tensión creciente ante el convencimiento que Joker en algún momento va a acabar traicionando a Batman. Sin embargo, aquí tenemos unos giros sobre giros que resultan un tanto absurdos. Aparte, aunque es algo que ya hemos visto en alguna ocasión, el último giro en el que Joker decide no saber la identidad de Bruce Wayne porque entonces el juego con «SU» Batman acabaría me ha parecido un elemento realmente tonto.

Hechas estas matizaciones a la historia de Silvestri, lo cierto es que The Deadly Duo es un comic super entretenido con un artista en plenitud creativa que domina como nadie el medio y sabe lo que tiene que ofrecer para dar al lector un estupendo entretenimiento. La edición americana de Black Label incluye como extra en cada grapa algunas páginas entintadas de Silvestri sin color, y el nivel de detalle que plantea me parece una locura. Este comic tiene montones de páginas que servirían como posters mega molones con imágenes que te quedarías mirando durante horas.

Pero además, la fluidez narrativa de Silvestri me parece que sigue estando a la altura de sus comics de los 80 de X-Men y Lobezno, consiguiendo contar la historia de forma modélica. Como entretenimiento escapista mainstream me parece una pasada, incluso a pesar del exceso de verborrea que encontramos en algunos momentos. Obviamente Silvestri es mejor artista que escritor, pero globalmente diría que cumple más que bien con el encargo de DC.

Comparto las primeras páginas del comic:

Batman & The Joker: The Deadly Duo es un comic que merece la compra solo por el espectacular apartado artístico de Marc Silvestri y Arif Prianto. Si Silvestri se animara a una continuación sería compra segura.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones. Y si quieres, puedes invitarme a un café.

¡Saludos a todos!