Archivo de la categoría: Novelas

Agenda de Octubre y temas de actualidad

Empieza el mes de octubre y viene cargado de un montón de contenidos interesantes. Hoy quiero cambiar un poco respecto al formato habitual de reseñas para escribir un artículo que sea un poco un cajón desastre en el que comente diferentes elementos sobre los que no encuentro el momento de hablar en el blog, o que por su propia naturaleza no llegan para un post.

Antes de nada, comentar que durante el pasado mes de septiembre estuve bastante ausente de las redes sociales debido a un evento que tuvo lugar en mi empresa la semana del 19 al 23. Durante esa semana y la semana previa las jornadas laborales de 12/14 horas fueron habituales y no me dejaron tiempo para nada más. Por suerte, el tiempo y el esfuerzo dieron sus frutos, porque ¡todo salió bien! Buff, no podéis imaginaros el alivio que sentí cuando el evento terminó y el último cliente salió del hotel con destino al aeropuerto. Gracias a la magia de WordPress pude dejarme todos los contenidos programados las semanas previas y en lo que se refiere a la periodicidad del blog, este evento en mi actividad profesional no se ha notado. Con el post de hoy cumplo 915 días publicando artículos diariamente sin fallo y cada vez veo más cerca el poder alcanzar en diciembre la mítica cifra de 1000 artículos y días consecutivos publicando, lo que sería un sueño hecho realidad.

Este mes se celebra una nueva edición de La Fiesta Del Cine entre el 3 y el 6 de Octubre. Hace casi un mes que no voy al cine, Tres mil años esperándote de George Miller fue la última película que vi en el cine a primeros de septiembre. Entre el evento del curro que comentaba antes y que no hay realmente películas que me interesen, me encuentro en una situación extraña al pasar tanto tiempo sin visitar una sala comercial. Y a pesar del precio reducido de las entradas de la semana que viene, estoy viendo que tengo muchas más ganas de volver a ver Avatar en 3D aprovechando su reestreno que probar alguna de las películas que actualmente se encuentran en cartelera. Lo cual es mérito de James Cameron, pero también demérito del resto de estrenos. De hecho, la única película que realmente quería ver, Crímenes del Futuro de David Cronenberg para sorpresa de nadie NO se ha estrenado en mi provincia. Qué desastre.

Suelo comentar que me gusta que mi cartera respalde mis opiniones, y justo por eso no quiero darle mi dinero a Olivia Wilde, por lo que no me planteo ver No te preocupes, querida en el cine. Me cuesta mucho ganar mi dinero para gastarlo en panfletos, para eso conmigo que no cuenten. Eso si, espero que si la película no encuentra a su público, que no culpen del fracaso de taquilla a los espectadores que no somos público objetivo para empezar. Algo que ya pasó cuando Elisabeth Banks vendió en 2019 su reboot de Los Ángeles de Charlie como una película super feminista destinada a un público femenino, y cuando ese mismo público femenino rechazó la película consiguiendo una taquilla ridícula, resultó que la culpa del fracaso era de los hombres machistas que no habían pagado por ver su película, no suya por no haber sabido encontrar y apelar al que se suponía era su público. (Qué sorpresa, no podía saberse).

Fruto de esta falta de estrenos potentes, tengo claro que Black Adam lo va a petar cuando se estrene el 21 de Octubre. Aparte del carisma de The Rock, el público va (vamos) a lanzarnos en masa a ver esta película con los personajes de DC Comics. Y el caso es que tampoco creo que vaya a ser la bomba, con Jaume Collet-Serra dirigiendo como máximo estará correcta sin más, pero creo que como yo habrá mucha gente con ganas de volver al cine. Y en este caso, que esté «bien sin más» en este caso a mi me vale.

Hablando de comics, llevamos unas semanas en las que se rumorea que pueden producirse cambios importantes en DC Comics debido a la reorganización que está realizando en todas las líneas de negocio David Zaslav, el actual presidente de Warner Bros. Discovery.​ DC hace años que mantiene un discreto segundo puesto en las ventas de comics a mucha, muchísima distancia de Marvel, y realmente no entra en la cabeza la forma en que parece que el staff de DC se conforma con una ventas ridículas de muchas de sus series regulares. Sobre todo teniendo en cuenta que Batman, Superman o Wonder Woman pueden ser los personajes más conocidos del mundo del comic junto a Spiderman. Por cierto, hay que recordar que las ventas en librerías especializadas son tan sólo una parte del pastel, dado que las ventas digitales están aumentando (siendo aún pequeñas comparativamente hablando), a lo que hay que sumar las ventas en grandes superficies o librerías. Un comic puede en teoría no vender nada en librerías pero petarlo en otros canales, por lo que estas cifras no deberían tomarse como única medida del éxito o fracaso de una colección de grapas. Aparte las ventas posteriores de los tomos, claro.

Dicho esto, no deja de resultar sorprendente que DC (y lo mismo podría decirse de Marvel) estén publicando más y más comics «diversos» que nadie compra en el canal de las librerías especializadas, en lugar de ofrecer a los clientes de estas librerías, la gente que con su dinero llevan financiando a DC desde hace más de 20 años, el tipo de comics y con los personajes que sí demandan. Y no digo que no tengan que publicar estos comics de personajes diversos, aunque creo que las Majors llevan años buscando captar a un público «diverso» que realmente no existe (o en todo caso no les interesa comprar grapas periódicas por mucho que se las ofrezcas), en lugar de cuidar a sus compradores actuales ofreciéndoles comics que si les interesen. El problema es que DC lo plantea como elementos sustitutivos, publico una cosa o la otra, cuando podrían, DEBERÍAN ser complementarios. Es decir, puedes publicar comics de personajes diversos en grapa o en cualquiera de los formatos disponibles que gustan a ese segmento del público, y al mismo tiempo comics que apelen al lector de toda la vida con los personajes de siempre. Puede hacerse, no es tan difícil, lo que no entiendo es porqué no se atreven a hacerlo.

Por cierto, hablando de David Zaslav, hago constar que estoy super de acuerdo con su decisión de cancelar la TV Movie de Batgirl. No es sólo un tema de si la película era buena o mala, aunque claramente pintaba a cutrilla y más adecuada para The CW que para las salas de cine. Es que lo que mucha gente no entiende es que una mala película como puede ser Batgirl DAÑA A LA MARCA a nivel general, pudiendo salpicar al personaje principal que es Batman. En un momento en que sólo las películas evento consiguen llevar público a las salas en las cantidades suficientes para pagar los grandes blockbusters, Warner – Discovery no puede permitirse que se asocie su marca y sus personajes con «cutrez». El malo en este caso no es Zaslav, él intenta arreglar el destrozo que ocasionó la anterior dirección al priorizar HBO Max frente a Warner, provocando el enfado de creadores como Christopher Nolan y que dió luz verde a proyectos poco o nada adecuados, como fue el caso de Batgirl.

Y no es que Zaslav lo esté haciendo perfecto, porque su obsesión por el ahorro está llegando a situaciones casi kafkianas al desaparecer contenidos de HBO Max de forma incomprensible, pero al menos en lo referido a los personajes de DC, prefiero que se centre la atención en su potencial cinematográfico y se dejen de lado proyectos montoneros destinados para la televisión. Que era lo que estaba pasando con la anterior dirección.

Hablando de televisión, ahora mismo los fans de la fantasía y la ciencia ficción estamos en una situación de vaso medio lleno / medio vacío absoluta. Hace tan sólo dos o tres años pensar que llegaría el día en que podríamos disfrutar a la vez programas de Marvel Studios, Star Wars, El Señor de los Anillos o Juego de Tronos hubiera sido una locura. Y sin embargo, eso mismo está sucediendo ahora mismo con la emisión de Hulka y Andor en Disney+, La casa del Dragón en HBO Max y Los Anillos de Poder en Prime Video. Una bendita locura. Siguiendo mi tradición comiquera estoy reseñando semanalmente los episodios de Hulka, pero el blog no da tanto de si para el resto de series, por lo que opté por reseñar los dos primeros episodios de La Casa del Dragón y Los Anillos de Poder y dejar para el final de ambas series para compartir mi valoración final. Y lo mismo para Andor, que la semana pasada estrenó los tres primeros episodios.

Que existan estas series debería ser de inicio una fuente de alegría entre el fandom, pero viendo el vaso medio lleno el caso es que ninguna de estas series está resultando todo lo buena que me gustaría, entrando todas en la categoría de «bien sin más». Sobre Hulka, dentro de ser moderadamente entretenida, me llama la atención que Marvel haya estrenado una comedia sin gracia llena de situaciones anodinas. Y aunque el cuarto episodio de Andor mejora los anteriores y apunta a que puede ser una gran serie de Star Wars, las dos horas de televisión de sus tres primeros episodios me resultaron una historia de origen intrascendente de un personaje que ya no me parecía tan interesante cuando salió por primera vez en Rogue One.

La Casa del Dragón me parece de momento la serie más satisfactoria de las cuatro, notándose que los productores de HBO Max tienen el libro de Martin para inspirarse y guiar su serie de televisión. Pero incluso dentro que me está gustando, tras haber visto seis episodios (de 10), todas las situaciones resultan alargadas en exceso y serie sufre al tener tan sólo una familia protagonista, hasta el punto que episodios de una hora de duración se hubieran podido condensar en 15-20 minutos de historia en caso de estar en Juego de Tronos y tener que presentar las historias de varias familias a la vez en cada episodio. Que los productores hayan unido este spin-of con la serie original empezando por los títulos de crédito reafirmando al espectador que es lo mismo no le ha hecho ningún favor, porque en este caso pierde por goleada frente a la serie original.

Peor es lo de Los Anillos de Poder en Prime Video. Dentro que tiene un diseño de producción alucinante y que luce fantástica en pantalla, descubrir que sus creadores J.D. Payne y Patrick McKay son unos guionistas que trabajaron en Bad Robot, la productora de J.J. Abrams, y han adquirido todos sus malos hábitos puede ser una de las decepciones más grandes que me he llevado en el mundo televisivo este año. Y es que dejando aparte que han convertido a Galadriel en una borde antipática de forma incomprensible, tenemos una serie en la que todo pasa porque si con unas situaciones y unos diálogos flojísimos que en algunos momentos provocan bochorno. De hecho, es que tras 5 episodios emitidos (de ocho en total), si tuviera que explicar de qué van estos Anillos de Poder no se si sabría decirlo, al haber varias situaciones que están sucediendo pero sin una conexión clara con lo demás. Con El Señor de los Anillos «entretenido sin más, pero mejor no pienses en lo que te acaban de contar porque igual no tiene mucho sentido» para mi no es suficiente, y eso es justo lo que nos está ofreciendo Prime.

Entiendo que es sano aceptar que es imposible que todo el ocio que consumimos sea sobresaliente, y en la mayoría de casos hay que aceptar que con que algo sea entretenido ya está cumpliendo su función y no se le debería pedir más que eso. Y dentro que eso lo entiendo a nivel intelectual, me fastidia muchísimo que Prime se gaste 1000 millones en una serie con esta factura técnica y parezca que les da igual la historia y que con cualquier cosa ya va bien porque los espectadores nos lo vamos a comer con patatas. Que pudiendo hacer una gran serie con una gran historia nos estén dando esta historia, me revienta. No puedo expresarlo de otra manera. A pesar de lo que decía antes, si hablamos de El Señor de los Anillos, un 5 raspado NO es suficiente.

Por cierto, he hablado brevemente sobre DC Comics, dentro que prácticamente no les compro nada aparte de los comics de Tom Taylor. Pero en el caso de Marvel Comics a mi agotamiento por el rumbo de la franquicia mutante de Krakoa se suma el inminente evento Judgment Day que cruza a Vengadores, la franquicia de X-Men y a los Eternos, y que en España Panini empezará a publicar este próximo mes de Noviembre. Un evento que ahora mismo no puede darme más pereza y que se puede convertir en el momento en que me baje del barco.

Y es que los comics ante todo son entretenimiento escapista con los que se supone son algunos de mis personaje favoritos. En el momento en que no los reconozco o las historias que plantean no me interesan, empieza a ser un buen momento para bajarse del barco. No todo es malo, claro, ya que sigo disfrutando de Los Vengadores de Jason Aaron o el nuevo Caballero Luna de Jed McKay, pero siento que cada vez menos comics de la Casa de las Ideas se ajustan a lo que quiero leer. Lo cual tras 40 años leyendo comics Marvel es una situación lamentable.

Ojo que no todo es malo, porque en el ámbito indy estoy disfrutando un montón de comics super alucinantes como Step by bloody step de Si Spurrier y Matías Bergara. Y este mes de octubre me llegará Follow me Down, la quinta novela gráfica de la serie Reckless de Ed brubaker y Sean Phillips, o el segundo volumen de Crossover de Donny Cates y Geoff Shaw.

No tengo duda que lo que dejo de comprar de DC y Marvel lo aprovecharé para disfrutar de otros comics de creación propia de mis autores favoritos del mundo del comic. Gran parte de mi ocio gira en torno a la lectura y no es algo que me planteo dejar de hacer, aunque sí es probable que acabe cambiando de protagonistas de las historias. La realidad es que aparte de Marvel o DC los lectores estamos disfrutando de una edad de oro en nuestra afición. Nunca antes hemos tenido una oferta tan amplia y variada de comics para todos los gustos y bolsillos. Hay tantas cosas buenas interesantes que no me llega el presupuesto para todo lo que me gustaría, luego no hay duda que al menos en lo relativo a los comics, estamos en una edad de oro de variedad y calidad que los lectores no podemos dejar escapar.

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El Ritmo de la guerra de Brandon Sanderson (El Archivo de las tormentas 4)

Me cuesta muchísimo ponerme a leer los tochales de El Archivo de las Tormentas de Brandon Sanderson. Pero una vez lo hago, como ha sido el caso de El ritmo de la guerra, la cuarta novela, la experiencia es siempre super satisfactoria.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

El Ritmo de la Guerra es la esperada cuarta parte de la decalogía «El Archivo de las Tormentas» y el libro que continúa la historia de El camino de los reyes, Palabras radiantes Juramentada.

Hay secretos que hemos guardado mucho tiempo. Vigilantes. Insomnes. Eternos. Y pronto dejarán de ser nuestros.

La Una que es Tres busca, sin saberlo, el alma capturada. El spren aprisionado, olvidado hace mucho tiempo. ¿Puede liberar su propia alma a tiempo de hallar el conocimiento que condena a todos los pueblos de Roshar?

El Soldado Caído acaricia y ama la lanza, incluso mientras el arma hiende su propia carne. Camina siempre hacia delante, siempre hacia la oscuridad, sin luz. No puede llevar consigo a nadie, salvo aquello que él mismo puede avivar.

La Hermana Derrumbada comprende sus errores y piensa que ella misma es un error. Parece muy alejada de sus antepasados, pero no comprende que son quienes la llevan a hombros. Hacia la victoria, y hacia ese silencio, el más importante de todos.

Y la Madre de Máquinas, la más crucial de todos ellos, danza con mentirosos en un gran baile. Debe desenmascararlos, alcanzar sus verdades ocultas y entregarlas al mundo. Tiene que reconocer que las peores mentiras son las que se cuenta a sí misma.

Si lo hace, nuestros secretos por fin se convertirán en verdades.

Brandon Sanderson (Lincoln, Nebraska, 1975) es el gran renovador de la fantasía del siglo XXI, con veintitrés millones de lectores, y el autor más prolífico del mundo. Desde que debutara en 2006 con su novela Elantris, ha deslumbrado a lectores en treinta lenguas con el Cosmere, el fascinante universo de magia que comparten la mayoría de sus obras. Sanderson es autor de la brillante saga Nacidos de la Bruma (Mistborn), formada por El Imperio Final, El Pozo de la Ascensión, El Héroe de las Eras, Aleación de ley, Sombras de identidad y Brazales de Duelo. Tras El aliento de los dioses, una obra de fantasía épica en un único volumen en la línea de Elantris, inició con El camino de los reyes una magna y descomunal decalogía, El Archivo de las Tormentas, que continuó con Palabras radiantes, Juramentada y El Ritmo de la Guerra (además de la novela corta Esquirla del Amanecer). Con la serie Escuadrón (Escuadrón, Estelar, Citónica Escuadrón Cielo), Sanderson se acerca, también, a los lectores de la ciencia ficción. Con un plan de publicación de más de veinte futuras obras (que contempla la interconexión de todas ellas), el Cosmere se convertirá en el universo más extenso e impresionante jamás escrito en fantasía épica. Sanderson vive en Utah con su esposa e hijos y enseña escritura creativa en la Universidad Brigham Young. Curso de escritura creativa es el libro que recoge sus valiosos consejos.

El ritmo de la guerra me ha parecido la novela más expositiva de lo que llevo leído de El archivo de las tormentas y en general de la obra de Sanderson. Lo cual no tiene por qué ser malo. Como en novelas anteriores, la trama está dividida en varios arcos de personajes, y en todos los casos vamos a encontrar una evolución super interesante que cambia su statu-quo de todos ellos, algo que entiendo que es más interesante que tener combates más o menos inspirados.

En muchos aspectos Sanderson sigue buscando desmitificar clichés de la fantasía épica, como es tener a un héroe (Kaladin) aquejado de síndrome de stress post-traumático y de un terrorífico sentimiento de culpa al no poder salvar a todos sus amigos y familiares. Reconociendo que una parte del viaje del héroe pasa por alzarse ante los problemas que se cruzan en el pasado. Shallan con su personalidad fragmentada por los traumas de su pasado también tendrá que intentar dar un paso adelante y decidir quien quiere ser. Y lo mismo podríamos decir de Adolin, Navani o Venli.

Geográficamente, la novela tiene una trama principal y dos secundarias. Mientras Dalinar y Jasnah parten a luchar en el frente de batalla de Emul en una maniobra estratégica, la que sería la trama más secundaria de la novela, Shallan y Adolin viajan a Shadesmar como enviados diplomáticos para animar a más honorspren a unirse a los humanos. A los problemas de Shallan con sus personalidades y su decisión de saber quién quiere ser, se añade a un Adolin que descubrirá que sus habilidades como espadachín y guerrero no le servirá para la prueba que tiene ante sí. Una trama que además del desarrollo de los dos protagonistas hará que avancemos en nuestro conocimiento de los sprens y lo que pensábamos que sabiamos de ellos.

Las historias principales tendrán lugar en Urithiru, donde se han quedado Navani como regente que intenta desentrañar los misterios de la torre, y Kaladin de baja por sus problemas mentales. En el momento menos esperado, los Fusionados liderados por Raboniel invaden y toman el control de Urithiru, corrompiendo al Hermano, el spren de la torre, lo que hace que todos los Radiantes de la torre, excepto Kaladin y Lift, caigan inconscientes. Tras rendir sus exiguas tropas para evitar una masacre, Navani se unirá a Raboniel para una investigación que cambiará todo lo que pensaban que conocían sobre la luz tormentosa y la luz de vacío, la fuente aparente de muchos de los poderes de los dotados.

Mientras Navani intenta ganar tiempo para salvar a Hermano de la corrupción total, Kaladin, el único despierto junto a Lift (pero ella ha caído prisionera), deberá ayudar en la medida de sus posibilidades, lanzando una guerra de guerrillas de un sólo hombre, una tarea imposible, y más si sus sueños le traicionan al ser terribles pesadillas que le recuerdan sus fallos del pasado. Y junto a todo esto, la novela se centra en mostrarnos a modo de flashback la historia de Venli, la parshendi hermana de Eshonai que está conectada a la vez a Timbre, un spren, y a Ulim, un vaciospren, y juró el Primer Ideal de los Caballeros Radiantes al final de la novela anterior, incluso a pesar de estar al servicio de Odium y sus Fusionados. Una Venli que siempre se ha comportado cobardemente y tiene muchos pecados en la consciencia que tendrá que decidir si es capaz de hacer lo correcto aunque le pueda costar la vida.

Las 1400 páginas ha hecho avanzar muchísimo las principales líneas argumentales con múltiples sorpresas de todo tipo, y todos los protagonistas han evolucionado un montón durante la novela. Dicho esto, El ritmo de la guerra me ha dejado cierta sensación de historia de transición que nos prepara para lo que será el gran climax de la primera parte del Archivo de las Tormentas. Y es que Sanderson ha explicado que en total plantea 10 novelas divididas en dos series de 5 cada una. Esto hace que la trama necesita empezar a mostrar algunos de los secretos de cara a lo que se supone que serán los enfrentamientos claves que tenga previstos para el final de esta primera parte de su serie.

El juramento de Kaladin de El camino de los reyes puede ser lo más épico que jamás haya leído. Lo malo es que a pesar de guardarse varios momentazos en esta novela, el principal de los cuales también le tiene a él de protagonista, las cotas de épica siempre quedan por debajo cuando se comparan con la primera novela. En este sentido, es interesante entender que esta NO es una novela de combates, aunque hay un par o tres bastante buenos, sino que lo principal es seguir construyendo y haciendo crecer a estos personajes, y en eso Sanderson se muestra brillante.

Sin embargo, dentro que todo lo encuentro muy entretenido y estoy super super conectado emocionalmente con todos los personajes, me ha dado cierta sensación que todo está bien pero a la vez no hay nada brillante. Si hay tres o cuatro destellos increíbles, pero dentro de una novela de 1400 páginas, no hay duda que Sanderson exige que invirtamos mucho tiempo para llegar a esos pay-offs para los diferentes personajes. Y no tengo claro si a algún lector concreto esta novela le puede haber parecido pesada y de ritmo lento, porque realmente lo es.

Yo mismo necesito encontrar el momento adecuado para poner a leerme estas 1400 páginas. Y aunque me cuenta ponerme, la verdad es que Sanderson siempre consigue dejarme más que satisfecho con sus libros.

El ritmo de la guerra me ha gustado mucho y ha dado muchas respuestas a preguntas que no sabía que tenía, aunque globalmente tenga también cierta sensación de elemento de transición de cara al climax final. En todo caso, una de las sagas más estimulantes de la fantasía heroica actual.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Si te gustó esta crítica, te invito a que la compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

900 días, 900 artículos en el blog

Hoy 16 de septiembre alcanzo el hito de cumplir 900 días consecutivos publicando artículos en el blog, una cifra alucinante que creo que no está al alcance de todo el mundo.

Digo siempre que este blog stars-my-destination nació como un ejercicio de un curso que estaba realizando hace nueve años que se ha convertido en un diario del entretenimiento friki que consumo, ya sea en comics, cine, televisión o novelas. Aunque no siempre es posible, en este blog o en mi cuenta de Twitter intento hablar siempre en positivo, razonando mis opiniones y evitando soltar frases categóricas como «esto es una mierda».

Aprovechando este artículo de celebración, hoy planteo un editorial para centrarme en una figura que ha estado salpicada por la polémica este pasado mes de agosto: la DIVULGACIÓN DE COMICS.

Según la R.A.E., divulgar es «Publicar, extender, poner al alcance del público algo«. Todo aquella persona que se dedique a recomendar y/o valorar obras de cualquier medio dándolas a conocer a un público que no las conoce entraría en la categoría de «divulgador». Y en un mundo tan minoritario como el mundo del comic, cuantos más divulgadores haya, mejor.

En Agosto la ACDCómic, Asociación de Críticos y Divulgadores de Cómic de España publicó su habitual listado de «Comics imprescindibles» del primer semestre del año. Pocos días después, Alfredo Matarranz de Tomos y Grapas publicó su listado de «50 comics esenciales sin filtro» del mismo periodo, volviendo a recrudecerse una polémica antigua al recordar que la ACDCómic rechazó su candidatura a entrar en esta asociación porque según sus estatutos, al ser librero y tener una tienda, sus reseñas podían estar sesgadas al buscar obtener un beneficio económico.

Matarranz entró en modo polémico, super sensacionalista y vehemente (por no calificarlo de maleducado) al indicar que publicaba su lista, que era la buena, al ver como la lista de la ACDCómic («una mierda» en sus propias palabras) estaba super sesgada al no incluir autores de primera fila con obras publicadas en ese periodo por motivos no relacionados a la calidad de la obra en cuestión, sino por aspectos ideológicos y de amistad (o falta de ella) con determinados autores que en ese caso si aparecían en el listado de la ACDCómic.

Soy de la opinión de que en un medio tan ninguneado como es el comic, cuantas más listas de comics «imprescindibles» hayan, mejor para los lectores. Si algo bueno tienen, es dar a conocer comics que pudieran haber quedado ocultas dentro de la avalancha de comics que se publican todos los meses. Por cierto, ¿crisis, quién dijo crisis? Pero también es verdad es que hoy en día hay que saber la fuente, porque recuerdo que Rockdelux (por decir una revista más o menos generalista) también hacía listas de sus comics «Esenciales», y sus recomendaciones no encajaban casi nunca con mis gustos, encontrando muchas gafapastadas y similares que no me interesaban para nada. Pero como digo, que haya una lista de algo no significa que tengas que usarla, simplemente saber que está ahí en caso de querer probar algo diferente.

Mojándome en la polémica, me da la sensación que ACDCómic intenta convertirse en LA asociación de Críticos y Divulgadores de Cómic de España, no UNA asociación entre muchas otras. Y aunque quiere ir de mayoritaria y abierta a todos, en el fondo son un grupo de gente cerrado a la que le molesta tener que admitir a alguien con el que no congenian, dejando fuera a todo el que no conecte con ellos, personal o ideológicamente. Que no sea de su cuerda, vamos. Y esto es algo que se nota demasiado. Como también se nota lo mucho que les molesta que alguien se lo eche en cara públicamente, porque muestra al público comiquero que el emperador realmente va desnudo.

No me gusta la mala educación y los exabruptos de Matarranz, pero negar a un librero que pueda pertenecer a esta asociación cuando hay otros que si están incluidos, aunque sea a título particular, es de chiste. Como lo es que haya conflicto de intereses y se dude de las intenciones de un divulgador como Matarranz y se mire para otro lado ante gente muy válida que pertenece a la asociación trabajando en editoriales que venden comics y agradecen toda la publicidad posible para sus obras. Que sólo vean un tipo de conflicto de intereses creado casi ad-hoc y no tengan problema con todos los demás es, siendo suave, asombroso. Cuando de lo que se supone que debería buscarse es la pertenencia de todo tipo de sensibilidades.

Una lista de esenciales votada por 50 personas (o las que sea) refleja únicamente los gustos de los participantes. Nada más y nada menos. Pero si resulta que esas personas son fans del baloncesto y odian el fútbol, lo más normal es que en el listado resultante de sus votaciones habrá un desequilibrio entre los trabajos destacados, apareciendo seguro muchas obras relacionadas con basket y casi seguro ninguna que hable del deporte rey. Y a lo mejor ese año el mejor comic del año trata de fútbol, pero el sesgo inicial de los votantes impedirá seguro que sea valorado como se merece. Mi ejemplo de «basket / futbol» puedes sustituirlo por los conceptos que tú consideres, probablemente no te equivoques. Es justo porque este sesgo existe y es inevitable porque todos tenemos el nuestro, que cualquier asociación que busque ser generalista y mayoritaria debería buscar e invitar a divulgadores lo más variados y eclécticos posibles que amplíen el abanico de posibilidades. No poner trabas, invitar. Para que no parezca que no quieres que nadie vaya a molestarte en tu club de amigos.

Un divulgador puede ser un crítico muy importante o simplemente un colega con el que compartes gustos y te recomienda un comic que no conocías. En muchos casos, casi le doy más valor al segundo grupo de personas que al primero. En este sentido, tengo que dar las gracias a GrumpyOldMate por recomendarme muchos comics geniales o a Andrés Totoro por sus recomendaciones de películas. En estos momentos de redes sociales es absurdo negar la importancia del segundo grupo, las recomendaciones de comics es más probable que te lleguen antes a partir de un video de Youtube que de un artículo de El País. Y por mucho que nos empeñemos, no se pueden poner puertas al campo.

Volviendo a mi blog, mi yo víctima perpetua del Síndrome del impostor me impide calificarme a mi mismo como divulgador. Pero no conozco a nadie que haya publicado 900 artículos y reseñas consecutivas en este periodo de tiempo sin fallar ni un día. De hecho, webs de referencia que me gustan mucho como Sala de Peligro con varios redactores, no publican contenidos todos los días mientras que yo si. Buscando el dato he comprobado que de los 365 artículos que publiqué en 2021, 176 eran reseñas de comics. Es decir, prácticamente cada dos días publico una reseña de un comic, dejando el otro día para el resto de contenidos. En 2022 ya llevo 116 reseñas de comics publicadas. ¿Cuántas webs, tiktoks, blogs o podcasts realizados por una persona existen en España con este volumen de contenidos comiqueros? No se trata de presumir, pero sinceramente diría que ninguna.

Y como persona individual que soy, tengo un primer condicionante clave a la hora de escribir mis artículos, y es que sólo puedo escribir de aquello que he consumido, de aquello que he comprado, me he suscrito o fui a ver al cine. O que algún amigo me ha dejado para poder leerlo físicamente (¡gracias Enrique!) Me gusta practicar el viejo dicho de «poner mi cartera donde pongo mis opiniones«, y os aseguro que no recibo copias de prensa de ningún comic, partiendo que no tengo la audiencia de un Strip Marvel o similar. Aunque por otro lado, eso me obligaría a escribir sobre una obra que a lo mejor no me interesaba para empezar.

Hay otro aspecto complejo del aspecto de «divulgador» y es que hoy en día es muy difícil alcanzar a público que no esté ya en mi círculo comiquero. El gran problema actual de las redes sociales es que sólo hablas a conversos, si Marvel o DC no consiguen alcanzar al público «diverso» que se supone existe más allá de los superhéroes que es la clave para aumentar sus ventas, ¿qué posibilidades tiene una persona como yo escribiendo desde Castellón? Veo difícil que alguien que no sabe nada de comics y quiera comenzar a leer en algún sitio entre en mi blog para buscar recomendaciones, aunque estaría muy guay si alguna vez sucediera. Es por esto que aunque a veces se les critique, hay que aplaudir a los divulgadores que sí alcanzan a ese público no comiquero y consiguen que se interesen por el mundo del comic, sea la obra que sea. En mi caso modesto, con que alguien se animara a leer Ice Cream Man o los comics de Daniel Warren Johnson gracias a mis reseñas, me daría por super satisfecho, no le podría pedir más al mundo comiquero. Un comic y un autor que yo mismo descubrí porque alguien me los recomendó en su momento. Porque así funciona, y la rueda sigue girando.

Tengo claro que empecé a escribir mi blog en un momento en que lo escrito estaba en desuso y lo que se lleva es lo audiovisual, ya sea Youtube, Tiktoks o más recientemente Twitch. Y por este motivo, aunque las estadísticas del blog no paran de crecer, nunca tendré las visualizaciones de un Tomos y Grapas, por poner el ejemplo de alguien que comenté antes. Pero el vicio de escribir sigue siendo super adictivo para mi, así que no tengo pensado cambiar a otro formato a corto o medio plazo. Porque lo importante es hablar (escribir) de las cosas que nos apasionan, y el comic es una parte muy importante de mi vida.

Quiero aprovechar para una vez más volver a daros las gracias a todos los que me leéis, vuestros comentarios y me gustas me dan la vida. Poder interactuar con vosotros es una parte super importante para compartir y disfrutar nuestra afición comiquera. En ese sentido, como he comentado muchas veces, tengo que reconocer que estoy disfrutando de la parte buena de las redes sociales.

¡Gracias a todos por estar ahí!

Si te gustó esta crítica, te invito a que la compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

hacen accesible el 

Crítica de Estacion de tormentas de Andrzej Sapkowski (La Saga de Geralt de Rivia Precuela)

Tras el final que La Dama del Lago nos dio a la historia de Geralt de Rivia, es una alegría volver a disfrutar de una nueva aventura de Geralt gracias a Estación de tormentas, novela planteada por Andrzej Sapkowski como una aventura independiente, pero conectada, de la serie principal.

PUNTUACIÓN: 8/10

Poco sabía el brujo Geralt de Rivia lo que le esperaba al acudir a la villa costera de kerack. Primero fue acusado justamente de desfalco, luego fue misteriosa mente liberado bajo fianza, y finalmente descubrir que sus preciadas espadas, dejada en depósito al entrar en la ciudad, habían desaparecido. Demasiadas casualidades, en efecto. Máxime cuando tras ellas está la atractiva hechicera Lytta Neyd, llamada Coral. De esta manera, Geralt de Rivia se encuentra de nuevo implicado en los escabrosos asuntos de los magos, y ni la fiel (aunque ocasionalmente engorrosa) compañía del trovador Jaskier, ni el recuerdo de su amada Yennefer, ni toda su fama como implacable cazador de monstruos podrán evitar que se vea cada vez más envuelto en una oscura trama. Más bien al contrario.

Estación de tormentas es el esperado regreso de Andrzej Sapkowski al mundo de Geralt de Rivia, su creación de fama mundial. En esta precuela de la saga vuelven a brillar las virtudes que le han convertido en, posiblemente, el mejor escritor contemporáneo de fantasía: su estilo inimitable, su áspero realismo temperado por el humor negro y su vigor aventurero.

Andrzej Sapkowski (Lodz, 1948) es economista de profesión. Habla algunos idiomas extranjeros. En los años 1972-94 era trabajador del comercio exterior. En el año 1986 publicó su primero cuento El brujo (Wiedzmin) en un periódico polaco «Fantastyka». Dos años después fue elegido el mejor autor de cuentos polacos de fantasía en este periódico. Además Andrzej Sapkowski es el autor de tres colecciones de cuentos con el brujo Geralt: El brujo (Wiedzmin), La espada del destino (Miecz przeznaczenia) y El último deseo (Ostatnie zyczenia) así como de una saga de cinco libros: La sangre de los elfos (Krew elfow), El tiempo del desdén (Czas pogardy), Bautismo de fuego (Chrzest ognia), La torre de la golondrina (Wieza Jaskolki) y La dama del lago (Pani jeziora).

Estación de Tormentas es la octava novela de la serie de Geralt de Rivia y fue publicada por primera vez en 2013. En apenas 300 páginas Sapkowski nos ofrece además de una aventura estupenda, un ejemplo maravilloso de las que son sus señas de identidad como escritor. Empezando por el uso del lenguaje para mostrar a personas de diferentes regiones de su mundo de fantasía, que podemos disfrutar gracias a la estupenda traducción de Fernando Otero Macías y José María Faraldo. Geralt inicia la aventura en el oeste, cerca de la localidad costera de Keracx, pero las circunstancias le obligarán a desplazarse al norte, hasta Novigrado, entre otras localidades, y sus viajes reflejarán en la gente los cambios de acentos y expresiones, algo en lo que Sapkowski se mostró como un maestro en las novelas previas.

Más allá de esto, Sapkowski nos muestra a un Geralt que brilla con luz propia en esta novela. A pesar de ser tildado de monstruo, Geralt tiene principios en su calidad de Brujo, y esto hace que se meta en problemas constantes al no querer matar sin estar seguro que es lo correcto. Además, Geralt se convierte en un peón de fuerzas mayores cuando surge un problema para los poderes establecidos y necesitan que alguien limpie la mierda sin que ellos se vean salpicados. Me ha gustado mucho la forma en que Sapkowski mete a Geralt en una situación imprevista que provoca que acabe luego en otra, y así sucesivamente en varias ocasiones. Porque más que una historia única, Geralt sufre múltiples visicitudes a lo largo de la novela en diferentes lugares geográficos, en un alarde estupendo de Sapkowski como narrador.

Geralt sigue siendo un héroe atípico de pocas palabras, que hace que sean sus actos los que hablen con él, con unas convicciones morales fuertes aunque no exento de contradicciones. Esto no le impedirá vivir una tórrida aventura con la hechicera Lytta Neyd y numerosas aventuras con o sin Jaskier, el bardo compañero de múltiples aventuras que es uno de los pocos amigos verdaderos que tuvo Geralt. En esta aventura, Sapkowski repite un tema recurrente de esta saga, y es que cuando los poderosos juegan, siempre es el hombre corriente el que acaba pagando el precio. Junto a esto, contrapone la idea de los magos benignos que buscan el bien de la humanidad tan habitual en la fantasía heroica, convirtiéndolos en seres egoístas que actúan desde las sombras y que bajo la excusa de «busca el bien común» acumulan poder para ellos mismos y usan al pueblo llano de cobayas de sus experimentos. Una idea recurrente de la Saga de Geralt de Rivia era que nuestro héroe al final es un peón entre fuerzas mucho más poderosas que él que hacen lo que quieren sin que él pueda impedirlo, y esto es algo que vuelve a estar muy presente en esta novela.

La novela se lee en un suspiro y me ha parecido una pasada. Además de todo lo anterior, la prosa de Sapowski a la hora de las descripciones y su toque de humor negro hacen que la novela se convierte en un pasa páginas que hizo que me leyera la novela prácticamente de una sentada, aprovechando las vacaciones. Ahora que la terminé me da un poco de pena pensar que ya he leído todas las aventuras de Geralt y que esta aventura y este mundo ahora si llega a su fin. Aunque cómo el propio Sapkowski indica en la novela, «El cuento se alarga. La historia nunca termina.» Esto indicaría que mientras Geralt siga vivo en nuestra memoria y nuestro corazón, nunca desaparecerá de verdad, lo cual es una idea genial con la que quedarse al finalizar una saga de fantasía tan ámplia como ha sido esta.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Feliz 9º cumpleaños, Stars-my-destination

Hoy 20 de Agosto este blog Stars-my-destination cumple 9 años, una cifra enorme que jamás pensé alcanzar. Es un buen día para estar de celebración.

Este blog nació como parte de un ejercicio que tuve que hacer mientras realizaba un curso de Community Manager, en el que me pedían crear un blog y escribir varios posts. Dado el trabajo que me iba a costar opté por crearlo y dotarlo de un contenido que me gustara a mi, por lo que la opción de hacer reseñas o artículos de obras de la cultura friki me pareció la mejor opción.

En mi cuenta de Twitter cuento que en este blog Stars-my-destination escribo sobre cine, comics, series de TV, novelas, y en general de todo aquello que me apasiona. En este mundo de haters y gente enfadada por todo excepto por lo realmente importante, hablo en positivo de mis aficiones frikis. Y eso sigue siendo, nueve años después, quiero pensar que es mi seña de identidad. Tengo que reconocer que tener esta suerte de diario de las aficiones frikis que consumo, poder recomendar aquellas obras que realmente me han gustado mucho y analizar porqué algo me ha gustado o no lo ha hecho, me sirve de terapia de relajación y me aleja de los problemas y el stress del mundo real.

Me considero un autentico privilegiado el poder compaginar mi vida familiar con mi trabajo y que me quede tiempo y ganas de seguir escribiendo este blog. En parte es gracias a dormir cada vez menos horas, pero también a ser más productivo, a aprovechar cada minuto que estoy delante del ordenador para ir al grano. Tengo claro que soy un aficionado y este es un blog no profesional, pero no dejo de recordar las palabras de tantos autores ilustres a los aspirantes a escritores: «Si eres escritor, escribe. Y si empiezas algo, termínalo». Sin duda me he grabado a fuego esos consejos y no he parado de escribir, aunque de momento sean reseñas de obras de otros.

Fruto del aumento de contenidos, y espero que también de la calidad, estoy muy contento de comprobar como las estadísticas del blog no dejan de crecer todos los meses. Si en 2019 las visitas al blog fueron de 20.500, en 2020 con la pandemia y el confinamiento estas visitas subieron hasta las 50.500, aumentando casi un 150%. Esta tendencia se mantuvo en 2021 en el que alcancé la cifra record de 77.700 visitas en un año, y por lo visto en estos siete meses y medio de 2022, voy a quedarme muy cerca de las 100.000 visitas este año. Unas cifras mareantes que me parecen alucinantes.

Aparte de este aniversario, que ya sería suficiente, hoy cumplo 873 días consecutivos escribiendo reseñas sin interrupción, siendo este post el 1623 desde que empecé a escribir este blog en 2013. El 30 de marzo de 2020 fue el último día en que me tomé un descanso y desde ese día sigo escribiendo y publicando sin fallar ni un sólo día, porque sigo encontrando motivos para ponerme delante del ordenador y recomendar un comic, una película o un libro. Realmente nunca hubo ningún plan concreto, únicamente ganas de escribir y compartir mis gustos y aficiones. No puedo negar que ahora mismo la posibilidad de alcanzar los 1.000 días seguidos publicando artículos es algo que me hace mucha ilusión conseguir. Y está en mi mano conseguirlo, siempre que pueda mantener esta regularidad hasta el 26 de diciembre de este año.

2022 es el año de la superación de la pandemia. Por el lado friki, este año significó mi vuelta al Salón del Comic de Barcelona 25 años después de mi última visita cuando se cambió la ubicación en el Mercat del Born a la Estación de Francia. Aunque el salón en si estuvo bastante desangelado por la falta de autores de relumbrón, mi experiencia de ese fin de semana fue más que positiva.

Si pienso en el mundo del comic, las sensaciones no pueden ser más positivas dado que hay más comics interesantes que quiero leer que tiempo y dinero para hacerlo, y cada mes surgen más proyectos que me resultan apasionantes. Ed Brubaker y Sean Phillips siguen a lo suyo con su serie de novelas gráficas de Reckless. Tras publicarse este año The ghost in you, la cuarta de la serie, ya está anunciada para octubre la quinta, Follow me down, con lo que la dosis la tenemos asegurada.

También destacaría el nuevo comic de Daniel Warren Johnson Do a powerbomb, el canto de amor del autor de Chicago al mundo del Wrestling que me está volando la cabeza con cada grapa. Además, no puedo más que unirme al coro de alabanzas a The Nice house on the lake de James Tynion IV, Álvaro Martínez Bueno y Jordie Bellaire, cuyo primer volumen es una pasada. También destacaría la alegría de tener un nuevo comic de Matt Wagner de Grendel: Devil´s Odissey, protagonizado por Grendel Prime. Y junto a los comienzos, también hay que destacar algunos finales, como el de la miniserie Las Tortugas Ninja: El Último Ronin, Sea of Stars y Oblivion Song.

Como lector, tengo que reconocer que actualmente soy más seguidor de autores que de personajes. Tom Taylor con La Edad Oscura, su último comic para Marvel con Ibán Coello antes de fichar en exclusiva para DC, Batman El Detective con Adam Kubert, y sobre todo su Nightwing con Bruno Rendondo son fuentes seguras de entretenimiento. Jason Aaron se mantiene un año más como mi guionista favorito. Junto a Los Vengadores, Castigador, King Conan o la antes mencionada Sea of Stars, este año sigo esperando los anuncios de sus próximas series de creación propia que sacien nuestra sed comiquera mientras esperamos un nuevo volumen de The Goddamned junto a R.M. Guéra.

Este año sigo también con escritores como Robert Kirkman en la genial Fire Power con Chris Samnee, y acabo de disfrutar del final de Oblivion Song con Lorenzo de Filipe, un estupendo comic de ciencia ficción que me ha traido a un Kirkman en plena forma. Mi relación con Rick Remender no pasaba por su mejor momento tras el fail que me supuso Seven to Eternity. Sin embargo, Deadly Class con Wes Graig sigue luciendo estupendo ahora que nos acercamos al final, y he disfrutado mucho los dos primeros volúmenes de El Cabronazo junto a varios autores.

Gracias a la invitación para participar en el podcast de Tierra Salvaje dedicado a Doctor Extraño, tuve la oportunidad de leer gracias a mi amigo Enrique el 99% de todos los comics del personaje, lo que me permitió escribir varios artículos de los que estoy muy orgulloso con las partes uno y dos de mi repaso a los comics clásicos, y mis impresiones de las últimas series Academia Extraño o La muerte del Doctor Extraño. Por cierto, Jed MacKay, el escritor de esta última miniserie se está consolidando como uno de los valores en alza de la editorial gracias a este comic y el relanzamiento de Caballero Luna.

A pesar de estar de celebración, no puedo dejar de comentar dentro de la parte negativa la decepción que me han supuesto los comics de la franquicia mutante de Marvel Comics, una línea que ha quemado el impulso e interés que consiguió gracias al relanzamiento de Jonathan Hickman. Los motivos de este desencuentro los puedes leer en el análisis que publiqué hace unos días, pero sólo resaltar que se acabó el comprar un comic «porque es importante para la franquicia» si el concepto en general no me ha funcionado.

En el mundo del cine, lo primero a destacar es que me alegra que la industria de las salas de cine haya conseguido volver a cifras de taquilla pre-pandemia. El 2022 será recordado por blockbusters como The Batman de Matt Reeves, Doctor Strange en el Multiverso de la Locura de Sam Raimi o Top Gun Maverick de Joseph Kosinski, pero también por película como Licorice Pizza de Paul Thomas Anderson, The Black Phone de Scott Derrickson o Elvis de Baz Luhrman. En lo que llevamos de año mantengo una media de 3 visitas al mes a los cines de mi localidad, lo cual creo que dado el empuje de las plataformas no está nada mal.

El mundo del streaming destacaría en Netflix el locurón de RRR, la super producción India de acción que es una patochada y una maravilla a partes iguales, El agente invisible de los hermano Russo y la cinta de animación The Sea Beast. En Disney+ pudimos ver Prey, la última película de la franquicia Predator, y gracias a Prime pude ver Colour out of space de Richard Stanley, una de las mejores adaptaciones de un relato de H.P. Lovecraft.

En el lado de las decepciones, quizá una de las mayores ha supuesto el fail de Lightyear de Pixar, a lo que habría que añadir Todo a la vez en todas partes o la confirmación del montonerismo de Jurassic World: Dominion.

Dentro de la televisión, las cadenas de streaming siguen siendo los principales proveedores de entretenimiento en mi casa, y hay que reconocer que este 2022 está siendo un buen año televisivo. En Netflix hemos visto Cobra Kai T4 Cortar por la línea de puntos, Love, Death and Robots, Peaky Blinders y sobre todo Stranger things. Prime Video parece empeñada en especializarse en buenas series de acción como Reacher o La lista final, pero también pudimos ver este año el final de The Expanse, Vox Machina, la nueva temporada de La Maravillosa Sra. Maisel o la tercera temporada de The Boys. Por último, Disney+ sigue aprovechando al máximo sus franquicias de Marvel y Star Wars, aunque este año no ha disfrutado como esperaba de Caballero Luna, Obi-Wan Kenobi o Ms. Marvel. Esperemos que la recién estrenada Hulka y Andor nos quiten el mal sabor de boca.

Este año probé a suscribirme un par de meses a Apple TV, y tengo que decir que disfruté muchísimo con el visionado de Severance, Calls y las dos temporadas de Ted Lasso y Para toda la humanidad. Poco pero muy bueno, visto lo visto, porque mi mujer también disfrutó mucho con Pachinko. La que sale perdiendo de este exceso de oferta es HBO Max, cadena de la que apenas he estado suscrito un mes para ver Peacemaker y Harley Quinn, y que ahora he vuelto a enganchar gracias a una oferta de un mes gratuito.

Para terminar, dentro de los libros el año pasado tuve una fase de varios meses en los que no me ponía con ninguna novela, lo que provocó que acabara el año con 23 novelas leídas. Este año ya voy por las 20 novelas leídas, y además de la serie del Mundodisco de Terry Pratchett y La Saga de Geralt de Rivia de Andrzej Sapkowski, este año he recuperado las aventuras de Fafhrd y Ratonero Gris de Fritz Leiber, que me está pareciendo entretenidísima. Dentro de la ciencia ficción, gracias a Warren Ellis descubría a los autores de ciencia ficción Ken MacLeod (Beyong the hallowed sky), y sobre todo Adrian Tchaikovsky que me voló la cabeza con sus novelas Children of Time y Children of ruin. Y por supuesto, he tenido mi dosis de Sanderson y Abercrombie, que confirman con cada novela que son los mejores en lo suyo.

Quiero aprovechar también este aniversario para agradecer a Eladio de La Tierra Salvaje y Marcos de Tomando un chiriflús la invitación a participar en varios de sus podcasts. Es un placer poder hablar con gente tan guay de los comics que nos encantan y nos apasionan. Espero poder repetir muy pronto.

No quiero terminar esas líneas sin daros las gracias a los que me leéis de forma habitual, vuestros “me gustan” y vuestros comentarios se agradecen un montón y me dan fuerzas para seguir escribiendo. También gracias a todos los amigos de Twitter con los que comparto aficiones frikis, que hacen que la vida sea un poco más chula. Aunque se que hay mucho elemento tóxico en internet, en su mayoría yo estoy disfrutando de lo bueno de las redes sociales, y es gracias a vosotros.

Gracias a todos, espero que el año que vienen pueda celebrar un nuevo aniversario y pueda compartir con todos vosotros. Sería el décimo, cuando ese día llegue tendré que preparar algo gordo…

¡FELIZ CUMPLEAÑOS, STARSMYDESTINATION!!!

Hoy más que nunca, si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

Un saludo grande.