Archivo de la etiqueta: Netflix

Crítica de Cobra Kai temporada 4 (Netflix)

Lamentablemente, Cobra Kai mostró síntomas claros de agotamiento en la cuarta temporada recién estrenada en Netflix. Dentro que sigue siendo muy disfrutable con muchos momentazos, empieza a ser necesario que empiecen a pensar en el final de la historia.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Cobra Kai está ambientada 34 años después de la película original de Karate Kid, reexaminando la narrativa desde el punto de vista de Johnny Lawrence (William Zabka), y su decisión de reabrir el dojo de karate Cobra Kai que lleva a reavivar su antigua rivalidad con Daniel LaRusso (Ralph Macchio)

Tras el final de la tercera temporada, Johnny Lawrence y Daniel LaRusso combinan sus dojos para derrotar al Senei Kreese en el inminente Torneo de Karate de Hill Valley. ¡El Ganador se lo queda todo! Por desgracia para ellos, Kreese también se guarda un as en la manga…

La serie, creada por Josh Heald, Jon Hurwitz y Hayden Schlossberg, basándose en los personajes de las películas clásicas de Karate Kid de los años 80 creados por Robert Mark Kamen, fue producida por Youtube Red, el fracasado canal con contenidos propios de pago que intentó lanzar Youtube entre 2018 y 2019. La espectacular primera temporada fue estrenada en mayo de 2018 mientras que la segunda lo hizo en abril de 2019. Tras la compra de la serie por parte de Netflix, estrenó su exitosa tercera temporada justo hace un año. Esta cuarta temporada ha contado con 10 episodios de entre 28 y 45 minutos cada uno.

Las estrellas de Karate Kid Ralph Macchio y William Zabka repiten sus papeles como Daniel LaRusso y Johnny Lawrence. Cobra Kai también está protagonizada por Courtney Henggeler, Xolo Maridueña, Tanner Buchanan, Mary Mouser, Jacob Bertrand, Gianni DeCenzo, Martin Kove, Peyton List, Vanessa Rubio. La sorpresa de esta cuarta temporada es el retorno de Thomas Ian Griffith como Terry Silver, el villano de Karate Kid 3.

Empezando por las cosas positivas, Cobra Kai son Johnny Lawrence y Daniel LaRusso, y es genial ver en esta temporada cómo tienen que intentar trabajar juntos si quieren derrotar de Kreese. Su química permanece igual que la recordaba y nos ofrece momentos estupendos con sus personalidades opuestas. Además de mucho ochenterismo en la música y otros detalles, la serie sigue aprovechando elementos de las películas clásicas para añadir matices interesantes a los personajes que también están muy, muy bien.

También me gusta mucho todo lo que tiene que ver con los chavales, y cómo TODOS, sin importar el dojo en el que entrenan, cometen errores y meten la pata, haciendo cosas buenas y malas a lo largo de los episodios. Hay una parte de esta temporada que trata de que los chavales tienen que descubrir su propio karate y que no hay que estar anclado en una única versión de la vida cuando con la combinación y la comprensión de los diferentes es cuando llega el verdadero conocimiento. En este sentido, que los chavales se den cuenta que los senseis sólo buscan su propio interés y les utilizan como peones en su lucha contra Kreese (y al revés) es otro detalle chulo que nos ha incorporado esta temporada que añade un matiz extra a unos personajes que me gustan mucho.

El añadido de Terry Silver crea una dinámica muy interesante para la serie, al provocar que Daniel se sienta descolocado al recordar su peor versión en Karate Kid 3, haciendo que cometa aún más errores y Kreesse recupere la confianza en la victoria. La parte de reconocer que lo que hizo Silver en Karate Kid 3, acosar un adulto rico a un chaval adolescente, era algo muy loco es un elemento muy meta que resalta algo que los fans sabemos pero a veces no queremos admitir: que muchas obras míticas de nuestra infancia igual no han envejecido demasiado bien. O no eran tan buenas para empezar.

Esta cuarta temporada incorpora una trama nueva en relación al segundo hijo de Daniel, Anthony (que está super crecido), y que hace bullying a un chaval recién llegado al instituto. Esta trama, aunque secundaria, me parece muy interesante en la parte que los padres muchas veces no nos enteramos de lo que realmente hacen nuestros hijos y que el hecho que alguien sea un héroe no garantiza que sus hijos lo vayan a ser también.

Sin embargo, la serie tiene varios problemas importantes a lo largo de estos 10 episodios. Empezando por la sensación de alargar la trama más de la cuenta con escenas de diálogos redundantes sin fin en lugar de mostrar karate, que es una parte importante de porqué vemos la serie. Mientras veía Cobra Kai me acordaba de Shawn Ryan y cómo en los comentarios de su histórica serie The SHIELD comentaba que cuando empezaban una temporada analizaban el climax final de cada temporada, y veían como conseguir llegar antes a él, mostrándolo a mitad de temporada y teniendo que buscar otro momentazo para el final, de forma que sabías que no se guardaban nada en ningún momento. Esto no pasa en Cobra Kai, más bien al contrario.

Como todo está condicionado al Campeonato de All Valley que sirve de final de temporada, esto provoca que no haya escenas de acción reseñables en toda la temporada. De hecho, cuando llegan son durante el torneo, por lo que son siempre combates uno contra uno, quedando por tanto muy lejos los momentazos de las temporadas dos y tres con los históricos combates multitudinarios en el instituto y en casa de Daniel, unas escenas con coreografías dignas de alabanza que mostraban que los productores buscaban rodar buenas escenas de acción que nos dieran algo diferente. Sin embargo, todo en la cuarta temporada transmite pobreza y cutrez (en lo relativo a las escenas de acción, ojo). Y tengo claro que los adultos son cada vez más mayores, pero esperaba mucho más de los combates de los chavales, y en especial el de Samantha y Tory es muy flojito.

Y como decía antes, la evolución de los chavales y cómo ven que deben ser ellos mismos frente a unos adultos demasiado inmovilistas y anclados en el pasado que les quieren usar como peones en sus luchas está bien. Pero lo cierto es que los entrenamientos sobre todo del lado de Johnny son un tanto ridículos. Y hablando de Johnny, ya en la tercera temporada comenté que utilizarle de alivio cómico a costa de estar anclado en los 80 había dejado de tener gracia, pero lo que hacen los guionistas con él en varios episodios, como cuando empieza a buscar una karateca chica al dividirse la competición en masculina y femenina, empieza a ser ya bochornoso. Esa parte tampoco me ha gustado nada.

Vi esta cuarta temporada en modo maratón en apenas dos días, y diría que esto también provocó que le viera las costuras narrativas, al ser varios episodios 100% diálogos entre los personajes que se mueven por territorios repetitivos. Creo que esta sensación no hubiera sido tan mala si hubiera visto la serie en modo semanal o como hice con The Witcher, un episodio al día. En este caso, diría que el sistema Netflix ha jugado en contra de la serie.

En general Cobra Kai sigue siendo muy entretenida y me siguen interesando los personajes. Pero empieza a mostrar signos clarísimos de agotamiento de la fórmula y me gustaría que la quinta temporada sea la última, porque si no corren el riesgo de perderme como espectador. Confío que sepan darle un final digno a la historia, pero como se les ocurra alargarlo aún más la van a fastidiar. Veremos a ver qué pasará.

Comparto el trailer de la temporada 4:

Con lo mucho que me habían gustado las tres primeras temporadas de Cobra Kai, no sabéis lo mal que me sabe que esta cuarta haya resultado en parte decepcionante. En fin, espero que sepan cerrar la historia en la quinta temporada.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Lo mejor del año 2021: TELEVISIÓN

En tres días entraremos en el nuevo año 2022, así que llega el momento de utilizar los tres últimos artículos del año para hacer un repaso a lo mejor del año en televisión, en cine (artículo de mañana 30/12) y en el mundo del comic (artículo del viernes 31/12). Un año que sólo puede ser considerado como bueno.

2021 será recordado por el estreno de las series de Marvel Studios en Disney+. Con cinco serie, cuatro en imagen real y una de animación What If?, estas series han saciado en parte las ganas de productos del MCU durante este pandemia del Covid en la que seguimos inmersos. Y aunque hay que reconocer que estas cinco series han tenido resultados desiguales. Wandavision, Ojo de Halcón y What if? me ha parecido super buenas mientras que Loki y Falcon y el Soldado de Invierno no acabaron de cuadrarme, lo cierto es que estas primeras series han contado con unos valores de producción y presupuestos a niveles cinematográficos, algo que está por ver que las próximas series de 2022 vayan a disfrutar. Además, destacar que por temática y sensibilidad, estas 5 series más diferentes no pueden ser, lo cual rompe con el sambenito de que «todos los productos de superhéroes son iguales.

2021 ha sido también un año muy bueno para el mundo de la animación. Invencible en Prime, la alucinante adaptación del comic de Robert Kirkman, Ryan Ottley y Cory Walker me voló la cabeza. El final de Castlevania , la serie creada y escrita por Warren Ellis basada en el popular videojuego, en su cuarta temporada, la segunda temporada de la antología Love, Death and Robots en Netflix o Star Wars Visions en Disney+, la serie The Bad Batch en Disney+ y sobre todo la increíble Arcane en Netflix son numerosos ejemplos que confirman que la animación goza de extraordinaria salud gracias a las plataformas de streaming.

En lo relativo a Star Wars, es curioso que tras el histórico final de la segunda temporada de The Mandalorian, en 2021 sólo hayamos tenido series de animación, habiéndose dejado Disney+ el estreno de El libro de Boba Fett para hoy 29 de diciembre. En unos días os daré mis impresiones del primer episodio, pero la sensación que da Disney+ es que van a ir simultaneando estrenos de Marvel y Star Wars durante todo el año.

También de disfrutado de varias series de humor que me chiflan, como son Lo que hacemos en las sombras en HBO, el final de El método Kominski en Netflix y la primera temporada de Sólo asesinatos en el edificio en Disney+. A falta del regreso de la Srta Maisel a Prime video en 2022, estas series me han dejado siempre con una sonrisa.

Succession en HBO, Cobra Kai T3 en Netflix, Black Summer T2 y en final de Mr. Robot en Netflix, The Expanse T5 en Prime Video, que además acaba de estrenar su sexta y última temporada. No sólo de superhéroes vive el espectador, y estas series super diferentes entre si me han parecido todas super chulas y recomendables.

Aunque creo que ha sido un buen año televisivo, también han habido varias sonadas decepciones: 30 monedas y Raised by wolves en HBO, El Cid en Prime Video, Jupiter´s Legacy en Neflix o la misma Falcon y el Soldado de Invierno en Disney+ no me gustaron nada. Lo cual no quita que globalmente el año televisivo me ha parecido bastante bueno.

De hecho, el año se cierra con el estreno de Cobra Kai en Netflix, y hay anunciadas para 2022 un montón de series super interesantes, aparte de las de Disney+, que aseguran que el entretenimiento está más que asegurado.

Aunque lo veo super difícil, si tuviera que dar mi TOP-3 de series de este año 2021, sería el siguiente:

3- Misa de Medianoche de Mike Flanagan (Netflix)

2- Arcane : League of Legends T1 (Netflix)

1- Wandavision (Disney+)

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Cual fue para vosotros la mejor serie del año? ¿O qué serie no he comentado que para ti representa una de las imprescindibles del año? Espero tus comentarios, gracias como siempre por leerme y por estar ahí.

¡Un saludo grande!

Crítica de The Witcher temporada 2 (Netflix)

Netflix ha estrenado la segunda temporada de The Witcher, la serie creada por Lauren S. Hissrich adaptando las novelas de Andrzej Sapkowski, con resultados razonablemente entretenidos.

PUNTUACIÓN: 7/10

Tras el final de la batalla de Sodden, Geralt emprende un viaje con Ciri que lo leva hasta un viejo amigo. Mientras, Tissaia busca información a toda costa sobre Yennefer, para saber si sobrevivió a la batalla.

Lauren S. Hissrich es la creadora y productora ejecutiva de esta serie de fantasía que busca convertirse en una de las grandes series de Netflix. Adaptando las novelas de Andrzej Sapkowski. Esta segunda temporada cuenta con ocho episodios y Netflix ya ha confirmado que tendrán continuidad al menos en una tercera. Los 8 episodios de esta segunda temporada han sido dirigidos por Stephen Surjik, Sarah O’Gorman, Louise Hooper y Ed Bazalgette, mientras que los guiones viene firmados por Declan de Barra, Beau DeMayo, Clare Higgins, Sneha Koorse, Haily Hall, Matthew D’Ambrosio, Mike Ostrowski y la creadora Lauren S. Hissrich.

The Witcher está protagonizada en sus papeles principales por Henry Cavill como Geralt de Rivia, un cazador de monstruos mejorado mágicamente conocido como «brujo». Su destino es la princesa Ciri de Cintra (Freya Allan), que posee poderes mágicos y una profecía que la convierte en la posible destructora del mundo. Junt a ellos tenemos a Anya Chalotra, que intepreta a Yennefer de Vengerberg, una hechicera y miembro de la Hermandad de los Hechiceros que compartió una relación con Geralt en el pasado.

Empezando a valorar esta segunda emporada de The Witcher, debo decir que yo debí ser uno de los pocos espectadores a los que le gustó la narrativa fragmentada de la primera temporada. Además, en los dos años transcurridos, ya leído las tres primeras novelas de Andrzej Sapkowski y ya tengo dos más en casa que ya tengo a mitad. Así que ahora en esta temporada ya sí tengo elementos para comparar que no tuve en el primera visionado. Y aunque la serie mantiene el nivel de entretenimiento y espectáculo inicial, en varios aspectos se me ha quedado un pelín corta.

Empezando por los elementos que sí me han gustado, ver a Henry Cavill convertido de nuevo en Geralt es una pasada. No es sólo su presencia en pantalla, sino que su voz en la versión original tiene una potencia y gravedad que al menos a mi me tiene hipnotizado. Cavill tiene también una buena química con Freya Allan, la actriz que interpreta a Ciri. Ver su entrenamiento en Kaer Morhen, el hogar de Geralt, está genial y nos lleva directos al tercer libro de la serie. Junto a ellos, me gustó conocer a Vessemir en imagen real, tras descubrir su origen en la película de animación La pesadilla del lobo.

Ir descubriendo la verdad sobre la profecía que sufre Ciri es otro de los elementos super interesantes de esta temporada que consigue mantenernos super interesados a los espectadores. Y aunque la serie ya se plantea como una historia lineal contada en orden cronológico, el primer episodio de la temporada en la que veremos la versión de The Wircher del cuento de la Bella y la Bestia, me parece probablemente el mejor de toda la temporada.

Sin embargo, The Witcher sufre en esta temporada porque me interesa todo lo que le pasa a Geralt y Ciri, pero todo lo relativo a Yennefer no puede ser más montonero e intrascendente. De hecho, incluso el propio Henry Cavill, super fan de los libros, comenta que debido al concepto de la serie de convertir a los tres en protagonistas al mismo nivel, entiende que los creadores tuvieran que inventarse todo el arco de Yennefer de esta temporada que no aparece en los libros. Aunque eso sí, espera que de cara a la tercera temporada sean más fieles a los libros. Y la verdad es que tener un tercio (aproximadamente) de cada episodio con algo que ves que no acaba de ir a ningún sitio resulta una losa bastante pesada que lastra el disfrute de la serie. Eso, y que de los tres actores ya en su momento comenté que me parecía que Anya Chalotra estaba bastante limitada interpretativamente y era la más flojita de las tres.

Hay otro elemento que no tengo claro si en libros más adelantados a los que llevo leído aparecen, como es toda la trama de los elfos que se dirigen a Cintra buscando refugio ante el genocidio al que se enfrentan en los reinos del norte. Sin embargo, lo que sí me parece es que esta parte también ha ido muy, muy lenta, quizá demasiado. Y mientras estas tramas van ocupando minutos, es curioso y un poco triste que el capítulo de Geralt y Ciri en la caravana protegida por los enanos, para mi una de las mejores partes de la tercera novela, no aparezca en toda la temporada.

Por suerte, The Witcher mantiene un notable apartado técnico y humano que hacen que la serie luzca de maravilla, con nuevos monstruos que dan una buena sensación de amenaza y que estamos ante un mundo que podría ser real y que es todo personalidad. Frente al cartón piedra de La Rueda del mundo, la otra gran serie de fantasía que se ha estrenado den Prime Video, el mundo oscuro y cruel de The Witcher me lo creo y me deja con ganas de saber como terminará la historia. Teniendo en cuenta el tremendo exceso de oferta existente en la actualidad, eso ya es en si mismo un gran éxito para la cadena de streaming.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

The Witcher me ha resultado entretenido, pero no todo lo bueno que podría haber sido tras haber leído algunos de los libros. En todo caso, tengo claro que seguro veré la tercera temporada.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Masters del Universo: Revelación Parte 2 (Netflix)

Tras el enorme cliffhanger con que nos dejó el final de Masters del Universo: Revelación Parte 1, tenía que ver esta Parte 2 recién estrenada en Netflix terminar la historia. Y el visionado de estos 5 nuevos episodios me recuerda que yo no era público objetivo de esta serie para empezar.

PUNTUACIÓN: 6/10

Mientras la Hechicera, Adam y los demás observan con total impotencia, Skeletor usa su nuevo poder para hacer el mal y sumir Eternia en el caos.

Masters of the Universe: Revelación es una producción de Mattel Television y Powerhouse Animation Studios que busca dar nueva vida a los clásicos personajes de los años 80. Para esta serie recién estrenada por Netflix, los productores escogieron a Kevin Smith como Showrunner, planteando esta serie como continuación de la serie original de 1983, pero de una forma que sea accesible a una nueva generación de espectadores.

En la versión original encontramos a un casting de voces estupendo, con Chris Wood como el Príncipe Adam / He-Man, Mark Hamill como Skeletor, Sarah Michelle Gellar como Teela, la verdadera protagonista de esta temporada, Liam Cunningham como Man-at-Arms, Lena Headey como Evil-Lyn, y el mítico Kevin Conroy (Batman La serie animada) también con un papel.

En mi reseña de la Parte 1 de estos Masters del Universo: Revelación ya expliqué por qué no había conectado con esta serie, y que de hecho era normal al no creer que yo fuera público objetivo de la misma, así que te invito a leer dicha reseña que complementa mi opinión de esta segunda parte. En todo caso, me alegro que haya gente que sí la haya disfrutado, no tengo ningún problema con que haya gente que disfrute con algo con lo que yo no he podido conectar.

Tras los 5 episodios de la Parte 1, esta Parte 2 también ha contado con 5 episodios de entre 22 y 32 minutos, contando los títulos de crédito. Y es curioso, porque globalmente han tenido el doble demérito de ser demasiado poco para poder desarrollar mínimamente la historia por caminos interesantes, y la vez, excepto el arranque, los otros cuatro episodios restantes se me han hecho super largos y repetitivos.

Comentaba en la reseña de la Parte 1 que no me parecía mal hacer desaparecer a Adam / He-Man de la serie durante unos episodios para poder desarrollar a secundarios como Teela, Man-at-arms, Evil-Lyn o la nueva personaje Andra, y darles un brillo que igual no hubieran podido tener en la serie original que siempre estaba más monopolizada por el protagonista principal. De hecho, narrativamente tenía todo el sentido y podía conseguir que cuando He-Man volviera, el momentazo fuera antológico, recordando la llegada de Thor a Wakanda en Infinity War. Por el contrario, me sorprende descubrir nada de esto sucede en esta Parte 2, y que se confirma que Mattel ha convertido a He-Man en secundario de su propia serie, lo cual se mire como se mire me parece un bajón. Y eso que yo no soy fan de He-Man o en general de los Masters del Universo, pero las cosas son como son.

Queda claro que el objetivo es captar al público femenino dando casi todo el protagonismo a Teela, mostrando su pasado y redefiniendo su papel de cara al futuro de la franquicia, contando Mattel que al público masculino ya le tenían enganchado de inicio. Sí considero positivo que frente a los típicos cartoon que décadas después mantienen el mismo statu-quo inamovible, Kevin Smith haya intentado hacer avanzar el mundo y cambiar ciertas dinámicas que en el siglo XXI tenían poco sentido, como el hecho que Adam mantenga en secreto su identidad de He-Man a su grupo más cercano de familia y amigos. Como idea general me parece bien dar más importancia a todos los personajes y hacer la serie más coral, en todo caso diría que la ejecución es con lo que no he conectado.

Fruto del ambiente de ultra corrección política que se vive en los Estados Unidos, no es aceptable que haya una mujer con un rol negativo en un producto mainstream (la sororidad implica que todas las mujeres son buenas y fuertes), así que no sorprende que conviertan a una villana «de toda la vida» como Evil-Lyn en una víctima de violencia machista, con uno de los arcos más woke que se recuerdan levantándose frente a Skeletor y mostrando su poder interior para convertirse en su mejor versión. No sorprende, pero el panfleto político e identitario de algunos elementos de la serie como este me parecen un poco bochornoso, de esos de los que mejor mantenerse alejados de ellos.

Por cierto, comentaba en la Parte 1 que me parecía muy inclusivo por parte de Mattel que hubieran convertido a Teela en lesbiana, porque eso sugería su amistad con Andra, la nueva Woman-at-Arms. Sin embargo, es curioso comprobar que finalmente han dado un paso atrás y no se han atrevido a llevar esta amistad hasta sus últimas consecuencias. Son modernos, pero no tanto, han debido pensar, si eso puede afectar a las ventas de los juguetes.

Al mismo tiempo, me parece genial que se intente dar cierta complejidad a Evil-Lyn o Teela porque los espectadores de 2021 a priori demandamos eso, incluso en unos dibujos ¿para niños? Pero eso choca con la simpleza con que presentan a Skeletor, mostrado con la inteligencia de una ameba y para el que el único sentido de su existencia es matar a He-Man, pero que en el fondo sin él no sabría que hacer con su vida y casi mejor suicidarse. Los personajes femeninos tienes que ser fuertes, inteligentes y complejos, pero los masculinos no lo necesitan, aparentemente, pueden ser un chiste con patas sin ningún problema. La forma en que Skeletor se convierte en irrelevante en el climax final (acompañado por He-Man, todo sea dicho), es completamente ilustrativo de los problemas que ha tenido en mi opinión el visionado de estos Masters del Universo: Revelación. Una serie con la que no he conectado y que no me ha dejado con ganas de seguir viendo próximas temporadas en caso que se produzcan.

Me doy cuenta que no he dicho nada de Adam / He-Man, y es que su personaje casi no aporta nada a esta segunda parte. Es cierto que personajes como Man-at-Arms verbalizan su esencia y porqué es un héroe, porque tiene acceso a todo el poder de Eternia pero sólo lo usa para ayudar a la gente y luego renuncia al mismo. Pero que su papel en la resolución sea distraer al villano para que otros hagan todo el trabajo en mi caso me pareció un bajonazo. Eso respecto a He-Man, porque Adam consigue reencontrarse con sus padres y recuperar a su amiga Teela además de conocer que puede acceder al poder de Eternia sin la espada, que sólo le ayuda a controlarlo, pero sinceramente me parece demasiado poco, la verdad.

Hay otro elemento que entiendo que también ha jugado en contra de esta serie, y es la he visto justo después de Arcane. Y cuando ves las posibilidades narrativas y expresivas que tiene la animación con creativos que se atreven a ir a tope intentando hacer arte con ella al mismo tiempo que entretenimiento, ver la animación pobre y funcional de estos Masters del Universo ha sido un bajón total. Y si, tengo claro que este es el tipo de animación que han tenido los cartoons toda la vida y que en parte así se transmite un mayor feeling clásico. Pero mirándola con ojos de 2021, para mi no es suficiente y se queda muy, muy corta, con un visionado que no pude disfrutar en ningún momento.

Y volviendo a la comparación, Arcane toca temas de crítica social de forma inteligente, mostrando elementos en su worldbuilding que te hacen reflexionar sobre la diferentes injusticias que existen en nuestro mundo actual, pero sin que parezca un panfleto. Esto no pasa nunca en Masters del Universo, y al darte cuenta que la evolución de Evil-Lyn, por ejemplo, está dictada por la corrección política y no por la necesidad de una serie que necesita villanos que se enfrenten a los héroes, empiezas a no disfrutar de un producto de entretenimiento al notarse demasiado la plantilla identitaria. Y no es sólo Teela o Evil-Lyn, es ilustrativo el arco del Rey Randor de Eternia, padre de Adam, que termina pidiendo perdón él a su mujer tras haberle ocultado ella que Adam es He-Man, en lugar de ser ella la que de disculpe con él (como por otra parte hace Adam repetidamente con Teela, porque piensa que ella si fue injustamente agraviada), porque obviamente en este mundo machista no van a mostrar a un mujer pidiendo perdón a un hombre por algo que hiciera ella mal, muestra hasta donde están llegando con el control de la narrativa en obras de entretenimiento para niños.

Realmente tenía curiosidad por ver cómo terminaba Kevin Smith la historia de estos Masters del Universo: Revelación, pero la verdad es que no he conectado nada con ella.

Comparto el trailer de esta Parte 2:

El final de Masters del Universo: Revelación Parte 2 no ha estado a la altura. Dado que nunca fue fan de esta franquicia para empezar y no era público objetivo, tampoco pasa nada, espero que su público la disfrute.

PUNTUACIÓN: 6/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Arcane: League of Legends (Netflix)

Cuando se anuncia una serie de animación basada en un videojuego, no suele interesarme al no ser yo jugador. Sin embargo, la primera temporada de Arcane, basada en League of Legends me ha parecido un triunfo total gracias a un protagonistas y un mundo super interesante y una animación alucinante.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Arcane ahonda en el precario equilibrio entre la rica ciudad de Piltover y la sórdida y oprimida Zaun. La tensión entre ambas ciudades estado se exacerba, por un lado, debido a la creación en Piltover de algo llamado Hextech que permite a cualquiera controlar la energía mágica, y, por otro, de una nueva droga en Zaun llamada Shimmer que transforma a los humanos en monstruos. La rivalidad entre las dos ciudades divide a las familias y los amigos mientras Arcane da vida a las relaciones que moldean a algunos de los famosos campeones de ‘League of Legends’, como Vi, Jinx, Caitlyn, Jayce y Viktor.

Arcane es una serie de animación franco-estadounidense ambientada en el universo de League of Legends. La serie creada por Christian Linke y Alex Yee fue anunciada durante las celebraciones del décimo aniversario de League of Legends y está producida por Riot Games, que a su vez contrató al estudio francés de animación Fortiche Productions.

Arcane ha sido dirigida por Pascal Charrue, Arnaud Delord, Jérôme Combe y Ash Brannon a partir del guión escrito por Christian Linke y Alex Yee. La serie cuenta además con música de Alexander Temple y Alex Seaver, incluyendo la canción «Enemy» de Imagine Dragons.

En las voces originales encontramos a Hailee Steinfeld como Vi, Ella Purnell como su hermana Powder/Jinx, Kevin Alejandro como Jayce Talis, Katie Leung como Caitlyn Kiramman, Harry Lloyd como Viktor, Jason Spisak como Silco y JB Blanc como Vander y Bolbok.

La serie en esta primera temporada ha contado con 9 episodios de unos 40 minutos de duración cada uno, que se han estrenado a razón de 3 episodios semanales. Esta emisión diferida creo que ha sido un gran éxito ya que ha permitido generar un boca a boca durante las dos semanas de emisión, ayudando que espectadores que no conocían la serie o el concepto (como yo), nos pudiéramos enganchar a la serie. De hecho, me alegra comprobar que justo tras emitir los últimos episodios, Riot Games y Netflix confirmaran que la segunda temporada estaba ya en producción.

Sin más preambulos, Arcane me ha flipado, me ha parecido una de las mejores series de animación del año. A pesar de que como comentaba antes yo nunca jugué al League of Legends, la serie está planteada de forma excelente para hacer que la historia sea totalmente entendible y no te pierdas en ningún momento, aunque sí se nota que hay mucha historia detrás que los personajes (y nosotros los espectadores) tendremos que conocer poco a poco.

Arcane tiene un worldbuilding alucinante en el que conoceremos a personajes super interesantes y complejos capaces de lo mejor y de lo peor. Piltover y Zaun son mucho más que la ciudad de la luz y la oscuridad, ya que la primera está explotando cruelmente a la segunda y la mantiene en la pobreza extrema. No es de extrañar que los aires de revolución surjan sobre todo entre los más jóvenes y entre aquellos que buscan conseguir una ganancia de forma ilegal.

En este mundo complejo nos encontramos unos personajes maravillosos que en sus inicios tienen la frescura y el positivismo juvenil incluso a pesar de vivir en Zaun. La evolución que todos van a sufrir hace que la serie sea super interesante y consiga que las protagonistas Vi o Jinx sean carismáticas de principio a fin.

Creo que todo esto se consigue gracias a un excelente guión que además de una buena caracterización, juega maravillosamente con los giros y un perfecto control del ritmo, creando sorpresas muchas de ellas super dolorosas que golpean al espectador de forma inmisericorde y que sin duda ayudan a engancharnos a la serie. La forma en que presentan un mundo de magia y tecnología me ha parecido excelente, y por si fuera poco, ¡munodo cliffhanger! ¡Qué bien han construido la narrativa de toda la serie!

Aparte de la historia y los personajes, el otro gran motivo por el que Arcane se sale es debido a su animación, realizada por Fortiche Productions. La serie juega con una animación por ordenador con un nivel de detalle alucinante sobre todo en la construcción de las dos ciudades. También el diseño de personajes me flipa mucho, la verdad, pero el gran éxito de la animación es que juega con diferentes tipos de animación, desde el perfecto CGI sumado a una animación casi como si estuviera hecha a mano, con fondos pintados en muchos momentos que consiguen aumentar la expresividad y la emoción ante lo que está pasando. En cierta forma, se nota claramente la influencia de Spiderman: Into the Spiderverse, y cómo a partir de su estreno no se si los creativos, pero desde luego si los productores que ponen el dinero están más receptivos a conceptos que intenten jugar con diferentes tipos de animación como herramienta para contar su historia.

La forma en que vemos la locura que sufre uno de los personajes es uno de los excelentes ejemplos de lo que se puede conseguir con animación siempre que los creativos busquen fórmulas para aumentar la expresividad y no limitarse a contar lo que pasa en la página del guión. Si a esto sumamos unas escenas de acción increíbles también jugando con la narrativa, tenemos sin duda una de las series de animación del año.

No se me ocurre nada malo que decir sobre Arcane. Por decir algo menos bueno, siento que estos nueve episodios apenas han rascado en la superficie de este mundo de magia y tecnología, y no se si de alguna manera al no haber jugado nunca, me he perdido algún detalle relativo a las familias que controlan Piltover o los diferentes grupos criminales de Zaun que fue sugerido y posiblemente yo no pudiera entender todo su significado. En todo caso, como decía, la serie me ha flipado y cuanto menos tarden en estrenar su segunda temporada, mejor.

Comparto el trailer de Arcane:

¡Qué gran serie ha resultado ser Arcane! Por favor, más series como esta, el nivel más alucinante de historia, animación y worldbuilding.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!