Archivo de la etiqueta: Netflix

Crítica de Peaky Blinders temporada 6 (Netflix)

Tenía muchísimas ganas de ver la sexta temporada de Peaky Blinders recién estrenada en Netflix. Comento mis impresiones de unos episodios que siendo una pasada quedan condicionados por el hecho que NO han cerrado la historia.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

Peaky Blinders es un drama criminal de época ambientado inicialmente en la Birmingham de 1919, en la que la familia Shelby liderada por Thomas (Cillian Murphy) controla los bajos fondos de la ciudad. A lo largo de las cinco temporadas iniciales, el poder y la influencia de los Shelby no paró de crecer en todo el Reino Unido. Sin embargo, en la quinta temporada Tommy pareció encontrar al enemigo que no podía derrotar, el lider del partido fascista inglés Sir Oswald Mosley (Sam Claflin).

Tras resolver el monumental cliffhanger con el que terminó la quinta temporada, la sexta temporada da un salto de 4 años hasta el final de 1933, un momento en el que el final de la prohibición en Estados Unidos abre un nuevo mundo de oportunidades para Tommy y su familia. Sin embargo, en Inglaterra los problemas siguen presentes, con el partido fascista de Sir Oswald Mosley está consiguiendo cada vez más poder, intentando emular el ascenso de los Nazis en Alemania.

El creador de Peaky Blinders Steven Knight vuelve a escribir los 6 episodios de esta sexta temporada estrenada en Netflix el pasado 10 de junio. Anthony Byrne, que ya dirigió la quinta temporada, repite en la dirección en todos los episodios. Aunque Knight indicó que esta era la última temporada de Peaky Blinders, posteriormente se anunció que se planeaba realizar una película a modo de evento que realmente cerrara todas las tramas abiertas. Esta decisión explica las decisiones creativas posteriores que se ven reflejadas en la historia que han presentado a los espectadores.

En esta sexta temporada, volvemos a encontrarnos con los miembros de la familia Shelby, encabezados por un espectacular Cillian Murphy como Tommy. Junto a él, tenemos a Paul Anderson como Arthur Shelby, Jr., el hermano mayor de Tommy, Sophie Rundle como Ada Thorne (antes Shelby), la única hermana de la familia, Finn Cole como Michael Gray, el primo de los Shelby hijo de Polly (la tristemente fallecida Halen McCrory, cuya memoria es recordada en el primer episodio), Harry Kirton como Finn Shelby, el más joven de los hermanos, y Natasha O’Keeffe como Elizabeth «Lizzie» Shelby, la segunda esposa de Tommy y la madre de su hija Ruby.

Junto a Sam Claflin como Sir Oswald Mosley, un político británico fundador de la Unión Británica de Fascistas, la siempre estupenda Anya Taylor-Joy como Gina Gray, la esposa americana de Michael, y Charlene McKenna como Laura McKee/Capitán Swing, una líder del IRA que sigue teniendo una deuda pendiente con Tommy, presentados en la temporada anterior, en esta sexta y última temporada conoceremos a James Frecheville como Jack Nelson, líder de una banda del sur de Boston, tío de Gina y jefe de Michael en Estados Unidos, con contactos políticos que llegan hasta la Casa Blanca y que es la clave de poner empezar a hacer negocios en los Estados Unidos, Amber Anderson como Lady Diana Mitford, la segunda esposa de Sir Mosley, una de las aristocráticas hermanas Mitford y una socialista fascista, y Conrad Khan como Erasmus «Duke» Shelby, el primogénito de Tommy nacido antes de la Gran Guerra sin que él supiera de su existencia.

Empezando a comentar mis impresiones de esta sexta temporada, tengo que reconocer que una parte fundamental de que la quinta temporada me pareciera la más floja de todas, fue en hecho que NO tuviera un final y dejara literalmente todo a mitad, empezando por el intento de suicidio de Tommy. Y claro que las otras temporadas tuvieron cliffhangers loquísimos como ese, como el del final de la primera temporada en que el inspector de policía Chester Campbell (Sam Neill) parecía que había matado de un disparo a Grace (Annabelle Wallis). O el final de la tercera temporada en el que la policía detenía a los Shelby. Pero incluso en esos momentos el «villano» de esa temporada había sido derrotado y había una sensación que un capítulo de la historia se había cerrado.

Narrativamente, todo lo que vemos está muy bien y va construyendo una estupenda tensión de cara al último episodio en la que varias tramas llegan a su explosivo final. Además, la serie plantea un último giro alucinante que me ha volado la cabeza y que abre unas posibilidades bestiales de cara a la película que debe cerrar la historia. Sin embargo, dentro que como digo la serie me ha gustado mucho, la verdad es que es una pena que al NO ser el final, algo que al menos se sabía con antelación, haya varios elementos que no tengan el final que deberían haber tenido de haberse cerrado todo con esta temporada.

Y tengo claro que la valoración final sobre Peaky Blinders queda pendiente de ver la película que cierre la historia. Si aciertan con el final puede quedar en el imaginario colectivo como una de las grandes series criminales de la historia. Pero dicho esto, encuentro una preocupante tendencia de todas las cadenas y productoras de querer alargar más de la cuenta una historia que hubiera quedado mejor cerrada si se hubiera hecho ya. Y al ejemplo de este Peaky Blinders o al anundio de la quinta temporada de Stranger Things me remito.

La parte emocional de Tommy Shelby siempre ha sido el corazón de la serie, y aunque todo el reparto está maravilloso, realmente todo está construido para que Cillian Murphy se luzca en numerosos momentos. Esta sexta temporada ha sido aún más si cabe la más centrada en Tommy, con el resto de personajes orbitando a su alrededor. Lo cual no es necesariamente malo, ya que Cillian Murphy está como siempre increíble. Su obsesión de cumplir los objetivos que se ha planteado para garantizar la supervivencia de su familia provoca que se aparten de su lado todos los que le quieren y añade una cualidad trágica a la historia dado que todo apunta que NO saldrá con vida de esta. A esto hay que sumar que Tommy sufre importantes golpes en su vida personal que le castigan donde más le duele. Toda su evolución y la forma en que culmina su historia me parecen estupendas.

En este sentido, la trama general del surgimiento del partido fascista / nazi en el Reino Unido de la década de los años 30 añade un contexto histórico muy interesante. De hecho, aunque no tengo ni idea el nivel de fidelidad de este argumento con los hechos reales, si está documentado que muchos políticos y nobles ingleses estaban en esa época muy cercanos a las tesis fascistas como remedio frente a la amenaza del comunismo y como medio de garantizarse sus privilegios. No tengo ni idea si los personajes de Sir Oswald Mosley o el americano Jack Nelson están basados en alguna figura real, pero son justo el tipo de personajes clasistas asquerosos que la serie necesitaba en este momento. En ese sentido, ¿Jack Nelson puede estar inspirado en el patriarca de la familia Kennedy? No se por qué, pero esa idea se me pasó por la cabeza en varios momentos. Dicho esto, aunque a nivel general me gustan, también veo que no llegan a los niveles de peligro real que tuvimos en otras temporadas de la serie.

La dirección de Anthony Byrne amplifica en esta sexta temporada las sensaciones que me dejó en la temporada anterior, al plantear una narración más visual que nunca en la que prima la potencia de las imágenes y la música frente a la trama. Le pasan un montón de cosas a Tommy Shelby en esta temporada, y sufre mucho. Pero a la vez, tenemos episodios de 50 minutos en los que hay dos / tres escenas alargadas sin diálogos con personajes yendo de un sitio a otro que acaban siendo un tanto redundantes y repetitivos. En los episodios 5 y 6 diría que incluso más. Y realmente son momentos visualmente brillantes en la mejor tradición de Peaky Blinders, pero a la vez me dejaba cierta sensación que realmente no estaban pasando tantas cosas en cada uno de los episodios.

Por cierto, la duración de 6 episodios siempre me ha parecido perfecta, y su estreno en Netflix me permitió organizarme el visionado a razón de un episodio al día, reconociendo eso si que no pude contenerme y vi los dos últimos episodios a la vez. Y el caso es que me gusta mucho Peaky Blinders y he disfrutado esta última temporada, pero al mismo tiempo noto que a este final de la historia le falta la fuerza, la tensión y la sensación de amenaza del comienzo, aunque el sexto episodio está muy bien.

Comparto el trailer de esta sexta temporada:

Peaky Blinders es un estupendo entretenimiento, pero hay que reconocer que estando muy bien, estos dos últimas temporadas no han estado a la altura de las cuatro primeras. En todo caso, me dejan muy loco esperando que anuncien la fecha de estreno de la película que cierre la historia. Qué difícil es saber cerrar bien las historias…

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Stranger Things Temporada 4 Volumen 1 (Netflix)

Stranger Things es el gran estreno de Netflix de 2022, y el estreno de la primera parte de la cuarta temporada nos ha dado un espectáculo estupendo mientras volvemos al mundo pasado de 1986.

PUNTUACIÓN: 8/10

Estamos en 1986, nueve meses después de los sucesos del Starcourt Mall al final de la tercera temporada. Joyce, Will, Jonathan y Once se han trasladado a California, donde Once lucha contra la pérdida de sus poderes y sufre el acoso habitual de otros estudiantes. Joyce recibe una muñeca de porcelana en el correo, aparentemente de Rusia, y encuentra una nota oculta que dice que Hopper está vivo. En Hawkins, Mike y Dustin se han unido al «Hellfire Club» de su instituto, un club de Dragones y Mazmorras dirigido por el excéntrico Eddie Munson. Como resultado, se pierden el partido clave del equipo de baloncesto del instituto en el que juega Lucas. Mientras, Max ha roto con Lucas y sigue traumatizada por la muerte de su hermano Billy. Sin embargo, la paz en Hawkins durará poco, porque un oscuro poder se alza de nuevo.

Los creadores de Stranger Things, los hermanos Matt and Ross Duffer vuelven a escribir y dirigir esta temporada con episodios más largos de lo normal. De los 7 episodios de esta primera parte, los Duffer escriben y dirigen los dos primeros y el último, mientras Shawn Levy y Nimród Antal dirigen dos episodios cada uno y Caitlin Schneiderhan, Paul Dichter, Kate Trefry y Curtis Gwinn escriben los episodios intermedios. Unos episodios que tienen una duración mucho mayor de lo habitual en televisión, con 76, 75, 63, 77, 74 y 98 minutos cada uno. Una pasada que permite contar una historia compleja debido a la enorme cantidad de personajes que necesitan tiempo en pantalla con el ritmo más adecuado.

El enorme reparto de Stranger Things vuelve a la acción en esta segunda parte, empezando con Winona Ryder como Joyce Byers, la madre de Will y Jonathan Byers y David Harbour como Jim Hopper, el jefe del departamento de policía de Hawkins dado por muerto al final de la temporada cuando en realidad se encuentra en una prisión rusa. Millie Bobby Brown como Once / Jane Hopper, una joven con habilidades telepáticas y psicoquinéticas que creció en los laboratorios Hawkins y que tras los sucesos de la tercera temporada está viviendo con Joyce con sus hijos Will (Noah Schnapp) y Jonathan (Charlie Heaton).

Los amigos del grupo que se han quedado en Hawkins son Dustin Henderson (Gaten Matarazzo), Mike Wheeler (Finn Wolfhard), novio de Once y hermano de Nancy (Natalia Dyer), que trabaja en el periódico del instituto local, Lucas Sinclair (Caleb McLaughlin), hermano mayor de Erica (Priah Ferguson). Completaría el grupo Maxine «Max» Mayfield (Sadie Sink), la joven skater amiga de Lucas que está traumatizada por la muerte de su hermano en la tercera temporada y que tienen un papel fundamental en la trama de esta cuarta, y Robin Buckleu (Maya Hawke), la compañera de trabajo de Steve (Joe Keery).

Paul Reiser como el Dr. Samuel «Sam» Owens y Matthew Modine retomando el papel del Dr. Martin Brenner, el científico jefe del Laboratorio Hawkins de la primera temporada, completarían el reparto en sus papeles principales.

Empezando por los elementos positivos, Stranger things es una de las producciones más caras de Netflix, hasta el punto que se comenta que cada uno de estos siete episodios ha costado 30 millones de dólares cada uno. Y la verdad es que lucen en pantalla, con un diseño de producción y unos efectos especiales estupendos, además de por supuesto una perfecta recreación de los Estados Unidos de 1986. En este sentido, la fiebre anti D&D de esos años, algo que pasó realmente en USA, juega un papel muy importante en la historia y hará la delicias a los amantes del juego.

Tras la tercera temporada, la historia se ha desdoblado en 4. Por un lado tenemos a Hopper en Rusia intentando escapar de la prisión, a donde viajarán Joyce y Murray para intentar ayudarle. En segundo lugar, Once aceptará ir con los investigadores de Hawkins para descubrir elementos claves de su pasado que ha olvidado y necesitará si quiere volver a tener sus poderes. Will, Mike y Jonathan, con su nuevo amigo el fumado Argyle tendrán que hacer todo lo posible para reunirse con Once en California. Y mientras, todos los demás (Max, Nancy, Robin, Steve, Dustin y Lucas) tendrán que enfrentarse en Hawkins a una nueva ola de asesinatos provocados por un nuevo enemigo, el terrible Vecna, unos asesinatos que son atribuidos a Eddie, el lider del club de Dungeon & Dragons Fuego Infernal, pero que conectan con otros terribles asesinatos que sucedieron hace varios años en el pasado.

La verdad es que todo el reparto está muy bien en unos personajes que han crecido con ellos y que forman parte de su ADN. Sin embargo, hay que reconocer que Millie Bobby Brown juega en otra liga respecto a los demás, al igual que un David Harbour al que los momentos torturados por los errores de su pasado le permiten lucirse en varios episodios.

Esta sobrecarga de personajes y la necesidad que hacer que la nueva trama empiece a andar provoca que tienen que pasar prácticamente dos horas de serie para que la historia de verdad empiece a cobrar fuerza, dado que casi los primeros 90 minutos son apenas utilizados para informarnos qué ha sido de cada uno de los personajes. Sin embargo, el ritmo pausado de la serie no significa que sea aburrido, y las diferentes sorpresas consiguieron impactarme y tenerme super intrigado.

La amenaza de Vecna y los misterios del pasado de Once están planteados desde una vertiente de terror puro, con un montón de referentes del género de los años 70 y 80. En este sentido, un cameo de un actor super popular de esos años tengo que reconocer que me dio especial pareció super chulo, por lo que supuso dicho actor para el género de terror de los 80. Pero más allá de lo anecdótico que este cameo supone, la atmósfera que se crea en estos siete episodios me resulta super carismática y me flipa completamente.

El gran problema de esta temporada es que de las cuatro tramas, hay dos que no están al mismo nivel y que me sobran en su gran mayoría. Por un lado, toda la trama rusa y en especial el rescate de Joyce y Murray (a pesar de lo bien que está David Harbour), y sobre todo, la trama en California de Will, Mike y Jonathan, que empezarán a viajar por todos los Estados Unidos. Y es una pena, porque toda la parte de Once y sobre todo la forma en que encaja con lo que está pasando de Hawkins y la amenaza de Vecna me parece una pasada y creo que es uno de los grandes momentos de toda la serie. Esta revelación que conecta con los primeros episodios me ha volado la cabeza y me ha parecido brillante.

Stranger Things además de ser super entretenida por si misma, resulta un contenedor de nostalgia y elementos retro demasiado grande como para poder comentarlo en esta reseña. De hecho, tendría que haber realizado una reseña de cada episodio y me habría seguido faltando espacio, porque todo es una referencia. Desde la ropa, la música, los sets como la pista de patinaje, o las innumerables películas y series que homenajea, es un sueño para todo fan que creció en los años 80.

Por otro lado, el estreno en Netflix de Stranger things permitió que viera estos 7 episodios razón de un episodio al día, motivo por el que publico esta reseña más tarde que el resto de blogs. Tener una vida en el mundo real y querer alargar la experiencia y el disfrute hicieron que no me planteara (ni tuviera oportunidad) hacer un maratón durante el fin de semana de estreno. Esto pone de relevancia lo que era la principal ventaja de Netflix en su momento, poder ver sus contenidos a tu aire sin estar forzado a la programación impuesta por las cadenas. Antes claro de que la propia Netflix te inundara todas las semanas de estrenos montoneros que eran vendidos como «la siguiente serie de visionado obligado». Cuando la serie es buena, agradezco esta opción aunque provoque que la serie esté «en la conversación» menos tiempo que cualquier serie de HBO o Disney+ sobre la que comentamos episodio a episodio durante semanas. Está claro que Netflix algo ha aprendido y busca capitalizar el éxito de su principal serie al haber decidido romper en dos esta cuarta temporada, dejando para primeros de JULIO los dos episodios restantes.

Esta decisión tengo claro que va a provocar que millones de espectadores estén pendientes que llegue julio y podamos conocer el final de la historia. Dicho esto, pensaba que esta cuarta temporada era la última y he descubierto hace poco que los Duffer y Netflix han planteado una quinta temporada que esa ya si significará el final de la historia. Lo cual reconozco que me ha sabido como un jarro de agua fría, ya que por tanto lo que veamos en julio va a ser un punto y seguido.

En todo caso, disfrutar de la cuarta temporada de Stranger Things me recordó también lo largo se me hicieron los casi tres años que transcurrieron desde el final de la tercera temporada en el verano de 2019. Espero que no haya retraso y el estreno sea seguro en 2023, porque seguro que el final de esta temporada nos va a dejar con un cliffhanger importante.

Comparto el trailer de esta temporada:

Stranger Things nos ha dejado con la miel en los labios con estos 7 primeros episodios. Espero que el mes que falta para disfrutar de los dos episodios finales pase lo más pronto posible.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Love, Death and Robots temporada 3 (Netflix)

Por fin se ha estrenado la tercera de Love, Death & Robots, la antología de cortos de animación creada por Tim Miller y David Fincher, que vuelve a traernos algunas historias excelentes con una animación que merece la calificación de «mind-blowing«.

PUNTUACIÓN: 8/10

Seres terroríficos, retorcidas sorpresas y humor negro se combinan en esta antología de relatos animados para adultos de la mano de Tim Miller y David Fincher.

Esta tercera temporada se compone de 9 cortos de animación y apenas 130 minutos totales, lo que sumado a los 8 cortos que compusieron la segunda temporada serían una cantidad similar a los 18 episodios que se incluyeron en la primera temporada. Esto me recuerda que más que temporadas dos y tres, hubiera sido más honesto que Netflix las hubiera denominado Temporada 2 Parte 1 y Parte 2. En todo caso, prefiero quedarme con lo bueno y agradezco a Netflix que un concepto tan poco comercial como este haya llegado a tener tres temporadas.

Dicho esto, voy a compartir la sinopsis de cada capítulo y mis impresiones generales sin spoilers:

Tres robots: Estrategias de escape

Tres robots se adentran en un mundo post-apocalíptico… y hacen un breve recorrido por los últimos intentos de la humanidad por salvarse.

Corto de 11min basado en una historia de John Scalzi que él mismo adapta y dirigido por Patrick Osborne, con Blow Studio como estudio de animación.

La serie de cortos en los que unos robots super cuquis están de veraneo en la superficie de un planeta Tierra sin vida humana se han convertido en el único contenido continuado de toda la serie. Y en esta temporada aprovecha para hacer humor a costa de los rednecks que intentaros sobrevivir aislados, pero también de los millonarios que abandonaron a la gente común y acabaron igual. Dentro que este corto está bien y tiene detalles divertidos, posiblemente sea uno de los más flojos de toda la temporada debido a su argumento conectando con las teorías actuales de lo políticamente correcto. La animación me gusta pero la historia no tanto.

Mal viaje

¡Cuidado con el tanápodo! Un miembro de la tripulación de una nave que viaja por un océano alienígena hace un trato con un monstruo hambriento de las profundidades

Corto de 21min que significa el debut de David Fincher en la dirección en esta antología de animación. Corto con guión de Andrew Kavin Walker (Seven) basado en una historia de Neal Asher, realizado por Blur Studio.

La historia de Fincher entraría en el survival-horror, con un tripulante de un barco que hará todo lo que sea necesario para sobrevivir. Con mucho gore y una animación sucia hiper realista en lo referido a los fondos, la verdad es que me ha encantado, y es uno de los obligados de ver esta temporada.

El propio pulso de la máquina

Cuando una misión de exploración a una luna de Júpiter termina en desastre, la única superviviente debe emprender un viaje tan peligroso como alucinante.

Corto de 17 min dirigido por Emily Dean, con guion de Philip Gelatt adaptando una historia de Michael Swanwick realizado por el estudio de animación Polygon Pictures.

Mind-blowing es un término que viene que ni pintado a la hora de calificar esta historia. Frente a otros cortos con animación hiper realista, este opta por un estilo de animación que nos traslada al mundo del comic, con reminiscencias a Moebius. El viaje de esta astronauta a la que se le acaba el tiempo adquiere un nivel psicodélico que la coloca como uno de los más originales e interesantes de la temporada. Otro must-watch absoluto.

La noche de los minimuertos

Un revolcón en un cementerio acaba mal y desencadena una invasión de zombis a escala mundial. Eso sí, nunca un apocalipsis fue tan bonito como este.

Corto de 7 min. Escrito y dirigido por Robert Bisi y Andy Lyon adaptando una historia de Jeff Fowler y Tim Miller, realizado por el estudio de animación Buck.

El apocalipsis zombie en un mundo en miniatura ofrece una historia rápida de apenas 7 minutos pero que contiene momentos divertidísimos, más de los que la retina puede atrapar.

Equipo mortal

Ni siquiera una máquina de matar cibernética creada por la CIA puede vencer a las Fuerzas Especiales estadounidenses. ¿Su arma secreta? Un gran sentido del humor.

Corto de 14min dirigido por Yennifer Yuh Nelson, con guion de Philip Gelatt adaptando una historia de Justin Coates, realizado por el estudio de animación Titmouse, Inc.

Dentro de esta antología de historia de animación, las historias de corte militar han tenido una gran importancia, y esta historia ofrece momentos super gores y over-the-top con este grupo de fuerzas especiales que se enfrenta a un monstruo salido de sus peores pesadillas. Entretenido pero sin más, junto al de los tres robots serían los cortometrajes menos buenos de la temporada.

El enjambre

Mientras investigan los secretos de una antigua entidad alienígena, dos investigadores humanos descubren el terrible precio de la supervivencia en un universo hostil.

Corto de 17 min escrito y dirigido por Tim Miller, adaptando una historia de Bruce Sterling, realizado por el estudio de animación Blur Studio.

Tim Miller dirige este corto que visualmente es otro de los mejores de esta temporada gracias a la recreación de este hábitat alienígena con multitud de seres deferentes a todo. Me ha resultado todo super interesantes, pero al mismo tiempo me quedé con la sensación que no han acabado de cerrar la historia de la mejor manera posible. Con todo, otro corto muy chulo e interesante.

La ratas de Mason

¡Apocalipsis de ratas! El granjero Mason se da cuenta de que tiene un auténtico problema cuando empiezan a contraatacar. ¡Maldición!

Corto de 11 min dirigido por Carlos Stevens, con guion de ¡¿JOE ABERCROMBIE?! adaptando una historia de Neal Asher, realizado por el estudio de animación Axis Studios.

Mason tiene un problema de ratas cada vez más inteligentes, suerte que la tecnología tiene justo lo que el granjero precisa. El toque cruel y de humor negro de la historia me recordaron a Abercrombie, aunque en este caso la historia nos deje con una sensación de final feliz. Un corto muy original y sangriento, los ingredientes perfectos para que una historia de este tipo me guste.

Sepultados en salas abovedadas

Una unidad especial en misión de rescate se ve atrapada en una prisión que contiene una fuerza maligna. Las tácticas militares modernas se enfrentan a dioses antiguos.

Corto de 15 min dirigido por Jerome Gelatt, con guion de Philip Gelatt adaptando una historia de Alab Baxter, realizado por Sony Pictures Imageworks.

Es este temporada tenemos a otro grupo de fuerzas especiales que se encuentra más de lo que nunca imaginaron durante una misión. Sin embargo, conectar la historia con los mitos de Lovecraft ha hecho que me haya gustado muchísimo más este corto comparado con el de Equipo Mortal. Con una animación alucinante y una acertadísima sensación de Cosmic-Terror, este sería otro de mis cortos favoritos de esta temporada.

Jíbaro

Un caballero sordo y una sirena de leyenda se enredan en una danza mortal. Una atracción fatal teñida de sangre, muerte y tesoros.

Corto de 17 min escrito y dirigido por Alberto Mielgo y realizado por el estudio de animación Pinkman.tv.

Alberto Mielgo me ha volado la cabeza con la animación de este corto. Con una sensibilidad hiper-realista añadiendo detalles increíbles a la armadura de un caballero sordo que no se ve afectado por los poderes de la sirena que habita el lago, los 17 minutos de corto son una experiencia frenética alucinante. El verdadero descubrimiento de esta temporada.

En resumen, otro buen grupo de cortos de animación que me han gustado mucho, algunos muchísimo, y a la vez me han sabido a poco porque me los he visto en un supiro. Ojalá la audiencia de Love Death & Robots sea muy buena y Netflix siga confiando en este formato y podamos disfrutar de más historias en los próximos años. Un formato maravilloso para todos los amantes de la animación.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

Muy bien como siempre Love, Death & Robots. Aunque que sean sólo 9 episodios vuelva a dejarnos la miel en los labios, hay que quedarse con lo bueno y agradecer que un concepto como este haya llegado a existir. En este caso, no puedo más que agradecer a Netflix que apueste por conceptos tan poco comerciales como este.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de La Burbuja de Judd Apatow (Netflix)

Si habitualmente tenemos sobrecarga de contenidos interesantes, este pasado fin de semana Netflix programó a la vez dos películas muy diferentes de dos importantes creadores americanos: Apolo 10 1/2 de Richard Linklater y esta La Burbuja, comedia ambientada en el mundo del cine escrita y dirigida por Judd Apatow.

PUNTUACIÓN: 5.5/10

Un grupo de actores y actrices atrapados en un hotel a causa de una pandemia intenta terminar de rodar una película.

Judd Mann Apatow (Queens, Nueva York, 1967) es un realizador y comediante estadounidense. Es el fundador de Apatow Productions, a través de la cual produjo y desarrolló la serie de televisión Freaks and Geeks, Undeclared, Girls, Love, and Crashing y dirigió las películas The 40-Old-Old Virgin (2005), Knocked Up (2007), Funny People (2009), This Is 40 (2012), Trainwreck (2015), May It Last: A Portrait of the Avett Brothers (2017) y The Zen Diaries of Garry Shandling (2018).

El trabajo de Apatow ha ganado numerosos premios, entre ellos el Primetime Emmy Award, el Creative Arts Emmy Award, 1​ Hollywood Comedy Award y el AFI Award for Bridesmaids (2011). 2​ 3​ Sus películas también han sido nominadas para los Premios Grammy, Premios PGA, Premios Golden Globe y Premios de la Academia. Estas son algunas de las películas que ha producido The Cable Guy (1996), Anchorman: The Legend of Ron Burgundy (2004), Talladega Nights: The Ballad of Ricky Bobby (2006), Superbad (2007), Forgetting Sarah Marshall (2008), Step Brothers (2008), Pineapple Express (2008), Get Him to the Greek (2010), Bridesmaids (2011), Wanderlust (2012), The Five-Year Engagement (2012), Begin Again (2013), Anchorman 2: The Legend Continues (2013), Popstar: Never Stop Never Stopping (2016), The Big Sick (2017) y Juliet, Naked (2018).

Para La Burbuja, Apatow dirige, produce y escribe el guión junto a Pam Brady. La película de 126 minutos distribuida por Netflix cuenta con fotografía de Ben Smithard, montaje de Dan Schalk y Thomas y música de Michael Andrews y Andrew Bird.

El principal valor de La Burbuja es su enorme reparto coral de actores super conocidos. Karen Gillan interpreta a Carol Cobb, una actriz desaliñada que interpreta a la Dra. Lacey Nightingale en la franquicia de Bestias del Acantilado. Iris Apatow es Krystal Kris, una superestrella de TikTok que se une al reparto de Bestias del Acantilado 6 como el personaje Vivian Joy. Pedro Pascal es Dieter Bravo, un actor veterano y serio que interpreta a un nuevo personaje llamado Gio en Bestias del Acantilado 6 mientras lidia con una adicción al sexo y a las drogas duras, mientras que David Duchovny hace de Dustin Mulray, el adicto al trabajo protagonista de la franquicia Bestias del Acantilado que interpreta al personaje Dr. Hal Packard, que es además el ex-esposo de Lauren Van Chance (Leslie Mann), otra actriz del reparto.

Fred Armisen interpreta a Darren Eigan, un antiguo director de cine independiente contratado para dirigir Bestias del Acantilado 6. Keegan-Michael Key es Sean Knox, un actor que interpreta al personaje de Bestias del Acantilado, Colt Rockwell, y que se promociona a sí mismo como gurú del bienestar cuando no está en la cámara. Kate McKinnon hace de Paula, la ejecutiva del estudio que supervisa la franquicia de Bestias del Acantilado. Guz Khan es Howie Frangopolous, un actor que interpreta a Jarrar, el personaje de alivio cómico de la franquicia Bestias del Acantilado, mientras que Peter Serafinowicz interpreta a Gavin, el productor ejecutivo de la franquicia Cliff Beasts que tiene que hacer todo lo que esté en su mano para que la película se ruede y pueda estrenarse.

Fuera del reparto de la película tenemos a Vir Das como Ronjon, el propietario del hotel que acoge al reparto y al equipo de Bestias del Acantilado 6, y a Maria Bakalova como Anika, una empleada de hotel a la que Dieter quiere seducir. Además, la película cuenta con varios cameos de actores super conocidos como Benedict Cumberbatch, John Lithgow, Daisy Ridley, John Cena o James McAvoy.

La Burbuja entra en el subgénero del «cine dentro de cine», al mostrarnos desde una vertiente cómica el rodaje de un blockbuster palomitero durante los convulsos meses del COVID. Sobre todo en el arranque de la película hay momentos bastante divertidos relativos a los 15 días de confinamiento que los actores tuvieron que sufrir antes de estar liberados de virus y poder así entrar en «La Burbuja» que da nombre a la película. En este sentido, da la sensación que Apatow está riéndose de algo que realmente sucedió en alguna producción, y aparte de Misión Imposible 7 de Tom Cruise, no tengo claro qué otras películas se rodaron en esos días. M:I seguro, pero creo que no fue la única. Y aquí se nota que hay un factor «reírnos a costa de» que al menos a mi se me ha escapado. ¿Se está riendo de Cruise y la dureza con que trató a miembros del staff que no cumplieron con las reglas de seguridad (un video que se hizo viral en su momento)? Es posible.

Karen Gillan me encanta y vuelve a mostrar una estupenda vis cómica en esta película, hasta el punto que si muchas cosas funcionan es gracias a la empatía que ella genera. Para mi, es de largo lo mejor de toda la película.

La Burbuja tiene alguna situación graciosa, es especial con algunas situaciones Kafkianas referentes a la seguridad del rodaje que sin embargo no evitó que hubiera un contagio de Covid que provoca un nuevo confinamiento. De nuevo ¿esto pasó en M:I 7? No lo recuerdo. Hay algunos gags que tienen gracia, como la inclusión forzosa de un actor asiático que muere en la primera escena y desaparece de la producción, al igual que otros elementos de humor negro como que la jefa del estudio esté muy preocupada con todo pero se encuentre en un lugar diferente del mundo de vacaciones cada vez que habla con los responsables de la película. O la existencia de un topo que le cuenta a los productores intimidades de los actores, algo que supongo ha existido siempre en Hollywood. Más que del rodaje, hay detalles de humor negro a costa del funcionamiento del sistema que muestran a un Apatow un poco quemado con el stablishment de Hollywood.

Sin embargo, La Burbuja me parece una película completamente fallida. Empezando porque estamos ante la típica película (como ya pasó con Don´t look up, también de Netflix), en la que los actores se divierten más rodándola de lo que disfrutamos los espectadores viéndoles. Comentaba que Karen Gillan me gusta y la veo muy graciosa. Pero David Duchovny o Pedro Pascal parece que estén sufriendo bromas a su costa, o al menos ¿de la imagen que el show-business tiene de ellos? Creando situaciones que no tienen nunca ninguna gracia. De hecho, diría que el reparto está super desaprovechado en situaciones sin gracia que hace que queden penosos.

Aparte, Apatow parece que debió pensar que era gracioso ver una escena de la película con los efectos especiales terminados y luego ver cómo se está rodando en realidad, usando pantalla verde y extras que hacen las veces de los animales. El problema es que esto ya NO es divertido la primera vez, menos aún el resto de veces en que acuden a este mismo gag sin gracia. Pero no es el único ejemplo de redundancia, ya que tiene cierta gracia que una protagonista no sea actriz sino que sea una famosa de Tik-Tok, lo cual es una buena crítica a cómo funciona la industria del cine en la actualidad. Y ver el primer tik-tok en el que el reparto baila un número musical de esta chica está curioso. Sin embargo, la segunda vez que volvemos a ver lo mismo volvemos a tener un momento redundante que deja de tener gracia si es que llegó a tenerla en primer lugar.

Y por encima de todo tenemos un gran problema de base, porque están haciendo broma a costa de las medidas sanitarias de confinamiento frente al Covid, lo cual es un tema muy serio que no creo que vaya a encajar demasiado bien con el público. Y por supuesto puede hacerse humor sobre ello, pero las situaciones planteadas por Apatow no son graciosas para empezar, siendo en su mayoría gags que parecen bromas privadas que solo los profesionales que estén en el ajo y conozcan la historia real que parodian pueden apreciar y disfrutar.

El resto de espectadores tenemos que aguantar las larguísimas dos horas de duración que se hacen super largas. De hecho, ni siquiera algún cameo puntual permite un momento de alegría, ya que de nuevo están planteados casi para apelar al ego de estos actores, al mostrarnos cómo saben reírse de si mismos más que otra cosa.

Como veis, no he conectado casi con nada de lo que nos propone Apatow, el único alivio es que vi esta película en casa gracias a mi suscripción a Netflix. Si hubiera pagado para verla en el cine probablemente hubiera terminado bastante enfadado por haber gastado mi dinero en esto. Precisamente por eso prefiero quedarme en casa y no ver Morbius, al igual que no he visto Venom 1 y 2.

Comparto el trailer de la película:

Teniendo elementos interesantes, La burbuja es el último ejemplo de película más divertida para los profesionales que la rodaron que para los espectadores que la vemos cuando se estrena. Menos mal que su estreno fue en casa y no fui al cine para verla, la verdad.

PUNTUACIÓN: 5.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Apolo 10 1/2: una infancia espacial de Richard Linklater (Netflix)

Netflix ha estrenado una de esas película que hacen que merezca la pena pagar la suscripción de Netflix gracias a la gran variedad de contenidos que comparte. Hoy hablo de Apollo 10 1/2: una infancia espacial del director Richard Linklater realizada con la técnica de la rotoscopia.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Una aventura de la era espacial ambientada en el contexto de la misión lunar Apolo de 1969 e inspirada en la infancia del director Richard Linklater.

Richard Stuart Linklater (Houston, Texas, 1960) es un director de cine y guionista estadounidense, conocido principalmente por las películas Slacker, Dazed and Confused, Escuela de rock, Boyhood (por la cual ganó todos los premios habidos y por haber) y la serie Antes (Antes del amanecer, Antes del atardecer y Antes del anochecer) con Ethan Hawke y Julie Delpy.

Linklater llevaba desde 2004 con la idea de hacer una película a partir de sus experiencias infantiles durante el verano de 1969 en el que el hombre llegó a la Luna. Aunque inicialmente planteó la historia en imagen real, se dio cuenta que la animación con la técnica de la rotoscopia que ya había utilizado en Waking Life (2001) y A Scanner Darkly (2006) era perfecta para aportar a la historia una cualidad de cuento infantil que quería transmitir. La película se rodó en los estudios Troublemaker de Robert Rodríguez en Austin Texas a principios de 2020, empezando a partir de ese momento el trabajo de montaje y animación. Linklater dirige, escribe y produce esta película de 98 minutos que contó con fotografía de Shane F. Kelly y montaje de Sandra Adair.

Milo Coy es Stanley, el niño protagonista, mientras que Jack Black interpreta la voz del Stanley adulto que hace de narrador de la historia. Lee Eddy es la Mamá, mientras que Bill Wise hace de Papá. Las hermanas mayores de Stanley son Natalie L’Amoreaux (Vicky) y Jessica Brynn Cohen (Jana).

Me parece curiosísimo ver como Linklater parece ser el único director importante que cree en las posibilidades expresivas y narrativas de la animación con rotoscopia. De hecho, fue también en Netflix donde pudimos disfrutar en 2019 de Undone, una serie creada también con este estilo de animación a partir de rodar primero a los actores para luego animarles a ellos y al espacio donde se encuentran.

Y lo cierto es que este Apolo 10 1/2 resulta una película super curiosa, al estar planteada como una crónica de cómo el propio director y toda su generación vivieron el sueño de ver llegar al hombre a la luna, en un viaje a la nostalgia de un mundo que para un niño que creció en los suburbios era mucho mejor a como era en realidad (o al menos, en otras partes del mundo). En este sentido, la animación sirve para dar la clave de la historia, al mostrar que los recuerdos de un niño se mezclan con elementos imaginarios para crear unas vivencias que el narrador cree que pasaron así aunque intuye que probablemente no fuera así.

La rotoscopia tiene un importante elemento expresivo y narrativo, ya que en muchos momentos tenemos elementos históricos que Stanley conocía por la televisión que son apenas manchas abocetadas, indicando que siendo hechos reales, no tenían una importancia real para ese niño y probablemente casi ni los recuerde. Sin embargo, numerosos momentos relativas al despegue del Apollo XI y su llegada a la Luna casi parecen imágenes reales mostradas con todo tipo de detalles, resaltando lo que para el protagonista era (es) realmente importante.

Al tratarse de una historia de niñez en un mundo que para él era perfecto, la vida en el suburbio es super colorida y llena de vida y aventuras, y la animación funciona de maravilla para dar ese plus de fantasía que sólo los niños ven en el mundo real. Una parte muy importante en la película la tienen las canciones de la época que Stanley escuchaba con sus 5 hermanos mayores, así como la descripción de los programas de televisión a los que estaban enganchados y que significaban una parte importante del ocio familiar.

Aunque soy algo más joven y no viví la llegada del hombre a la Luna, si hay situaciones como cuando van a la playa y van 8 niños en la parte de atrás de una furgoneta o cuando los niños juegan con los vecinos en la calle, con las que me sentí super identificado y entiendo que forman parte de la memoria de toda una generación, que seguro ayudará a que los espectadores veteranos conectemos con la historia.

Dicho esto, en general me pasa con el cine de Linklater que su estilo de slice-of-life no es algo con lo que realmente conecte, aunque reconozco que no he encontrado ningún problema en esta película. Como comentaba antes, a esto hay que sumarle el exceso de familiaridad al haber visto innumerables películas y series ambientadas en este periodo histórico. Sin embargo, en este caso, y dentro de ser todo situaciones super anecdóticas, el plus de la animación y de tener la misión a la Luna ha conseguido que me interesara y me mantuviera enganchado para descubrir las diferentes decisiones creativas a la hora de ejecutar cada momento histórico.

Apolo 10 1/2 no creo que vaya a ser la película favorita de nadie, pero creo que es un ejercicio de nostalgia muy interesante y muy bien ejecutado, con una duración de 98 minutos que me ha resultado perfecta.

Comparto el trailer de este película:

Apolo 10 1/2: una infancia espacial es una buena película que te deja con buen sabor de boca ante una recreación de una pasado y una infancia que seguro fue mejor que el mundo actual. Quizá el último momento en que el público americano se permitió soñar que un futuro mejor basado en la ciencia era posible.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!