Archivo de la categoría: Películas

Películas favoritas

Crítica de Aquellos que desean mi muerte, de Taylor Sheridan

Taylor Sheridan nos ofrece en Aquellos que desean mi muerte un modélico thriller directo y sin artificios, con un estupendo reparto encabezado por Angelina Jolie que luce a gran nivel.

PUNTUACIÓN: 7/10

Connor (Finn Little), un adolescente testigo de un asesinato, es perseguido por dos asesinos gemelos a través de las tierras salvajes de Montana. Aunque cuenta con Hannah (Angelina Jolie), una experta de la supervivencia para evitar que los secuaces le den caza, un incendio cercano pronto amenaza con acabar con la vida de todos los implicados. (FILMAFFINITY)

Taylor Sheridan se ha hecho un nombre dentro del género del thriller de acción, primero como guionista de las excelentes Sicario (Denis Villeneuve, 2015) y Hell or high water (David Mackenzie, 2016), por la que fue nominado a Mejor Guión en los Oscars de 2017.

Tras estos éxitos, avanzó un peldaño más en su carrera al dirigir la también excelente Wind river (2017), un duro thriller ambientado en una reserva india de Wyoming. Tras su guión de Sicario: El día del soldado (Stefano Sollima 2018), creó la serie de televisión Yellowstone protagonizada por Kevin Costner, que actualmente tiene pendiente de estreno su cuarta temporada y que tengo muchas ganas de ver, a ver su me pongo a ello en breve. En 2021 parece que se han solapado sus estrenos, porque hace apenas dos semanas del estreno en Prime Video de Sin remordimientos (Stefano Sollima), que se ha juntado con el estreno en cine de esta película.

Aquellos que desean mi muerte está basado en el libro del mismo título de escrito por Michael Koryta, escribiendo Koryta y Sheridan el guión junto a Charles Leavitt. La película cuenta con música Brian Tyler, fotografía de Ben Richardson y montaje de Chad Galster. Curiosamente, la película se ha estrenado en España con una semana de adelanto respecto a Estados Unidos.

La película cuenta con un estupendo reparto que cumple con nota con lo que Sheridan necesitaba de ellos. Angelina Jolie es el nombre mediático que ayuda a vender la película, e interpreta a Hannah Faber, una veterana bombera forestal traumatizada por un suceso de su pasado que ayudará a Connor Casserly (Finn Little) un niño que escapa de una pareja de asesinos (Aidan Gillen y Nicholas Hoult) que han asesinado a su padre Owen (Jake Weber). Connor intenta llegar a casa de su tío Ethan (Jon Bernthal), sheriff de Montana con su embarazadísima esposa, Allison (Medina Senghore). Las vidas de todos ellos sufrirán del frenesí asesino de esta pareja de criminales.

Aquellos que desean mi muerte entraría del primer al último fotograma en la definición de “thriller clásico” o “narrativa de la vieja escuela”. Tras un potentísimo arranque en el que conoceremos las dos líneas argumentales principales, la de Angelina Jolie por un lado y la de Aidan (Meñique de Juego de Tronos) Gillen y Nicholas (Mad Max: Fury Road) Hoult por otro, la película plantea una narración seca y directa que va al grano y no desperdicia ni un segundo de metraje en elementos superfluos. De hecho, no llegamos a conocer qué es el mcguffin que el padre de Connor conoce que provoca la persecución.

A modo de anécdota, me gustaría comentar que cuando me enteré que Taylor Sheridan tenía nueva película y se estrenaba en cine, tenía tan claro que la iba a ver que no me molesté en ver el trailer o leer siquiera la sinopsis. De esta forma, excepto por el detalle que Angelina era una bombero forestal, llegué completamente en blanco y con cero expectativas de lo que iba a ver. Y tengo que reconocer que la película me ha gustado, pero me ha faltado un climax más potente y satisfactorio que me dejara en lo más alto. Sin embargo, entiendo que no todas las películas tienen que ser obras maestras ni aspirar a ser “la mejor del año” para cumplir de sobra con el objetivo de entretenimiento y la del director de mostrarnos un thriller con toques de western ambientado en la naturaleza más salvaje y peligrosa.

Un elemento quiero destacar es el guión, que me parece modélico y cuenta de maravilla la historia sin necesidad de giros locos o golpes de efectos absurdos, algo a lo que el cine comercial actual nos tiene acostumbrado en los últimos años. La narración es austera y todo se desarrolla de forma lógica hasta el final. Y esto que parece una obviedad y lo mínimo exigible, ver una película con una historia lógica que sea contada de forma sólida y sin locuras, a veces es lo primero que se olvidan los grandes estudios en sus blockbusters, o si no, que se lo pregunten a Zack Snyder y su “Snyder-Cut”.

Rodar en espacios naturales dota a la película de un feeling de western que le va genial a esta historia de persecución, algo que conecta además con el gusto de Sheridan de historias de frontera alejados de las comodidades de las grandes ciudades. Unos espacios habitados con gente dura de fuertes valores que suelen ser los grandes olvidados de la sociedad de consumo actual. En este sentido, Aquellos que desean mi muerte significa un peldaño más en la que está siendo una sólida carrera artística por parte de Sheridan.

También me parece que el reparto está super bien escogido y saben transmitir todo su carisma en los momentos en que aparecen en pantalla. Empezando por la empatía que transmite Owen, el padre de Connor, estupendamente interpretado por Jake Weber, a quien aún recuerdo de El Amanecer de los muertos. También me gusta el niño Finn Little como Connor, transmite muy bien su dolor y las ganas de encontrar a alguien en quien confiar. Incluso a pesar de su frío papel, me gusta también la pereja de asesinos formada por Aidan Gillen y Nicholas Hoult, preocupados por la logística e inconvenientes del encargo recibido. Jon Bernthal tiene un papel pequeño pero lo hace genial como el Sheriff local, un tío duro que hará lo que sea por su familia.

Y luego está Angelina. Parto de la base que creo que lo hace genial y consigue que sintamos el drama por el que pasa su personaje. La parte “actoral” está super bien conseguida. Sin embargo, el pero de la película, puestos a buscarle uno a una película super correcta en todo, es que lo que le pasa a su personaje y al niño resulta muchísimo menos interesante que la otra parte con el arco de los asesinos buscando al niño y la gente con la que se van encontrando. En ese sentido, narrativamente hay un importante desequilibrio que quizá es lo que provocó que, habiéndome gustado todo y pensando que el climax es coherente con lo visto hasta ese momento, no haya conseguido que conectara emocionalmente como me hubiera gustado.

Como digo, es por ponerle un pero, ya que en general Aquellos que desean mi muerte me ha gustado y confirma que volveré a ver la próxima película de Taylor Sheridan sin necesidad de saber cual es su trama o qué actores la protagonizan.

Comparto el trailer de la película:

Aquellos que desean mi muerte es un thriller de la vieja escuela que no busca cambiarte la vida, pero si ofrecerte un más que acertado entretenimiento.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Península de Yeon Sang-ho

Me gustó mucho Train to Busan (2016), del director coreano Yeon Sang-ho. Por eso le tenía muchas ganas a Península, su última película ambientada en el mismo mundo asolado por un estallido zombie. Y a pesar de tener detalles muy chulos, la película reconozco que me ha decepcionado.

PUNTUACIÓN: 6/10

Cuatro años después de la epidemia zombi, Corea sigue infestada de monstruos y el soldado Jung-seok, que escapó del país, se ve obligado a regresar a Seúl para recuperar un objeto valioso. Allí descubre que hay, todavía, personas sanas en la ciudad. Continuación de la aclamada película de zombis “Train to Busan”. (FILMAFFINITY)

Yeon Sang-ho (1978) es un director y escritor surcoreano que empezó en el mundo de la animación con películas como The King of Pigs (2011) y The Fake (2013). Consiguió el reconocimiento a nivel mundial gracias a su ópera prima en imagen real, la notable Train to Busan (2016). Peninsula (2020) es su última película, no tanto una continuación de Train to Busan como una nueva historia ambientada en el mismo universo.

Yeon Sang-ho dirige y escribió además el guión junto a Ryu Yong-jae. Península cuenta con fotografía de Lee Hyung-deok, música de Young-gyu Jang y montaje de Yang Jin-mo. Con un presupuesto de 16 millones de dólares que lucen de maravilla en pantalla, la película ha recaudado más de 40 en todo el mundo, confirmando el éxito internacional del cine coreano en el cine de género.

La película está protagonizada por Gang Dong-won como Jung-seok, un ex capitán de Corea del Sur, que se siente culpable por no salvar a su sobrino y hermana cuando empezó el estallido zombie. Lee Jung-hyun es Min-jung, una mujer que se quedó atrapada en Corea con sus hijas Joon (Lee Re) y Yu-jin (Lee Ye-won) y su padre, Kim (Kwon Hae-hyo) un anciano medio loco obsesionado con contactar por radio con el exterior para intentar que rescaten a su familia.

Empezando con mi valoración de la película, visualmente Península me ha gustado y tiene un montón de momentazos. Empezando por la sensación de escala y la forma en la que vemos Seúl destruida tras cuatro años del estallido zombi. Entiendo que la mayoría deben ser planos digitales que han transformado imágenes reales de Seúl, pero la verdad es que quedan estupendamente bien. Otro detalle chulo son las escenas nocturnas y algunas persecuciones de coches que no me las esperaba para nada en medio de una película de este género con la ciudad desolada y que me han dado unos momentos chulísimos, quizá precisamente por lo inesperado.

El guión aporta el detalle interesante de hacer a los zombis casi ciegos en la oscuridad, activándose sobre todo por el sonido, lo que sirve para abrir unas posibilidades nuevas para el cine de zombies. En este sentido, el guión, sobre el que luego comentaré más extensamente, me parece funcional con lo que se espera en una película de este tipo, para conseguir que la acción se mueva de un set de acción al siguiente. En todo caso, el elemento que los humanos son realmente sus peores enemigos debido a su egoismo y actitud traicionera siempre me gusta y está bien.

En general, me ha parecido que Península no es una película de terror sino más bien una aventura con zombis. De hecho, diría que la película es PG13, porque la dirección evita en todo momento los momentos gores o la violencia explícita, además de los típicos sustos con zombies saltando sobre alguien justo al girar la esquina. Sobre lo primero, no negaré que queda raro aunque no es inusual en el cine asiático de zombies, sobre lo segundo la verdad es que casi lo agradezco.

Antes de entrar en los elementos negativos, debo reconocer que el hype probablemente haya jugado en mi contra. Península es otra de las muchas películas que han sufrido por el COVID y vieron retrasado su estreno. Eso y el hecho que durante el confinamiento volviera a ver Train to Busan hizo que tuviera muchas ganas de ver esta película aún sabiendo que más que continuación se trataba de una historia diferente ambientada en el mismo mundo. Y ya había leído algún comentario sobre que no era demasiado buena, pero lo que seguro no me esperaba era la sensación de estar viendo un videojuego. Uno no muy bueno…

Acepto que al ser una película coreana, el guión en lo relativo a los personajes sea ultra básico y bordeando todo la comedia involuntaria, ya que mi sensibilidad no es la misma que la del público asiático. Sobre eso no tengo demasiada queja, sabía a lo que venía. Sin embargo, más allá de este detalle, lo cierto es que la historia es una locura que si, ya sabemos que no hay que tomarse demasiado en serio, pero no hay por donde cogerla.

Sobre todo me chirría que en todo momento veamos una avenida vacía y literalmente segundos después hayan cientos, ¡no, miles! De zombis, cumpliéndose el viejo “más no siempre es mejor”. Unos zombis CGI que quedan super falsos y nunca llegan a transmitir amenaza porque no te los acabas de creer. Esto me rompe en muchos momentos, porque como comentaba antes hay más sensación de videojuego over-the-top que de película dramática, lo cual es el principal pero de la película sobre todo si la comparamos con su predecesora.

El detalle de los zombis casi ciegos comentaba que era chulo a priori, pero choca con dos hechos graves como son el que por un lado los humanos estén en una base armando un escándalo increíble que provocaría la llegada de olas de zombies, cosa que no pasa, y por otro que en los momentos de los focos en el climax final queda super chulo visualmente pero sea todo más bien absurdo. Tampoco me cuadra la incoherencia espacial constante, ya que nunca acabas de saber donde están los personajes, donde están los zombis y como se mueven unos y otros para estar a punto de ser pillados o totalmente solos justo a continuación.

Hablando de los humanos, acepto de dentro de los clichés del género debe haber una tribu “salvaje” de humanos, pero estos es que estos son más bien tontos y ridículos. Otro tema que no se si es bueno o malo es que no hay giro o sorpresa en ningún momento. Todo se mueve por lo esperable de principio a fin. Agradezco en todo caso que el director no intentara copiar su propia fórmula de Train to Busan y optara por otro tipo de historia y sensibilidad, pero igual en este caso diferente frente a lo anterior no significa mejor.

Además, por cada detalle visual chulo o muy chulo en una escena, hay varios CGIs terribles a nivel del ZSJL que puedo aceptar en una Play 2, pero no en una película como esta. En especial, las escenas de “mareas” de zombies hacían saltar mi suspensión de credulidad por culpa de del CGI, pero también por la decisión de acelerarlas, lo cual aún pareció que hizo que todo pinte peor.

Y hablando del ZSJL, me ha parecido super curioso que el argumento de Península sea exactamente el mismo que el de Army of the Dead, con dos equipos entrando en una zona caliente para hacerse con un botín aprovechando que se supone no debe haber supervivientes humanos en la zona. En todo caso, no tengo duda que más allá de esta premisa básica, ambas van a ser completamente diferentes.

Península me ha decepcionado. Las cosas como son. En todo caso, tener una excusa para volver al cine siempre es una buena noticia.

Comparto el trailer de la película:

Península ha sido razonablemente entretenida, pero entra de lleno en la categoría de “sin más” y película que no volvería a ver, hasta el punto de sentirla como una pequeña decepción.

PUNTUACIÓN: 6/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Los Mitchell contra las máquinas, de Mike Rianda y Jeff Rowe (Netflix)

Mientras espero el estreno de la segunda temporada de Love, Death & Robots, Netflix nos acaba de regalar la primera gran sorpresa del año dentro del género de la animación familiar con Los Mitchell contra las máquinas película de Mike Rianda y Jeff Rowe para Sony Animation que ha sido producida por Phil Lord y Christopher Miller (Spiderman – Into the spiderverse).

PUNTUACIÓN: 8/10

El viaje por carretera de la familia Mitchell se ve interrumpido por una insurrección tecnológica que amenaza a la humanidad.

Michael Rianda y Jeff Rowe además de dirigir escribieron también el guión de la película, que cuenta con producción de Phil Lord, Christopher Miller y Kurt Albrecht como productores. Los Mitchell contra las máquinas es la cuarta colaboración del dúo Lord – Miller con Sony Pictures Animation tras las dos películas de la imaginativa serie de Lluvia de albóndigas, y Spiderman: Into the Spiderverse.

Sony Pictures Animation tenía previsto estrenar en cine Los Mitchell contra las máquinas, pero como le ha pasado a tantas otras películas, debido a la pandemia del COVID-19, finalmente llegó a un acuerdo con Netflix para su estreno a nivel mundial a través de su plataforma de streaming. La película cuenta con música de Mark Mothersbaugh y en la versión original cuenta con las voces de Abbi Jacobson, Danny McBride, Maya Rudolph, Rianda, Eric Andre y Olivia Colman.

Los Mitchell contra las máquinas es una película divertidísima y super imaginativa. Teniendo en cuenta que hablamos del equipo de Lluvia de albóndigas, eso no debería ser noticia. Incluso debo decir que sólo con eso la película ya sería un éxito, pero si a esto hay que sumarle una animación de nuevo revolucionaria, estamos ante una de las películas del año.

Es curioso cómo tras Spiderman Into the spiderverse, Sony Animation sigue empeñada en ampliar las posibilidades expresivas de las historias aprovechando las herramientas que las técnicas de animación digital ofrecen. Mientras que PIXAR por ejemplo parece que se especializa en la perfección más absoluta, marcando por ejemplo las 3000 hojas que hay en un árbol, cada una moviéndose de una forma única en pantalla, los creativos de Sony están jugando por ejemplo con las imperfecciones para crear personalidad. De hecho, en muchos aspectos parecen sensibilidades opuestas, lo cual sólo pone de relevancia que no hay una animación “buena”, sino autores con creatividad y ganas de contar una historia con sus propias herramientas.

Los propios creativos de Los Mitchell contra las máquinas resaltan como la intención de mostrar a unas personas con fallos que no son perfectas fue uno de los elementos clave que querían que se transmitiera en cada una de las imágenes. La suma de unos protagonistas con un diseño cartoon al que se suma una gama cromática casi como si usaran acuarelas encima del fondo digital crean un llamativo contraste sin restarle un ápice de personalidad, resaltando su diferencia respecto a otras obras.

A eso hay que sumarle unas ganas evidentes de hacer avanzar el medio mediante la combinación de elementos, como el uso de elementos planos, la sensación casi como si las imágenes se hubieran dibujado a mano en un papel o una estética de comic que conecta con la sensibilidad de Into de spiderverse pero a la vez es completamente diferente. Por ejemplo, un elemento como es ver en pantalla con dibujitos al lado de la cabeza de la protagonista los sentimientos que tiene en ese momento es un detalle muy muy chulo. Y como este, los hay a patadas durante toda la película.

La historia en el fondo es un canto a la familia y como hay que aceptar la de cada uno aunque no sea “perfecta”, con unos miembros pensados claramente para apelar a un tipo de espectador concreto: niños, adolescentes, padres, hombres y mujeres… Esto realmente no es especialmente novedoso y de hecho sería el único pero que se le puede hacer a la película, que la historia se mueve por terrenos esperables en todo momento para resaltar este mensaje de amor familiar.

Sin embargo, la familia Mitchell es realmente divertida, sus diálogos rebosan vida, conexión y amor a pesar de las discursiones que tienen, y me han gustado muchisimo. Junto a ellos, la historia del alzamiento de los robots sirve para hacer unos homenajes clarísimos a un montón de clásicos de la ciencia ficción en un montón de planos concretos a lo largo de la película que obviamente los niños no pillan, pero los padres disfrutamos un montón.

Junto a esto, dentro que es una película familiar con un humor blanco para todos los públicos, hay algunas bromas y críticas al poder de las compañías tecnológicas o a la forma en que nuestra sociedad nos hemos enganchado al móvil y a las redes sociales que me parecen que están muy bien tirados y no dejan títere con cabeza.

Si te gusta la animación, hay tantos hallazgos visuales en Los Mitchell contra las máquinas que no tengo duda que va a ser una película de múltiples visionados en los que cada vez voy a descubrir un detalle nuevo y degerente que me va a volar la cabeza. Y para muestra, comparto el siguiente video en el que el equipo explica algunos detalles de su espectacular animación:

Y a continuación, comparto el trailer de la película:

Los Mitchell contra las máquinas es la película familiar de lo que llevamos de 2021, pero es mucho más que una película infantil. Si te gusta la animación, no lo dudes y disfrútala aprovechando que la tienes disponible en Netflix.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Sin remordimientos, de Stefano Sollima (Prime Video)

Prime Video se ha puesto las pilas en su intento de disputar a Netflix el primer puesto como proveedor de entretenimiento televisivo familiar. El pasado fin de semana disfrutamos del final de la estupenda Invencible y también se estrenó Sin remordimientos, película de acción basada en la novela de Tom Clancy que ha sido dirigida por Stefano Sollima y con un Michael B. Jordan confirmando que nació para protagonizar películas de acción.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

John Clark, un ex marine de los Navy Seal reconvertido en agente encubierto operativo de la CIA, busca vengar la muerte de su mujer, destapando de manera involuntaria un complot de inimaginable alcance… Basado en el libro de Tom Clancy ambientado en el universo de Jack Ryan. (FILMAFFINITY)

Reconozco que no había leído la novela de Tom Clancy de 1993 en que se basa la película, pero Clancy siempre ha sido un seguro de vida en lo referido a las historias de espionaje y de acción militar. Esta película llevaba años intentando despegar sin éxito, hasta que Paramount consiguió levantar el proyecto al contar con Michael B. Jordan (Creed, Black Panther) como protagonista, y contratar al director italiano especializado en cine de accion Stefano Sollima (Sicario: El día del soldado). Taylor Sheridan (Wind river, Sicario) fue contratado para reescribir el guión de los años 90 para darle un toque más actual. Junto a él, Will Staples, que escribió el guión del video juego Call of Duty: Modern Warfare 3, aparece acreditado en el guión.

La película ha contado con fotografía de Philippe Rousselot, montaje de Matthew Newman y música de Jónsi. Inicialmente Paramount tenia intención de estrenar Sin remordimientos en cines, pero el COVID obligó a retrasar su estreno, y finalmente Prime adquirió los derechos de distribución a nivel mundial, lo que ha permitido su estreno el pasado 30 de abril. Los planes iniciales eran que Jordan protagonizara esta película y su secuela Rainbow Six, aunque habrá que esperar a ver la acogida de esta película para saber si dicha película acabará convirtiéndose en realidad.

Michael B. Jordan es el gran protagonista de la película, interpretando a John Kelly, un SEAL super hábil que empezará una misión de venganza. La película cuenta con unos buenos secundarios entre los que encontramos a Jamie Bell como el agente de la CIA Robert Ritter, Guy Pierce como el Secretario de Defensa Thomas Clay, y Jodie Turner-Smith como la teniente comandante Karen Greer, superior de Kelly y que resulta ser la hija de James Greer (Wendel Pierce), el compañero de Jack Ryan en la serie de televisión que Prime también estrenó hace algún tiempo. Esto podría indicar que en algún momento del futuro podría ser posible que tuviéramos una reunión de estos personajes creados por Tom Clancy.

Me gusta el cine de acción y de operaciones especiales, no tengo ningún problema en reconocerlo. Tampoco soy de los que odian las “americanadas” o las películas que se muestran claramente pro-ejército y más concretamente, pro-soldados que cumplen sus órdenes y que están vendidos por los políticos y los burócratas. Quizá es por esto que Sin remordimientos me ha parecido cojonuda. Dentro de que es lo que es, claro. Una película de acción militar enérgica, seca y directa que muestra misiones de combate realistas. En eso, se nota que Sin remordimientos sabe qué tipo de cine quiere ser y no se avergüenza de ello, por lo que el disfrute es total.

Dicho esto, hay que admitir que la historia es básica a más no poder y cumple con todos los clichés del cine de venganza e intriga militar internacional. Y que el giro se ve venir desde el minuto cero y además no puede ser de otra forma. En este sentido, me ha sorprendido que Taylor Sheridan haya firmado este guión, aunque también es posible que lo que en 1993 cuando Clancy lo escribió fuera super novedoso y ahora algunos elementos en la historia los hayamos tenido hasta en la sopa en un montón de películas y series de televisión en estos últimos 20 años.

Reconociendo lo básico de la historia, creo que el carisma de Michael B. Jordan es lo que consigue que esta película sobresalga y no fuera carne de “directo a video”. Además de ser el mejor en su trabajo, Jordan transmite el dolor ante la muerte de su familia que resulta super real y consiguió llegarme. Y cuando se pone a dar cera, demuestra por qué es uno de los soldados más capaces de su unidad, que son lo mejor de lo mejor. Y aunque en cuanto a historia, el guión de Sheridan como comento es básico, sí quiero destacar que consigue que a pesar de sus diálogos cortos y directos, reducidos a la mínima expresión, consigamos empatizar con todos los personajes.

También me gusta la seca y directa dirección de Sollima, que como los mejores soldados que no desperdician dos golpes si con el primero pueden derribar a su enemigo. Sin remordimientos no muestra un plano de más ni se recrea en las escenas de acción huyendo de los momentos videocliperos a lo Michael Bay o Zack Snyder. Y en esto caso, estas historias me funcionan de maravilla porque casi consigue poner al espectador en medio de la acción.

No quiero alargarme mucho más. La película me ha gustado aunque obviamente no me va a cambiar la vida. Y por eso, me sorprende la cantidad de críticas negativas que está teniendo, como fan del cine de acción no lo entiendo. O si, quizá a mucha crítica “seria” que no le gusta el género para empezar se le notan demasiado sus prejuicios. O quizá su inequívoco posicionamiento pro-soldados, que entiendo tampoco está de moda en el mundo activista cool actual.

Que no os engañen. Si os gusta el cine de acción y bélico, dadle una oportunidad a esta película, el entretenimiento está más que asegurado.

Comparto el trailer de la película:

Sin remordimientos ofrece un más que buen entretenimiento para los fans del cine de acción y bélico. A veces, no hace falta nada más.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Otra ronda, de Thomas Vinterberg

Me ha dejado muy pillado Otra ronda, la película de Thomas Vinterberg sobre la cultura del alcohol en Dinamarca, con un Mads Mikkelsen en modo DIOS de la interpretación y que ganó el Oscar a Mejor Película de Habla No Inglesa.

PUNTUACIÓN: 8/10

Cuatro profesores de instituto se embarcan en un experimento sociológico en el que cada uno de ellos deberá mantener la tasa de alcohol en su cuerpo al mismo nivel, durante su vida diaria, intentando demostrar de esa manera que pueden mejorar en todos los aspectos de su vida.

Thomas Vinterberg es un director de cine danés y cofundador del movimiento cinematográfico Dogma junto a Lars Von Triers. Un movimiento que buscaba emular a François Truffaut y sus ensayos en la revista francesa Cahiers du Cinéma que buscaron y en parte consiguieron cambiar la forma académica en que se valora el cine, algo que llega hasta nuestro días.

El Manifiesto del Dogma 95 y el Voto de Castidad planteaban una vuelta a los orígenes del cine y al naturalismo más extremo, rechazando todo lo que no fuera natural y rodado y grabado en ese mismo momento, no sólo el uso de efectos especiales visuales o la edición de sonido, sino incluso el uso de decorados, propugnando que todo debía rodarse el localizaciones reales, para dar el foco a las historias de personas reales.

Vinterberg es especialmente conocido por la celebración (1998), premio del jurado en el Festival de Cannes y aclamada por la crítica y el público. Esta película y Los Idiota de Lars Von Trier puede decirse que son las películas que inauguraron este estilo cinematográfico. It’s All About Love (2003), Querida Wendy (2005), En mand kommer hjem (2007), Submarino (2010), The Hunt (2012), Far from the Madding Crowd (2015) y La comuna (2016) forman el resto de su filmografia previa, en la que merece la pena indicar que en en muchas ocasiones no cumplió con los preceptos que él mismo desarrollo en sus “votos de castidad”, como es el uso de iluminación “cinematográfica” y no realista en varios momentos.

Otra ronda cuenta con guión de Vinterberg y Tobias Lindholm. El germén de la historia nace en una obra de teatro escrita por el propio Vinterberg, que fue modificada con historias de la cultura del alcohol de la juventud danesa que le contó a Vinterberg su propia hija Ida, que falleció durante el rodaje en un accidente de tráfico. Esta desgracia provocó que se modificara la historia para que no fuera sólo “una celebración del alcohol basada en la tesis de que la historia mundial habría sido diferente sin el alcohol” para convertirlo en una celebración de la vida: “No debería tratarse solo de beber. Se trataba de despertar a la vida”, en palabras del propio director.

La película de producción danesa cuenta con fotografía de Sturla Brandth Grøvlen, montaje de Anne Østerud y Janus Billeskov Jansen y música de Janus Billeskov Jansen. Otra ronda ha sido universalmente alabada por la crítica, consiguiendo además del Oscar a Mejor Película de Nabla No Inglesa, premios en el London Film Festival, en el Festival de San Sebastian, en el European Film Awards o en el British Academy Film Awards, entre otros galardones.

Mads Mikkelsen está espectacular como Martin, el deprimido protagonista sumido en una crisis de los cuarenta de libro. Sus tres amigos con los que compartirá experimente son Tommy (Thomas Bo Larsen), Peter (Lars Ranthe) y Nikolaj (Magnus Millang), junto a los que destacaría a Maria Bonnevie como Anika, la esposa de Martin, una mujer que vive una relación estancada por la monotonía.

Empezando por los elementos positivos, Mads Mikkelsen es una barbaridad y en esta película su despliegue interpretativo planteado desde el minimalismo me ha dejado loquísimo. Independientemente de todo lo demás, sólo verle a él ya justifica pagar el precio de la entrada para ver Otra ronda. Su personaje es el típico depresivo y víctima de la crisis de los 40, y vive una vida gris y desgraciada en la que dejó que sus sueños murieran por las preocupaciones de la vida real y su matrimonio está a punto de hacerlo también. Su cambio vital debido al experimento y el consumo de alcohol son el hilo conductor de toda la historia y permiten que Mikkelsen se luzca con una interpretación antológica.

Otro elemento loquísimo que me ha dejado muerto es ver la forma en que la cultura danesa no sólo tolera sino que casi alienta el consumo de alcohol entre la juventud y en general cómo está asentado en su sociedad, y no tanto en la danesa sino en toda la nórdica en general. Porque ese es el tema, inicialmente la película se planteó como una celebración del alcohol pero ha terminado siendo vendida como “No debería tratarse solo de beber. Se trataba de despertar a la vida.” Pero la gente aquí bebe, bebe muchísimo. Y también recuerdan que la vida merece ser vivida y disfrutada, pero con una copa en la mano.

La premisa del experimento me parece interesantísima de inicio y ver cómo al estar en el punto “chispa” los cuatro amigos son más brillantes, inteligentes y creativos me ha dejado muy loco. Además, la película nos recuerda a Hemingway o Churchill, grandes personajes cuyas vidas y creatividad estuvieron claramente ligados al alcohol, pero se olvida de todas las muertes que provoca el alcohol directamente por enfermedades derivadas de su consumo excesivo, o los los suicidios provocados por depresiones y otro tipo de enfermedades mentales directamente relacionadas con el alcohol.

Y el caso es que la película es super entretenida y me ha gustado verla a pesar que a priori por la temática no me llamaba mucho, con grandes interpretaciones y momentos impactantes dentro de la sensación de cotidianedad que tiene todo. Pero la apología del consumo de alcohol me parece casi hasta insultante.

De hecho, agradezco que el guión no caiga en atajos tramposos y nos muestre que aunque al principio el experimento funciona de maravilla y ellos son mejores personas y más brillantes, al final el experimento fracasa por el exceso de consumo de los cuatro, y que Martin no consigue salvar su matrimonio, que ya estaba condenado previamente. Además, que de cuatro personas una, el 25%, acabe alcoholizada y muerta, da igual si es por un accidente o por suicidio, es una barbaridad que no debería tomado con tanta ligereza y desparpajo.

Ahora bien, lo que me parece super asqueroso es cómo usan el alcohol para que un chaval apruebe un examen, lo que unido a la por otro lado brillante escena final vendría a resaltar la idea clave de la película, que el alcohol es bueno si se usa con moderación. Y si bebes en compañía, pues todos son más felices y no hay problema ninguno. Y no soy un santo y reconozco que en mi juventud salía de fiesta y alguna vez me emborraché, algo de lo no me siento orgulloso, pero no se si porque tengo un hijo pre-adolescente y este tema me preocupa, pero la banalización del consumo social excesivo del alcohol me preocupa, la verdad. Y el mensaje de la película es 100% ese.

Esto para mi supone un problema grave de la película, pero más allá de lo cuestionable de su mensaje, la verdad es que la película me gustó mucho. Me parece que está maravillosamente bien interpretada y rodada, con unas escenas que se sienten super reales y que podrían suceder sin duda en cualquier instituto o ciudad del norte de Europa. De hecho, quizá por la influencia del Dogma, esta película transmite verosimilitud y realismo por los cuatro costados, por lo que entiendo que el éxito de Vinterberg es bestial.

Comparto el trailer de la película:

Otra ronda me ha volado la cabeza y me ha hecho pensar sobre muchas cosas del mundo en que vivimos. Independientemente de que no esté de acuerdo con algunas de sus ideas claves, me parece un éxito rotundo.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!