Crítica de Vengadores 24 de Jason Aaron y Javier Garrón (Final de La era de Khonshu)

La era de Khonshu ha sido uno de los arcos más locos y entretenidos hasta la fecha de la etapa que Jason Aaron lleva escribiendo en Los Vengadores, a lo que hay que sumar el estupendo dibujo del español Javier Garrón, que se va directo a estrellato.

PUNTUCIÓN: 7.5/10

La Era de Khonshu llega a una atronadora conclusión. Los Vengadores combaten el poder desatado del dios Khonshu, en el corazón de la ciudad de Nueva Tebas. ¿Cuál será el bando que elija el Caballero Luna? ¿Está la Tierra condenada de una u otra manera?

Es número contiene The Avengers 37 USA.

A veces se nos olvida que los comics de superhéroes deben ser primero de todo entretenimiento y diversión. Si lo que vemos no justifica el tiempo de lectura y lo que pagamos por las grapas, ¿para qué volver el mes que viene a por la siguiente dosis?Y es cierto que los comics Marvel siempre intentaron ser el mundo al otro lado de tu ventana y estamos acostumbrados a unas aventuras “realistas” sin flipadas morrisonianas, pero también que Mark Waid fue (muy) criticado durante su etapa porque sus Vengadores eran demasiado mundanos y a sus aventuras les faltaba chispa. A Aaron se le podrán achacar muchas cosas, pero falta de chispa o aburrimiento seguro que no. Y esto sin tener en cuenta que el target de estos comics no son (o no deberían ser) cuarentones como yo sino más bien chavales adolescentes o jóvenes veinteañeros que no tienen por qué tener el bagaje de lectura que tengo yo.

Se que estos Vengadores de Aaron parece que no han cuajado para una parte del fandom empezando por el propio Julián Clemente de Panini en sus columnas del comic. En mi caso agradezco muchísimo poder leer unas aventuras diferentes a todo lo que se ha hecho en estos casi 60 años de historia, lo cual en si mismo ya es un gran logro, con una ambición en lo referido a amplitud y nivel de amenazas que puede mirar de tu a tu a Jonathan Hickman. Antes que el enésimo enfrentamiento contra los Señores del Mal o Kang me quedo de todas todas con Celestiales locos, el bebé Marca Estelar o, en el caso que nos ocupa, un loquísimo Dios de la Luna que usa a Marc Spector para hacerse con el poder de los principales avatares del universo Marvel.

La historia es muy loca y reconozco que tiene elementos polémicos como por ejemplo que Mjolnir esté hecho con roca lunar y por tanto pudiera ser controlado por Khonshu. Pero esto yo en mi caso lo perdono porque me he encontrado entretenimiento y el WTF?! en el buen sentido casi al girar cada página. Además, me gusta que esta historia que si Marvel hubiera querido sin duda daba para un evento al nivel de Imperio, Aaron se la haya despachado en un arco de 5 números repletos de momentazos para el recuerdo.

Y gran parte del éxito de este arco viene del espectacular dibujo de nuestro Javier Garrón con colores de Jason Keith. Garrón se caracteriza por encontrar siempre la forma más dinámica de mostrar cada escena, y consigue resumir en cada viñeta el momento más icónico de cada enfrentamiento, de cada personaje. Tras ver las páginas de estos comics de Vengadores (y antes los de Miles Morales: Spiderman), no me extraña que Marvel haya apostado por él y lo esté promocionando como uno de sus últimos valores en alza, dentro de su campaña “Stormbreakers”, además de dejarle realizar los diseños de los personajes que aparecerán en el próximo arco en el que los Héroes Más Poderosos de la Tierra tendrán que enfrentarse a la última llegada de Fénix a la Tierra.

No se cuantos meses le quedan a Aaron en la serie. La sensación que me da al leer su Newsletter es que seguro va a seguir (salvo catástrofe) al menos hasta 2022. De momento, mientras mantenga estas historias “larger-than-life”, yo seguiré comprando encantado.

PUNTUCIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Barrenderos Espaciales de Jo Sung-hee (Netflix)

Si hay un género que nunca asociaríamos a “cine coreano”, ese sería es el de la ciencia ficción, y sobre todo en su vertiente espacial. Barrenderos Espaciales de Jo Sung-hee estrenada recientemente en Netflix viene a romper con este estereotipo con una película palomitera más que digna.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

En el año 2092, la Tierra se ha convertido en un planeta casi inhabitable. La corporación UTS construye un nuevo hogar en órbita para la humanidad. Pero solo unos pocos escogidos pueden acceder a él. La historia sigue las aventuras de la tripulación de una nave de limpieza de basura espacial llamada Victory. Su rutina da un giro enorme cuando descubren a Dorothy, un robot humanoide construido como una niña, que perece ser un arma de destrucción masiva.

Jo Sung-hee es un director de cine coreano nacido en 1979. Tras trabajar en animación, cambió a la imagen real tras estudiar en la prestigiosa Korean Academy of Film Arts (KAFA) con End of Animal (2010). A Werewolf Boy (2012) y Phantom Detective (2015) son otras de sus películas que han conseguido una gran aceptación y le muestran como un autor todoterreno.

Jo Sung-hee había empezado a escribir la historia diez años antes del estreno de la película, después de que un amigo le hablara de los peligros de la basura espacial. En 2019, la compañía de efectos visuales Dexter Estudios fue contratada para Barrenderos espaciales y consiguen un resultado espectacular que puede mirar de tu a tu a las mejores producciones americanas a partir de un presupuesto total de la película de unos 22 millones de dólares.

En lo relativo al reparto. Song Joong-ki es Tae-ho, piloto de la astronave Victory y en el pasado miembro de los Guardias Espaciales. Su mayor preocupación es ganar mucho dinero para pagar la recuperación de su hija adoptiva, perdida en el espacio.

Kim Tae-ri es la capitana Jang, antigua oficial de Fuerzas Especiales que más tarde desertó para crear su propia organización pirata. Jin Seon-kyu es Tiger Park, el jefe de máquinas de la astronave Victory, antiguo traficante de drogas que huyó de la Tierra después de ser arrestado y sentenciado a muerte. Yoo Hae-jin interpreta al robot Bubs que trabaja en la Victory, y Park Ye-rin es Dorothy, la niña robot que UTS busca por todos los medios.

Barrenderos espaciales es otra de las películas damnificadas por el COVID. La idea es que eta película fuera uno de los grandes estrenos cinematográficos en Corea, pero la pandemia obligó a retrasar su estreno, y finalmente la productora llegó a un acuerdo con Netflix para conseguir su estreno en todo el mundo gracias al streaming, gracias a lo cual nos llegó a España y pude verla.

Empezando a valorar la película, debo decir que encuentro que Barrenderos espaciales es una película más que digna que aunque no me ha encantado, se salva de ser incluida en la categoría “otra película montonera de Netflix”. Lo mejor de la película para mi es comprobar que los avances tecnológicos permiten ya “democratizar” la ciencia ficción, pudiendo rodarse películas espaciales que antes obligaban a presupuestos de super producción de Hollywood. En 2019 disfrutamos también en Netflix The Wandering Earth, que fue el equivalente chino de un blockbuster de Michael Bay, y ahora el cine coreano se une al género con una película de presupuesto super ajustado que es visualmente poderosa y con unos efectos especiales y apartados técnicos estupendos.

Los sets de rodajes son perfectos y no me atrevería a decir qué era pantalla verde y qué elemento físico del set. Además, las escenas espaciales son una chulada con unos satélites alrededor de la Tierra llenos de personalidad y detalles interesantes, aunque en algunos detalles deudora de los grandes clásicos de la ciencia espacial.

Quizá el problema de la película viene de la propia sensibilidad coreana que hace que el guión no sea demasiado interesante y esté plagado de tópicos, empezando por el más obvio de crítica contra la industrialización salvaje puede acabar con la vida en la Tierra y la necesidad de respetar el medio ambiente. En este sentido, hay esbozos más que explicación sobre las dinámicas políticas y sociales de este mundo futurista que hizo que me quedara con ganas de saber más sobre él.

Aunque se supone que los tripulantes de la Victory son unos cínicos y duros barrenderos espaciales, en realidad son bastante lamentables y sus vidas desgraciadas. En este sentido, da un poco de pena que de tres humanos, tan solo el piloto Tae-Ho sea el único que recibe cierta profundidad, apenas un esbozo para que los espectadores empaticemos con él. Más delito tiene lo de la capitana Jang, a la que en los últimos 15/20 minutos intentan darle cierto protagonismo que no funciona porque no se han preocupado de contarnos nada de ella durante la película para que llegados a ese punto nos importe algo de lo que hace.

También es muy montonero el villano James Sullivan, que es un contenedor vacío con todos los tópicos de los industriales que destruyen el planeta y sólo miran su propio beneficio y el de la clase alta de la sociedad. Dicho esto, reconozco que la niña Dorothy es una ricura y hace que desde el minuto uno deseas que no la pase nada malo, aunque el guión la haya hacer bromas de “culo, pedo, pis”.

La película ya digo que no me ha encantado pero me ha resultado razonablemente entretenida y muy espectacular sobre todo en su tramo final, y no terminé lamentando las dos horas de mi vida que perdí y jamás recuperaré viendo A descubierto de Anthony Mackey, que también estrenó Netflix recientemente. Así que algo hemos mejorado. Lo dicho, no es una maravilla, pero si eres fan de la ciencia ficción, cumple sin duda para un día tonto entre semana que no sabéis qué ver.

Comparto el trailer de la película:

Barrenderos espaciales es una digna película de entretenimiento que muestra que ya es posible hacer buena ciencia ficción en todo el mundo, y ahora sólo falta que den en la diana con una historia más acertada.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

¿Has visto la película, que te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Giant Days Volumen 3 de John Allison, Max Sarin y Whitney Cogar (Fandogamia)

El tercer volumen de Giant Days editado por Fandogamia y creado por John Allison con dibujo de Max Sarin y color de Whitney Cogar vuelve a ofrecernos un chute de positivismo y juventud estupendo para disfrutar en estos momentos.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

Las grandes amigas Susan, Esther, y Daisy están terminando su primer semestre en la universidad. Las chicas, junto con sus amigos y companeros de pasillo Ed y McGraw, descubren que la universidad es más que calificaciones y comidas precocinadas de baja calidad. Añádele una ruta de bares, líos amorosos, rupturas y escándalos políticos, y puede que tengamos el primer semestre más memorable de la historia.

Recopilando los números 9-12 de esta serie aclamada por la crítica, Giant Days Volumen 3 nos trae un nuevo slice of life cómico de su creador John Allison (Bad Machinery, Scary Go Round) y la fantástica recién llegada Max Sarin.

Todos sabemos que la comedia es un género menor totalmente desprestigiado. Cuando miramos las listas de “lo mejor del año” en cualquier medio, ya sabemos que cuanto más grande el drama y más oscura la fotografía, más posibilidades tiene de estar bien situado en la temporada de premios. ¿A quién se le ocurre decir que una comedia ligera pueda ser mejor que el último drama lacrimógeno? Seguro que no sabe de lo que está hablando…

Bromas aparte, ¡qué necesarios son comics como Giant Days!! Esta historia de tres amigas universitarias y las aventuras que corren en la facultad y fuera de ella me está ofreciendo un oasis de buenrollismo que me viene de maravilla teniendo en cuenta lo que vemos cada día en el mundo real.

La historia de John Allison es fresca y super divertida. Da la sensación que son situaciones que cualquiera que ha estudiado fuera de su casa podría contarte que vivió en primera persona. Los pequeños dramas, paranoias y aventuras de Susan, Esther, y Daisy transmiten un feel-good contagioso que cumple maravillosamente con el objetivo de entretenimiento que en este momento más necesitamos los lectores. No necesita ser “el Mejor Comic del año” para merecer mi recomendación más efusiva.

En el apartado artístico, el dibujo de Max Sarin con color de Whitney Cogar está super chulo. Sus expresiones faciales y la comunicación no verbal que tienen todos los personajes en cada viñeta ayuda que la experiencia lectora sea estupenda. Aparte de lo divertidas o alocadas que son cada situación, el dibujo de Sarin provoca que quieran detenerte un poco más de la cuenta en cada imagen, para admirar esa mano, ese pequeño detalle impreso en la escena que ayuda a que el momento sea aún más divertido. Me declaro super fan.

Giant Days es un chute de positivivismo y de juventud que me ha tenido con la sonrisa en la cara de principio a fin. Dado la situación del mundo real, a veces sólo por eso ya merecería la pena su lectura.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

¿Has leído Giant Days, qué te ha parecido? Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Bruja Escarlata y Visión Episodio 7 (Disney+)

El séptimo episodio de Wandavision (Bruja Escarlata y Visión) en Disney+ nos pone en la antesala del climax final con un montón de momentazos y descubrimientos.

(Artículo CON SPOILERS)

PUNTUACIÓN: 8/10

Episodio 7. Cae la cuarta pared.

Mónica planea volver a la anomalía, Wanda sortea abstáculos. Visión forja otra alienza para ayudar.

Matt Shakman dirige este séptimo episodio escrito por Cameron Squires en el que se homenajea a series como The Office o Modern Family en los que los personajes hablaban directamente a la cámara en lo que fue la inauguración del subgénero del “mockumentary” o falso documental con motivos humorísticos. La parte de Visión en el circo con Darcy que no aporta demasiado y el hecho que yo no sea fan de estas series es lo que quizá hizo que no conectara episodio igual que con los demás (aún entendiendo su importancia narrativa) y haya hecho que me haya parecido uno de los episodios más flojos de los que llevamos visto de serie hasta ahora.

Y digo esto a pesar que no es que no pase nada en el episodio, más bien al contrario, ya que estamos (de nuevo) ante uno de los episodios más importantes de la serie con un montón de momentazos. Empezando por una Mónica Rambeau (Teyonah Parris ) mostrando sus superpoderes de Photon (su alter-ego superheroico en el Universo Marvel comiquero que controla y puede transformarse en cualquier tipo de energía del espectro electromagnético), algo que no por esperado no ha dejado de ser una pasada poder verlo en imagen real.

También es muy interesante que el episodio confirma lo que ya se intuía en los episodios previos y que ya indiqué como una posibilidad en mi post de la semana pasada analizando el sexto episodio, y es que el Director Hayward hubiera intentado reactivar a Visión ya que quiere utilizarle como un arma al servicio de SWORD (¿el gobierno de los Estados Unidos?). La serie a partir del giro del cuarto episodio ha intentado plantear un equilibrio entre lo que pasa en la anomalía creada por Wanda y los sucesos en el exterior, y parece que una parte del climax final va a tener que centrarse en evitar el ataque que Hayward está planeando realizar contra West View, que puede acabar con todos los civiles inocentes.

Pero sobre todo, este séptimo episodio será recordado por el estupendo minuto final en el que conocemos a la que parece va a ser la villana de la serie: AGNES, la vecina metomentodo maravillosamente interpretada por Kathryn Hahn, es en realidad la hechicera AGatha HarkNESs. Esta posibilidad ya la comenté en mi artículo sobre el quinto episodio, entendiendo que en todo caso esta bruja será un personaje diferente a su contrapartida en los comics, donde fue maestra de Wanda que la enseñó a controlar sus poderes mágicos de alteración de la realidad. Para conocer más del personaje, os recomiendo este artículo de Sala de Peligro. En todo caso, aunque esta posibilidad parece que casi estaba descontada, a falta de saber si era buena o mala, todos creo que esperábamos que además de ella, otro villano mayor estuviera en la sombra, y quien sabe si aún se han guardado alguna sorpresa en la manga para los dos episodios restantes.

La forma en que nos muestran su villanía en la sombra al final del episodio me parece una maravilla y un nuevo homenaje a la historia de la televisión que conecta super bien las diferentes épocas llevándonos de nuevo al principio de todo. Y además de lo chulo que ha resultado este cliffhanger y tener que estar otra semana especulando lo que está por venir, me muestra a unos guionistas super inteligentes, empezando por la showrunner Jac Schaeffer, al haber sabido jugar al despiste con la sorpresa de Pietro (cuya identidad real aún falta por resolver) en el quinto episodio, y con el engaño durante Halloween en el que se hizo pasar por víctima de Wanda.

No quiero dejar de alabar el maravilloso trabajo de todo el reparto empezando por una Elisabeth Olsen que está una semana más de premio, en este episodio enfrentándose a la depresión ante los hechos del episodio anterior que ella misma ve como equivocados, además de sentir inconscientemente que algo no está bien a su alrededor. También a un Paul Bettany al que se le ve muy a gusto alternando el drama con el humor. Ya lo he comentado en otras ocasiones, pero la forma en que Marvel Studios consigue acertar en todos sus castings me parece algo digno de estudio.

Y aunque sabemos quién, aún nos falta saber cual es el plan de Agatha, cómo ha conseguido controlar a Wanda y que busca conseguir con la anomalía que parece claro que le sugirió que creara. Por no hablar del Director Hayward de SWORD. No me cabe duda que vamos a disfrutar un montón los dos episodios que restan y que seguro hay todavía un montón de sorpresas y momentazos en la recámara.

Este episodio que dura 35 minutos, 32 si descontamos los títulos de crédito tras la escena en mitad de los créditos, de forma que el 5º episodio sigue siendo de momento el más largo de la serie hasta la fecha con 38 minutos, seguidos los por el sexto y este séptimo con la misma duración. Dados los rumores que se han demostrado infundados sobre una duración extra de este episodio, no dejo de asombrarme por estas ansias de generar un clickbait absurdo.

Lo que también creo que hay que destacar una semana más es como Wandavision ante todo es una historia creada para la televisión en el que la periodicidad semanal de los episodios tiene una importancia capital en la forma en que se ha planteado la historia y nos han ido colocando las sorpresas y los cliffhangers a lo largo de las semanas. La idea de comparar narrativamente lo que está construyendo esta serie semana a semana con el impacto de una película lo encuentro también absurdo.

Comparto el trailer del episodio y a continuación, la pegadiza canción de Agatha:

WandaVision me está volando la cabeza semana a semana, y aunque este episodio sea uno de los más flojos de los vistos hasta ahora, nos pone ante un climax en los dos últimos episodios que puede ser alucinante. Si aún no la estás viendo, aún estás a tiempo de subirte al carro de Wandavision, no puedo recomendarla más.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó elartículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Batman´s Grave de Warren Ellis y Brian Hitch (DC Comics – ECC Ediciones)

A finales de 2019 empezó a publicarse The Batman´s Grave, una serie de 12 números que prometía ser uno de los principales comics de DC en 2020 al reunir al Dream Team de Warren Ellis y Brian Hitch para una nueva y carismática aventura de Batman. El Covid, los cambios de distribución de DC y la polémica que rodeó a Ellis hizo que el hype que rodeaba este comic se fuera diluyendo. Ahora que por fin pude leer el último número físicamente en papel, aprovecho para compartir mi opinión de la historia completa y el resultado final.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

El mejor detective del mundo debe tratar de habitar la mente de una víctima de asesinato para resolver un caso, sin llenar la tumba vacía junto a la de sus padres. ¿Puede Batman imaginar la vida de un cadáver con la cara a medio comer sin morir él mismo? Warren Ellis y Bryan Hitch, uno de los equipos creativos más importantes de la era moderna (Authority), se reúnen en esta maxiserie sobre la vida, la muerte y las preguntas que la mayoría tiene miedo de hacer.

Poder disfrutar de una nueva colaboración de Warren Ellis con Brian Hitch más de 20 años después de su Authority convertía este comic en compra segura. Además, al tratarse de una maxiserie de 12 números indicaba una historia con principio y final cerrado con todos los elementos para que quedara como una de las grandes historias del Hombre Murciélago que dentro de 15/20 seguiría vendiéndose.

Ellis planteó una historia cocinada a fuego lento presentando a un Batman en modo detective, algo que ha sido algo poco habitual en los últimos tiempos y que yo por mi parte echaba de menos, que a partir de un asunto menor se va a encontrar una conspiración que amenaza la supervivencia de toda Gotham. La opción de Ellis de hacer que para investigar un asesinato Batman intente meterse en la cabeza de la víctima para obtener las respuestas que le faltan en la escena del crimen significa un recurso narrativo interesante que lo aleja de otros comics similares del personaje.

Otro elemento interesante del guión es que excepto por el personaje de Alfred, he visto a un Ellis más comedido que de costumbre con personajes contenidos y alejados del “super-molonismo” y las frases lapidarias con las que suele acompañar otras obras suyas. Bruce es la principal prueba de esto y nos lo muestra tan concentrado en resolver los misterios que se le van presentando olvidándose incluso de cuidarse ante las heridas que va recibiendo en el camino.

En el apartado artístico, Brian Hitch sigue siendo un seguro de vida. En este comic contó en los números 1, 3 y 5 con el entintado de Kevin Nowlan, mientras que se entintó en los otros nueve. Junto a Hitch, los colores de Alex Sinclair consiguieron mantener una notable consistencia artística a lo largo de toda la serie. Se ha hablado tanto de Hitch que parece difícil hablar de sus lápices sin acabar siendo un poco redundante. Sus páginas siguen teniendo un nivel de detalle alucinante que me vuela la cabeza, con una obsesión casi enfermiza a la hora de dibujar elementos arquitectónicos de forma hiper realista.

Sus coreografías de acción son super dinámicas y parece que se haya inspirado en John Woo o John Wick a la hora de generar fluidez en la escena, de forma que sabes siempre donde están los luchadores dentro del espacio y sus movimientos son lógicos y te puedes imaginando a actores reales realizándolos en una película de imagen real, con unas luxaciones y proyecciones reales. Ellis sin duda conoce los puntos fuertes de Hitch y le permitió libertad total para desatarse, hasta el punto que alguna grapa llegó a tener hasta 14 páginas con una larguísima escena de acción, algo rarísimo de ver en comics mainstream de 20-22 páginas de historia.

Pero sumado a estos elementos que son los puntos fuertes de Hitch, también me gusta la forma en que consigue hacer atractivas también las numerosas escenas con gente hablando, principalmente Bruce con Alfred, y me encanta que haya encontrado la paz mental que le permite entregar trabajos de esta calidad cumpliendo los plazos de entrega mensuales, cosa que consiguió durante toda la maxiserie.

Globalmente, The Batman´s Grave es un comic super entretenido que sabe qué tipo de historia quiere contar y lo hace de forma modélica. Diría además que DC planteó este encargo no tanto para los lectores acérrimos de DC Comics, sino que han creado un comic super accesible para todo tipo de lectores, incluso de aquellos que jamás han abierto un comic o pisado una librería especializada, pero se sienten atraído por el personaje por las películas. La aparente falta de pretensiones del comic más allá de plantear una historia de acción y que sea una historia cerrada en un único tomo creo que va a jugar a su favor y veo muy posible de dentro de 15/20 años DC siga vendiendo este tomo. Por todo lo expuesto anteriormente, creo que la editorial puede estar contenta y ha cumplido con su objetivo.

Sin embargo, aunque The Batman´s Grave es una historia de Batman entretenida y como digo globalmente me ha gustado, Ellis y Hitch no han conseguido crear un comic memorable ni un clásico del personaje que haya que leer obligatoriamente. En la lectura mensual Ellis conseguía enganchar con buenos cliffhangers y una hábil dosificación de la acción y la investigación detectivesca. Sin embargo, aunque en su momento pensaba que la historia ganaría leída de un tirón, cuando volví a hacerlo le vi las costuras narrativas por todas partes.

Quizá el principal problema viene de la propia premisa del comic, en la que Ellis plantea una premisa “realista” alejada de elementos fantásticos, sobrenaturales y casi diría que comiqueros en general que precisamente por ese motivo pudiera a gustar a gente que no lee comics. Aunque no lo tenía claro al principio, este The Batman´s Grave es claramente un comic fuera de la continuidad de DC, lo cual en si mismo no es ni bueno ni malo, en el que no aparecen personajes secundarios de la batfamilia como Robin o Nightwing, ni villanos icónicos como Joker o Dos Caras.

Al ceñirse a este supuesto realismo, lo que es si mismo es un poco tonto porque Batman no existe ni tampoco sus gadget o super vehículos, las escenas de acción acaban siendo un tanto redundantes y hasta repetitivas porque siempre vemos a Batman luchando uno contra uno contra diferentes enemigos que son personas reales, con más o menos armadura. Y comentaba antes que Hitch lo hace muy bien y lo pienso realmente, pero a la vez, en la tercera o cuarta pelea no puede evitar que haya cierta sensación a “visto”. Esto hubiera podido evitarse con algún enfrentamiento contra alguien super poderoso o situándolas en emplazamientos molones como en las azoteas de edificios o algún espacio similar, pero claro, eso no sería realista y por eso incluso las estancias en las que tienen lugar acaban siendo demasiado “mundanas”.

El color de Alex Sinclair acompaña bien los lapices de Hitch, pero sin embargo quizá por ese empeño de naturalismo extremo, las escenas están coloreadas como si todo sucediera a plena luz del día en la calle enfrente de casa. Y si, todo queda super realista, pero pierde en la capacidad de transmitir elementos dramáticos, quedando en mi opinión todo demasiado plano y con menos fuerza de lo que debería. Porque obviamente si viéramos a alguien vestido de Batman a plena luz del día no importa cómo lo pongas, siempre habrá un feeling imposible y algo ridículo, por eso el personaje funciona mejor en las sombras, envuelto en la oscuridad. Estoy hilando muy fino en estas apreciaciones porque realmente creo que el arte del comic está chulo, pero creo que este comic va a ser para mi el ejemplo perfecto de que algo “realista” no tiene por qué ser necesariamente mejor.

Y luego hay elementos provocados por la narración serializada que hacen que detrás de cada combate deba haber una conversación entre Bruce y Alfred en la que el mayordomo nos cuenta una “batallita” que no está necesariamente mal contado durante la lectura mes a mes, pero cuando les los comics de un tirón también te transmite sensación de repetición, de estar atados por un esquema prefijado por el formato mensual.

Y como digo The Batman´s Grave globalmente me ha gustado, pero teniendo en cuenta los autores implicados me quedo con la sensación que Ellis no ha sacado todo el partido a Hitch debido a su premisa inicial. Ya digo que no es un mal comic, en absoluto, sobre todo si lo comparamos a decepciones como Archangel 8 que reseñé justo ayer, pero el regusto final es un poco decepcionante.

A todo lo que acabo de comentar hubo que sumarle el 2020 a la experiencia lectora, lo que obviamente empeoró todo. A los dos meses de parón editorial en los Estados Unidos que interrumpió la publicación de todos los comics incluido éste, hubo que sumarle el cambio de DC de distribuidor, al abandonar su larga relación con Diamond, lo que provocó que las grapas de DC tuvieran retrasos y problemas adicionales para llegar a las librerías en España.

Y como “guinda”, Warren Ellis se hizo trending-topic mundial el mes de junio pasado cuando varias mujeres le acusaron de comportamiento impropio continuado durante años y de aprovecharse de su posición de privilegio en la industria para aprovecharse de ellas. Esto provocó que Ellis despareció del mapa tras un comunicado de disculpa en el que por otra parte afirmaba no haber cometido nada ilegal y que todas las relaciones que tuvo con estas mujeres fueron consentidas. Hasta el punto ha desaparecido que a día de hoy aún no se ha anunciado ningún otro proyecto suyo con ninguna editorial, al menos que yo sepa. Ellis ahora mismo sigue siendo tóxico y creo que tardará en dejar de serlo.

Tras unas semanas en las que se especuló si DC publicaría el final de esta historia o si cancelaría este comic que en el momento de estallar el escándalo estaba justo por la mitad, finalmente sí se público completamente, saliendo el número 12 en diciembre pasado en USA. Que se publicara era lógico teniendo en cuenta que se trata de una historia cerrada que probablemente ya había pagado a los autores. Sin embargo, la sensación es que DC corrió un tupido velo y dejó de promocionar el comic haciendo casi como si no existiera, para intentar no verse salpicada aún más en el escándalo. Como resultado, el feeling inicial se evaporó y los lectores lo hemos leído alejados ya de cualquier hype.

Como final de este post a modo de bonus-track, comparto la primera gran secuencia de acción del comic, publicado en su segundo número. Enjoy!

En todo caso, a pesar que me parece que me ha quedado un post un pelín negativo, lo ciento es que The Batman´s Grave es un buen comic que es super entretenido y que está mejor dibujado que el 95% de comics que se publican actualmente en los Estados Unidos. Y que casi sólo por el dibujo de Hitch merece la pena comprar este comic que creo que se vende solo, y que lo va a seguir haciendo durante muchos años.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¿Estás leyendo este comic, que te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!