Archivo de la etiqueta: serie TV

Crítica de The Mandalorian 2×05 (Ep. 13 – La Jedi) Disney+ CON spoilers

Llegó el momento. Hoy si, ¿no? Dave Filloni escribe y dirige el quinto episodio de esta segunda temporada y las expectativas no pueden estar más altas. He publicado hasta ahora mis reseñas sin spoilers, pero dado que todo el episodio es spoiler, hoy este artículo va a ser FULL spoilers. Teniendo en cuenta que hoy lunes la propia Disney ha liberado las imágenes en cuestión, entiendo que sigo las instrucciones de Lucasfilm y no hay problema.

PUNTUACIÓN: 9/10

El Mandaloriano viaja a un mundo gobernado por una cruel magistrada que tiene una poderosa enemiga.

Pues si. Llevábamos tanto tiempo esperando ver a Ahsoka Tano, que me alegra que Dave Fillon y Jon Favreau hayan conseguido volarme la cabeza con ella, excediendo las expectativas más locas que tenía a priori.

Ya desde el episodio 2×03 cuando Bo Katan soltó la bomba que Ahsoka estaba viva en la ciudad de Calodan del planeta boscoso Corvus, todos los fans de Star Wars deseábamos que llegara el momento de verla en carne y hueso. Además, la publicación por adelantado que Dave Filloni, el creador de Star Wars Clone Wars y Rebels, escribía y dirigía este quinto episodio tampoco dejaba lugar a la duda, que nos ha tenido durante la semana contando las horas hasta poder verlo.

Dave Filloni y Jon Favreau lo tenían claro también, y en un ejemplo de conocimiento de narrativa televisiva y de respeto al fan, este episodio está dedicado a ella casi en su totalidad. Y por eso no se andan con remilgos y nos muestran a Ahsoka en todo su esplendor desde el primer minuto, mientras se encarga de varios mercenarios en un bosque en sombra. El momento es espectacular y y hace que la espera hasta haber llegado hasta aquí haya merecido la pena.

Reconozco que Rosario Dawson ha sido mi amor platónico desde que la vi por primera vez en Kids en 1995, y más adelante en película como Men in Black 2, The 25th hour, Cin City o Clerks 2. A su belleza de DIOSA GRIEGA y su inteligencia superior, se une su cualidad de “girl next door” divertida y capaz de tumbar a cualquiera bebiendo cerveza viendo el partido que la elevó a la categoría de culto, confirmado por su interpretación de Claire Temple en Daredevil. Por todo ello, verla como Ahsoka es otro sueño hecho realidad. Su personaje transmite el carisma que esperamos de ella, es una guerrera implacable y se nota además que sabe más de lo que cuenta, debido a su larga historia en las series de animación.

El episodio es espectacular en muchos aspectos, no sólo por la aparición de Ahsoka. En primer lugar, conocemos por fin el nombre de Baby Yoda, Grogu, y cómo sobrevivió a la purga de los Jedi en el episodio 3 cinematográfico. También que ocultó por miedo sus capacidades Jedi para sobrevivir, y es ese miedo el que le impide progresar en la Fuerza. Baby Yoda, perdón, Grogu, se había convertido en una fuente de ricura esta segunda temporada, pero ya tocaba hacer avanzar al personaje. En todo caso, ¿pasa algo si le seguimos llamando Baby Yoda? Es que es taaan mono….

Otro motivo de alegría es el personaje de Lang, el pistolero ex-militar al servicio de la Magistrada Morgan Elsbeth, interpretado por el mítico Michael Biehn (Terminator, Aliens, The Abyss, Tombstone, La Roca). Favreau y Filloni saben que a los aficionados al cine de acción nos va a hacer una ilusión tremenda verle, y esto es fan service en el mejor sentido posible. Si no le conoces no molesta a la narración del episodio, pero si creciste con el cine de acción de los 80 como yo, el disfrute es total.

Y este es un excelente ejemplo de cómo plantean Favreau y Filloni The Mandalorian. Dado que Mando fue toda su vida a su aire, cuando conoce a Bo Katan ¡él no la conoce de nada! De forma que la serie te da suficiente información sobre ella para que Mando sepa con quien está tratando y que nosotros disfrutemos del episodio sin conocimiento previo. Y a la vez, si eres un fan de Star Wars el disfrute es espectacular ver lo bien hilado que está todo. Y esto es aplicable a todos los episodios y la mayoría de personajes que Mando va conociendo a lo largo de sus misiones por la galaxia.

Narrativamente, Filloni plantea este episodio The Jedi como un homenaje a Kurosawa y el cine de samurais, al ver a una figura solitaria llegar a un pueblo a liberar a sus habitantes, con un duelo final en un jardín japonés. De hecho, de forma nada casual los habitantes de Corvus son asiáticos. Estos homenajes son estupendos pero, de nuevo, no entorpecen la narrativa, ofreciendo unos momentazos geniales. El episodio dura unos perfectos 40 minutos, descontando el resumen y los títulos de crédito, que como siempre en The Mandalorian van al grano y crean una aventura estupenda con los detalles justos.

Hay un montón de momentazos visuales en este episodio. De hecho, cualquier momento en el que Ahsoka aparezca en pantalla y en particular, con su uso de los sables laser, me voló la cabeza. Las emboscadas por los callejones oscuros en la batalla final son bestiales, y en general The Mandalorian está dejando en muy mal lugar a J.J. Abrams. Hay otro elemento menor si se quiere, pero que me gustó mucho del episodio, y es que Bo Katan describe Corvus como un “planeta boscoso”. Cuando vemos el planeta y está todo quemado y deforestado, el primer pensamiento es ¿qué ha pasado aquí? De forma que automáticamente sabes que quien sea que esté al cargo van a ser los malos del episodio. Este detalle me gustó mucho también, siendo como es el detalle menos importante del episodio.

Pero incluso el final del episodio con los duelos entre Mando y Lang y Ahsoka y la Magistrada Elsbeth sirvió para que me diera cuenta que este episodio estaba siendo bestial, posiblemente el mejor hasta la fecha, y al mismo tiempo, planteaba un problema para el futuro que es resuelto de maravilla por Filloni y Favreau. Y es que Ahsoka mola, pero mola demasiado, hasta el punto de eclipsar a Mando.

Entiendo que ellos también lo vieron, porque Mando la abandona al final del episodio para llevar a cabo una nueva misión, mientras Ahsoka también tiene cuentas pendientes… ¡con el Gran Admirante Thrawn!! ¿Puede haber algo más grande que eso? Sinceramente, pensaba que Thrawn no estaba vivo (para mi murió en las novelas de Timothy Zahn aunque luego fuera recuperado en Rebels). ¿Hay alguna posibilidad de que Disney de luz verde a una serie de Ahsoka Tano en solitario? Yo pagaría encantado.

Por cierto, estoy viendo el episodio por cuarta vez mientras escribo este artículo, y estoy flipando muchísimo con la música de Ludwig Göransson, que ha creado para este episodio una partitura construida a partir del tema principal de Mando y otros de Star Wars que añaden capas de misterio e incertidumbre a la historia, con una celebración final super chula también. A veces no destaco como se merecen los diferentes elementos de la producción, que por otro lado es excepcional, por lo que hoy es buen momento de acordarse del elemento musical.

Comparto el teaser de este episodio:

The Mandalorian sigue haciendo historia. El futuro de Star Wars está en las mejores manos y se encuentra en la televisión. ¡Qué gran momento para ser fan de Star Wars!

PUNTUACIÓN: 9/10

¿Has visto ya el episodio, qué te pareció? ¡Espero tus comentarios!!! Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El Tercer Día (HBO)

Aprovechando mi suscripción a HBO he visto El tercer día, miniserie creada por Felix Barrett y Dennis Kelly con Jude Law como principal reclamo. Y me ha parecido una serie que a peasr de tener elementos interesantes me deja una sensación decepcionante, al ir de más a menos.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Miniserie de 6 episodios. La línea entre la realidad y la fantasía comienza a desdibujarse para un hombre que visita una misteriosa isla frente a la costa británica.

Felix Barrett es el fundador y director artístico de Punchdrunk y Punchdrunk International, la productora de esta serie para los canales HBO y Sky (para Reino Unido). Dennis Kelly por su parte es un escritor británico de teatro, cine y televisión, creador de la espectacular serie Utopia para Channel 4.

El principal hecho distintivo de esta serie es que está dividida en dos partes interconectadas. En la primera parte de tres episodios, “Summer”, dirigidos por Marc Munden, conocemos a Sam (interpretado por Jude Law), un hombre atraído por una misteriosa isla frente a la costa inglesa donde se encuentra con un grupo de isleños que se empeñan en preservar sus tradiciones a cualquier precio. La segunda parte de la serie, “Winter”, dirigida por Philippa Lowthorpe, sigue a Helen (interpretada por Naomie Harris), una forastera que llega a la isla con sus dos hijas en busca de respuestas, pero cuya llegada precipita una frenética batalla para decidir el destino de la isla.

Dennis Kelly escribe en solitario los primeros 3 episodios protagonizados por Jude Law, mientras que en los segundos tres episodios trabaja en colaboración con Dean O’Loughlin y Kit de Waal. La serie cuenta además con fotografía de Benjamin Kracun y David Chizallet y música de Cristobal Tapia de Veer.

Como comentaba antes, el gran reclamo de la serie es poder ver el despliegue interpretativo de Jude Law como un hombre misterioso y atormentado que verá como los límites que separan la realidad de la locura desaparecerán al llegar a esta isla misteriosa. Junto a Law, Naomi Harris (28 días después, Skyfall, Moonlight) protagoniza la segunda parte y también cuenta con un intereante papel dramático para lucirse. Los veteranos actores británicos Emily Watson, Paddy Considine, Mark Lewis Jones o John Dagleish son algunos de los notables secundarios de la serie que interpretan a varios habitantes de la isla. Katherine Waterston como Jess y Jessie Ross como Epona son unas jóvenes que parecen estar atrapadas en la isla contra su voluntad.

Como comentaba antes, la principal virtud, y a la postre su principal problema, es la creación de una miniserie de 6 episodios que casi podrían ser 2 series diferentes, al estar narrativamente cortadas por la mitad. Y el caso es que la primera parte protagonizada por Jude Law me gustó mucho, con un feeling a historias tipo Shutter Island en las que los límites de la locura se difuminan y te das cuenta que quizá el narrador no sea alguien en quien se pueda confiar que se está engañando incluso a sí mismo. Jude Law es un actorazo y borda este papel de alguien que ve como su mundo se derrumba bajo sus pies y ve como los traumas del pasado acaban volviendo lo queramos o no.

Sin embargo, tras el excelente tercer episodio que sirve de climax para el personaje de Law, empezamos de cero el segundo arco con un nuevo punto de vista, el de Naomi Harris, que llega a la isla tiempo después con unas maletas igual de dolorosas, pero a la postre menos interesantes. Su papel en la historia, y la forma de no cerrar argumentos que quedaron abiertos en el arco de Law hicieron que estos episodios me parezcan muy inferiores a la primera mitad.

Sin embargo, me gusta que existan autores que busquen contar otro tipo de historias, aunque no siempre encajen con mis gustos, o incluso a pesar de entender que la serie ha ido de más a menos. En ese sentido, no me quedo con la sensación de haber perdido el tiempo o que el visionado haya sido malo, ni mucho menos.

Comparto el trailer de esta serie:

El tercer día me ha parecido una serie un tanto fallida, pero sin embargo dada su corta duración creo que ofrece un interesante experimento narrativo que puede merecer la pena, si estás buscando una serie con un punto de vista diferente.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

¿Habéis visto esta serie? Espero vuestros comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Mandalorian 2×04 (Ep. 12 – El Asedio) Disney+

Hasta mi hijo sabía antes de empezar el visionado de este cuarto episodio de The Mandalorian que ESE personaje que todos estamos esperando no iba a salir en este capítulo. Sin embargo, el retorno de viejos amigos, una excelente aventura y algunas respuestas impactantes hacen que estemos ante otro gran episodio de una segunda temporada que sigue estando en lo más alto.

PUNTUACIÓN: 8/10

Episodio 12: El Asedio. El Mandaloriano se reúne con antiguos aliados para una nueva misión.

Este cuarto episodio de la segunda temporada cuenta con la peculiaridad de estar dirigido por Carl Weathers, el actor que interpreta a Greef Karga y que forma parte de la historia del cine comercial de los años 70 y 80 gracias a sus personajes Apollo Creed en la saga de Rocky o Dillon de Predator. Weathers había dirigido previamente algún episodio suelto de series como Hawaii 5-0, pero dirigir The Mandalorian es como si un equipo de 2ª división de repente se pusiera a jugar Champions. Ahora mismo no hay nada más grande que esta serie, aunque entiendo que el salto para él tampoco habrá sido excesivo teniendo en cuenta que Jon Favreau escribe el episodio y como show-runner estaría en el set de rodaje con Weathers, además de la habilidad de todo el staff técnico en lo relativo al set de rodaje digital, que seguro le ha facilitado muchísimo el trabajo durante el rodaje.

Narrativamente volvemos a una aventura más o menos independiente mientras Mando intenta ir de un lugar a otro, pero que da respuestas a algunos misterios planteados desde el primer episodio de la serie. Hay que quitarse el sombrero con la planificación de Jon Favreau, ya que se nota que tiene la temporada perfectamente planificada para que TODOS los episodios ofrezcan además de aventura, momentos para que los personajes se luzcan y sean super satisfactorios. Y en ese sentido, haber tenido que esperar hasta el cuarto episodio para volver a ver a Cara Dune (Gina Carano) o Greef Karga (Weathers), hace que el visionado haya sido también especial.

Además de Mando, Greef y Cara, el episodio no se olvida de Baby Yoda, que protagoniza unos momentos divertidísimos y es puro amor. De hecho, el gag de Baby Groot era tan evidente que se hacía extraño que no se hubiera empleado antes. Y lo cierto es que funciona de maravilla y consiguió que toda la familia nos riéramos. Favreau y Lucasfilm saben que tienen un filón y no tienen problema en darnos una sobrecarga de ricura.

Desde el comienzo de la temporada se sabía que Dave Filloni se había encargado de escribir y dirigir el 5º episodio. Esto hacía evidente que a pesar de nuestras ganas, hoy NO era el día en que ESE personaje que todos sabemos brillara, como mucho sería presentado a modo de cliffhanger al final para que Filloni se encargara a partir de ahí, y esto último ni siquiera llega a suceder.

Saber (o al menos intuir) esto a priori no ha provocado que este episodio pueda verse como un “relleno” o un retraso que nos obliga a esperar una semana más en que llegue el momentazo. Esta aventura ha tenido de sobra la entidad necesaria para que merezca haber sido incluida en esta segunda temporada, con unas escenas de acción excelentes que han molado un montón. Ver por primera vez en la temporada una persecución de speeders y la aparición de los cazas TIE es una pasada. Y encima, las revelaciones de este episodio que nos devuelven a los 2 primeros episodios son chulísimas y ayudan a entender parte del plan de Moff Gideon, que está dispuesto a dar mucha guerra en los próximos episodios.

Vista la narrativa de The Mandalorian, es más que probable que Cara y Greef ya no vuelvan a aparecer hasta el último episodio, si es que llegan a aparecer, pero este cuarto episodio nos ha saciado la sed de ellos gracias a verles machacar imperiales, algo que siempre mola. Otro elemento muy chulo de la serie es que Favreau consigue semana a semana darnos una aventura fantástica que nos deja en lo más alto y encima prometiendo que lo próximo puede ser aún mejor. Esto también es algo super complicado de conseguir, pero Favreau está haciendo fácil lo difícil. Me quito el sombrero, que grande.

Comparto el teaser de este episodio:

The Mandalorian continúa haciendo historia televisiva. Y ya la semana que viene, ahora si vamos a tener uno de los grandes momentos televisivos para todos los fans de Star Wars.

PUNTUACIÓN: 8/10

¿Has visto ya el episodio, qué te pareció? Espero tus comentarios!!! Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Succession Temporada 1 (HBO)

Aprovechando mi nueva suscripción a HBO he aprovechado para ver una serie que me llamaba la atención, pero nunca lo bastante como para verla: Successión, la serie de HBO creada por Jesse Armstrong inspirada en la figura de Rupert Murdoch, y me ha parecido amoralmente entretenida.

PUNTUACIÓN: 8/10

Serie de TV (2018-). Serie que sigue a la disfuncional familia de Logan Roy y sus cuatro hijos, que controlan una de las empresas de medios de comunicación y entretenimiento más importantes del mundo. Los problemas llegan cuando se plantea quién será el sucesor del patriarca. (FILMAFFINITY)

Succession fue creada por Jesse Armstrong, y cuenta como productores ejecutivos con Will Ferrell y Adam McKay, que dirigió además el episodio piloto. Esta primera temporada se estrenó en junio de 2018 y la HBO la ha renovado para al menos una tercera temporada, confirmando el éxito de la segunda temporada en los Emmys, donde ganó el premio a Mejor Serie Dramática y Jeremy Strong el premio a Mejor Actor de Drama.
El creador Jesse Armstrong ha escrito los guiones de 3 de los 10 episodios de esta primera temporada, que han contado con guiones de Tony Roche, Jonathan Glatzer, Anna Jordan, Georgia Pritchett, Susan Soon He, Lucy Preble y Jon Brown. Además del antes mencionado Adam McKay, Mark Mylod ha dirigido 4 episodios, Adam Arkin 2 y Andrij Parekh, Miguel arteta y S.J. Clarkson uno cada uno.

Succession está inspirada en la vida de Rupert Murdoch, el magnate australiano nacionalizado estaounidense dueño durante algunos años de la 20th Century Fox, las cadenas de televisión Fox (USA) y Sky (U.K.) así como periódicos como The Times o The Sun.

De esta forma, en la serie asistiremos a las desavenencias del magnate Logan Roy (Brian Cox) por el control de uno de los mayores conglomerados de medios audiovisuales y entretenimiento del mundo. Aunque la parte empresarial tiene mayor importancia, también conoceremos las intimidades familiares de Logan Roy y de sus cuatro hijos, hijos que cada uno se enfrenta de una manera diferente al control que su padre quiere imponer sobre ellos.

Kendall Roy (Jeremy Strong) el segundo hijo de Logan, de su segundo matrimonio, y pone a la empresa por delante de todo lo demás, incluida si familia, y aspira a suceder a Logan al cargo de la empresa ante la inminente jubilación de Logan. Por su parte, Connor (Alan Ruck) el hijo mayor de Logan de su primer matrimonio no quiere saber nada de la empresa y vive su vida apartado de todo en un rancho en Nuevo México, dejando que sus hermanos decidan por él.

Siobhan “Shiv” Roy (Sarah Snook), la hija menor y única hija de Logan Roy de su segundo matrimonio, trabaja como asesora política y ha intentado labrarse una crrera profesional por si misma, sin el nepotismo de su padre. Trabaja para el candidato presidencial Gil Eavis, cuyas opiniones políticas chocan con las de su padre, y mantiene una relación sentimental con Tom Wambsgans (Matthew Macfadyen), un ejecutivo da la empresa de su padre Waystar, al que le gusta agradar a la gente y disfruta de su proximidad al poder de la familia Roy, y que suele pagar su frustración con sus subordinados.

Roman Roy (Kieran Culkin), es el tercer y menor hijo de Logan Roy, de su segundo matrimonio, un joven extrovertido e inmaduro, no se toma en serio las responsabilidades que la empresa le exige. Además, Kendall y él suelen chocar buscando la atención de su padre.

Otros personajes importantes de la serie son Marcia Roy (Hiam Abbass), la tercera esposa de Logan Roy. Nacida y criada en Beirut, que es vista por los hijos de Logan como una trepa que busca quedarse con el poder influyendo a Logan y poniéndole en su contra. Greg Hirsch (Nicholas Braun), es un sobrino nieto de Logan Roy y nieto de Ewan Roy que intenta que Logan le de un trabajo que le saque de sus dificultades económicas. Greg está muy verde en lo relativo a los negocios y acabará trabajando bajo el mando de Tom Wambsgans, que le va a machacar siempre que pueda. Por último, Frank Vernon (Peter Friedman), es el director de operaciones de Waystar RoyCo y confidente de Logan Roy desde hace mucho tiempo, y aunque es miembro de la vieja guardia de Logan, Kendall confía en él para que le ayude a limar las diferencias con su padre.

Ver Succession ha sido un poco como ver un accidente en la carretera, sabes que no debes mirar pero luego no puedes parar de hacerlo, atraído como un ciervo ante las luces del coche que le va a atropellar. La vida de los miembros de la familia Roy en una sucesión (nunca mejor dicho) de personas amorales y asquerosas que resumen los peores estereotipos del mundo empresarial y de los ricos.

Desde el hijo mayor que se las da de “naturista” y conectado con la naturaleza cuando es un vividor que no le ha dado un palo al agua en su vida, el hijo serio que quiere seguir los pasos de sus padre pero en el fondo no está capacitado para aguantar la presión o el joven descerebrado que se la sopla todo porque va a ser millonario pase lo que pase. Incluso las personas que parecen menos chungas, Shiv por ejemplo o su novio Tom tienen una moral algo distraída en su vida personal y parece que tomen siempre las decisiones más amorales posibles. Y por encima de todos, Logan, el gran tiburón de las finanzas cuya filosofía de tierrra quemada y arrasar con todo el que se le oponga nos devuelve a lo peor del Reaganismo que sigue estando de plena actualidad.

Dicho esto, ¡que entretenenido es todo, que bien me lo he pasado!! A pesar de ser episodios de casi una hora, pasan un montón de cosas y hay un montón de giros, sorpresas y momentazos. A lo largo de la primera temporada parece que Kendall tenga siempre la negra y sea víctima de la Ley de Murphy, pero cuando parece que la serie hace algo para que al menos sintamos pena por él, hace una flipada que vuelve a situarle en el lado de los personajes “ostiables”. Y así todos.

En este sentido, parece haber un mensaje subyacente alrededor de que a pesar de ser asquerosamente ricos, todos los hijos están traumatizados por un padre despótico que ama más el dinero que a ellos. Sin embargo, siendo esto cierto, su actitud individualista y egocéntrica hace imposible que pueda sentir empatía por ellos, aunque sí me divierten sus desventuras y flipadas.

No tengo claro qué nivel de fidelidad tiene la serie con la vida de la familia Murdoch, pero la serie acierta de pleno con la combinación de drama empresarial con enredos familiares, y hay mucha tela que cortar en estos 10 primeros episodios. Además, otro hacho que ayuda a enganchar al espectador es su perfecto diseño de producción y las localizaciones en Nueva York y otros lugares icónicos, que transmiten el glamour que se espera de una serie de este tipo.

Sabiendo lo que vas a ver, no se me ocurre nada negativo de esta primera temporada, me lo he pasado super bien. Digo esto porque a diferencia mía, mi mujer no ha entrado en el rollo amoral de la serie y no le ha gustado nada, así que sin duda depende el disfrute de llegar a la serie con el estado mental adecuado.

Comparto el trailer de esta estupenda primera temporada:

Succession es una serie amoralmente entretenida y adictiva. Me costó ponerme a verla pero ahora que la vi me muero de ganas de ver la segunda temporada a ver cómo continúa la historia.

PUNTUACIÓN: 8/10

¿Has visto la primera temporada de Succession, qué te pareció? Espero tus comentarios!!! Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El Gambito de Dama de Scott Frank (Netflix)

El Gambito de Dama es la última gran serie estrenada en Netflix. La serie creada, escrita y dirigida por Scott Frank basada en la novela de Walter Tevis ambientada en el mundo del ajedrez de los años 60 cuenta con una impresionante Anya Taylor-Joy como la problemática protagonista.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Miniserie de 7 episodios. Kentucky, años 60. En plena Guerra Fría, la joven Beth Harmon (Anya Taylor-Joy) es una huérfana con una aptitud prodigiosa para el ajedrez que lucha contra la adicción mientras trata de convertirse en la mejor jugadora del mundo.

Scott Frank es un escritor estadounidense con un currículum muy interesante, con guiones en películas como Malice, (Harold Becker, 1993), Get shorty (Berry Sonnenfeld, 1995) o Minority Report (Steven Spielberg, 2002). Ha sido nominado en dos ocasiones a los Premios Óscar en la categoría de mejor guion adaptado por sus guiones de Out of Sight (La maravillosa película de Steven Soderbergh de 1998) y Logan (James Mangold, 2017).

En 2014 dió el salto a la dirección con la estupenda Caminando entre las tumbas protagonizada por Liam Neeson, y en 2017 creó, escribió y dirigió Godless, estupendo western estrenado también en Netflix. El gambito de Dama es su segunda serie con Netflix, creada junto a Allan Scott, y en este caso adapta la famosa novela de ficción escrita por Walter Tevis, publicada en 1983. Scott Frank escribe y dirige los 7 episodios de que consta esta serie. Para ello ha contado con la fotografía de Steven Meizler, montaje de Michelle Tesoro y música de Carlos Rafael Rivera.


El principal reclamo de esta serie es la alucinante interpretación de Anya Taylor-Joy como Beth Harmon, una joven super dotada que intentará convertirse en la mejor jugadora de ajedrez, un deporte dominado por los hombres, en plena guerra fría, y que tendrá que enfrentarse a sus problemas con las drogas, el alcohol y el trauma provocado por la muerte de su madre cuando era una niña.

Anya Taylor-Joy realiza un tour-de-force interpretativo de los que marcan una carrera. Beth es inteligente, educada pero asocial, al no estar interesada por otra cosa que no sea el ajedrez. Taylor-Joy transmite inteligencia, personalidad y saber lo que quiere, pero a la vez muestra una parte de fragilidad y dolor por un pasado que no ha acabado de aceptar. Su adicción a las drogas resultado de su paso por el orfanato y una adolescencia un tanto desestructurada con una familia adoptiva la mete en una espiral autodestructiva.

Y además de todo esto, Taylor-Joy transmite una belleza magnética en pantalla, del tipo que no te permite dejar de mirarla. A mis años queda un poco viejuno hablar de “crush”, pero me declaro totalmente rendido ante su belleza. En este sentido, hay que decir que la ambientación de los años 60 ayuda también a mostrar a Beth en un momento histórico que fue clave para el diseño, la moda y los avances sociales, y que hace que aparezca siempre bellísima.

Aunque Taylor-Joy tiene en la actualidad 24 años, interpreta a Beth desde los 13 años, recién entrada en la pubertad, hasta los casi 20 en que termina la serie, en ese momento 1968. Las escenas de Beth de niña con 9 años cuando es llevada al orfanato están interpretadas por Isla Johnson, mientras que la Beth de 5 años es Annabeth Kelly.

Aunque Anya Taylor-Joy monopoliza casi completamente la serie, debo decir que el resto del reparto me parece que están también super acertados. Bill Camp interpreta al señor Shaibel, el conseje del Orfanato Femenino Methuen que la enseña a jugar a ajedrez. En el orfanato, su única amiga es Jolene (Moses Ingram de adulta) hasta que finalmente es adoptada por Alma Wheatley (Marielle Heller), una ama de casa que sufrirá el abandono de su marido Allston (Patrick Kennedy). Pero también conoceremos a la madre fallecida Alice (Chloe Pirrie) que sufrió problemas mentales.

Dentro del mundo del ajedrez, Beth conocerá en su Kentucky natal a su primer rival y luego amigo Harry Beltik (Harry Melling), a Townes (Jacob Fortune-Lloyd) su primer interés romántico no correspondido, y a Benny Watts (Thomas Brodie-Sangster), un joven prodigio que es el mejor jugador de Estados Unidos cuando Beth irrumpe en el mundo del ajedrez. El gran “rival” de Beth en esta serie es el gran maestro ruso Vasily Borgov (Marcin Dorociński), el mejor jugador del mundo con el que se encontrará en varios torneos.

El Gambito de Dama es una serie excelente bajo cualquier punto de vista que merece mucho la pena. Hay veces en que el hype está totalmente justificado, y este es uno de esos casos. Como ya he comentado, la interpretación de Anya Taylor-Joy es maravillosa y de esas que marcan una carrera, pero lo cierto es que toda la producción me parece de diez.

Hay que reconocer que para el medio audiovisual, los años 60 son super agradecidos. Las mujeres, la ropa, los vehículos, etc… todo parece que tenga más glamour en esos años. En ese aspecto, todo luce de maravilla, pero hay además un diseño de producción estupendo, con una enormes sets que entiendo han estado rodados en localizaciones originales que permiten unos largos travellings mientras acompañamos a Beth en los diferentes torneos a través de hoteles maravillosos. Hay veces que una serie o película transmite una idea de “barato”, no es el caso de esta serie. Al contrario, el sobresaliente diseño de producción, la fotografía, vestuario, música, etc… da idea de una producción de promer nivel de calidad cinematográfica, que ha tenido a su disposición todo lo que ha necesitado.

Además, a pesar de los grandes espacios, las perfectas localizaciones y el feeling clásico, Scott Frank da en la diana porque pone en el centro de todo la psicología de Beth y su forma de enfrentarse al mundo, con lo que la empatía es automática. Este núcleo emocional se construye también con un ritmo pausado (que no lento) y una estupenda evolución de la historia, transmitiendo un gusto evidente por una narrativa de inspiración clásica.

Otro elemento a destacar es la dificultad de mostrar de forma interesante el mundo del ajedrez, que es el deporte menos visual del mundo, y que Frank consigue que sea interesante incluso para gente que no lo haya jugado en su vida. Creo que es también un gran mérito en su haber, mostrando que no es sólo un buen escritor, sino un interesante director del que estar pendiente de sus próximos trabajos. La forma en que equilibra el melodrama con la tensión de la competición y el entrenamiento obligatorio, siempre con Anya Taylor-Joy en el centro del huracán, me ha parecido maravilloso.

Ya véis que no se me ocurre nada malo que decir sobre El Gambito de Dama. Me parece también un acierto la forma en que amolda la duración de cada episodio a las necesidades narrativas, moviéndose los episodios entre los 46 minutos del tercer episodio y los 67 del séptimo y último. Además, también me han acertado mucho mucho el final, que me parece que de nuevo acierta en la diana. Creo que es una serie super redonda, y aunque habría opción a hacer una continuación, no se si lo mejor sería dejarlo ahora que están en lo más alto. Aparte del hecho que entiendo que la novela termina en este mismo punto. En todo caso, si eso significa volver a ver a Anya Taylor-Joy en la cúspide de su belleza, ¿donde hay que firmar?

Comparto el trailer de esta serie:

El Gambito de Dama es la siguiente gran serie de Netflix tras The Haunting of Bly Manor, y te la recomiendo completamente.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Y vosotros, ¿ya habéis visto esta serie, qué os ha parecido? Espero vuestros comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!