Crítica de Masters del Universo: Revelación Parte 1 (Netflix)

Nunca fui fan de los Masters del Universo, pero el estreno de la nueva serie de animación Revelación Parte 1 en Netflix era una oportunidad demasiado buena como para dejarla pasar. Y una vez vista la primera parte de Revelaciones, me quedo con sensación de entretenida sin más y que cinco episodios se me han quedado muy cortos.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

En esta secuela del clásico de los 80,

Continuación del clásico de los años 80. Comienza la batalla final. ¿Los Guardianes de Grayskull salvarán a Eternia y el destino de todo el Universo? El final es solo el comienzo.

Masters of the Universe: Revelación es una producción de Mattel Television y Powerhouse Animation Studios que busca dar nueva vida a los clásicos personajes de los años 80. Para esta serie recién estrenada por Netflix, los productores escogieron a Kevin Smith como Showrunner, planteando esta serie como continuación de la serie original de 1983, pero de una forma que sea accesible a una nueva generación de espectadores. Revelaciones cuenta con música Bear McCreary y guiones de Marc Bernardin, Eric Carrasco, Diya Mishra y Tim Sheridan en los 5 episodios de los que se compone la primera parte de la primera temporada que acaba de ser estrenada.

En la versión original encontramos a un casting de voces estupendo, con Chris Wood como el Príncipe Adam / He-Man, Mark Hamill como Skeletor, Sarah Michelle Gellar como Teela, la verdadera protagonista de esta temporada, Liam Cunningham como Man-at-Arms, Lena Headey como Evil-Lyn, y el mítico Kevin Conroy (Batman La serie animada) también con un papel.

Al escribir estas líneas, me doy cuenta que no he reseñado en el blog ninguna película de Kevin Smith, lo cual me resulta super curioso. El guionista y director de New Jersey se convirtió en un icono del frikerío comiquero con sus míticas Clerks (1994), Mallrats (1995), Chasing Amy (1997) o Jay y Bob el Silencioso contraatacan (2001), simbolizando el mito de chaval del barrio que consigue alcanzar su sueño haciendo lo que le gusta junto a sus amigos, con el plus de saber que Smith es un super fan de los comics. Dicho esto, y reconociendo el valor de Smith como guionista aunque como director sea mediocre, la verdad es que sus mejores momentos pasaron hace más de 15 años, con una filmografía en los últimos 20 años en los que ha caído en la parodia involuntaria y de la que sólo rescataría su Red State (2011).

Sin embargo, además de ser un super fan declarado de Masters of the Universe, Smith sigue teniendo un importante número de seguidores entre el fandom gracias entre otros a su podcast, lo que le convierte en una elección perfecta como showrunner de el relanzamiento de Masters of the Universe como serie de animación en Netflix. Esta primera parte de la primera temporada está compuesta por cinco episodios que acaban siendo el equivalente a 2 horas de visionado, como si fuera una película.

Durante mi niñez yo era super fan de Star Wars. Tenía las películas compradas en VHS, todos los juguetes en un momento en que era una rareza en España, y leía todo lo que caía en mis manos, ya fueran los comics Marvel primero y las novelas después. Eso hizo que estoy seguro que vi algún episodio de la serie de animación de Masters del Universo durante mi niñez / adolescencia, pero no me flipó ni me impactó en su día, siendo una serie más de las muchas que se emitían en esa época. También aguanté la terrible película de Masters of the Universe de 1987 con Dolph Lungren, producida por la infame Cannon, que cometió el peor error imaginable, convertir una fantasía épica con inmensas posibilidades en una historia mundana debido a la falta de presupuesto. Pero ni compré sus muñecos ni leí los comics de Masters of the Universe que se han ido publicando en los últimos años.

He-Man / Adam era, además de una excusa de Mattel para vender más juguetes, un personaje que apela a los niños y a los adolescentes americanos, al ser un joven príncipe debilucho que en secreto se transforma en un héroe super poderoso, el ideal de perfección física que se enfrenta al malvado Skeletor. Esto apelaba de forma nada sutil a todos niños empezando por los nerds, que podían soñar que ellos también tenían una fuerza que tarde o temprano saldría a la luz y les ayudaría a resolver sus problemas. Incluso el hecho que oculte su identidad a su aliada y amiga Teela, cuando otros compañeros suyos sí la conocen, recordaba el triángulo romántico de Clark Kent / Superman con Lois Lane de los años 70 y primeros 80, convirtiéndola de alguna manera en “la chica” de He-Man y el ideal de chica entiendo que para muchos chavales de la época: fuerte, capaz y a la que le gustan las mismas cosas que a los chicos. Pensando en ello pienso en el típico nerd de instituto mirando a la típica animadora que sólo se fija en los jugadores de futbol, deseando que se de cuenta que él también tiene fuerza, pero es interior. Veo clarísima esta analogía pensando en el concepto de He-Man y los Masters del universo.

Como digo, no ser fan de los Masters del Universo y no entrar en juego el factor nostalgia me permite llegar a esta serie con una mentalidad abierta, deseando que la serie me entretenga y me haga pasar un buen rato. El no haber leído los comics posteriores en este caso creo que es también un beneficio, ya que no tengo nada con lo que comparar la serie ni, desde luego, voy a estar preocupado por la continuidad de la franquicia. Si la serie está bien, yo encantado.

Masters del Universo: Revelación Parte 1 ha sido entretenida sin más. Nada me ha enganchado, ni los personajes ni tampoco la trama general, aunque reconozco que el cliffhanger con el que terminado esta primera parte me ha parecido bastante chulo. Pero también entiendo que yo no soy el público objetivo de esta serie, por lo que veo clarísimos los motivos por los que no me ha enganchado. Y no pasa nada, me alegro por todos vosotros a los que sí os ha gustado.

Hay un primer elemento que me ha chocado, y es comprobar que He-Man se ha convertido en secundario de su propia serie, al menos en lo que se refiere a esta primera parte de la primera temporada. De hecho, viendo los trailers iniciales, casi parecen publicidad engañosa una vez visto lo que nos han contado en este prólogo y cómo es realmente Teela la protagonista ante la desaparición de He-Man durante una parte importante de la temporada. Como decía antes, no soy fan de Masters del Universo, así que esto no me supone ningún problema, y de hecho como giro argumental creo que está bastante bien, pero podría entender que un fan de toda la vida que esperaba ver una serie de “su” héroe favorito tras 30 años de ausencia audiovisual, se viera decepcionado.

En 1983, Masters del Universo era una serie para niños. Eso es así. Lo cual no quiere decir que no pudiera gustar también a niñas, claro, y para eso todas las líneas de juguetes como ésta o G.I. Joe tenía siempre al menos un personaje femenino para que las niñas se identificaran con ella. Pero para las niñas Mattel ya tenía Barbie, los segmentos de consumidores estaban claramente delimitados. Así que Mattel y Kevin Smith lo primero que hacen, probablemente con acierto, es intentar ampliar el target de la serie apelando al público femenino con una sensibilidad políticamente correcta de 2021, variada e inclusiva. Por este motivo, no sorprende ver a Teela convertida en una guerrera fuerte que no responde ante nadie con un nuevo look “radical” que la aleje de la imagen de princesa guerrera que tenía en los 80, compartiendo aventuras con su nueva novia racializada Andra, una joven super inteligente que fabrica herramientas y mecanismos que utilizar en sus batallas. Parece que hayan hecho un check-list previo de las cosas que debía tener la serie en 2021 para ser “aceptable”, y los productores lo hubieran llevado al pie de la letra. Lo cual si lo hacen bien realmente no me supone ningún problema, no recordaba a Teela de antes, me parece perfecta su orientación sexual de 2021.

En este sentido, veo que eliminar a He-Man de la serie durante un importante periodo de tiempo permite que los secundarios tengan su momento de gloria en estos primeros episodios. Además de Teela y Andra, tenemos a Evil-Lyn, Man-at-Arms, Roboto, Orko, Cringer o Tri-Klops con minutos y cierto desarrollo de sus personajes. No mucho, tampoco nos engañemos. Esto en todo caso permite darles una importancia que quizá no tenían en la serie de animación original. Además, frente a la “aventura” semanal autoconclusiva de la serie de los 80, esta primera parte opta por contar una historia continuada a través de toda la temporada que implica una búsqueda de unos objetos que puedan devolver la magia perdida a este mundo fantástico. Un arco que siendo correcto no me ha acabado de cuadrar.

La animación de la serie me ha gustado, la verdad, y tiene un feeling entiendo que totalmente buscado que recuerda a la animación original pero con técnicas por ordenador que queda muy bien. Las escenas de acción están bien planteadas y lo cierto es que todo en general me ha resultado como comentaba antes entretenido.

Sin embargo, el problema ya empezó cuando al empezar el visionado vi que esta primera parte de Masters del Universo: Revelaciones era de tan sólo 5 episodios, que ya me sugería que me iban a saber a poco y todo se iba a quedar a mitad. Y es que más que “Primera Parte”, lo que acabamos de ver es el prólogo de la serie. De hecho, recordando la película de 1987, ésta empezaba con Skeletor conquistando Greyskull y los héroes escapando. El cómo había vencido carecía de importancia, porque la historia era la llegada a la Tierra de He-Man y el posterior contraataque. Pues de alguna manera, y siendo historias totalmente diferentes, esta primera parte con la misión de recuperar objetos que reinicien la magia se siente como precisamente eso, la parte del argumento descartado que no merece aparecer en el montaje final, porque lo bueno es todo lo que vendrá a continuación en la Segunda Parte de la temporada.

Estos primeros cinco episodios se construyen sobre Teela. Y hay un detalle clave que se me escapa y es porqué algunos aliados de He-Man saben que él es en secreto el príncipe Adam y otros no, aparte de plantear un “Lois Lane” que comentaba antes, formando un triángulo no resuelto al tratarse de una serie infantil. El problema narrativo de estos episodios es que no me acabo de creer el enfado de Teela con el reino hasta el punto de abandonar sus obligaciones cuando el propio Rey tampoco sabía que su hijo era He-Man. A partir de ahí, hay un intento mal resuelto de intentar que Teela acepte meses ¿años? más tarde la pérdida de su amigo. Un elemento que, como digo, para mi no acaba de funcionar y que hace que no consiga conectar con la protagonista de la serie. Hay un momento clave que es cuando Teela tiene que enfrentarse con su mayor miedo, y aparte que no queda muy claro cual es, es un momento que no funciona porque como ella es perfecta y parece no tener defectos, vence con facilidad a su miedo sin aprender ni evolucionar debido al combate realizado en concreto, y en su viaje en general.

Lo cierto es que digo esto de Teela pero tampoco acabo de empatizar con Adam / He-Man y su motivación del bien puro sin matices luchando contra el mal puro que simboliza Skeletor, algo que me ha parecido básico a más no poder, lo cual no deja de ser el argumento de lo que es Masters of the Universe, un cartoon dirigido a un público infantil. Y digo esto a sabiendas que muchos cuarentones como yo habrán (habremos) visto la serie. Pero todo lo mostrado es realmente infantil y así debe ser. Pero esto explica que no conecte con la serie, al igual que se me hace imposible el personaje de Skeletor por mucho que Mark Hamill le ponga la voz, con un histrionismo over-the-top con nula sensación de amenaza o interés por nada de lo que hace.

Comentaba que la serie tiene un cliffhanger estupendo que te deja con ganas de saber cómo terminan la historia en la segunda parte de esta primera temporada. Sin embargo, es justo reconocer que justo antes de ese último minuto de la serie, literalmente, estaba pensando sobre lo flojo estaba resultando el climax de la temporada, y como todo en general en lo relativo a la historia me había resultado bastante plano y sin punch. A pesar de algún momento puntual de Man-at-Arms, Orko o Evil-Lyn que si están bien, todo me ha transmitido (para mal) el feeling de unos episodios a los que les falta fuerza por todos lados empezando porque no hay un antagonista que les complique las cosas en ningún momento durante su búsqueda. Es una opinión subjetiva personal, claro, porque narrativamente no tengo ningún problema con la historia que nos han contado, que me parece correcta en todo y establece el escenario para el cliffhanger final que lo cambia todo. Unas consecuencias que tendremos que esperar a conocer hasta la segunda parte de esta primera temporada.

Comentaba que Master of the Universe siempre fue y sigue siendo una serie de dibujos para todos los públicos pero ante todo dirigida a niños y/o adolescentes. Hay algunos momentos tontos (o por ser más exactos más infantiles) que realmente vienen de la propia premisa de la serie y el target al que se dirigen, que como digo entiendo que no sea yo. Es por esto que tras ver con mentalidad abierta esta serie, veo claramente que no me ha enganchado porque no tenía por qué hacerlo en primer lugar, al ser una serie pensada para niños y niñas con especial énfasis en el público femenino en esta nueva versión. Y como digo, no pasa nada por ello. Esta serie no me ha enganchado, ya habrán series que sí lo hagan.

El hecho que hablen de primera y segunda parte de la primera temporada sugiere que Netflix y Mattel tienen planes a largo plazo con este universo y posiblemente hayan varias temporadas más en el futuro cercano. Frente a otras series canceladas por Netflix tras una primera temporada, entiendo que Mattel puede tener una fuerza decisiva a la hora de provocar que la serie continúe, ya que las ventas de sus juguetes pueden depender de ello. A pesar que como digo este arranque me ha parecido bien sin más, tengo cierta curiosidad en ver como termina esta primera temporada. De hecho, más que la acción en sí o los personajes, quizá es este intento de crear una narrativa más compleja que sea contada a través de múltiples temporadas lo que me ha parecido más interesante de esta primera parte de Masters del Universo: Revelación.

Viendo la polémica online de los últimos días, entiendo que estamos también en un caso de libro de un “Hail Hydra” en el comic del Capitán América de Nick Spencer, que provocó un odio injustificado en redes sociales hacia Marvel en general y los creativos del comic en particular que no se justificaba con lo que fue la historia de Spencer. Estos 5 episodios forman parte de una narrativa mayor que cobrará sentido al final. Pensar que Mattel va a boicotear a su propio personaje es directamente absurdo, y no tengo duda que hacer que He-Man tuviera poco protagonismo ahora significa que cuando asistamos a su regreso triunfal, va a ser un momento similar a la llegada de Thor, Rocket y Groot a Wakanda en Infinity War. Eso sería lo lógico a poco que alguien sepa como funciona la narrativa serializada actual, y no dudo que los tiros van a ir por ahí.

Ahora bien, dicho esto y rechazando cualquier posible locura que algún flipado haya podido soltar en redes sociales hacia Kevin Smith y los creadores de la serie, tampoco nos hagamos trampas al solitario. La serie puede llamarse “Masters of the Universe”, pero HE-MAN es (era) el protagonista principal de la serie original. Y contaba a su vez con secundarios que le acompañaban y que también disfrutaban de sus momentos de gloria como no puede ser de otra forma. No tengo problemas con que He-Man haya sido secundario de estos episodios, narrativamente tiene todo el sentido, pero no digamos que todos los secundarios estaban al mismo nivel que He-Man porque no os lo creéis ni vosotros. Asimismo, Masters of the Universe es una marca molona que Mattel registró para vender más juguetes que le permite sacar cuantos más juguetes mejor. Si hubieran pensado en los años 80 que llamándoles “He-Man and his super-friends” venderían más juguetes, ese nombre se hubiera quedado. Tampoco tomemos el nombre de una marca comercial de una línea de juguetes como la prueba irrefutable que “He-Man no era el único protagonista, habían más a su mismo nivel”. En este sentido, yo puedo ser super fan de Chewbacca, por ejemplo, pero no se me ocurriría decir que es igual de protagonista que Luke, Leia y Han. Y lo mismo podría decir de Lando o Wedge. Lo mismo por ejemplo para los 7 Magníficos, los Ocean´s 11 y tantos y tantos conceptos grupales que hemos disfrutado durante todos estos años.

Quiero decir que si preguntamos al 99% del público de más de 45 años que vio en su día la serie original o la película, no creo que supieran decir el nombre de ningún personaje aparte de He-Man o Skeletor. Bueno a posteriori también debo decir que Evil-Lyn es un nombre tan ridículo que también me sonaba algo. Pero fuera de los dos principales, imposible nombrar a nadie. Y lo digo yo que estoy en el fandom comiquero y muchas cosas aunque no las lea me suenan de verlas en el Previews y similares.

No se a donde quiero llegar, que 4 haters que lleguen a decir que “Netflix ha arruinado a mi personaje favorito” es realmente ridículo y no se sostiene, pero al mismo tiempo reducir todas las críticas a “señoros llorando” igual es un comentario de brocha gorda que tampoco ayuda a que cada uno disfrute de sus aficiones como le apetezca. Por otro lado, debo tener un TL sanísimo en Twitter, porque es que no he leído a nadie quejarse de esto y sí a varios amigos quejarse de los que opinan completos desconocidos, así que no se si criticando a unos haters que no son nadie se les está dando una notoriedad que no merecen en primer lugar.

En todo caso, no haber conectado con esta serie de animación no significa que no me alegre por la gente que ha encontrado verdadero gozo con ella. Y en todo caso, os considero a mis lectores lo bastante maduros para que no os pueda afectar a vuestra afición leer una crítica que no es todo lo positiva que me hubiera gustado.

Comparto el trailer de esta serie:

Masters del Universo: Revelación Parte 1 ha sido entretenida sin más. Debido al cliffhanger es más que posible que vea la siguiente temporada, pero no me he enganchado ni a los personajes ni a lo que nos han contado.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .