Archivo de la etiqueta: animación

Crítica de Gora Automatikoa de Esaú Dharma, David Galán Galindo y Pablo Vara (Prime Video)

Tras disfrutar con la novela y la película de Orígenes Secretos de David Galán Galindo, tenía ganas de ver Gora Automatikoa, película de animación dirigida junto a Esaú Dharma y Pablo Vara planteada como una historia de humor irónico sobre el mundo del cine español. Dado que no se llegó a estrenar en Castellón, he tenido que esperar a que se estrenara en Prime Video para verla.

PUNTUACIÓN: 5/10

Galindo, un director de cine fracasado, reúne a sus viejos amigos; Pablo, que trabaja en una funeraria, y Dharma, un pedante artista con ínfulas, para lograr cumplir su absurdo sueño: conseguir un Goya automático.

David Galán Galindo (Ávila, 1982) es director de cine y guionista de televisión. “Orígenes Secretos” es una novela negra en la que no renuncia a su universo personal y su pasión por los cómics de superhéroes, y que también es su ópera prima cinematográfica con un elenco impresionante. En los últimos años ha compaginado el cine (algunos de sus cortos, como “Curvas”, “Push Up”, “Hostiable”… se encuentran entre los más conocidos y premiados recientemente) con su trabajo como guionista de televisión. Asimismo, ha escrito para webs y fanzines, y ha participado en dos compilaciones de temática zombi. Además de ser super majo en redes sociales, me encanta la sensación de ser «uno de los nuestros» (o que yo soy uno de los suyos, que podría ser más exacto) en relación a su afición a los comics de superhéroes, por lo que no puedo estar más contento del éxito profesional que está teniendo en los últimos tiempos.

Esaú Dharma (Jaén, 1980) es guionista y director de cine, fue nominado al Goya a Mejor Corto de Animación en 2013 con ¿Por qué desaparecieron los dinosaurios? Ha trabajado en Tadeo Jones 3 y DragonKeeper, dos superproducciones españolas que están pendientes de estreno.

Pablo Vara (Asturias , 1984) es un guionista y director de cine. En 2013 participó en Al final todos mueren en la que también trabajó David Galán Galindo. Otros créditos suyos incluyen Cuenta con nosotros (2015) y Delito de odio (2020).  

Esaú Dharma, David Galán Galindo y Pablo Vara dirigen, escriben y producen esta película de animación que está planteada como un gran chiste construido a partir de la ceremonia de los Goya de 2020 en el que sólo hubo una película española de animación y por tanto se llevó un premio Goya automático. El descubrimiento que mientras cumplas las normas de la academia, que sea de producción española, que dure más de 60 minutos y que al menos el 75% de la película esté animada, es suficiente para ganar el premio sin tener en cuenta la calidad de la película, es el hilo conductor de esta película de apenas 70 minutos incluidos los títulos de crédito.

Guillemo Vílchez, hermano de Esaú Dharma ha realizado la música de la película, que cuenta además con voces geniales para el resto de personajes como son Pepe Macías, Miguel Martín, Elena de Lara, Íñigo Rodríguez, el maestro y crítico de cine DE VERDAD Andrés Trasado. Además, para la animación han mezclado una decena de estilos que van desde las primeras animaciones de Disney, de los años 20 y 30, hasta los Looney Tunes, gráficos por ordenador, integración con imagen real, marionetas de calcetines y hasta macetas parlantes, con la aportación altruista de numerosos artistas entre los cuales se encuentra el murciano Salva Espín (Deadpool).

Entrando ya ha valorar la película, tengo que reconocer que el visionado de Gora automatikoa me ha dejado muy frío. Y tengo claro que el objetivo de Esaú Dharma, David Galán Galindo y Pablo Vara con esta película más que ganar el Goya (que no lo consiguieron, todo sea dicho) era llamar la atención del mundo del cine español sobre ellos mismos y su trabajo. En ese sentido, entiendo que Gora es un gran éxito que les ha granjeado de una importante difusión en el mundo mainstream en las semanas previas a la ceremonia de los Goya, por lo que diría que el objetivo de la película está más que conseguido.

Pero lo cierto es que Gora automatikoa es una película de 70 minutos que se me ha hecho larguísima, al ser una historia de un único chiste repetido hasta la exageración. La verdad es que una idea que tenía gracia como concepto deja de tenerla en la ejecución cuando repiten una y otra vez el concepto clave de «aunque esto es cutre y lo sabemos, mientas cumplamos los parámetros legales podemos ganar el Goya con ello». De hecho, hay escenas redundantes que acaban resultando molestas, como ver a los tres directores en imagen real sin hacer nada simplemente rellenando minutos porque la película tiene que sobrepasar los 60 minutos de duración pero sólo necesita tener el 75% de animación. Para mi este es un gag sin gracia, al igual que la forma en que se regodean repitiendo hasta 3 ¿4? veces los mismos planos de animación con diferentes diálogos para así abaratar la producción. Dicho por ellos mismos.

Hay algunos gags graciosos durante la película, como la animación con calcetines y el por qué Cristal Oscuro no consiguió la nominación a Mejor Película de Animación en los Oscars. O las escenas con Andrés Trasado o el crítico gafapasta que ve cosas en una obra que realmente no están ahí. También me han gustado los dos números musicales y algunos detalles relacionados con la producción de una película. Los mimbres para haber hecho una película realmente divertida estaban ahí, pero diría que probablemente por las limitaciones de una producción realizada prácticamente sin presupuesto, terminan cayendo en unos gags sin gracia que lastran la experiencia cinematográfica. Lo cual me parece una pena, además de poner de relevancia un problema que entiendo sufren todos los directores jóvenes actuales, que hacen en muchos casos no la mejor película posible, sino aquella que saben que es barata de producir.

Y me sabe fatal escribir estas líneas porque David Galán Galindo me cae super bien y cuando le conocí en persona en el pasado Comic Barcelona me dejó la mejor de las sensaciones, y sé que podría haber estado hablando de comics con él durante horas y lo hubiera disfrutado un montón. Pero no puedo decir que la película sea buena cuando no me lo pareció, aunque si me alegro por la relevancia mediática que consiguieron sus directores las semanas previas a la ceremocia de los Goya. En todo caso, viendo la recepción de la película en redes sociales, no tengo más que alegrarme que el tipo de humor que plantea Gora automatikoa le haya funcionado a mucha gente, a pesar que a mi no.

Comparto el trailer de la película:

Gora automatikoa me ha decepcionado. Esperaba más que el chiste recurrente repetido una y otra vez. En todo caso, me gusta que haya autores que se atrevan con estas propuestas gamberras y que consigan sacar adelante sus proyectos y consigan difusión a su trabajo.

PUNTUACIÓN: 5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Apolo 10 1/2: una infancia espacial de Richard Linklater (Netflix)

Netflix ha estrenado una de esas película que hacen que merezca la pena pagar la suscripción de Netflix gracias a la gran variedad de contenidos que comparte. Hoy hablo de Apollo 10 1/2: una infancia espacial del director Richard Linklater realizada con la técnica de la rotoscopia.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Una aventura de la era espacial ambientada en el contexto de la misión lunar Apolo de 1969 e inspirada en la infancia del director Richard Linklater.

Richard Stuart Linklater (Houston, Texas, 1960) es un director de cine y guionista estadounidense, conocido principalmente por las películas Slacker, Dazed and Confused, Escuela de rock, Boyhood (por la cual ganó todos los premios habidos y por haber) y la serie Antes (Antes del amanecer, Antes del atardecer y Antes del anochecer) con Ethan Hawke y Julie Delpy.

Linklater llevaba desde 2004 con la idea de hacer una película a partir de sus experiencias infantiles durante el verano de 1969 en el que el hombre llegó a la Luna. Aunque inicialmente planteó la historia en imagen real, se dio cuenta que la animación con la técnica de la rotoscopia que ya había utilizado en Waking Life (2001) y A Scanner Darkly (2006) era perfecta para aportar a la historia una cualidad de cuento infantil que quería transmitir. La película se rodó en los estudios Troublemaker de Robert Rodríguez en Austin Texas a principios de 2020, empezando a partir de ese momento el trabajo de montaje y animación. Linklater dirige, escribe y produce esta película de 98 minutos que contó con fotografía de Shane F. Kelly y montaje de Sandra Adair.

Milo Coy es Stanley, el niño protagonista, mientras que Jack Black interpreta la voz del Stanley adulto que hace de narrador de la historia. Lee Eddy es la Mamá, mientras que Bill Wise hace de Papá. Las hermanas mayores de Stanley son Natalie L’Amoreaux (Vicky) y Jessica Brynn Cohen (Jana).

Me parece curiosísimo ver como Linklater parece ser el único director importante que cree en las posibilidades expresivas y narrativas de la animación con rotoscopia. De hecho, fue también en Netflix donde pudimos disfrutar en 2019 de Undone, una serie creada también con este estilo de animación a partir de rodar primero a los actores para luego animarles a ellos y al espacio donde se encuentran.

Y lo cierto es que este Apolo 10 1/2 resulta una película super curiosa, al estar planteada como una crónica de cómo el propio director y toda su generación vivieron el sueño de ver llegar al hombre a la luna, en un viaje a la nostalgia de un mundo que para un niño que creció en los suburbios era mucho mejor a como era en realidad (o al menos, en otras partes del mundo). En este sentido, la animación sirve para dar la clave de la historia, al mostrar que los recuerdos de un niño se mezclan con elementos imaginarios para crear unas vivencias que el narrador cree que pasaron así aunque intuye que probablemente no fuera así.

La rotoscopia tiene un importante elemento expresivo y narrativo, ya que en muchos momentos tenemos elementos históricos que Stanley conocía por la televisión que son apenas manchas abocetadas, indicando que siendo hechos reales, no tenían una importancia real para ese niño y probablemente casi ni los recuerde. Sin embargo, numerosos momentos relativas al despegue del Apollo XI y su llegada a la Luna casi parecen imágenes reales mostradas con todo tipo de detalles, resaltando lo que para el protagonista era (es) realmente importante.

Al tratarse de una historia de niñez en un mundo que para él era perfecto, la vida en el suburbio es super colorida y llena de vida y aventuras, y la animación funciona de maravilla para dar ese plus de fantasía que sólo los niños ven en el mundo real. Una parte muy importante en la película la tienen las canciones de la época que Stanley escuchaba con sus 5 hermanos mayores, así como la descripción de los programas de televisión a los que estaban enganchados y que significaban una parte importante del ocio familiar.

Aunque soy algo más joven y no viví la llegada del hombre a la Luna, si hay situaciones como cuando van a la playa y van 8 niños en la parte de atrás de una furgoneta o cuando los niños juegan con los vecinos en la calle, con las que me sentí super identificado y entiendo que forman parte de la memoria de toda una generación, que seguro ayudará a que los espectadores veteranos conectemos con la historia.

Dicho esto, en general me pasa con el cine de Linklater que su estilo de slice-of-life no es algo con lo que realmente conecte, aunque reconozco que no he encontrado ningún problema en esta película. Como comentaba antes, a esto hay que sumarle el exceso de familiaridad al haber visto innumerables películas y series ambientadas en este periodo histórico. Sin embargo, en este caso, y dentro de ser todo situaciones super anecdóticas, el plus de la animación y de tener la misión a la Luna ha conseguido que me interesara y me mantuviera enganchado para descubrir las diferentes decisiones creativas a la hora de ejecutar cada momento histórico.

Apolo 10 1/2 no creo que vaya a ser la película favorita de nadie, pero creo que es un ejercicio de nostalgia muy interesante y muy bien ejecutado, con una duración de 98 minutos que me ha resultado perfecta.

Comparto el trailer de este película:

Apolo 10 1/2: una infancia espacial es una buena película que te deja con buen sabor de boca ante una recreación de una pasado y una infancia que seguro fue mejor que el mundo actual. Quizá el último momento en que el público americano se permitió soñar que un futuro mejor basado en la ciencia era posible.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Harley Quinn temporada 2 (HBO Max)

La primera temporada de Harley Quinn disponible en HBO Max me voló la cabeza con su humor super loco y momentazos gores over-the-top. Y me alegra poder confirmar que la segunda temporada es aún mejor.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Harley Quinn ha acabado con el Joker y Batman y Gotham City es finalmente suya para tomarla… al menos lo que queda de ella. Gotham se ha convertido en un páramo desolado hecho ruinas tras el gran terremoto causado por el colapso de la torre del Joker. La celebración de Harley en este caos recién comenzado se interrumpe cuando el Pingüino, Bane, el Mr. Freeze, el Acertijo y Dos Caras unen fuerzas para restablecer el orden en el inframundo criminal. Llamándose a sí mismos la «Liga de la injusticia», este grupo ahora se interpone en el camino de Harley y banda para tomar el control exclusivo de Gotham y convertirse en los principales villanos de la ciudad.

La actual serie de animación de Harley Quinn disponible en HBO Max está escrita y producida por Justin Halpern, Patrick Schumacker y Dean Lorey, y sigue las desventuras de Harley Quinn y su mejor amiga/compañera en el crimen Hiedra Venenosa después de haber dejado a su exnovio el Joker. La segunda temporada estrenada en Estados Unidos en 2020 contó con otros 13 divertidísimos episodios de entre 20 y 25 minutos cada uno. La serie ha triunfado entre crítica y público y ha sido renovada para una tercera temporada que se supone se va a estrenar este año 2022.

En la versión original Harley Quinn tiene un reparto de voces maravilloso, empezando por Kaley Cuoco como Harley, Lake Bell como Hiedra Venenosa, Ron Funches como King Shark, Tony Hale como Doctor Psycho, Jason Alexander como Sy Borgman, J. B. Smoove como Frank la Planta, Matt Oberg como Kite-Man y el estupendo Alan Tudyk como Joker, además de interpretar a otros personajes como Clayface, Calendar Man, Doctor Trap o Condiment King.

La primera temporada de Harley Quinn me pareció una maravillosa locura. Y es una pasada, porque esta segunda me ha parecido aún mejor. El cliffhanger loquísimo con el que terminó la temporada con una Gotham destruida y una Harley Quinn feliz por haber vencido al Joker (y a Batman) y ser la reina de una ciudad en ruinas, ha dado paso un nuevo status-quo aún más loco y over-the-top. Tener una serie de animación como esta que pueda hacer todo lo que le salga en gana sin tener que preocuparse de la continuidad respecto a otras series permite unos momentazos gloriosos en todos los episodios y muertes sangrientas por doquier. Por ejemplo, la cacería de Harley a varios villanos míticos de la franquicia de Batman como el Pingüino, Bane o Mr. Freeze que se han apropiado de varios barrios de Gotham, nos regala capítulos que me tuvieron con la sonrisa en la cara de principio a fin.

La otra gran maravilla de esta temporada es la forma en que hace avanzar la relación de Harley con Hiedra Venenosa. Y eso a pesar que Hiedra va a casarse con su novio Kite-Man. Episodios como la despedida de soltera de Hiedra en Temiscira, la isla de las Amazonas, son ya históricos, entre otros motivos por la forma en que nos muestran a una Catwoman super prepotente y snob. Me encanta la forma en que han mostrado la relación afectiva que surge entre ambas, como momentos llenos de emoción dentro del tono irreverente y deslenguado general. El contraste de personalidades y como a pesar de parecer polos opuestos queda claro que están destinadas a estar juntas me encanta.

Los secundarios King Shark, Doctor Psyco o Clayface siguen siendo super divertidos, pero en esta temporada he flipado con Bane, Riddler y el montón de cameos y apariciones especiales que tenemos en cada capítulo. Y hablando de esto, la forma en que presentan en la serie a Batgirl, con una versión directamente inspirada en el chulísimo comic de Babs Tarr, Cameron Stewart y Brenden Fletcher me parece especialmente acertado.

En la primera temporada no acabé de encajar con el humor a costa del Comisario Gordon. En esta temporada la rechifla sobre su alcoholismo y patetismo es incluso mayor, pero al menos en estos episodios ya lo asumí y me reí en varios momentos. Al igual que un Batman mostrado como un caprichoso al que alfred trata como si fuera un niño pequeño mientras se recupera de las heridas sufridas al final de la temporada. Y junto a todos estos personajes, la sorpresa de donde ha estado Joker todo este tiempo ofrece otro puntazo super divertido.

Los trece episodios de 22 minutos me parecen la duración justa para darnos una serie en la que pasan muchísimas cosas, quedando una Gotham al final de esta temporada en un momento super diferente a como estaba al comenzar. La evolución de la pareja protagonista es el hilo conductor de toda la serie, y las deja emocionalmente en el mejor momento posible, de forma que tengo muchísimas ganas de saber cómo continúa su historia en la tercera temporada.

El único pero que se me ocurre sobre Harley Quinn es preguntarme por qué he tardado tanto en animarme a verla. Cuando un contenido mainstream (aunque la serie sea para adultos) muestra tanta personalidad y resulta tan divertido, la única opción es rendirse a la evidencia y sentarse en el sofá para disfrutarlo. En este sentido, que Harley Quinn sea animación es otra de sus principales cualidades, al poder plantear situaciones y personajes super over-the-top que serían imposibles de ver en imagen real.

Comparto el trailer de este segunda temporada:

Harley Quinn me ha parecido una pasada super divertida, espero que HBO Max no tarde mucho en estrenar la tercera temporada. Ojalá muchas más series animadas como esta.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Red de Domee Shi (Disney+)

Disney+ ha estrenado Red, la última película de Pixar dirigida por la debutante Domee Shi, que plantea desde una visión chino-americana los temas universales habituales de Disney como aceptarte a ti mismo con lo bueno y lo malo sin importar lo que piensen los demás.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Mei Lee, una niña de 13 años un poco rara pero segura de sí misma, se debate entre ser la hija obediente que su madre quiere que sea y el caos propio de la adolescencia. Ming, su protectora y ligeramente exigente madre, no se separa nunca de ella lo que es una situación poco deseable para una adolescente. Y por si los cambios en su vida y en su cuerpo no fueran suficientes, cada vez que se emociona demasiado (lo que le ocurre prácticamente todo el tiempo), se convierte en un panda rojo gigante. (FILMAFFINITY)

Domee Shi (1989) es una animadora, directora y guionista china-canadiense. Nacida en China, se trasladó a los dos años a Toronto con su familia, donde creció. Trabaja en Pixar desde 2011, trabajando en películas del estudio como Inside Out, Los Increíbles 2 y Toy Story 4. En 2018 dirigió el corto Bao, siendi la primera mujer en dirigir un corto en Pixar, ganando el Óscar al mejor cortometraje animado de ese año. Red es su primer largometraje como director.

Shi escribió el guión de la película junto a Julia Cho y Sarah Streicher. Que esté ambientada en Toronto a principios de los años 2000 indica que la directora ha intentado recuperar momentos de su niñez y adolescencia en esta película. La película de 100 minutos cuenta con Ludwig Göransson para componer la música de la película, convirtiéndola en su primera composición para una película de animación. Billie Eilish y Finneas O’Connell escribieron tres canciones originales interpretadas en la película por la banda de chicos ficticia 4*Town, «U Know What’s Up», «1 True Love» y «Nobody Like U».

En las voces originales tenemos a Rosalie Chiang como Meilin «Mei» Lee, la niña chino-canadiense de 13 años protagonista que se transforma en un enorme panda rojo cada vez que experimenta alguna emoción fuerte, como la excitación o la ansiedad -debido a la conexión mística asociada a sus antepasados con los pandas rojos-. Sandra Oh interpreta a Ming Lee, la estricta y sobreprotectora madre de Mei. El grupo de amigas de Mei está formado por Ava Morse como Miriam, Hyein Park como Abby y Maitreyi Ramakrishnan como Priya, y en el colegio tendrán que lidiar con Tyler (Tristan Allerick Chen), un abusón que se mete con Mei. Del resto de voces, destacaría a Orion Lee como Jin Lee, el padre de Mei y Wai Ching Ho como Wu Lee, la abuela de Mei.

Aunque superficialmente Red nos cuenta la historia de una niña que se convierte en un panda gigante rojo, esto sirve de metáfora para hablar de temas habituales dentro de Pixar y Disney, como ser quien tú quieras ser sin importar lo que piensen las personas a tu alrededor, aceptando lo bueno y lo malo porque no somos perfectos. Mei y sus tres amigas son super divertidas y nos ofrecen una visión de la pre-adolescencia poco habitual en una película de gran presupuesto, que hay que agradecer. Sus momentos de fangirls del grupo de chicos 4*Town («¿por qué se llaman four si son cinco?» es una broma buenísima) o buscando dinero para poder ir al concierto nos da momentos buenísimos en una película que te mantiene en general con la sonrisa en la cara durante los 100 minutos de película.

Por supuesto, Pixar se toma el mantra de la diversidad muy seriamente, y en este sentido me parece genial que aparte de convertir en protagonista a una familia chino-canadiense, las amigas de Mei sean una niña coreana, otra de ascendencia ¿hindo-pakistaní? y una niña caucásica. Además, el diseño de Mei como una niña con gafas y formas redondeadas como las de la típica empollona de la clase me parece muy adecuado con la realidad diversa a nuestro alrededor. Me ha chiflado lo locas que están (en el buen sentido) y lo divertidas que resultan sus interacciones.

La animación de Pixar está como siempre a otro nivel. Los movimientos corporales de las niñas y la química que transmiten me han encantado, pero es que además los fondos y los objetos a menudo tienen una perfección alucinante. Si no fuera porque se que la película es de animación, hubieron objetos que parecía que estaban rodados en imagen real. En este sentido, no conozco Toronto, pero no tengo duda que varios elementos como el Chinatown, el tranvía o el pabellón donde se realiza el concierto son iguales que la realidad. Como no puede ser de otra manera, la animación de Pixar es de 10.

Globalmente Red es una película que se ve con agrado y que cumple razonablemente bien el objetivo último de entretener con una protagonista y unas amigas que son todo corazón. Sin embargo, el principal problema que le veo es que no hay tensión ni conflicto, de forma que no me dejó con ganas de volver a verla. Las niñas están chulas, las metáforas de la película evidentes pero siempre necesarias y está genial la búsqueda de la diversidad que nos muestra. Pero la historia en si es bastante flojita. Me parece curioso que en las últimas películas de Pixar no acaba de haber un «villano» al uso, ya que lo importante es el viaje vital y la evolución de los personajes. Red lleva esto al extremo, y más allá de las acciones de la madre de Mei que la avergüenzan constantemente ante sus amigas y compañeros de clase, no hay un conflicto interesante en la película. Y si no hay drama o conflicto, la película no acaba de funcionar ni tiene tensión dramática, más allá de su chulísima animación.

Otro tema interesante es que Pixar siempre ha apelado a un público ámplio de espectadores / consumidores. Sus películas gustan a los niños pero también a los padres. Onward y Luca son ejemplos maravillosos de esta filosofía que hace que sus películas gusten a todo el mundo. Soul es quizá la primera que pecó de centrarse más en los adultos que en los niños, y en Red me ha pasado que por primera vez he sentido que Pixar ha hecho una película que no es para mi. Y es que hay un nicho muy muy claro de, además de visibilizar el elemento chino-americano, apelar a las niñas pre- y adolescentes, además de las mujeres treintañeras que fueran niñas o adolescentes al comienzo de los años 2000 en los que está ambientada la película. Por supuesto, no pasa nada si Pixar no hace una película que no es para mi, pero me ha resultada curiosa la sensación, sobre todo porque no la esperaba en una película de Disney / Pixar.

He leído que varios animadores se han quejado que Disney ha quitado momentos explícitos de visibilidad del colectivo LGTBI+. Y dentro que no se si es cierto pero entiendo que siendo Disney puede ser el caso, creo que las metáforas de la película de «ser quien eres en realidad» o la de «no tener miedo de mostrar a tu yo interior aunque haya quien piense que eres un monstruo» son elementos que apelan clarísimamente a este colectivo, que pueden sentirse totalmente identificados con la protagonista y sus amigas.

En este sentido, me pasa un poco como en Luca, una película protagonizada por NIÑOS en los que hubo gente que quiso ver elementos gays era algo que directamente no se correspondía con la realidad de una historia de amistad entre niños mientras vivían aventuras de verano. Red nos muestra a unas niñas pre-adolescentes, de hecho la protagonista ni siquiera ha empezado a menstruar y realmente no ha empezado a pensar en chicos o chicas más allá de querer ver a su grupo de música favorito. Introducir en estos personajes de 13 años un elemento sexual, ya sea gay o hetero, no se siente correcto en la historia, ya que las niñas no están en ese momento vital.

El panda rojo es además una metáfora muy clara del paso de niña a mujer, un cambio vital y una sexualidad sobre el que la protagonista avisa a su madre que quiere vivir y disfrutar sin imposiciones de nadie. En este sentido, entiendo que el final de la historia metafóricamente debió dejar muy satisfecho a colectivos feministas en general y pro-abortistas en particular, que llevan años usando el slogan «mi cuerpo, mi decisión». La metáfora está ahí, pero creo que prefiero no pensar demasiado sobre ese aspecto y mejor me quedo con la parte divertida, positiva y hasta infantil de la película.

No tengo problemas en que Pixar haga películas que no son para mi, con no volver a verla lo soluciono sin problemas, no se me ocurre perder el tiempo en pensar lo que Pixar tendría que haber hecho para ajustarse a mis gustos. Pero el wishfull-thinking y pensar que toda obra de entretenimiento tiene que hablar de ellos es algo que está demasiado visible en determinados colectivos sociales, que intentan forzar sus narrativas en todo el entretenimiento. Por esto, no tengo problema que las metáforas puedan conectar con todo tipo de personas sin necesidad de hacer más explícitos determinados elementos que creo no corresponden en esta historia de una niña de 13 años. Quien quiera ver las metáforas que tan claras están en la historia las entenderá sin problemas, no es necesario hacer explícitos elementos que están ya presentes en la película de una forma bastante elegante.

Comparto el trailer de la película:

A pesar de la frescura de los personajes y la maravillosa animación, lamentablemente Red me ha parecido una de las películas más flojas de Pixar, que no creo que vuelva a volver a ver.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Boys: Diabolical (Prime Video)

El éxito de The Boys ha provocado que Prime Video haya autorizado la producción de una serie de cortos de animación ambientados en el mundo creado por Garth Ennis y Darick Robertson. The Boys: Diabolical es un divertido entretenimiento over-the-top que sacia nuestra sed mientras esperamos el estreno de la tercera temporada en algún momento de este 2022.

PUNTUACIÓN: 7/10

Sumérgete a fondo en el universo de The Boys con DIABOLICAL, una serie animada antologica de ocho episodios. Cada uno de ellos exprimidos de algunas de las mentes más desquiciadas, confusas y maníacas que, de alguna forma, aún siguen trabajando en el mundo del entretenimiento.

Eric Kripke, showrunner de The Boys, declaró que la idea de crear Diabolical surgió durante la pandemia de COVID-19, cuando los productores querían lanzar algo durante la espera de la tercera temporada de The Boys. Debido a las restricciones de la mayoría de las producciones de acción real, decidieron intentar hacer una antología animada utilizando diferentes formas y estilos. Diabolical se compone de ocho historias completamente nuevas creadas por Awkwafina, Garth Ennis, Eliot Glazer e Ilana Glazer, Evan Goldberg y Seth Rogen, Simon Racioppa, Justin Roiland y Ben Bayouth, Andy Samberg y Aisha Tyler, y los y los productores ejecutivos Seth Rogen y Evan Goldberg la comparan con The Animatrix como fuente de inspiración de cortos planteados para ambiente el worldbuilding de este universo de ficción.

Voy a compartir a continuación la información de cada uno de los ocho episodios que componen este antología, todos de una duración de entre 13 a 15 minutos, así como una rápida impresión del capítulo, siempre libre de spoilers:

Episodio 1. Día de salida de la bebé láser.

Una bebé entrañable más unos ojos láser esigual a una máquina de evisceración que te derretirá el corazón.

Corto dirigido por Crystal Chesney-Thompson y Derek Thompson a partir de una historia de Seth Rogen y Evan Goldberg, inspirada en los clásicos cortos de animación americanos.

Este primer episodio es para mi uno de los mejores de toda la serie, partiendo de la narrativa sin diálogos y el feel infantil que contrasta con la hiper violencia de la historia. Divertido, gore y sin complejos, me ha gustado mucho.

Episodio 2. Un corto animado donde súpers cabreados matan a sus padres.

El título lo dice todo y revela el final. Digamos solo que es catártico y un auténtico follón.

Dirigido por Parker Simmons con un guión de Justin Roiland y Ben Bayouth.

Un tema recurrente en The Boys es que frente al tópico de los comics de superhéroes que alguien se toma algo o tiene un accidente X, adquiere poderes super guays, mientras que en la realidad, si se realizaran experimentos para dotar con poderes a niños la mayoría de casos produciría seres deformes con habilidades inservibles. Este es precisamente el tema de este episodio, que dentro que está correcto, me ha parecido una situación de un único chiste repetido un pelín de más y que no da más de si que lo que vemos. En todo caso, entretenido.

Episodio 3. Soy tu camello.

Extraido de las páginas de los comics originales de The Boys. Billy Butcher, junto a Terror, aterroriza a proveedor de drogas para que le de una dosis especial a cierto súper.

Dirigido por Giancarlo Volpe a partir de una historia de Garth Ennis, creador del comic de The Boys.

Tener a Gerth Ennis y volver a ver a Billy Butcher es siempre un placer, y Ennis transmite de cine toda su mala leche y humor negro para una historia que se ve venir pero que tiene un puntazo super gore muy chulo.

Episodio 4. Bod, el del 3-D.

Las redes sociales son una lente dismórfica que distorsiona la forma en que nos vemos a nosotros mismos y a los demás, y nos adormece ante lo que es realmente importante en la vida. Este va de eso.

Dirigido por Naz Ghodrati-Azadi a partir de una historia de Eliot Glazer y Ilana Glazer, inspirado en los comics y la animación francesa.

Otro episodio interesante que va más allá de la broma de un único chiste para plantear una historia de adicción y obsesión con un final muy heavy, dicho en positivo.

Episodio 5. Las superamiguis.

Inyéctate el Compuesto V y obtén super poderes. Bébete el compuesto V y… pasa esto.

Dirigido por Madeleine Flores y con guión de Awkwafina, está inspirado en los cartoons de Sábado por la mañana.

Aunque el episodio tiene un concepto similar al del segundo episodio de una chica que adquiere unas habilidades ridículas, la historia Awkwafina va por otros derroteros que me han hecho mucha gracia, y la animación cuqui hace que todo parezca aún más divertido.

Episodio 6. Nubio contra Nubia.

Divorciarse es complicado. Divorciarse con una hijo, aún más. ¿Superhéroes divorciándose con una hija que está decidida a que eso NO ocurra? Habrá sangre…

Dirigido por Matthew Bordenave, con un guión de Aisha Tyler con una animación inspirada en el anime.

El episodio está bien en la parte que vemos como realmente no existen los superhéroes o los super villanos en este mundo, sino que es Voight quien se inventa las historias para tener aborregada a la sociedad con historias de heroísmo. Este corto intenta darle un tono de drama al tener el punto de vista de la niña, lo que contrasta con el humor bestia de otros episodios. Y dentro que está bien, también es verdad que lo situaría en la segunda mitad de la tabla.

Episodio 7, John y Sun-Hee

Prepárate para llorar mientras un anciano lo arriesga todo para curar el cáncer inoperable de su mujer.

Dirigido por Steve Ahn con un guión de Andy Samberg, cuenta con una animación inspirada en el cine coreano.

Uno de los tres mejores episodios. De nuevo, a pesar de tener a una persona adquiriendo habilidades extrañas, el corto huye del tono de humor cínico al plantear una historia en la que prima el dolor y la desesperación de un marido que busca salvar a su mujer, aunque no sabe que igual el remedio es peor que la enfermedad, nunca mejor dicho.

Episodio 8. Uno más uno igual a dos.

Incluso un gran superhéroe como Homelander tuvo que empezar en algún sitio…

Dirigido por Jae Kim y Giancarlo Volpe, con guión de Simon Racioppa, con una visión más oscura de la animación de superhéroes americana.

Junto a los episodios uno y siete, este es el episodio que más me ha gustado. Aparte del plus que supone conocer una historia nueva de Homelander posiblemente con su primera misión, me gusta lo bien conectado que está con la serie de imagen real en lo relativo al desequilibrio mental que sufre Homelander, y cómo la realidad siempre hace saltar por los aires los mejores planes, con unos momentos super gores.

En resumen, aunque todos los cortos están bastante bien, con un par más chorras pero que sirven de contraste tanto por la animación como por los absurdos protagonistas, el visionado de estos ocho episodios me ha sabido a poco y me ha dejado con ganas de más. Entiendo que habiendo surgido la idea en tiempo de pandemia tampoco ha habido tiempo o recursos para más, y no me importaría que Prime aprobara la producción de nuevos episodios, la verdad.

En todo caso, espero que el estreno de la tercera temporada de The Boys no se demore y podamos disfrutar de su gore over-the-top en imagen real más pronto que tarde.

Comparto el trailer de esta serie:

Diabolical nos ofrece justo el tipo de entretenimiento salvaje que estábamos esperando, así que si eres fan de The Boys vas a disfrutar esta antología, en caso contrario, mejor abstenerse.

PUNTUACIÓN: 7/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!