Archivo de la etiqueta: animación

Crítica de Pinocho de Guillermo del Toro (Netflix)

Tenía ganas de ver la versión que Guillermo del Toro ha preparado del clásico Pinocho, planteada como una película de animación stop-motion. Gracias a Netflix he podido satisfacer mi curiosidad.

PUNTUACIÓN: 6/10

Versión musical en animación stop motion de ‘Pinocho’, ambientada en Italia durante la década de 1930. Guillermo del Toro y Mark Gustafson dirigen esta película, que en la versión original cuenta con un reparto estelar de voces: Ewan McGregor (Pepito Grillo), David Bradley (Geppetto) y el debutante Gregory Mann (Pinocho). También participan Finn Wolfhard, Cate Blanchett (ganadora del Óscar), John Turturro, Ron Perlman, Tim Blake Nelson, Burn Gorman, Christoph Waltz (ganador del Óscar) y Tilda Swinton (ganadora del Óscar).

A partir de la mítica creación del italiano Carlo Collodi, Guillermo del Toro plantea la adaptación con una historia escrita junto a Matthew Robbins que fue convertida a guion cinematográfico por Del Toro y Patrick McHale. Del Toro es co-director de la película junto a  Mark Gustafson. La fotografía de la animación corre a cuenta de Frank Passingham, mientras que el montaje es de Ken Schretzmann. La música y las canciones corren a manos de Alexandre Desplat. La película estrenada en Netflix tiene una duración de 114 millones y tiene un presupuesto de 35 millones.

Pinocho está protagonizada por las voces de Gregory Mann, David Bradley, Ewan McGregor, Finn Wolfhard, Cate Blanchett, John Turturro, Ron Perlman, Tim Blake Nelson, Burn Gorman, Christoph Waltz y Tilda Swinton.

Siempre empiezo mis reseñas hablando de lo bueno de una obra para luego comentar los aspectos que no me han gustado. Y dentro del pequeño milagro que es que una película de animación stop-motion como ésta se haya convertido en realidad y esté disponible para espectadores de todo el mundo gracias a Netflix, la verdad es que no he conectado nada con la propuesta de Del Toro. Hasta el punto que no estoy muy seguro si no falla en la mayoría de cosas que plantea a la hora de crear su propia versión del clásico de Carlo Collodi. Y es una pena, porque el increíble trabajo que tantos creativos han invertido en hacer esta película stop-motion, que es una maravilla, queda diluido por todas las cosas que no me han encajado.

Empezando por lo principal, para lo bueno y lo malo la película transmite la personalidad de Del Toro. Y aunque la Espíritu de la Madera, la Diosa de la Muerte o la ballena monstruosa transmiten una sensibilidad 100% Del Toro, realmente todos los diseños de los personajes hacen que la película sea antipática, casi desagradable. Y es normal que la animación y los muñecos resalten la maldad de los malos de la película como el Conde Volpe (dueño del circo al que se une engañado Pinocho) o el fascista Podestà, pero realmente es que todos los personajes tienen unos diseños que no funcionan. No me gusta nada Pinocho, pero tampoco me funciona Geppetto o el grillo narrador Sebastian J. Cricket, que son los personajes positivos y sin embargo me transmiten un feeling perturbador casi de película de terror que no me ha gustado nada. Y esto es un gran problema para conectar con la película.

Otro gran problema para Pinocho es tener una película de casi dos horas de duración que resulta bastante aburrida a nivel general. La animación es una maravilla, unido a todo lo relativo al diseño de producción y los efectos digitales incorporados tras el rodaje en stop-motion, que como digo me parecen una maravillosa locura. Pero toda la perfección técnica y el cariño artesanal acaba yéndose al traste si lo que nos están contando no es interesante. Parte del problema aparte del problema de los diseños de los personajes, es que Pinocho en el 80% de la película es un protagonista antipático que se comporta de forma egoísta movido por su propio interés, haciendo lo contrario que su padre o la gente a su alrededor le pide que haga. Está claro que una parte fundamental de la película es conocer a un protagonista que no sabe nada del mundo y quiere no sólo que le digan qué es lo correcto, sino por qué. Pero al final entra en la categoría de «niño ostiable» que cae mal.

Otro gran problema son las canciones, que no funcionan nunca, quedan rarísimas y afectan terriblemente al ritmo de la película. Había leído que de alguna manera Del Toro planteaba la versión más adulta de Pinocho y la más aproximada al original italiano, pero eso no cuadra con las canciones, que son totalmente fallidas. Unido a esto, viendo en Netflix que la película tiene una calificación por edades +7 me hace preguntarme ¿qué espectador tiene en mente Del Toro como cliente de Pinocho? Ciertamente no los niños, no con estos diseños de personajes que echan muchísimo para atrás y pueden dar hasta miedo. (Aunque no es categoría de nada, mi hijo empezó a verla y se fue a la habitación porque lo le interesó lo que vió). Por otro lado, por muchos temas adultos que toque, para el público generalista al final Pinocho es un remake de una película de Disney que ofrece otra versión animada, además fea. Jamás empezarán a ver una película de este tipo. (Mi mujer se quedó dormida viéndola porque se aburrió a los 10 minutos y no consiguieron que la interesara). Entonces ¿Quién es el público de Pinocho, sólo el público friki? Esos desde luego no pagamos el chiringuito, creo yo.

Pinocho fue creado por Carlo Collodi a final del siglo XIX, en la década de 1880. Está genial ambientar la película en Italia para buscar esta conexión con la obra original, pero la ambientación en la época fascista antes y durante la 2ª Guerra Mundial no me encaja para nada con la idea de fidelidad al original. Pinocho entraba dentro de la tradición de cuentos moralizantes que contaban a los niños (y mayores) que tenían que portarse bien y ser buenos ciudadanos o serían robados, castigados y al final tendrían el peor de los destinos imaginables. Al final, como premio por las lecciones aprendidas y por cuidar a Geppetto, fue premiado convirtiéndose en un niño de carne y hueso, lo que él siempre había deseado. Esto último no sucede en la película.

Comentaba que hay temas adultos a lo largo del viaje de Pinocho, cosa que me parece muy interesante. Sobre todo hay una crítica muy evidente al egoísmo y la maldad de la gente que se aprovecha de los inocentes, representado en el malvado Volpi, el dueño de la feria. Pero también a la sociedad que busca eliminar al diferente, algo representado en el fascismo italiano de los años 30 que domina el pueblo de Geppetto y toda Italia. Mussolini incluso aparece en la película. En este sentido, hay también una crítica muy clara contra la guerra y la gente belicista que la busca como si fuera algo bueno. Estos elementos como aspecto temático son muy interesantes, incluso aunque como digo la forma en que lo muestren no acabe de ser tan interesante como el tema en si.

En estos momentos de dictadura de lo políticamente correcto y de promoción de valores LGTBI+, estaba descontado desde antes de empezar a ver la película que Pinocho no se iba a convertir en un niño de carne y hueso, ya que él ya es un niño real, aunque de madera e inmortal. La clave es que sólo tenía que convencerse de que ya es un niño independientemente de su apariencia. Y no tengo problema en que Del Toro tome la decisión creativa que quiera si no fuera que tengo claro que en otro momento histórico hubiera sido más fiel a la novela y ahora mismo la corriente woke crea un marco de pensamiento inconsciente, que marca este cambio antes de empezar a escribir el guion, ya sea por convencimiento o por miedo a que califiquen la película de ___ista. Me encanta la libertad creativa, pero cuando ves que las decisiones de todas las producciones mainstream van siempre en el mismo sentido, no hay duda que no es tanto un tema «creativo» sino de adscripción a la doctrina dominante. Curiosamente, esto es lo que aplicaba el fascismo en Italia en la década de 1930, uniformando todas las ideas y atacando al que alejara del discurso dominante. Aunque siendo sincero, mi problema con Pinocho no viene con el final de la historia, que realmente me parece muy bonito y la parte más emocionante del conjunto, ya que la película ya me había perdido mucho, mucho antes. Así que este canto a favor de los niños y niñas diferentes no me supone ningún problema, más allá de reflejar lo que son las doctrinas dominantes en el mainstream.

A pesar de no haber conectado con este Pinocho de Guillermo del Toro, realmente hay que darle las gracias a Netflix por producir la película. Y al mismo tiempo, deseo que signan haciéndose más películas de animación con esta técnica del stop-motion, que da un feeling super diferente a la perfección de la películas creada con animación digital.

Esto me sugiere algo que ya he expresado hace mucho tiempo, y es que no existe un fandom o un friki unitario, cada uno somos de un padre y una madre, y a los que les gusta a animación no tiene porqué gustarle Pinocho y a la vez que la última película de Del Toro El Callejón de las almas perdidas me gustara mucho, con la que Pinocho comparte elemento empezando por el circo de freaks, no es garantía que su siguiente propuesta me vaya a gustar. En todo caso, seguiré probando lo que el Toro nos ofrezca.

Comparto el trailer de esta película:

Pinocho me ha decepcionado. No he conectado nada con la propuesta de Del Toro que además me ha parecido muy aburrida. Una pena.

PUNTUACIÓN: 6/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El príncipe Dragón temporada 4: El misterio de Aaravos (Netflix)

Casi por sorpresa y tres años después del final de la tercera temporada, Netflix ha estrenado una cuarta temporada de El Príncipe Dragón, la serie de animación que ha creado un estupendo mundo de fantasía.

PUNTUACIÓN: 7/10

Dos años después del final de la tercera temporada, Claudia ha conseguido realizar el hechizo para resucitar a su padre Viren, lo que da inicio a una nueva amenaza que puede destruir todo el mundo de fantasía de Xadia.

El príncipe dragón es una serie de animación creada por Aaron Ehasz y Justin Richmond. Uno de los objetivos fundamentales del equipo creativo con respecto a El Príncipe Dragón es «retratar un mundo de fantasía que se sienta más diverso y representativo que los mundos e historias de fantasía que hemos visto en el pasado». Tras las exitosas tres primeras temporadas, Netflix dio luz verde a la producción de 4 nuevas temporadas, cada una de 9 episodios, de la que esta es la primera. Un arco que cerrará completamente la historia que los creativos plantearon desde el comienzo de la serie.

Los personajes principales de la serie son (gracias wikipedia):

Ezran: El hijo de 10 años del rey Harrow y hermanastro menor de Callum que tiene la capacidad de hablar con los animales. Ezran comienza como príncipe heredero, pero se convierte en rey de Katolis al comienzo de la tercera temporada.

Callum: hermanastro mayor de Ezran, de 14 años e hijastro del rey Harrow. En el transcurso de la serie, se convierte en el primer humano que maneja la magia primigenia por sí mismo y comienza una relación con Rayla. Tras la caída de Viren, se convierte en el nuevo Alto Mago de Katolis.

Rayla: Una prodigiosa asesina elfa de la sombra de la luna de 15 años que se alía con Callum y Ezran para devolver al Príncipe Dragón a su madre. Con el tiempo, ella y Callum comienzan una relación romántica.

Viren: Consejero del rey Harrow y uno de los principales antagonistas de la serie. Practicante de la magia oscura, busca el avance de la raza humana y su dominio sobre Xadia por cualquier medio, y acaba siendo manipulado por Aaravos en el curso de su búsqueda. Los dos hijos de Soren son Claudia, su hija de 16 años, y una talentosa maga oscura que es muy leal a su padre a pesar de sus ambiciones de dominar Xadia, y Soren, su hijo de 18 años y miembro de la Guardia de la Corona Katoliana. Un soldado fanfarrón e inmaduro, pero hábil y de buen corazón.

General Amaya: La tía materna sorda de Callum y Ezran que se comunica en lenguaje de signos y comandante del ejército katoliano. Mantiene además una relación sentimental con Janai: Una guerrera elfa de Sunfire y la hermana menor de su reina Khessa. También es conocida como la Caballero de Oro de Lux Aurea, la capital de los Elfos Fuego del Sol. Tras la muerte de su hermana a manos de Aavaros y Viren, se convierte en la nueva reina de los Elfos del Fuego Solar.

Aaravo: Un elfo de las Estrellas también conocido como la Estrella Caída, y uno de los principales antagonistas de la serie que fue encarcelado dentro de un espejo que pertenece a los Reyes de Xadia por crímenes desconocidos. Es un maestro de la magia primitiva y oscura que utiliza a Viren para lograr sus propios objetivos. Su historia de fondo se explica en el Libro Cuarto: La Tierra, que ha cambiado el nombre de la serie por El Príncipe Dragón: El Misterio de Aaravos.

El Príncipe Dragón es una de esas pequeñas joyas de la fantasía que pudimos disfrutar gracias a la apuesta de Netflix por las series de animación. Las tres primeras temporadas fueron una gozada absoluta, y una muestra genial que se puede hacer una serie de personajes diversos que conecten con el público sin que ello genere polémicas ridículas. Polémicas que por otro lado surgen cuando los estudios lo primero que plantean al adaptar personajes nacidos en obras en otros medios (novelas, comics o video juegos) es cambiar el sexo, la raza o la orientación sexual de algunos de los personajes para convertirla en «más diversa». En esta serie tenemos una historia de amor entre dos mujeres, una de ellas con una discapacidad, y no hay ningún problema por ello a mi entender (y en el de cualquier persona con dos dedos de frente).

En lo referido a la animación, El príncipe dragón surgió con una estética muy particular nacida de la combinación de animación por ordenador 3D con técnicas de animación dibujada a mano. Hay cierta sensación de desconexión de los personajes respecto a los fondos en los que tiene lugar la acción, como si flotaran en pantalla, haciendo que la serie alterne momentos visualmente bestiales con otros que parecen sacados de un cartoon de los 80. Dicho obviamente en el peor sentido posible. Pero esto es una situación que ya viene desde la primera temporada, y en mi caso entiendo que la animación es la que es y no va a cambiar ahora, así que no me supuso un problema grave mientras vi la serie.

La tercera temporada ofreció un estupendo climax a la historia que habiamos visto hasta ese momento, de forma que si la serie hubiera terminado ahí podría decirse que tenía un final super satisfactorio. Pero este final anticipó también lo que podría ser la principal fuente de problemas para el reino de Xadia, al asistir a la resurrección del villano Viren por su hija Claudia. Con el estreno de esta cuarta temporada tres años más tarde, asistimos a la sorpresa que esta resurrección tuvo lugar 2 años después de los sucesos de la temporada anterior, que es el momento en que va a tener lugar la serie. Por cierto, ahora que lo pienso, aparte de ver a Ezran más crecidito, la verdad es que sorprende lo poco (o nada) que ha cambiado el reino en este tiempo. De hecho, que tras todo este tiempo los elfos del Sol liderados por Janai sigan viviendo en tiendas de campaña no se si tiene demasiado sentido. La serie presenta lo que va a ser el conflicto principal de las próximas temporadas, al buscar Viren y Claudia liberar al malvado elfo oscuro Aaraven de su prisión. Aaraven es el principal cáncer que sufrió el reino durante años (siglos) y si escapa, su poder descontrolado puede destruirlo todo. Pero antes, hay que encontrar donde se encuentra esta prisión, lo cual será el hilo conductor de esta primera temporada y entiendo que la siguiente.

La serie plantea, además de la trama principal, una segunda trama sobre el conflicto que se vive en el asentamiento de los elfos del Sol al chocar las tradiciones de los elfos con la de los humanos con los que comparten hogar provisionalmente. Aparte de una nada sorprendente lucha por el trono de los elfos en la que una reina benevolente (mujer) tiene que enfrentarse a las ansias de poder de su hermano (un hombre), la serie plantea en esta trama una interesante historia sobre que hay que respetar las tradiciones de los demás, pero más importante es el perdón y en poner por delante el construir un futuro en común.

Si tengo un problema con algo, es con la forma en que nos están contando las acciones de Claudia, una hechicera que controla la magia negra y que está realizando acciones de una verdadera villana que sin embargo son mostradas como si todo fuera super chupi-guay. Me gusta que en su momento la serie mostrara personajes con sombras de grises, y que el villano Viren fuera capaz también de mostrar amor por su hija, pero hay un intento muy claro de blanqueamiento de unos hechos que si los hiciera un hombre serían considerados completamente malvados. La excusa de hacer lo que sea por salvar a su padre solo funciona hasta cierto punto y no son una patente de corso que la permiten salirse con la suya de cualquier cosa que haga.

Debido a la narrativa serializada que la serie plantea con las 4 temporadas aprobadas, siendo esta la primera, se nota que esto es apenas el comienzo de la nueva trama y apenas sirve de presentación de los principales arcos argumentales que serán desarrollados más adelante. Es por esto que a pesar de la aparición de varios de los principales dragones en el último episodio, me quedé con la sensación que a la temporada le ha faltado un climax más potente del que nos han ofrecido. Problemas del worldbuilding. En todo caso, dada la sorpresa que ha supuesto el estreno de esta nueva temporada, me quedo con una sensación satisfactoria y con ganas de más.

Dado que Netflix aprobó las 4 temporadas de una tacada, espero que la producción vaya rápida y podamos tener la 5ª dentro de un año y no se alargue la espera más de la cuenta.

Comparto el trailer de esta cuarta temporada:

El príncipe dragón recupera muchas de sus señas de identidad en esta nueva temporada, y aunque la serie es tan entretenida como recordaba, quizá el visionado sufra un poco al ser los sucesos demasiado expositivos del nuevo statu-quo tras el salto temporal, dejando claro que lo mejor está por venir.

PUNTUACIÓN: 7/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Wendell & Wild de Henry Selick (Netflix)

Descubrir que Henry Selick estrenaba una nueva película de animación stop-motion fue motivo de alegría. Lamentablemente, Wendell & Wild estrenada justo a tiempo en Netflix a tiempo para Halloween, ha resultado una película super aburrida.

PUNTUACIÓN: 6/10

Dos malévolos demonios hacen un trato con una adolescente fanática del punk para escapar del Inframundo y hacer realidad sus sueños en la Tierra de los Vivos.

Charles Henry Selick Jr. (1952) es un director de cine, productor, guionista, diseñador de producción y animador conocido por dirigir las películas de animación stop-motion The Nightmare Before Christmas (1993), James and the Giant Peach (1996), Coraline (2009). Tras Coraline, Selick fichó por Pixar, aunque tras unos años en la compñía del ratón no llegó a concretar ninguno de los proyectos en los que estuvo involucrado.

Wendel & Wild está escrita por el propio Selick junto a Jordan Peele, adaptando la historia escrita por él y el escritor Clay McLeod Chapman (al que conozco de los comics de Grito en Marvel Comics), un trabajo que hasta hace poco aún no se había publicado. La película de 100 minutos cuenta con música de Bruno Coulais, con montaje de Robert Anich y Peter Sorg como director de fotografía.

En las voces originales encontramos a Lyric Ross como Katherine «Kat» Koniqua Elliot, la joven protagonista (con Serelle Strickland haciendo la vez de Kat de niña), Keegan-Michael Key es el demonio Wendell, Jordan Peele es Wild, Angela Bassett interpreta a Hermana Helley, James Hong es el Padre Best, Ving Rhames pone la voz a Buffalo Belzer, mientras que Sam Zelaya es Raúl Cocolotl.

Documentándome para esta reseña, he descubierto que tras Coraline, Selick pensó que la animación en stop-motion se había vuelto tan perfecta que no se distinguía de la animación por ordenador, lo que anulaba parte del propósito y el encanto del stop-motion. Es por esto que para Wendell & Wild decidió permitirse defectos, como mantener visibles las líneas de costura en los rostros de sustitución, y rodar menos fotogramas por segundo en algunas escenas. A excepción de un software de stop-motion llamado Dragonframe, utilizó más o menos los mismos tipos de herramientas y técnicas que utilizó en Coraline más de una década antes.

Y esta decisión marca uno de los primeros y principales problemas de la película, porque tanto los diseños de los personajes como algunos aspectos de la animación me resultan totalmente fallidos. Los diseños son super feos y no me gustaron nada, lo cual puede ser entendible en parte en los demonios, los villanos (que no son los demonios) o las monjas mostradas casi como pingüinos, pero no en los personajes protagonistas. Pero es que aparte de que me gusten más o menos los diseños de personajes, algo entiendo que super personal, el problema es que los personajes se mueven mal en pantalla de formas no naturales que me sacaban todo el rato de la película. Y soy consumidor de animación, no tengo problemas como movimientos raros, pero no acabo de entender lo que hacer algo mal (o no todo lo bien que podrías) a propósito. Se me hace incompresible.

Jordan Peele es productor de la película y hace una de las voces de los demonios junto a su colega Keegan-Michael Key, pero lo que se supone van a plantear diálogos ingeniosos y situaciones divertidas, y la verdad es que ni lo uno ni lo otro, creando una historia que se me hizo aburridísima y sin chispa en ningún momento.

Si me ha gustado mucho la selección musical de la película, que incluso incluye una canción de Living Colour que me ha parecido gloriosa. También, aprovechando que el pisuerga pasa por Valladolid, Jordan Peele no ha dejado de aprovechar esta película de animación para todos los públicos para hacer una crítica de la política penitenciaria de los Estados Unidos, y en concreto que empresas privadas estén queriendo hacer negocio de la gestión de las cárceles. Buscando no el interés del recluso y una posible reinserción, sino en crear más que mantengan el sistema vivo. Ese elemento de crítica social me parece interesante y sorprendente, las cosas como son, pero no evita que la película en su conjunto sea una decepción.

Comparto el trailer de la película:

Lamentablemente, a pesar de la maravillosa animación stop-motion, Wendell & Wild es una película aburrida que no se acerca a los clásicos de la animación previos de Henry Selick. Una pena.

PUNTUACIÓN: 6/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Tales of the Jedi temporada 1 (Disney+)

Dave Filloni vuelve al periodo temporal que más le gusta de Star Wars con Tales of the Jedi, colección de seis cortometrajes de animación que ha estrenado recientemente Disney+ y que hará las delicias a los fans de la franquicia galáctica.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Una serie de 6 episodios que presenta varias historias en torno a los jedi de las precuelas. Adéntrate en la historia de dos jedi muy distintos: Ahsoka Tano y el Conde Dooku. Ambos serán puestos a prueba y tendrán que tomar decisiones que marcarán su destino.

Reconozco que nunca conecté con la trilogía precuela de Star Wars. Pero no es el caso de Dave Filloni, que encuentra en ese periodo de la franquicia galáctica el terreno donde cimentó su fama gracias, entre otros, a The Clone Wars. Durante el rodaje de The Mandalorian, empezó a escribir historias cortas de diferentes personajes, lo que acabó convirtiéndose en esta serie de animación.

Filoni describió la serie como una exploración de «dos caminos y dos opciones», al estar centrados en los personajes de Ahsoka Tano y el Conde Dooku. Cada personaje es explorado en tres épocas diferentes de su vida y ofrece un contexto a sus motivaciones y al sentido de sus acciones durante las películas (Dooku) y las series de animación (Ahsoka)

La serie consta de seis episodios, cinco de los cuales están escritos por Filoni y el otro por el escritor de The Clone Wars Charles Murray junto con Élan Murray. Cada episodio dura aproximadamente 15 minutos y tuvieron como directores a Saul Ruiz, que dirigió cuatro, y a Nathaniel Villanueva y Charles Murray. Filoni es el creador, director supervisor y productor ejecutivo de la serie.

Al tratarse de una antología de cortos de animación con historias autoconclusivas, voy a hacer un comentario sobre cada uno de los episodios. Pero a nivel general ya anticipo que me ha gustado bastante esta serie. De hecho, si algo malo le veo a esta serie es que hayan sido tan sólo 6 episodios, que se visionan en un suspiro y han sabido a super poco. Dentro de esto, entiendo que Filloni es muy listo, al centrarlos en dos personajes tan dispares como Dooku y Ahsoka, de forma que ayudan a crear un contexto que sobre todo Dooku no tuvo en las películas de George Lucas. Tales of the Jedi me parece una gran idea y un éxito total, y me gustaría que ampliaran el concepto a nuevos / viejos personajes en (espero) las próximas temporadas.

Paso a comentar cada uno de los episodios:

EPISODIO 1 – VIDA Y MUERTE

Una niña pasa un ritual de iniciación con resultados inesperados.

Dirigido por Nathaniel Villanueva y con guion de Dave Filloni, en este corto inaugural asistiremos al primer viaje de caza de una bebé Ahsoka Tano con su madre, Pav-ti Tano, con tan sólo un año. Y curiosamente estamos ante el corto más flojo de esta tanda de episodios, con el principal interés de conocer que fue su madre la que la invitó a vivir su vida sin miedo, algo que será más evidente en The Clone Wars y en adelante.

EPISODIO 2 -JUSTICIA

Dos Jedi tienen la misión de liberar a unos rehenes en un planeta remoto.

El arco del Conde Dooku en esta antología de cortos me ha parecido super interesante, al conocer el nivel de corrupción e inmovilismo que acosa a la República pero también de unos Jedi atrapados por la burocracia y más interesados en las normas internas que en ayudar a la gente que lo necesita. En este corto con guion de Filloni y dirigido por Saul Ruiz, a partir de una misión en la que el Maestro Jedi Dooku y su Padawan, Qui-Gon Jinn son enviados a un planeta para recuperar al hijo secuestrado de un senador, descubrirán que en realidad el senador está abusando de su pueblo mientras todos los poderes de la galaxia miran hacia otro lado. Esto ofrece una dura lección para Dooku, que a punto está de caer en el lado oscuro para castigar a este senador. Además de la sorpresa de tener a un joven Qui-Gon Jinn, el episodio nos da una clave de la evolución de Dooku al lado oscuro, que es la búsqueda de la lucha contra la corrupción de los poderes públicos.

EPISODIO 3 -DECISIONES

Unos caballeros Jedi investigan la misteriosa muerte de uno de los suyos.

Episodio dirigido por Charles Murray con guion suyo y de Élan Murray, en el que Los Maestros Jedi Conde Dooku y Mace Windu investigan la misteriosa muerte de uno de los suyos que resulta estar provocada por un nuevo caso de corrupción que los Jedi anclados en sus normas parecían no querer resolver. El contraste entre Dooku que busca hacer lo correcto sin importar la forma y un Mace Windu obsesionado con las normas por encima de todo lo demás, es el ejemplo perfecto del cáncer que se extendía por las instituciones de la galaxia y permitieron el ascenso de Palpatine. Otro buen episodio.

EPISODIO 4 -EL LORD SITH

Un maestro Jedi descubre algo que lo perturba.

Dirigido por Saúl Ruiz y con guion de Filloni, el episodio tiene un montón de apariciones estelares, empezando por Yaddle, la maestra Jedi que comparte raza con Yoda. Este episodio muestra, además de varias conexiones con La Amenaza Fantasma y El ataque de los Clones, la caída de Dooku al lado oscuro, no sin antes resaltar de nuevo a un Consejo Jedi atado por su propio inmovilismo que sin duda ayudó al triunfo de Palpatine, al no enterarse de lo que estaba pasando debajo de sus narices. Con este corto se cierra el arco de Dooku, y me ha parecido super interesante la forma en que han añadido detalles que si bien no amplían el lore, ayudan a dar contexto a las decisiones que tomó este Jedi caído, haciendo que sea mucho más interesante de lo que fue en su triste aparición en las películas de George Lucas.

EPISODIO 5 -LA PRÁCTICA HACE A LA MAESTRA

Una padawan se somete a un ejercicio en apariencia imposible de superar.

Saúl Ruiz y Filloni vuelven a reunirse en un corto de apariencia sencillo que aporta un montón de información sobre el carácter de Ahsoka y cómo el que nunca se rinda tiene mucho que ver con su maestro Anakin Skywalker. La historia sirve de buenísima explicación de por qué Ahsoka fue prácticamente la única Jedi que sobrevivió a la Orden 66 que provocó que los soldados clones traicionaran a sus amigos Jedi y acabaran con ellos. Episodio super importante para el lore de Star Wars, en el que se nota que Filloni busca rellenar los huecos para hacer que la franquicia sea aún más cohesionada y apasionante.

EPISODIO 6 -RESOLUCIÓN

Una antigua Jedi se encuentra con la certeza de los Jedi no pueden ser lo que no son.

Con dirección de Saul Ruiz y guion de Filloni, el último episodio del arco de Ahsoka en esta antología comienza en el funeral de Padmé Amidala y la caída de la República (vista en Star Wars Episodio III: La venganza de los Sith y en la séptima temporada de Star Wars: The Clone Wars). Tras contactar con el Senador Bail Organa, Ahsoka se esconde y se convierte en granjera, pero una traición la convencerá que no debe seguir escondida y ha llegado la hora de volver a la lucha. La aparición del Sexto Hermano Inquisidor ofrece un momento super potente que ayuda a que el episodio se sienta como el climax de esta primera tanda de Tales of the Jedi y nos deje a los espectadores con buen sabor de boca.

En resumen, a pesar de su brevedad creo que Dave Filloni ha encontrado oro con este formato de cortometrajes. Espero que Disney y Lucasfilm no lo duden y podamos tener pronto una segunda tanda de Tales of the Jedi de nuevo con Filloni a los mandos que amplíe el lore de otros personajes, o incluso pueda servir de presentación de algunos nuevos.

Comparto el trailer de esta serie:

Tales of the Jedi es café para los muy cafeteros, pero el buen hacer de Filloni y su han conseguido que me enganchara.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de La noche del fin de los tiempos de Morgan Galen King y Philip Gelatt (Prime Video)

Vi hace tiempo el trailer de La noche del fin de los tiempos (The Spine of night), película de animación englobada en el género de la Espada y Brujería que busca recrear el feeling de las películas clásicas de Ralph Bakshi de los 70 y 80, y me llamó muchísimo la atención. Me quedé con ganas de ver esta película, y gracias a Prime Video mis deseos se han hecho realidad. Y para bien y para mal la película nos da justo lo que parecía.

PUNTUACIÓN: 6/10

Una fantasía épica y ultraviolenta que sigue los códices de la Espada y la Brujería más clásica y cuenta con las irrepetibles voces de Lucy Lawless y Richard E. Grant. «La noche del fin de los tiempos» es, ante todo, una clase magistral de animación profundamente ochentera que recupera el buen gusto visual de autores como Ralph Bakshi («El Señor de los Anillos») y la despiadada bestialidad de obras como «Heavy Metal» o «Primal».

Cuando una antigua y poderosa magia caiga en las manos equivocadas, un grupo de héroes de distintas culturas y procedencias deberán reunirse para derrotar al mal. A cualquier precio.

La noche del fin de los tiempos ha sido dirigida por Philip Gelatt y Morgan Galen King, que también escribieron el guion. Gelatt realizó la película de terror en imagen real They Remain (2918) y escribió el guion del drama de ciencia ficción y misterio Europa Report. También escribió 15 episodios de la antología Love, Death & Robots en Netflix. King es un animador que ya había colaborado anteriormente con Gelatt.

Los autores querían contar una historia adulta dentro del género fantástico. La estética que encontraron adecuada para ello fue la animación rotoscópica dibujada a mano, que era la preferida a finales de los 70 y principios de los 80. Los dibujos se crearon en el ordenador, pero a 12 fotogramas por segundo, como era habitual en la animación por rotoscopio. En esta técnica de animación, los artistas dibujan a mano sobre secuencias de acción real, fotograma a fotograma. Gelatt y King se inspiraron en las ilustraciones de fantasía y ciencia ficción de Frank Frazetta y en la obra de Ralph Bakshi, autor entre otras de la película de animación de El Señor de los Anillos (1978) y de Fire and Ice (1983), que claramente han inspirado a esta película.

En las voces originales tenemos a Richard E. Grant como El Guardián, Lucy Lawless como Tzod, bruja del pantano, Patton Oswalt como Lord Pyrantin, Betty Gabriel como Phae-Agura, Joe Manganiello como Mongrel y Jordan Douglas Smith como Ghal-Sur

La noche del fin de los tiempos es una interesante historia de espada y brujería que nos presenta un mundo con reminiscencias Lovecraftianas en la que Dioses primigenios dejaron a su progenie en un mundo desolado en el que el más fuerte se queda con todo y el débil muere. Un mundo en el que los restos de esos semidioses poseen poderes mágicos que permiten a quien los domine doblegar a todos los pueblos y destruir a quien no se rinda ante su poder. La forma en que se utilizan a varios narradores para conocer la historia en toda su extensión me parece muy chula, formando un crisol de pequeñas historias que forman un lienzo completo cuando lo ves en su conjunto. Al igual que el propio concepto de un mundo desolador y sombrío en el que el mal vence, un mundo sucio en el que la vida humana no vale nada, lo cual cuadra con lo que se supone que es la vida en un mundo fantástico como este.

Sin embargo, una vez vista la película, me doy cuenta que el argumento de la película genera mucha desinformación, porque realmente la película no va de «… un grupo de héroes de distintas culturas y procedencias deberán reunirse para derrotar al mal». Y es que durante el 90% del tiempo veremos el origen del mundo, como este mago se hace con el control de este poder y la forma en que lo usa para destruir durante años a todo aquel que se le opone. La parte de héroes luchando contra el mal es algo que vemos únicamente muy muy al final, y ni siquiera llegamos a conocer las identidades de estos personajes. No tengo claro los datos de producción, pero la sensación que me da es que aunque pudiera ser que hubieron detalles de la historia que no llegaron al montaje final, diría que estamos ante un caso de que ante una historia complicada de vender, los productores han optado por presentar un argumento bastante normal de lucha del bien contra el mal para promocionarla.

Quizá el principal problema que le veo a la película es su animación. Y está claro que desde su concepción La noche del fin de los tiempos nace como homenaje a la animación de los años 70 y 80 utilizando las mismas herramientas de esa época. Y si se valorara sólo la intención, la verdad es que lo habrían cuadrado y el resultado sería de 10. Lamentablemente, más allá del homenaje, todo luce terriblemente cutre, en parte por el número de fotogramas por segundo y por una animación de mínimos con un uso de la rotoscopia que provoca unos personajes feístas a más no poder. Como decía, no encontré casi datos de la producción y supongo que habrán tenido que trabajar con un presupuesto bajísimo que ha marcado el resultado final. Pero incluso aceptando esto, como espectador que invierto 100 minutos de mi tiempo, no me vale que digan que algo es cutre a propósito, pudiendo haber hecho «bien» una película con feeling ochentero pero con una animación más acorde a los tiempos que estamos. Y por supuesto no buscaba en esta película una perfección tipo Pixar, pero puestos a copiar a Bakshi, podían haber mirado El Señor de los Anillos, no la animación de Heavy Metal. Esto es un problema importante que me impidió disfrutar de la película. Si os fijáis en el poster de la película, pocas veces una imagen es menos representativa de lo que vemos a ver en su interior.

Otro tema es el referido a la violencia explícita y a los desnudos. Los directores plantean desde su concepción una historia para adultos, y supongo que para resaltar el elemento mitológico toman una decisión creativa bastante cuestionable, que es mostrar a la protagonista la Bruja Tzod completamente desnuda durante toda la película. A ella y a numerosas personas hombres y mujeres durante el metraje. Y lo cierto es que pensaba que no era pudoroso, pero estar viendo todo el rato los pechos o el culo de la protagonista me ha distraído completamente y me sacaba del visionado. En lo referido a la ultra violencia, hay numerosas muertes y desmembramientos super explícitos, pero por la limitación de la animación, estos momentos quedan raros por la falta de sangre y gore. No diría que mal, pero si extraños.

Como veis, no he acabado de conectar con la propuesta de Philip Gelatt y Morgan Galen King, pero aplaudo que se hagan cosas diferentes dentro de la animación que nos saquen de nuestra zona de confort, incluso cuando no acaben de funcionarme.

Comparto el trailer de la película:

La noche del fin de los tiempos es una película curiosa que se siente casi como un anacronismo debido a una animación que no ha envejecido nada bien.

PUNTUACIÓN: 6/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!