Leyendo StormWatch volumen 1 de Warren Ellis y Tom Raney

El año pasado publiqué dos artículos con mi lectura del primer Ómnibus de Conan El Bárbaro con la etapa original en Marvel Comics en los años 70. Me lo pasé genial leyendo esos cómics y comentándolos, así que decidí repetir la jugada este año, en este caso con el cómic que dio pie a la creación de Authority: StormWatch.

En este primer artículo voy a comentar el primer volumen de esta serie, desde el número 37 al 50, realizados por Warren Ellis y en su mayoría por el dibujante Tom Raney entre 1996 y 1997, que ha significado mi primera lectura del año.

StormWatch fue un comic del sello Wildstorm de Jim Lee dentro de Image Cómics, cuyo primer número se publicó en marzo de 1993, en plena explosión de Image. El cómic creado por Lee, Brandon Choi y Scott Clark cuenta las aventuras de una fuerza superhumana creada por la  ONU que se enfrenta a villanos superpoderosos por todo el mundo. Desde el satélite SkyWatch, Henry Bendix, el Wheatheman, controla el planeta preparado para enviar sus fuerzas en caso de una crisis en cualquier lugar del mundo. El grupo los formaban héroes de todo el mundo, y en su primera alineación entramos a un americano (Battalion), un ruso (Winter), un japonés (Fuji), un inglés (Hellstrike) y una italiana (Diva), y sus primeras aventuras tuvieron un corte muy paramilitar, algo muy de moda en la primera Image.

Tras 3 años de poses molonas y aventuras sin nada especial, los editores de Wildstom decidieron dar un cambio de rumbo aprovechando el final del evento “Fire from Heaven” Warren Ellis fue el escogido para revolucionar la serie y darle un interés que en el fondo nunca tuvo.

Ellis ahora es uno de los nombres más conocidos del panomara comiquero con un montón de clásicos como Planetary, Authority o transmetropolitan. Pero en los 90 era solo un escritor inglés casi desconocido que buscaba hacerse un nombre en el medio. Tras trabajar en Marvel en series geniales y rompedoras como Hellstorm o Doctor Doom 2099 (entre otras), fue fichado por Wildstorm para guionizar DV8, una versión oscura de Gen 13, la serie de héroes juveniles que era el gran éxito de la editorial de la época. Ellis tenía un humor negro y cínico típicamente inglés y un gusto por subvertir los clichés del género, lo que le convirtió en el hombre perfecto para esta nueva etapa.

Junto a él Tom Raney dibujó toda esta etapa excepto dos números. Raney, alumno de la escuela de Joe Kubert, su primer comic como profesional fue Forgotten Realms en DC Comics, para dibujar posteriormente algunos comics en Marvel como Warlock and The Infinity Watch. Tras su paso a Wildstorm, dibujó allí numerosas series como Deathblow, Wetworks o DV8, donde coincidió con Ellis. Con gran experiencia y profesionalidad, es uno de esos artistas correctos que puede dibujar cualquier cosa con fluidez narrativa que todas las editoriales quieren tener dentro de sus staffs, no sólo por cumplir fechas sino por poder ayudar en caso de retrasos de otros compañeros.

Ya desde su primer número en la serie, el 37, marcó muchas claves de toda su etapa posterior en Wildstorm. En este número Ellis presenta a Jenny Sparks, ser eléctrico que es la personificación del Siglo XX, y Jack Hawksmoor, humano modificaco genéticamente por aliens que solo puede viver en ciudades, que son personajes ya icónicos gracias a Authority. Junto a ellos, conocimos a Rose Tattoo, una asesina sanguinaria sin ninguna moralidad.

Además de quitarse de en medio la morralla de la etapa previa, Ellis crea 3 equipos con tres funciones diferenciadas controladas por Henry Bendix, el Weatherman al cargo de StormWatch:

StormWatch Prime, que tratará con problemas superhumanos en situaciones de guerra abierta, formado por Winter (absorción y redirección de energía), Hellstrike (ser de energía gaseosa que puede proyectar plasma) y Fuji (ser gaseoso superfuerte dentro de una armadura gigante).

StormWatch Red para operaciones encubiertas y guerrilla humana, formado por Fahrenheit (piroquinética), Clint (fuerza y resistencia al daño) y Rose Tattoo (asesina).

Por último, StormWatch Black con los miembros de mayor capacidad destructiva para acciones de disuasión y represalia, con Jenny Sparks (ser eléctrico), Jack Hawksmoor (defensor de las ciudades) y Swift (super humano alado), en lo que fue un adelanto de Authority.

Ellis apartó a los miembros fundadores Jackson King (Battalion, anterior jefe de campo) y Christine Trelane (Sinergy, activadora de habilidades superhumanos) a labores de entrenamiento y reclutamiento.

En los 4 primeros números Ellis establece las dinámicas de los diferentes grupos mientras se enfrentan a un superhumanos psicótico en Alemania, a Black-ops del gobierno americano, superhumanos racistas en los USA y al renacido Kaizen Gamorra.

La principal característica de esta etapa es que Ellis plantea cómics con historias autoconclusivas, plantando semillas de elementos que veremos más adelante. A partir de aquí tenemos 6 números centrados en los diferentes miembros del grupo: el 41 Christine Trelane (Sinergy).

Siguiendo los pasos de un posible meta-humano, Christine descubrirá que existe otra activadora de genes con su propia agenda, lo cual supone una posible amenaza para el futuro. Este número fue dibujado por Michael Ryan, el único junto al 47 que no fue dibujado por Raney.

Fuji cobra protagonismo en el número 42 ya con Raney de vuelta al dibujo, en el que el grupo se enfrenta a una secta suicida en Japón que quiere llevarse el país con ellos.

Jack Hawksmoor investiga un asesinato en Nueva York en el número 43, unos crímenes que el gobierno quiere mantener en secreto.

El número 44 es uno de los cómics más importantes de esta etapa en el que Ellis y Raney nos cuentan una primera parte de la historia secreta de Jenny Sparks durante el siglo XX.

Utilizando una herramienta que más adelante veremos en Planetary (y en muchas otras obras, claro), Raney cambia su estilo para imitar a autores como Joe Shuster, Will Eisner, Jack Kirby o Dave Gibbons, al situar Ellis la acción en momentos temporales en que sus creaciones eran tendencia. Aunque debido a su naturaleza autoconclusiva, este número en si no es gran cosa, Ellis está plantando semillas de varios argumentos que veremos desarrollados en esta serie y en Authority.

StormWatch 45 es una aventura en solitario de Jackson King (Battalion), que tendrá que detener un ataque terrorista en su localidad Natal, Constitution (Alabama).

Como siempre en estos números autoconclusivos, Ellis va al grano desde la primera página y nos mete de lleno en la acción. Y mola la conclusión geopolítica, ya que a pesar de evitar el atentado y condenarse a los terroristas locales que han reconocido sus acciones, el gobierno americano quiere prohibir que los miembros de la ONU actúen en suelo americano.

Rose Tattoo cobra protagonismo en el número 46. Mientras los miembros de StormWatch se van de copas por todo el mundo, Henry Bendix (Weatherman) planea algo muy chungo y empieza a parecer que no es trigo limpio. Y tras años inactivo, The High ha despertado.

Jim Lee es uno de los creadores de StormWatch pero no había dibujado este cómic hasta el número 47. Esto indica que Wildstorm se daba cuenta que tenían algo bueno entre manos que merecía la pena promocionarlo con el principal valor de la editorial.

Lo malo es que Lee no estaba muy trabajador y Ellis tuvo que plantear un comic compuesto completamente de splash-pages, con páginas chulas marca de la casa, pero otras un poco lamentables. Por lo demás este cómic es una misión que poco o nada tiene que ver con la trama principal.

En el número 47 comienza Change or die, el último arco de este volumen. Ellis siempre ha innovado con sus diseños de portadas y aquí introduce la original idea de que la portada sea la primera viñeta del cómic, cuya historia sigue en la contraportada. En total, este número cuenta con 24 páginas de historia, un par más de lo que es habitual.

Jenny Sparks sobrevive a un ataque de Blind, un miembro de los Changers de John Cumberland (The High), una versión de Superman que realmente quiere cambiar el mundo a mejor y no mantener el status-quo, uno de los temas recurrentes de toda la etapa de Ellis. Frente a los héroes que se enfrentan a ladrones de bancos y similares, lo que serían los síntomas de la enfermedad y no a las razones de la pobreza sistémica, The High quiere transformar en un mundo mejor sin desigualdad y oportunidades para todos.

Junto a él, su grupo de Changers superpoderosos está formado Blind, Wish, Smoke, Eidolon, Rite y una primera versión de The Doctor y The Engineer, que Ellis volverá a utilizar en The Authority.

La duda que queda es: Si las intenciones de The high son tan puras, ¿como es posible the Blind intentara asesinar preventivamente a un miembro de StormWatch?

Al igual que el número 48, el 49 son 24 páginas de historia en el que mientras el plan de los Changers se desarrollan por todo el mundo, The High se enfrenta y derrota a Winter, Fuji y Hellstrike en las Naciones Unidas de Nueva York.

Además, The High descubre al volver a su base que algunos de sus compañeros son bastante chungos, algo que rompe con su creación de u mundo ideal.

Y al localizar Henry Bendix en Paraguay su base de operaciones, pone en marcha una misión de exterminio.

Todo listo para el explosivo final de serie en el próximo número.

StormWatch 50 es un número doble que cierra el primer volumen de esta serie, plantando las semillas para su reinicio. Los Changers buscan cambiar la sociedad y derruir estructuras que parecen inamovibles. Henry Bendix no lo va a permitir.

El giro del cómic es que aunque Blind y Wish ocultaban oscuras intenciones, el resto de los Changers si son héroes que buscan mejorar la vida de la gente. El villano acaba siendo Henry Bendix, que solo quiere el cambio que él pueda controlar.

Así, frente a la esperada batalla final, lo que sería lo normal en el 99% de los comics de superhéroes, los miembros de StormWatch y los Changers intentan resolver sus problemas hablando, excepto la “wild-card” de Rose Tattoo que sí busca matar a todo el que pueda, sea del grupo que sea…

Además, descubrimos que Jenny Spark era amiga de John Cumberbatch desde los años 30 hasta su retirada de la sociedad. Aunque Jenny consigue acabar con Bendix, no puede evitar que mate a todos los Changers mediante el lanzamiento de un misil biológico que destruye todo el trabajo que habían realizado.

La muerte de The High “como un bicho que choca contra un parabrisas” resulta triste e ilustrativo del tema general de este arco de Ellis: No es posible cambiar el Status Quo, y los que lo intentan acaban pagando el precio.

La conclusión de este primer volumen de StormWatch de Warren Ellis y Tom Raney son 14 números que forman un todo compacto, con buenas ideas que quizá fueron desarrolladas de manera un poco apresurada, en especial el giro de Bendix, aunque claramente lo tenía pensado de inicio.

En el lado artístico, Tom Raney es un artista cumplidor sin más, y la serie hubiera brillado con alguien mejor, cosa que ya disfrutaremos en el volumen dos con Óscar Jiménez primero, y Brian Hitch después.

Hasta aquí mi lectura de este primer volumen de StormWatcj. En un próximo artículo comentaré el segundo volumen de este comic que sirvió de puente hacia StormWatch.

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

2 comentarios en “Leyendo StormWatch volumen 1 de Warren Ellis y Tom Raney”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .