Archivo de la etiqueta: Image Comics

Crítica de Geiger 80-page special de Geoff Johns, Gary Frank, Bryan Hitch y vv. aa. (Image Comics)

Uno de los últimos comics que compré a final de 2021 fue GEIGER, el comic de Geoff Johns y Gary Frank que planteaba un nuevo universo de historias creado por esta pareja creativa autor de comics de DC como  El reloj del juicio final , Superman: Secret origin y Batman: Tierra Uno. El especial de 80 páginas es el siguiente paso en la creación de este universo y sirve de presentación de nuevos personajes que seguro van a tener su importancia en el futuro.

PUNTUACIÓN: 7/10

MAD GHOST COMICS presenta un ESPECIAL DE 80 PÁGINAS de historias totalmente nuevas protagonizadas por GEIGER, así como por sus aliados y enemigos. En primer lugar, GEOFF JOHNS y BRYAN HITCH presentan al misterioso hombre conocido como REDCOAT y revelan sus extraños vínculos con la Revolución Americana, la Guerra Desconocida y el propio Geiger. A continuación, descubre los secretos de los Señores de la Guerra de Las Vegas: ¡Bonnie Borden! ¡Barba Dorada! ¡El Sr. Karloff! Y mucho más, en una serie de historias escritas y dibujadas por algunos de los mejores escritores y artistas de la actualidad. Además, la historia especial del origen del perro bicéfalo favorito de Geiger, BARNEY, y un PREVIO de la nueva serie de GEOFF JOHNS & GARY FRANK: ¡JUNKYARD JOE!

Este especial de Geiger fue publicado originalmente por Image Comics en febrero de 2022, pero por unas cosas o por otras, no pude comprarlo hasta ahora.

Geoff Johns junto a Gary Frank y Bryan Hitch han creado un universo de creación propia donde poder contar sus historias dentro del sello Image. Este mundo nació en Geiger, el comic ambientado en un futuro distópico en el que los Estados Unidos son un páramo nuclear en el que un hombre irradiado sobrevive intentando ayudar a aquellos que lo necesitan. La verdad es que lo que los americanos con los futuros distópicos deberían hacérselo mirar, porque se nota que tienen un trauma importante y un miedo por el futuro de su país. En la primera miniserie de Geiger ya se mostró que este mundo era mayor de lo esperado, al conocer a Junkyard Joe, un soldado robótico que nos indicaron que nació en la guerra de Vietnam y que había sobrevivido hasta ese presente. Junkyard Joe protagoniza la segunda miniserie de este universo que se está publicando en estos momentos en USA y es este especial hay una preview de dicha miniserie.

En este volumen Johns con Bryan Hitch y Brad Anderson al color nos presenta al protagonista de la que posiblemente sea la tercera serie, Redcoat (Casaca Roja), un ser inmortal que adquirió sus habilidades en 1776 y que también ha sobrevivido hasta este futuro distópico. Aparte de una historia corta de Geiger de Johns y Frank, Johns con Paul Pelletier , tintas de Tony Kordos y color de Hi-Fi Color, realizan una historia corta que de alguna manera conecta las historias y cierra el especial. Además, en este especial tennemo una página doble con la presentación del timeline de este universo y la primera aparición de sus principales personajes, llamados The Unnamed («Los sin nombre»), que es otra pista de lo que puede estar por venir en los próximos meses.

El resto de historias están protagonizados por diferentes habitantes de Las Vegas, un mundo salvaje en el que la ciudad ha sido dividida por tribus que dominan los diferentes Casinos de la ciudad, y en el que el débil es machacado por los fuertes. Las historias han sido creadas por Peter J. Yomasi con Peter Snejberg (he Safari), Sterling Gates con Kelley Jones (The Karloff), Leo Hendrix, Staz Johnson y color de Anderson Cabral (Nero´s), Pornsak Pichetshote y Sean Galloway (Goldbeard´s), Janet Harvey Nevala, Megan Levens y color de Charlie Ksichoff (The Manhattan) y Jay Faerber y Joe Prado, con color de Dijjo Lima (Saturn 7). En ellas, conoceremos tanto a víctimas como a machos y hembras Alpha de este mundo, de forma que nos hacemos una buena idea del ecosistema de esta sociedad mirando desde lo más alto y desde lo más bajo.

Dentro que el especial no engaña a nadie y en la propia portada aparecen algunos de los creativos que trabajan en este comic, el caso es que es una pena que todas las historias no estén guionizadas por Johns, las cosas como son. Y el caso es que las historias cortas no están nada mal, sobre todo teniendo en cuenta que en su mayoría son historias de 6 páginas que al final dan para lo que dan.

La compra de este especial me ha recordado la existencia de la miniserie de Junkyard Joe, que tengo claro que compraré cuando se publique el tomo. Por otro lado, parece claro que los planes editoriales de Johns y cia. van con retraso, porque en este comic se anunciaba que RedCoat se iba a empezar a publicar en 2022, cosa que no ha llegado a suceder. No se si es tanto un retraso de esta miniserie o el hecho que Hitch está super ocupado ahora mismo con Veneno en Marvel. Sea como fuere, creo que también probaré esa colección cuando salga. Teniendo en cuenta esto, tendré que valorar que este volumen ha sido un gran éxito que cumple de sobra lo que los creadores planteaban.

Comparto las primeras páginas de este especial, que nos presenta a Redcoat de Geoff Johns y Bryan Hitch:

El especial de 80 páginas de Geiger cumple con lo que se espera de este tipo de antologías, al presentar a los nuevos personajes que tendrán su comic propio próximamente, como Junkyard Joe o Readcoat.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Do a powerbomb 7 de Daniel Warren Johnson (Image Comics)

Termina Do a powerbomb, la carta de amor de Daniel Warren Johnson al mundo del wrestling, y lo hace con una explosión de acción y emoción que convierte a este comic en uno de los mejores comics de este 2022.

PUNTUACIÓN: 9/10

FINAL DE LA MINISERIE ¡¡¡SEÑORAS Y SEÑORES, PRESENTAMOS EL ÚLTIMO NÚMERO DE ESTA SERIE!!! ¡Lona Steelrose y Cobrasun deben enfrentarse al último desafío en su camino para resucitar a la madre de Lona! ¿Tendrán éxito?

Rose y Sun contra DIOS en un ring es el climax más grande que la vida que sin duda este comic merecía. Y me gusta sobre todo que Daniel Warren Johnson no sólo no se avergüenza de su amor por el wrestling sino que lo celebra de la mejor manera posible, con un último combate coreografíado de forma magistral con una fuerza en cada uno de los combos que traspasa la viñeta. La analogía del combate de wrestling con el camino que recorremos en nuestras vidas me ha parecido brillante, posiblemente lo mejor que alguien pudo decir del espectáculo de la lucha libre profesional.

El color de Mike Spicer a lo largo de esta serie ha sido una pasada, ayudando a contar la historia amplificando la sensación de espectáculo del torneo de wrestling. Quiero además destacar la rotulación de Rus Wooton, que suele pasar desapercibida en mis reseñas pero la verdad es que está genial también. Esto se suma a los efectos de sonido que Johnson incorpora a sus imágenes que es otro elemento claramente inspirado en el manga que se ha convertido también en una seña de identidad del estilo de Daniel Warren Johnson que me flipa.

Me alucina el ritmo de este comic y como entiende su naturaleza de historia contada desde la acción. Pero además, Johnson sabe darle al comic un final lleno de emoción que resulta inesperadamente triste pero feliz a la vez, desde luego muy satisfactorio, realizando una celebración de la vida y de disfrutar de cada uno de los momentos que tenemos con nuestros seres queridos. Al igual que con Murder Falcon, Johnson ha cogido una idea a priori super loca y la ha llenado de corazón y me ha ganado completamente.

He leído pocos comics más satisfactorios que este Do a powerbomb. Para mi ha sido sin duda una de las mejores lecturas de este 2022. Daniel Warren Johnson se ha convertido en una compra obligada da igual lo que haga a continuación. Creo que no hay mayor halago hoy en día. El día que pueda hacer una historia de Star Wars, preferiblemente una protagonizada por el X-Wing Rogue Squadron, creo que puede ser algo histórico. Pero realmente me da igual, mientras haga siempre lo que le guste en cada momento, los lectores vamos a disfrutarlo un montón.

Comparto las primeras páginas del comic:

Do a powerbomb ha sido una pasada. Espero que EEC o quien sea la publique pronto en España y la gente la pueda disfrutar como yo. 100% recomendable.

PUNTUACIÓN: 9/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Adventureman vol. 2 de Matt Fraction y Terry Dodson (Moztros)

Estoy muy mosqueado con Matt Fraction y Terry Dodson por culpa del 2º volumen de Adventureman que ha publicado Moztros en España. De hecho, me parece una tomadura de pelo y una falta de respeto tremenda a sus clientes, los lectores.

PUNTUACIÓN: 3/10

¿QUÉ HABRÁ SUCEDIDO DESPUÉS DEL FIN DEL MUNDO?

Claire Connell se convirtió, finalmente, en la heredera del legendario héroe de los pulps: ADVENTUREMAN. Y tras comprender las responsabilidades y obligaciones que conllevan ser una heroina en la edad moderna, deberá descubrir que al asumir el legado de Adventureman también deberá enfrentarse a una larga lista de villanos y enemigos del pasado… ¡y del presente!

La apasionante historia creada por Matt Fraction y Terry y Rachel Dodson en donde la inefable lucha entre el bien y el mal nos lleva a cuestionarnos qué es real y qué es ficción en los cómics, ¡continúa!

Contenido: Adventureman 5-9 USA, editado originalmente por Image Comics.

Compré el primer volumen de Adventureman en el pasado Comic Barcelona. Y hablando con la amigable gente de Moztros en su stand, me explicaron que se trataba de una historia cerrada contada en dos volúmenes, porque entiendo que eso es lo que ellos creían en ese momento con la información que disponían. Poder leer una historia que fuera directa al grano y no se eternizara fue de hecho uno de los elementos claves que me decidieron a comprar el comic, la verdad. Y la verdad es que la idea general de recuperar a los héroes y el espíritu del pulp actualizándolo para lectores del S. XXI no me desagradó, unido a un Dodson en el dibujo que siempre asegura un mínimo de calidad. El primer volumen que recopilaba los números 1 a 4 USA además terminó con un buen cliffhanger, así que tenía ganas de hacerme con el segundo volumen, éste, y conocer el final de la historia.

El problema y la tomadura de pelo ha llegado con la lectura de este segundo volumen. Empezando porque el número 5 USA es el final del primer arco de la colección, Adventureman NO se trata de una historia contada en nueve grapas, sino una colección como cualquier otra distribuida en arcos argumentales diferenciados entre si. La decisión de publicar un arco de 5 números separando los 4 primeros en un tomo y dejando el climax para otro volumen que se publicó muchos meses después me parece una tomadura de pelo y una estafa como lector. De hecho, esto que Fraction y Dodson han decidido sería como ir al cine a ver Infinity War y que la película terminara con la llegada de Thor a Wakanda. Exactamente lo mismo.

Leer que la idea es recrear los cliffhangers que existían en las antiguas publicaciones pulps y la sensación de los lectores de no saber si podrían llegar a conocer el final de la historia me parece totalmente fallida, empezando porque esa situación que sufrían los lectores era debida a los problemas de distribución y de todo tipo que existían en los años 20 y 30, que ahora no existen. Por cierto, la cosa no hubiera pasado a mayores con el final del primer arco (nº5 USA) si no fuera que Fraction y Dodson repiten el engaño al plantear un 2º arco totalmente diferente del primero en los números 6 a 9 USA, que de nuevo dejan colgado para obligar a los lectores a tener que comprar un tercero si es que queremos conocer el final de la historia. De juzgado de guardia, vamos. Hay un acuerdo tácito entre creadores y lectores que Fraction y Dodson han roto de la forma más rastrera. Y es que está genial el uso de cliffhangers y sorpresas que mantengan el interés del lector y las ganas de comprar un comic. Pero eso es una cosa y otra que pudiendo publicar un arco completo confiando que tu trabajo será lo suficientemente bueno como para que el lector vuelva para el siguiente arco, rompas la unidad narrativa que es el arco para obligar a comprar un segundo volumen que a lo mejor no te hubiera interesado. Es lamentable, por no decir algo más fuerte.

Por cierto, en este punto quiero echar un capote a la gente de Moztros, cuya edición en tapa dura la veo excelente, con un precio super justado y una calidad de papel muy buena. Digo esto porque como os contaba, yo compré el primer volumen en el Salón del Comic de Barcelona el primer fin de semana de Mayo, y el noveno número USA no se publicó hasta final de ese mes de mayo, por lo que como digo tengo claro que ellos me contaron lo que sabían en ese momento. Mi problema no es con Moztros, sino con Fraction y Dodson, la verdad.

La guinda de este pastel penoso es leer en los extras del comic que Fraction y Dodson se declaran encantados con la serie y plantean publicar un arco al año, comentando que para el tercer volumen plantean el final de este segundo arco y una serie de historias autoconclusivas que sirvan para ampliar el worldbuilding de este universo y ayuden a cerrar lo que ellos consideran que sería la primera etapa de esta colección. Y digo que es penoso porque a día de hoy (diciembre de 2022), siete meses después que se publicara en USA la última grapa aún no ha sido solicitado el siguiente número. Esto significa que incluso siendo positivos y confiando que el número 10 se publicara en USA en marzo / abril de 2023, no tendriamos hasta final de 2023 el arco completo, aparte que luego Moztros tendría que ver cuando publicarlo, tras traducirlo, maquetar su edición, etc…

Y se me ocurre que a lo mejor Adventureman no ha funcionado lo bien que Fraction y Dodson esperaban. A lo mejor resulta que están ganando más dinero trabajando en obras de encargo para Marvel o DC. Y claro, alguien podría decir que es normal que los autores quieran cobrar por su trabajo y llevar comida a su plato. Pero justo por eso hablaba del acuerdo tácito entre autores y lectores de comics mainstream de al menos publicar un arco completo y tras él ya analizan si les sale a cuenta continuar con este comic o mejor dedicarse a otros conceptos más rentables para ellos. Pero haber dejado el comic en este momento y no saber cuando o incluso si se publicará me parece una estafa. Literalmente.

Pero es que aparte de esta enorme tomadura de pelo, es que tenemos una historia que me ha parecido super montonera. La resolución del primer arco es un porque si que se convierte en un anticlimax total que no justifica la espera de 6 meses que transcurrió ente el final del primer volumen y que yo haya comprado este segundo. Y el segundo arco que empieza justo a continuación en el que conoceremos la versión actualizada de héroe a caballo pulp Crossdraw y en la que se enfrentarán a una banda de gangsters fantasmas es otra historia plana que no acaba de arrancar y que, llegado al cliffhanger del final del volumen, no me deja con ganas de saber cómo continúa. Fraction se une a Kieron Gillen en la lista de escritores que pueden tener ideas interesantes pero la ejecución nunca está a la altura de la premisa. Y que está tan cegado por el worldbuilding y la riqueza de la premisa que se olvida de hacer que sus protagonistas hagan cosas interesantes. Muy flojo, la verdad.

Aparte de la periodicidad, tenemos un comic en el que ni la historia ni los interminables textos de apoyo que abarrotan las viñetas hacen que la lectura sea amigable para el lector. Tal y como lo he sentido, vamos. Porque incluso a pesar del bajón ante lo que leí en el número 5 USA, yo seguí con ganas que conectar con la nueva historia, cosa que no llegó a pasar nunca. Está genial atreverse a probar cosas diferentes, pero te arriesgas a llevarte algún palo, y lo que me he encontrado en este volumen ha sido un golpe muy duro.

Terry Dodson dibuja y colorea el comic, y cuenta con la asistencia de su mujer Rachel que entinta sus lápices. Y dentro que su fuerte siempre fue el dibujo de personajes femeninos, lamento decir que tampoco le veo especialmente acertado en este comic. Partimos que las cosas que plantea Fraction no son interesantes para empezar, pero Dodson tampoco es un Samnee capaz de crear magia a partir de fluidez narrativa o planos de cámara interesantes, al ser su narrativa muy muy normalita. Junto a esto, tenemos a un casting amplio de personajes femeninos, la familia de Claire, que han sido diseñadas por Dodson para ser muy diferentes entre si, pero lo que hacen no sólo no es diferente sino que las convierte en intercambiables sin cosas interesantes que hacer.

Mi búsqueda de nueva lecturas me llevó a Adventureman en parte por el nombre que tanto Fraction como Dodson han conseguido con su trabajo en Marvel o DC. Pero el resultado final, aparte de la propia periodicidad, me parece muy normalito.

Voy a poner en marcha mi dicho favorito para el ámbito friki: «Poner mi cartera donde pongo mis opiniones». No vuelvo a comprarles nada a Fraction o Dodson, que les vaya bien sin mi dinero. Aparte que sería muy necio si me quejo de Fraction y Dodson para luego comprar el año que viene el siguiente volumen. No va a pasar. A ver si puedo deshacerme de estos dos volúmenes en Wallapop o donde sea y al menos recupero algo…

Comparto las primeras páginas de este volumen, conseguidas desde la página web de Image:

La elección de la edición de Adventureman me ha parecido una falta de respeto tremendo al lector. Acabo de poner a Fraction y Dodson en mi lista negra, muy mal.

PUNTUACIÓN: 3/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Fire Power vol. 5 de Robert Kirkman y Chris Samnee (Image Comics)

Quinto volumen de Fire Power de Robert Kirkman y Samnee, con color de Matt Wilson. El espectacular comic de artes marciales y fantasía está poniéndose cada vez más interesante.

PUNTUACIÓN: 8/10

Las leyendas son ciertas. El dragón es real. El mundo está en peligro. Y ahora los viejos maestros de Owen se han unido a él en la lucha.

Este quinto volumen contiene los números 19-24 de la edición americana editada por Image Comics.

Tras el satisfactorio final de Oblivion Song, Fire power es el único comic que está publicando Robert Kirkman en la actualidad, y la verdad es que lo estoy disfrutando un montón. Uno de los principales elementos que estoy disfrutando es ver como una historia de artes marciales bastante canónica es sus comienzos con occidental que viaja por accidente a un templo de artes marciales oculto para aprender sus secretos está mutando hacia una historia de fantasía que sigue conectando con los mitos del cine asiático pero que no deja de crecer en lo referido a la escala de la amenaza a la que se tienen que enfrentar los protagonistas.

No tengo claro cual va a ser la duración de Fire Power, si terminará en el próximo volumen como Oblivion Song (el sexto) o vamos a una serie más amplia que tipo Outcast que tuvo 8 volúmenes. O quien saber si incluso más. Lo que es una pasada en cualquier caso y dure lo que dure el comic es que Kirkman en lo relativo a la historia no se guarda nada y va a tope desde el minuto uno. En todas y cada una de las grapas y de los arcos que hemos leído hasta ahora. Recordando además los mejores tiempos de The Walking Dead, aunque este arco cuenta con 6 grapas USA, se lee de un tirón y te cuesta ver el punto de conexión entre números, porque todo fluye de forma asombrosa. Además, cuando lo lees por segunda vez puede apreciarse cómo cada grapa tiene su propio hito y deja al lector con un cliffhanger que le deja con ganas de más. La forma en que Kirkman consigue crear sus historias haciendo que parezca fácil es algo que me tiene maravillado.

Y por supuesto, es una pasada disfrutar de un comic con el apartado gráfico de este Fire Power, con un Chris Samnee en modo Dios perfectamente acompañado por Matt Wilson en el color. De hecho, mola la sensación que transmite el comic que hay veces que lo mejor que puede hacer un guionista es quitarse de en medio y dejar que el artista haga magia con su creatividad. Porque eso es justo lo que parece en estas páginas. Aunque está claro que no es el caso, sobre todo en el climax final casi parece que estamos ante un «Stan Lee», cuando el guionista y editor le pasaba un párrafo con «Spiderman lucha contra X» y luego Ditko rellenaba 10 páginas con coreografías y peleas. Teniendo en cuenta la planificación de Kirkman y el ritmo que imprime a sus historias, además de los propios cliffhangers en cada grapa, está claro que no es el caso, pero sí que Samnee ha tenido mucha mucha libertad para contar la historia de la forma más espectacular y potente posible. Y eso se nota.

La lectura de este Fire Power es un placer. De hecho, como digo por los momentos de acción, más que leer habría que decir disfrutar de un comic que no necesita bocadillos para que la historia se entienda perfectamente. Samnee se encuentra el plenitud artística y el color de Matt Wilson es perfecto para transmitir la sensación de amenaza y la potencia de los combates que vamos a presenciar. Mientras Kirkman y Samnee mantengan este nivel y la misma ilusión por el comic, por mi como si siguen publicando Fire Power 5 años más, yo lo compraré encantado.

Comparto las primeras páginas del comic:

Fire Power se mantiene como uno de los comics más entretenidos del panorama americano. Un must-buy absoluto que no te puedes perder.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Deadly Class vol. 12 de Rick Remender y Wes Craig (Image Comics)

Empecé a comprar Deadly Class en Enero de 2014 y tener un comic de Rick Remender en mi lista de la compra ha sido una de mis constantes comiqueras de estos casi 10 años. Esto ha cambiado al llegar al final de Deadly Class en el volumen 12 que acaba de llegar a mis manos . El comic dibujado por Wes Craig con color de Lee Loughridge llega a su fin en un volumen lleno de tristeza como lector, pero alegría a la vez al acertar Remender con este final, convirtiendo la experiencia de estos años en super satisfactoria.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Articulo CON Spoilers.

UNA CARIÑOSA DESPEDIDA, PARTE 2

No hay nada más bonito que un retiro total de la realidad con alguien a quien amas en un lugar donde puedes dejar atrás todo el ruido la codicia y el odio por una vida tranquila y sencilla. Pero, ¿existe realmente un lugar así? Y si existe, ¿cómo es posible que los monstruos rabiosos no vengan a destruirlo? Una última vuelta a la pista con los marginados de la Generación X mientras todo lo que predijeron se hace realidad.

Este volumen 12 de Deadly Class incluye los números 53-56 de la edición USA de Image Comics.

Rick Remender ha planteado este último volumen de Deadly Class con cuatro grapas situadas cronológicamente en 2008, 2015, 2020 y 2023. En ellas, plantea varios finales para algunos personajes amigos de Marcus y María que me han roto el corazón, y nos muestran lo bueno que es Remender cerrando tramas al mismo tiempo que resaltando que la amenaza de Brandy y Shabnam sigue muy presente y no descansarán hasta tener la cabeza de todos aquellos que le desafiaron cuando fueron jóvenes en la escuela de asesinos. Remender tiene claro que el Trumpismo y la extrema derecha son el mal. Brandy y Shabnam claramente los personifican en este comic, y que reciban lo que merecen al final me parce brillante. Pero a la vez no son los únicos elementos problemáticos de la sociedad americana.

En otros volúmenes ya comenté que Remender estaba usando Deadly Class para exorcisar algunos de sus demonios internos y su negatividad patológica. En este sentido, la parte de Marcus mientras intenta ser escritor, asistiendo a jornadas de firmas en las que no tiene a nadie que quiera que le firme su libro, o luego cuando se siente un vendido al trabajar para el cine tras vender una de sus historias, creo que son cosas que salen de lo más profundo de su vida y cómo incluso ahora sigue teniendo el síndrome del impostor.

Sin embargo, ya en el pasado volumen Remender cambió de foco, realizando algunas críticas a la dictadura de lo políticamente correcto, lanzando perlas positivas sobre la necesidad de crear y no destruir, como: -«Lucha contra cualquiera que te diga cómo puedes expresarte. No aceptes ninguna autoridad moral.» – «Si no estás preocupado sobre si no eres bueno, es porque probablemente no lo seas. El síndrome del impostor es útil, te mantiene humilde y trabajador.» -«Algunos eligen comentar, otros crear. Se del segundo grupo. Ambos serán olvidados, pero al menos uno añadió algo a la canción mientras sonaba.»

En este volumen, Remender realiza una refutación a 10 años de historias al proponer un final tan satisfactorio como positivo. Un final que se construye a partir de un diálogo clave del número 55 USA entre Marcus y María, que le invita a abandonar el nihilismo y atreverse a ver también a ver las cosas buenas que tiene el mundo. Un nihilismo provocado por los grandes poderes políticos y económicos para mantener dócil a la sociedad, sin capacidad de lucha. El diálogo es tan bueno que no he podido evitarlo y he optado por compartirlo con vosotros, porque es una verdadera declaración de intenciones:

– Si te quitas las gafas de negatividad y dejas de ser un quejica, verías lo afortunado que eres de vivir en estos momentos.

– Así que propones que nos sentemos y hablemos sobre cómo algunas cosas van mejor, y que eso ¿qué? ¿Tiene que hacer que ignore las partes jodidas?

– Y ¿qué crees que consigues siempre centrándote en lo malo? Si todo lo que hacemos es fijarse en la mierda mala y todo lo que es malo, te perderás un millón de cosas buenas, cosas hermosas que están a tu alrededor. El mundo es ambas cosas, bueno y malo, y tu eliges ver únicamente una de las dos cosas. Esto está afectando a tu humor, está afectando a tu arte. Tu pódium te da una responsabilidad, pero tú la estás usando para difundir sólo cinismo. El cinismo ciega a las personas del bien que hay en nuestro mundo. Y cuando todo el mundo ve únicamente el mal, ellos dejan de esperar, dejan de tener esperanza, dejan de creer que el bien existe. El cinismo marca si una persona lo intenta o no. Ha erosionado a nuestra entera generación. El cinismo es infeccioso. Por eso tienes que expresar una visión de la realidad más equilibrada, Marcus. Por tus hijos. No hayas que la desesperación sea tu legado.

Que en estos momentos de COVID, de cambio climático, con Trump amenazando con volver a presentase a las presidenciales y con la dictadura de los extremismos de izquierda en el discurso público en los Estados unidos, Remender se revele contra todo eso y plantee un final positivo a su historia me parece una decisión valiente. Desde una perspectiva cínica los finales finales no son más que terminar la historia en un momento concreto, sabiendo que al final los príncipes no «vivieron felices y comieron perdices». Que Remender reconozca esto pero a la vez plantee ese final para su historia me transmite la idea que Remender se encuentra en plenitud creativa y sabe qué historia quiere contar sin importar las opiniones de los críticos.

Leí este comic casi a la vez que el especial 80 páginas de Geiger de Geoff Johns, Gary Frank, Bryan Hitch y otros, y mientras Johns plantea un mundo en el que la sociedad se fue al garete y los Estados Unidos son un páramo nuclear, uniéndose a la moda imperante desde hace años en el entretenimiento, Remender toma partido de la forma más valiente posible, no riendiéndose y recalcando que es responsabilidad de todos creer que un futuro es mejor, y luchar por ello. Incluso aunque los medios y las asociaciones interesadas te venden la idea que la «Emergencia» es inevitable. No, no lo es, y eso es lo bonito de este comic, cuyo final me parece brillante.

En el apartado artístico, Wes Craig con Lee Loughridge en el color están perfectos en estas últimas historias que cierran la colección. Craig tiene una habilidad para capturar la energía cinética de los personajes, y me ha flipado siempre la forma en que además de las escenas de acción, si en algo triunfa es en los momentos calmados en los que los personajes abren sus corazones.

En estas 4 grapas USA, Remender nos rompe el corazón en varios momentos super dramáticos, y Craig junto al color de Loughridge hacen un trabajo maravilloso trasladando las ideas de Remender a imágenes, reafirmando lo fueras de serie que son ambos. El éxito de Deadly Class pudo estar provocado en sus inicios provocado por cierto efecto «nostalgia», al plantear su historia en el escena punk de San Francisco en los años 80. Sin embargo, ahora que ya ha terminado, hay que reconocer la personalidad que Craig y Loughridge han aportado a este comic, uno de los mejores y con mayor consistencia de los últimos años.

En el momento en que escribo estas líneas me doy cuenta que es la primera vez en 10 años que Remender no tiene un comic en publicación. Al final de este Deadly Class hay que sumar que Remender también terminó hace unos meses A Righteous Thirst for Vengeance con el dibujante André Lima Araújo y The Scumbag con Moreno Dinisio en su tercer volumen. Leí que Remender está super implicado en la adaptación cinematográfica de Tokyo Ghost, su comic creado con Sean Gordon Murphy. Y deseándole suerte y que le vaya muy bien, siento mucha pena al ser este el último ejemplo que el comic es el «hermano pobre» del mundo del entretenimiento. Si los autores quieren buscar su estabilidad económica, a no sea que hablemos de Ed Brubaker y Sean Phillips, vemos que cada vez es más difícil para los creadores poderse ganar la vida con sus creaciones en el mundo del comic.

Hablamos en otras ocasiones que estamos ante una edad de oro de calidad y variedad, pero eso también significa que hay una oferta imposible con demasiados comics interesantes y poco dinero para hacernos con ellos. Por eso mismo creo que debo apoyar a Craig en su próximo proyecto, el comic KAYA que Craig crea, escribe y dibuja y que está siendo publicado por Image Comics. El clásico «poner la cartera donde pongo mis opiniones».

Y aparte de todo lo bueno del comic, Remender y Craig plantean un epílogo a modo de conclusión que llegó a emocionarme un montón y me dejó en el mejor momento posible. ¡Qué gran final!

Comparto las primeras páginas del número 53 que abre este volumen:

Deadly Class ha terminado. ¡Y menudo final más emocionante y perfecto! El comic de Remender y Craig me ha recordado por qué estos autores fueron en su momento compra obligada para todo lo que publicaran.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!