Archivo de la etiqueta: Image Comics

Crítica de Ice Cream Man vol. 2 de W. Maxwell Prince, Martin Marazzo y Chris O’Halloran (Image Comics)

Ice Cream Man fue una de las sorpresas comiqueras de 2020. Este 2021 me he propuesto ponerme al día con este comic creado por el escritor W. Maxwell Prince junto al artista Martín Marazzo, con colores de Chris O’Halloran, y que está siendo publicada por Image Comics en Estados Unidos. Y este segundo volumen vuelve a ofrecernos cuatro nuevas historias diferentes a todo lo que he leído en mucho tiempo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Esta serie aclamada por la crítica de historias singulares no tan dulces continúa con cuatro historias más de aflicción, redención y aderezos ilimitados.

Este segundo volumen recopila los números 5-8 USA

Ice Cream Man está planteada, al menos por lo visto en estos dos primeros tomos (ocho números USA), como una antología de historias extrañas e inquietantes alrededor de este heladero que parece llevar la desesperación y muerte allá por donde va. Aunque a priori estamos ante historias autoconclusivas, y me han encantado las cuatro, en este segundo volumen sí parece empezar a esbozarse un hilo conductor alrededor del heladero y el opuesto que hemos conocido en estas páginas. Aunque puedo equivocarme, parece que el antagonismo entre ambos puede ser una de las claves del comic.

W. Maxwell Prince crea unas historias con reminiscencias a los cuentos populares que no tienen por qué terminar bien y que a pesar de su aparente ligereza y facilidad de lectura, nos golpean con momentos perturbadores en cada número. Como comentaba antes, no estamos ante un comic de terror al uso, más bien sería un drama existencial ante el descubrimiento que estamos solos en el universo, nadie cuida de nosotros, y nada bueno nos espera aparte del vacío y la nada. De momento, me gusta la sensación de cuento que no intenta ofrecer un mensaje moralizante, sólo romperte un poco por dentro al ir cayendo por la madriguera de conejo hacia este deprimente y depresivo mundo en el que está situada la acción.

Este elemento perturbador está conseguido gracias al espectacular apartado artístico formado por el dibujante Martín Marazzo y el colorista Chris O’Halloran. Marazzo tiene un feel al arte pop de los años 60 con viñetas limpias de perfecta narrativa, acentuado por los colores vivos de O´Halloran. Sin embargo, sabe transmitir el drama psicológico de los personajes y la naturaleza malsana de las cosas que sucenden a su alrededor.

Cada uno de los comics de este segundo volumen plantea una estupenda historia que en muchos casos implica un hallazgo visual que marca que el continente en este caso está por encima del contenido, al menos de momento. En este sentido, el número 6 USA en la que el color de la viñeta distingue tres historias diferentes sucediendo simultáneamente, me parece una maravilla, dentro de su simplicidad.

Precisamente si algo menos bueno tiene este comic es el propio tono nihilista y depresivo de sus historias, algo que entendería que pudiera no ser del agrado de algunos lectores que busquen contenidos ligeros que les hagan olvidarse de los problemas del mundo real. Si estas remotamente deprimido, quizá sería buena idea que te guardaras este comic para momentos más alegres. Dicho esto, Ice Cream Man me parece un descubrimiento maravilloso.

Si buscas lecturas diferentes y no te importan los finales no felices, no hace falta que busques más, Ice Cream Man va a ser una opción perfecta.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¿Estás leyendo este comic, que te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de That Texas Blood volumen 1 de Chris Condon y Jacob Phillips

Me ha encantado That Texas Blood, el debut como artista completo de Jacob Phillips, hijo de Sean (Criminal) Phillips, junto al escritor Chris Condon, que nos ofrecen en su primera obra un tenso relato de género negro que me ha atrapado desde la primera página.

PUNTUACIÓN: 8/10

El colorista de CRIMINAL JACOB PHILLIPS por primera vez como artista completo y el escritor CHRIS CONDON irrumpen en escena con esta nueva serie regular editada en Image Comics. Al igual que París, Texas o No es país para viejos, este comic Neo-Western para adultos comienza cuando la búsqueda para recuperar un cazo de su mujer conduce al Sheriff Joe Bob Coates a una tensa confrontación el día de su 70 cumpleaños, lo que hará que se cuestione su efectividad como sheriff del condado de Ambrose, Texas.

That Texas Blood es una extraordinaria tarjera de presentación para los autores Chris Condon y Jacob Phillips. La historia de That Texas Blood tiene numerosas reminiscencias de obras clásicas como No es pais para viejos de los hermanos Coen, en la que un veterano Sheriff a punto de jubilarse tiene que enfrentarse a situaciones hasta cierto punto habituales en la deprimida y pobre Texas rural. El acierto del comic es que la figura del sheriff Coates no sea principal para Condon, sino que resulte el receptor de las historias de la gente que vive y comete crímenes en su condado.

Tras un primer número con una historia unitaria que de forma magistral el tono del comic, “La cacerola”, el primer volumen incluye además el primer arco de cinco números, “La conciencia de un hermano”, que me ha parecido una increíble muestra del noir más clásico con un protagonista atrapado por un pasado del que pensaba que había conseguido escapar, hasta que tiene que volver a su pueblo natal al serle comunicada la muerte de su hermano.

Reconozco que las historias de Condon no son especialmente originales al ser 100% noir, pero sí transmiten de maravilla la sensación de pozo si nfondo que se debe vivir en esas zonas rurales de Texas en las que la esperanza hace tiempo que abandonó esos condados y la gente se va apagando poco a poco por causa del dolor, el alcohol y las drogas, o una combinación de todo lo anterior.

El segundo gran descubrimiento de That Texas Blood es ver el desempeño de Jacob Phillips como artista completo. Y el resultado, teniendo en cuenta que este comic es su ópera prima, creo que no puede ser mejor. Se nota que Jacob ha “mamado” en casa la narrativa comiquera, porque aunque le veo que tiene margen de mejora en lo relativo a unas figuras dibujadas en escorzos muy similares en muchas viñetas, sin embargo consigue un éxito brutal a la hora de transmitir el dolor y el drama interno que vive el protagonista. En ese sentido, el cuarto número USA, en el que Randy Terrill vuelva a la que fue su casa de niño y encuentra los recuerdos de su vida junto a su hermano fallecido, me parecen unos momentos super emocionantes y dolorosos. Si un buen noir para Ed Brubaker es el de personajes que parece que tengan las cartas marcadas y un destino escrito al que sin embargo se dirigen sin remisión, parece que Phillips tomó buena nota de los comentarios del socio de su padre para crear junto a Condon una maravillosa muestra del mejor noir.

La paleta de color de Phillips también me gusta mucho y la veo muy acertada para ayudar a transmitir los estados mentales y emocionales de los personajes, con momentos salpicados de un impactante rojo sangre que consiguen impactar al lector. Los colores aplicados “a brochazos” creo que aportan una mayor expresividad a la página y, frente a los perfectos coloreados digitales actuales, su estilo tiene un aire atemporal que va a hacer que sea un lectura que dentro de varios años vamos a poder seguir leyendo y disfrutando. Hay elementos narrativos y de fluidez que Phillips seguro va a mejorar en los próximos volúmenes, pero que en una primera obra consiga que sus personajes transmitan tanto me parece alucinante.

That Texas Blood va a tener continuidad, los propios Condon y Phillips me comentaron por Twitter (¡qué majos!) que ya están trabajando en el segundo volumen que empezará a publicarse este verano. Tras leer este primer volumen, me alegra poder decir que el comic entra en mi lista de “compra segura”

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!!

Crítica de Fatale de Ed Brubaker y Sean Phillips (Image Comics)

Ed Brubaker y Sean Phillips comenzaron en enero de 2012 su relación con Image Comics con Fatale, serie de 24 números que realiza una sorprendente combinación de género negro y el terror cósmico de H. P. Lovecraft.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¡ARMAS! ¡SEXO! CULTOS SECRETOS! ¡Y MONSTRUOS!

¡Nada de lo que han hecho hasta ahora los creadores de los premiados y superventas SLEEPER, CRIMINAL e INCOGNITO te preparará para el explosivo debut de FATALE!

En 2012 un hombre de luto por la muerte de su tío se topa con un secreto que lo lleva por el camino más oscuro imaginable… a una mujer seductora que ha estado huyendo desde 1935, un mafioso que puede ser un monstruo demoníaco inmortal, y las historias de todos los hombres condenados que han quedado atrapados en su lucha de décadas. FATALE combina el noir y el horror para contar una épica fascinante que no se parece a nada que hayas visto antes.

Fatale supuso un enorme éxito de crítica y público que cimentó el prestigio de Ed Brubaker y Sean Phillips como una voz única dentro del comic mainstream americano, además de asegurarles la estabilidad económica para poder seguir creando sus comics en Image Comics con total libertad, cosa que llevan haciendo desde entonces.

Frente a las historias de género negro puras con las que Brubaker y Phillips comenzaron su andadura en Criminal como Lawless o Bad night, en los años anteriores a Fatale Brubaker había mostrado un gran interés en salir de su zona de confort incorporando elementos a sus tramas que permitieran varios registros, como fue Last of the innocent, o su segunda miniserie de Incógnito, en la que mezclaba a su historia de seres super poderosos contada desde un punto de vista pulp un giro metatextual.

Para Fatale, el desafío fue aún mayor, al plantear una historia de terror combinada con una reflexión sobre la figura de las clásicas femme-fatales tan habituales en el género negro. Brubaker comenta que buscando encontrar su voz para contar un tipo de historia que para él era completamente nueva, no es de extrañar que inicialmente empleara aquellas herramientas con las que más a gusto se sentía. Es por esto que Fatale muestre sobre todo al comienzo un terror construido a partir de una historia criminal con toques de historia de amor condenado.

Fatale es hasta la fecha la historia más larga de las realizadas por Brubaker y Phillips en el ámbito creator-owned. Kill or be Killed llegó al número 20, mientras que Sleeper también tuvo 24 números en sus dos temporadas publicadas dentro de Wildstorm, aunque con menor número total de páginas, además del propio hecho de que este comic es propiedad de Wilstorm / DC Comics. Aunque inicialmente la serie fue anunciada como de 12 números y Brubaker siempre comentó que el final estuvo siempre claro para él, el como llegar a ese momento se amplió sobre la marcha, llegando a doblar los planes iniciales al buscar que la historia de Josephine fuera contada de la mejor manera posible.

En el apartado artístico, Sean Phillips contó con Dave Stewart en los colores los primeros 11 números, mientras que problemas de agenda de Stewart, uno de los mejores coloristas del medio y también uno de los más solicitados, provocó que Elisabeth Breitweiser se incorporara a la serie en el número 12, coloreando el resto de números hasta el final. Lo cierto es que no sentí la diferencia, dado que Breitweiser se adaptó a los colores planos que asociamos a los comics de Brubaker y Phillips, primero con Val Staples, luego con Stewart y que actualmente está realizando Jacob Phillips, el hijo de Sean. En todo caso, el número 23 en el que descubrimos la revelación cósmica del origen de Josephine, permitió que Breitweiser se luciera por completo y demostrara por qué es ella también una maravillosa colorista por méritos propios.

Veo en Fatale a un Phillips en su salsa con su nivel habitual de calidad en la narrativa, aunque quizá deba reconocer que su estilo encaja perfectamente con el realismo y no tanto en la parte fantástica, mostrando a un monstruoso Bishop con claras reminiscencias a Lovecraft casi como si un figurante de una película de la Hammer de los 60 llevara una máscara de un monstruo. Además, que Fatale cuente con numerosas escenas sexuales no es noticia, aunque merece la pena indicar que es el comic que más explícitamente muestra el cuerpo de Josephine, con varios desnudos integrales frontales, cosa que no habíamos visto en los comics previos de la pareja.

Otro detalle interesante que descubrí leyendo entrevistas de la época ha sido conocer el método de trabajo de Brubaker y Phillips. Todo empieza con Brubaker “vendiendo” el concepto de la serie de Phillips con un tratamiento contado a nivel general, para estar seguro que a Phillips le interesa y quiere dibujarlo. Sin embargo, Phillips no quiere saber el final de la historia mientras dibuja, sino que prefiere ir dibujando a medida que Brubaker le envía el guión, nunca todo el número completo, sino normalmente en partes de unas ocho páginas, más o menos un tercio de cada número. Es por esto que Phillips en cierta manera va descubriendo las sorpresas del comic a medida que va trabajando en él, nunca a priori.

De hecho, los anuncios promocionales que he incorporado a la reseña fueron dibujados por Phillips a partir de las ideas de Brubaker de lo que sabía que el comic tendría que mostrar, pero sin ser necesariamente escenas reales del comic.

A continuación, resumo los argumentos de los 5 arcos de la serie:

Death Chases me (La muerte me persigue) Números 1-5

Secretos, mentiras, horror, lujuria y monstruos de antes del inicio de los tiempos, todos chocan en FATALE: DEATH ME CHASES. En la actualidad, un hombre conoce a una mujer con la que se obsesiona instantáneamente, y en la década de 1950, esta misma mujer destruye la vida de todos aquellos que se cruzan en su camino.¿Qué horrible secreto oculta? Sólo Brubaker y Phillips podrían haber unido el género negro con el terror de H. P. Lovecraft.

The Devil´s business (El negocio del Diablo) Números 6-10

En la década de 1970 en Los Ángeles, Josephine no puede esconderse de los cultos satánicos y de los ricos de Hollywood con espeluznantes películas de 8 mm. Y cuando un actor en apuros y su amigo herido se crucen en su camino, se desatará el infierno, dejando ondas que hacen eco hasta la época moderna, donde Nicolas Lash cae más profundamente en el hechizo de Josephine.

West of Hell (Al oeste del Infierno) Números 11-14

Desde los oscuros días de la depresión, hasta la Edad Media y el viejo oeste, estos relatos de horror y mito sobre el misterio de la mujer fatal revelan secretos que incluso nuestra heroína aún no conoce. Audaz y experimental, este es el horror pulp noir en su máxima expresión.

Pray for Rain (Reza por la lluvia) Números 15-19

Sexo, drogas, rock-n-roll y asesinos rituales chocan en el volumen más extraño y emocionante de FATALE hasta ahora. Una mujer extraña sin memoria se topa con la vida de una banda de grunge en apuros a mediados de los 90 en Seattle… ¿Se convertirá en su musa? ¿Los salvará de convertirse en un grupo de un único éxito? ¿O será algo mucho peor, dado que hay un asesino psicópata tras su rastro?

Curse the Demon (Maldice al demonio) Número 20-24

El último libro de la épica historia superventas de terror-noir de ED BRUBAKER y SEAN PHILLIPS. Los secretos de la inmortal Femme Fatale y su adversario salen a la luz antes de su explosivo enfrentamiento final.

Tras este resumen, lo cierto es que a pesar de ser un comic estupendo, considero que Fatale es el comic en el que Brubaker no acabó de acertar el concepto, o al menos la forma de combinar todos los elementos. Y quizá en ese sentido es la propia Josephine en la que se personalizan todos los problemas. Josephine es el arquetipo de “mujer fatal”, una hermosa mujer morena capaz de hechizar a cualquier hombre con solo unas palabras.  Y excepto en el tercer arco formado con historias unitarias ambientadas en diferentes momentos temporales, en general la vemos en diversas épocas a través de los ojos de los hombres a los que atrapa y a los que utiliza para conseguir sus fines, que pasan por un lado por escapar de la secta de Bishop y por otro de conocer más detalles de un pasado que está oculto para ella. El hecho de convertirse casi en la secundaria de su propia serie no ayuda a generar la necesaria empatía.

El conocimiento que es un ser inmortal que ha muerto y renacido en diferentes eras tampoco consigue generar empatía hacia ella porque sus actos son egoístas y deja un reguero de sangre a su paso de hombres que no merecían el destino que sufrieron. Aparte, Brubaker nos deja además sin saber quién es reamente Josephine, dejando unas pistas que son demasiado poco, y mostradas demasiado tarde. En este sentido, saber que es perseguida por un culto satánico que quiere sacrificarla a unos dioses ancestrales que enlazan con la tradición Lovecratiana, tampoco consigue que la veamos como “buena” porque sus actos conscientes o inconscientes no lo han sido. Casi me recuerda a la forma en que Neil Gaiman muestra a sus deidades, mostrándoles como seres que actúan según su naturaleza y a los que los calificativos de “buenos o malos” no son aplicables.

Ambientar sus arcos en los años 50 en San Francisco para hacer una típica historia policial, en los 70 en Los Ángeles para poder tocar las historias de sectas de Hollywood tan influidas por las andanzas de Charles Manson, y en los 90 en el Seattle cuna del grunge, sirve para que Brubaker toque elementos de su vida personal que le mantengan creativamente interesado. Y junto a esto, tenemos 4 historias centrales con diferentes protagonistas para no verse constreñido por la obligación de historias contadas en arcos de cinco números, y un último arco en el que cambiamos de narrador para ver la historia desde el punto de vista de Nic, del villano Bishop y por último de Josephine, para conocer la historia de los principales personajes.

Con un final 100% Lovecraftiano que se aleja de las historias noir tradicionales, Fatale aún no encajándome en todo si que veo que es la historia más ambiciosa en todos los sentidos de las que nos han contado Brubaker y Phillips hasta la fecha. De hecho, agradezco que Brubaker se aleje de su zona de confort y nos sorprenda con historias tan diferentes entre si. Es por esto que creo que Fatale es un comic super recomendable y os invito a que lo probéis.

Os muestro a continuación las primeras páginas de este comic, que seguro os van a enganchar:

Comparto por último a modo de curiosidad, el anuncio promocional que crearon a modo de trailer para promocionar el comic:

Fatale es una historia diferente que se aleja de las raíces noir con las que Brubaker y Phillips se sienten más a gusto, ofreciendo una estupenda lectura que sin duda te sorprenderá.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Hedra de Jesse Lonergan (One-Shot – Image Comics)

Tras varias recomendaciones, me animé a comprar en versión online el One-Shot Hedra de Jesse Lonergan, un comic que dentro de su simplicidad busca explotar al máximo las posibilidades narrativas del mundo del comic con resultados maravillosos.

PUNTUACIÓN: 8,5/10

En una gloriosa exploración del medio de los cómics con ecos de 2001: A Space Odyssey, Flash Gordon, Chris Ware y Moebius, un astronauta solitario deja un mundo devastado por la guerra nuclear en busca de vida. Lo que encuentra está más allá de toda explicación.

“Esta hermosa e intrincada maravilla es una de las expresiones más completas de lo que se puede hacer con los cómics que he visto en años”. —Warren Ellis

Jesse Lonergan nació en California, se crió en Arabia Saudita y Vermont, y pasó dos años en Turkmenistán con el Cuerpo de Paz. Sus cómics incluyen Joe y Azat, All Star y Hedra. Cuando se emociona mucho o piensa que algo es realmente divertido, se frota las manos como un villano en una caricatura. Tras Hedra, el pasado mes de noviembre publicó también en Image Comics la novela gráfica Planet Paradise.

Al empezar a leer este especial de 48 páginas, dos elementos me provocaron un choque sensorial respecto a mis expectativas de cómo tiene que ser un comic. El 100% de la página está ocupado por viñetas de diversos tamaños aunque con una cuadrícula inicial de 5×7 que provocaba una sensación de que la página rebosaba de información. Además, estamos ante un comic sin diálogos de ningún tipo, lo que hace que la lectura ¿el visionado sería el término más adecuado? fuera super rápido.

Estos elementos “extraños” a priori consiguen sin embargo plantear cuestiones como el respeto al medio ambiente y la naturaleza violenta de la raza humana (de cualquier raza, por otro lado, por lo visto en la historia), y cuentan la historia planteada por Lonergan de forma original y brillante. Las páginas se convierten en un desafío para el lector al llevar al ojo por la página de formas poco habituales en un comic mainstream, pero la simplicidad de las viñetas hicieron que entrara en el juego y disfrutara muchísimo la experiencia y agradeciera alguno de los hallazgos narrativos que me encontré en estas páginas.

Prefiero no entrar más en detalle sobre este comic, pero sí comparto dos páginas del mismo para que puedas valorarlo tú mismo. Hedra ha sido sorprendente y totalmente recomendable:

PUNTUACIÓN: 8,5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Ascender vol. 3 de Jeff Lemire y Dustin Nguyen (Image Comics)

El tercer volumen de Ascender de Jeff Lemire y Dustin Nguyen editado por Image Comics mantiene sus señas de identidad que lo convierten en uno de los comics de ciencia ficción con mayor personalidad.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Volumen 3: “EL MAGO DIGITAL”. ¡Continúa la exitosa serie de fantasía del poderoso equipo creativo JEFF LEMIRE y DUSTIN NGUYEN! El Capitán Telsa está haciendo todo lo posible para deshacerse de los jóvenes Mila y Bandit, pero las cosas se ponen más difíciles una vez que un viejo amigo quiere acompañarlos: ¡DRILLER, el ROBOT ASESINO! Con su fiel compañero Mizard el Mago a su lado, es posible que Madre y su malvado ejército de vampiros finalmente hayan encontrado un oponente a su altura. Mientras tanto, Andy lucha por resucitar a su amor perdido Effie de poder implacable de los vampiros no-muertos.

Este volumen recopila los números 11-14 USA.

Seis meses después del segundo volumen de Ascender me llegó este tercer tomo que recopila tan sólo 4 números, no 5 como era la norma hasta la fecha. Y a pesar de este detalle que es una pena y quizá muestra el agotamiento de Nguyen, lo cierto es que es un comic con una estética y personalidad únicas que siempre me deja satisfecho una vez lo he leído.

Ascender se va a tomar un descanso para que Lemire y sobre todo Nguyen recarguen las pilas y vuelvan con toda su creatividad a tope en unos meses. Me parece una gran idea, es un comic con tanta personalidad que es uno de esos casos en que es mejor asegurarse que lo que vayan a publicar sea lo mejor posible en todos los sentidos, así que no tengo problema en que descansen lo que tengan que descansar. Sobre todo porque si no lo leí mal, el próximo tomo ya será el último.

Y en lo referido a este volumen, a pesar de ofrecer algunas reuniones emocionantes, la verdad es que estos 4 números américanos no parecen un arco dentro de la historia principal, sino unos capítulos que se han agrupado en un volumen aunque hubieran podido agruparse de otra manera si así lo hubieran preferido los autores, sin notarse demasiado el salto.

Este mundo de ciencia ficción en el que la magia ha tomado el control y los vampiros asolan los planetas supervivientes sigue ofreciendo momentos super chulos en cada grapa, y como siempre Lemire y Nguyen se las apañan para dejarnos con la miel en los labios. El arte de Nguyen es siempre expresivo y, si entras en su propuesta, te deja siempre grandes momentos repletos de emoción. La guinda para este volumen es que se han decantado por una portada que nos recuerda a Akira de Katsuhito Otomo, ofreciendo una imagen super potente.

Si te gustan las historias diferentes que tocan muchos palos a la vez, Ascender es tu tipo de comic, te lo recomiendo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¿Estas leyendo este comic, que te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!