Archivo de la etiqueta: Wildstorm

Leyendo StormWatch volumen 2 de Warren Ellis, Brian Hitch, Óscar Jiménez y Michael Ryan

Tras empezar el año leyendo la primera etapa de Warren Ellis en StormWatch, hoy comparto mis impresiones de la lectura del segundo volumen junto a Brian Hitch, Óscar Jiménez y Michael Ryan, que sirvió de preludio de la ya mítica Authority.

El segundo volumen de StormWatch constó de 11 números más el especial WildC.A.T.s vs Aliens que lo cambió todo. Frente a la narrativa de números sueltos del volumen anterior, Ellis optó por 3 arcos de 3 números más los 2 últimos de Aftermath, que se publicaron entre Octubre de 1997 y Septiembre de 1998.

La primera pregunta que podemos hacernos es si Ellis empezó este segundo volumen de StormWatch sabiendo que la iba a transformar en Authority unos meses más tarde. Y la respuesta es NO, todo lo hicieron sobre la marcha. De hecho la experiencia con Jiménez fue tan mal que Ellis ha reconocido que iba a dejar la serie, comentado por él mismo en su afterword en el último número (aunque no lo dice explícitamente ni deja en mal lugar al dibujante español).

Que se fueron haciendo cambios sobre la marcha queda claro ya desde el Preview promocional que Wildstorm publicó para promocionar esta nueva etapa. Además de una historia corta y diseños de personajes apoyados por textos de Ellis explicando su motivación detrás de algunos cambios que se iban a producir en este nuevo volumen, publicaron el planning de los tres primeros arcos de la serie, que variaron respecto a lo que acabó publicándose. El segundo arco centrado en Kaizen Gomorra desapareció para presentar a los ya míticos Apollo y Midnighter, y el tercer arco Bleed acabó ampliándose a 3 números.

¿Os acordáis cuando comentaba que lo más flojo del anterior volumen fue el dibujo de Tom Raney? Pues ese problema ya no existe, Óscar Jiménez primero y Brian Hitch después se salen. Aunque igual que digo esto, es una pena que Michael Ryan dibujara también un montón de páginas, que quedan muy muy por debajo de la calidad de los otros dos.

El primer arco «Strange weather» se publicó en los nos 1 a 3. Tras un secuestro de un científico de la ONU por unos terroristas que piden la abolición de la Resolución Gaetano que prohíbe investigar con células de superhéroes, StormWatch descubrirá que es la punta de un iceberg con múltiples derivadas, entre las que está el asesinato del congresista Kelly, que había viajado a El Salvador investigando posibles crímenes contra la humanidad.

Ellis da un montón de información y se agradece que el cómic «cueste» leerlo. El problema, ya en este primer número, es que parece que Jiménez no cumplió con las fechas ni siquiera en su primer número y las 2 últimas páginas parecen bocetos terminados por el entintador. Mal empezamos.

El segundo número tiene portada de Gary Frank. A pesar de haber negado su existencia, el actual Weatherman Jackson King envía a StormWatch Black a la localidad de Pavane, en la que el ejército ha declarado la ley marcial.

StormWatch Black sigue formada por Jenny Sparks, Jack Hawksmoor y Swift. Los dos personajes creados por Ellis más el único que hizo el salto a Authority. Blanco y en botella. Frente a las misiones militares a gran escala, Ellis parece más a gusto con el black-ops.

La sorpresa final es que La Resolución Gaetano ha sido violada y el culpable es el gobierno de los USA. Internacional Operations llevaba tiempo haciendo sus experimentos en El Salvador y ahora quieren trasladar sus operaciones a suelo americano.

El tercer número de StormWatch cuenta con portada de Brian Hitch y sirve de presentación de lo que está por llegar. De las 21 páginas de este cómic Jiménez solo realiza 14 y las 7 últimas son obra de Michael Ryan, artista de la casa que realiza muchos fill-ins y que va a tener que trabajar a destajo en próximos números de esta serie.

Tras conseguir StormWatch Black las pruebas, el equipo principal llega para detener a todos los culpables y llevarles a juicio. El cómic termina con una sorpresa añadida. ¡Henry Bendix, el anterior Weatherman que se volvió loco, está vivo y colaborando con I.O.!

Este primer arco me ha parecido muy interesante. Frente a los villanos clásicos de «mira que malo soy» Ellis introduce un tema recurrente en su obra posterior al hacer que sea el propio gobierno americano el villano. Un gobierno en el que no se puede confiar.

Es curioso como una casualidad cambió el mundo del comic. Los problemas provocados por Óscar Jiménez hicieron que abandonara la serie tras los tres primeros números. Y fue el fichaje de Bryan Hitch por parte de Wildstorm para sustituirle lo que lo cambió todo.

Toca recordar que Hitch ahora es Dios, pero en los 80 y 90 era mayormente conocido por ser un clon de Alan Davis. Ya en Titanes en DC empezó a alejarse de la sombra de su mentor, y su arte explotó en este StormWatch, continuado justo después en Authority, JLA, Ultimates… El resto ya es historia del comic mainstream americano.

El número 4 comienza «A finer world» un arco planteado para presentar a Apollo y Midnighter. Las versiones de Ellis de Superman y Batman no podían molar más, y encima los hizo gays con toda la naturalidad del mundo. Como debe ser.

¿Para que presentar a Kaizen Homorra como el gran villano del universo Wildstorm como tenía previsto para el segundo arco de la serie, si Hitch le ofrecía unas posibilidades mucho mejores? Debe ser impresionante ver el trabajo de un artista y que tu cerebro arda con creatividad, dándote ánimos renovados para no sólo continuar en la serie, sino crear todo un nuevo paradigma que cambiaría la forma en que se han hecho los los comics de superhéroes modernos.

Bryan Hitch trabajó con el veterano entintador Paul Neary y con la colorista Laura Depuy, ofreciendo una calidad al nivel de Authority, con una acción que saltaba de las viñetas.

Apollo y Midnighter fueron creados por Henry Bendix junto a un grupo de héroes que fallecieron en su primera misión. Tras descubrir que Bendix les había traicionado, se ocultaron del mundo durante 5 años.

Tras entrar en contacto con StormWatch, estos deciden confiarles la captura del jardín en el que se crean armas modificadas genéticamente.

Lo que siguen son algunas de las mejores páginas superheroicas del año. De cualquier año. Con un Hitch on-fire que prometía grandes cosas y que cumplió de sobra más adelante.

El giro «bad-ass» de este final de arco es que aunque Jackson King parecía haber dado un voto de confianza a Apollo y Midnighter, también les había inoculado un agente biológico que hubiera hecho explotar en caso de que algo no le hubiera cuadrado.

Ciertamente, Ellis no empezó este segundo volumen de StormWatch pensando en Authority, pero desde que vio las primeras páginas de Hitch, la cosa cambió. Y en el tercer arco «Bleed» nos presenta la Sangría, el espacio entre universos paralelos que también juega un papel importante en Authority y también en Planetary.

Para darnos una idea del nivel de interés que le producían a Ellis los actuales protagonistas de esta serie, este tercer arco nos cuenta una historia de un mundo paralelo en el que es Hawksmoor el Weatherman de StormWatch y se tienen que enfrentar a una invasión alienígena, la segunda sufrida por ese mundo.

El número 8 está dibujado por Hitch y Neary por un lado, y Michael Ryan y Luke Rizzo por otro. De hecho, Hitch dibuja sólo 9 páginas por 13 de Ryan, lo que convierte este número en casi un fill-in y en la norma de lo que vamos a tener a partir de ese momento hasta el final de la serie.

Frente al nuevo formato de portada incorporado desde el número 4 en que empezó Hitch en la serie con una banda vertical que servía para destacar a los autores del comic, justo por casualidad en la portada de este octavo número se les «olvidó» colocar a los autores. Me parece poco probable que Hitch planteara esta portada rompiendo el esquema previo de portada, a no ser que fuera una manera de disimular el elemento fill-in.

Eso si, Ellis guarda para Hitch una doble splash-page que quita el hipo con personajes de todo el universo Wildstorm.

Mientras, las páginas de Ryan muestran que este universo sufrió otro ataque alienígena con grandes bajas para StormWatch, entre ellas el Jackson King de este universo que fue horríblemente desfigurado, un claro teaser de lo que estaba por venir.

El número 9 termina el arco Bleed de nuevo compartiendo páginas Bryan Hitch y Michael Ryan. Un final feliz para este mundo alternativo en el que los héroes se sacrificaron para salvarlo. El StormWatch de nuestro mundo ni está ni se le espera. El futuro de la serie está marcado.

Siempre se ha dicho que no hay malos personajes sino malos autores que no saben qué hacer con ellos. Hay cientos de ejemplos, como el Prophet de Liefeld transformado por Brandon Graham en uno de los mejores comics de ciencia-ficción de los últimos años.

Obviamente, Ellis no es malo, es de hecho un gran escritor con grandes ideas, pero que tuviera otras historias que contar en Authority, y que está serie sea historia del mainstream americano, no justifica el final rastrero que dió a StormWatch.

El número 10 es otro fill-in en el que Hitch literalmente dibuja solo 3 páginas, estando el resto dibujadas por Michael Ryan. StormWatch manda unas naves a investigar un asteroide que se acerca a la órbita de la Tierra.

El asteroide muestra elementos naturales pero también algunas estructuras de origen alienígena. Aunque finalmente el contingente enviado al asteroide consigue desviarlo hacia el Sol cancelando la amenaza, StormWatch pierde el contacto con la nave superviviente mientras se dirige de vuelta hacia el satélite Skywatch.

Este número enlaza directamente con el infame WildC.A.T.s vs Aliens, obra de Warren Ellis, Chris Sprouse y Kevin Nowlan, que repite todos los tópicos de Alien.

Weatherman activa la cuarentena del satélite Skywatch por infestación xenobiológica, y los WildCATs van a investigar.

Cuando llegan, se encuentran con un infestación total de Aliens. Fuji, Hellstrike y Fahrenheit han muerto literalmente fuera de plano. Aunque el cómic tiene buenos momentos con los aliens, es todo una gran falta de respeto hacia estos personajes, que merecían mejor suerte.

Y como gran final, Winter muere sacrificándose para llevar Skywatch al Sol y acabar con los Aliens. Lástima que para ello los WildCATs se le olvidaran en la estación durante la evacuación.

Todo mal en este cómic.

StormWatch 11 de septiembre de 1998 es el último número de la serie, obra de Warren Ellis, Bryan Hitch y Paul Neary y Michael Ryan y Lucian Rizzo. Sin base, personal o presupuesto para su resurrección, la ONU cierra StormWatch dejando a la tierra sin aparentemente nadie que la defienda.

Hitch sólo dibuja 8 páginas, las más importantes. Por un lado, Jenny Sparks acaba con Henry Bendix de forma súbita y apresurada, destacando el hecho que el antiguo Weatherman es otro cabo suelto que no tenía cabida en el nuevo orden mundial.

Las dos últimas páginas son un teaser de Authority, que se estrenó cinco meses más tarde, en febrero de 1999.

En el cementario, delante de las tumbas de sus compañeros caídos, Jenny Sparks verbaliza el cambio de paradigma que Ellis plantea para la nueva serie: StormWatch se había quedado anticuado, no estaba preparado para enfrentarse a una infestación Alien como tampoco lo está para lo que significa el descubrimiento de la Sangría y el acceso a nuevas y peligrosas realidades alternativas.

Las cosas se estaban volviendo cada vez más grandes y peligrosas, demasiado para StormWatch. Y alguien debe salvar el mundo de esas amenazas.

 

Mi conclusión de esta etapa es que a Ellis nunca le interesaron los protagonistas de este cómic, y fue ajustándolo a su gusto con sus propios personajes, entre los que este están Jenny Sparks o Jack Hawksmoor, que fueron los que continuaron en Authority. Esto convierte este segundo volumen en unos cómics completamente de transición.

De hecho, los editores de Wildstorm vieron tan claro el filón que tenían con Hitch que automáticamente le guardaron para Authority. El último número completo que dibujó Hitch en StormWatch fue el 7, en el resto Michael Ryan dibujó más páginas que él.

De esta manera, Hitch tuvo prácticamente 9 meses de margen para preparar y dibujar Authority, lo que ayuda a explicar el éxito del cómic y que mantuviera la periodicidad mensual estos doce números. Authority marcó una época, pero creo que estos personajes merecían mejor suerte.

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Leyendo StormWatch volumen 1 de Warren Ellis y Tom Raney

El año pasado publiqué dos artículos con mi lectura del primer Ómnibus de Conan El Bárbaro con la etapa original en Marvel Comics en los años 70. Me lo pasé genial leyendo esos cómics y comentándolos, así que decidí repetir la jugada este año, en este caso con el cómic que dio pie a la creación de Authority: StormWatch.

En este primer artículo voy a comentar el primer volumen de esta serie, desde el número 37 al 50, realizados por Warren Ellis y en su mayoría por el dibujante Tom Raney entre 1996 y 1997, que ha significado mi primera lectura del año.

StormWatch fue un comic del sello Wildstorm de Jim Lee dentro de Image Cómics, cuyo primer número se publicó en marzo de 1993, en plena explosión de Image. El cómic creado por Lee, Brandon Choi y Scott Clark cuenta las aventuras de una fuerza superhumana creada por la  ONU que se enfrenta a villanos superpoderosos por todo el mundo. Desde el satélite SkyWatch, Henry Bendix, el Wheatheman, controla el planeta preparado para enviar sus fuerzas en caso de una crisis en cualquier lugar del mundo. El grupo los formaban héroes de todo el mundo, y en su primera alineación entramos a un americano (Battalion), un ruso (Winter), un japonés (Fuji), un inglés (Hellstrike) y una italiana (Diva), y sus primeras aventuras tuvieron un corte muy paramilitar, algo muy de moda en la primera Image.

Tras 3 años de poses molonas y aventuras sin nada especial, los editores de Wildstom decidieron dar un cambio de rumbo aprovechando el final del evento «Fire from Heaven» Warren Ellis fue el escogido para revolucionar la serie y darle un interés que en el fondo nunca tuvo.

Ellis ahora es uno de los nombres más conocidos del panomara comiquero con un montón de clásicos como Planetary, Authority o transmetropolitan. Pero en los 90 era solo un escritor inglés casi desconocido que buscaba hacerse un nombre en el medio. Tras trabajar en Marvel en series geniales y rompedoras como Hellstorm o Doctor Doom 2099 (entre otras), fue fichado por Wildstorm para guionizar DV8, una versión oscura de Gen 13, la serie de héroes juveniles que era el gran éxito de la editorial de la época. Ellis tenía un humor negro y cínico típicamente inglés y un gusto por subvertir los clichés del género, lo que le convirtió en el hombre perfecto para esta nueva etapa.

Junto a él Tom Raney dibujó toda esta etapa excepto dos números. Raney, alumno de la escuela de Joe Kubert, su primer comic como profesional fue Forgotten Realms en DC Comics, para dibujar posteriormente algunos comics en Marvel como Warlock and The Infinity Watch. Tras su paso a Wildstorm, dibujó allí numerosas series como Deathblow, Wetworks o DV8, donde coincidió con Ellis. Con gran experiencia y profesionalidad, es uno de esos artistas correctos que puede dibujar cualquier cosa con fluidez narrativa que todas las editoriales quieren tener dentro de sus staffs, no sólo por cumplir fechas sino por poder ayudar en caso de retrasos de otros compañeros.

Ya desde su primer número en la serie, el 37, marcó muchas claves de toda su etapa posterior en Wildstorm. En este número Ellis presenta a Jenny Sparks, ser eléctrico que es la personificación del Siglo XX, y Jack Hawksmoor, humano modificaco genéticamente por aliens que solo puede viver en ciudades, que son personajes ya icónicos gracias a Authority. Junto a ellos, conocimos a Rose Tattoo, una asesina sanguinaria sin ninguna moralidad.

Además de quitarse de en medio la morralla de la etapa previa, Ellis crea 3 equipos con tres funciones diferenciadas controladas por Henry Bendix, el Weatherman al cargo de StormWatch:

StormWatch Prime, que tratará con problemas superhumanos en situaciones de guerra abierta, formado por Winter (absorción y redirección de energía), Hellstrike (ser de energía gaseosa que puede proyectar plasma) y Fuji (ser gaseoso superfuerte dentro de una armadura gigante).

StormWatch Red para operaciones encubiertas y guerrilla humana, formado por Fahrenheit (piroquinética), Clint (fuerza y resistencia al daño) y Rose Tattoo (asesina).

Por último, StormWatch Black con los miembros de mayor capacidad destructiva para acciones de disuasión y represalia, con Jenny Sparks (ser eléctrico), Jack Hawksmoor (defensor de las ciudades) y Swift (super humano alado), en lo que fue un adelanto de Authority.

Ellis apartó a los miembros fundadores Jackson King (Battalion, anterior jefe de campo) y Christine Trelane (Sinergy, activadora de habilidades superhumanos) a labores de entrenamiento y reclutamiento.

En los 4 primeros números Ellis establece las dinámicas de los diferentes grupos mientras se enfrentan a un superhumanos psicótico en Alemania, a Black-ops del gobierno americano, superhumanos racistas en los USA y al renacido Kaizen Gamorra.

La principal característica de esta etapa es que Ellis plantea cómics con historias autoconclusivas, plantando semillas de elementos que veremos más adelante. A partir de aquí tenemos 6 números centrados en los diferentes miembros del grupo: el 41 Christine Trelane (Sinergy).

Siguiendo los pasos de un posible meta-humano, Christine descubrirá que existe otra activadora de genes con su propia agenda, lo cual supone una posible amenaza para el futuro. Este número fue dibujado por Michael Ryan, el único junto al 47 que no fue dibujado por Raney.

Fuji cobra protagonismo en el número 42 ya con Raney de vuelta al dibujo, en el que el grupo se enfrenta a una secta suicida en Japón que quiere llevarse el país con ellos.

Jack Hawksmoor investiga un asesinato en Nueva York en el número 43, unos crímenes que el gobierno quiere mantener en secreto.

El número 44 es uno de los cómics más importantes de esta etapa en el que Ellis y Raney nos cuentan una primera parte de la historia secreta de Jenny Sparks durante el siglo XX.

Utilizando una herramienta que más adelante veremos en Planetary (y en muchas otras obras, claro), Raney cambia su estilo para imitar a autores como Joe Shuster, Will Eisner, Jack Kirby o Dave Gibbons, al situar Ellis la acción en momentos temporales en que sus creaciones eran tendencia. Aunque debido a su naturaleza autoconclusiva, este número en si no es gran cosa, Ellis está plantando semillas de varios argumentos que veremos desarrollados en esta serie y en Authority.

StormWatch 45 es una aventura en solitario de Jackson King (Battalion), que tendrá que detener un ataque terrorista en su localidad Natal, Constitution (Alabama).

Como siempre en estos números autoconclusivos, Ellis va al grano desde la primera página y nos mete de lleno en la acción. Y mola la conclusión geopolítica, ya que a pesar de evitar el atentado y condenarse a los terroristas locales que han reconocido sus acciones, el gobierno americano quiere prohibir que los miembros de la ONU actúen en suelo americano.

Rose Tattoo cobra protagonismo en el número 46. Mientras los miembros de StormWatch se van de copas por todo el mundo, Henry Bendix (Weatherman) planea algo muy chungo y empieza a parecer que no es trigo limpio. Y tras años inactivo, The High ha despertado.

Jim Lee es uno de los creadores de StormWatch pero no había dibujado este cómic hasta el número 47. Esto indica que Wildstorm se daba cuenta que tenían algo bueno entre manos que merecía la pena promocionarlo con el principal valor de la editorial.

Lo malo es que Lee no estaba muy trabajador y Ellis tuvo que plantear un comic compuesto completamente de splash-pages, con páginas chulas marca de la casa, pero otras un poco lamentables. Por lo demás este cómic es una misión que poco o nada tiene que ver con la trama principal.

En el número 47 comienza Change or die, el último arco de este volumen. Ellis siempre ha innovado con sus diseños de portadas y aquí introduce la original idea de que la portada sea la primera viñeta del cómic, cuya historia sigue en la contraportada. En total, este número cuenta con 24 páginas de historia, un par más de lo que es habitual.

Jenny Sparks sobrevive a un ataque de Blind, un miembro de los Changers de John Cumberland (The High), una versión de Superman que realmente quiere cambiar el mundo a mejor y no mantener el status-quo, uno de los temas recurrentes de toda la etapa de Ellis. Frente a los héroes que se enfrentan a ladrones de bancos y similares, lo que serían los síntomas de la enfermedad y no a las razones de la pobreza sistémica, The High quiere transformar en un mundo mejor sin desigualdad y oportunidades para todos.

Junto a él, su grupo de Changers superpoderosos está formado Blind, Wish, Smoke, Eidolon, Rite y una primera versión de The Doctor y The Engineer, que Ellis volverá a utilizar en The Authority.

La duda que queda es: Si las intenciones de The high son tan puras, ¿como es posible the Blind intentara asesinar preventivamente a un miembro de StormWatch?

Al igual que el número 48, el 49 son 24 páginas de historia en el que mientras el plan de los Changers se desarrollan por todo el mundo, The High se enfrenta y derrota a Winter, Fuji y Hellstrike en las Naciones Unidas de Nueva York.

Además, The High descubre al volver a su base que algunos de sus compañeros son bastante chungos, algo que rompe con su creación de u mundo ideal.

Y al localizar Henry Bendix en Paraguay su base de operaciones, pone en marcha una misión de exterminio.

Todo listo para el explosivo final de serie en el próximo número.

StormWatch 50 es un número doble que cierra el primer volumen de esta serie, plantando las semillas para su reinicio. Los Changers buscan cambiar la sociedad y derruir estructuras que parecen inamovibles. Henry Bendix no lo va a permitir.

El giro del cómic es que aunque Blind y Wish ocultaban oscuras intenciones, el resto de los Changers si son héroes que buscan mejorar la vida de la gente. El villano acaba siendo Henry Bendix, que solo quiere el cambio que él pueda controlar.

Así, frente a la esperada batalla final, lo que sería lo normal en el 99% de los comics de superhéroes, los miembros de StormWatch y los Changers intentan resolver sus problemas hablando, excepto la «wild-card» de Rose Tattoo que sí busca matar a todo el que pueda, sea del grupo que sea…

Además, descubrimos que Jenny Spark era amiga de John Cumberbatch desde los años 30 hasta su retirada de la sociedad. Aunque Jenny consigue acabar con Bendix, no puede evitar que mate a todos los Changers mediante el lanzamiento de un misil biológico que destruye todo el trabajo que habían realizado.

La muerte de The High «como un bicho que choca contra un parabrisas» resulta triste e ilustrativo del tema general de este arco de Ellis: No es posible cambiar el Status Quo, y los que lo intentan acaban pagando el precio.

La conclusión de este primer volumen de StormWatch de Warren Ellis y Tom Raney son 14 números que forman un todo compacto, con buenas ideas que quizá fueron desarrolladas de manera un poco apresurada, en especial el giro de Bendix, aunque claramente lo tenía pensado de inicio.

En el lado artístico, Tom Raney es un artista cumplidor sin más, y la serie hubiera brillado con alguien mejor, cosa que ya disfrutaremos en el volumen dos con Óscar Jiménez primero, y Brian Hitch después.

Hasta aquí mi lectura de este primer volumen de StormWatcj. En un próximo artículo comentaré el segundo volumen de este comic que sirvió de puente hacia StormWatch.

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

Desolation Jones, de Warren Ellis y J.H. Williams III #Reseñoviembre Día 18

Warren Ellis es uno de los grande nombres del comic americano y tiene una obra tan ámplia e icónica que a veces es difícil recomendar una sola. En el #Reseñoviembre de hoy he optado por incluir su colaboración con el siempre excelente artista J.H. Williams III.

#RESEÑOVIEMBRE Día 18: Desolation Jones, de Warren Ellis y J.H. Williams III

Guión: Warren Ellis

Dibujo: J.H. Williams III

Color: José Villarrubia

Primera publicación: Desolation Jones 1-6 (Wildstorm 2005-06)

Edición Española: EEC Ediciones 2018

Resumen: Michael Jones, un antiguo agente del MI6, fue la primera víctima que sobrevivió a la Prueba Desolación, una intervención sumamente peligrosa ideada por el gobierno británico. Lo mantuvieron con vida por vía intravenosa mientras lo alimentaban a la fuerza a base de imágenes y datos terribles de forma ininterrumpida al tiempo que le suministraban estimulantes para mantenerlo consciente y alerta durante todo un año. Jones abandonó la agencia y ahora vive en Los Ángeles, donde trabaja como investigador privado para la comunidad secreta de ex espías ya retirados del servicio que no tienen a quién acudir.

En Desolación Jones, Warren Ellis (Planetary, Authority) y J. H. Williams III (Promethea, Sandman: Obertura) plasman una singular visión del mundo en el que vivimos, dando forma a un entorno peligroso e implacable poblado por lo mejor, lo peor y lo más estrafalario de la sociedad.

Warren Ellis combina el género negro con las historias de espías con un toque sobrenatural para Desolation Jones, convirtiendo Los Angeles en una suerte de reserva donde van a pasar sus últimos años los agentes secretos descartados por sus agencias respectivas. Jones se especializa en investigar asuntos relacionados con los agentes reitrados, y cuando empiece a investigar un aparentemente sencillo caso de robo a un magnate, esto nos servirá para conocer el mundo de depravación que se esconde tras el sol de California. Como en todo buen noir, esta investigación se cruzará con otra con la que a priori no tenía nada en común y que acabarán siendo la misma.

Aunque siempre se ha dicho que todos los personajes de Ellis son iguales, unos cabrones mal hablados que siempre son más listos que la gente que le rodea y tienen una frase lapidaria para compartir en todo momento, para Desolation Jones prepara a un personaje roto que sufrió horribles experimentos por parte del MI6 y que no se siente enteramente humano. En muchos aspectos, Desolation Jones podría parecer más de lo mismo por parte de Ellis, y yo no vengo a negarlo, pero a mi me funciona siempre.

En el apartado artístico, J.H. Williams III, ayudado por los increíbles colores de José Villarrubia, realiza un despliegue artístico brutal. Inspirado por el tono de las historias noir, Desolation Jones tiene un tono morboso y casi voyeur mientras acompañamos a Jones por las peores y más deprevadas calles de Los Angeles. Williams transmite un ritmo pausado a la historia mientras Jones va conociendo a los diferentes personajes, de forma que cuando la violencia llega, ésta nos golpea fuerte y consigue impactarnos.

Posiblemente Desolation Jones no sea la mejor obra de Warren Ellis, ni tampoco de J. H. Williams III, pero creo que sí es un trabajo muy redondo de ambos que merece ser descubierta por nuevos lectores para los que hubiera podido pasar desapercibida en su día.

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Sleeper, de Ed Brubaker y Sean Phillips #Reseñoviembre Día 7

En el #reseñoviembre de hoy recomiendo la primera obra completa de uno de los equipos creativos más sólidos y reconocibles del actual panorama comiquero americano el formado por el escritor Ed Brubaker y el dibujante Sean Phillips.

#RESEÑOVIEMBRE Día 7: Sleeper, de Ed Brubaker y Sean Phillips

Guión: Ed Brubaker

Dibujo: Sean Phillips

Color: Tony Avila, Randy Mayor, Alex Sinclair y Carrie Strachan

Primera publicación: Sleeeper volumen 1 (12 números, 2003-04), volumen 2 (12 números, 2004-05)

Edición Española: EEC Ediciones (4 tomos, 2018-19)

Resumen: El agente doble Holden Carver se ha infiltrado en una organización secreta dirigida por la mayor mente criminal del planeta: el maquiavélico Tao. Para ganarse la confianza de su nuevo patrón, Carver deserta de la agencia gubernamental a la que pertenece, convirtiéndose en un traidor a ojos de todo el mundo. Ahora, a las órdenes de Tao, se ocupa de misiones sucias y arriesgadas para las que está especialmente dotado por su capacidad de canalizar hacia otras personas todo el dolor que se le inflija. En algunas ocasiones, esto es una bendición. En otras, una auténtica pesadilla. En marzo de 2003, el guionista Ed Brubaker (Gotham Central) y el dibujante Sean Phillips (Gotham Noir) combinaron espionaje y superhéroes en una serie extraordinaria. ¿El resultado? Una obra maestra del suspense.

Si piensas en “noir” en el mundo del comic americano, Ed brubaker y Sean Phillips son los primeros nombres que vienen a la cabeza. Su calidad y consistencia creativa les han convertido, por méritos propios, en unos “fan-favourite” con una legión de seguidores entre los que me encuentro. En estos años han ofrecido comics excelentes como Criminal, The Fade-out o Kill or be killed que son ya clásicos del género negro y es una gozada poder volver a la época en la que todo empezó.

Sleeper fue editado por el sello Wildstorm de DC Comics y sigue siendo un comic excelente por el que no pasan los años que gustará a lectores de todo tipo, no solo en los fans del género negro o los superhéroes y que puede leerse de forma autónoma sin necesidad de haber leído nada previamente.

Nos encontramos ante un thriller de espionaje con temática negra en el que hay personajes con superpoderes. Holden Carver, el protagonista, simboliza a la perfección el ideal de protagonista noir, una persona con su propio código de honor cuyas acciones le sitúan muy lejos del lado de los ángeles. Durante estos números, veremos como comete crímenes horribles para mantener su tapadera de forma que aunque sus intenciones iniciales eran buenas, ¿realmente es un héroe o no es más que otro villano más?

Sleeper funciona también como historia de conspiraciones. Brubaker entiende perfectamente el medio del comic y ofrece una lectura con un montón de giros y sorpresas en cada capítulo, con momentos de elevada carga sensual y otros de gran violencia, dejando al lector siempre con ganas de más. Asistiremos a traiciones de dobles y triples agentes, conoceremos a mujeres fatales de las que enamorarse aún sabiendo que esa relación no puede acabar bien, así como un grupo de secundarios a los que coges cariño a pesar de ser carne de cañón. Y por encima de todos está TAO, cuya inteligencia le pone siempre un paso por delante de sus perseguidores y que hace que la supervivencia de Holden tampoco esté asegurada.

En el aspecto gráfico, Sean Phillips realiza un estupendo trabajo, marcando el estilo que le caracterizará en sus obras posteriores. Su dibujo se caracteriza por un interesante uso de la tinta para crear sensaciones de opresión sobre el protagonista, además de situar la iluminación de la escena siempre en el sitio justo. Aunque sus viñetas nos cuentan perfectamente la historia, sus lápices son un poco toscos y aún están lejos de sus mejor nivel, que encontraremos en comics como The Fade-out o Kill or be killed.

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

J.H. Williams III – El comic hecho arte

Al escribir hace unos días la entrada de los mejores comics de 2013, que podeis leer aquíme di cuenta que en mis recomendaciones acabé alabando principalmente a los escritores de estas obras, más que a los ilustradores.

Eso me hizo pensar en que hay en la actualidad una serie de artistas cuyas obras son para mi de compra obligada y que también merecen ser destacados, por lo que voy a iniciar una serie de artículos destacando la labor de algunos de mis dibujantes favoritos.

Y cuando empecé a pensar por quién empezaría, no hubo duda, solo un nombre me vino a la cabeza: el maestro de la composición J.H. WILLIAMS III.

jh_williams_01alt_576

La obra de este autor californiano ha sido principalmente publicada por la editorial DC Comics, en sus sellos de Superhéroes, Wildstorm y Vertigo, y ha trabajado con algunos de los principales escritores del medio, como Alan Moore (Promethea), Warren Ellis (Desolation Jones, 6 números entre 2005-06),  Grant Morrison (7 Soldiers 0 y 1 y Batman 667-669 2005-07), Greg Rucka (Detective Comics, presentando a Batwoman 2009-10) o actualmente con Neil Gaiman con la nueva serie de Sandman.

sandman four-page-spread

Howard Chaykin fue uno de los primeros autores que valoraron su trabajo, y gracias a sus sugerencias perfeccionó su estilo y empezó a recibir sus primeros trabajos. Con Chaykin llegó a colaborar en la historia “El Hijo de Superman”. En esa etapa destacó su serie CHASE, que además de dibujarla co-creó y co-escribió junto a Dan Curtis Johnson. Aunque solo duró 10 episodios entre 1997-98, dejo constancia de sus buenas ideas y calidad gráfica, con la mezcla de noir y super-hombres.

ChaseTPFC

Gracias a estos encargos, consiguió llamar la atención de Alan Moore, con el que creó PROMETHEA

promethea-immateria

Obra de 32 números realizada entre 1999-2005, y que catalpultó su carrera al estrellato, consiguiendo varios premios Eisner (2001, mejor número unitario por Promethea 10) y Harvey (2006 como mejor artista por Promethea).

Promethea nos cuenta la historia de una universitaria llamada Sophie Bangs, que investigando para su tesis las raices históricas de Promethea, personaje recurrente durante siglos en la literatura y el arte, descubre que ésta adquiere forma física cuando una mujer imagina que es real, y que ha sido elegida para ser su portador en la Tierra, en una versión futurista de Nueva York, ambientada en el año 1999.

Sophie Bangs large 1

Este es el interesante punto de partida a partir del cual Alan Moore aprovecha para embarcarnos en un viaje iniciático por la historia de lo fantástico, la magia, el tarot, la cábala y otras creencias mitológicas y filosóficas anteriores al cristianismo, mientras nos cuenta no solo la historia de Sofie, sino también la de las mujeres que portaron a Promethea en el pasado. Y antes los filosóficos guiones de Moore, Williams creó una obra gráfica rompedora, demostrando ante todo unas extraordinarias dotes narrativas. Para cada capítulo, Williams adapta su estilo como si de un camaleón se tratara, mimetizándose con la estética que la historia requiere. Las portadas de cada número son un ejemplo maravilloso de esta flexibilidad al servicio de una narración fluida, experimental y 100% interesante.

collage02

Además, entre otros instrumentos narrativos, Williams utiliza cada página, o doble página, para crear una imagen única a modo de gran tapiz sobre el que los personajes viven y se mueven, rompiendo con el uso de viñetas cerradas tradicionales del mundo del comic, y aumentando las posibilidades expresivas que la página le brinda, consiguiendo que compartamos el viaje con los personajes.

promethea13pg3

Paisajes embriagadores que inmediatamente enganchan al lector, figuras que ocupan el centro de la imagen mientras conversaciones o sucesos fluyen a su alrededor, o imágenes en gran tamaño de la que fluyen otras imágenes de menor tamaño que aún siendo parte de la imagen mayor, continúan la narración… Un desafío narrativo en cada uno de los 32 números de esta colección, que continuamente invitan al lector a un viaje mítico por la imaginación y la fantasía.

promethea32a

BATWOMAN

batwoman-17-cover

Si en Promethea Moore exprimió la vertiente más simbólica y expresiva, Williams tuvo que aplicar su pericia a una historia de superheroes «convencional» con Batwoman. Personaje de nueva creación, sus aventuras fueron inicialmente narradas en la serie Detective Comics, con guión de Greg Rucka, entre 2009-2010,entre los números 854-860, aprovechando una ausencia del personaje protagonista, Batman. Su trabajo en Detective fue galardonado con 2 premios Eisner en 2010, como mejor artista y mejor portadista. Posteriormente, el personaje consiguió su propia serie, Batwoman, que realizó entre 2011-2013, con guiones del propio Williams con W. Haden Blackman.

Batwoman-1

Con una iconografía extraordinaria, su cabello e indumentaria rojo fuego y su cara blanca como la porcelana destacan en la oscuridad de Gotham, creando imágenes de gran belleza, junto con otras extrema violencia, siempre aprovechando las posibilidades expresivas de narrar a doble página.

tumblr_m2v67s2XFK1rtbcayo1_1280

Batwoman, Kate Kane en su vertiente civil, es la primera heroína lesbiana del Universo DC, en lo que constituyó un hecho insólito en la industria del comic americano. Sus aventuras, ambientadas en Gotham, están pobladas de seres aterradores, como si de un sueño se tratara.

batwoman-5-page-7

Lamentablemente, diferencias creativas con la editorial forzaron el abandono de Williams de esta serie, que para él se había convertido en su personaje favorito.

SANDMAN: OVERTURE

sandman-overture-1-jh-williams-cover-1

La nueva historia de Sueño de los Eternos se desarrollará durante 2014 en 6 entregas, de las que ya ha aparecido el primer número, en el que ya pudimos disfrutar la increible fluidez narrativa y expresiva de Williams, una delicia para el aficionado, como las dobles páginas que os muestro a continuación, con la llegada de Morfeo a su Reino o la presentación del Corintian, en la que cada viñeta es un diente, resaltando así su peligrosidad y depravación.

sandman-overture-gaiman-williams

sandman 2

En resumen, J.H. Williams es un fuera de serie cuyas series seguiré comprando durante muuuucho tiempo y que sin duda os recomiendo. En caso de que querais conocer más de este increible artista, os paso el link a su página web:

http://www.jhwilliams3.com/

Saludos a todos !!!