Crítica de Samaritan de Julius Avery (Prime Video)

Samaritan de Juluis Avery con Sylvester Stallone de principal reclamo se siente como un viaje en el tiempo 20-25 años atrás, cuando la falta de estrenos de películas de superhéroes de interés hacía que nos conformáramos casi con cualquier cosa que pareciera remotamente similar.

PUNTUACIÓN: 5/10

Sam Cleary (Javon «Wanna» Walton), un joven de 13 años, sospecha que su misterioso y solitario vecino, el Sr. Smith (Sylvester Stallone), es en realidad un personaje legendario que se esconde a plena vista. Hace 20 años, el vigilante superpoderoso de Granite City, Samaritan, fue declarado muerto tras una batalla en un almacén con su rival, Némesis. La gente cree que Samaritan falleció en el incendio, pero algunos ciudadanos como Sam tienen la esperanza de que siga vivo. Con la delincuencia en aumento y la ciudad al borde del caos, Sam se propone sacar a su vecino de su escondite para salvar la ciudad de la ruina.

Sylvester Stallone produce Samaritan a través de su productora Balboa Productions, junto a Metro Goldwyn-Mayer. El proyecto nace a partir de un tratamiento de guion de Bragi F. Schut que fue comprado por las productoras, que Schut desarrolló posteriormente. Como dato curioso, tras venderse el proyecto para cine, Schut lo adaptó para una serie de novelas gráficas, como si de alguna manera quisiera trasmitir una mayor legitimidad comiquera al proyecto.

Para Samaritan los productores contrataron como director a Julius Avery, un guionista y director de cine australiano. Avery escribió y dirigió varios cortometrajes premiados, incluido el corto Jerrycan, ganador del premio del jurado de Cannes en 2008. En 2014, escribió y dirigió su primer largometraje, el thriller australiano Son of a Gun, protagonizado por Brenton Thwaites, Ewan McGregor y Alicia Vikander. Avery dirigió la super entretenida película de terror bélico Overlord para Bad Robot Productions y Paramount Pictures en 2018. Samaritan es su tercera película como director.

Sylvester Stallone interpreta a Joe Smith, un anciano con habilidades sobrehumanas que sólo quiere olvidar unos oscuros sucesos de su pasado. Javon «Wanna» Walton es Sam Cleary, el joven que se hace amigo de Joe, Pilou Asbæk como Cyrus / Nemesis II, el villano de la historia, y Dascha Polanco como Tiffany Cleary, la madre de Sam que sufre problemas económicos.

La película de 103 minutos se rodó en 2020 en localizaciones de Atlanta. Tras retrasarse su estreno en varias ocasiones debido al COVID, finalmente se ha estrenado en Prime Video tras comprar Amazon Studios a Metro Goldwyn-Mayer. La película cuenta con fotografía de David Ungaro, montaje de Matt Evans y Pete Beaudreau y música de Jed Kurzel y Kevin Kiner.

No nos vamos a engañar. Samaritan pintaba cutrilla y el visionado confirma las previsiones. De hecho, el comentario del viaje en el tiempo a finales de los 90 y principios de 2000 no es gratuito, porque tiene exactamente el mismo feeling de serie B que intenta subirse al carro de la moda del momento pero con un presupuesto modestísimo que apenas llega para poder contar correctamente la historia planteada por Bragi F. Schut.

En lo positivo, Sylvester Stallone tiene todo su carisma intacto y se nota que ha buscado un papel completamente a su medida de hombre mayor de pocas palabras que oculta un profundo dolor interior. Este tipo de personajes de pocas palabras siempre los ha bordado y Samaritan no es una excepción. Al tratarse de un estreno en streaming, sólo por verle a él me justifica el visionado de una película que diría que es moderadamente entretenida.

La película tiene el germen de una buena idea, dado que el mensaje de Samaritan es que no existen los blancos y negros absolutos y todos tenemos en nuestro interior la capacidad de hacer el bien o el mal, depende de nosotros hacer lo correcto. Esta parte está bien, lástima que luego el villano sea un chungo de «jua, jua, mira qué malo soy, vamos a destruirlo todo porque si» que pone en cuarentena los intentos de historia más compleja, dejando claro que estamos ante una serie B sin pretensiones. Y complejidades las justas. Junto a esto, la película tiene un giro de guion que está muy chulo, aunque diría que está telegrafiado desde la primera escena. O igual es que yo estoy muy guerreado, pero es que lo vi claro desde el principio, no había ninguna duda posible.

Una de los problemas de Samaritan es que el niño / adolescente Javon Walton hace que su personaje Sam entre en la categoría de «ostiable», siendo un auténtico incordio que me molestaba cada vez que lo veía. Entendiendo que en una película de este tipo de apenas 95 minutos de duración que tiene que ir al grano no hay tiempo de florituras y ni ocasión para despliegues interpretativos. Cosa que en todo caso no le vi a Walton. Pero dentro de toda la propuesta, es lo que más me ha desentonado.

Además, hay un evidente problema de medios que intentan solventar con profesionalismo, pero como comentaba al principio, en general las escenas de acción son más bien cutres, con unos poderes de Joe bastante genéricos aparte de la curiosidad de tener que comer helado para enfriar su metabolismo. Esto unido a tener una película rodada en las mismas 3 localizaciones exteriores todo el rato dejan clara su vocación de serie B que hace lo que puede con el presupuesto disponible.

Junto a esto, el villano Nemesis II interpretado por Pilou Asbæk es otro elemento funcional pero cutre y trillado a más no poder. Si no fuera porque esto mismo es lo que está pasando en la vida real, la idea de tener a un villano que busca una revolución de los pobres frente a los ricos pero su forma de ejecutarla es destruir los propios barrios y propiedades de los pobres me parece una idea realmente tonta y ridícula. Eso, y que la gente vea a alguien destruyendo la tienda del barrio y su respuesta sea unirse a él. Pero qué sabré yo. Aunque ¿es posible que algunos de los manifestantes del BLM se hayan sentido de alguna manera identificados?

En resumen, película malilla pero que no molesta al tenerla disponible para verse en casa. Eso sí, sólo recomendada para los muy fans, todos los demás abstenerse de acercarse a Samaritan.

Comparto el trailer de la película:

Samaritan es una pura serie B que sabe en qué liga juega, lo que hace que aunque sea rápidamente olvidable, al menos entiendas que nos han ofrecido un entretenimiento honesto.

PUNTUACIÓN: 5/10

Si te gustó esta crítica, te invito a que la compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.