Archivo de la etiqueta: película

Crítica de Willow de Ron Howard (Disney+)

En nada se estrena en Disney+ la serie de televisión de Willow, por lo que ha sido obligatorio volver a ver el clásico de 1988 dirigido por Ron Howard a ver qué tal le ha sentado el paso del tiempo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Cuento medieval con brujas, enanos y poderes mágicos. En las mazmorras del castillo de la hechicera y malvada reina Bavmorda, una prisionera da a luz a una niña que, según una antigua profecía, pondrá fin al reinado de la hechicera. La comadrona intenta salvar a la niña de la ira de Bavmorda, pero, alcanzada por los perros de presa del castillo, no tiene más remedio que arrojar la cuna al río. Gracias a la corriente, la cuna llega a un pueblo de enanos, donde la niña es adoptada por el valiente Willow. (FILMAFFINITY)

La idea de realizar una historia de fantasía y espada y brujería siempre estuvo en la cabeza de George Lucas, el creador de Star Wars e Indiana Jones. De hecho, la primera idea de Lucas ya venía de 1972. Durante la producción de El retorno del Jedi, en 1982, Lucas conoció a Warwick Davis, que interpretaba a Wicket el Ewok, y pensó que «sería genial utilizar a una persona pequeña en un papel principal. Muchas de mis películas tratan de un tipo pequeño contra el sistema, y ésta era una interpretación más literal de esa idea». Sin embargo, hubo que esperar cinco años y a que Lucas considerara que la tecnología de los efectos visuales estaba por fin lo suficientemente avanzada como para ejecutar su visión.

Para la dirección, Lucas confió en el actor convertido en director Ron Howard, que había trabajado con Lucas en American Grafitti y en 1985 había dirigido Cocoon, con el que mantenía una gran amistad y afinidad hacia el tipo de historias que les gustan. Howard a su vez propuso a Bob Dolman para que escribiera el guion basado en la historia origina de Lucas, juntándose los tres en el rancho Skywalker durante 1986 para escribir el que acabó siendo el guión definitivo de Willow.

Willow presentó avances importantes de Industrial Light & Magic en lo relativo a las secuencias con efectos visuales, entre ellas la tecnología de morphing digital. Además, los fans recordamos con mucho cariño el monstruo de dos cabezas que aparece en la película. Willow cuenta con fotografía de Adrian Biddle, montaje de Daniel P. Hanley, Mike Hill y Richard Hiscott, y una super icónica banda sonora a cargo de James Horner. Con un presupuesto de 35 millones de dólares (mucho dinero para la época), la película recaudó 137 millones en todo el mundo, lo que supuso una importante decepción para Lucas como productor, y para los fans de la espada y brujería en general.

En el reparto encontramos a Warwick Davis, que en el momento del rodaje tenía 17 años, interpreta al protagonista Willow Ufgood, un granjero Nelwyn (enano) y aspirante a brujo. Val Kilmer es Madmartigan, un jactancioso mercenario espadachín que ayuda a Willow en su búsqueda. Kate y Ruth Greenfield y Rebecca Bearman son los bebés Elora Danan, una princesa infantil a la que se le profetiza la caída de Bavmorda. Joanne Whalley es Sorsha, la hija guerrera de Bavmorda, interpretada por Jean Marsh, la villana reina de Nockmaar y una poderosa hechicera negra. Por último, Pat Roach como Kael, el villano alto comandante del ejército de Bavmorda.

Entrando a valorar Willow lo primero que tengo que decir es que puede hacer fácil ¿20, 25 años? desde que vi por última vez la película. Hay un claro elemento de nostalgia, y recuerdo muchas cosas a nivel general de la trama, aparte de tener muy presente algunas de las imágenes más icónicas, como la del monstruo de dos cabezas o la huida en trineo por la falda de una montaña nevada. Dicho esto, espero ser lo bastante objetivo para poder valorar la forma en que la película ha envejecido bien o mal en estos 34 años que han pasado.

Y el primer comentario es que en Willow se notan quizá un poco demasiado las referencias a la hora de plantear la historia. Empezando por El Señor de los Anillos con enanos en lugar de hobbits, con un protagonista que se embarca de forma inconsciente en una misión para la que se asociará con los héroes más inesperados, enfrentándose de alguna manera a la bruja de Blancanieves. Esas referencias son demasiado evidentes para ser obviadas, pero una vez se reconocen, no impiden que la película sea super disfrutable.

Hay un primero elemento super chulo de Willow y es ver una película de 1988 que empleó a tantas personas enanas para recrear el mundo de los Nelwyns. Recordando El Señor de los Anillos, años más tarde Peter Jackson utilizó a personas «normales» para interpretar a los hobbits, usando diferentes efectos para representar su baja estatura. En Willow no es necesario porque todos son enanos de verdad, mostrando a su comunidad desde una vertiente positiva poco habitual en el entretenimiento. La comunidad donde vive Willow con su familia está genial y para ser su primer papel protagonista (el ewok Wicket no cuenta para mi debido al maquillaje), creo que Warwick Davis lo hace genial y mantiene la película en su vertiente de historia en la que una persona normal se ve envuelta en circunstancias extraordinarias.

No es un insulto decir que cuando George Lucas creó Star Wars, lo hizo pensando en un público infantil y adolescente. De hecho, hay tanta bibliografía al respecto que es absurdo negarlo. Y algo similar pasa con Willow, en el que todo transmite el público al que se dirige, lo cual no quiere decir que no pueda ser disfrutable por los adultos. En estos momentos en los que parece que para que un entretenimiento sea «bueno» hay que plantearlo desde una perspectiva adulta, resulta casi refrescante volver a una fábula para niños en la que el bien se enfrenta a un mal puro. Un mal que no necesitamos que sea ambiguo ni es necesario conocer que Bavmorda es así porque de niña un niño la rechazó y eso la convirtió en lo que es ahora. En este sentido, que algo sea sencillo no lo convierte en «malo». No tengo problema en que la Reina Bruja sea la mala del cuento, me parece perfecto, de hecho.

La historia sigue una estructura que hoy resulta un tanto trillada, y visto con ojos de 2022 habría que decir que le faltan momentos espectaculares, siendo todo muy normal para ser un mundo fantástico en el que existen la magia y los seres extraordinarios. Es cierto que los mejores momentos se dejan todos para la última media hora de película, y que la película es en cualquier caso muy entretenida, pero en ese sentido sí se nota que estamos ante una película rodada hace 35 años, antes del auge de los efectos digitales aplicados al mundo del cine. e hecho, esta película, como también en su momento El secreto de la pirámide (Barry Levinson, 1986) pueden considerarse en cierta manera precursoras de todo lo que vino después gracias a la IL&M de George Lucas.

Fruto del target infantil y juvenil, tenemos una película con mucho humor, un humor blanco para todas las edades protagonizado por la pareja de pequeños Nelwyn que acompañan a los protagonistas, así como con todo lo que el guion plantea para Madmartigan, en cierto sentido rompiendo el tópico de elegante guerrero de moral intachable. También los fallos de Willow a la hora de lanzar hechizos van en esta onda de humor para todas las edades. Este humor la verdad es que es muy infantil pero consigue mantenerte con la sonrisa en la cara todo el rato, y creo que incluso ahora creo que funciona, aunque si es cierto que el target de la película se me hizo muchos más evidente ahora que lo que sentí en su momento cuando vi la película en el cine con 14 años.

Para ser una película con más de 30 años, creo que la integración en pantalla de los pequeños Nelwyn está muy bien, y apenas canta en apenas un par de momentos super puntuales, lo que creo que tiene bastante mérito. Si canta más el monstruo de dos cabezas que surge en la ciudad en ruinas de Tir Asleen, pero no evita que la escena siga teniendo todo su encanto. Junto a esto, el uso de morphing digital en varias escenas para transformar a varios personajes creo que luce genial incluso con ojos de 2022, por lo que diría que el trabajo está más que conseguido.

Si hay algo que no me ha funcionado en este visionado ha sido sobre todo las situaciones de humor creadas con Madmartigan, como cuando se disfraza de mujer para ocultar una infidelidad, o el combate en Tir Asleen en el que él se enfrenta solo a 30 o 40 guerreros del villano Kael, que está rodado de forma chapucerilla. Eso, y lo de la poción de amor que despertó algo que ya existía en sus corazones, lo cual es algo muy habitual en la literatura fantástica, pero que con ojos de 2022 queda bastante viejuno.

Hecha la matización de las cosas que no me funcionaron, lo cierto es que Willow es una película super disfrutable que tiene claro el tipo de aventura que plantea y a quien va dirigida. El climax con el combate mágico creo que está muy chulo y que Willow al final tenga la clave de todo me parece un detalle genial de este final. Por cierto, el final con Willow volviendo victorioso a su hogar resulta otra referencia muy obvia a El Señor de los Anillos, pero a mi tengo que reconocer que me funciona y es lo que pedía la historia, así que ningún problema al respecto.

Además, me ha alegrado especialmente poder verla con mi hijo gracias a nuestra suscripción a Disney+. Que me dijera que se lo había pasado genial viéndola y que le había gustado y tenía ganas de que viéramos la serie de televisión ha supuesto una doble alegría. Sin duda, ¡misión cumplida!

Comparto el trailer de la película:

La Willow la película me ha gustado y creo que a pesar de algunos aspectos que igual no han envejecido demasiado bien el paso del tiempo, su cualidad de cuento de fantasía hace que el visionado haya sido satisfactorio. Y ahora, de cabeza a ver la serie de televisión de Willow en Disney+.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Enola Holmes 2 de Harry Bradbeer (Netflix)

Netflix ha estrenado la segunda pélicula de Enola Holmes con el mismo equipo de la primera, con la dirección de Harry Bradbeer y protagonizada por Millie Bobby Brown y Henry Cavill.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Después del éxito de su primer caso, Enola Holmes (Millie Bobby Brown) sigue los pasos de su popular hermano, Sherlock (Henry Cavill), abriendo su propia agencia, descubriendo que la vida como mujer detective a sueldo no es tan fácil como parece. Resignada a aceptar la realidad como adulta. A punto de cerrar el negocio cuando una joven cerillera sin dinero le ofrece a Enola su primer trabajo oficial: encontrar a su hermana desaparecida Sin embargo, este caso resulta ser mucho más desconcertante de lo esperado, que hace que Enola se vea inmersa en un nuevo y peligroso mundo: desde las siniestras fábricas de Londres y los coloridos salones de música, hasta los más altos niveles de la sociedad y el propio 221B de Baker Street. A medida que las chispas de una conspiración mortal se encienden, Enola debe recurrir a la ayuda de sus amigos -y del propio Sherlock- para desentrañar su misterio. ¡El juego comienza de nuevo!

Enola Holmes 2 ha sido dirigida por el director británico Harry Bradbeer, conocido principalmente por su trabajo en series como Killing Eve o Fleabag y director de la primera película. El personaje de Enola Holmes adapta al personaje creado en la novela de Nancy Springer, pero en esta segunda película no adapta ninguna novela de Springer, sino que el guionista Jack Thorne y el propio Bradbeer se inspira en la historia real de Sarah Chapman, una trabajadora de una fábrica de cerillas que en 1888 lideró la conocida como huelga de las cerilleras, la primera realizada por mujeres en Reino Unido. La película de 123 minutos de duración cuenta con fotografía de Giles Nuttgens, montaje de Adam Bosman y música de Daniel Pemberton.

En el reparto de la película volvemos a encontrarnos a Millie Bobby Brown como Enola Holmes, Henry Cavill como Sherlock Holmes y a Helena Bonham Carter como Eudoria Holmes, madre de Enola y Sherlock. David Thewlis como el inspector jefe Grail, Adeel Akhtar como el inspector Lestrade, Louis Partridge como Tewkesbury, Hannah Dodd como Sarah Chapma, Susie Wokoma como Edith y Sharon Duncan-Brewster como Mira Troy completarían este casting de actores étnicamente diversos.

Enola Holmes fue una película bastante entretenida con una protagonista que rebosaba frescura. En esta segunda película se mantienen las señas de identidad de la anterior, teniendo claro que no hay que cambiar lo que funciona. De esta forma, tenemos una investigación que genera una aventura que no da ni un minuto de respiro al espectador y que ahonda además en la relación de Enola con su hermano mayor Sherlock.

Me parece curioso y una opinión totalmente personal, pero diría que Millie Bobby Brown y Henry Cavill no acaban de tener una buena química en pantalla. La altura y potencia física de Cavill no deja en buen lugar a Brown, recordándonos todo el rato lo menuda que es la actriz. Además, las interacciones entre ambos no acaban de ser ni especialmente divertidas ni lo excéntricas que se esperarían para un personaje como Sherlock Holmes, que en este caso además debe tener un papel secundario en relación a su hermana.

En lo referido a la historia, ha sido interesante poder descubrir la historia real de las cerilleras, aunque realmente la película se invente toda la peripecia previa que justifica la investigación de Enola Holmes. Vista en perspectiva, la historia acaba siendo super endeble y casi lo peor de la película, más empeñada en presentar acción non-stop y resaltar las ideas feministas de la sororidad y de trabajar juntas para conseguir sus metas que en hacer que la investigación sea interesante. De hecho, vista toda la película en perspectiva, la desaparición que pone todo en marcha resulta un mcguffin bastante tonto y absurdo.

Dentro que es una película entretenida, quizá la película tiene el mismo problema que la primera parte, y es su intrascendencia y falta de elementos realmente interesantes. Tan pronto como terminé de verla empezó a borrarse de mi mente porque nada había sido especialmente reseñable. De hecho, los decorados o las coreografías de acción me parecen bastante mediocres, por no decir algo más fuerte. La sensación que los productores lo han confiado todo en el carisma de Brown y Cavill, unido quizá a la excentricidad de Helena Bonham Carter, estuvo siempre presente durante el visionado.

Por cierto, teniendo en cuenta la actual ola de corrección política, no me extrañó el cambio que han planteado en el personaje de Moriarty. Pero sí me parece risible cómo han convertido al gran villano de Sherlock Holmes y mente maestra del mal en una víctima de la sociedad machista que no reconoce su trabajo y la obliga a lanzarse a una vida de crimen. ¿Si digo que me parece patético me llamaréis machista?

Hay otro elemento que me parece curioso y muestra el actual estado mental que parece transmitir el actual activismo woke. Y me refiero que Sarah Chapman, la trabajadora de la fábrica de cerillas que lideró junto a más personas la huelga de cerilleras era una mujer de origen humilde que trabajó toda su vida en trabajos humildes pero respetables y llegó a fundar el primer sindicato de mujeres trabajadoras. Sin embargo, la película cambia su origen para convertir a Sarah Chapman en una noble llamada Cicely que se disfraza de pobre para denunciar y luchar contra las condiciones laborales que sufrían las mujeres y que podían ser consideradas criminales. En cierto sentido, esto me recuerda a los influencers y ricos hijos de papá universitarios que dominan el activismo del siglo XXI, que están intentando explicar a la gente normal cómo tienen que sentir, opinar o votar para ser buenos ciudadanos, cuando ellos no saben cuales son los problemas reales a los que se enfrenta la gente normal todos los días y jamás han vivido las desigualdades de las que se consideran víctimas. Que cambien este elemento clave de la figura histórica de Chapman para que no sea una mujer humilde sino una rica con consciencia social me indica que se busca (aunque sea de forma inconsciente) transmitir la idea que la gente debe confiar en los activistas actuales que saben lo que conviene al pueblo mejor que ellos.

No, no estoy siendo malpensado ni el cambio es por casualidad. Si nada en lo referido a la representación de las diferentes etnias que aparecen en la película es casual y todo transmite que está medido y calculado, este cambio clave tampoco lo es. Se ha hecho con una motivación y el conectarlo con el actual activismo es tan obvio que sonroja un poco de lo burdo que resulta. Porque claro, la idea que la gente normal se asocie y luche por sus derechos sin necesitar a una figura paterna en forma de activista (que es lo que pasó en la vida real, ojo), obviamente no encaja con los planes de ciertos colectivos y movimientos actuales que tienen muy poco de «sociales».

En fin. Si, Enola Holmes 2 es entretenida y sirve seguro si buscas un entretenimiento que no te haga pensar. Pero la forma en que nos cuelan ideología en cada una de los productos de entretenimiento me parece bestial. Desde luego, cada vez menos sutil.

Comparto el trailer de la película:

Enola Holmes 2 es tan divertida como intrascendente, y se olvida casi tan rápido como la ves.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Wendell & Wild de Henry Selick (Netflix)

Descubrir que Henry Selick estrenaba una nueva película de animación stop-motion fue motivo de alegría. Lamentablemente, Wendell & Wild estrenada justo a tiempo en Netflix a tiempo para Halloween, ha resultado una película super aburrida.

PUNTUACIÓN: 6/10

Dos malévolos demonios hacen un trato con una adolescente fanática del punk para escapar del Inframundo y hacer realidad sus sueños en la Tierra de los Vivos.

Charles Henry Selick Jr. (1952) es un director de cine, productor, guionista, diseñador de producción y animador conocido por dirigir las películas de animación stop-motion The Nightmare Before Christmas (1993), James and the Giant Peach (1996), Coraline (2009). Tras Coraline, Selick fichó por Pixar, aunque tras unos años en la compñía del ratón no llegó a concretar ninguno de los proyectos en los que estuvo involucrado.

Wendel & Wild está escrita por el propio Selick junto a Jordan Peele, adaptando la historia escrita por él y el escritor Clay McLeod Chapman (al que conozco de los comics de Grito en Marvel Comics), un trabajo que hasta hace poco aún no se había publicado. La película de 100 minutos cuenta con música de Bruno Coulais, con montaje de Robert Anich y Peter Sorg como director de fotografía.

En las voces originales encontramos a Lyric Ross como Katherine «Kat» Koniqua Elliot, la joven protagonista (con Serelle Strickland haciendo la vez de Kat de niña), Keegan-Michael Key es el demonio Wendell, Jordan Peele es Wild, Angela Bassett interpreta a Hermana Helley, James Hong es el Padre Best, Ving Rhames pone la voz a Buffalo Belzer, mientras que Sam Zelaya es Raúl Cocolotl.

Documentándome para esta reseña, he descubierto que tras Coraline, Selick pensó que la animación en stop-motion se había vuelto tan perfecta que no se distinguía de la animación por ordenador, lo que anulaba parte del propósito y el encanto del stop-motion. Es por esto que para Wendell & Wild decidió permitirse defectos, como mantener visibles las líneas de costura en los rostros de sustitución, y rodar menos fotogramas por segundo en algunas escenas. A excepción de un software de stop-motion llamado Dragonframe, utilizó más o menos los mismos tipos de herramientas y técnicas que utilizó en Coraline más de una década antes.

Y esta decisión marca uno de los primeros y principales problemas de la película, porque tanto los diseños de los personajes como algunos aspectos de la animación me resultan totalmente fallidos. Los diseños son super feos y no me gustaron nada, lo cual puede ser entendible en parte en los demonios, los villanos (que no son los demonios) o las monjas mostradas casi como pingüinos, pero no en los personajes protagonistas. Pero es que aparte de que me gusten más o menos los diseños de personajes, algo entiendo que super personal, el problema es que los personajes se mueven mal en pantalla de formas no naturales que me sacaban todo el rato de la película. Y soy consumidor de animación, no tengo problemas como movimientos raros, pero no acabo de entender lo que hacer algo mal (o no todo lo bien que podrías) a propósito. Se me hace incompresible.

Jordan Peele es productor de la película y hace una de las voces de los demonios junto a su colega Keegan-Michael Key, pero lo que se supone van a plantear diálogos ingeniosos y situaciones divertidas, y la verdad es que ni lo uno ni lo otro, creando una historia que se me hizo aburridísima y sin chispa en ningún momento.

Si me ha gustado mucho la selección musical de la película, que incluso incluye una canción de Living Colour que me ha parecido gloriosa. También, aprovechando que el pisuerga pasa por Valladolid, Jordan Peele no ha dejado de aprovechar esta película de animación para todos los públicos para hacer una crítica de la política penitenciaria de los Estados Unidos, y en concreto que empresas privadas estén queriendo hacer negocio de la gestión de las cárceles. Buscando no el interés del recluso y una posible reinserción, sino en crear más que mantengan el sistema vivo. Ese elemento de crítica social me parece interesante y sorprendente, las cosas como son, pero no evita que la película en su conjunto sea una decepción.

Comparto el trailer de la película:

Lamentablemente, a pesar de la maravillosa animación stop-motion, Wendell & Wild es una película aburrida que no se acerca a los clásicos de la animación previos de Henry Selick. Una pena.

PUNTUACIÓN: 6/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Mira cómo corren, de Tom George

He vuelto al cine para ver Mira cómo corren, divertidísimo whodunnit del director Tom George que realiza además un buenísimo comentario metatextual sobre las obras de ficción.

PUNTUACIÓN: 8/10

Un desesperado productor de cine de Hollywood se propone convertir en película una popular obra de teatro. Cuando miembros de la producción son asesinados, el cansado inspector Stoppard y la agente novata Stalker se encontrarán en medio de una intrigante novela policíaca.

Tom George es un director de series de televisión inglés que realiza su opera prima con esta comedia de misterio realizada a partir de un guion de Mark Chappell, escritor y guionista de comedias que ha escrito numerosas series de televisión británicas. La película de 98 minutos cuenta con fotografía de Jamie Ramsay, montaje de Gary Dollner y Peter Lambert y música de Daniel Pemberton.

Mira como corren tiene un reparto genial entre los que destacan unos geniales Sam Rockwell y Saoirse Ronan como el inspector Stoppard y la agente Stalker, los policías que investigan la muerte de Leo Köpernick (Adrien Brody), un director de cine estadounidense que iba a dirigir una versión cinematográfica de La ratonera de Agatha Christie. Ruth Wilson, Reece Shearsmith, Harris Dickinson, Charlie Cooper y David Oyelowo completan el reparto de sus papeles principales.

Ya conocía la vena cómica de Sam Rockwell y Adrien Brody, pero el gran descubrimiento de Mira cómo corren es la estupendísima interpretación de Saoirse Ronan como una policía novata que tiene demasiado entusiasmo y ganas de resolver su primer asesinato. La película funciona de maravilla como whudunit, pero también como historia con mucho humor mientras se van cubriendo los tópicos de este género.

Pero lo que más positivamente me ha sorprendido de la película, porque que el reparto lo iba a hacer bien lo daba por descontado, es un guion super consciente que busca resaltar y en parte subvertir precisamente estos tópicos que todos damos por supuesto antes de entrar a ver una película de este tipo. Además, dentro de este metalenguaje, creo que hay un sentido homenaje a la figura de Agatha Christie, que es un personaje dentro de esta intriga, jugando con los cambios que se producen a la hora de representar una historia en diferentes medios en los que los cambios son inevitable y casi obligatorios para adaptarlo a las nuevas generaciones de espectadores.

Otro tema muy positivo de la película es su duración, que sabe a lo que juega y va directa al grano sin necesidad de alargar innecesariamente la trama. En estos momentos en que la fórmula de los grandes estudios de competir contra el streaming es estrenar películas cada vez más largas que exceden los 150 minutos de duración, resulta refrescarse poder ver en el cine una película que en menos de 100 minutos te cuenten una historia con presentación, nudo y desenlace satisfactorios.

En medio de la enorme oferta que hay disponible, creo que esta película está pasando injustamente desapercibida. De hecho, si yo la vi fue gracias a la recomendación de mi amigo Marcos en Twitter, y hay que agradecer que alguien conocido te hable bien de una película de estas características que a pesar del genial reparto ha tenido una promoción nula. Comentaba el otro día en Twitter que la principal amenaza para las salas comerciales es la enorme oferta de contenidos de calidad disponible actualmente en streaming. ¿Quién pagará por ver una película de terror en el cine teniendo Barbaric en Disney+? Prime y Netflix han estrenado también Argentina 1985 o Sin novedad en el frente, estupendas películas cada una en su genero, que están disponibles en casa para el público cinéfilo. Es por eso que ahora mismo es más importante que nunca recomendar y hablar en positivo de aquellas obras que nos gusten, para intentar generar un boca a oreja positivo que anime a más público a volver a las salas comerciales.

No comento más cosas de la película ya que por su propia naturaleza, lo mejor es que la veas sabiendo lo menos posible para que los habituales giros y sorpresas típicas de este género te sorprendan. Lo único es resaltar que a veces es suficiente con poder disfrutar de una película bien dirigida con un guion inteligente interpretada por buenos actores. Esto es cine.

Comparto el trailer de la película:

Mira como corren me ha parecido una película super entretenida y recomendable, que me ha justificado más que de sobra el precio de la entrada.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Barbarian de Zach Cregger (Disney+)

Aprovechando mi suscripción a Disney+ he visto Barbarian, película de terror del debutante Zach Creeger que había generado un enorme hype en medios cinematográficos relacionados con el terror. Y aunque tengo que reconocer que es una película sorprendente y entretenida, algunas de esas sorpresas no son demasiado positivas.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Una joven que viaja a Detroit para una entrevista de trabajo alquila una casa para pernoctar. Pero cuando llega a altas horas de la noche, descubre que la casa está doblemente reservada y que un hombre extraño ya se está quedando allí. En contra de su buen juicio, decide pasar la noche allí, pero pronto descubre que hay mucho más que temer que un invitado inesperado. (FILMAFFINITY)

Zachary Michael Cregger es un actor, comediante, escritor, director, productor y streamer de Twitch estadounidense. Saltó a la fama como uno de los tres miembros fundadores, junto con Trevor Moore y Sam Brown, de la compañía de comedia con sede en Nueva York The Whitest Kids U’ Know. Más tarde protagonizó las comedias Friends with Benefits, Guys with Kids y Wrecked. También protagonizó la película Miss March, que codirigió y coescribió con Moore. Cregger debuta en la dirección con esta película que también escribe.

La película de 100 minutos cuenta con fotografía de Zach Kuperstein, montaje de Joe Murphy y música de Anna Drubich. Me sorprende descubrir que la película fue rodada en BULGARIA, Barbarian comenzó la fotografía principal a principios de 2021 en Bulgaria, aunque las tomas exteriores del vecindario si se filmaron en el barrio de Brightmoor de Detroit. Con un presupuesto de 4 millones de dólares, fue estrenada con éxito en la San Diego ComiCon en julio pasado, ayudando a generar un boca a boca positivo que consiguió que cuando se estrenó en salas en septiembre hubiera ganas de descubrir si el hype era real, recaudando ha día de hoy más de 40 millones en taquilla.

Georgina Campbell es Tess Marshall, una mujer que va a Detroit para una entrevista de trabajo. Bill Skarsgård es Keith Toshko, un hombre que reserva sin él saberlo la misma casa que Tess, mientras que Justin Long interpreta a AJ Gilbride, un actor de comedia de Los Angeles que es el propietario de dicha casa. Matthew Patrick Davis como «La Madre» y Richard Brake como Frank, el padre de la Madre, completan el reparto en sus papeles principales.

Tras ver la película he buscado información para realizar esta reseña, y he descubierto que el director en su origen se inspiró en el libro de no ficción The Gift of Fear, (El don del miedo: señales de supervivencia que nos protegen de la violencia) un libro de autoayuda escrito en 1997 por Gavin de Becker en el que se anima a las mujeres a confiar en su intuición y a no ignorar las banderas rojas subconscientes que surgen en sus interacciones cotidianas con los hombres.

Cregger se sentó a escribir el comienzo de lo que luego sería la primera parte de la película incorporando el mayor número posible de estas señales de alarma. La idea de base elegida por Cregger para este ejercicio es el de una mujer que se presenta en una casa alquilada a través de Airbnb a altas horas de una noche lluviosa que descubre que la casa había sido reservada previamente por otra persona a través de otra plataforma. Esta premisa crea el escenario ideal para este ejercicio, en el que Cregger se obligó además a buscar una historia con giros constante que sorprendiera a la posible audiencia tanto como a si mismo mientras lo escribía.

Y la verdad es que probablemente la primera hora de película me ha parecido muy buena. De hecho, hay un montón de momentos en los que como espectador casi le grito a Tess para que no actuara como lo estaba haciendo, porque eso la iba a meter en problemas. Ahora compruebo que formaba parte del ejercicio de presentar red-flags que la protagonista desoyera (algo por otra parte habitual en el género de terror), y creo que es un éxito total. Georgina Campbell y Bill Skarsgård me parece que están geniales en esta primera parte, que empieza con un ritmo pausado en el que empiezas a sentir una tensión y una amenaza que sabes que va a acabar explotando pero no sabes por donde.

Quizá el problema de Barbarian es que el guion y por tanto la película va de más a menos y los giros antes mencionados acaban resultando absurdos. A los 45 minutos de película hay un giro bestial en la historia que anticipa lo que puede o no ser una narración fragmentada a partir de ese momento. El giro es tan bestia respecto a lo que llevábamos viendo hasta ese momento que me mantuvo super intrigado para ver a donde nos querían llevar, pero lamentablemente marca el comienzo de un descarrilamiento de la historia que llega a niveles un poco bochornosos por el todo vale grosero que se inaugura a partir de ahí.

Y el caso es que Barbarian (por cierto, curioso nombre que no se si acaba justificándose más allá de lo molón y pegadizo del apelativo «bárbaro») sigue siendo una estupenda película en lo referido a la construcción de la tensión para los protagonistas, siempre sin tener en cuenta si lo que estamos viendo tiene o no sentido, y nos regala varios momentazos realmente potentes que consiguen

Dentro de una última media hora absurda, Cregger añade varios detalles de crítica social que resultan inesperados. Una hacia el machismo de los hombres y como pueden llegar a ser violentos sin ellos darse cuenta que están ejerciendo violencia contra las mujeres, y otra relativo a la inutilidad de la policía que entronca con los movimientos sociales del Black Lives Matter y el Defund the police. Ambos elementos conectan con las ideas «progresistas» actuales y diría que busca congraciarse con algunos de estos movimientos sociales, algo que ciertamente no ha dañado la percepción que el público tiene de la película.

Aunque encuentro múltiples elementos interesantes en Barbarian, la explicación de lo que estamos viendo es una ridiculez que provoca vergüenza ajena, al igual su climax final, que me parece terrible, dicho en el peor sentido posible. Si hubiera ido al cine y pagado una entrada para verla probablemente hubiera salido enfadado por el desastre y el todo vale final. Afortunadamente, al poder verla en streaming gracias a Disney+ tengo que decir que me vale perfectamente para una noche de jueves por la noche en la que no se nos ocurría nada que ver. En este caso, me quedo con el vaso medio lleno, porque mis suscripciones me permiten ver cosas que no hubiera visto de otro modo.

Dentro de la sensación agridulce con la que me quedo, creo que Barbarian es una película perfecta para verse en festivales de terror y fantástico tipo Sitges (creo que sí se estrenó allí este año), ya que posiblemente gane con un público entregado que grite y ovacione los diferentes sustos, giros y momentos gores. Algo que obviamente no fue mi caso.

Comparto el trailer de la película, aunque casi te recomendaría que NO lo veáis:

Barbarian ha resultado curiosa dentro de su absurdez. En todo caso

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!