Archivo de la etiqueta: Prime Video

Crítica de Undone temporada 2 (Prime Video)

Undone fue una de las sorpresas televisivas de 2019. La serie de animación creada por los creadores de Bojack Horseman mediante la técnica de la rotoscopia estrena casi tres tres años después su segunda temporada.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

En la segunda temporada de Undone, Alma se da cuenta que hay misterios más profundos en el pasado de su familia. Se lanza a descubrir verdades que podrían modificar su realidad actual.

Los ocho episodios de esta segunda temporada han sido dirigidos por Hisko Hulsing, que dirigió la totalidad de la primera. Undone es creación de Raphael Bob-Waksberg y Kate Purdy, creadores de la serie de culto Bojack Horseman. En esta segunda temporada, sólo Kate Purdy se mantiene como escritora de la serie, escribiendo el primer y último episodio. Los otros seis cuentan con guiones de Elijah Aron, Gonzalo Cordova, April Shih, Carmiel Banasky, Mehar Sethi y Elijah Aron con Patrick Metcalf.

El principal valor diferencial de Undone es su animación con la técnica de la rotoscopia, que se basa en rodar primero a los actores realizando sus papeles para luego animarles, creando además todo su mundo. Recientemente Richard Linklater estrenó en Netflix Apollo 10 1/2: una infancia espacial con la misma técnica, que sigue siendo una rara-avis en el mundo audiovisual. La serie se estrenó en Prime a final de abril y de momento aún no se ha confirmado si tendrá una tercera temporada, con un final de esta temporada bastante cerrado y satisfactorio.

Undone está protagonizada por Rosa Salazar (Alita: Angel de combater) como Alma Winograd-Diaz, una mujer mexicano-americana que empieza a desarrollar la capacidad de manipular y moverse en el tiempo tras un accidente de coche. Angelique Cabral es Becca Winograd-Diaz, la hermana menor de Alma que está comprometida para casarse. Constance Marie interpreta a Camila Diaz, la madre de Alma y Becca que se preocupa por la salud mental de Alma, mientras que Bob Odenkirk (Breaking Bad, Better Call Saul) como Jacob Winograd, el padre muerto de Alma que reclama su ayuda para investigar su muerte.

Empezando a valorar la segunda temporada de Undone, tengo que hablar de lo mucho que me gustó la primera temporada en su momento. El viaje físico y sobre todo emocional de Alma adquiría una nueva dimensión con la rotoscopia, que ayudaba a crear escenas de gran expresividad e impacto emocional. Además, la serie planteaba una duda interesante ante la posibilidad que Alma estuviera loca y realmente nada de lo que experimentaba fuera real, y para ello la animación era un elemento capital narrativamente hablando. La interpretación de Rose Salazar como Alma estaba realmente bien, consiguiendo convertirse en el vínculo emocional que hacía que la serie te atrapara. Como digo, la primera temporada me gustó mucho.

Entiendo que crear una serie como Undone requiere muchísimo tiempo, dado que primero se rueda a los actores para luego animarlos y crear los fondos donde se van a situar los personajes. Dicho esto, realmente dos años y medio han sido demasiado tiempo, incluso entendiendo que la producción seguro sufrió algún retraso por culpa del COVID. Empezando porque cuando empecé a verla no recordaba nada de la anterior, y tuve que entrar en Wikipedia para leer el resumen. Pero la conexión emocional que pudiera tener con Alma y su familia había desaparecido.

Yendo más allá y empezando a comentar mis impresiones de la segunda temporada de Undone, tengo que reconocer que me ha decepcionado bastante. Siendo una historia correcta, el viaje de Alma y su hermana Becca para conocer el pasado de su familia pierde toda la expresividad de la historia previa y se convierte en una narración «normal» que no justifica ni aprovecha el extra de la rotoscopia. De hecho, la potencia visual y la expresividad de las imágenes que me volaron la cabeza en 2019 han desaparecido casi completamente de esta temporada. Excepto en un momento del séptimo episodio, todo lo que vemos son personas que hablan en casas o espacios cerrados, lo cual me ha resultado excesivamente mundano y falto de chispa. Un bajón, vamos.

Otro elemento que explica el cambio en las sensaciones que me ha dejado la serie sería el papel que Alma (Rosa Salazar) tiene en la historia. Frente a una primera temporada construida completamente alrededor de su drama interior, en esta temporada se convierte casi en una secundaria en su propia serie, limitada a alguien que ve lo que le pasa a otras personas, en especial a su madre Camila (Constance Marie) y su abuela Geraldine (Holley Fain). Es significativo que su hermana Becca (Angelique Cabral) tenga en muchos momentos más importancia que ella, de forma que otro de los elementos principales de la primera temporada tampoco lo tuvimos aquí.

El caso es que viaje por la historia de la familia de Winograd-Diaz está correcto y en ese sentido el guion conecta bien todos los elementos y consigue una buena emotividad al conocer los dramas que vivieron los miembros de la familia en el pasado. No le veo nada malo a lo que nos cuentan pero palidece completamente en la comparación y no acaba de justificar el uso de la animación de rotoscopia, pudiéndose haber rodado lo mismo en imagen real sin perderse nada de la expresividad de la historia.

La temporada da un correcto cierre a la historia, aunque deja elementos abiertos en caso de querer continuarla. De momento Prime no ha confirmado si plantea una tercera temporada, pero tengo que reconocer que ahora mismo no la vería, Undone se ha convertido en algo normal y para eso ya hay otras series con historias que me interesan más.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

La segunda temporada de Undone no ha sabido igualar el standard de calidad marcado por la primera. Estando bien la historia, no me ha dejado con la sensación de haber visto algo especial, más bien lo contrario. En este caso, «correcto» no es suficiente.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Outer Range temporada 1 (Prime Video)

Tras el visionado de las series de Apple TV, vuelvo a la normalidad con series de las cadenas de streaming a las que estoy suscrito. Hoy comparto mis impresiones de la primera temporada de Outer range, serie de Prime Video con Josh Brolin de gran protagonista que combina el western con la ciencia ficción.

PUNTUACIÓN: 6/10

8 episodios. Royal Abbott (Josh Brolin), un ranchero de Wyoming que lucha por sacar adelante su ganado y mantener unida a su familia, descubre un día un misterio agujero en sus tierras. El inexplicable descubrimiento coincide con una demanda de la familia Tillerson, los ambiciosos propietarios del rancho vecino que quieren apoderarse de sus tierras. Una desaparición y una muerte en la comunidad desencadenarán una serie de acontecimientos llenos de tensión en los que Royal solo contará con la singular complicidad de Autumn (Imogen Poots), una joven que ha acampado en sus tierras. (FILMAFFINITY)

Outer range ha sido creada por Brian Watkins, que escribe además 5 de los 8 episodios, tres en solitario y los otros dos con otro guionista. El resto de guionistas son Zev Morow, Lucy Thurber, Dominic Orlando & Naledi Jackson, Los ocho episodios de esta temporada están dirigidos, a razón de dos episodios cada uno, por Alonso Ruizpalacios, Jennifer Getzinger, Amy Seimetz y Lawrence Trilling. La música de la serie es obra de Danny Bensi y Saunder Jurriaans. Tras emitir toda la temporada, Prime ha confirmado que ha dado luz verde a una segunda temporada. Y hablando de Prime, como ya pasó con La Maravillosa Sra. Maisel, parece que se confirma la opción de estrenar 2 episodios semanales, una opción intermedia entre la política de Netflix de binge-watching y los estrenos tradicionales de HBO y Disney+-

Josh Brolin interpeta a Royal «Roy» Abbott, el marido de Cecilia Abbott (Lili Taylor), propietaria del rancho Abbot y padre de Rhett (Lewis Pullman) y Perry (Tom Pelphrey). Perry lleva tiempo sufriendo por la misteriosa desaparición de su mujer Rebecca (Kristen Connolly) hace unos meses, e intenta sacar adelanta la educación de su hija de 9 años Amy (Olive Abercrombie).

El mundo de los Abbott empieza a derrumbarse con la llegada de Autumn (Imogen Poots), una extraña mujer que llega al rancho Abbott y acampa en las tierras con el permiso de Roy. En paralelo, los Abbott llevan enfrentados desde hace décadas con los Tillerson, sus vecinos que llevan tiempo intentando apoderarse de sus tierras. LA familia la forman Wayne Tillerson (Will Patton), jefe de familia y padre de Billy (Noah Reid ) y Luke (Shaun Sipos). Completan el reparto Tamara Podemski como la ayudante del sheriff Joy, la sheriff en funciones del condado, e Isabel Arraiza como María Olivares, una cajera del banco amiga del instituto de Rhett y Deirdre O’Connell como Patricia Tillerson, la madre de Billy y Luke, y la ex-esposa de Wayne.

Tras el éxito de Yellowstone de Taylor Sheridan con Kevin Costner, no hay duda que las series ambientadas en ambientes rurales de Estados Unidos se han puesto de moda. Y diría que Outer Range busca subirse a la ola de este auge del neo-western aprovechando el carisma de un actorazo como es Josh Brolin como principal reclamo.

Y la verdad es que la premisa de la serie colocando una historia de ciencia-ficción en medio de un drama rural de familias enfrentadas por la tierra parecía una idea super potente a priori. No voy a entrar en la premisa en si porque entra completamente en territorio spoilers y prefiero no chafar la experiencia a los que no la hayáis visto. Pero si diré que la serie NO me ha funcionado casi en ningún aspecto. Empezando por una historia muy floja que en muchos momentos está planteada desde el “gente tonta haciendo tonterías”, lo peor que puede hacerse en mi opinión con una serie de estas características.

Esta primera temporada comete todos los problemas de un mal worldbuilding, empezando por un conflicto entre los Abbot y los Tillerson que más aburrido y falto de interés no puede ser. Es lógico que Outer range busque la empatía del espectador hacia la familia protagonista y otros personajes como la Sheriff Joy y la misteriosa campista Autumn como forma de enganchar a los espectadores. Sin embargo, todo está contado sin fuerza y de la forma menos interesante posible.

Lo que más me ha fastidiado es que la clave de la serie debería ser el misterio por el descubrimiento del agujero en las tierras de los Abbott, que de alguna manera conecta con el pasado del patriarca de los Abbott Roy, que ha permanecido oculto hasta ese momento. Sin embargo, esta parte de la historia literalmente desaparece de los primeros episodios, quedando para los 3 minutos finales de cada capítulo para de alguna manera engancharnos para que sigamos viendo la serie. Un recurso super burdo porque tenemos unos 40 minutos restantes muy poco interesantes.

Hasta tal punto queda la sensación de minutos de la basura que en casi todos los episodios tenemos a uno de los hijos de Tillerson cantando una canción de dos o tres minutos que no tiene más sentido que llenar minutos para alcanzar el mínimo televisivo de cuarenta y tantos minutos por episodios. Ese es el nivel de un guion al que le falta calidad por todos lados, con subtramas como la de la Sheriff Joy intentando salir reelegida como Sheriff que no podría darme más igual.

Y es una pena, porque además de Josh Brolin, que tiene un carisma y una presencia bestial en la serie aunque el guión no acabe de darle cosas interesantes que hacer, tenemos un buen reparto en el que destaco a Lili Taylor como Cecilia, la mujer de Roy, y a Tom Pelphrey como su hijo Perry, un actor que me encanta desde que le descubrí en Banshee. Todos ellos se benefician enormemente de la ambientación neo-western y creo que lo hacen muy bien actoralmente, aparte el aspecto narrativo.

Outer range plantea numerosas sorpresas en el final de temporada que dejan la serie en un momento interesante con el giro en algunos personajes. Me gustaría pensar que todos los misterios y los elementos oscuros no explicados son algo creado de inicio que llegarán a tener una resolución en la próxima temporada, construyendo las relaciones y un mundo que no deje de mejorar a medida que avance la serie. El origen de Roy o la sorpresa de Autumn dejan a la serie en un buen momento, la verdad.

Lo malo es que los ocho episodios no me han dado casi nada interesante más allá de la premisa del significado del agujero. Y sinceramente, veo difícil que vaya a ver la siguiente temporada porque las cosas buenas como son las interpretaciones o los giros finales, no me compensan los minutos aburridos y sin interés, que han sido muchos.

Comparto el trailer de Outer range:

A pesar del carisma de Josh Brolin, Outer Range ha resultado ser una serie bastante decepcionante.

PUNTUACIÓN: 6/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de La Maravillosa Sra. Maisel Temporada 4 (Prime Video)

Tras dos años de espera, Prime Video ha estrenado la cuarta temporada de La Maravillosa Sra. Maisel. Y no se si por el hype o las ganas que tenía de verla, pero esta temporada estando bien me ha parecido bastante por debajo de la tercera.

PUNTUACIÓN: 7/10

Estamos en 1960 y soplan aires de cambio. Al intentar pulir su número, Midge encuentra un bolo con libertad creativa total. Pero su compromiso con su oficio y los lugares donde la llevan crean una ruptura entre ella y la familia y amigos que la rodean.

Amy Sherman-Palladino (1966) es una guionista, directora y productora de televisión estadounidense, creadora de la serie de comedia dramática Gilmore Girls. Sherman-Palladino ha recibido seis premios Emmy por su trabajo, incluyendo el de Serie de Comedia Sobresaliente, el de Dirección Sobresaliente para una Serie de Comedia, el de Escritura Sobresaliente para una Serie de Comedia y el de Supervisión Musical Sobresaliente, todos por La Maravillosa Sra. Maisel. Fue la primera mujer en ganar en las categorías de escritura y dirección de comedia en los Emmy. Es conocida por sus característicos diálogos rápidos, que a menudo están llenos de referencias a la cultura pop, y también por un estilo de filmación en el que da gran importancia a los planos secuencia.

La creadora de la serie Amy Sherman-Palladino y su marido Daniel Palladino escriben y dirigen siete de los ocho episodios de esta cuarta temporada. El único episodio no escrito y dirigido por ellos fue el quinto, escrito por Kate Fodor y dirigido por Scott Ellis. Esta temporada ha tenido la particularidad de haberse estrenado a razón de 2 episodios cada semana, de forma que en 4 semanas Prime Video ha emitido la temporada entera, quedando como un experimento que no copia el método Netflix pero tampoco obliga a los espectadores a esperar 7 semanas para conocer el final de la historia. Además, justo antes de estrenarse, Prime confirmó que había dado luz verde a una quinta temporada destinada a ser la última y cerrar la historia.

Rachel Brosnahan interpreta a Miriam «Midge» Maisel (de soltera, Weissman), una ama de casa judía estadounidense que descubre su talento para la comedia después de que su marido la abandone. Alex Borstein es Susie Myerson, la representante de Midge. Michael Zegen interpreta a Joel Maisel, el marido separado de Midge. Marin Hinkle es Rose Weissman, la madre de Midge que luego se convierte en una celstina profesional. Tony Shalhoub interpreta a Abraham «Abe» Weissman, el padre de Midge, un profesor de matemáticas de la Universidad de Columbia que comienza una nueva carrera como crítico de teatro para The Village Voice.

Del resto del enorme reparto de la serie habría que destacar a Kevin Pollak como Moishe Maisel, el padre de Joel, propietario de Maisel and Roth Garment Company. Caroline Aaron es Shirley Maisel, la madre de Joel, Jane Lynch es Sophie Lennon, una cómica de éxito que interpreta a una ama de casa desaliñada y grosera cuando en realidad es una rica y esnob mujer de la alta sociedad de Manhattan con gustos refinados. Finalmente Luke Kirby interpreta a Lenny Bruce, un conocido cómico de Nueva York y amigo íntimo de Midge.

Empezando a comentar mis impresiones de esta temporada de Mrs. Maisel, lo primero que hay que destacar es la espectacular puesta en escena con la que el Manhattan de 1960 cobra vida. El diseño de producción, el vestuario, el atrezzo me parecen una maravilla, y todo luce aún mejor gracias a los increíbles planos secuencia de Amy Sherman-Palladino en los que Midge va entrando en una localización y vemos todos los espacios. La complejidad de estos planos y el maravilloso trabajo del reparto hace que estas escenas sean una pasada, pero a la vez no «tapan» los diálogos y las interacciones de los personajes, que son el verdadero corazón de la serie.

Al haber pasado dos años de espera, ha sido una pasada poder conocer la continuación de la historia de Midge después del trauma que supuso para ella que Shy Baldwyn la despidiera justo antes de iniciar su tour, al final de la tercera temporada. Rachel Brosnahan vuelve a estar perfecta en su papel de Midge, y es genial disfrutar de su espontaneidad, su frescura y, por qué no decirlo, su amor y preocupación por todos a su alrededor, así como los líos y las metidas de pata que va teniendo a lo largo de la temporada.

Midge sigue sufriendo a sus excéntricos padres Abe y Rose que siguen sin llegar a aceptar la profesión de su hija, mientras que Joel, su exmarido, sigue con su relación con una joven asiática sin que sus tradicionales y super judíos padres Moishe y Shirley lo sepan. En esta temporada, el nuevo trabajo de Midge en un teatro de variedades ilegal ofrece momentos super divertidos en una serie que te mantiene con la sonrisa en el rostro durante todo el visionado. Y eso sin entrar en la propia excentricidad de Susie, la representante de Midge, y su relación con la cómica Sophie Lennon.

Al tratarse de una cuarta temporada de una serie de éxito, no tengo duda que va a gustar a todos los fans de Mrs. Maisel que, como yo, la estaban esperando como agua de mayo. Sin embargo, dicho esto, es necesario comentar que la trama de esta temporada es probablemente la más floja hasta la fecha. De hecho, visto el final y el viaje emocional que Midge (y el resto de personajes) han tenido durante estos ocho episodios, más que una temporada completa y satisfactoria tenemos una presentación de los temas personales y emocionales que tendrán que ser desarrollados y cerrados en el climax final de la serie que tendremos en la quinta y última temporada.

En este sentido, dentro que las situaciones son divertidas, quizá me ha costado conectar con las peculiaridades de Abe y Rose, cuyas excentricidades han dejado de hacerme gracia. Por ejemplo, en lo relativo al humor a costa que Abe no escucha nada de lo que dice su mujer, o toda la parte del sindicato de celestinas que quieren obligar Rose a dejar el trabajo al estar quitándoles trabajo. Tres cuartos de lo mismo con Susie y su recién estrenado despacho con secretaria y nuevos representados.

Ya digo que la serie está divertida y su duración de 8 episodios juega a favor para que tampoco me quedara con la sensación que la temporada se me estaba haciendo larga. Pero al mismo tiempo, las nuevas situaciones que se plantean no han sido todo lo memorables que sí fueron otros elementos vistos previamente. Diría por tanto que la decisión de Amy Sherman-Palladino de terminar la historia en la próxima temporada me parece super adecuada, y no tengo duda que este final acabe siendo super satisfactorio.

Comparto el trailer de esta cuarta temporada:

La cuarta temporada de La Maravillosa Srta. Maisel está bien, pero no tan bien como lo estuvieron las temporadas previas. Dicho lo cual, no tengáis ninguna duda que seré el primero que estará delante del televisor para conocer el final de la historia.

PUNTUACIÓN: 7/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Boys: Diabolical (Prime Video)

El éxito de The Boys ha provocado que Prime Video haya autorizado la producción de una serie de cortos de animación ambientados en el mundo creado por Garth Ennis y Darick Robertson. The Boys: Diabolical es un divertido entretenimiento over-the-top que sacia nuestra sed mientras esperamos el estreno de la tercera temporada en algún momento de este 2022.

PUNTUACIÓN: 7/10

Sumérgete a fondo en el universo de The Boys con DIABOLICAL, una serie animada antologica de ocho episodios. Cada uno de ellos exprimidos de algunas de las mentes más desquiciadas, confusas y maníacas que, de alguna forma, aún siguen trabajando en el mundo del entretenimiento.

Eric Kripke, showrunner de The Boys, declaró que la idea de crear Diabolical surgió durante la pandemia de COVID-19, cuando los productores querían lanzar algo durante la espera de la tercera temporada de The Boys. Debido a las restricciones de la mayoría de las producciones de acción real, decidieron intentar hacer una antología animada utilizando diferentes formas y estilos. Diabolical se compone de ocho historias completamente nuevas creadas por Awkwafina, Garth Ennis, Eliot Glazer e Ilana Glazer, Evan Goldberg y Seth Rogen, Simon Racioppa, Justin Roiland y Ben Bayouth, Andy Samberg y Aisha Tyler, y los y los productores ejecutivos Seth Rogen y Evan Goldberg la comparan con The Animatrix como fuente de inspiración de cortos planteados para ambiente el worldbuilding de este universo de ficción.

Voy a compartir a continuación la información de cada uno de los ocho episodios que componen este antología, todos de una duración de entre 13 a 15 minutos, así como una rápida impresión del capítulo, siempre libre de spoilers:

Episodio 1. Día de salida de la bebé láser.

Una bebé entrañable más unos ojos láser esigual a una máquina de evisceración que te derretirá el corazón.

Corto dirigido por Crystal Chesney-Thompson y Derek Thompson a partir de una historia de Seth Rogen y Evan Goldberg, inspirada en los clásicos cortos de animación americanos.

Este primer episodio es para mi uno de los mejores de toda la serie, partiendo de la narrativa sin diálogos y el feel infantil que contrasta con la hiper violencia de la historia. Divertido, gore y sin complejos, me ha gustado mucho.

Episodio 2. Un corto animado donde súpers cabreados matan a sus padres.

El título lo dice todo y revela el final. Digamos solo que es catártico y un auténtico follón.

Dirigido por Parker Simmons con un guión de Justin Roiland y Ben Bayouth.

Un tema recurrente en The Boys es que frente al tópico de los comics de superhéroes que alguien se toma algo o tiene un accidente X, adquiere poderes super guays, mientras que en la realidad, si se realizaran experimentos para dotar con poderes a niños la mayoría de casos produciría seres deformes con habilidades inservibles. Este es precisamente el tema de este episodio, que dentro que está correcto, me ha parecido una situación de un único chiste repetido un pelín de más y que no da más de si que lo que vemos. En todo caso, entretenido.

Episodio 3. Soy tu camello.

Extraido de las páginas de los comics originales de The Boys. Billy Butcher, junto a Terror, aterroriza a proveedor de drogas para que le de una dosis especial a cierto súper.

Dirigido por Giancarlo Volpe a partir de una historia de Garth Ennis, creador del comic de The Boys.

Tener a Gerth Ennis y volver a ver a Billy Butcher es siempre un placer, y Ennis transmite de cine toda su mala leche y humor negro para una historia que se ve venir pero que tiene un puntazo super gore muy chulo.

Episodio 4. Bod, el del 3-D.

Las redes sociales son una lente dismórfica que distorsiona la forma en que nos vemos a nosotros mismos y a los demás, y nos adormece ante lo que es realmente importante en la vida. Este va de eso.

Dirigido por Naz Ghodrati-Azadi a partir de una historia de Eliot Glazer y Ilana Glazer, inspirado en los comics y la animación francesa.

Otro episodio interesante que va más allá de la broma de un único chiste para plantear una historia de adicción y obsesión con un final muy heavy, dicho en positivo.

Episodio 5. Las superamiguis.

Inyéctate el Compuesto V y obtén super poderes. Bébete el compuesto V y… pasa esto.

Dirigido por Madeleine Flores y con guión de Awkwafina, está inspirado en los cartoons de Sábado por la mañana.

Aunque el episodio tiene un concepto similar al del segundo episodio de una chica que adquiere unas habilidades ridículas, la historia Awkwafina va por otros derroteros que me han hecho mucha gracia, y la animación cuqui hace que todo parezca aún más divertido.

Episodio 6. Nubio contra Nubia.

Divorciarse es complicado. Divorciarse con una hijo, aún más. ¿Superhéroes divorciándose con una hija que está decidida a que eso NO ocurra? Habrá sangre…

Dirigido por Matthew Bordenave, con un guión de Aisha Tyler con una animación inspirada en el anime.

El episodio está bien en la parte que vemos como realmente no existen los superhéroes o los super villanos en este mundo, sino que es Voight quien se inventa las historias para tener aborregada a la sociedad con historias de heroísmo. Este corto intenta darle un tono de drama al tener el punto de vista de la niña, lo que contrasta con el humor bestia de otros episodios. Y dentro que está bien, también es verdad que lo situaría en la segunda mitad de la tabla.

Episodio 7, John y Sun-Hee

Prepárate para llorar mientras un anciano lo arriesga todo para curar el cáncer inoperable de su mujer.

Dirigido por Steve Ahn con un guión de Andy Samberg, cuenta con una animación inspirada en el cine coreano.

Uno de los tres mejores episodios. De nuevo, a pesar de tener a una persona adquiriendo habilidades extrañas, el corto huye del tono de humor cínico al plantear una historia en la que prima el dolor y la desesperación de un marido que busca salvar a su mujer, aunque no sabe que igual el remedio es peor que la enfermedad, nunca mejor dicho.

Episodio 8. Uno más uno igual a dos.

Incluso un gran superhéroe como Homelander tuvo que empezar en algún sitio…

Dirigido por Jae Kim y Giancarlo Volpe, con guión de Simon Racioppa, con una visión más oscura de la animación de superhéroes americana.

Junto a los episodios uno y siete, este es el episodio que más me ha gustado. Aparte del plus que supone conocer una historia nueva de Homelander posiblemente con su primera misión, me gusta lo bien conectado que está con la serie de imagen real en lo relativo al desequilibrio mental que sufre Homelander, y cómo la realidad siempre hace saltar por los aires los mejores planes, con unos momentos super gores.

En resumen, aunque todos los cortos están bastante bien, con un par más chorras pero que sirven de contraste tanto por la animación como por los absurdos protagonistas, el visionado de estos ocho episodios me ha sabido a poco y me ha dejado con ganas de más. Entiendo que habiendo surgido la idea en tiempo de pandemia tampoco ha habido tiempo o recursos para más, y no me importaría que Prime aprobara la producción de nuevos episodios, la verdad.

En todo caso, espero que el estreno de la tercera temporada de The Boys no se demore y podamos disfrutar de su gore over-the-top en imagen real más pronto que tarde.

Comparto el trailer de esta serie:

Diabolical nos ofrece justo el tipo de entretenimiento salvaje que estábamos esperando, así que si eres fan de The Boys vas a disfrutar esta antología, en caso contrario, mejor abstenerse.

PUNTUACIÓN: 7/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Being the Ricardos de Aaron Sorkin (Prime Video)

Aaron Sorkin es uno de los guionista y directores más sólidos del Hollywood actual, y en Being the Ricardos con las super estrellas Nicole Kidman y Javier Bardem plantea un doble desafío narrativo con el que no he acabado de conectar.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Película sobre la actriz, pionera de la televisión, Lucille Ball (1911-1989). La historia se desarrolla durante una semana concreta de la producción de la exitosa serie de la época ‘I Love Lucy’ cuando Lucy y su marido, Desi Arnaz, se enfrentan a una crisis que podría terminar con sus carreras y también con su matrimonio.

Hablar de Aaron Sorkin (Nueva York, 1961), es hablar de uno de los más sólidos guionistas de los últimos años. Entre sus obras más destacadas encontramos las series de televisión The West Wing (1999-2006) y The Newsroom (2012-14), así como los guiones de A Few Good Men (1992), la comedia The American President (1995), y varias biopics como Charlie Wilson’s War (2007), Moneyball (2011) y Steve Jobs (2015). Por escribir La red social (2010), ganó el Oscar al mejor guión adaptado y el Globo de Oro al mejor guión.

Being the Ricardos es la tercera película de Sorkin como director tras Molly´s Game y El juicio de los 7 de Chicago. La cinta, producida por Amazon Studios está a medio camino entre el género documental y el cine dentro del cine para contar la relación de dos de los mayores iconos de la televisión americana clásica, la actriz y comediante Lucille Ball (Nicole Kidman), y su marido, el músico, actor y productor de origen cubano Desi Arnaz (Javier Bardem), aprovechando un momento del rodaje de la serie I Love Lucy.

I Love Lucy fue una de las comedias de más éxito de la televisión estadounidense, emitida por la CBS desde 1951 hasta 1957, con un total de 180 episodios de media hora, que abarcan seis temporadas. La serie estaba protagonizada por Lucille Ball, su marido, Desi Arnaz, junto con Vivian Vance y William Frawley. Tras el final de la serie en 1957, una versión modificada del programa continuó durante tres temporadas más, con 13 especiales de una hora, que se emitieron de 1957 a 1960. Primero se conoció como The Lucille Ball-Desi Arnaz Show, y más tarde, en las reposiciones, como The Lucy-Desi Comedy Hour.

La película de 132 minutos cuenta con fotografía de Joff Cronenweth, montaje de Alan Baumgarten y música de Daniel Pemberton. Junto a los increíble Nicole Kidman y Javier Bardem tenemos en los papeles principales a J.K. Simmons y Nina Arianda como los compañeros de Lucille y Desi en la serie, los actores William Frawley y Vivian Vance. A destacar que Kidman, Bardem y Simmons han conseguido ser nominados para los Oscars de este año en sus respectivas categorías.

Recomiendo ver Being the Ricardos en versión original. Escuchar las voces originales de todo el reparto me parece una pasada, empezando por una Nicole Kidman está increíble en el papel de Lucille Ball, mimetizando su expresión corporal y una de las voces más conocidas y características de la televisión. Y si Kidman está bien, lo de Javier Bardem es que está a otro nivel. Bardem tiene una fuerza y una presencia alucinante que llena la pantalla y me vuela la cabeza. Su acento es perfecto y te crees que es cubano, no español, además de atreverse a realizar varios números musicales que clava. Y por si fuera poco, si ambos son unos actores enormes, es que además tienen una química estupenda en pantalla y convierten en una realidad llena de emotividad la relación que mantuvieron los actores Lucille y Desi en la vida real, con toda su complejidad.

Además de Kidman y Bardem, la verdad es que todos los actores están estupendos en la película. No sólo J.K. Simmons y Nina Arianda, también el resto de secundarios tienen momentos muy chulos, demostrando que Sorkin es un gran guionista que sabe sacar partido a sus estrellas pero también darles elementos que permitan su lucimiento.

La película además de mostrarnos la relación de los protagonistas está planteada casi a modo de making-of para enseñar las interioridades del programa de televisión I love Lucy, viendo el proceso desde que empezaban las primera lecturas del guión, los ensayos posteriores que obligatoriamente producían cambios sobre el libreto original, y su grabación con público en vivo. Un proceso que tenía lugar de lunes a viernes, aunque el episodio en si se emitía los lunes por la noche.

Si te gusta conocer las interioridades del mundo del cine (en este caso de la televisión), esta película se convierte de visionado obligado, porque la recreación del Hollywood de 1953 en pleno McCarthismo y su caza de brujas contra toda persona que fuera considerado “comunista”, me parece excelente. En la película se recrean escenas de la serie original, y la verdad es que lucen perfectas.

Y sin embargo, Being the Ricardos me ha gustado pero no me ha encantado. Quizá el problema es que Sorkin peca de exceso de ambición, ya que además de todo lo anterior intenta dotar a la película de un tono pseudo-documental. Como parece no tener suficiente con contar la historia de Lucy y Desi y de su serie de televisión, Sorkin inserta numerosas escenas con entrevistas ficticias a miembros de la producción que años más tarde cuentan su punto de vista sobre la complejidad del rodaje y en concreto sobre la relación que tenían Lucy y Desi. Y es algo que no era necesario ya que entorpece el visionado. De hecho, no necesito que estos personajes me cuenten lo mucho que Desi amaba a Lucy a pesar de sus infidelidades, porque Javier Bardem transmite ese amor en todo momento. por poner un ejemplo.

Este elemento de falso documental es también la herramienta que utiliza Sorkin para contarnos cómo se conocieron los protagonistas y el camino que realizaron hasta convertirse en protagonistas de I love Lucy. Y aunque me gusta conocer esta parte de la historia, creo que seguro Sorkin podría haber contado lo mismo sin tener que emplear esta “muletilla” narrativa, que me acaba resultando un tanto tramposa.

No se si los sucesos que cuenta la película sucedieron realmente o Sorkin ha planteado una dramatización condensando en una semana lo que debió ser una larga relación y diferentes problemas a los que tuvieron que enfrentarse a lo largo de los años de emisión de la serie. Pero la verdad es que Sorkin me vende la historia y consigue que me la crea de principio a fin. Y el caso es que Being the Ricardos tiene muchas cosas super buenas que me han encantado, pero curiosamente el conjunto final no es tan potente como la suma de sus partes buenas.

Además, pensando en mi mujer, es posible que alguien que no conozca I Love Lucy no entienda nada o no encuentre elementos en la película que le merezca la pena. Por esa parte, entendería que hubiera gente que no tuviera ninguna intención o ganas de ver la película.

En todo caso, a pesar de estos elementos con los que no he podido conectar, hay que reconocer que estamos ante una película con unas interpretaciones espectaculares con una historia super interesante, por lo que para mi pesar mucho más estos elementos positivos que los pocos peros que le he podido encontrar durante el visionado.

Comparto el trailer de la película:

Being the Ricardos es una muy buena película, y me sabe mal no haber podido conectar con ella como me hubiera gustado. En todo caso, dado que la película está disponible en Prime Video, realmente os invito a que la veáis, sobre todo si os gustan las historias de cine dentro de cine.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!