Archivo de la etiqueta: Ansel Elgort

Crítica de West Side Story de Steven Spielberg

La última película que vi en el cine en 2021 es un clásico instantáneo. La nueva versión de West Side Story de Steven Spielberg es una maravilla que mira de tu a tu y en algunos elementos supera al original de 1961. ¡Qué grande eres Spielberg, ojalá sigas haciendo películas muchos años!

PUNTUACIÓN: 9/10

Los adolescentes Tony y María, a pesar de tener afiliaciones con pandillas callejeras rivales, los Jets y los Sharks, se enamoran en la ciudad de Nueva York en la década de los 50. Nueva versión del legendario musical ‘West Side Story’, a su vez adaptación de una famosa obra de teatro de Broadway, que modernizaba la historia de ‘Romeo y Julieta’, de Shakespeare. (FILMAFFINITY)

Parece mentira, pero Steven Spielberg nunca había dirigido un musical. West Side Story es una adaptación del musical de Broadway del mismo nombre de Leonard Bernstein y Stephen Sondheim, que a su vez es una adaptación moderna de Romeo y Julieta de William Shakespeare. También sirve como una nueva versión de la adaptación cinematográfica de 1961 dirigida por Robert Wise y Jerome Robbins, cuya historia transcurría en la Nueva York de finales de los años 50 y principio de los 60.

Aparte del amor de Spielberg por el musical original, los motivos que le llevaron a hacer esta nueva versión fueron claros desde el principio: «Las divisiones entre personas con ideas diferentes son tan antiguas como la historia… Las divisiones entre los Sharks y los Jets en 1957, que inspiraron el musical, eran profundas. Pero nada que ver con la división existente en la sociedad americana hoy en día. Durante el desarrollo del guión, las cosas se ampliaron, por lo que creo que en cierto sentido, lamentablemente, hizo que la historia de esas divisiones raciales, no solo divisiones territoriales, fuera más relevante para la audiencia de hoy de lo que quizás lo fue en 1957 «.

Esta nueva versión de West Side Story cuenta con guión de Tony Kushner, colaborador de Spielberg en Muchich y Lincoln, basado en el trabajo de Jerome Robbins, Leonard Bernstein, Stephen Sondheim y Arthur Laurents. Además de la mítica música de Leonard Bernstein con letras de Steven Sondheim, Spielberg se ha reunido de nuevo con el director de fotografía Janusz Kamiński. La película de 156 minutos, cuenta con montaje de Michael Kahn y Sarah Broshar, y coreografías de Justin Peck. El rodaje de la película tuvo lugar entre julio y septiembre de 2019 en localizaciones de Nueva York y Nueva Jersey.

El reparto está formado por Ansel Elgort (Baby driver) y Rachel Zegler (joven actriz en su primer papel protagonista) como los amantes Tony y María, Ariana DeBose como Anita, la mujer de Bernardo, el hermano de María (interpretado por David Álvarez). Mike Faist es Riff, el jefe de los Jets y mejor amigo de Tony, mientras que Brian d’Arcy James y Corey Stoll interpretan al agente de polícia Krupke y al teniente Schrank. A destacar además que Rita Moreno, que interpretó a Anita en la película de 1961, interpreta el papel de Valentina.

Entrando ya en materia, ¡qué maravilla haber podido disfrutar de esta versión de West Side Story de Spielberg en pantalla grande!! Aparte que la música y las canciones son míticas y los números musicales geniales, es que tenemos a un Spielberg en plena forma que ya desde el alucinante travelling inicial nos plantea una master-class de narrativa y continuidad fílmica.

Spielberg siempre sabe colocar la cámara en el punto perfecto para crear planos que quedan grabados en nuestras retinas, metiéndonos en medio del baile cuando corresponde, para alucinarnos luego con los grandes planos generales. Hay musicales que la versión cinematográfica es meramente funcional. Spielberg añade un plus increíble de calidad cinematográfica en casa plano que me ha dejado anonadado, recreando la Nueva York de los años 50 de forma perfecta.

Y si a la maestría de Spielberg le sumamos la música… ¡Qué música! María, Tonight, América… son clásicos que es una gozada volver a escuchar tras ni se sabe cuantos años desde la última vez que vi la película original. Los números musicales están también geniales, con unas coreografías estupendas siempre. La verdad es que el diseño de producción, el vestuario, todo luce de maravilla en pantalla.

Tenía alguna duda con el casting de la pareja protagonista, pero la verdad es que creo que cumplen. Ansel Elsgort tiene una buena voz y presencia en pantalla y Rachel Zegler aparece guapísima en pantalla y tiene una voz maravillosa, siendo una perfecta María en pantalla. El resto del reparto creo que cumplen con sus roles de forma más que correcta, con el extra de saber que Rita Moreno tiene un papel importante en esta versión y canta la emocionante Somewhere.

Me sabe super mal tener que comentar que West Side Story ha sufrido un fracaso monumental en taquilla. Con 100 millones de presupuesto, en el momento de escribir esta reseña ha recaudado menos de 50 en todo el mundo. Creo que el caso de esta película es un ejemplo clarísimo de la tendencia que llevo tiempo comentando hace tiempo, y es que el público adulto ha abandonado las salas comerciales, ya sea por el covid o por el avance de las plataformas de streaming y el convencimiento que en breve la película podrá verse en la plataforma de turno. Que sigamos oyendo a «influencers» decir que no se estrenan películas para «adultos» o con temáticas adultas para ver cómo las película que se están estrenando se estrellan en taquilla, recuerdo el ejemplo reciente de El último duelo, no hace sino convencerme que mucha gente que habla en redes sociales luego son los primeros que no van ellos mismos al cine.

La consecuencia va a ser obvia, cada vez va a ser más difícil que se de luz verde a producciones de este tipo con un presupuesto alto (para este tipo de cine), si está cada vez más claro que no se van a rentabilizar en la taquilla. Lo cual no puede entristecerme más. Y me doy cuenta que el propio hecho de ser WEST SIDE STORY puede haber hecho que haya público que no haya querido verla porque a) pinta a «viejuno» y b) al ser archiconocida quizá haya público que la tenga muy vista y no se haya animado a ir al cine. Y es una pena, porque se han perdido una maravilla de película musical.

Comparto el trailer de la película:

West Side Story me ha parecido una maravilla. ¡Qué grande es Spielberg, menudo regalazo de navidad nos ha dado a los espectadores!

PUNTUACIÓN: 9/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Baby Driver, de Edgar Wright

Baby Driver, la quinta película de Edgar Wright, es una sinfonía en imágenes, un ballet con perfectas coreografías entre la música y unas excelentes escenas de acción.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

El director británico Edgar Wright saltó a la fama del mundillo friki con las excelentes películas Shaun of the Dead (2004) y Hot Fuzz (2007) junto a los actores Nick Frost y sobre todo, Simon Pegg, que también escribió los guiones y con el que empezó a colaborar en la serie de televisión Spaced. A partir de un humor muy inglés planteaba situaciones super divertidas y novedosas que daban nueva vida a géneros tan trillados como las películas de zombies o las «buddy-movies» de acción.

Hizo el salto a los USA para rodar Scott Pilgrim vs. el mundo (2010), adaptación del divertidísimo comic de Bryan Lee O´Malley. El resultado fue una película excelente y un gran fracaso de taquilla. En esta película, la música empezó a formar parte indispensable de la historia, y marcaba las principales escenas.

Tras Scott Pilgrim, Wright rodó The World´s End (2013) colaborando de nuevo con Simon Pegg y Nick Frost, en lo que se ha llamado la trilogía del Cornetto. La película mantiene muchas de las señas de identidad que les dió a conocer, pero que quizá no resultó tan redonda como las dos anteriores.

Tras la decepción que supuso abandonar la producción de Ant-Man para Marvel (2015), podemos por fin disfrutar de un Wright en plena forma que firma en solitario en guión de Baby Driver buscando dar rienda suelta a su versión de las películas de acción de los 70 y 80 como Bullit o French Connection, que tanto le marcaron de joven.

Baby (Ansel Engort) es un conductor de coches que trabaja con una banda mafiosa liderada por Doc (Kevin Spacey). Debido a un trauma de su infancia, tiene un problema de oído que le hace escuchar un zumbido intenso que solo se mitiga si escucha música. Aunque Doc siempre cambia los equipos para cada robo, Baby es siempre su conductor y casi su amuleto de buena suerte, ya que su pericia al volante hace imposible a la policía su detención.

Sin embargo, cuando Baby conozca a Debora (Lily James), una camarera de un bar que frecuenta, hará que se replantee su vida. Aunque todos sabemos que cuando se entra en el mundo del crimen, salir nunca es fácil.

La película es un alarde técnico y musical. Las persecuciones están todas rodadas de manera excelente, con una banda sonora que sean aún mejores. Pero no son solo las persecuciones, ya que la vida de Baby con la música es puro flow, ya sea con su padre adoptivo Joseph (C.J. Jones), un anciano mudo y paralítico al que cuida, cuando va a por cafés o habla con Debora.

Junto a Baby, iremos conociendo a diferentes criminales, entre los que destacan Bats (Jamie Foxx, de lo mejor de la película, especialmente en V.O.), Buddy (Jon Hamm) y Darling (Eiza Gonalez), todos con diferentes grados de locura. Tenemos además en papeles más pequeños a John Bernthal (Punisher de Netflix) o Flea de los Red Hot Chili Peppers.

Pero el gran protagonista de Baby Driver no son los actores, sino la brutal B.S.O., repleta de temazos que no solo nos activan en las persecuciones, sino que resaltan los estados de ánimo del protagonista en cada momento. Hay que quitarse el sombrero ante Steven Price, autor de la música, y la elección musical de canciones de Wright.

Quizá lo menos bueno de la película son los personajes y sus historias. No os equivoqueis, la pelicula me ha gustado y me lo pasé muy bien, pero creo que Wright se centra tanto en que todas las escenas estén visual y musicalmente perfectas, que al final los personajes son casi la excusa para llegar a la siguiente persecución.

Los ladrones tienen todos un toque diferente de locura, la chica es buena buenísima y se enamora al instante de Baby, y Baby, aunque no lo hace tampoco mal, simplemente está ahí.

Está claro que no busco en este tipo de película una gran complejidad de los personajes, pero sí me hubiera gustado que alguno hubiera tenido un pequeño salto de calidad en su papel que lo convirtiera en algo más que un estereotipo. Aunque tengo claro que todos los actores se lo han pasado genial rodando esta película, que tiene chispa y trasmite frescura en cada fotograma.

Comparto a continuación el trailer de la película:

Baby Driver es una película que te recomiendo veas en pantalla grande, y si es posible, en versión original. Una película muy diferente a los blockbusters que estamos acostumbrados a ver y que significa en un soplo de aire fresco para este género.

PUNTUACIÓN: 7.5/10