Archivo de la etiqueta: Dragón

Peter y el Dragón – La magia del cine en estado puro

Mágica. Clásico instantáneo. Emocionante. Peter y el dragón es todo esto y mucho más. Una película que te devuelve a tu yo juvenil sin caer en la sensiblería y te recuerda que la magia existe si sabes mirar de la forma adecuada. Sin duda, la película del verano.

Peter_y_el_drag_n-500656882-large

La película nos cuenta como Peter, un niño de 5 años, tiene que sobrevivir en el bosque tras sufrir un accidente de coche y perder a sus padres. En lo profundo del bosque y ante la amenaza de lobos, Peter encuentra a Elliot, un dragón verde con la capacidad de hacerse invisible que le servirá de amigo y protector durante 6 años. Cuando Peter es encontrado por Grace, una guardabosques (Bryce Dallas Howard), la existencia de Elliot saldrá a la luz cuando el dragón intente encontrar a su amigo.

gallery_petesdragon_09_90de8930

El director David Lowery, que también escribió el guión junto a Toby Halbrooks, ha conseguido con esta película que recordara como me sentía cuando iba al cine de niño y una película me deslumbraba y emocionaba y me abría mundos que ni imaginaba que pudieran existir, y vivía aventuras junto a los protagonistas de esas películas. ¡Algo increible y super emocionante!!

Y no lo hace mediante mediante apelaciones a la nostalgia, usando una banda sonora ochentera o escenas que me recuerden otros momentos clásicos. No, lo hace apelando de la mejor manera posible a la existencia de la magia, esa magia que solo se puede sentir en un sala oscura con una gran pantalla delante tuyo. Esa magia que solo se puede ver si tus ojos y tu corazón están preparados para ello.

petes-dragon-1-de6091fb-5962-4d3c-9d28-79542091cfbb

El personaje de Robert Redford lo trasmite perfectamente cuando le dice (más o menos) a su descreida hija Grace que no cree en la existencia de dragones, “si solo ves lo que tienes delante, seguro te estás perdiendo muchas cosas”.  Y cuando ella le contesta que “conoce el bosque como la palma de la mano, si existiera un dragón lo hubiera visto”, él la responde con acierto “Peter ha vivido en el bosque 6 años, y nunca le viste”. La magia existe, pero se encuentra en los ojos del que mira, y gracias a Peter y el Dragón yo la vi y la sentí de nuevo.

La película es emocionante sin caer en ningún momento en lo cursi. Y entiende que el sense-of-wonder debe existir en todo momento, por lo que cada vez que un personaje ve a Elliot por primera vez, compartes su increíble emoción de estar viendo algo que no debería estar allí. No me avergüenza reconocer (¿porqué debería?) que me pasé media película con los ojos enrojecidos de la emoción.

petes-dragon1

La actuación de Oakes Fegley como Peter es excelente. Trasmite con su mirada toda la pérdida y soledad de un niño que a pesar de todo consigue ser feliz en el bosque, pero cuya fachada se derrumba cuando conoce a una familia que le recuerdan lo que perdió. Parece increíble lo bien que lo hace este joven actor, al igual que todo el reparto en general.

636062680454150595-reel-1ab-grd057.0019558

Mención aparte el Elliot el dragón. Un personaje creado completamente por ordenador, que no es “realista” pero que es uno de los personajes que más trasmiten con una mirada o un gesto de la cara. Ríes con él y sufres con él, como en la escena en la que tras buscar a Peter, Elliot le encuentra en casa de Grace y cree que es feliz y que no volverá con él al bosque. O en su escena con los cazadores. Y sus vuelos son siempre increibles y me dejaron con la boca abierta. En un verano atroz en el que sufrí personajes CGI lamentables como el hermano de la Encantadora de Escuadrón Suicida, Disney nos recuerda que la tecnología con creatividad pueden crear magia para el espectador.

La película tiene lugar en algún momento de los años 80 en un ficticio pueblo del Noroeste de lo Estados Unidos cercano a los grandes bosques del norte, lo que sirve para añadir una textura adicional de cuento atemporal que le funciona de maravilla a la historia. Al igual que muchos elementos de la historia, como que Peter llame al dragón Elliot porque ese es el nombre del protagonista de un cuento que estaba leyendo cuando sufre el accidente que cuesta la vida a sus padres. O la narración de Robert Redford que cuenta la historia a quien le quiere escuchar.

 

Peter_y_el_drag_n-693730985-large

En esta época de la comunicación sin barreras e internet, en que parece que cada vez somos más cínicos e individualistas, esta película ha sido una ventana a un mundo ya vivido, mejor y lleno de aventuras y emoción. Casi como si de Peter Pan se tratara, durante 2 horas formé parte de nuevo de los niños perdidos.

Comparto el trailer de la película por si acaso aún no lo habeis visto:

Peter y el dragón ha sido una experiencia mágica para toda la familia. Un triunfo narrativo que te devuelve la fe en la industria del cine tras un verano horrible de películas más pendientes en establecer franquicias cinematográficas que en contar una buena historia que te emocione. Una película destinada a convertirse en un clásico que disfrutar con tus hijos durante muchos años, y que te recomiendo que no te puedes perder. ¿Quién lo iba a decir que el secreto del buen cine es dejar que gente creativa cuenten su historia?

Puntuación: 9/10

 

 

El Hobbit: Magia para todas las edades.

Alguien me comentó que hay un problema cuando empleas 8 horas en trasladar al cine un cuento que se tarda la mitad de tiempo en leer…

El hobbit 2

Mi gran decepción estas navidades viendo en cine la 2ª parte de El Hobbit de Peter Jackson, La Desolación de Smaug, en la que alarga capítulos sin necesidad y nos “cuela” personajes que no salían en la novela (si, Legolas, estoy pensando en ti…), en un claro intento de alargar artificiosamente una novela que se podría haber contado bien en 2 películas y no 3, provocó que quisiera leer de nuevo la novela corta de J.R.R. Tolkien, que no leía desde hacía décadas (literalmente)!

hobbit

Y ¡qué diferencia!

Se trata de una maravillosa novela de solo 229 páginas, que fue escrita como historia infantil para contar a sus hijos pequeños, pero ha perdurado como una de las mejores lecturas fantásticas junto con su épica continuación, “El Señor de los Anillos“.

Frente a la majestuosidad de “El Señor de los Anillos”, el Hobbit huye de solemnidades y dramatismos, contando una sencilla historia de una búsqueda de un tesoro, en un mundo repleto de peligros, siempre con una dosis de humor e ironía, que provoca la inmediata empatía hacia el Hobbit protagonista. Bilbo Bolsón es un campechano ser de pequeña estatura sin ningún espíritu aventurero, que se ve arrastrado por el Mago Gandalf para que acompañe como saqueador a un grupo de Enanos comandado por Thorin, heredero del trono de los enanos.

Su plan es muy sencillo: penetrar en Erebor, la Montaña Solitaria, antaño reino de los orgullosos Enanos y actualmente ocupado por el terrible dragón Smaug, que les robó el tesoro y el reino, para recuperar el tesoro perdido, en especial, la Piedra del Arca, el más precioso tesoro de los enanos.

El libro se compone de 19 capítulos, cada uno una estación en el viaje de los protagonistas por la Tierra Media, narrado de manera ágil, rápida y divertida, presentando en cada episodio a Trasgos, Hombres-Osos, Orcos, Elfos, Arañas, Lobos, Humanos, Dragones… El libro nos aporta muchísima información, pero sin perder tiempo, siempre directo al grano.

Una de las muchas cosas que me gustaron de esta relectura es el gran contraste entre el pequeño Hobbit, el involuntario héroe de la historia, con los enanos a los que acompaña, que aunque son seres más enérgicos y decididos, a la hora de la verdad se descubren como unos seres cobardes y codiciosos, que en todo momento obligan a Bilbo a realizar todas las hazañas mientras ellos esperan a salvo… y cuya avaricia puede significar la perdición del grupo.

Además, las idas y venidas de Gandalf (“fui a acabar con un hechicero malvado“) resulta novedoso para una historia de aventuras, sobre todo teniendo en cuenta que esta historia se publicó por primera vez en 1937.  Al dejar abierta la puerta a continuar las historias ambientadas en la Tierra Media, aún cuando la historia de Bilbo Bolsón quedaba satisfactoriamente contada, las posibilidades narrativas quedaban abiertas para la ampliación de este mundo, cosa que realizó en el Señor de los Anillos, el Silmarión o los Apéndices.

En resumen, un libro áltamente recomendable para amantes de la lectura de cualquier edad. Os invito a que lo leais, y me digais que os ha parecido,¡¡ saludos!!