Archivo de la etiqueta: Novela

Crítica de Dioses menores de Terry Pratchett (Mundodisco 13)

Dioses menores de Terry Pratchett es una de las mejores novelas del Mundodisco con su buenísima crítica hacia las religiones organizadas y a la figura de los dioses en nuestra sociedad.

PUNTUACIÓN: 8/10

Una nueva aventura de Mundodisco con una desternillante sátira sobre religiones y guerras.

Una fábula fantástica sobre el planeta plano y circular que navega por el espacio sobre el lomo de cuatro elefantes y una tortuga gigante. Una desternillante sátira sobre religiones y guerras. Brutha es un muchacho sencillo y analfabeto que se enfrenta a terribles problemas. Un dios le ha hablado y se ha convertido en el Elegido. Quiere terminar con una Iglesia poderosa y corrupta, quiere evitar una horrible guerra santa, quiere paz y justicia. Pero por encima de todo, lo que realmente quiere ¡es que su dios elija a Otro!

“Sin duda alguna, Terry Pratchett es el parodista más humorístico de la actualidad.” The New York Review of Science Fiction

Desde hace más de tres décadas, Terry Pratchett ha fascinado a millones de lectores en todo el mundo con sus novelas fantásticas, divertidas y satíricas. Su prolífica obra consta de unos setenta libros, ha sido traducida a treinta y siete idiomas y lleva vendidos más de ochenta y cinco millones de ejemplares en todo el mundo.

Conocido especialmente por la aclamadísima serie del Mundodisco, en 2009 Terry Pratchett fue nombrado caballero de la excelentísima Orden del Imperio Británico por sus servicios a la literatura y siguió entregándose con pasión a la escritura hasta su fallecimiento en marzo 2015, a la edad de 66 años.

Los libros publicados en castellano de la serie del Mundodisco son: El color de la magia, La luz fantástica, Ritos iguales, Mort, Rechicero, Brujerías, Pirómides, ¡Guardias! ¡Guardias!, Fausto Eric, Imágenes en acción, El segador, Brujas de viaje, Dioses menores, Lores y damas, Hombres de armas, Soul Music, Tiempos interesantes, Mascarada, Pies de barro, Papá Puerco, ¡Voto a bríos!, El país del fin del mundo, Carpe jugulum, El Quinto Elefante, La verdad, Ladrón del tiempo, El ultimo héroe (edición ilustrada), El asombroso Mauricio y sus roedores sabios, Ronda de noche, Los pequeños hombres libres, Regimiento monstruoso, Un sombrero de cielo, Cartas en el asunto, ¡Zas!, La corona de hielo, Dinero a mansalva, El atlético invisible, Me vestiré de medianoche, Snuff, A todo vapor y La corona del pastor.

También se ha publicado en Fantascy la novela independiente Perillán, así como la serie de «La Tierra Larga», escrita a cuatro manos con el consagrado escritor británico de ciencia ficción Stephen Baxter, y que consta hasta la fecha de dos entregas en nuestro idioma: La Tierra Larga y La Guerra Larga.

Da gusto leer las novelas del Mundodisco de Terry Pratchett, todas plantean elementos super chulos a partir del humor que ponen a caldo diferentes elementos de nuestra sociedad de forma maravillosa. Y en Dioses menores Pratchett pone su mirada de forma super certera en las religiones organizadas y cómo el aparato ha creado estructuras de poder que atrapan al hombre y le esclavizan que deja de lado la propia creencia inicial.

Pratchett muestra de forma maravillosa la dicotomía de los dioses, que frente a mito del hombre que les pide dádivas para sobrevivir, realmente son seres que necesitan que los humanos les adoren para no caer en el olvido y desaparecer, de forma que aunque son poderosos, realmente la dependencia es más de ellos hacia los humanos que al revés. Y al mismo tiempo, la forma en que los sacerdotes se apropian de las creencias de la gente para justificar la esclavitud y provocar guerras que buscan acumular más poder y aniquilar al diferente, inventándose una realidad falsa que acaba convirtiéndose en realidad por el peso de las tortura y la dominación.

El ideal humanista de Pratchett hace que quiera que la gente haga lo correcto porque es correcto, sin que entre en la ecuación nada que tenga que ver con religiones, deidades o ideas organizadas desde un grupo social, sino que debería ser el motor de nuestras creencias de inicio. Algo tan sencillo como «trata a los demás como te gustaría que te trataran» es tan obvio que no tendría que venir nadie y mucho menos de una organización burocrática que buscar decirnos lo que tenemos que hacer y lo que está bien o mal. Y dentro que hay temas muy profundos que me han hecho reflexionar, todo está contado con muchísima gracia y con el típico humor irónico british que convirtió a Pratchett en un icono de la literatura fantástica.

La lectura de las 350 páginas de la novela fueron un placer que hicieron que la novela me la leyera en 3 sentadas casi sin darme cuenta. Pratchett tiene una prosa tan clara y sencilla que es difícil no terminar encantado cuando lees una novela suya, que además me deja siempre con una sonrisa en la cara y en este caso, unas reflexiones super interesantes sobre el mundo de las religiones.

Es una obviedad que Terry Pratchett debería ser un fijo de cualquier pila de lectura, pero dado que me ha gustado tanto Dioses menores, que encuentro que es un buen momento para recordarlo.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Filos mortales: Historias del mundo de la Primera Ley de Joe Abercrombie

¡Qué bueno es Joe Abercrombie!! Sé que digo lo mismo cada vez que termino un libro suyo, pero la colección de relatos cortos contenidos en Filos Mortales: Historias del mundo de la Primera Ley me han parecido un perfecto ejemplo del GrimDark de Abercrombie y una fantástica muestra de su humor más negro.

PUNTUCIÓN: 8/10

En el ejército de la Unión solo hay un individuo que se cree capaz de salvar la situación a la hora de enfrentarse a los gurkos: el incomparable coronel Sand dan Glokta. Curnden Craw y su grupo deben recuperar un objeto misterioso más allá del Crinna. Solo hay un pequeño problema: no saben qué es ese objeto. Shevedieh, la ladrona más hábil de Estiria, va de desastre en desastre con su mejor amiga y mayor enemiga: Javre, la Leona de Hoskopp. Después de años de masacres, el idealista Bethod trata de llevar la paz al Norte. Solo queda un obstáculo: su lunático guerrero, el hombre más temido del Norte, el sangriento Nuevededos. Violentas y afiladas como las armas de sus personajes, las historias de «Filos mortales» transcurren desde antes de «La voz de las espadas» hasta después de «Tierras Rojas». Situados cronológicamente, los relatos siguen hilos apuntados en las tramas de las novelas del Círculo del Mundo, pero todos ellos se pueden leer de forma independiente. Un reencuentro con el mejor Abercrombie.

«Joe Abercrombie es fantástico.» George R. R. Martin

Joe Abercrombie es una de las principales figuras de la literatura de fantasía actual. Alianza Editorial tiene publicada la totalidad de su obra, ambientada en el mundo de la trilogía «La Primera Ley»: » La voz de las espadas » , » Antes de que los cuelguen » y » El último argumento de los reyes » (la trilogía propiamente dicha) y sus novelas » La mejor venganza » , » Los Héroes » y » Tierras Rojas » , así como los relatos reunidos en » Filos mortales » .

Si Abercrombie es bueno, me ha alucinado lo mucho que he disfrutado con esta colección de relatos cortos ambientados en diferentes momentos temporales del mundo de esta Primera ley, sacando el máximo partido del formato y la opción de ofrecer un final redondo a una historia más o menos ligera. Si eres fan de los libros de La Primera Ley, leer los protagonistas de estos relatos ya te vende por si solo el libro, y la verdad es que son un all-star de personajes de este mundo cruel creado por Lord Grimdark: Empezando por un Sand dan Glokta visto por primera vez como el bello y aguerrido guerrero que era antes de ser torturado y convertido en un medio hombre, antes de llegar a ser el más famoso inquisidor de la Unión.

Dentro de esta colección hay historias de todo tipo. El relato protagonizado por el mercenario Nicomo Cosca puede ser lo más divertido que he leído de Abercrombie hasta la fecha, pero hay también varios, como la historia de Curnden Craw en la que destaca la futilidad de la vida y como en cualquier momento puedes morir por nada, porque nada es lo que vales y cuando morimos, todos volvemos al polvo. Y sobre todo, la última historia protagonizada por el Rey Bethod y su amigo y soluciona problemas Logen Nuevededos es de esas historias que te dejan con mal cuerpo mientras vemos a estos personajes tan conocidos desde una óptica completamente diferente. También hay relatos de supervivencia como el protagonizado por una Shy South antes de que se convirtiera en el personaje principal en Tierras Rojas, de forma que casi se cubren todas las vertientes de las historias de fantasía épica.

Otro de los detalles chulísimos de este libros es que tenemos una serie de relatos autoconclusivos que están geniales, pero también hay varios relatos protagonizados por Shevedieh, la ladrona más hábil de Estiria, y su compañera Javre, la Leona de Hoskopp, que protagonizan una buddy-movie buenísima con dos mujeres totalmente diferentes entre si, una hábil labrona y la versión femenina de Conan, que no hacen más que cagarla y liarse más y más con cada aventura, que cubren una gran parte de sus vidas y que sirven de alguna manera de hilo conductor de la novela.

Aunque el tono cínico habitual en Abercrombie está presente en todo momento, de hecho hay una serie de tres relatos cortos titulados «lugar equivocado, momento equivocado» que deja poco lugar a la duda del final de sus protagonistas, en general estos relatos tienen un tono mucho menos nihilista que lo que estaba acostumbrado. De hecho, obviamente la mayoría de protagonistas no mueren, el tener que hacer su aparición en las diferentes novelas que precedieron a esta colección.

Globalmente, estas 341 páginas han sido una delicia, y el formato de historias cortas me ha parecido fantástico y me ha ayudado a leerme la novela en dos días, prácticamente en una sentada cada día. Con este nivel, no os extrañará si os digo que ya he comprado «Un poco de odio», su siguiente novela, que espero poder empezar muy pronto.

Filos mortales es un nuevo ejemplo de la pericia narrativa de Joe Abercrombie, que se confirma una vez más como uno de los autores de más personalidad dentro del mundo fantástico.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de La Espada del Destino de Andrzej Sapkowski (Saga de Geralt de Rivia 2)

Aprovecho para ponerme al día con las novelas de las Saga de Geralt de Rivia de Andrzej Sapkowski antes del estreno de la segunda temporada de The Witcher en Netflix estas navidades con La espada del Destino, la segunda novela de la serie, de nuevo formada por varias historias cortas.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

La vida de un brujo cazador de monstruos no es fácil. Tan pronto puede uno tener que me ter se hasta el cuello en un estercolero para eliminar a la bestia carroñera que amenaza la ciudad, intentado no atrapar una infección incurable, como se puede encontrar Unido a la cacería de uno de los últimos dragones, en la que la cuestión no es si los cazadores conseguirán matar a la pobre bestia, sino qué pasará cuando tengan que repartirse el botín. Magos, príncipes, estarostas, voievodas, Dr u i das, vexlings, dríadas, juglares y criaturas de todo pelaje pueblan esta tierra, enzarzados en conflictos de supervivencia, codicia y amor, y entre ellos avanza, solitario, el brujo Geralt de Rivia. Andrzej Sapkowski es el gran renovado de la literatura fantástica de nuestros tiempos, Un genio del lenguaje y la caracterización cuya prosa ya ha hechicera a millones de lectores en todo el mundo.

Andrzej Sapkowski (Lodz, 1948) es economista de profesión. Habla algunos idiomas extranjeros. En los años 1972-94 era trabajador del comercio exterior. En el año 1986 publicó su primero cuento El brujo (Wiedzmin) en un periódico polaco «Fantastyka». Dos años después fue elegido el mejor autor de cuentos polacos de fantasía en este periódico. Además Andrzej Sapkowski es el autor de tres colecciones de cuentos con el brujo Geralt: El brujo (Wiedzmin), La espada del destino (Miecz przeznaczenia) y El último deseo (Ostatnie zyczenia) así como de una saga de cinco libros: La sangre de los elfos (Krew elfow), El tiempo del desdén (Czas pogardy), Bautismo de fuego (Chrzest ognia), La torre de la golondrina (Wieza Jaskolki) y La dama del lago (Pani jeziora).

Esta segunda novela de la Saga de Geralt de Ribia cuenta con 288 páginas que incluyen seis historias cortas: Las fronteras de lo posible, Esquirlas de hielo, Fuego eterno, Un pequeño sacrificio, La espada del destino y Algo más. Lo que más me gusta del estilo de escritura de Andrzej Sapkowski es su dominio del idioma, y cómo consigue que las personas hablen diferentes de una comarca a otra, como pasa en el mundo real cuando hablas con un andaluz, un gallego o un catalán. Esta habilidad de Sapkowski me parece una pasada y hace que sientas que los viajes de Geralt le hacen visitar tierras dispersas muy alejadas entre sí.

Al tratarse de historias cortas, no hay mucho margen para dar una gran profundidad de nada, pero si hay un tema central de estas historias, también teniendo en cuenta lo leído en el primer volumen, es que si hay un villano, esa es la raza humana en su conjunto, una cultura depredadora que destruye todo lo que encuentra y frente a la que los seres sobrenaturales sólo pueden someterse o morir, al igual que el medio natural. Al tratarse de historias de entre 40 y 60 páginas, te las lees de una sentada y siempre te dejan con ganas de más, algo fundamental para este formato.

Tras dos volúmenes, Geralt sigue siendo un gran desconocido, a pesar de ser el protagonista absoluto de estos relatos. Me gusta cómo a pesar de él intentar convencerse de no tener sentimientos, está locamente enamorado de Yennefer, y cómo en muchas aventuras casi es un cronista del efecto del mundo civilizado sobre el medio natural. De hecho, hasta Algo más, realmente hemos leído muy poco de su origen o de qué le hizo convertirse en un Brujo.

De estas historias, me parece curioso comprobar cómo tres de ellas sí tuvieron traslación a imagen real durante la primera temporada de The Witcher estrenada hace dos años en Netflix: Las fronteras de lo posible, con la historia del dragón, La Espada del Destino, que mantiene la historia básica del bosque de Brokilon, el Último Bosque de las dríadas y su reina Eithne, pero en la que la serie eliminó la participación de Geralt en la historia para centrarse en Ciri, y Algo más, con la aventura con la que finalmente Geralt y Ciri acabaron reuniéndose. Leer las historias y apreciar las diferencias me resultó muy interesante.

El plus de esta novela fue conocer las historias que NO fueron adaptadas a la televisión. Empezando por Esquirlas de Hielo, en la que Geralt tendrá que pelear por retener a Yennefer, que se debate entre él y el mago Istredd con el que comparte afecto; Fuego Eterno, con una divertida aventura mientras Geralt y Jaskier ayudan a un mediano que había sido suplantado por un doppler que se ha hecho cargo de sus negocios de comerciante; y Un pequeño sacrificio, una triste historia de amor no correspondido. Y es curioso porque quizá la historia que más me ha gustado de este tomo es Un pequeño sacrificio, en el que conoceremos la historia de Essi Daven, una juglar conocida por Jaskier que cruzará su destino con el de Geralt, en una historia con sirenas y seres acuáticos con uno de los mejores y más tristes finales que recuerdo.

Como parte de una historia hasta ahora contada de forma fragmentada, también me parece curioso la diferencia de la serie de televisión, que dió una importancia a Yennefer y Ciri que en los libros no tuvieron, siendo dos personajes secundarios que apenas aparecieron cada una en un par de episodios. Esto es entendible al intentar que los tres personajes tengan la misma importancia, aunque me queda la duda de si llegaremos a leer el origen de Yennefer en próximas novelas. Espero que si, claro. Además, el final de Algo más es directamente el mismo en la novela y en el libro, de forma que la serie de Netflix y los libros ahora mismo se encuentran sincronizados.

Como no quiero que pase tanto tiempo como pasó desde que leí la primera novela de esta Saga de Geralt de Ribia, ya he comprado la tercera novela La sangre de los elfos, que espero poder leer de sobra antes del estreno de la serie de televisión. De hecho, si me gusta tanto como espero, no descarto comprar también la cuarta novela para leerla durante las novedades.

Voy poco a poco con la lectura de la Saga de Geralt de Ribia, pero ahora sí espero ponerme las pilas y conseguir crear un stock de lectura que me haga adelantar de sobra a la serie de televisión. En función de hasta donde llegue la serie, que ya ha confirmado el rodaje de la tercera temporada, veré si lo consigo. Lo que si de momento he comprobado que la serie de televisión NO consiguió trasladar a imagen real es la sensación de tristeza que trasmiten las historias de Sapkowski, y cómo el progreso no tiene porqué ser mejor que el mundo fantástico que hasta ese momento existía con seres de diferentes razas compartiendo la Tierra, antes que los humanos decidieran quedársela para ellos.

La Espada del Destino puede que me haya gustado más que El último Deseo, la primera novela. O quizá es que tras este tiempo, tenía muchas ganas de leer nuevas aventuras del Geralt el Brujo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Casa Capitular Dune de Frank Herbert (Dune 6)

Termino mi lectura de la serie de Dune de Frank Herbert con Casa Capitular Dune, la sexta y última novela escrita por su creador Frank Herbert.

PUNTUACIÓN: 6/10

Sexta entrega de la extraordinaria saga «Dune», Casa Capitular abre insólitas dimensiones a na narración que está considerada la cumbre de la ciencia ficción contemporánea.

Las Honorables Madres se enfrentan, con sus terribles poderes, a la secular Bene Gesserit. Las revenidas Madres, ocultas y fortificadas en su planeta Casa Capitular, intentan revivir el viejo orden que les dio su antiguo poder en todo el universo. Un ghola de Miles Teg está siendo adiestrado para superar incluso a su poderoso antecesor.

La unión de Duncan Idaho y Murbella, cautivos ambos en la no-nave, puede arrojar luz sobre el traumático fenómeno de la Dispersión.

Esta sexta novela de la serie de Dune fue publicada en 1985 y fue la última que escribió Frank Herbert, que falleció un año después, en 1986. Con esta novela se cierra la serie de 3 trilogías que creó Herbert, aunque partir de 1999 su hijo Brian, junto al escritor Kevin J. Anderson, han publicado una nueva serie de novelas que amplían el mundo creado por Herbert.

Comparto a continuación mis reseñas de las anteriores cinco novelas, Dune, El Mesías de Dune, Hijos de Dune, Dios Emperador de Dune y Herejes de Dune.

Casa Capitular continúa los sucesos narrados al final de Herejes de Dune en los que la hermandad de las Bene Gesserit se encuentran en retirada ante la amenaza del exterminio a manos de las Reverendas Matres llegadas de la Dispersión. La Reverenda Madre Darwi Odrade, recién nombrada al final de Herejes es la gran protagonista, aunque la narración de Herbert va cambiando de punto de vista mientras seguimos al ghola Duncan Idaho, la Reverenda Matre Murbella, la hija del desierto de Rakis Sheeana o el revivido Miles Teg, que habita el cuerpo de un niño que aún tiene que despertar sus memorias de su vida pasada.

En cierto sentido, Casa Capitular se siente más como una segunda parte de Herejes que como una novela autónoma, algo sobre todo provocado por el no-final que tuvo la anterior novela, en la que en sus últimas 20 páginas mostraron un cambio cataclísmico e inesperado en el mundo de Dune. Y la sensación tras leerme las 630 páginas de la novela ha sido bastante decepcionante. Empezando por la elección de las Bene Gesserit como el punto de vista para contar la parte final de la historia que planteó Herbert. Una hermandad que ha dedicado su vida al control genético para buscar al hombre (o mujer) perfecto que lleva a la humanidad a nuevas cotas.

La novela toca como siempre temas interesantes como el determinismo o el libre albedrío, si tenemos que mirar hacia delante aunque eso signifique romper con la comodidad del presente o lo que manda la tradición, y en general sobre el papel de los personajes mientras intentan enontrar su papel en este universo. Además, la transformación de Casa Capitular en un nuevo Arrakis plantea cuestiones sobre los cambios ecológicos y cómo afectan a los habitantes de este mundo. Y por supuesto, el contraste que ofrecen las frías Bene Gesserit que lo fían todo a la razón gracias a los recuerdos de sus vidas pasadas, frente a las violentas y emocionales Reverendas Matres. Todos esos elementos son interesantes analizando el conjunto.

Sin embargo, la narración no puede ser más aburrida, amplificando un problema que empecé a notar en la novela anterior, y es que tenemos una novelas de 600 páginas en las que el 99% del tiempo tenemos a gente hablando en lugar de hacer cosas realmente interesante. Y la evolución de los personajes en función de las cosas que van aprendiendo es interesante en conexión con los temas que destacaba antes. Pero al tercer (o quinto) diálogo redundante sobre el mismo tema, no pude evitar aburrirme ante lo que estaba leyendo. Y está claro que Herbert no planteó Dune con un espectáculo de acción, pero tener todo un universo por explorar y quedarnos confinados a un despacho en Casa Capitular mientras los personajes hablan me parece casi un pecado.

Herejes de Dune planteaba un nuevo escenario que me interesó, pero la lectura justo a continuación de Casa Capitular no ha sabido mantener el interés creado. Por personalizar algunos ejemplos de los problemas de esta novelas, hay personajes como Scytale de los tleilaxu o la propia Sheeana que NO han tenido ninguna incidencia en la historia y sus finales son un bluf total. Además, Herbert introduce una subtrama ¿con unos judíos ocultos? que tampoco va a ningún lado y cuyo sentido o metáfora no cabe duda que se me ha escapado. ¿Les pone como ejemplo de religión anclada en el pasado para la que es imposible avanzar? Yo lo interpreto así, pero vete tú a saber.

Sumado a esto, Herejes terminó con un hecho cataclísmico que sucedía fuera de plano que fue un anticlimax total. Esto vuelve a suceder en Casa Capitular, con un climax que dista mucho de serlo que sucede en apenas 20 páginas y que pasa todo un poco porque si. Herbert tenía muchas virtudes como escritor, pero crear historias con tensión dramática o cerrar las historias NO era una de ellas. Pero aparte de todo, es que el final de la historia de Herbert vuelve a ser un no-final, con un statu-quo cambiado para siempre que sin embargo no puede darme más igual. Aparte del hecho de tener una historia que propugna el libre albedrío y poder crear tu propio destino en el que va a seguir existiendo una organización que busca modificar la sociedad a partir de sus intereses particulares, lo que es de hecho una situación muy poco propensa para que se genere esa libertad de elección. Es decir, el final no acaba de dirigirse hacia la premisa que el propio Herbert planteaba como ideal.

Sinceramente, pensando en la lectura de estas seis novelas en perspectiva, creo que confirmo algo que ya recordaba de cuando leí las novelas por primera vez hace más de 25 años, las tres primeras son las realmente buenas buenas, con una segunda trilogía que baja un montón el nivel. En todo caso, no me arrepiento haber vuelto a leer estas novelas, que son clásicos absolutos de la ciencia ficción.

PUNTUACIÓN: 6/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Un saludo a todos!

Crítica de Herejes de Dune de Frank Herbert (Dune 5)

El año pasado empecé la relectura de las 6 novelas de Dune de Frank Herbert, y reconozco que terminé un poco saturado, por lo que paré tras Dios Emperador Dune, la cuarta novela. Retomo la lectura con Herejes de Dune, la quinta novela de la serie publicada en 1984.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Herejes de Dune es la quinta novela de la serie «Dune» de Frank Herbert, considerada la cumbre de la ciencia ficción contemporánea.

Esta quinta entrega de la serie prosigue con las aventuras de la estirpe de los Atreides en el fascinante planeta de arena. Nos hallamos en el futuro respecto a la acción de Dios emperador de Dune.

La expansión galáctica que siguió a la muerte de Leto ha terminado. Todos regresan al planeta madre, convertido de nuevo en el mundo inhóspito y seco de sus orígenes. El delicado equilibro entre las antiguas fuerzas está a punto de romperse. En este marco aparece un nuevo personaje: Sheeana, una chica que tiene el poder de invocar, controlar y conducir a Shaihulud, el gigantesco gusano de arena…

Frank Patrick Herbert nació en Tacoma, Washington (1920). Antes de comenzar a escribir ciencia ficción, tuvo varias profesiones, desde fotógrafo y cámara de televisión a pescador de ostras. En 1965 presenta la serie de libros «Las crónicas de Dune», con gran éxito de la crítica y del público, donde describe un mundo imaginario con su propia política, ecología y estructura social. La primera obra de la saga, Dune, tuvo un grandísimo éxito por parte del público y de la crítica y obtuvo los premios Nébula y Hugo, además del Premio Internacional de Fantasía, que compartió con El señor de las moscas de William Golding. Falleció en el 11 de febrero de 1986.

Aunque inicialmente Herbert había dado por finalizada la serie tras Hijos de Dune en 1976, la “presión” a manos de los editores, y el innegable interés por seguir cobrando unos cheques importantes, le hizo cambiar de idea. Y hay que reconocer que la publicación de las siguientes novelas significaron un nuevo éxito de crítica y de ventas para Herbert, estas se quedaron muy alejadas de la brillantez de su primera novela. Dios Emperador de Dune (1981), Herejes de Dune (1984) y Casa Capitular Dune (1985) completaron la serie, antes del fallecimiento de Herbert en 1986.

Herejes de Dune tiene lugar miles de años después de los sucesos narrados en Dios Emperador de Dune, novela en la que asistimos a la desaparición de  Leto Atreides II, el Tirano que controló el Universo durante milenios. Su muerte provocó la Dispersión que aseguraba la supervivencia de la raza humana mientras se expandía por la galaxia y, lo que es igual de importante, la posibilidad de crear una variedad que rompiera con el estancamiento genético que amenazaba a la humanidad.

Situar la novela tan alejada de los sucesos de la anterior novela es una ventaja, ya que tienes tabula rasa para plantear la historia que quiera el autor, pero también tiene el problema de tener que explicar de alguna manera la nueva realidad de la galaxia. Y la forma que tiene Herbert para hacerlo es utilizar a la Bene Gesserit para que sea nuestros ojos y oídos, contando con la familiaridad que tenemos los lectores de esta hermandad dedicada durante milenios a controlar las líneas genéticas para buscar al humano perfecto. Sin embargo, Herbert NO se para a explicar la sociedad, sino que nos pide un esfuerzo al lector al meternos de lleno en la nueva situación, teniendo que estar atento a los diálogos de los personajes que dan cierto contexto, desde luego no completo ni satisfactorio, a la geo-política de la galaxia, que es contada a cuentagotas.

Como en otras obras de Herbert, tenemos un protagonismo coral mientras seguimos en cada capítulo los viajes de varios personajes. En Gammu, antiguo Giedi Prime hogar de los Harkonnen, el Mentat Miles Teg intentará mantener con vida a un nuevo Ghola de Duncan Idaho, al que varias facciones quieren eliminar. La Imprimadora Lucilla de las Bene Gesserit busca no sólo despertar sus recuerdos de vidas pasadas, sino utilizar sus habilidades sexuales para controlarle y convertirse en un peón bajo el control de su hermandad.

En Rakis, antigua Arrakis, la aparición de la joven Sheeana que parece poder controlar a los gusanos de arena pone en marcha una lucha por el control del planeta. La Madre Superior Taraza de la Bene Gesserit manda a la Reverenda Madre Darwi Odrare a Rakis para que instruya a la joven en las enseñanzas de la hermandad, antes del inevitable enfretamiento contras las nuevas Reverendas Matres llegadas de la Dispersión con planes para controlar la galaxia o destruirla en el intento, y la Bene Teilax con sus eternos planes en la sombra.

Herbert consigue que la novela sea más interesante que Dios Emperador Dune, que reconozco que en algunos momentos se me hizo bola con sus interminables diálogos expositivos, y seguir los pasos de tantos personajes en localizaciones diversas ayuda a que la lectura sea más amena. Pero al mismo tiempo, durante gran parte de la lectura de sus 560 páginas hubo varios momentos en que notaba que había demasiado presentación de la nueva situación y bastante poco desarrollo y casi nulo desenlace. Y esto es así ya que luego recordé que Herbert escribió esta novela y su continuación Casa Capitular Dune casi al mismo tiempo, y unidas forman una historia completa. En las últimas 40 páginas de Herejes de Dune es cuando Herbert me sorprendió cuando nos muestra de qué va realmente la novela y qué situación busca plantear de cara a la siguiente novela.

La novela cuenta casi en primera persona lo que viven los diferentes personajes en cada momento. Esto hace que excepto por la aparición puntual del Maestro Walf de la Bene Teilax, a la historia le falta una verdadera sensación de amenaza, al no acabar de mostrar de forma convincente el peligro que suponen las nuevas Reverendas Matres, algo que, de nuevo, no veremos hasta prácticamente las últimas 40 páginas de novela. Pero, incluso en estos momentos, me pareció interesante que para Herbert el verdadero problema, el verdadero enemigo, no es una facción u otra, sino el estancamiento, la burocratización de la sociedad que la impide ir más allá y conseguir los logros a los que está destinado a llegar. Romper este círculo vicioso será tan importante o más que luchar contra las Matres.

También me sorprendió que frente a los teóricos protagonistas, los jóvenes Sheeana y Duncan Idaho, la novela está construida sobre los hombros del Mentat Miles Teg , la Bene Gesserit Odrare y la Madre Superiora Taraza. Y me han parecido unos personajes interesantes y complejos pero quizá demasiado «resabidos», casi pareciendo que están siempre tres metros por delante del resto por su extrema inteligencia y análisis certeros sobre los cambios que se están produciendo a su alrededor.

Herejes de Dune es café para muy cafeteros. Algo obvio teniendo en cuenta que estamos hablando de la quinta novela de una serie de ciencia ficción mítica. Si has llegado hasta aquí y sobreviviste a Dios Emperador de Dune, no hay duda que esta novela la vas a disfrutar y, como yo, tras leerla obligatoriamente querrás leer el final de la historia en Casa Capitular Dune. En unos días os daré también mis impresiones de esa novela, la última de Herbert antes de su fallecimiento.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Un saludo a todos!