Archivo de la etiqueta: Dark Horse Comics

Crítica de Groo vs Conan de Sergio Aragonés (Planeta)

Volver a leer un nuevo comic de Groo de Sergio Aragonés es garantía de disfrutar de una lectura divertidísima. Y si en este caso tenemos el crossover con Conan, el resultado es una pasada super recomendable.

PUNTUACIÓN: 8/10

Robert W. Howard (Conan) y Sergio Aragonés (Groo) unidos en este cómic de culto.

Dos hombres… tres espadas… ¡un solo cerebro! Vale, puede que cerebro y medio, pero siendo generosos. Conan es el guerrero intrépido que todos admiran. Groo es el guerrero inútil que nadie admira.

Solo en el extraño cerebro de Sergio Aragonés podría cruzarse el camino de estos dos guerreros tan dispares ¡su camino y sus espadas! Thomas Yeates presta su gran talento ilustrativo y Mark Evanier hace lo que sea que se dedique a hacer para contar historias ¡en estas páginas en las que la farsa irresistible se ha topado con el inmóvil objeto de adoración!

Tomo recopilatorio en tapa dura de 112 páginas que recoge Groo vs Conan # 1-4 USA, publicado por Dark Horse.

Sergio Aragonés Domenech (San Mateo, Castellón, 1937) es un dibujante de cómics nacido en España, con nacionalidad mexicana. Dibujante de la revista MAD, es también es autor de su propia historieta, Groo, sobre un guerrero no muy inteligente. Groo fue el primer comic book publicado en Estados Unidos por una editorial mainstream en el que el autor conservó la propiedad legal sobre el personaje. Actualmente reside en California.

Aragonés creó el personaje de Groo a finales de los setenta. Sin embargo, en ese momento ninguna editorial permitiría a los creadores conservar los derechos de sus personajes, y Aragonés no quiso ceder esos derechos. La primera aparición del personaje fue en 1981, en el especial Destroyer Duck 1 de Eclipse Comics, editado para recaudar dinero para ayudar a un creador en un problema legal. Tras aparecer como complemento en Starslayer #4, Pacific comics publicó en 1982 la que fue primera serie del personaje, que duró tan sólo 8 números por los problemas financieros de la editorial.

Tras varios vaivenes, Sergio Aragonés recaló en el sello Epic de Marvel Comics, que publicó 120 números de Groo en las décadas de los 80 y 90. Tras los problemas de la Marvel de los 90, Aragonés movió su creación primero a Image, y posteriormente a Dark Horse, que es quien publicó este especial en 2014.

Recuerdo comprar los comics de Groo publicados en España inicialmente por Forum. Su estilo humorístico era diametralmente diferente a todo lo que leía en ese momento, con unas páginas muy de tira cómica en la que siempre hay dos gags en cada escena (o más), por un lado el dialogado, con un humor buenísimo a costa de las pocas luces de Groo, y luego el gag visual, con un montón de situación sucediendo en segundo plano detrás de Groo además de la propio tontuna del protagonista.

Una vez Groo cerró su publicación en España entiendo que debido a las bajas ventas, fui comprando los comics en inglés de Sergio Aragónes que fui encontrando, teniendo un recuerdo buenísimo de las miniseries “Sergio Aragonés Masacra Marvel” y “Sergio Aragonés destruye DC”. Sin embargo, el salto a Dark Horse y que dejara de salir más o menos regularmente pasando al formato de miniserie hizo que le perdiera la pista al personaje. Y la experiencia lectora ha sido como volver a encontrarte a un viejo amigo, con el que conectas incluso antes de empezar a hablar.

Aragonés es un historietista consumado conocido por su rapidez para dibujar. Debido a su ascendencia española / mexicana y a sus problemas con el inglés, Aragonés empezó a colaborar con Mark Evanier muy pronto en su carrera, de forma que él dibujaba la historia y Evanier escribe luego los diálogos. Si las páginas de Aragonés son ya una pasada por si mismas, Evanier añade un fino humor irónico para todos los públicos que hacen que la lectura te tenga con la sonrisa en el rostro de principio a fin.

En este Groo vs Conan tenemos además la interesante novedad de tener a Aragonés dibujando la parte de la historia de Groo, y al veterano artista Thomas Yeates (dibujante clásico de Conan, Príncipe Valiente o Tarzán) dibujando a Conan y las partes ambientadas en su mundo, teniendo numerosas viñetas en la que ambos interactúan con resultados buenísimos, mucho mejor de lo que pensaba a priori.

Además de mezclar los mundos de Conan y Groo, Aragonés y Evanier plantean una historia ambientada en el presente que comparte temática. En ambos casos, un poderoso quiere destruir un pequeño negocio local y Groo y Conan por un lado, y Aragonés y Evanier por otro, intentarán impedirlo. Las similitudes en ambas historias y las divertidísimas situaciones que plantean convierten la lectura en un éxito total. Yo mismo reconozco que a veces minusvaloro la valía de comics (u otras obras) de humor, pero tengo que reconocer que este comic me ha llegado en un momento personal en el que realmente he agradecido este humor blanco y el buen rato que me ha hecho pasar.

Otro motivo del éxito del comic es la forma en que nos cuenta las diferencias entre ambos bárbaros y cómo Conan descubre que es imposible derrotar a un idiota que no realiza sus acción con lógica ni intención. Además, como buen humorista, me gusta que a la típica pregunta de ¿quién ganaría…? no da una única respuesta sino varias, a gusto de todos los lectores. Esto genera también nuevos gags que consiguen que la lectura no resulte redundante o repetitiva.

Me ha gustado mucho este Groo vs Conan, no me importaría para nada que Planeta siga publicando las historias que sigan inéditas en España. Por cierto, seguro que de hecho ya habrán publicado comics de Groo que se escaparon a mi radar, creo que voy a tener que buscarlos.

Groo vs Conan me ha parecido un comic chulísimo que me ha puesto de nuevo en contacto con la obra de Sergio Aragonés. Ya adelanto que seguro que no será la última compra que haga.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Aliens Tribes de Steve Bissette y Dave Dorman (Dark Horse Comics)

Tras la lectura de Aliens: Órbita Muerta de James Stokoe, me ha quedado con ganas de más xenomorfos, así que he optado por volver a las fuentes originales y recuperar Aliens: Tribes, la primera novela ilustrada que Dark Horse Comics publicó en 1992 escrita por Steve Bissette con extraordinarias ilustraciones de Dave Dorman.

PUNTUACIÓN: 8/10

La reina ha muerto.

Una instalación médica en órbita infestada con un nido Alien. Un equipo militar de limpieza enviado para destruirlo. Un guerrero enloquecido con un exoesqueloto letal con suficiente potencia de fuego para destruirlos a todos. Una carrera contra el reloj.

Larga vida a la Reina.

Este volumen de tapa dura exquisitamente producido presenta una una historia de Aliens escrita por el maestro actual de los cómics de terror, Steve Bissette, acompañado de 24 ilustraciones a todo color del pintor más buscado del medio, Dave Dorman.

La historia de Steve Bissette para Aliens: Tribes refleja su gran interés en el género de terror. Su arte en la aclamada serie de DC Swamp Thing (La Cosa del Pantano) se considera una de las obras más importantes de los años 80. Bissette ofrece en prosa el mismo estilo visceral que con sus ilustraciones, consiguiendo el mismo efecto terrorífico. Bissette es también editor de Taboo, una novedosas antología de comics de terror.

David Dorman es uno de los pintores que trabajan en el mundo del comic más buscados. Sus dinámicas portadas han aparecido en libros de Dark Horse, Marvel y DC. Su trabajo en Aliens: Tribes crea una atmósfera de verdadero terror.

Dark Horse Comics cambió el mundo editorial americano en 1988 con la publicación de su primera miniserie de Aliens, que significó el primero de muchos éxitos para la editorial de Mike Richardson, publicando comics basadas en licencias de películas de éxito como Predator o Terminator, con sus diferentes combinaciones y crossovers, como son los míticos Aliens vs Predator y Robocop vs Terminator. En España, Norma Editorial empezó a publicarlos en 1991, y en ese momento existía verdadero furor por unos comics que en ese momento cubrían el importante hueco que existía entre las diferentes películas.

Aliens: Tribes fue el primer álbum de Dark Horse planteado como una novela ilustrada. El tomo de 72 páginas cuenta 44 páginas de historia de Bissette con 24 ilustraciones de Dave Dorman que son una verdadera maravilla. Antes de Alex Ross, para mi Dorman era Dios. Y eso que realmente él no es realmente un dibujante de comic, sino un ilustrador y portadista, consiguiendo toda su fama como portadista de Heavy Metal, Star Wars: Dark Empire, Indiana Jones, La Máscara y muchos otros, ganando un premio Eisner en 1993 por sus ilustraciones en este Aliens: Tribes.

Y tengo que reconocer que sólo por las ilustraciones de Dorman merece la pena comprar este tomo. Hay muchos artistas excelentes que han creado comics de Aliens, pero ninguno supera para mi a Dorman, que marcó en 1992 el standard de calidad a partir del cual medimos a todos los demás. Sus páginas pintadas siguen siendo una barbaridad que no me extrañaría ver en un museo o en la marquesina de un cine anunciando el siguiente blockbuster palomitero de gran presupuesto. El disfrute de estas páginas ha sido increíble.

Como todos, yo conocía a Steve Bissette gracias a su faceta de dibujante de la Cosa del Pantano junto a Alan Moore. Sin embargo, en Aliens Tribes descubrimos a un escritor que sabe crear en sus páginas momentos perturbadores y aterradores, como la sensación que sufren las víctimas al ser inoculados por el huevo de los aliens.

Bissette realmente no inventa ninguna rueda, y plantea una historia claramente inspirada en los mitos creados por James Cameron que bien podría servir como tratamiento para una posible película de aliens. Y es que es Tribes volvemos a tener el paquete completo: marines espaciales en misión de limpieza incluyendo una rata de los túneles de mantenimiento que les marca los objetivos, una Reina Alien que hará lo que sea necesario para sobrevivir, un grupo de humanos que será casi más peligroso que los aliens y una historia que va directa al grano y no deja títere con cabeza.

Dentro que Aliens: Tribes me ha gustado, hay una crítica evidente hacia este tomo, y es que el formato con tan sólo 44 páginas de historia acaba resultando insuficiente y dejándonos con la miel en los labios. Y no me malinterpretéis, la historia está chula, pero todo va demasiado a saco, no hay tiempo para construir a los personajes y por tanto acaban quedando como clichés esquemáticos. Esta misma historia contada con 75/100 páginas, lo que sería una novela corta, hubiera podido ser algo grande, en parte la relectura me dejó la sensación de pillar en casa que están haciendo en la tele una película conocida y quedarme a ver la última hora con el climax final.

Aliens: Tribes no deja de ser una curiosidad para los muy fans de Aliens, pero si sumamos a la buena historia de Bissette las ilustraciones de Dorman, este tomo se convierte en compra obligada, y he disfrutado el volver a leerlo 20 años después.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Aliens: Órbita Muerta de James Stokoe (Norma Editorial)

El anuncio de la adquisición de Marvel de los derechos de Alien hace unos meses me recordó la existencia de unos comics que posiblemente hace 20 años que dejé de comprar. Así que me animé a comprar Aliens: Órbita Muerta comic realizado por James Stokoe publicado por Norma Editorial en 2019.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

UN REGRESO A LA ESENCIA TERRORÍFICA DE LA SAGA

La tripulación de una base orbital de Weyland-Yutani ha detectado una nave muy dañada a la deriva. En ella hay tripulantes dormidos en tanques criogénicos, pero puede que no sean lo único que está vivo en la nave.

James Stokoe nos presenta una historia al más puro estilo terrorífico de Alien narrado espectacularmente con su dinámico arte.

James Stokoe (1985) es un dibujante de cómics canadiense conocido por su trabajo en títulos como Wonton Soup, Orc Stain y Godzilla: The Half-Century War, además de este Aliens: Órbita muerta. Junto con Corey Lewis, Brandon Graham y Marley Zarcone, es parte de un estudio / colectivo llamado “Yosh Comics”.

En este comic, Stokoe realiza literalmente todo el trabajo, ya que además de guionizar y dibujar todas las páginas, realizó también la rotulación en la edición USA.

Cuando Dark Horse Comics empezó a publicar en los años 90 los comics de Aliens, y en general de todas las licencias de la 20th Century Fox, me subí al carro encantado, encontrando unos comics super chulos que saciaban mi sed de bichos espaciales. La primera serie de Aliens, Predator o el Aliens vs Predator fueron y siguen siendo unos comics increíbles. Sin embargo, las siguientes miniseries no acabaron de brillar al mismo nivel, o quizá el problema fue que ya no tenían el factor de la novedad de las primeras series, por lo que llegó un momento en que dejé de comprarlos.

El anuncio de la adquisición de los derechos de estos personajes por parte de Marvel hizo que estos personajes volvieran a aparecer en mi radar. Y reconozco que leí el primer número de Phillip Kennedy Johnson y Salvador Larroca y no enganchó, principalmente debido al dibujo, por lo que me plantee volver a mirar a los comics editados por Norma que no llegué a comprar en su día. Tras varias averiguaciones, al final me decidí por este Órbita Muerta de James Stokoe.

Una vez leído, lo primero y principal es que me ha gustado y ha saciado mi sed de historias de los xenomorfos. Y eso a pesar que todo lo leído no puede ser más típico y trillado dentro de los mitos de los Aliens. Una base orbital que recibe una señal de socorro de una nave que se acerca, una tripulación perdida y una lucha posterior por la supervivencia de gente normal que no disponen de armas de fuego para defenderse y tendrán que agudizar el ingenio. Si no fuera porque hace 20 años desde mi última compra, todo me sonaría a ya leído y visto anteriormente. Pero dado que lo he comprado este 2021, acepto sin problemas la simplicidad de la historia y hasta diría que me ha dado lo que venía buscando.

James Stokoe me ha parecido un estupendo ilustrador. Sus páginas están super recargadas y dibuja de maravilla toda la tecnología que se encuentra en una nave espacial, además de los trajes espaciales y las propias naves donde se sitúa la acción. Los aliens están también super chulos y diría que puestos a dibujar, a Stokoe le apetecía dibujar todas las versiones, desde los chestbursters, los aliens ya crecidos y la reina. Además, sus splash-pages me han parecido super chulas, de forma que me veo en él un autor interesante con un nivel de detalle en el dibujo rozando la locura, teniendo en cuenta todos los detalles que añade a cada una de sus viñetas.

Por ponerle un pero, la historia tiene lugar en dos momentos temporales, y a pesar de lo buen ilustrador que es Stokoe, encuentro que en la faceta de narrador flaquea un poco, ya que en numerosos momentos no acabas de saber a que momento temporal pertenecen algunas escenas. Encuentro muy interesante un par de momentos en los que Stokoe narra en la misma imagen ambos momentos temporales, pero en general hubiera agradecido un poco más de claridad, porque muchos momentos han quedado un poco confusos.

En ese sentido, entendiendo la necesidad de síntesis que existe en el comic por la limitación de páginas, también veo que la acción se limita a los Aliens pillando humanos, y hubiera agradecido también un pelín más de caracterización para que nos importaran los personajes, cosa que no ocurre, y alguna escenas de transición que dieran el contexto a la historia, que por otro lado va a tope desde el minuto uno.

Destacar también que la edición de Norma incluye a modo de extras páginas de Stokoe de lo que fue el germen de la historia, inspirado en Aliens de James Cameron y que mostraba un All-out action con marines espaciales frente a los aliens en un planeta desértico. Stokoe modificó esta premisa inicial ya que prefirió centrarse en el terror espacial y la sensación de claustrofobia, pero reconozco que no me hubiera importado leer la premisa inicial.

Como digo, si buscas un comic de aliens, Órbita Muerta sin duda va a saciar tu sed de xenomorfos y creo que ofrece un estupendo entretenimiento. Comparto a continuación las páginas publicadas en la web de Norma a modo de preview:

Tenía ganas de leer un comic de Aliens, y James Stokoe ha sabido darme todo lo que necesitaba. En ese sentido, ¡objetivo cumplido!

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Manor Black vol. 1 de Cullen Bunn, Brian Hurtt y Tyler Crook (Norma Editorial)

Harrow County es uno de mis comics favoritos de los últimos tiempos. Así que cuando descubrí que sus autores Cullen Bunn y Tyler Crook tenían nuevo comic junto a Brian Hurtt, el dibujante de la maravillosa The Sixth Gun junto a Bunn, hizo que este Manor Black se convirtiera en compra obligada, Y me alegra comprobar que este primer volumen no decepciona.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

LOS CREADORES DE HARROW COUNTY PRESENTAN UNA FANTASÍA DE TERROR GÓTICO SOBRE UNA FAMILA DE BRUJOS EN CONFLICTO.

Roman Black es el patriarca moribundo de una familia de poderosos hechiceros. Mientras sus taimados y corruptos hijos se disputan la decisión de quién tomará las riendas de la Mansión Black para así convertirse en el representante de su magia oscura, Roman adopta a una joven maga a quien entrega sus poderes con la esperanza de que alguien honesto le releve en su lucha contra las fuerzas del Mal que tratan de destruir su familia y su legado.

Cullen Bunn escribe novelas gráficas, cómics, relatos y novelas. Es el autor de The Sixth Gun, The Damned, Helheim y The Tooth, publicados por Oni Press; Harrow County, publicado por Dark Horse (y Norma Editorial en España); El hombre vacío, The Unsound y Bone Parish, publicados por Boom! Studios; Dark Ark, Unholy Grail y Brothers Dracul, publicados por AfterShock Comics; Regression y Cold Spots, publicados por Image Comics. También ha escrito en series como Asgardianos de la galaxia y varias de Masacre para Marvel Comics.

Tyler Crook es célebre sobre todo por su trabajo en la serie AIDP y por su novela gráfica Petrograd, escrita por Philip Gelatt y publicada bajo el sello Oni Press. Durante los años noventa trabajó en el ámbito de los videojuegos y desarrolló, entre otros, un juego sobre Beavis y Butthead, los célebres personajes de animación creados por Mike Judge.  Actualmente compagina su labor en el desarrollo de juegos con su carrera en el ámbito del cómic, por la que se le concedió el premio Russ Manning en 2012. Vive en Oregón con su esposa y sus muchas mascotas.

Manor Black es una historia de corte fantástico con toques de terror sobre un mundo en el que la magia existe y aparentemente está en manos de unas pocas familias que controlan sus diferentes aspectos. La familia de Roman Black, maestro de la magia de la sangre, está pendiente de su decisión sobre qué hijo le sucederá como cabeza de familia y poseedor de su poder cuando la llegada de una extraña también con poderes mágicos alterará el status quo de la familia y pondrá en marcha una espiral de traiciones y sorpresas.

Quizá el único pero de este comic es que en estas 112 páginas (los cuatro primeros números de la edición americana) apenas si hemos arañado en la superficie de este universo creado por Cullen Bunn y Brian Hurtt, que se nota complejo y con múltiples familias y misterios por resolver. En todo caso, este tomo tiene la dosis justa de historia, misterio y caracterización de personajes para enganchar al lector y dejarnos con ganas de más.

Y si la historia está bien, reconozco que el principal reclamo de Manor Black es el dibujo, y Tyler Crook se sale. Su estilo pintado con acuarelas confiere a la historia una personalidad única, además que consigue transmitir la sensación onírica y perturbadora perfecta que la historia necesita. Sus personajes son super reconocibles gracias a unos diseños estupendos y, en contraste con Harrow County que estaba ambientada en 1910, Crook también dibuja de maravilla elementos actuales como los coches, etc…

El comic ante todo nos cuenta una historia con imágenes, y en Manor Black encontramos la combinación perfecta de guión y dibujo para una historia que estoy seguro aún se guarda un montón de giros y sorpresas que nos van a tener enganchados durante meses.

Comparto algunas páginas disponibles en la web de Norma a modo de preview:

Manor Black me ha gustado y conecta con un tipo de historias de corte sobrenatural que no estoy leyendo de forma regular, por lo que me declaro enganchado a este nuevo comic.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Space-Mullet! One gamble at a time de Daniel Warren Johnson (Dark Horse)

En apenas un año y medio, Daniel Warren Johnson ha pasado de ser un completo desconocido para mi a ser uno de mis autores favoritos de comic: Extremity, Murder Falcon o Wonder Woman: Dead Earth entre otros se han convertido en algunos de mis comics favoritos. Es por esto que no me he podido resistir a comprar Space-Mullet, una de sus primeras obras publicó como webcomic que posteriormente Dark Horse recopiló en este volumen. Y aún notándose que estamos ante una obra de un artista en construcción, me ha gustado prácticamente todo lo que he visto.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

El ex marine espacial Jonah y su copiloto Alphius recorren la Galaxia, tratando de sobrevivir. Atraídos por una loca aventura tras otra, convierten a un grupo de inadaptados en una familia que debe enfrentar juntos las partes más oscuras del universo. Space-Mullet es un mundo de ciencia ficción accesible y rico en detalles con personajes sinceros y una historia inolvidable.

Daniel Warren Johnson es un ilustrador y dibujante de cómics independiente con sede en Chicago. Se esfuerza por crear ilustraciones significativas y divertidas que se ajusten a los objetivos de sus clientes y que superen sus expectativas. Daniel cree en mantener una sensación orgánica y natural en cada proyecto, mientras disfruta de la naturaleza tangible de la colaboración y expresión creativas. Ha trabajado con Dark Horse Comics e Image Comics. Cuando no está trabajando en el trabajo del cliente, Daniel trabaja en su cómic publicado por él mismo, Space-Mullet, y pasa el rato con su increíble esposa. También le encanta la cerveza artesanal. El autor vive en Chicago.

Mi yo completista no ha podido evitar comprar este volumen, a pesar de saber que me iba a encontrar a un DWJ primerizo. Sin embargo, la sensación con que me quedo tras la lectura no podía ser mejor, con un dibujo y unas páginas repletas de la humanidad y emoción, algo que se ha convertido en una se sus señas de identidad.

Lo primero que hice al llegarme el comic fue mirar qué significa “Mullet”: Una pescadilla, un pequeño pez de mar que se puede cocinar y comer, y que en ocasiones se utiliza para pescar peces más grandes. Mullet es también un estilo de peinado masculino, popular en la década de 1980, en el que la parte superior y a los lados se dejaban muy cortos y el cabello por detrás largo.

Así que el título Space-mullet (pescadilla / pececillo espacial) puede aludir aparte del peinado de Jonah, a que los protagonistas son unos perdedores que no tienen nada que hacer contra el gobierno galáctico y las razas que lo pueblan, siendo unos “pececillos” en un océano lleno de peligros.

Sin embargo, hay que reconocer que aunque estamos ante un comic de aventuras, el título no refleja para nada el tipo de historia que vamos a leer, con un protagonista traumatizado por un suceso de su pasado cuando era marine espacial, que le atormenta en el presente.

Escuché una entrevista a DWJ en la que comentaba que poner títulos con connotaciones humorísticas a unas historias con elementos oscuros en parte era un mecanismo de defensa por su parte, para capear una posible crítica exagerada contra su obra, como si estuviera diciendo por adelantado “oye, que sólo es un comic, es entretenimiento y ya”, lo que me recuerda los problemas de autoestima que incluso artistas de esta calidad sufren en su día a día.

Leer Space Mullet me ha gustado, la verdad. DWJ creó esta historia como un webcomic entre 2012 y 2014, que Dark Horse recopiló en 2016 cuando DWJ y Donny Cates ya habían publicado con ellos The Ghost Fleet . Si tengo que decir algo menos bueno de este comic, sería que la historia que nos presenta DWJ queda inconclusa, ya que en estas 200 páginas agrupadas en 4 números tan sólo vemos como se forma la tripulación de la nave de Jonah y Alphius, pero no llegamos a verles vivir las aventuras que promete la sinopsis. Ojo, que aventuras hay a raudales, pero centradas en esta pareja humana y alienígena, y en como conocen al resto de la tripulación. En este sentido, el final del comic nos deja un poco con la miel en los labios.

Sin embargo, narrativamente hay un montón de hallazgos, empezando por la elección de color de DWJ. Normalmente él no colorea sus páginas y trabaja siempre con colorista, sin embargo para Space-Mullet opta por añadir unos tonos azulados a sus lápices que ayuda a resaltar determinados elementos de la viñeta además de aportar una mayor sensación de profundidad a las imágenes.

En estas páginas hay en algunos momentos una ligera falta de fondos, pero en otros momentos podemos disfrutar de unos mundos de ciencia-ficción con una enorme riqueza y complejidad. Visualmente veo una clara influencia de Aliens de James Cameron o el manga Battle Angel Alita de Yukito Kishiro, pero aún notándose estas influencias, DWJ consigue que su personalidad sea lo que más poso nos deje a los lectores.

Como comentaba antes, el título semi humorístico no le hace justicia al comic, algo que también podría decirse de Murder Falcon. Aunque estamos ante una historia que ante todo es aventura espacial, DWJ crea a un protagonista con SSPT (Síndrome de Stress Post-Traumático) que sufre por su pasado, en una historia que habla de genocidios gubernamentales, racismo institucional, las diferencias entre ricos y pobres o lo barata que es la vida en el futuro y lo fácil como puedes morir por cualquier nimiedad. Hay un cierto cinismo en varios personajes, pero DWJ busca contraponer un halo de esperanza, las cosas pueden mejorar si cada uno de nosotros hacemos cosas que ayuden a los demás y dejamos de comportarnos egoistamente. El cambio y la revolución deben nacer de uno mismo, y este mensaje lo veo importante, sobre todo teniendo en cuenta que estamos ante un comic a priori “ligero”.

A pesar del tono aventurero y su objetivo básico de entretenimiento, DWJ consigue que empaticemos con unos protagonistas que transmiten una enorme emoción, sobre todo un traumatizado Jonah que inicia el camino hacia la luz, y cuyo primer paso debe ser perdonarse a si mismo ante unos hechos que no hubiera podido evitar.

Además, aunque las páginas de DWJ no tienen los ENORMES momentazos visuales de comics como Extremity, Murder Falcon o Wonder Woman, hay varias escenas de acción super bien narradas y hay un par de splash-pages que anticipan el artista en que iba a convertirse en sus siguientes trabajos. Su narrativa de la acción es ya estupenda, pero además también triunfa en los momentos más tranquilos en los que conocemos a los personajes. Así que artísticamente este comic está aún mejor de lo que esperaba a priori.

Otro detalle muy chulo de este comic viene ya desde la propia introducción, en la que DWJ hace una master-class de algo que todo creador debe asumir, que la perfección no existe y como los autores deben aprender a terminar el trabajo y dejarlo ir. He traducido esta introducción porque creo que es muy interesante, aquí os la dejo:

“Cuando empecé a dibujar Space Mullet!, no sabía nada sobre crear comics. Casi no sabía ni coger un pincel, mi perspectiva era floja y mis personajes lucían inconsistentes. Miro de nuevo estas primeras páginas y no puedo evitar sentirme un poco avergonzado.

Pero no es una vergüenza mala. El la clase de sentimiento que tengo cuando veo fotos mías de la escuela. Parte tristeza, parte gozo, parte shock al ver que mis dientes estaban tan mal. Pero hay también personalidad en estas primeras páginas. Lo cual es bueno, porque trabajaba tan duro para mejorar.

Cuando creo arte, quiero que sea perfecto. Quiero emocionar al lector. Pero no importa las horas que emplee en mi mesa de dibujo, o cuantas veces rehaga los diálogos, mi trabajo nuca será perfecto. Siempre miraré hacia atrás y veré qué cosas podría haber hecho mejor. Pero no pasa nada. Liberarme de la auto exigencia de perfección me permite centrarme en el storytellin y en divertirme mientras realizo el trabajo.

Mi amigo Riley me dijo una vez que él creía que hacer un comic era como hacer magia, ya que gente, lugares y cosas que sólo existen en tu cabeza de repente son transportados a la página para que todo el mundo pueda verlo. Es increíble cómo los comics pueden conectar a la gente. Así que gracias por formar parte de Space-Mullet!

Espero que me puedas ver en estas páginas. DWJ.”

Como bien dice DWJ, Space-Mullet! Es una obra de un autor primerizo. Sin embargo, esta historia tiene un montón de elementos chulísimos que hemos visto cómo los ha ido refinando en sus obras posteriores.

Comparto a continuación las primeras páginas del primer número:

En resumen, me parece que hecho una buena compra, estoy muy contento de añadir este volumen a mi biblioteca de DWJ. Y ahora, a esperar mientras se confirma cual va a ser su próxima obra. Sea cual sea va a ser otra compra segura, pero no estaría mal que le contrataran para hacer Star Wars o alguna miniserie en Marvel fuera de continuidad. Por soñar…

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestros comentarios, gracias por leer este post. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!