Archivo de la etiqueta: Matt Wagner

Crítica de Grendel Tales: Devils and Deaths de Darko Macan y Edvin Biuković

Con permiso de Matt Wagner, Grendel Tales: Devils and Deaths de Darko Macan y Edvin Biuković es mi comic favorito de este universo publicado en la actualidad por Dark Horse. Un comic que denuncia el horror de la guerra inspirado en las vivencias de los autores durante la Guerra de los Balcanes.

PUNTUACIÓN: CLÁSICO

El Grendel Drago se está preparando para una muerte honorable contra un monstruo misterioso que vive a las afueras de la ciudad. Cuando la criatura resulta ser un espíritu afín, otra víctima que ha pagado el terrible precio de la guerra, Drago organiza un plan que les permitirá a ambos abandonar el mundo con dignidad.

10 años después de la muerte de Drago, el Clan Agram se encuentra en la guerra, y Goran, el hermano pequeño de Drago, se ha convertido en el mejor guerrero del clan. Desafortunadamente, es también el más insubordinado lo que hace que su compañía sea enviada a la línea del frente. El campo de batalla ofrece muchas lecciones para Goran, lecciones de miedo, amor y liderazgo. Goran aprenderá que esto último es más una carga que una bendición. Aunque es mucho mejor que la alternativa, el caos.

Creada por el escritor Darko Macan y el artista Edvin Biuković, cuyas experiencias reales en la destrozada Croacia alimentaron esta historia ganadora de varios premios.

Darko Macan nació en Zagreb en 1966 , donde aún reside, y tiene un título en historia y arqueología por la Universidad de Zagreb. Ha ilustrado y escrito numerosos cómics, sobre todo en croata. En 1993, su propuesta de la miniserie Devils and Death junto a su amigo Edvin Biuković enviada a Dark Horse fue milagrosamente aceptada, lo que les sirvió de puerta de entrada para la industria americana.

Fue nominado para los Premios Eisner en dos ocasiones: por Grendel Tales: Devils and Deaths y por Prayer to Sun. Como autor, ha escrito más de cuarenta historias cortas de ciencia ficción y de fantasía, dos novelas de ciencia ficción y tres libros infantiles. Ganó cuatro Premios SFERA y dos Premios Grigor Vitez.

Edvin Biuković (Croacia 1969 – 1999) debutó profesionalmente en 1987 y pasó varios años más trabajando en proyectos de cómics en Croacia donde colaboró con su buen amigo Darko Macan. Su gran oportunidad llegó en 1994 cuando Dark Horse publicó Grendel Tales: Devils and Deaths, su siguiente colaboración con Macan. Posteriormente se le pidió a la pareja que volviera a hacer una secuela de cuatro números, Devil’s Choices. En 1995, Biuković fue nominado en la categoría de Mejor Dibujante / Entintador y recibió el premio Russ Manning al Mejor Artista Revelación en 1995.

Además de en Grendel, Biuković trabajó para Dark Horse en los comics de Star Wars X-Wing Rogue Squadron #5-8 (con Michael Stackpole, escritor de las novelas, y Darko Macan, 1996), The Last Command #1-6 (Adapatación de la novela de Timothy Zahn junto a Mike Baron, 1997–1998).

En Vertigo, dibujó los cuatro primeros números de Human Target de Peter Milligan en 1999, y una historia corta para la antología Strange Adventures vol. 2 #2: “Third Toe, Left Boot” con Bruce Jones (1999).

En diciembre de 1999, murió repentinamente de un tumor cerebral en su ciudad natal, Zagreb, dos semanas después de que se le diagnosticara, a la edad de treinta años. Antes de su muerte, estaba trabajando en otro proyecto con Macan titulado Silver Sun, así como en un cuento que fue publicado póstumamente en 2000 en la antología de Vertigo Weird War Tales Special: “A Prayer to the Sun” junto a Darko Macan.

Por motivos legales y para evitar demandas, las editoriales no suelen aceptar “Unsolicited submissions”, es decir, propuestas de comics no solicitadas. Esto ya era una norma en las editoriales incluso en los lejanos años 90. Sin embargo, de forma milagrosa, la propuesta de comic de Macan y Biuković enviada desde Croacia por correo ordinario llegó hasta las oficinas de Dark Horse y consiguió llamar la atención de la editora Diana Schutz. Lo bastante para leerla y quedar enamorado por la potencia de la historia y los detallados diseños y páginas de muestra de Biuković.

Una de las cosas que más me llamó la atención de todo este milagro es saber cómo unos autores croatas llegaron a conocer la editorial Dark Horse o el trabajo de Matt Wagner en Grendel lo suficiente para enviarles una propuesta de comic. ¿Llegó el Grendel: War Child a las librerías croatas en 1992 a pesar de la guerra, o conocían el comic original publicado en Comico hasta 1990? Creo que ambas opciones pueden ser posibles y justificarían por qué creyeron que su historia inspirada en la Guerra de los Balcanes encajaba perfectamente en el mundo desolado que Orion Assante conquistó y años más tarde su hijo Jupiter hizo lo propio en War Child.

Entrando en materia, el tomo Grendel Tales: Devils and Deaths realmente se compone de dos miniseries, Devils and Deaths de dos números, publicada en 1994, y Devil´s Choice, una serie de 4 números publicada en 1995. El hilo conductor de ambas miniseries son los protagonistas, el veterano grendel Drago y su hermano pequeño Goran, que en Devil´s Choice, que viven en un pais indeterminado que bien podría ser la antigua Yugoslavia. Una tierra controlada por diferentes clanes y asolada desde hace años por sus interminables guerras civiles. Unas guerras en las que la única que parece ganar es la MUERTE.

Ambas miniseries ofrecen un terrible catálogo de los horrores de la guerra, una guerra incluso peor si tenemos en cuenta que son hermanos los que luchan. Empezando por el uso de niños y de radioactividad para acabar con el enemigo de la forma más rastrera, inmoral y terrible, algo que recuerda el uso de armas químicas durante la guerra de los Balcanes (no recuerdo qué bando).

Devils and Deaths es una historia triste, en la que aprendemos que las guerras causan muchos tipos de víctimas, y que en esa nueva realidad, los viejos guerreros o la vieja ética no tienen cabida. Hablo del protagonista, el Grendel Drago hermano mayor de Goran, pero esto es también aplicable a otros personajes, como el jefe del clan traicionado por su propio hermano.

Devil´s Choice, la segunda miniserie, está ambientada 10 años más tarde y está protagonizada por un Goran ya crecido que es el mejor guerrero de su clan, los Agram. Esta historia de cuatro números es aún mejor que la primera miniserie y resulta aún más terrible por el retrato descarnado de esta guerra de clanes.

Que puedan morir soldados después de firmada una tregua porque a un mando se le olvidó de llamar es algo tan dolorosamente real que asusta la forma tan fría y certera como es mostrado por Macan y Biuković. De igual forma, la historia se para en los verdaderos perdedores de toda guerra, los civiles que no tienen ideología o preferencia y son los que siempre mueren de forma indiscriminada, de forma que tienen que intentan conservar la vida con un clan o con el contrario cuando el frente cambia de dominador y que están cansados de escuchar que cada clan que llega a su pueblo está ahí “para ayudarles.”

E incluso más terrible es la facilidad con que se rompen alianzas por un cambio de opinión, haciendo que compañeros de batalla al día siguiente se maten entre ellos, algo que entiendo es 100% inspirado por las vivencias de los autores durante la guerra en la antigua Yugoslavia. La guerra no entiende de heroismos, solo de muerte y desolación, y aquellos que intentan hacer lo correcto a menudo no suelen acabar bien.

A pesar del tono desolador de la historia, hay quizá un toque de esperanza final reflejado en uno de los brillantes diálogos de la historia:

“Igor creía honestamente que hacía lo que era mejor para su clan”

“Todos hacemos lo que pensamos que es lo mejor. El problema empieza es cuando las ideas y los principios nos hacen que nos olvidemos de la gente.”

“El liderazgo da asco.”

“Pero la alternativa es el caos, y es incluso peor, créeme.”

Pero incluso esta esperanza se va a construir sobre la sangre de los enemigos derribados, lo cual al final no se si perpetúa el círculo de violencia.

En el apartado artístico, Biuković era un verdadero fuera de serie. Sus lápices tenían el detallismo propio de los autores europeos, creando unos personajes repletos de carisma que transmiten una enorme humanidad, sobre todo en los pequeños detalles, en la forma en que mueven sus manos o en las expresiones faciales. Sus personajes respiran complicidad, amistad y odio encarnizado, en unas páginas repletas de detalles y fondos, en los que además dibuja de forma sensacional las armas, vehículos e indumentarias militares. Por si fuera poco, Biuković era también un maestro en narrativa, creando una viñetas que ayudaban a que la historia fluyera, congelando el plano en el momento más importante además de ofrecer una buenísima continuidad en las pocas pero impactantes escenas de acción.

Hay un montón de momentos dramáticos y dolorosos, y están perfectamente contados en las páginas. Quizá lo que más me estremeció es la forma en que los personajes llegan a interiorizar como normales las diferentes matanzas que se van cometiendo durante ambas historias, de forma en que la muerte forma parte de las vidas de toda esta sociedad de clanes.

Si el dibujo es bueno, la guinda del pastel es contar con el veterano Matt Hollingsworth en los colores, que crea una paleta de colores grises perfecta para el tono bélico que la historia necesita, adornada con salpicaduras sangrientas cuando la ocasión lo requiere.

Comparto para que lo disfrutéis algunas páginas del primer número de la segunda miniserie, Devil´s choices:

A pesar de no ser de Matt Wagner, creo que Grendel Tales: Devils and Deaths es mi obra favorita de este universo. Una historia maravillosa que todos los amantes del comic deberían disfrutar

PUNTUACIÓN: CLÁSICO

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

 

Crítica de Grendel: War Child de Matt Wagner y Pat McEown (Dark Horse)

Mi repaso a comics míticos de la Dark Horse de los años 90 me lleva a una de las figuras de mayor personalidad del mundo del comic independiente: GRENDEL de Matt Wagner. Pero no en su versión clásica de Hunter Rose, sino el Grendel Prime del mundo desolado de War Child, donde Wagner junto al artista Pat McEown rompieron con todo lo anterior y crearon un nuevo universo a descubrir.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Grendel es uno de los personajes más provocativos de los cómics. Desde el principio, las historias de Matt Wagner han ganado elogios de la crítica y el público. Esta tan esperada continuación de la historia comienza varios años después de los eventos de Grendel # 40 y la muerte de Orion Assante. Júpiter Niklos Assante, de diez años, heredero del trono del Grendel-Khan, es secuestrado del retiro en el que lo ha escondido su rapaz madrastra, lejos de su legítimo poder. El niño vale un gran rescate, pero parece haber más que dinero en la mente de su secuestrador, ¡que no es otro que Grendel!

Reconozco que conocí a Grendel no por los comics originales de la editorial Comico, sino por el crossover Batman / Grendel de 1993. Gracias a estos 2 números en formato prestigio, que bien merecen un revisionado, conocí tanto a su autor Matt Wagner, como a su personaje fetiche (Con permiso de Mage), Hunter Rose. Una versión oscura de Batman o The Shadow, Rose es un rico escritor que utiliza su poder económico y su inteligencia para hacerse con el control del mundo criminal de Nueva York bajo el disfraz de Grendel.

Tras los problemas de Comico que llevaron a su cierre, Wagner se llevó a su creación a Dark horse, y en 1992 empezó la publicación de Grendel: War Child, miniserie de 10 números fue recopilada en 1996, que es la edición que poseo.

Matt Wagner es un autor norteamericano nacido en 1961 que actualmente reside en Portland, Oregon, con una amplísima experiencia dentro del mundo indy primero y mainstream en la actualidad. El primer cómic publicado de Wagner fue Comico Primer # 2 (1982), que incluía la primera aparición de Grendel. Wagner es sobre todo conocido por sus comics de creación propia Mage and Grendel, pero también por su frustífera colaboración en DC Comics. Además de Batman / Grendel (1993) y Batman / Grendel II (1996), Wagner ha creado estupendas series como Batman: Faces centrada en la figura de Dos-Caras o Batman / Superman / Wonder Woman: Trinity, entre muchas otras.

Fruto de su amor por las historias pulp y el género negro, creó para el sello Vertigo Sandman Mistery Theatre junto a Steven T. Seagle y Guy Davis centrado en el Sandman de la Golden Age Wesley Dodds. Dentro del sello Vertigo escribió una estupenda serie de Madame Xanadu con la artista Amy Reeder Hadley.

Para mi Wagner es sinónimo de calidad, y ver su nombre asociado a cualquier comic significa que va a crear una historia super disfrutable que va a estar siempre por encima de la media. Durante varios años Grendel estuvo dentro de mis comics favoritos gracias a este War Child, a otras series de Wagner como Batman / Grendel y Batman / Grendel II, pero también otras series realizadas por otros autores, como las sobresalientes miniseries Devils & Deaths y Devil´s Choices de Darko Macan y Edvin Biukovic, el Grendel: Black, White & Red, una antología de historias cortas realizadas por varios autores al estilo del exitoso Batman Black & White, o la miniserie Grendel: Four Devils, One Hell de James Robinson y Teddy Kristiansen.

Para Grendel: War Child, Wagner optó por escribir únicamente el guión, que sería dibujado por el artista inglés Pat McEown, con colores de Bernie Mireault. Wagner se encargó de realizar las portadas, junto con un fuera de serie de la ilustración como es Simon Bisley, que transmite toda su fuerza y personalidad a cada una de sus portadas.

Lo primero a comentar sobre este War Child es que es una historia totalmente accesible para nuevos lectores. De hecho, yo no conocía de nada a Grendel antes de su crossover con Batman, y comprar este comic con otro protagonista diferente a Hunter Rose no supuso ningún problema gracias a la introducción del comic en el que explican los elementos básicos que hay que entender.

Sin embargo, este comic es continuación de los comics de Comico en los que Wagner presentó a Orion Assante, el Grendel del siglo XXVI que consiguió conquistar el mundo. Entiendo que para los fans de dichos comics el disfrute fue por tanto mayor, aunque dado que esta historia está ambientada 10 años después de su muerte y se centra en el viaje de Grendel Prime por este mundo desolado acompañando al heredero Jupiter Assante de 10 años, no es necesario conocer dichas historias para disfrutar esta historia. O al menos, a mi no me hizo falta.

War Child está planteada como una historia de acción en la que seguiremos a tres personajes fundamentales: Grendel Prime, el luchador supremo que defenderá Jupiter Assante mientras cruzan el mundo intentando escapar de la madre de Jupiter, Laurel Kennedy, que ostenta la regencia tras fallecer su marido, el Grendel-Khan Orion Assante. Laurel quiere recuperar a su hijo cueste lo que cueste y manda a guardia de élite, los Red Devils, para detenerlos. Por último, también conoceremos a Crystal, la hermana de Jupiter, a la que Laurel encierra en un complejo de seguridad en las Montañas Black Hills de Dakota del Sur, junto al Monte Rushmore, siendo completamente negligente en su función de madre, al igual que hizo con Jupiter.

Encuentro que War Child tiene similitudes con Mad Max, en la parte del mundo desolado, pero también a series de televisión como Kung-fu o El fugitivo donde el protagonista vive una aventura en un pueblo diferente, al final de la cual se marcha hacia otro destino. Desde el secuestro de Grendel Prime a Jupiter, veremos su viaje por los antiguos Estados Unidos, viajando hasta África, la vieja Europa y llegando incluso hasta Siberia. En el camino, mientras cruzan tierras baldías, ciudades en ruinas y océanos desolados, se enfrentarán no sólo a los diablos rojos, sino también a bandidos, mutantes, piratas, la peligrosa vida salvaje e inclusos vampiros, que históricamente han sido los grandes archi enemigos de los Grendel desde los tiempos de Hunter Rose.

En este sentido, el comic parece cumplir casi una función de mapa mundi, mostrándonos las posibilidades de este mundo desolado en el que el mandato de Grendel busca devolver la paz y la esperanza para los seres humanos. Una esperanza construida desde el militarismo y la fe ciega en un lider mesiánico, todo hay que decirlo.

Grendel Prime tiene muchos puntos de conexión con héroes viajeros como los de westerns tipo El jinete pálido de Clint Eastwood o similares, personajes icónicos que tienen un propósito pero que nunca van a alcanzar la tierra prometida. También veo bastantes puntos de conexión con el Terminator 2 de James Cameron, estrenada en 1991, por motivos que se descubren a medida que avanza la historia.

Al estar planteado este comic desde la acción, hay que reconocer que War Child no es un tebeo profundo (ni lo pretende), y los retratos psicológicos de Prime y el resto de personajes son básicos a más no poder, aunque si cumplen adecuadamente su función de mostrar la evolución de cada uno de los protagonistas durante los años que transcurren en esta historia.

El apartado artístico me parece otro de los aciertos de este comic. Pat McEown, con entintado del propio Wagner y Monty Sheldon y colores de Bernie Mireault y Kathryn Dalaney, ofrecen unas páginas estupendas centradas en la fluidez narrativa, en la que siempre se entiende lo que está pasando y tiene unas buenas coreografías de acción. Además, no se “achantan” a la hora de mostrar seres aterradores y momentos sangrientos. El diseño del ahora clásico Grendel Prime es una chulada, enfatizando los elementos míticos del diseño inicial de Matt Wagner, transformando al elegante y grácil Hunter Rose en una fuerza de la naturaleza imparable.

Las páginas de este War Child 25 años después de haberse publicado conservan toda su fuerza y personalidad, y hacen que este comic siga siendo super disfrutable hoy en día. No diría que este comic sea mi favorito de Grendel, pero sí que sirvió para afianzar mi afición al personaje y convertirle en uno de mis favoritos. Es por esto que este comic sigue teniendo después de todos estos años un valor muy importante para mi.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Sandman Mystery Theatre volumen 1, La Tarántula de Matt Wagner y Guy Davis #Reseñoviembre Día 3

Soy un gran fan de las historias de género negro, así en el tercer día de la inicitiva #reseñoviembre viajamos en el tiempo hasta el Nueva York de 1938, para acompañar a Sandman en la resolución de su primer caso.

#RESEÑOVIEMBRE Día 3: Sandman Mystery Theatre volumen 1, La Tarántula de Matt Wagner y Guy Davis

Guión: Matt Wagner

Dibujo: Guy Davis

Color: David Hornung

Primera publicación: Sandman Mystery Theatre 1-4 (1993)

Edición Española: Norma Editorial 1998

Resumen: SANDMAN MYSTERY THEATRE es la aclamada reinvención de las aventuras del Sandman original de la Golden Age del guionista Matt Wagner y el artista Guy Davis. En este comic de género negro, el millonario Wesley Dodds adopta la identidad de Sandman para poner fin al crimen y la corrupción en Nueva York en la década de 1930. Con una máscara y pistola de gas, un sombrero de fieltro, traje y gabardina, Dodds persigue a los peores criminales que la ciudad tiene para ofrecer, incluida la Tarántula, un brutal secuestrador que ataca a mujeres jóvenes de la alta sociedad.

La década de los años 30 es un momento mítico para el género negro. Una época en la que la ley seca acababa de ser derogada y los gangsters se juntaban con la alta sociedad, los políticos y los empresarios en clubes nocturnos de Nueva York o Chicago. En este momento previo al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el cambio se notaba en el ambiente y jóvenes adinerados que salían para divertirse con el mundo del crimen agazapado en callejones oscuros.

Es por esto que Sandman Mystery Theatre sólo podía estar ambientado en la Nueva York de 1938. Este comic fue publicado dentro del sello para adultos Vertigo de DC Comics entre 1993 y 1999, en total 70 números más algún especial. La serie se agrupó en arcos de 4 números que investigaban casos diferentes, tocando además de crímenes especialmente violentos, temas como el racismo, la lucha de clases, la homosexualidad, el ascenso del nazismo o incluso el incesto.

Los principales protagonistas son Wesley Dodds como Sandman, un detective con una pistola de gas que duerme a sus víctimas y les obliga a decir la verdad, y Dian Belmont, la hija del Fiscal de Nueva York que se convertirá en compañera de aventuras e interés romántico. Lo principal del personaje de Dian es que frente a las típicas damas en peligro que necesitaban ser salvadas, en el comic original de 1941 Dian es socia de Wesley por méritos propios, lo que significó un salto exponencial en la representación de la mujer en los comics de la época.

Como fan del género negro, me encanta este comic y creo que funciona como historia de detectives, pero también como crónica de esta época. El principal artífice es este éxito fue el artista Guy Davis, que realizó un enorme esfuerzo de documentación para que todo, (trajes, coches, etc…) fueran correctos para la época. Además, creó a Wesley Doods como una persona increíblemente normal no demasiado alto ni fuerte que necesita gafas para ver y que es superado físicamente en numerosas ocasiones. Su estilo “sucio” con lápices de grandes manchas transmiten perfectamente la violencia de los casos y el tono escabroso y sexual de las investigaciones. Aunque no fue el artista en todos los arcos, esta serie no se entiende sin su dibujo.

Por su parte, Matt Wagner, que en tomos posteriores contó con la colaboración de Steven T. Seagle, presenta historias repletas de elementos escabrosos y violencia brutal, algo básico en el género negro, y utiliza cada arco para hacer un comentario sobre algún aspecto concreto de la sociedad de la época. Sus arcos están planteados principalmente como casos a investigar y puzzles que resolver, pero es el carisma y la profundidad de los protagonistas lo que consigue enganchar al lector, haciendo de Sandman Mystery Theatre un comic que ningún fan del género negro o las historias de gangster ambientadas en los años 30 puede perderse.

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!