Archivo de la etiqueta: Mark Millar

Crítica de Space Bandits de Mark Millar y Matteo Scalera (Evolution Comics – Panini)

Dos ladronas traicionadas tras su último golpe buscan venganza. ¿Te suena el argumento? Es porque todo en la historia de Mark Millar para Space Bandits suena a trillado y mil veces visto. Por suerte, Millar cuenta con el dibujo del super estrella Matteo Scalera (Black Science) con color de Marcelo Maiolo, que consiguen que la historia sea una montaña rusa super entretenida.

PUNTUACIÓN: 7/10

Thena Khole y Cody Blue se encuentran entre los delincuentes más buscados del Universo. Ambas lideran sus propias operaciones criminales, ejecutan atracos a través de las galaxias, saltando de nave en nave para vencer a todos los que están en su interior. Pero cuando estas dos mujeres son traicionadas por sus tripulaciones, ellas solo tienen una cosa en mente: venganza.

Este volumen contiene Space Bandits 1-5, publicado en Estados Unidos entre julio y noviembre de 2019. El tomo recopilatorio de 152 páginas apareció en USA en febrero de 2020, justo antes del COVID, lo que provocó que aquí en España este volumen se retrasara hasta octubre pasado, cuando el sello Evolution Comics de Panini lo publicó en una estupenda edición hardcover.

Si hay algo que Mark Millar tiene, es olfato comercial. Su buen ojo para los negocios ha hecho que varias series dieran la diana con géneros y homenajes que los lectores ni nos imaginábamos que queríamos, de forma que sus comics son siempre éxitos de ventas. Incluso reconociendo que en los últimos años su buena estrella parece haberse apagado un poco, sobre todo por el parón en la salida de comics al mercado. Digo esto a modo de introducción porque no había duda que Millar buscaría en algún momento aprovechar el tirón del feminismo para crear un comic que se uniera a esta “moda”, por decirlo de alguna manera.

Realmente, Spaces Bandits es “Parker en el espacio”. Con la diferencia que hablamos de ladronAs más en la tradición de Danny Ocean, un tipo que cae simpático con valores morales que no quiere hacer daño a nadie si pueden evitarlo, más que del protagonista de las novelas de Richard Stark. Este argumento de un ladrón dejado por muerto por sus compañeros tras un atraco perfecto que busca venganza realmente es un argumento super trillado en el género negro. Kill Bill también me vino automáticamente a la cabeza, aunque en este comic son dos las chicas que buscan venganza y no Uma thurman. Más cliché no puede ser, la clave por supuesto son los detalles. Y en este caso tenemos un ejemplo claro de sororidad con dos mujeres buenas explotadas por hombres malos para que el comic conecte con los “trending topics” del momento.

Dicho esto y reconociendo los numerosos lugares comunes por los que transita el comic de Millar, lo cierto es que Space Bandits es super entretenido, un perfecto blockbuster palomitero que no da un segundo de respiro y que nos lleva hasta el climax final en un final, dejando buen sabor de boca. Tenemos un giro que mola, aunque hace tiempo que los giros de Millar dejaron de ser inesperados, una escena en un burdel espacial para que Millar intente pasarse por un “malote” que toca temas comprometidos (nada más lejos de la realidad en este comic), y detalles a priori sin importancia que nos enseñan al principio que obviamente van a tener una importancia fundamental en la resolución del climax. Incluso las personalidades y habilidades diferenciadas de Thena y Cody parecen sacadas de la plantilla de Millar de “como hacer una historia comercial”. Reconociendo que la lectura de Space Bandits ha sido divertida y en el fondo no esperaba nada más de ella, todo suena a historia realizada con el piloto automático.

Matteo Scalera con color de Marcelo Maiolo está estupendo como siempre. Desde que le conocí en Black Science junto a Rick Remender se ha convertido en uno de mis artistas favoritos, y no cabe duda que Millar es muy listo porque plantea una historia que se ajusta como un guante a sus puntos fuertes. Tenemos una historia de ciencia ficción planteada desde la acción en la que Scalera se luce con la creación de razas alienígenas, naves y vestuarios futuristas super chulos, además de crear a unas Thena y Cody llenas de personalidad y carisma diferenciado.

Scalera y Maiolo son los que realmente dan el salto de calidad a la rutinaria historia de Millar y los que consiguen que sin haberme flipado, me dejen con sensación super satisfactoria tras su lectura. De hecho, digo desde ya que no me importaría comprar y leer el siguiente volumen de la historia. Un volumen 2 que el final de este tomo nos deja en bandeja y que teniendo en cuenta el actual tapón que hace Millar debido a sus obligaciones dentro del organigrama de Netflix, vete tu a saber cuando va a salir.

Millar es super listo. De hecho, ¡qué cabrón! Dada la rentabilidad y los beneficios que entiendo están dando sus comics, no es casualidad que tantos artistas de primer nivel se suban al carro de Millarworld y sigan dibujándole sus historias. Stuart Immonem, Greg Capullo, Olivier Coipel, ahora Matteo Scalera, buff!!! Millar sabe que el comic es ante todo un medio visual, y en ese sentido sus comics son siempre los mejores del mercado por una gran diferencia de la producción del resto de editoriales.

Y no pasa nada si sus comics son blockbusters palomiteros, mientras me sigan entreteniendo por mi encantado. No todo tienen que ser dramones profundos o historias donde “nada volverá a ser lo mismo” como pasa en el típico evento de Marvel o DC. Estoy perfectamente satisfecho con el tipo de entretenimiento que nos da Millar, seguiré leyéndole cuando se anime a sacar sus próximos comics.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Crononautas Libro 2 de Mark Millar y Eric Canete

Crononautas 2 de Mark Millar, publicado por Panini, nos devuelve las locas aventuras a través del tiempo de la pareja protagonista con un buenísimo dibujo de Eric Canete. Un comic que en mi opinión nos muestra la versión buena de Millar.

PUNTUACIÓN: 7/10

¡Los chicos han vuelto! Viajeros en el tiempo, mejores amigos… Corbin y Danny intentaron conquistar el futuro en su anterior aventura. Después de que su última misión salga mal, un rostro del pasado aparece para proponerles una tarea única y siniestra.

Mark Millar (The Migic Order, Civil War) y Eric Canete (Iron Man, Spiderman) nos deleitan con la secuela del viaje en el tiempo que todos estábamos esperando.

Este volumen recopila la miniserie Chrononauts: Futureshock 1-4 USA.

Es curioso que con Mark Millar siempre te quedas con la sensación que escribe con el piloto automático pendiente de cubrir todos los tópicos del género en cuestión. En relación a Crononautas, el primer volumen con dibujo de Sean Murphy fue una aventura ligera super pasada de rosca en la que Murphy pudo dibujar todo tipo de locuras históricas sin más justificación que “me apetece”. Para este segundo volumen, Millar tira de manual y hace lo obvio, si en un volumen fuimos al pasado, a muchos pasados, en este segundo ¿por qué no ir al futuro? Y la verdad es que aparte de algunos puntazos marca de la casa, tooooda la historia se mueve por los parámetros esperables de este tipo de historias. Que prefiero no explicitar por los spoilers pero que estoy seguro que vosotros pensaríais los mismos que yo.

Sin embargo, siendo cierto todo lo anterior, lo cierto es que Crononautas es super divertido y cumple más que de sobra el objetivo de entretenimiento. La acción mola, los giros están bien construidos y Millar añade con oficio unos detalles personales que hacen que las apuestas nunca hayan sido mayores para la pareja protagonista formada por Corbin y Danny.

Parte del éxito de este comic la tiene el dibujante Eric Canete que cuenta con colores de Giovanna Niro. Lo cierto es que sobre todo en las expresiones faciales Canete tiene un feeling a lo Sean Murphy que entiendo fue buscado por Millar para que no hubiera un salto demasiado grande entre el primer volumen y este. Pero unido a esto, Canete muestra un estupendo sentido del ritmo y una fluidez narrativa genial, consiguiendo que la historia se cuente sola casi sin necesidad de textos en las viñetas.

Las escenas de acción molan mucho y los momentos emocionales también me funcionan gracias a un dibujo al que le veo una gran personalidad, hasta el punto que Canete hace suyo este volumen y no echas de menos a Murphy en ningún momento. Dicho esto, hay que reconocer que Millar dio rienda suelta a Murphy para que se luciera en su primer volumen, permitiéndole dibujar todo tipo de localizaciones históricas por todo el mundo que hacía que el comic fuera una caña total. Sin embargo, en este sentido, el futuro acaba siendo muy más aséptico y neutro, de forma que Canete no tiene las mismas posibilidades de poder desatar toda su creatividad ni lucirse igual que Murphy.

Crononautas nunca fue sesuda, siempre ha sido un blockbuster palomitero de acción con locuras varias mientras los protagonistas viajan por el tiempo. Puede que este segundo volumen en parte sea más de lo mismo, pero Millar y Canete saben dar un cierre emotivo y satisfactorio a la historia que a mi me vale.

Comparto algunas páginas de este comic:

Crononautas es un ejemplo del Millar “bueno” que ofrece un más que buen entretenimiento. Sabiendo donde te metes, la diversión está más que asegurada.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Jupiter´s Legacy temporada 1 (Netflix)

Netflix continúa su racha de adaptaciones montoneras de conceptos creados en el mundo del comic. Jupiter´s Legacy, el comic creado por Mark Millar y Frank Quitely ha sido el último damnificado.

PUNTUCIÓN: 5.5/10

“Jupiter’s Legacy” sigue la historia de los primeros superhéroes del mundo, que recibieron sus poderes allá por la década de 1930. Tras dedicar casi un siglo a proteger a la humanidad, ahora esta primera generación debe pasar el testigo a sus hijos para que continúen con su legado. Pero las tensiones van en aumento cuando los jóvenes, ansiosos por demostrar su valía, no logran estar a la altura ni de la legendaria reputación pública de sus progenitores ni tampoco de los exigentes estándares personales de estos. (FILMAFFINITY)

Jupiter´s Legacy es uno de los mejores comics de Mark Millar y Frank Quitely. Planteado como una gran saga familiar de superhéroes con aventuras que se alargan durante todo un siglo. Este comic de 2013 sirvió para que Millar expresara sus inquietudes sobre el género de superhéroes, tocando de forma inteligente temas como las diferentes edades del comic, el contraste del héroe clásico de los tebeos que atrapa ladrones de banco pero no hace nada que realmente mejore la sociedad, preocupado más bien en mantener el status-quo sin que nada cambie, y las nuevas generaciones que buscan cambiar el mundo.

Tras una primera serie de cinco números, Millar cambió de registro entre 2015-16 con Jupiter´s Circle, continuación / precuela de 12 números en las que descubrimos las aventuras de los héroes que hemos conocido casi ancianos en el presente como unos jóvenes alocados en los años 50 y 60. Estas aventuras permiten a Millar dar contexto a los personajes y a la vez que ofrecer su punto de vista a momentos importantes de la historia de los Estados Unidos. Aunque Millar tiene ideas interesantes y mucha crítica social, el comic se vio lastrado por el excesivo baile de dibujantes: Wilfredo Torres, Chris Sprouse, Davide Gianfelice ,Rick Burckett o Ty Templeton dibujaron páginas de esta serie de 12 números,haciendo que echáramos de menos a Quitely.

Por último, en 2017 salió el segundo y de momento último volumen de Jupiter´s Legacy, de nuevo con Quitely al dibujo. Y aunque visualmente el arte de Frank Quitely en es una pasada, la historia de Mark Millar acaba resultando un poco más de lo mismo, repitiendo algunos patrones habituales de su obra. La serie quedó inconclusa en 2017, anunciándose en ese momento un tercer volumen, Requiem, para 2019 que no llegó a publicarse, y ahora que por fin va a empezar su publicación el próximo mes de junio, nos encontramos que Quitely solo dibuja las portadas, eligiendo Millar a Tommy Lee Edwards para sustituirle.

Cuando Netflix compró Millarworld, la compañía de Mark Millar en 2017, apostando por Millar como creador de contenidos para su canal de streaming, no había duda que Jupiter´s Legacy podía ser una de sus principales apuestas, dado que esta saga de superhéroes alargada durante un siglo podía ofrecer horas y horas de entretenimiento.

La adaptación televisiva de Jupiter´s Legacy ha sido creada por Steven S. DeKnight (Pacific Rim: Uprising, Daredevil), escribiendo y dirigiendo incluso el primer episodio, Sin embargo, DeKnight abandonó la serie por las clásicas “diferencias creativas, pasando Sang Kyu Kim a asumir el cargo de showrunner. Mark Millar ha mantenido funciones de productor ejecutivo, pero ha comentado que aunque ha opinado, en general ha dejado que otros creativos trabajaran sus propias ideas basadas en su historia. La serie de ocho episodios ha contado con fotografía de Danny Ruhlmann y Nicole Hirsch Whitaker, y música de Stephanie Economou.

Josh Duhamel protagoniza la serie interpretando a Sheldon Sampson / Utopian, un trasunto de Superman que tras el crack de la bolsa de 1929 llevará a un grupo a buscar una isla mágica que se le ha aparecido en visiones y donde conseguirán sus poderes. Junto a Duhamel, tenemos a Ben Daniels como Walter Sampson / Brainwave: el hermano mayor de Sheldon que adquirirá poderes telepáticos; Leslie Bibb como Grace Sampson / Lady Liberty. la esposa de Sheldon y una de las heroínas más poderosas del planeta, además de madre de Chloe (Elena Kampouris) y Brandon (Andrew Horton), los hijos de la pareja más famosa del planeta que tienen que lidiar con las expectativas del público y un ideal imposible de igualar que les intenta imponer su padre Utopian. Matt Lanter como George Hutchene / Skyfox, amigo de la infancia de Sheldon enfrentado con Walter en 1929 y que acabó traicionando al grupo. Su hijo Hutch (Ian Quinlan), un ladrón de poca monta que usa un aparato de teletransportación, completan el reparto.

Empezando por los elementos positivos, hay que reconocer que el comic de Millar y Quitely no llegó nunca a ofrecer esa gran saga superheroica que prometía, ya que el primer volumen tuvo un giro bestial super punkie marca de la casa de Millar que cambió completamente lo que se esperaba de ella. Es por esto que a priori, la oportunidad que ofrecía la serie de ofrecer más información del pasado de los héroes para que nos atrapen emocionalmente me parecía no sólo algo correcto, sino el camino a seguir para poder crear algo especial.

También hay que destacar que a pesar de los cambios, la serie es super fiel al comic y consigue sacarme una sonrisa al ver en imagen real el traje de Utopian o Lady Liberty.

Y hasta aquí lo bueno. Como digo Jupiter´s Legacy tiene el feeling correcto, los trajes y la historia son como el comic y en general todo es correcto, pero a la vez todo da sensación genérica y sin personalidad: la música, la fotografía, el CGI… Todo lo contrario de un comic dibujado por Frank Quitely. Ver como la serie de TV desaprovecha, o pasa por alto, las virtudes de Mark Millar y Frank Quitely es algo que me ha llamado mucho la atención. Todos conocemos a Millar por sus one-liners, sus golpes de efecto y, por qué no decirlo, sus punkarradas. Pero el escritor escocés es también y un maestro en la síntesis, ofrecer el núcleo de las cosas en un diálogo y 4 viñetas. A pesar de que cada episodio está centrado en un personaje, tras seis horas de televisión no me queda la sensación de que conozco mucho mejor a los personajes en la serie respecto al comic, la verdad. Con el agravante de tener en la serie diálogos repetidos en todos los episodios que giran sobre los mismos temas y acaban siendo redundantes.

Frank Quitely es un maestro en narrativa, en congelar la imagen en el momento más potente y en sus perspectivas que ofrece la acción desde puntos de vista atractivos. Sinceramente, no vi nada de esto en la serie, a pesar de que varias escenas salen directamente del comic. La ventaja del comic frente al cine o la televisión siempre fue que el artista puede plasmar cualquier cosa en la página, no está limitado por un presupuesto. Pero hay veces que no es cuestión de dinero, sino de talento. Quitely lo tiene a raudales, pero no acabo de verlo en la serie, ya que todo luce plano y sin chispa. Si tuviera que decir un momento visual que me haya gustado, sinceramente no podría decir ninguno porque lamentablemente, en este caso correcto significa mediocre.

Pero no son sólo los valores de producción, el guión tiene también mucho delito. Comentaba como positivo la posibilidad de ampliar el lore de la serie y mostrar cosas que no tenían cabida en comics de 22 páginas. Sin embargo la ejecución es lamentable. La serie divide el tiempo en el presente y en 1929, para ver cómo los héroes consiguen sus poderes. Lo que Millar despachó en seis páginas del número uno del comic en la serie nos lleva casi tres horas de historia que no acaba de ir a ningún lado y, al menos en mi caso, me ha aburrido sobre manera. Como digo, no hay nada nuevo que haya visto en la serie que me haya hecho empatizar (u odiar) a ningún personaje, porque ninguno me ha transmitido nada. La búsqueda de Sheldon de pistas para llegar a la isla o los episodios de “locura” que sufre con sus visiones me han parecido “paja” narrativa únicamente puesto ahí para ocupar minutos.

Siguiendo esta filosofía de situar cada episodio mitad en el presente y mitad en el pasado, Netflix puede hacer todas las temporadas que quiera, ya que puede alargar la historia contando aventuras en los 40, 50, 60, … todo lo que les interese. Pero esto a la vez, esto me recuerda a Amazing Spiderman 2, y como todo en la película parecía un trailer para vender la siguiente (Los 6 siniestros) que no llegó a hacerse porque Amazing fracasó. Pues en cierto sentido, creo que al pensar los guionistas que iban a poder desarrollar más todo en las siguientes temporadas hizo de alguna manera que se olvidaran de hacer que ESTA nos contara cosas interesantes. Con lo que el fail es monumental.

Y no es que todo lo del pasado sea insulso, es que también le falta fuerza y carisma a la historia del presente. No tengo claro si el casting de Chloe y Sampson es un fail (si que lo es), o es que el guión es flojísimo y tampoco les da grandes opciones para lucirse. Pero veo a ambos como unos clichés andantes, la hija rebelde que busca con alcohol y drogas encontrar su propio camino, o el hijo que sufre al intentar contentar a un padre demasiado exigente para el que nunca es suficiente. Ambos actores lo intentan, pero están a la altura de todo lo demás: Correcto tirando a mediocre.

Y tampoco es que los adultos estén mucho mejor, las cosas como son. Partiendo que Josh Duhamel tampoco es un actorazo para empezar, y todos los demás sólo me llegan a nivel televisivo de domingo por la tarde. Si a esto le sumamos un CGI flojo, unas escenas de acción aún peores y un climax sin fuerza, lamentablemente no queda más que considerar Jupiter´s Legacy en el último producto montonero de Netflix.

A esto hay que sumarle el hecho que tenía ganas de ver cómo planteaba la serie el GIRO alucinante del comic que cambió el status-quo. Mientras veía la serie, aunque pensaba que todo era correcto sin más, creía que si acertaban al mostrar el giro de Millar, como pasó en la excelente Invincible de Robert Kirkman, Jupiter´s Legacy podía volarle la cabeza a mucha gente y convertir el visionado de la segunda temporada en una apuesta segura. Sin embargo, el climax es un fail como una casa por si mismo, pero más si cabe si pensamos que este giro del comic no llega a ocurrir porque la serie ha decidido ir por otro lado.

De hecho, han fallado tanto a todos los niveles con este final y en general con todo lo demás que veo poco probable que vaya a ver una hipotética segunda temporada.

Comparto el trailer de esta serie:

Jupiter´s Legacy no es terrible, pero tampoco es brillante en nada, quedando su extremada corrección en algo totalmente insípido. Netflix creo que debería hacérselo mirar, porque vaya tela…

PUNTUCIÓN: 5.5/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Lobezno: El viejo Logan de Mark Millar y Steve McNiven (Panini – Marvel Must-Have)

Gracias a la nueva colección Marvel Must-Have de Panini me ha animado a comprar Lobezno: El viejo Logan, sin duda una de las mejores historias de sus autores, el escritor Mark Millar y el dibujante Steve McNiven. Y me he encontrado con una lectura estupenda que continúa plenamente vigente.

PUNTUACIÓN: 8/10

Una epopeya apocalíptica protagonizada por Lobezno en el mejor estilo de Mad Max que nos lleva varias décadas hacia el futuro. Nadie sabe qué ocurrió la noche en que los héroes cayeron: Sólo que todos desaparecieron y el mal ha triunfado desde entonces. En el último medio siglo, nadie ha visto al hombre simplemente conocido como Logan. Pero algo le hará salir de las sombras. Su amigo Ojo de Halcón necesita recorrer miles de kilómetros para poner a su familia a salvo. Lobezno se prepara para el viaje de su vida.

Wolverine: Old Man Logan es una historia de ocho números que fue publicada dentro de la serie regular de Lobezno entre junio de 2008 y septiembre de 2009, en los números 66 al 72, y que terminó en el Wolverine Giant-Size Old Man Logan.

Mark Millar es uno de los escritores mainstream de más éxito del siglo XXI. El escritor escocés empezó a trabajar en DC Comics gracias a la colaboración de Grant Morrison, que le apoyó en esos primeros años. Swamp Thing, Aztek, JLA y The Flash fueron algunos comics que publicó entre 1994 y 1999. Dentro de DC destacaría su estupenda etapa en Superman Adventures (1998-2001), una colección menor al surgir para aprovechar el éxito de la serie de animación, pero que supo capturar en sus páginas de forma brillante el espíritu y el feeling positivo que toda aventura del Hombre de Acero debería tener.

Millar también empezó a publicar en Marvel gracias a Grant Morrison, con el que escribió Skrull Kill Crew en 1995. Su importancia en la editorial fue aumentando y explotó con la publicación de The Ultimates junto a Brian Hitch, el comic que en más de un sentido está considerado el inicio del siglo XXI para Marvel y que sirvió de inspiración para las películas de Marvel Studios. Millar y Hitch colaboraron en los dos volúmenes de Ultimates, publicados entre 2002 y 2007, que siguen siendo a día de hoy algunos de los mejores comics de la Marvel de esa época.

Además de The Ultimates y varias etapas en Ultimate X-Men y Ultimate Fantastic Four (donde creó entre otros conceptos molones los ahora icónicos Marvel Zombies), escribió Lobezno: Enemigo del Estado (2004-05) dibujada por John Romita Jr, creando una historia que también tuvo gran popularidad, aunque ha quedado un tanto eclipsada por este Viejo Logan. Su siguiente pelotazo fue Civil War junto a Steve McNiven (2006 y 2007), en unos años en los que era uno de los Arquitectos de Marvel junto a Brian Michael Bendis, Ed Brubaker o Matt Fraction entre otros.

Millar siempre ha tenido clara la vertiente comercial de sus obras y la necesidad de crear comics sobre los que mantuviera la propiedad de la obra. En Image Comics publicó Wanted (2003-04) con J.G. Jones, que tuvo su adaptación cinematográfica con Angelina Jolie. Gracias a la creación del sello Icon con el que Marvel intentó mantener contentos a sus principales creativos y evitar que se fueran a Image (algo que al final acabó pasando igualmente), Millar creó con ellos Kick-Ass (2008-2010) junto a John Romita Jr., Nemesis (2010-11) con McNiven, Superior (2010-12) y Supercrooks (2012) ambas con Francis Leinil Yu. The Secret Service, posteriormente rebautizado como KINGSMAN, junto a Matthew Vaughn y Dave Gibbons (2012-13) o Empress (2016) junto a Stuart Immonem fueron publicadas a través de Icon a pesar que en esos últimos años Millar ya estaba volcado al 100% en sus comics de creación propia y no escribía nada para el Universo Marvel.

Dentro de Image destacaría Jupiter´s Legacy (2013- ) con Frank Quitely, a punto de estrenarse serie de televisión en Netflix en mayo, Crononautas (2015) con Sean Murphy, Starlight (2014) con Goran Parlov, Renacida (2016-17) con Greg Capullo o The Magic Order (2018-19) con Olivier Coipel.

Wanted, Kick-Ass y Kingsman han tenido exitosas adaptaciones cinematográficas, lo que ayudó que Netflix se fijara en él como un gran creador de contenidos originales, lo que culminó en la compra de su compañía Millarworld por Netflix en 2017. Jupiter´s Legacy es el primer proyecto que verá la luz, aunque se espera que en breve veamos nuevas adaptaciones, empezando por The Magic Order.

Steve McNiven es un artista canadiende que empezó a publicar en 2000 en la editorial CrossGen, en series como Meridian, Mystic o Sigil. En 2004 es fichado por Marvel, empezando una carrera meteórica en comics como Marvel Knights, Ultimate Secret entre otros que le llevó a su gran obra en Marvel por la que será recordado toda la vida. CIVIL WAR, junto a Mark Millar, publicado entre 2006 y 2007. Tras Civil War y con contrato en exclusiva con Marvel, se convirtió en la mayor estrella artística de la editorial de esos años. Tras dibujar tres números del histórico Brand-New Day en The Amazing Spiderman junto a Dan Slott en 2008, su siguiente elección fue volverse a reunir con Millar para realizar un proyecto a priori extraño, que sin embargo se ha convertido en uno de los mayores éxitos de ventas para Marvel, Old Man Logan, publicado en 2008-09. A pesar de que Civil War es sin duda su comic más reconocido, personalmente creo que El Viejo Logan es realmente su mejor trabajo profesional. De hecho, a partir de aquí su nivel cayó y nunca se recuperó.

A pesar de ser uno de los grandes artistas de Marvel del siglo XXI, realmente no ha llegado a prodigarse en exceso debido a su dificultad en mantener un ritmo mensual, por lo que optó (u optaron los editores) por aprovecharlo en eventos o arcos concretos de diferentes series, unos comics a los que su nombre en portada ayudaba a aumentar sus ventas. De estos años, destacaría más por su importancia editorial que por la calidad del comic en si la miniserie Death of Wolverine (2014) y el primer arco de Uncanny Inhumans (2915) junto a Charles Soule, el primer arco de un relanzamiento de Capitán América junto a Ed Brubaker (2012) o los números 1 y 10 de Secret Empire (Nick Spencer, 2017). Además de todo su trabajo en Marvel, dentro del sello Icon creó Nemesis junto a Mark Millar en 2010-11, aunque ha seguido trabajando para Marvel.

El viejo Logan es un gran comic. Si hay algo que Mark Millar ha dominado siempre, es saber utilizar los conceptos más molones de formas sorprendentes e impactantes. Y en este sentido, este futuro de dentro de 50 años en el que los villanos se unieron y destruyeron a todos los héroes de la tierra y en la que a Logan fue destrozado mentalmente más que físicamente y ha prometido no volver a pelear es un win-win en toda regla.

La historia tiene tantos referentes obvios que podría provocar un pelín de sonrojo. Empezando por Mad Max en la parte del mundo desolado o Sin perdón con el viejo guerrero que tendrá que embarcarse a su pesar en una última aventura. Pero precisamente el gran éxito de Millar es saber situar estos elementos en el Universo Marvel, aunque sea de esta realidad alternativa, y hacerlos funcionar tan bien.

Hay que reconocer que cuando quiere, Millar es un gran escritor que domina como nadie el medio comiquero. Aparte del misterio de lo que le pasó a Logan en el pasado que le rompió por dentro, cada número impacta en al menos un par de ocasiones cuando conocemos a los diferentes habitantes de este mundo. Y en medio de la destrucción, en el fondo lo que más preocupa al lector es Logan. Su construcción y evolución a lo largo de la serie me parece brillante. De alguien que ha jurado no volver a pelear o sacar las garras, su viaje le va a llevar por un camino en el que el climax ultra violento es inevitable, consiguiendo que el momento en que vuelve a sacar las garra sea super bestial.

En este mundo sin esperanza, la familia Hulk es brillante y da unos toques especialmente cínicos y nihilistas. Pero no son solo ellos. Villanos como Kingpin o los moloides de El Topo nos ofrecen momentos tremendos, pero nada comparado con el terrible Cráneo Rojo, cuya aparición victoriosa es tremendamente dolorosa para todos los fans de los comics Marvel.

El comic es molonidad tras momentazo tras splash page increíble, y me gusta como muestran algo en una única viñeta para no volver a salir, pero que consigue que te queden pensando: “fua, esta batalla hubiera sido increíble verla”. Lo cual es éxito 100% de Millar y por supuesto de McNiven.

El ritmo del comic también es muy interesante y un ejemplo de buena construcción de una historia para alcanzar un climax final increíble. Empezando por emplear todo un número, el quinto, justo recién pasado el ecuador de la historia, para volver al pasado a contarnos la noche en que Logan lo perdió todo, para justo a continuación darnos un puñetazo en el estómago con el giro del sexto episodio que lo cambia todo, algo por otro lado habitual en los comics de Millar. Y a partir de ahí, llegamos a un final que es todo climax en los dos últimos números, con unos giros no exentos de momentos dramáticos super potentes y una excelente escena final.

El humor negro de Millar hace que un Clint Burton casi ciego sea el único héroe que queda en pie y con ganas de continuar luchando. Él intenta ser el referente moral de este mundo sin esperanza, ¿un tirador ciego, wtf?). Pero Millar también acierta en su caracterización del personaje, al mostrarle como el desastre que siempre fue, un HÉROE con mayúsculas que sin embargo nunca supo planear con antelación y siempre se lanzaba sobre la marcha. La combinación de Logan y Clint es otra de esas mezclas imposibles que sin embargo funcionan y significan otro de los grandes éxitos creativos del comic, y nos ofrecen grandes momentos en cada número. Pero a pesar de su casi ceguera, Millar no se priva de ofrecernos un momento alucinante de molonidad de Burton en su enfrentamiento con los Ghost Riders.

En general, cada una de las apariciones o cameo supone una sorpresa, normalmente negativa y nihilista. Pero en este comic, esto es lo que la historia necesita y casi lo que queremos leer los fans. Hay además una gran anticipación durante el viaje a través de los Estados Unidos ante la posibilidad y el temor de ver el destino de cada uno de los personajes clásicos de Marvel, como los Vengadores, los 4 Fantásticos, Doctor Extraño y todos los demás. Y Millar aprovecha cada página y sorpresa para impactarnos.

Y si Millar está notable, el dibujo de McNiven es para mi el mejor de su carrera. Con una perfecta combinación entre realismo, expresividad y potencia física, McNiven realiza un despliegue artístico bestial que ya no consiguió en sus obras posteriores. Y no es sólo que su narrativa es perfecta, es que McNiven se luce en cada página y consigue que sus splash-pages se conviertan en autenticas obras de arte en las que tus ojos se pierden admirando los innumerables detalles.

Además, creo que Millar le dejó fliparse todo lo que quiso, ya que no hay realmente ningún elemento lo suficientemente loco para este terrible futuro. ¿Quieres dibujar un Tiranosaurio Rex Venomizado? ¡ADELANTE!! ¿Qué tal un Hulk escuchimizado que es la versión más aterradora hasta la fecha? ¡Sin problemas!

Y cuando llegamos al número en que Logan nos desvela su pecado original, McNiven es puro salvajismo, a un nivel que jamás se había visto en los comics Marvel hasta la fecha, creando unas páginas que aún hoy impactan, primero por el gore pero después al conocer el giro que rompió a Logan y que fue para él algo peor que la muerte.

El proceso de creación “industrial” de Marvel hizo que McNiven colaborara en El Viejo Logan con Dexter Vines, Mark Morales y Jay Leisten en el entintado, y Morry Hollowell, Christina Strain, Justin Ponsor, Jason Keith, Paul Mounts y Nathan Fairbairn en el color. A pesar de todos estos cambios, el resultado final no se resiente en ningún momento.

El viejo Logan sigue siendo 10 años después una lectura más que notable de dos autores que se encontraban en la cúspide de su creatividad y ofrecieron lo mejor de ellos mismos. Un verdadero comic “Must-Have” que todo marvelita de pro debe tener en su librería.

PUNTUACIÓN: 8/10

¿Has leído este comic, que te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Kick-Ass: La chica nueva de Mark Millar y John Romita Jr.

Mark Millar es una fábrica de éxitos en el mundo del comic mainstream americano. Y su ampliación del mundo de Kick-Ass con su nueva serie La Chica Nueva junto al histórico dibujante John Romita Jr. ofrece una de sus lecturas más acertada de los últimos tiempos.

PUNTUACIÓN: 8/10

Kick-Ass está patrullando las calles, dispuesto a eliminar a los peores criminales de Nuevo México. Pero hay un nuevo rostro bajo esa vieja máscara, una nueva figura bajo el famoso traje de neopreno verde y amarillo. Una soldado que regresa de los horrores de la guerra para encontrar que lo único que le espera es una nueva batalla en las calles de su ciudad. Una heroína que trabaja como camarera de día y lucha contra el crimen de noche. Una nueva KICK-ASS, con una familia que alimentar y un barrio en su ciudad natal que tiene que limpiar. Conoced a la sargento PATIENCE LEE, nuestra nueva superheroína favorita. ¿Podrá esta madre soltera hallar el equilibrio entre la vida familiar con las exigencias que conlleva ser una vigilante que combate el crimen? ¿O acaso esta cruzada que ha emprendido contra pandilleros y asesinos tendrá unas consecuencias terribles para ella?

Dentro del mundo del comic, Mark Millar es sinónimo de éxito. Ha llovido mucho desde sus Ultimates, Civil War o Old Man Logan para Marvel. Tras convertirse en una de las figuras clave de Marvel, su salto a los comics de creación propia nos ha ofrecido comics super icónicos que adquierieron una gran repercusión mediática al ser adaptados a la gran pantalla: Wanted, Kingsman y el comic que tenemos entre manos: Kick-ass.

Tras estos comics y tras saltar a Image tras crear su propio sello Millarworld, ha conseguido reunir a un autentico all-star de los principales dibujantes del medio debido a las perspectivas de crear un comic de creación propia que les ofrezca enormes beneficios: Jupiter´s Legacy con Frank Quitely, Crononautas con Sean Murphy, Starlight con Goran Parlov, Reborn con greg Capullo, The magic order con Olivier Coipel o Empress con Stuart Immonem, entre otros. Todas estas series has resultado un importante éxito de ventas, y la compra de Millarworld por parte de Netflix ha aumentado las posibilidades de ver en imagen real todas estas historias.

John Romita Jr. es uno de los dibujantes míticos de Marvel desde finales de los años 70 que es historia viva del comics gracias a sus etapas en The Amazing Spiderman, Daredevil o Uncanny X-Men entre muchas otras. Pocos son los personajes que no ha tocado: Iron Man, Vengadores, Thor, Punisher, Cable… Más recientemente, con su fichaje por DC Comics, ha podido aportar su esencia a Superman, demostrando que con el tiempo suficiente sigue estando en plena forma.

En el lejano 2008, Millar y Romita crearon Kick-Ass dentro del sello Icon de Marvel Comics, creado para que los autores estrella de la casa pudieran crear sus propios comics sin tener que abandonar Marvel, de forma que la Casa de las Ideas evitó durante unos años que Millar o Brian Michael Bendis se fueran a Image, cosa que acabó sucediendo.

Kick-Ass sorprendió a propios y extraños por su idea de partida, mostrar como sería un superhéroe adolescente en el mundo real, planteado como un comic super punki con grandes dosis de hiper violencia. Tras varias miniseries y un spin-of de Hit-Girl, probablemente el personaje más popular, en 2018 Millar y Romita plantearon la siguiente fase de la historia, con la presentación de la nueva protagonista, la veterana de Afganistán Patience Lee, y un cambio de ubicación, cambiando del Nueva York original a un Nuevo México asediada por el crimen.

Esta primera miniserie de 6 números con “La Chica Nueva” cumple con nota en todo lo que plantea y ofrece como no puede ser otra forma un estupendo entretenimiento. Narrativamente hablando, Patience Lee es una mina de oro. Soldado vetarana de Afganistán, madre soltera que intenta ganarse la vida y cuidar de sus hija tras ser abandonada por su marido, Lee es una mujer dura y pragmática, que tiene un fuerte sentido de la moralidad pero que no dudará en hacer lo que haga falta para que su hija no pase hambre. Y ante la injusta realidad que hace que los criminales ganen mucho más que la gente honrada, Lee decidirá convertirse en una especie de Robin Hood moderno, atacando a los criminales y vaciando su cartera, lo que la va a crear numeros enemigos.

El guión de Millar es perfecto en ritmo, caracterización y tensión creciente que estallará en los dos últimos números. Y si el guión está perfecto, no menos brillante está John Romita Jr, creando a una protagonista super icónica y reconocible, ofreciendo una narrativa perfecta que sabe amplificar la sensación de tensión y consiguiendo impactarnos en los momentos de hiper violencia. Es inevitable que los plazos de entrega o falta de ganas hayan provocado en Superman y en su última etapa en Marvel algunos comics muy flojos, pero este no es el caso de este arco de Kick-Ass, que nos devuelve al mejor Romita Jr. de siempre.

En este comic, Peter Steigerwald es el encargado de entintar y colorear a Romita Jr. y me parece un acierto total, al respetar la fuerza de los lápices de Romita Jr. sin enmascararlos con su propio estilo, contribuyendo a que este comic sea todo un éxito.

Es cierto que narrativamente Millar no inventa nada y si nos fijamos realmente está utilizando un esquema básico del cine de acción que hemos visto cientos de veces,el forastero que llega tras estar años alejado de casa que se encuentra un mundo dominado por criminales, pero lo cierto es que no tengo problema en que Millar use esta “plantilla” si el resultado final es tan potente como este. Y además, Millar sabe dotar a la historia de unos giros y una caracterización que consigue que no parezca otro comic copiado de cientos de películas y obras previas.

Además, gracias a su excelente climax, Millar y Romita me han dejado con ganas de seguir leyendo las aventuras de esta nueva Kick-Ass. De hecho, descubrir que Millar y Romita han pasado el testigo a Steve Niles y Marcelo Frusin, autores de la siguiente miniserie, me da provocado un pequeño bajón, aún sabiendo que Niles y Frusin aseguran un alto standard de calidad.

Kick-Ass: La Chica Nueva es un estupendo comic bien escrito y notablemente dibujado que muestra la fuerza de unos autores que buscan ofrecer lo mejor de ellos mismos. Un comic super recomendable.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!