Archivo de la etiqueta: John Buscema

Marvel Omnibus. Conan el Bárbaro: La Etapa Marvel Original 4

Con la compra del cuarto Omnibus de Conal el Bárbaro con la etapa original de Marvel de Roy Thomas y John Buscema consigo cerrar uno de mis grandes debes comiqueros de siempre.

PUNTUACIÓN: CLÁSICO/10

La memorable y trágica conclusión de «La saga de Bêlit» y la búsqueda de la corona de Asgalun, en una historia que cambiará para siempre la vida de Conan. Tras ella, no habrá marcha atrás, y un Conan más salvaje y feroz que nunca surgirá del abismo. Además, el primer What If? protagonizado por el bárbaro, así como las secuelas de «La hora del dragón».

Este volumen de 848 páginas contiene Conan The Barbarian 84-115, Annual 4 y 5 y What If?, publicados originariamente en Estados unidos entre marzo de 1978 y octubre de 1980.

Cuando empecé mi afición por la lectura, por algún motivo no compré los comics que Forum publicaba de Conan el Bárbaro. Sí conocía al personaje de un par de Pocket de Ases de Bruguera y también compré alguna Espada Salvaje de Conan, pero quizá porque el comic estaba ya muy avanzado, no me animé nunca a comprarlo. El caso que unos primos mayores que nosotros sí tenían estos comics (y muchos otros) y provechaba las vacaciones navideñas en las que les visitaba para devorar su biblioteca. Y gracias a ellos, leí en su momento el final de «La saga de Bêlit». Sin embargo, siempre se me quedó la espinita clavada de no tener los comics de Roy Thomas, Barry Windsord Smith y John Buscema. Con la compra de este cuarto volumen, ya puedo decir que me que quitado esta espinita de mis debes comiqueros.

Es alucinante leer unos comics de hace 40 años y que sean perfectamente leíbles en 2021. El dibujo de John Buscema principalmente con tintas de Ernie Chan conservan toda su fuerza y su iconicidad. Todo lo que diga sobre Buscema y Chan sin duda va a quedarse muy corto y no les va a hacer justicia, así que me limitaré a decir que su trabajo en este comic es leyenda viva del mundo del comic americano y que marcaron sin duda a más de una generación de lectores para los que su Conan es la versión definitiva del personaje. Unos comics que son de «compra obligada» y que por fin puedo decir que ya son míos.

Incluso la prosa de Roy Thomas, aún reconociendo que es un pelín florida, me han gustado y creo que aguanta razonablemente bien el paso del tiempo, teniendo en cuenta la obligación de los comics de la época de hacer un resumen de lo que había pasado en números anteriores. Aunque son comics de otra época en los que había que contar una aventura completa en menos de 20 páginas, Thomas sentó cátedra con su trabajo en Conan y sólo por eso ya debemos estarle agradecidos. Además del resto de su extensa obra en Marvel o DC, ¡claro!

Entrando en materia en lo relativo a Bêlit, lo cierto es que debí leer este comic hace un montón de años (seguro más de 30), y recordaba perfectamente la viñeta en la que Conan la encuentra muerta. Leída en 2021, me se hace raro contemplar la muerte de un personaje tan importante para Conan casi fuera de plano, pero claro, en este aspecto Thomas debía ceñirse a la historia original de Robert E. Howard. En todo caso, es un final de gran emoción que consigue que a los lectores nos brote una lágrima como le pasó a nuestro Cimmerio protagonista.

Este volumen es especial también por otros motivos, ya que cierra la primera etapa de Roy Thomas como guionista de Conan, debido a las desavenencias que tuvo con los editores de Marvel que culminaron en su abandono de la Casa de las Ideas y su fichaje por DC Comics. De esta manera, creo que con este volumen puedo terminar la compra de estos omnibus de Panini, que han supuesto una estupenda fuente de diversión.

En este sentido, que el último número de Thomas estuviera co-protagonizado por Red Sonja y en el que asistimos al retorno del mago Zukala de alguna también sirve para cerrar el círculo, al traer de vuelta al que es posiblemente el segundo personaje más conocido de este universo creado por Robert E. Howard. Un número, el 115 USA, que era además el décimo aniversario de la creación de este comic y que nos ofrece una aventura muy especial.

Este Omnibus está cargado de extras super interesantes, empezando con los textos de Thomas explicando la creación de cada uno de los números incluidos en este volumen, portadas y material promocional, lápices y tintas originales de Buscema y Chan, haciendo que esta serie de Omnibuses sea de compra obligada por todos los fans de Conan El Bárbaro. Por ejemplo, la historia en la que Thomas rechazó a Harlan Ellison cuando éste se «auto invitaba» a guionizar el especial 100 es buenísima de principio a fin.

He disfrutado muchísimo con la compra de este cuarto Omnibus de Conan El Bárbaro con la etapa original Marvel y no puede recomendar suficientemente su lectura a todo el mundo. Con esto cierro esta etapa lectora, espero que en breve nuevos comics de Conan llamen mi atención, como el segundo volumen de JasonAaron y Mahmud Asrar en Conan, que espero no tarde mucho en llegar. Mientras tanto, comparto los links a los artículos previos sobre los anteriores Ombibus de Conan, empezando por la serie de dos artículos en los que comenté mis impresiones del primer volumen mientras lo leía (parte uno y dos), y las reseñas de los volúmenes dos y tres.

PUNTUACIÓN: CLÁSICO/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Conan el Bárbaro: La etapa Marvel original volumen 3 de Roy Thomas y John Buscema (Marvel Comics – Panini)

Por fin llegó a mis manos a modo de auto regalo navideño el tercer Ómnibos de Conan El Bárbaro publicado por Panini con la etapa original de Marvel Comics, en el que asistimos a la presentación de uno de los más importantes personajes de la historia de Conan: Bêlit, la Reina de la Costa Negra.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

El tercer volumen de la más importante colección protagonizada jamás por Conan, con el arranque de la etapa de Bêlit, una saga que une a Conan, Kull e incluso Red Sonja, la adaptación del primer relato de Robert E. Howard y decenas de extras alucinantes.

Este Ómnibus de más de 800 páginas recoge los Conan The Barbarian 52-83 y los Annuals 2 y 3 americanos, publicados entre julio de 1975 y febrero de 1978.

El repaso de los anteriores volúmenes de Conan publicados por Panini no fueron reseñas al uso como las que suelo publicar, sino que planteé esos posts como una lectura de estos comics comentando mis impresiones sobre lo más destacado de lo que iba encontrando. Si te interesan, puedes leer aquí la primera parte de mi lectura del primer volumen, y aquí la segunda parte, publicados en 2019. Y en este otro link tienes mis impresiones del segundo volumen, que publiqué en 2020. Sin embargo para este tercer volumen he preferido hacer una reseña más tradicional, ya que no me gusta la sensación de repetirme o de tener la obligación de tener que hacer algo de una forma determinada.

Como comentaba en mi primer post sobre estos comics, tenía unas ganas especiales de comprar y poseer estos comics clásicos que no llegue a comprar en su día. Estos comics los leí en casa de unos primos de Madrid a los que visitábamos de cuando era niño durante las vacaciones de Navidad. Recordaba estos comics con mucho cariño, y de todos ellos, la figura de Bêlit y su historia me impactó mucho de niño. Acostumbrado como estaba a que Conan tuviera una novia en cada historia, ver que se enamoraba y corría aventura con una dura y bella mujer que le miraba de tu a tu fue uno de los momentos culminantes para mi del personaje. Así que en parte puede decirse que si me decidí a comprar estos Ómnibus fue precisamente para poder volver a leer esta historia de amor condenado y saber que ya jamás se me iba a escapar. Y en este volumen encontramos la primera mitad de una historia que terminará en el próximo.

Lo mejor que puedo decir de este Ómnibus es que la mayoría de historias publicadas cuando yo era un niño pequeño es que no han envejecido nada mal y siguen siendo una lectura estupenda. Dentro que cada número tenía que ofrecer una aventura autoconclusiva como parte del Marvel-Way-of-comics de los años 70 (excepto algún crossover ocasional o historia en dos partes), la mayoría de historias cumple de maravilla su función de entretenimiento. Leyendo los extras en los que Roy Thomas repasa los hitos fundamentales de la creación de estos comics, es super interesante la forma en que busca rellenar los múltiples huecos existentes en las novelas de Robert E. Howard referidas a la cronología y viajes de Conan, para intentar dar una satisfactoria experiencia de viaje en el que Conan va creciendo como personaje alcanzando la categoría de leyenda del mundo del comic.

La historia de Conan y Bêlit narrada en estas páginas se siente como una gran novela en la que cada número es un capítulo en el que viven aventuras mientras conocemos el origen de la Reina de la Costa Negra y posteriormente les veremos buscar venganza por su familia asesinada cuando ella era una niña. Estos comics son una pasada absoluta y me justifican más que sobradamente el alto precio de este Ómnibus gracias a historias como la reunión de Conan y Bêlit con Red Sonja que he descubierto en este volumen.

John Buscema la gran mayoría de comics y creó la imagen definitiva del Cimmerio. Sus páginas son un ejemplo maravilloso de narrativa, expresividad y sentido de la aventura. Sus páginas más de 40 años después siguen teniendo una fuerza que no se encuentra en muchos comics actuales que pueden tener toda la técnica del mundo pero no tienen el corazón que se siente en estos comics. Me encanta Buscema, y estas páginas son historia del comic. Sin embargo también debo reconocer que con entintados de Tom Palmer o Ernie Chan sus lápices lucían mejor, y hay algún número suelto con entintadores fill-in que no son tan chulos.

En el lado artístico, me ha flipado descubrir a un joven Howard Chaykin dibujando 5 números de Conan, del 79 al 83. Chaykin dibujó estos comics después de su trabajo en los comics de Star Wars pero antes de convertirse en uno de los grandes autores americanos de los años 80 con obras como American Flagg!, The Shadow o Black Kiss. En todo caso, debo decir que Chaykin solo realizó bocetos para que fueran finalizados con entintado de Ernie Chan para que los lectores no notaran (o lo menos posible) que Buscema no pudo realizar estos números. De hecho, dado que Buscema se ausentó, Thomas decidió parar la línea argumental de Conan y Bêlit y contar otras historia que podrías ser consideradas de relleno. De esta forma, la labor de Chaykin queda señalada más a modo de curiosidad que de otra cosa.

También me ha gustado el número 64, dibujado por Jim Starlin con entintado de Al Milgrom, que en este caso si muestra el estilo de dibujo y las figuras típicas de Starlin. Un comic que en todo caso era una reedición en color de una historia que fue publicada originalmente en Savage Tales número 5, lo que sirve para recordar la complejidad que existía en los años 70 y cómo a veces retrasos inesperados obligaban a Marvel a tomar medidas cuestionables como pasó en este comic, con tal de que hubiera un Conan en las estanterías todos los meses.

Si tengo que ponerle un pero a este volumen, sería precisamente a la portada elegida para esta edición realizada por Gil Kane. De hecho, esto es algo que ya le pasó al segundo volumen, cuya portada era extremadamente fea. Se que Kane es uno de los grandes nombres del comic americano de los 70, pero su estilo tiene algo con lo que nunca conecté. De hecho, revisando la relación de portadas originales, prefiero prácticamente todas las de Buscema antes que esta que finalmente fue elegida, aparte del hecho que una portada con Conan y Bêlit, por ejemplo las de los numeros 58 o 59, hubieran sido más representativa de las historias que se incluían en este volumen.

Este Ómnibus se completa con unos jugosísimos extras como textos adicionales de Thomas, imágenes promocionales, portadas y lápices originales de Buscema que resultan super interesantes y que convierten este tomo en una compra obligada para todos los fans de Conan.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Y tu, ¿eres fan de Conan? ¡Espero tus comentarios!!! Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Leyendo Marvel Omnibus Conan el Bárbaro: La Etapa Marvel Original 2

El segundo Omnibus de Conan el Bárbaro con la etapa original de Marvel Comics publicado por panini me ha ofrecido una saludable ración de clásicos del célebre personaje creado por Robert E. Howard.

PUNTUACIÓN: 7/10

¡El segundo tomo de la edición oficial de uno de los grandes clásicos de Marvel! Conan es ahora mercenario para el reino en guerra de Turán. El enemigo hablará de su legendaria habilidad en la batalla, si alguno de ellos vive para contarlo, pero la intriga del palacio puede resultar peligrosa. Después de todo, nunca es prudente acostarse con la mujer de un mago.

Este segundo volumen recopila los números Conan The Barbarian 27-51, Annual 1, Giant-Size Conan 1-4 y material de Savage Sword of Conan 1, 8 y 10 USA, publicados originalmente entre 1973 y 1976, y cuenta con autores míticos como Roy Thomas, John Buscema, Gil Kane, Rich Buckler y Neal Adams entre otros.

La compra el año pasado del primer Omnibus del Conan el Bárbaro me dió horas de disfrute con comics que hoy en día son clásicos absolutos. Fruto de este disfrute me animé a publicar dos largos artículos con mi lectura del volumen (aquí dejo los links primer y al segundo posts).

Entrando en materia, lo primero que merece la pena destacar es que el Conan the Barbarian número 27 que abre este volumen es el primer comic que John Buscema dibujó del personaje, aunque por motivos editoriales tuvo que dibujar también los números 25 y 26 con el final de la Guerra del Turam, que acabaron publicándose antes. Buscema, junto al entintador Ernie Chua, para mi fue el creador de la imagen definitiva de Conan, y en estas páginas vemos como comenzó la leyenda.

Para mi es una pasada disfrutar de unos comics publicados antes de que yo naciera (1973) que visualmente conservan toda la fuerza y que siguen plenamente vigentes. John Buscema era un maestro en narrativa y estos comics se pueden leer, entender y disfrutar sin problemas sin necesidad de leer los textos de Roy Thomas. Como amante del arte de Buscema, el precio de este Omnibus queda plenamente amortizado desde la primera lectura.

Sin embargo, debo reconocer que la lectura en si de este segundo volumen se me ha hecho algo durilla, los textos de Thomas sí han envejecido bastante (y no precisamente bien), mostrando un exceso de textos explicativos de apoyo y una prosa un poco trasnochada.

En el primer volumen resultaba una pasada leer un montón de historias que son historia viva del mundo del comic, además de disfrutar de la increíble evolución artística de Barry Windsord-Smith número a número. En este segundo volumen hay también algunos comics superchulos, que comentaré a continuación, y diría incluso que artísticamente Buscema es mucho más consistente, pero se ve claramente que los 25 números que incluyen este tomo repiten el mismo esquema una y otra vez: Conan llega a un lugar y solo o en compañía de otros tiene que enfrentarse a un monstruo y salvar a una doncella, para acabar abandonando dicha ubicación en busca de nuevas aventuras.

De hecho, comprobando la relación de portadas de los comics incluidos en este volumen, cuya imagen incluí antes, vemos también que existe una similitud evidente en todas ellas, al mostrar a Conan luchando con un monstruo mientras una bella doncella yace contemplando la escena.

En lo que si se ve una mayor ambición narrativa es a la hora de contar historias más largas que no sean comic autoconclusivos. La guerra del Tarim contada en los últimos números del primer Ómnibus fue la primera página historia larga de Conan, y en este segundo volumen tenemos más arcos que se alargan más de un sólo número.

Tras unos números iniciales en los que Conan va por libre, al final del número 29 veremos que obligado por las circunstancias, Conan volverá a alistarse en un ejército, en este caso el de Turam, y vivirá varias aventuras en el campo de batalla y en palacio hasta el número 38 en que lo abandona.

Dentro de estas aventuras, encontramos un número dibujado por Neal Adams, “La maldición de la Calavera dorada” publicado en abril de 1974, que dibuja a un Conan más estilizado en contraste comparado con el poderoso Conan de Buscema y que también me gusta mucho.

Uno de mis comics favoritos de este volumen es el nº41, “El jardín de la vida y la muerte” de agosto de 1941, una historia autonclusiva con similitudes con la mítica La invasión de los ultracuerpos, cuya conclusión consiguió trasmitirme mal rollo a pesar de los años desde su publicación.

Otro de los hechos destacados de este volumen es que podemos ver la compleja publicación de Conan durante estos años iniciales, que visto ahora fue una completa locura. Por ejemplo, en el primer número de la mítica revista La Espada Salvaje de Conan de agosto de 1974 asistimos a una nueva reunión de Conan con Red Sonja en la que vemos a la guerrera con su icónico y poco práctico bikini de cota de malla. Esta aventura en blanco y negro continúa en los Conan 43 y 44, publicados en color.

Esta fue una de las primeras aventuras con un continuará real en esta serie, dado que hasta ahora, incluso en las historias más largas, todos los comics de Conan mantenían la tradición de ofrecer una lectura completa autocontenida que pudiera leerse sin conocimiento previo y con sensación de conclusión, debido a que la distribución en esos años era bastante complicada.

Tras esta aventura con red Sonja, los números 46 al 51 sirven para hacer una adaptación libre de la novela “Kothar and the Conjurer´s Curse” de Gardner F. Fox, que serían los últimos números de Conan the Barbarian de este segundo Omnibus y llegarían hasta junio de 1975.

Sin embargo, este volumen tiene una última guinda, ya que publica además una de las obras de las que Thomas afirma estar más orgulloso, la adaptación de la novela de Robert E. Howard “La hora del dragón”, que es la única que publicó contando una aventura del Rey Conan, una vez se había alzado con el trono de Aquilonia.

Para dibujar esta historia, Roy Thomas consiguió convencer a Gil Kane para que la dibujara, de forma que volvía a colaborar con uno de los artistas con más solera de Marvel por el que Thomas mostraba una especial predilección, y a la vez no saturaba a Buscema con más trabajo del que ya tenía. Personalmente, nunca conecté con los lápices de Kane, se me hace difícil disfrutar sus comics, aunque le reconozco su importancia dentro de la historia de Marvel y del comic americano en general.

La publicación de esta adaptación fue también compleja y loquísima. Titulada “Conan El Conquistador”, esta historia empezó a publicarse en Giant-Size Conan, una nueva serie a color que Marvel publicaba de forma trimestral. Tras cuatro números publicados entre septiembre de 1974 y junio de 1975, la editorial decidió cancelar este título, trasladando la finalización de esta historia a La Espada Salvaje de Conan… ¡en blanco y negro! Lo dicho, una locura.

Y para empeorar las cosas, tras dibujar Kane la quinta parte en La Espada Salvaje de Conan 8 publicado en octubre de 1975, por motivos que Thomas no aclara, Kane decidió abandonar la historia, teniendo que ser el propio Buscema el que tuvo que dibujar las últimas 60 páginas, que fueron publicadas en el número 10 de La Espada Salvaje de Conan en febrero de 1976.

En total, la adaptación de La hora del dragón tuvo un total de 180 páginas, publicadas a lo largo de 18 meses, algo inusual para la Marvel de la época.

Como el primer volumen, este Omnibus está repleto de extras que hicieron que su lectura fuera un placer. Desde lápices originales de Buscema, imágenes publicitarias inéditas o ejemplos de guión, además de los interesantísimos textos de Thomas en los que nos cuenta el proceso creativo detrás de la creación de estos comics. Este volumen justifica sin duda su precio de portada.

Aunque en parte este segundo volumen de Conan El Bárbaro muestra elementos que no han envejecido demasiado bien, he disfrutado mucho la lectura de este tomo y tengo claro que compraré seguro el tercer volumen. Sobre todo teniendo en cuenta que marca el inicio de una de las sagas que más ganas tengo de leer, la saga de Belit, la reina pirata de la Costa Negra y uno de los principales amores del Cimmerio.

Pero esa… es otra historia.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Conan el Bárbaro Omnibus 1 – La etapa Marvel original (2ª parte)

Tras unos días de descanso, hoy retomo mi lectura del primer Omnibus de la etapa original de Conan el Bárbaro publicada por Marvel Comics entre 1970 y 1974.

Este post recopila el largo hijo de Twitter con mis impresiones de cada número a medida que los leía, y que disfruté mucho haciendo durante varios días. Puedes leer aquí mis impresiones de la primera mitad de tomo.

Conan 13 de Roy Thomas y Barry Windsor-Smith, publicado en enero de 1972, traslada a Conan al desierto de Ophir. Tras sufrir una emboscada y ser abandonado a su suerte, será encontrado por un pastor cuya hija fue secuestrada por un oscuro culto.

El rescate de la joven hará que Conan tenga que luchar en un coliseo contra OMM , una araña gigante considerada un Dios. Esta batalla es una de las más icónicas y la recuerdo desde siempre. A estas alturas, el dibujo de Barry Windsor-Smith ofrece unos niveles altísimos de calidad, controlando perfectamente la anatomía de Conan y su expresividad corporal.

Para este número, Thomas se inspiró en una historia de John Jakes escrita para «Brak the Barbarian» copia del personaje creado por Robert E. Howard. Los extras de este tomo incluyen la sinopsis escrita por Jakes, y la portada original vetada por Stan Lee, con araña incluida.

Conan 14 de marzo del 72 es el inicio de una historia de dos partes junto a Elric de Melniboné, personaje creado por Michael Moorcock. De hecho, Thomas adapta una historia suya adaptada al personaje de Conan, que cede protagonismo durante este número y el siguiente. Para esta historia, Thomas recupera a dos personajes, el mago Zukala y su hija Zephra, que aparecieron como enemigos en el quinto número.

El albino Elric y Conan luchan al encontrarse antes de descubrir que deben dejar sus diferencias atrás para enfrentarse a un enemigo mayor que amenaza sus dos mundos. Un argumento típico de cualquier cómic Marvel adaptado al mundo de Conan.

Conan 15 de mayo del 72 fue la primera despedida de Windsor-Smith como dibujante, aunque volvió tan solo unos meses más tarde. Este número cierra la primera aparición de Elric en un comic Marvel con un final inesperado.

A pesar de la fuerza de Conan y Elric, la victoria solo llega al sacrificarse Zephra, que se convierte en el arma de los dioses y usa energías demasiado poderosas para meros mortales.

Tras la victoria, Elric vuelve a Melniboné en una bella e icónica splash-page de Windsor-Smith, que parece querer despedirse en todo los alto, y con un texto de Thomas que deja a entrever toda la profundidad del personaje de Elric, y un drama que le acerca a los superhéroes de la Marvel que estaban plagados de problemas.

Para dar tiempo al nuevo dibujante Gil Kane, para el número 16 de julio del 72, Roy Thomas y Marvel optaron por reeditar «La hija del gigante de escarcha» adaptación de una historia de Howard que ya se había publicado en blanco y negro en la revista Savage Tales 1 en mayo del 71.

Esta es otra de las historias más conocidas de Conan, y cuenta con un espectacular dibujo de Windsor-Smith. Al publicarse inicialmente en una revista para adultos, tuvieron que adaptar muchas viñetas para adaptarlas al Comic-Code.

En este tomo podemos disfrutar de ambas versiones, así como una detallada explicación de los diferentes elementos que tuvieron que cambiar en la versión en color para todos los públicos.

Estas cuatro primeras historias de Conan son super icónicas y me ha encantado poder volver a leerlas en su formato original. Si no me equivoco, estos comics los compré en el formato de Poker de Ases de Bruguera, de tamaño reducido y en los que muchas veces cambiaban páginas o incluso las eliminaban. ¡Menuda diferencia leerlas en su formato original!

Y sigo flipando con unos comics de Conan creados antes de que yo naciera que son super leibles. Reconozco que los textos de Thomas son un poco floridos y que alguna viñeta de Windsor-Smith es un poco rara, pero son comics muy chulos e icónicos con unos extras extensísimos.

Conan 17 de agosto de 1972 es el primero de dos números dibujados por Gil Kane. A bordo de una galera Turania, Conan vuelve a encontrarse a Fafnir de Vanaheim. Tras una accidentada expedición, acaban en la isla perdida de Bal-Sagoth.

Conan 18 de septiembre de 1972 concluye esta historia, que adapta un relato de Robert E. Howard. Tras ayudar a la princesa Aala a recuperar su trono, descubrirán que la isla está repleta de sorpresas mortales.

Nunca me gustó el estilo de Gil Kane, y su decisión de dejar la serie tras 2 números fue una suerte. Aparentemente, la tarifa por página de Conan hacía que no le saliera a cuenta seguir en la serie, al perder dinero respecto a los comics de super héroes «normales» de Marvel.

Para el retorno de Barry Windsor-Smith para el Conan 19 de octubre de 1972 Roy Thomas inició la primera gran saga de la serie, La Guerra del Tarim, en el que el reino de Turán sitia la ciudad vecina de Makkalet para recuperar a su Dios que ha sido secuestrado por estos.

Es genial volver a ver a Windsor-Smith dibujando, sin embargo en este número tuvieron que colorear varias páginas directamente del lápiz, lo que provocaron que sean más borrosas y que no mantienen el mismo nivel de calidad de números anteriores.

En Conan 20 de noviembre de 1972, Fafnir ha sido herido tras una primera incursión fallida. Una segunda incursión hará que Conan conozca a la princesa Melissandra y al oscuro mago Kharam Akkad que domina la ciudad de Makkalet.

Tras escapar con vida, Conan descubre la crueldad de los Turanios al volver  a sus barcos, ya que han sacrificado a todos los heridos para no tener que gastar tiempo y recursos en curarles, incluyendo a Fafnir. Esto hace que Conan decida desertar de este malvado ejército. Es interesante cómo Windsor-Smith deja espacios en blanco en las dos últimas páginas para que Thomas pueda completar las páginas con texto de prosa.

El Conan 21 de 1972 es un número de transición. Tras desertar de las tropas de Turán, Conan llega a Makkalet, donde emprenderá un viaje para solicitar ayuda al padre de la reina Melissandra.

Sin embargo, a espaldas de la Reina, el malvado brujo Kharam Akkad quiere utilizarlo como sacrificio para un dios oscuro, lo que nos lleva a otra batalla de Conan contra un monstruo terrorífico.

Llegamos al número 22. Roy Thomas quería presentar a Red Sonja, que a la postre se convertirá en uno de los principales personajes femeninos del mundo de Conan. Indagando en las diferentes historias en prosa, encontró la inspiración perfecta para el personaje, pero en seguida vieron que no llegaban a los plazos de entrega. En la página de correo de la época incluso pusieron la excusa que el correo había perdido varias páginas, dado que Windsor-Smith seguía residiendo en Inglaterra.

Por eso, a última hora decidieron volver a publicar el Conan 1 en este número de diciembre de 1972. Sin embargo, la portada anunciando a El Buitre, el siguiente villano, ya estaba hecha y no se podía cambiar, por lo que el contenido final de ese comic no tuvo nada que ver con lo mostrado en la portada.

Si esto llega a pasar hoy en día, no me quiero ni imaginar, los fans hubieran ido a Marvel a quemar las oficinas como mínimo.  Esto resalta la dificultad de publicar los cómics de la época y el por qué los autores tendían a vivir en Nueva York donde estaban las oficinas de las editoriales.

Llegamos al Conan 23 de Febrero de 1973. Al haber usado la portada original de Barry Windsor-Smith en el número anterior, tuvieron que pedirle a Gil Kane que hiciera una nueva portada a toda prisa. Y nadie sabe por qué, pero Red Sonja el personaje más recordado de esta historia, ¡acabó no saliendo en ninguna de las dos portadas!!

En este número, Conan se encuentra con la pelirroja guerrera tras entregar la petición de ayuda de Makkalet a sus aliados. Ayuda que finalmente no llegará.

Thomas tenía claro que Sonja tenía que ser pelirroja, al ya conocer que los dos grandes amores de Conan, Belit y Valeria, eran morena y rubia respectivamente. Esto, así como su característica cota de malla plateada quedan establecidos desde la primera viñeta en que aparece, mostrando una imagen más recatada que la que tendrá en posteriores versiones.

Gracias a Sonja, la amenaza del Buitre que fue anticipada en las portadas de dos números consecutivos es despachada con facilidad. Pero aunque estos son victorias puntuales, la guerra parece irremediablemente decantada para el bando de Turán.

Conan 24 de marzo de 1973 con la conclusión de la historia de Red Sonja fue el último número de Windsor-Smith en Conan. Para la despedida, se encargó del lápiz, la tinta y el color, en el que es su mejor número en la serie.

En él, Sonja convence a Conan para que la ayude a desvalijar un templo en Makkalet, en una historia que deja de lado la guerra que está sucediendo a su alrededor.

Al final, Sonja abandona a Conan y se lleva todo el botín, un final que ya indicaba que Marvel y Thomas sabían del potencial del personaje para protagonizar nuevas historias, que protagonizó en solitario a partir de 1975.

Es buen momento para comentar que Conan en estas primeras historias es un pardillo del que varias mujeres se aprovechan repetidamente, nada que ver con el triunfador mujeriego que veremos más adelante en la versión de John Buscema.

En todo caso, la despedida de Windsor-Smith es un número super icónico que se sigue leyendo super bien, incluso con ojos de 2019, y que no parece que fuera publicado hace 46 años.

Conan 25 de abril de 1973 es el primer número dibujado por John Buscema, que creó la versión definitiva del Cimmerio. Este número contó con tintas de su hermano Sal color de Marie Severin.

Mientras el asedio de Makkalet entra en su fase final, Conan tendrá el enfrentamiento definitivo con el brujo Kharam-Akkad, que ha controlado la ciudad desde las sombras.

En contraste con Windsor-Smith que fue creciendo como artista página a pagina, mes a mes, en Conan, John Buscema es ya uno de los principales dibujantes del medio, y lo demuestra desde el minuto uno.

Conan 26 de mayo de 1973 cuenta ya con tintas de Ernie Chan, que formará con Buscema uno de los equipos más longevos y exitosos del mundo del cómic.

Cuando los ejércitos de Turán invaden la ciudad, lo único que le queda a Conan es salvar a la princesa Melissandra de la muerte.

La historia de Thomas era muy interesante, mostrando como los grandes reinos provocan guerras con la excusa de la religión que realmente buscaban destruir a sus enemigos.

Esta historia es un buen final de volumen, que cuenta además con más de 100 páginas de extras, incluyendo páginas a lápiz, guiones originales o imágenes promocionales de la época.

La edición incluye los cambios que tuvieron que realizar debido al Cómic Code, y un montón de imágenes e información super interesante.

Como conclusión a este largo hilo, debo decir que he disfrutado muchísimo este primer Omnibus publicado por Panini de la etapa original de Marvel Comics. La edición es bestial y justifica más que de sobra el precio de portada.

Conan es un gran personaje, y con el relanzamiento de Marvel unido con la recuperación de los cómics originales, creo que los fans del personaje vamos a disfrutar de unos años geniales.

Por Crom!!

 

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

Conan el Bárbaro Omnibus 1 – La etapa Marvel original (1ª parte)

Comprar el primer Omnibus que Panini ha publicado de Conan el Barbaro con la etapa original de Marvel ha sido un sueño hecho realidad. Tenía muchas ganas de tener estas historias en un formato de calidad, y me alegra poder decir que este tomo me ha parecido una gran compra.

PUNTUACIÓN: CLÁSICO/10

¡Conan vuelve a La Casa de las Ideas con su primer Omnibus! Roy Thomas y Barry Smith llevaron la icónica creación de Robert E. Howard al mundo del cómic. Es un honor para Marvel presentar cada episodio, cada portada, cada sección editorial en una edición restaurada y fiel al original hasta el más mínimo detalle, que recoge la etapa inicial del Cimmerio y se completa con multitud de reveladores extras que no encontrarás en ningún otro lugar.

Este tomo de 776 páginas recopila Conan The Barbarian 1-26, Chamber Of Darkness 4 y Savage Tales 1 y 4 USA, publicados entre 1970 y 1974. y cuenta con un montón de jugosísimos artículos, portadas y páginas originales, guiones y anuncios de la serie original. En resumen, Panini ha lanzado una edición espectacular que no podía dejar pasar.

Le tenía muchas ganas a estos primeros números de Conan de Marvel. Cuando empecé a comprar tebeos, me lancé a los superhéroes de Forum y Zinco, y Conan se me quedó en el tintero. Conocía al personaje gracias a los Poker de Ases de Bruguera, entre otros comics, que era una edición de bolsillo lamentable que recortaba páginas y viñetas respecto a la edición americana. A pesar de esto, los lectores disfrutábamos mucho estos comics que se publicaron con un precio muy bueno y eran la única opción de disfrutar estas historias.

Cuando Forum empezó a publicar la serie no la compré, y como unos primos de Madrid sí los tenían los leía en Navidades cuando iba a visitarles. Luego, al ir creciendo empecé con La Espada Salvaje de Conan, cuyo formato magazine lo hacía parecer más adulto (a ojos de mi yo adolescente). Y por unas cosas o por otras, estos cómics clásicos siempre se me escaparon.

Años más tarde, cuando Dark Horse consiguió los derechos, Kurt Busiek hizo una etapón con el personaje y sació mi sed por el Cimmerio, por lo que seguía sin necesidad de comprar estos cómics, además de no encontrar una edición que me llamara la atención. El anuncio el año pasado de que Marvel volvía a tener los derechos de Conan hizo que recordara lo gran personaje que es y que me faltaban estos cómics imprescindibles, que he leído en varias ocasiones pero nunca compré.

Tras leer la división de opiniones con la versión de Planeta, Panini anunció este Omnibus con los colores originales restaurados por Marvel y una enorme cantidad de extras bestiales que hicieron que no pudiera dejarlo escapar.

Hoy voy a probar un cambio respecto a las entrada de comics normales. En lugar de hacer una valoración de esta obra, voy a compartir mis impresiones a medida que fui leyendo este tomo, algo que ya reflejé en dos hilos en mi cuenta de Twitter.

Debido a la extensión de este artículo, he optado por dividirlo en dos partes, la primera que engloba los números 1 al 12, más la primera colaboración de Roy Thomas y Barry Windsor-Smith en Chamber of Darkness, y una segunda parte con mis impresiones de los números 13 a 26.

Lo primero a destacar es la introducción. Probablemente sea exagerado decir que ya el prólogo de Roy Thomas en el que explica  como Marvel consiguió los derechos del icónico personaje creado por Robert E. Howard unido al making-of de los números que componen este tomo, hace que valga la pena el precio de este tomo. Pero la verdad es que ¡algunos detalles son oro puro!!!

Ha sido alucinante conocer detalles como que la Marvel de Martin Goodman era una tacaña y Thomas  tuvo que ofrecer más dinero del que tenía autorizado para conseguir los derechos. Dinero que él contaba con descontarse de su propio sueldo. Y que si fichó a Windsor-Smith fue porque precisamente no podían pagar la tarifa habitual de John Buscema o Gil Kane, unas de las más elevadas debido a su antigüedad y experiencia. Y que cuando Buscema sustituyó a Windsor-Smith y Stan Lee pregunto «¿Qué pasará con Conan?», Thomas respondió «ganaremos menos premios, pero venderemos más.» Y tuvo razón.

Llevo más de una hora de lectura, me lo estoy pasando genial… y ¡aún no empecé con los cómics!!!

La primera colaboración de Thomas y Windsor-Smith en el género de la espada y brujería fue una historia de Starr el Asesino, publicada seis meses antes que Conan en la serie Chamber of Darkness en abril de 1970.

Aunque el dibujo de Windsor-Smith es super primerizo, el argumento de un personaje que viaja al presente para matar a su escritor antes de que le mate en su última historia me ha parecido bestial. ¿Leería este cómic Grant Morrison de niño? Buen arranque de tomo.

Conan el bárbaro 1 se publicó en Octubre de 1970. ¡Hace casi 50 años! Los 6 meses de diferencia entre este cómic y el de Starr le vienen de maravilla a Windsor-Smith, que muestra una mejora muy importante, aunque sigue siendo primerizo.

En este número se nota la influencia de Jack Kirby en la composición de muchas viñetas. Y Thomas aprovecha para contar multitud de elementos históricos, como el nacimiento de Conan en un campo de batalla o que llegará a ser rey. ¡Estamos ante historia viva del comic!

Como extra, la página final del comic incluye un texto de Thomas explicando el mundo de Robert E. Howard, y el primer mapa de la Edad Hyborea.

Conan 2 es de Diciembre de 1970, con tan solo dos meses de diferencia. Resulta asombroso ver la mejora tan bestial de Windsor-Smith de un número a otro, aunque entiendo que el entintado de Sal Buscema, uno de los grandes nombres de la Marvel de los 70 y 80 y que siempre quedó eclipsado por su hermano John, también ayuda en este resultado final tan chulo.

En este número, Conan es hecho prisionero por una raza de hombres bestias que vive en unas cuevas subterráneas y esclaviza a los humanos. Cómo era habitual en la época, cada cómic cuenta una historia completa, de momento ambas bastante correctas.

Y como extra, la página de correo incluye cartas entre otros de ¡Harlan Ellison!!, o de Don Thompson, creador años más tarde del Comics Buyers Guide, a los que piden que den sus impresiones sobre el primer número. Un detalle chulísimo.

Conan el Bárbaro 3 de febrero de 1971 es el primer cómic que adapta una historia de Robert E. Howard «The Grey God Passes.» En él, el joven Conan se ve envuelto en una guerra entre los países vecinos de Hyperbórea y Brythunia.

Este número me ha sorprendido por su complejidad, al mostrar en 20 páginas a varios personajes de ambos bandos que ponen en marcha sus propios planes para derrotar al enemigo.

Al final, rodeado de muerte por ambos bandos y mientras ve a las Valkyrias llevarse a los guerreros, Conan descubre que incluso los dioses pueden morir si se quedan sin fieles que les adoren.

En este número, Windsor-Smith alterna página super chulas de gran dinamismo con otras no tan buenas, aunque ya está alcanzando nivel de superestrella. Y de momento, estos 3 cómics repiten el esquema de Conan viviendo aventuras por las tierras que visita.

El gran salto de calidad llega en el cuarto número, publicado en abril de 1971, en el que adaptan el relato «La torre del elefante», para Thomas el mejor cómic de toda su etapa.

La primera ciudad que visita Conan es la traicionera Zamora, donde una conversación de taberna hace que vaya a buscar el tesoro de la Torre del elefante, donde encontrará mucho más de los que nunca imaginó.

El dibujo de Windsor-Smith tiene ya un nivel bestial de dinamismo, dominio anatómico y preciosismo en los detalles y elementos decorativos .

Cuando se piensa en Conan, una de las imágenes más icónicas es la del final de este número, en el que Conan contempla como la torre se convierte en polvo. Sin duda, uno de los grandes cómics del personaje.

En el quinto número de mayo de 1971, tras partir Conan de Zamora, en una aldea cercana conocerá a La hija de Zukala, historia inspirada en un poema de Howard. Zukala es un brujo que exige tributos a la aldea y usa a su hija multiforme para cobrarlos.

Conan es derrotado por la joven, que rehúsa matarle y le deja con vida, a pesar de enfrentarse a la ira de su padre.

Y a pesar de ofrecerse Conan a ayudar al pueblo, conoceremos lo traicioneros que pueden ser los hombres civilizados. El contraste entre el Conan «bárbaro» pero honorable y la civilización egoista va a ser una de las constantes de todas las historias de este tomo.

Tras una lucha contra Zukala y un demonio que ha invocado, Conan consigue vencerle gracias a la ayuda de Zephra, su hija, y consigue el tesoro que buscaba, aunque se quede sin chica.

Thomas comenta que este número se hizo antes que el 3 y 4, pero que cambió el orden para que la narrativa tuviera más sentido. Esto hace que respecto a la Torre del Elefante, el dibujo esté un peldaño por debajo. Y es cierto, ya que lo dibujó varios meses antes y eso se nota.

El sexto número de junio de 1971 lleva a Conan a Shadizar la Perversa. Allí Conan se hará con un tesoro de oro tras arrebatárselo a unos ladrones, y conocerá a la bella Jenna, personaje que volveremos a ver en próximos episodios.

Tras ser secuestrada Jenna por un culto maléfico, Conan irá a rescatarla a su torre, donde descubrirá al oscuro Dios al que adora esta secta. Otro de los momentazos icónicos de esta etapa que recuerdo desde siempre.

Aunque sobreviven, cuando Conan despierta descubre que Jenna se ha marchado con el botín. Otra lección para el joven Conan de lo traicionera que es la sociedad civilizada. Y aunque es un comic muy entretenido, Thomas indica que tuvo menores ventas que el número previo.

El número 7 de julio de 1971 marcó el punto más bajo en las ventas de Conan hasta el punto de que Stan Lee incluso se planteó cerrar la serie. Por suerte, Thomas le hizo cambiar de opinión.

La serie había pasado de bimensual y mensual, y en este número tuvieron problemas de entregas, por lo que Dan Adkins tuvo que ayudar con el entintado de algunas páginas, con resultados inferiores a los de Sal Buscema.

La historia de Thomas para este número es muy similar a la de los anteriores. Conan conoce a una joven que le muestra un tesoro que robar en la ciudad de Numalia, lo que le llevará a luchar contra un monstruo serpiente.

Aunque globalmente este es quizá el número más flojo de los que he leído hasta ahora, nos dejó con una última sorpresa con la presentación de Thoth-Amon, el más temido de los brujos oscuros que gobierna a los hijos de Set.

Sobre la bajada de ventas, Stan Lee pensaba que era debido, en parte, a un incorrecto enfoque de las portadas que mostraban monstruos de forma repetitiva. Curiosamente estos 4 cómics son 4 historias urbanas de corte similar.

¿Tenía razón Stan? Pues nunca lo sabremos con seguridad. Lo que si es un hecho es que las ventas empezaron a remontar en el siguiente número, el octavo, en el que forzó el cambio en la portada para mostrar unos enemigos humanoides. Comic del que hablaré más adelante.

La historia de este octavo número es interesante. Thomas quería adaptar en el noveno número «El jardín del miedo», otro de los relatos de Howard. Para ello, utilizó el argumento de otra historia suya, que adaptó libremente para que le sirviera de enlace entre números.

Tras escapar de Numalia y siendo perseguido por el ejército de la vecina Corinthia, Conan descubrirá una ciudad perdida con tesoros que saquear y un dragón guardián. Este número sirve para presentar a Burgun, soldado convertido en ladrón al que volveremos a ver.

Además, Jenna vuelve a aparecer al final de este episodio y nos acompañará los siguientes tres cómics. Aunque cada número sigue siendo unitario, Thomas busca ampliar la continuidad global de las aventuras de Conan, conectando personajes y localizaciones a la manera Marvel.

El jardín del miedo se publicó en Septiembre de 1971. Conan y Jenna han escapado del último pueblo para encontrar un pueblo de salvajes que les acogerán. Allí un ser alado que domina el valle desde su torre de piedra verde raptará a Jenna.

En este número Windsor-Smith vuelve a lucirse mientras Conan tiene que usar su inteligencia para poder llegar a la Torre y rescatar a Jenna.

De momento, el salto de calidad entre las historia de creación propia de Thomas a cuando adaptan historias de Howard es muy evidente. Y es que Thomas comentaba en el prólogo que no había empezado a leer espada y brujería hasta que Marvel empezó las gestiones para hacerse con Conan, e inicialmente no tenía ni idea de cómo escribir este tipo de historias. He comentado el proceso de aprendizaje de Windsor-Smith, pero esto también le pasó a Thomas con sus guiones.

El número 10 de octubre de 1971 inicia una nueva y corta etapa con más páginas que duró sólo unos pocos números. En este cómics Marvel publicó una historia de complemento de Kull el Conquistador.

Conan y Jenna llegan a Corinthia, otra ciudad peligrosa y traicionera. Allí se encontrarán de nuevo con Burgun, y compartirán robos y aventuras.

La historia continúa directamente en el número 11, cómic de 34 paginas que adapta el relato «Villanos en la casa» de Howard. En la primera parte, Conan debe enfrentarse a la traición de Jenna, que le vende a la guardia de la ciudad.

En la segunda parte, Conan entra en el palacio del Sacerdote Rojo que domina la ciudad. Allí, además del sacerdote, tendrá que enfrentarse a un monstruo con forma de simio. Aunque no es la mejor historia de Conan, es un buen cierre al arco de Jenna.

El numero 12 demuestra que un buen editor lo aprovecha todo. Thomas y Windsor-Smith tuvieron problemas de entregas, por lo que optaron por publicar una historia en habían preparado para Savage Tales, revista en blanco y negro que no llegó a publicarse.

Curiosamente, esta versión en color y adaptada al Comic-Code fue publicada en diciembre de 1971, mientras que el original en blanco y negro no se publicó hasta mayo de 1974 en el número 4 de Savage Tales. Ambos números están incluidos en este tomo, y sin duda me quedo con el blanco y negro.

En este número, Conan llega a la ciudad de Zahmahn, donde la caprichosa reina primero se encapricha de Conan y luego intenta matarle debido a los celos, arrojándole a un foso.

Fruto de estos problemas, Gil Kane es el autor de la portada del cómic, siendo la primera portada no dibujada por Windsor-Smith. Además, Kane dibuja la historia de complemento, que sirve de adelanto de los dos números que dibujará en pocos meses. Y es que Kane siempre quiso dibujar a Conan, pero Marvel no se podía permitir su tarifa.

Ahora que estoy en la mitad de la lectura de este Omnibus de Conan el Bárbaro mis impresiones hasta ahora son muy positivas. Aunque hay que reconocer que algunos cómics tienen feeling «viejuno», mola muchísimo ver la evolución de Windsor-Smith página a página.

Además, en estas 13 primeras historias hay clásicos absolutos como La torre del elefante, La hija de Zukala, Alas diabólicas de Shadizar o El jardín del miedo que aguantan sin duda el paso del paso del tiempo.

Hay que reconocer que los mejores guiones de Thomas son los que adaptan relatos de Robert E. Howard, pero es de agradecer que siendo cómics autoconclusivos, para que cualquier comic ofreciera un buen comienzo para nuevos lectores,  intenta crear una línea temporal clara, además de presentar secundarios como Jenna o Burgun.

Sobre el Omnibus, los extras que trae son bestiales, y el papel y la impresión consigue que recordemos los antiguos tebeos de Forum. Pero debo reconocer que el tomaco es super grande (776 páginas) y hace que la lectura sea un pelín engorrosa. Pero en todo caso, es una buenísima compra.

La semana que viene continuaré con la lectura de la segunda mitad de este tomo y compartiré mis reflexiones finales, que ya os adelanto que van a ser muy muy positivas.

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!