Archivo de la etiqueta: ciencia ficción

Crítica de Todo a la vez en todas partes, de Dan Kwan y Daniel Scheinert

La crítica ha puesto por las nubes Todo a la vez en todas partes, la película de Dan Kwan y Daniel Scheinert con producción de los hermanos Russo y protagonizada por Michelle Yeoh, que realiza una increíble mezcla de géneros y conceptos.

PUNTUACIÓN: 5/10

Cuando una ruptura interdimensional altera la realidad, Evelyn (Michelle Yeoh), una inmigrante china en Estados Unidos, se ve envuelta en una aventura salvaje en la que solo ella puede salvar el mundo. Perdida en los mundos infinitos del multiverso, esta heroína inesperada debe canalizar sus nuevos poderes para luchar contra los extraños y desconcertantes peligros del multiverso mientras el destino del mundo pende de un hilo.

Daniel Kwan y Daniel Scheinert, conocidos como Daniels o the Daniels, son un dúo de directores y guionistas de cine. Kwan y Scheinert se conocieron mientras ambos estudiaban cine en el Emerson College de Boston. Comenzaron su carrera como directores de vídeos musicales, incluido el popular promocional de DJ Snake para el single «Turn Down for What» (2013). En 2016 escribieron y dirigieron la comedia-drama surrealista Swiss Army Man (2016) protagonizada por Paul Dano y Daniel Radcliff. Everything Everywhere All at Once (2022) es su segunda película.

Todo a la vez en todas partes ha sido producida por los hermanos Russo (Vengadores Endgame) y cuenta con una fotografía de Larkin Seiple, montaje de Paul Rogers y música de Son Lux. La película de 140 minutos de duración ha contado con un presupuesto de 25 millones, que están super bien aprovechados en pantalla. La película ha recaudado 60 millones en Estados Unidos, siendo el mayor éxito de taquilla de la productora indy A24.

Uno de los elementos principales de la película es un casting alucinante encabezado por Michelle Yeoh como Evelyn Quan Wang, una insatisfecha y agobiada propietaria de una lavandería que se convertirá en involuntaria salvadora del multiverso. Ke Huy Quan, el mítico Tapón de Indiana Jones y El Templo Maldito (1984) y Data de Los Goonies (1985) interpreta a Waymond Wang, el manso marido de Evelyn. Stephanie Hsu (La maravillosa sra. Maisel) es Joy Wang, la hija de Evelyn y Waymond que discute por todo con su madre y que tiene una novia (Becky Sregor, interpretada por Tallie Medel) que no es aceptada por ella. Completa el reparto el mítico James Hong (actor en más de 600 películas desde los años 50 hasta ahora) es Gong Gong , el exigente padre de Evelyn, Jamie Lee Curtis hace de Deirdre Beaubeirdre, una dura inspectora de Hacienda que amenaza con cerrar el negocio de Evelyn.

Entrando a valorar la película, lo primero a destacar es el reparto, empezando por una Michelle Yeoh estupenda que lleva el peso dramático de la película y que demuestra una interesante rango interpretativo durante el larguísimo metraje. Otra gran alegría es reencontrarme con Ke Huy Quan haciendo de su marido, que me devuelve a unos años 80 en los que fue un icono. De hecho, cuando me enteré que Huy Quan abandonó hace 20 años la profesión al no encontrar papeles para él me he quedado bastante chafado. Otro puntazo es contar con el también mítico James Hong (al que entre otras muchas le recuerdo por Golpe en la pequeña China de Carpenter) y con Jamie Lee Curtis, ambos en roles secundarios.

Para tener un presupuesto de 25 millones, la película muestra una tremenda imaginación a la hora de presentar los universos alternativos, con unos efectos especiales resultones que sin contar a Doctor Strange de Sam Raimi no se parecen a nada que haya visto en bastante tiempo. Hay escenas visualmente arrolladoras en varios momentos que confirman que la mayoría de los casos no es una cuestión de presupuesto, sino de calidad e imaginación. Y al menos de lo segundo hay mucha durante el metraje.

Aunque la película no va de eso, hay un par de coreografía de artes marciales estupendas, sobre todo la primera protagonizada por Ke Huy Quan pero también hay otra de Michelle Yeoh que está muy muy guay. Lo malo es que están situadas en la primera mitad y te dejan con ganas de una acción que nunca llega a suceder en el climax final, dado que como digo la película no es una cinta de acción, a pesar de lo que la promoción de la película sugería.

La película realiza también varios homenajes nada sutiles a diferentes géneros y autores de cine asiático que hará las delicias a los cinéfilos de gustos refinados. De hecho, hubieron tantos momentos que me recordaban a otras películas que llegué a perder la cuenta. Cuando termine de escribir estar líneas, creo que iré a buscar artículos sobre ello porque hay homenajes para parar un tren.

Tengo que reconocer que NO llegué a ver la película con el estado mental adecuado. Tuve varios líos en el trabajo, salí corriendo para recoger a mi mujer y mi hijo a Castellón (mi mujer tiene el coche en el taller), hicimos varios encargos, cenamos corriendo y me fui pitando al cine sin llegar a sentarme en casa ni 5 minutos. Llegué agotado al cine, lo que explica en parte que no disfrutara ni conectara con la película.

Ampliando este problema, me equivoqué al elegir la V.O. para verla, dado que una parte importante de la película están hablando en chino y cuando lo hacían en inglés era con un fuertísimo acento. Esto me obligó a tener que leer los subtítulos el 99% del tiempo, algo que no me suele suceder cuando voy a la V.O. Al juntarse el cansancio, los subtítulos, la exageradísima duración de 140 minutos y unas explosiones visuales que hacían super incómodo leer los subtítulos y ver lo que estaba pasando en pantalla, todo ello junto provocó que la experiencia fuera peor de lo normal.

El caso es que abracé sin problemas las locuras y el sentido del humor absurdo de la película, sobre todo referido a algunas de las realidades alternativas que conocerá Evelyn, a lo que había que añadir un elemento bastante inesperado referido al drama que vive la familia de Evelyn. Sin embargo, a medida que avanzaba la película su historia me fue echando minuto a minuto, porque realmente no se corresponde el drama existencial que realmente presenta la película y el mensaje de intentar ser feliz a pesar que la vida sea una mierda, seamos pobres y sepamos que nuestros sueños no se van a cumplir, con las mamarrachadas que los Daniels plantean en el guion precisamente a costa de las realidades alternativas que comentaba antes, o la forma en que los personajes conectan con sus vivencias en esas realidades.

La sensación de estar viendo una «paja mental» de tamaño descomunal fue algo que se me pasó por la cabeza en varias ocasiones, dado que Todo a la vez en todas partes es realmente un drama existencial muy hardcore oculto bajo una envoltura de acción, humor y ciencia ficción que añadía nun tono que no se correspondía con la historia que nos estaban contando.

Otro problema de la película es que tiene una duración de 140 que es ridículamente larga y provocó que el visionado fuera un suplicio. En serio, hacía tiempo que no me movía tanto en el asiento de un cine, es que ya no sabía ni como ponerme, lo que indica también que no estuve a gusto con lo que me estaban contando. Nos quejamos de la exagerada duración del cine mainstream actual, pero esta película no le va a la zaga, siendo la experiencia mucho peor. Como digo, el primer y segundos actos los acepté bastante bien y hasta ese momento la película no me desagradaba. Sin embargo, el tercer acto se me hizo eterno.

Hay otros elemento menores como que dentro que globalmente veo que el presupuesto está super bien aprovechado, me pareció también un bajón comprobar que el 95% del metraje está rodado dentro de la misma oficina de Hacienda o de la lavandería de Evelyn , lo cual me rompe con la idea de una película super loca que nos iba a llevar de viaje por el multiverso.

Tampoco conecté con el humor absurdo de los Daniels, aunque el caso es que en su día me gustó bastante su opera prima Swiss Army Man, donde creo que sí combinaron con acierto la comedia y el drama. Pero las realidades alternativas de los dedos convertidos en frankfurts o el plagio a Rataouille cambiando la rata por un mapache, me parecieron penosos. Y no en plan «broma sin gracia», sino que son unas subtramas que no funcionan y que lo único que hacen es alargar una película ya de por si demasiado larga.

Estoy acabando de escribir mis impresiones de la película y reconozco que todavía no tengo claro si el mensaje de intentar ser feliz a pesar que nuestra vida sea una mierda, seamos pobres y sepamos que nuestros sueños no se van a cumplir es una genialidad que toca una cuestión social importante hoy en día de forma positiva, dado el empobrecimiento constante de la clase media en USA y Europa, o una gafapastada bestial de unos niños ricos que le cuentan a la plebe que no nos quejemos tanto porque a pesar de todo siempre se puede sacar algo positivo. Quiero quedarme con el lado positivo y que a pesar del nihilismo de muchos momentos, los protagonistas eligen intentar ser felices a pesar de todo, pero no me atrevería a decir que la segunda interpretación esté equivocada.

Me gusta probar cosas nuevas que me saquen de mi zona de confort. Y en el caso de Todo a la vez en todas partes realmente no llegué con ningún hype o expectativa previa, a pesar de haber leído en twitter a mucha gente muy contenta de la película, sumado una aclamación total de la crítica especializada. Sin embargo, por un motivo o por otro, se me hizo imposible conectar con esta propuesta. Y entiendo que es una película muy particular en la que tienes que entrar en el rollo para disfrutarla. Diría que yo lo hice durante la primera hora, pero me perdieron durante la segunda mitad.

Comparto el trailer de la película:

Me ha sido imposible conectar con Todo a la vez en todas partes, y me sabe mal porque tenía ganas de ser entretenido y sorprendido que no ha conseguido lo primero y si lo segundo, pero en negativo.

PUNTUACIÓN: 5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Shock 1 de Richard Matheson

Otra de mis compras en Barcelona fue el primer volumen de historias cortas de Richard Matheson, Shock 1: Cuentos de horror. Y me he encontrado una estupenda lectura que no puedo más que recomendar a todo el mundo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

«Me encendió la imaginación. Matheson mostró el camino.»

Stephen King

Shock 1 es una colección de historias cortas de Richard Matheson, entre las que encontramos Los hijos de Noah, Lemmings, La fuente generosa, Conferencia telefónica, Mantage, Digno de mención, El hombre de los festivos, La danza de los muertos, Legión de conspiradores, Al borde, El abominable avance del terror, La nave de la muerte y El repartidor.

Richard Matheson (New Jersey, 1926) en un famoso escritor de ciencia ficción y terror, que trabajó además de guionista para cine y televisión. Matheson se inició en la literatura publicando sus cuentos en el periódico Brooklyn Eagle. Ya en California, comenzó a escribir relatos de fantasía, terror y ciencia ficción, publicados desde 1950 por la revista The Magazine of Fantasy and Science Fiction. Su primer cuento publicado Nacido de Hombre y Mujer lo hizo inmediatamente famoso. En 1954 apareció su ya clásica novela Soy leyenda, una original historia en la que el mundo sufre una pandemia de vampirismo y un solo hombre debe enfrentarse a ella.

En 1957 adaptó para el cine su novela El hombre menguante, de lo que resultó una película de culto, The Incredible Shrinking Man. Otros guiones para cine son, El cuervo (1963) y Twilight Zone: The Movie (1983). Para televisión trabajó en guiones de capítulos de La dimensión desconocida que adaptaban sus cuentos. También en la película para televisión El diablo sobre ruedas de Steven Spielberg que adaptaba su cuento Duelo.

Reconozco que no soy muy lector de historias cortas. Aunque su duración resulta perfecta para poder ocupar los momentos sueltos, me cuesta tanto encontrar el momento para concentrarme en la lectura de libros que siempre que lo hago prefiero centrarme en novela larga. Dicho esto, Shocks 1 me ha dado un buen puñado de historias escritas por uno de los grandes nombres de la ciencia-ficción americana, Richard Matheson, que he disfrutado mucho. Matheson escribió estas historias alrededor de 1961, fecha en que están registradas según veo en la ficha técnica del libro, y me chifla comprobar que resultan super leíbles hoy en día y no han envejecido nada, lo cual encuentro que es la gran virtud del libro.

Aunque Gigamesh presenta esta antología como «cuentos de horror», la verdad es que en muchos momentos Matheson mezcla elementos de ciencia-ficción en sus historias, lo que hace que sean geniales y conecten totalmente con mi sensibilidad. En este sentido, es curioso que hay una idea recurrente en muchas de estas historias, y es ver a personas normales haciendo cosas cotidianas de su día a día que de repente van a sufrir un giro inesperado que romperá nuestras ideas preconcebidas sobre el mundo «normal». Además, como buen historia corta, la narración también se plantea para crear el shock en las últimas líneas que nos dejen con el mejor sabor de boca al haber visto cómo nuestras expectativas quedaban destrozadas.

Las historias comprenden desde pocas páginas hasta casi treinta, de forma que Matheson no plantea complejos construcciones psicológicas ya que entra de lleno en la premisa desde el primer momento. De entre todas, diríq que Los hijos de Noah, Conferencia telefónica, Mantage, Legión de conspiradores, Al borde, La nave de la muerte y El repartidor me han parecido historias super buenas en las que encuentro trazas del mítico escritor de Soy Leyenda o de Twilight Zone.

Si a todo esto le sumamos el precio super ajustado de la edición de Gigamesh, el resultado final es que no podría estar satisfecho por la lectura de este volumen. Creo que tendrá que pedirle a mi hermano Fernando que cuando vaya a Gigamesh me compre el siguiente volumen.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Love, Death and Robots temporada 3 (Netflix)

Por fin se ha estrenado la tercera de Love, Death & Robots, la antología de cortos de animación creada por Tim Miller y David Fincher, que vuelve a traernos algunas historias excelentes con una animación que merece la calificación de «mind-blowing«.

PUNTUACIÓN: 8/10

Seres terroríficos, retorcidas sorpresas y humor negro se combinan en esta antología de relatos animados para adultos de la mano de Tim Miller y David Fincher.

Esta tercera temporada se compone de 9 cortos de animación y apenas 130 minutos totales, lo que sumado a los 8 cortos que compusieron la segunda temporada serían una cantidad similar a los 18 episodios que se incluyeron en la primera temporada. Esto me recuerda que más que temporadas dos y tres, hubiera sido más honesto que Netflix las hubiera denominado Temporada 2 Parte 1 y Parte 2. En todo caso, prefiero quedarme con lo bueno y agradezco a Netflix que un concepto tan poco comercial como este haya llegado a tener tres temporadas.

Dicho esto, voy a compartir la sinopsis de cada capítulo y mis impresiones generales sin spoilers:

Tres robots: Estrategias de escape

Tres robots se adentran en un mundo post-apocalíptico… y hacen un breve recorrido por los últimos intentos de la humanidad por salvarse.

Corto de 11min basado en una historia de John Scalzi que él mismo adapta y dirigido por Patrick Osborne, con Blow Studio como estudio de animación.

La serie de cortos en los que unos robots super cuquis están de veraneo en la superficie de un planeta Tierra sin vida humana se han convertido en el único contenido continuado de toda la serie. Y en esta temporada aprovecha para hacer humor a costa de los rednecks que intentaros sobrevivir aislados, pero también de los millonarios que abandonaron a la gente común y acabaron igual. Dentro que este corto está bien y tiene detalles divertidos, posiblemente sea uno de los más flojos de toda la temporada debido a su argumento conectando con las teorías actuales de lo políticamente correcto. La animación me gusta pero la historia no tanto.

Mal viaje

¡Cuidado con el tanápodo! Un miembro de la tripulación de una nave que viaja por un océano alienígena hace un trato con un monstruo hambriento de las profundidades

Corto de 21min que significa el debut de David Fincher en la dirección en esta antología de animación. Corto con guión de Andrew Kavin Walker (Seven) basado en una historia de Neal Asher, realizado por Blur Studio.

La historia de Fincher entraría en el survival-horror, con un tripulante de un barco que hará todo lo que sea necesario para sobrevivir. Con mucho gore y una animación sucia hiper realista en lo referido a los fondos, la verdad es que me ha encantado, y es uno de los obligados de ver esta temporada.

El propio pulso de la máquina

Cuando una misión de exploración a una luna de Júpiter termina en desastre, la única superviviente debe emprender un viaje tan peligroso como alucinante.

Corto de 17 min dirigido por Emily Dean, con guion de Philip Gelatt adaptando una historia de Michael Swanwick realizado por el estudio de animación Polygon Pictures.

Mind-blowing es un término que viene que ni pintado a la hora de calificar esta historia. Frente a otros cortos con animación hiper realista, este opta por un estilo de animación que nos traslada al mundo del comic, con reminiscencias a Moebius. El viaje de esta astronauta a la que se le acaba el tiempo adquiere un nivel psicodélico que la coloca como uno de los más originales e interesantes de la temporada. Otro must-watch absoluto.

La noche de los minimuertos

Un revolcón en un cementerio acaba mal y desencadena una invasión de zombis a escala mundial. Eso sí, nunca un apocalipsis fue tan bonito como este.

Corto de 7 min. Escrito y dirigido por Robert Bisi y Andy Lyon adaptando una historia de Jeff Fowler y Tim Miller, realizado por el estudio de animación Buck.

El apocalipsis zombie en un mundo en miniatura ofrece una historia rápida de apenas 7 minutos pero que contiene momentos divertidísimos, más de los que la retina puede atrapar.

Equipo mortal

Ni siquiera una máquina de matar cibernética creada por la CIA puede vencer a las Fuerzas Especiales estadounidenses. ¿Su arma secreta? Un gran sentido del humor.

Corto de 14min dirigido por Yennifer Yuh Nelson, con guion de Philip Gelatt adaptando una historia de Justin Coates, realizado por el estudio de animación Titmouse, Inc.

Dentro de esta antología de historia de animación, las historias de corte militar han tenido una gran importancia, y esta historia ofrece momentos super gores y over-the-top con este grupo de fuerzas especiales que se enfrenta a un monstruo salido de sus peores pesadillas. Entretenido pero sin más, junto al de los tres robots serían los cortometrajes menos buenos de la temporada.

El enjambre

Mientras investigan los secretos de una antigua entidad alienígena, dos investigadores humanos descubren el terrible precio de la supervivencia en un universo hostil.

Corto de 17 min escrito y dirigido por Tim Miller, adaptando una historia de Bruce Sterling, realizado por el estudio de animación Blur Studio.

Tim Miller dirige este corto que visualmente es otro de los mejores de esta temporada gracias a la recreación de este hábitat alienígena con multitud de seres deferentes a todo. Me ha resultado todo super interesantes, pero al mismo tiempo me quedé con la sensación que no han acabado de cerrar la historia de la mejor manera posible. Con todo, otro corto muy chulo e interesante.

La ratas de Mason

¡Apocalipsis de ratas! El granjero Mason se da cuenta de que tiene un auténtico problema cuando empiezan a contraatacar. ¡Maldición!

Corto de 11 min dirigido por Carlos Stevens, con guion de ¡¿JOE ABERCROMBIE?! adaptando una historia de Neal Asher, realizado por el estudio de animación Axis Studios.

Mason tiene un problema de ratas cada vez más inteligentes, suerte que la tecnología tiene justo lo que el granjero precisa. El toque cruel y de humor negro de la historia me recordaron a Abercrombie, aunque en este caso la historia nos deje con una sensación de final feliz. Un corto muy original y sangriento, los ingredientes perfectos para que una historia de este tipo me guste.

Sepultados en salas abovedadas

Una unidad especial en misión de rescate se ve atrapada en una prisión que contiene una fuerza maligna. Las tácticas militares modernas se enfrentan a dioses antiguos.

Corto de 15 min dirigido por Jerome Gelatt, con guion de Philip Gelatt adaptando una historia de Alab Baxter, realizado por Sony Pictures Imageworks.

Es este temporada tenemos a otro grupo de fuerzas especiales que se encuentra más de lo que nunca imaginaron durante una misión. Sin embargo, conectar la historia con los mitos de Lovecraft ha hecho que me haya gustado muchísimo más este corto comparado con el de Equipo Mortal. Con una animación alucinante y una acertadísima sensación de Cosmic-Terror, este sería otro de mis cortos favoritos de esta temporada.

Jíbaro

Un caballero sordo y una sirena de leyenda se enredan en una danza mortal. Una atracción fatal teñida de sangre, muerte y tesoros.

Corto de 17 min escrito y dirigido por Alberto Mielgo y realizado por el estudio de animación Pinkman.tv.

Alberto Mielgo me ha volado la cabeza con la animación de este corto. Con una sensibilidad hiper-realista añadiendo detalles increíbles a la armadura de un caballero sordo que no se ve afectado por los poderes de la sirena que habita el lago, los 17 minutos de corto son una experiencia frenética alucinante. El verdadero descubrimiento de esta temporada.

En resumen, otro buen grupo de cortos de animación que me han gustado mucho, algunos muchísimo, y a la vez me han sabido a poco porque me los he visto en un supiro. Ojalá la audiencia de Love Death & Robots sea muy buena y Netflix siga confiando en este formato y podamos disfrutar de más historias en los próximos años. Un formato maravilloso para todos los amantes de la animación.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

Muy bien como siempre Love, Death & Robots. Aunque que sean sólo 9 episodios vuelva a dejarnos la miel en los labios, hay que quedarse con lo bueno y agradecer que un concepto como este haya llegado a existir. En este caso, no puedo más que agradecer a Netflix que apueste por conceptos tan poco comerciales como este.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Outer Range temporada 1 (Prime Video)

Tras el visionado de las series de Apple TV, vuelvo a la normalidad con series de las cadenas de streaming a las que estoy suscrito. Hoy comparto mis impresiones de la primera temporada de Outer range, serie de Prime Video con Josh Brolin de gran protagonista que combina el western con la ciencia ficción.

PUNTUACIÓN: 6/10

8 episodios. Royal Abbott (Josh Brolin), un ranchero de Wyoming que lucha por sacar adelante su ganado y mantener unida a su familia, descubre un día un misterio agujero en sus tierras. El inexplicable descubrimiento coincide con una demanda de la familia Tillerson, los ambiciosos propietarios del rancho vecino que quieren apoderarse de sus tierras. Una desaparición y una muerte en la comunidad desencadenarán una serie de acontecimientos llenos de tensión en los que Royal solo contará con la singular complicidad de Autumn (Imogen Poots), una joven que ha acampado en sus tierras. (FILMAFFINITY)

Outer range ha sido creada por Brian Watkins, que escribe además 5 de los 8 episodios, tres en solitario y los otros dos con otro guionista. El resto de guionistas son Zev Morow, Lucy Thurber, Dominic Orlando & Naledi Jackson, Los ocho episodios de esta temporada están dirigidos, a razón de dos episodios cada uno, por Alonso Ruizpalacios, Jennifer Getzinger, Amy Seimetz y Lawrence Trilling. La música de la serie es obra de Danny Bensi y Saunder Jurriaans. Tras emitir toda la temporada, Prime ha confirmado que ha dado luz verde a una segunda temporada. Y hablando de Prime, como ya pasó con La Maravillosa Sra. Maisel, parece que se confirma la opción de estrenar 2 episodios semanales, una opción intermedia entre la política de Netflix de binge-watching y los estrenos tradicionales de HBO y Disney+-

Josh Brolin interpeta a Royal «Roy» Abbott, el marido de Cecilia Abbott (Lili Taylor), propietaria del rancho Abbot y padre de Rhett (Lewis Pullman) y Perry (Tom Pelphrey). Perry lleva tiempo sufriendo por la misteriosa desaparición de su mujer Rebecca (Kristen Connolly) hace unos meses, e intenta sacar adelanta la educación de su hija de 9 años Amy (Olive Abercrombie).

El mundo de los Abbott empieza a derrumbarse con la llegada de Autumn (Imogen Poots), una extraña mujer que llega al rancho Abbott y acampa en las tierras con el permiso de Roy. En paralelo, los Abbott llevan enfrentados desde hace décadas con los Tillerson, sus vecinos que llevan tiempo intentando apoderarse de sus tierras. LA familia la forman Wayne Tillerson (Will Patton), jefe de familia y padre de Billy (Noah Reid ) y Luke (Shaun Sipos). Completan el reparto Tamara Podemski como la ayudante del sheriff Joy, la sheriff en funciones del condado, e Isabel Arraiza como María Olivares, una cajera del banco amiga del instituto de Rhett y Deirdre O’Connell como Patricia Tillerson, la madre de Billy y Luke, y la ex-esposa de Wayne.

Tras el éxito de Yellowstone de Taylor Sheridan con Kevin Costner, no hay duda que las series ambientadas en ambientes rurales de Estados Unidos se han puesto de moda. Y diría que Outer Range busca subirse a la ola de este auge del neo-western aprovechando el carisma de un actorazo como es Josh Brolin como principal reclamo.

Y la verdad es que la premisa de la serie colocando una historia de ciencia-ficción en medio de un drama rural de familias enfrentadas por la tierra parecía una idea super potente a priori. No voy a entrar en la premisa en si porque entra completamente en territorio spoilers y prefiero no chafar la experiencia a los que no la hayáis visto. Pero si diré que la serie NO me ha funcionado casi en ningún aspecto. Empezando por una historia muy floja que en muchos momentos está planteada desde el “gente tonta haciendo tonterías”, lo peor que puede hacerse en mi opinión con una serie de estas características.

Esta primera temporada comete todos los problemas de un mal worldbuilding, empezando por un conflicto entre los Abbot y los Tillerson que más aburrido y falto de interés no puede ser. Es lógico que Outer range busque la empatía del espectador hacia la familia protagonista y otros personajes como la Sheriff Joy y la misteriosa campista Autumn como forma de enganchar a los espectadores. Sin embargo, todo está contado sin fuerza y de la forma menos interesante posible.

Lo que más me ha fastidiado es que la clave de la serie debería ser el misterio por el descubrimiento del agujero en las tierras de los Abbott, que de alguna manera conecta con el pasado del patriarca de los Abbott Roy, que ha permanecido oculto hasta ese momento. Sin embargo, esta parte de la historia literalmente desaparece de los primeros episodios, quedando para los 3 minutos finales de cada capítulo para de alguna manera engancharnos para que sigamos viendo la serie. Un recurso super burdo porque tenemos unos 40 minutos restantes muy poco interesantes.

Hasta tal punto queda la sensación de minutos de la basura que en casi todos los episodios tenemos a uno de los hijos de Tillerson cantando una canción de dos o tres minutos que no tiene más sentido que llenar minutos para alcanzar el mínimo televisivo de cuarenta y tantos minutos por episodios. Ese es el nivel de un guion al que le falta calidad por todos lados, con subtramas como la de la Sheriff Joy intentando salir reelegida como Sheriff que no podría darme más igual.

Y es una pena, porque además de Josh Brolin, que tiene un carisma y una presencia bestial en la serie aunque el guión no acabe de darle cosas interesantes que hacer, tenemos un buen reparto en el que destaco a Lili Taylor como Cecilia, la mujer de Roy, y a Tom Pelphrey como su hijo Perry, un actor que me encanta desde que le descubrí en Banshee. Todos ellos se benefician enormemente de la ambientación neo-western y creo que lo hacen muy bien actoralmente, aparte el aspecto narrativo.

Outer range plantea numerosas sorpresas en el final de temporada que dejan la serie en un momento interesante con el giro en algunos personajes. Me gustaría pensar que todos los misterios y los elementos oscuros no explicados son algo creado de inicio que llegarán a tener una resolución en la próxima temporada, construyendo las relaciones y un mundo que no deje de mejorar a medida que avance la serie. El origen de Roy o la sorpresa de Autumn dejan a la serie en un buen momento, la verdad.

Lo malo es que los ocho episodios no me han dado casi nada interesante más allá de la premisa del significado del agujero. Y sinceramente, veo difícil que vaya a ver la siguiente temporada porque las cosas buenas como son las interpretaciones o los giros finales, no me compensan los minutos aburridos y sin interés, que han sido muchos.

Comparto el trailer de Outer range:

A pesar del carisma de Josh Brolin, Outer Range ha resultado ser una serie bastante decepcionante.

PUNTUACIÓN: 6/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Para toda la humanidad temporada 2 (Apple TV)

La segunda temporada de Para toda la humanidad emitida en Apple TV ha mantenido con éxito la potencia de la premisa inicial de una historia en la que Rusia llegó primero a la Luna y eso aceleró la carrera espacial entre las dos super potencias.

PUNTUACIÓN: 8/10

2 temporadas. 20 episodios. La serie explora lo que habría ocurrido si la carrera espacial mundial nunca hubiera terminado y la Unión Soviética hubiera conseguido superar a Estados Unidos como el primer país en poner a un hombre en la Luna. Esta segunda temporada comienza en 1984 con Ronald Reagan en la presidencia de los Estados Unidos y con la Guerra Fría en su momento más álgido con las dos potencias considerando llevar armas de destrucción masiva a la Luna y con la base lunar de Jamestown ampliada para acoger a más astronautas y equipos.

Ronald D. Moore (1964) es un guionista y productor de televisión estadounidense. Es conocido por su trabajo en Star Trek, por su brillante reimaginación de la serie Battlestar Galactica, por la que ganó un premio Peabody y un premio Emmy, y por Outlander, basada en las novelas de Diana Gabaldon.

Esta segunda temporada de Para toda la humanidad cuenta con 10 episodios que fueron emitidos en Apple TV entre febrero y abril de 2021. Apple confirmó la renovación de la serie para una tercera temporada antes del estreno de esta segunda, confirmado la confianza que tienen con ella. La tercera temporada tiene previsto estrenarse este mes de junio.

Joel Kinnaman y Michael Dorman interpretan a los astronautas Edward Baldwin y Gordo Stevens. Ed dirige la Oficina de Astronautas de la NASA, mientras que Gordo sigue sufriendo los problemas derivado de su larga estancia en la Luna. Shantel VanSanten interpreta a la esposa de Ed, Karen Baldwin, mientras que Sarah Jones interpreta a Tracy, la mujer de Gordo también astronauta. Karen se ha convertido en la dueña del Outpost, el bar donde van los astronautas, mientras que Tracy es una celebridad mediática y se ha divorciado de Gordo.

Jodi Balfour es la astronauta Ellen Waverly, que al comienzo de la temporada está al cargo de Jamestown en la Luna pero quiere volver a la Tierra para volver a conectar con su vida anterior. Mientras, Wrenn Schmidt es la trabajadora de la NASA Margo Madison que en la actualidad es la directora de operaciones de NASA.

El salto temporal de 10 años entre la primera y segunda temporada le sienta muy bien a la serie. El salto a los Estados Unidos de Ronald Reagan de los 80 abre un nuevo marco que acrecienta el miedo a la amenaza nuclear y al estallido de la 3ª Guerra Mundial. Otro hecho que hace que la temporada funcione igual o mejor que la primera es la introducción ahora ya si de los rusos, tanto en la Luna como en la Tierra. En la primera temporada sólo vimos a un cosmonauta ruso casi al final de forma limitada, pero ahora ya tenemos choques y conflictos graves entre las dos super potencias que consiguen que el visionado de los diez episodios sea super interesante y adictivo.

Para toda la humanidad siempre fue una serie que equilibraba la parte de ciencia ficción espacial con el drama y los problemas que sufrían los astronautas y miembros de la NASA y las personas a su alrededor, algo sobre todo personalizado en las familias Baldwin y Stevens. En esta temporada por ejemplo me ha gustado mucho la lucha de Gordo Stevens por pasar páginas a sus problemas físicos y psicológicos y creo que son momentos muy bien escritos que consiguen romper la suspensión de credulidad ante una evolución que realmente sería imposible en la vida real. Sin embargo, toda la trama de Karen, la mujer de Ed Baldwin a la que para que tenga algo interesante que hacer la hacen propietaria del Outpost (el bar al que van los astronautas), o toda la parte de su hija adoptiva, me parecen mucho, mucho, pero mucho menos interesantes y un poco el lastre que tiene la serie a nivel global.

Sin embargo, esto es un pero pequeño en una historia con personajes super interesantes por los que te preocupas en todo momento. Realmente la serie me ha gustado mucho y, lo que es mejor, he sentido que no dejaba de ir a más y de aumentar la tensión y el dramatismo a medida que Estados Unidos y Rusia se acercan a la guerra nuclear. En este sentido, me gusta que los guionistas utilicen elementos reales como el derribo de un avión coreano por aviones rusos, algo que recuerdo haber vivido de niño. Y sobre todo, que no cabe duda que los rusos comunistas son «los malos», la serie no duda en mostrar, aunque sea de forma sutil, que muchos problemas realmente son culpa de los americanos que llevaron primero armas a la luna y que tampoco acaban de ser trigo limpio. Que la historia no sea de blancos o negros sino que esté llena de grises es otro elemento super interesante que ayuda a explicar el éxito de la serie.

Y por si fuera poco, al igual que pasó al final de la primera temporada, la serie nos deja con un teaser de lo que está por venir que ha dejado la serie en lo más alto y a mi con muchísimas ganas de ver cómo continúa la historia.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Para toda la humanidad me ha dejado en lo más alto, no tengo duda que veré la tercera temporada en cuando tenga ocasión. Una serie super recomendable, seas o no seas fan de la ciencia ficción.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!