Crítica de Hilda y El príncipe dragón temporadas 1 (Netflix)

Netflix nos está inundando con multitud de estrenos de los géneros más variados. Y en medio de esta multitud de contenidos, hoy quiero destacar dos series de animación para toda la familia cuyas primeras temporadas me han encantado: Hilda y El príncipe Dragón.

 

HILDA Temporada 1

¿De qué va? La intrépida e independiente Hilda hace nuevos amigos, conoce a criaturas mágicas y vive muchas aventuras cuando deja su bosque encantado y se va a la gran ciudad. Basado en el comic de Luke Pearson.

Valoración: Hilda me ha encantado. Sin importar la edad del espectador, nos invita a compartir la emoción de la aventura y la búsqueda de respuestas a muchos misterios. El personaje de Hilda me parece maravilloso, una niña que aunque debe crecer y aceptar la vida de la ciudad, no quiere dejar de lado el “sense-of-wonder” infantil, algo que tampoco deberíamos hacer nosotros.

El mundo de Hilda, ya sea en el campo o en la ciudad de Trollberg, está repleto de criaturas fantásticas como gigantes, trolls de roca, elfos, fantasmas y muchos más. Conocerles a ellos y sus costumbres nos abrirá un mundo oculto en el que lo importante es querer comprender a estos seres antes que actuar en función de unos prejuicios preconcebidos que en muchos casos acaban siendo erróneos, lo que es un autentico canto a la tolerancia y la diversidad que los niños pequeños pueden entender sin problemas.

Y aunque estamos en un mundo mayoritariamente alegre y maravilloso, también existe seres malos que quieren aprovecharse de los desvalidos, por lo que es importante contar con amigos y familia en los que apoyarse.

En resumen, Hilda es una estupenda serie perfecta para ver en familia, y espero que Netflix confirme nuevos episodios lo antes posible.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

EL PRÍNCIPE DRAGÓN Temporada 1

¿De qué va? La serie se desarrolla en un mundo de fantasía donde los humanos y los elfos están en conflicto. Hace mucho tiempo, los humanos utilizaban magia oscura. A pesar de este poder, la unión de elfos y dragones consiguieron repelerles. Años después, después de que los humanos mataran al rey dragón y su huevo, la guerra es inminente. Mientras las fuerzas se juntan, los elfos intentan asesinar al rey humano Harrow y su heredero, el joven príncipe Ezran. Uno entre los elfos, la joven Rayla, junto con Ezran y su hermano Callum, descubren que el huevo del rey dragón no fue destruido, sino robado. Juntos se comprometen a devolver el huevo a los dragones para evitar la guerra.

La serie ha sido creada para Netflix por Aaron Ehasz (Avatar: The last Airbender) y Justin Richmond (codirector del videojuego Uncharted 3: Drake´s deception). Juntos han formado el estudio multimedia Wonderstorm junto a Giancarlo Volpe, ex director de Avatar, que realiza funciones de productor ejecutivo.

Valoración: Lo que más me ha gustado de El príncipe dragón ha sido la complejidad de este mundo de fantasía, en el que a pesar de ser una serie familiar, se huye de los blancos y negros estereotipados. Dentro de los humanos conocemos a buenas y malas personas, e incluso veremos como una buena persona puede ser engañada para hacer el mal sin él darse cuenta. Y de igual forma, los elfos que suelen ser retratados como seres puros en esta serie se dirigen a una misión de venganza que exige sangre.

Hay dos elementos diferenciadores de esta serie que me parece importante destacar. En primer lugar, la animación por ordenador ha sido creada con menos frames de los normales, creando una sensación de “antiguo” que le sienta bien, una vez consigues que el ojo se acostumbre. Por otro lado, con una clara intención de presentar a personajes “diversos”, uno de los personajes secundarios es sorda, teniendo que comunicarse con lenguaje de signos. De momento, creo que esto ha sido respuesta de las demandas de los espectadores de mostrar todo tipo de personajes, lo que me parece un detalle importante de cara a que todo el mundo pueda sentirse representado en una serie de fantasía juvenil.

Si tengo que ponerle un pero a esta primera temporada, es que sus 9 episodios son solo un aperitivo que te deja la miel en los labios. Reconozco que su cliffhanger final cierra claramente un capítulo de la historia y abre la puerta al nuevo statu-quo que marcará la segunda temporada, pero sinceramente me hubiera gustado una temporada larga de 15-20 episodios que contaran más cosas. Entiendo que esto no es problema de los productores, sino que Netflix probablemente juegue de forma conservadora hasta ver si un concepto encaja con el público, algo que ya hemos visto en otras series de animación como por ejemplo Castlevania, cuya primera temporada tuvo tan sólo 4 episodios.

En todo caso, me han dejado a mi y a mi hijo con muchas ganas de ver como continúa la historia.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Si hay un cualidad fundamental que valoro de Netflix, es que está ofreciéndonos una gran cantidad de series, películas y documentales que sería muy difícil ver y disfrutar por los canales tradicionales. Y en este sentido, series super chulas como Hilda y El príncipe dragón son unos claros ejemplos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .