Crítica de La Asombrosa Vida de Stan Lee – Una vida en clave Marvel de Danny Fingeroth

El último libro que leí en 2022 ha sido la biografía de Stan Lee escrita por Danny Fingeroth, guionista y editor de Marvel durante varios años. La asombrosa vida de Stan Lee – Una vida en clave Marvel editado por Dolmen Editorial es una lectura obligada para todos los fans de los comics Marvel.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Stan Lee ha sido el guionista y creador de cómics más famoso que ha existido nunca. Fundador del Universo Marvel y co-creador de Spiderman, Iron Man, la Patrulla-X o los Cuatro Fantásticos, Stan «The Man» Lee convirtió a una pequeña editorial en el mayor universo de ficción de los siglos XX y XXI, dejando tras de sí un legado de iconos reconocibles en la cultura pop de todo el mundo e influyendo en incontables generaciones de lectores que crecieron amando a estos personajes Marvel.

Sin embargo, su figura siempre ha estado envuelta en polémicas y controversias, con un ejército de seguidores y detractores utilizando la figura de Lee como arma arrojadiza de un debate interminable en el que, a veces, es imposible discernir realidad de ficción. Danny Fingeroth, guionista y editor en Marvel Comics durante muchos años, presenta en Una vida en clave Marvel una biografía que muestra la humanidad, humor y humildad de Lee, pero también su faceta más controvertida y egoista, con entrevistas al propio protagonista y a numerosos colaboradores, amigos… y detractores por igual.

Danny Fingeroth es un veterano escritor, editor, educador y comentarista de cómics, más conocido por su larga etapa como editor de la LÍNEA DE CÓMICS DE SPIDER-MAN DE MARVEL y como biógrafo de Stan Lee.

Es autor de aclamados libros sobre cómics como SUPERMAN ON THE COUCH, DISGUISED AS CLARK KENT, THE ROUGH GUIDE TO GRAPHIC NOVELS y THE STAN LEE UNIVERSE (coeditado con el legendario ROY THOMAS).

Su libro más reciente es A MARVELOUS LIFE: THE AMAZING STORY OF STAN LEE, la biografía definitiva del querido -y a menudo controvertido- cocreador de tantos superhéroes legendarios. Con entrevistas exclusivas con el propio Lee, así como con colegas, familiares, amigos y detractores, ésta es la primera biografía exhaustiva de «Stan the Man», que cambió las ideas del mundo sobre qué es un héroe y cómo debe contarse una historia.

Me ha encantado la biografía de Stan Lee escrita por Danny Fingeroth. El libro hace una narración super amena por la vida del escritor y editor de Marvel desde su infancia en Nueva York hasta su muerte el 12 de noviembre de 2018 a la edad de 96 años. El libro huye del sensacionalismo y cuenta los hechos con los datos disponibles, ofreciendo en los temas más controvertidos los diferentes puntos de vista a partir de las declaraciones de los interesados de la época que lo contaban en primera persona. Un aspecto que me flipa de este libro es ver que las referencias bibliográficas que ha utilizado Fingeroth para escribir este libro abarcan casi 20 páginas del libro, a lo que habría que sumar sus propias entrevistas a personas claves, empezando por el propio Lee.

Hay un hecho indiscutible. Sin Stan Lee los comics Marvel no es que no hubieran triunfado, es que no hubieran existido. Desde luego, no hubieran sido como ahora los conocemos. Eso no quita que sin Jack Kirby y Steve Ditko, la era Marvel de los comics tampoco hubiera llegado a suceder, juntándose en un momento clave de la historia de los comics tres personas únicas cuya colaboración se convirtió en magia pura para los lectores. Y el libro no es un mero pastiche laudatorio hacia Lee, sino que señala también las sombras del escritor y editor que se convirtió en la cabeza visible de Marvel y que sin duda aprovechó la notoriedad que adquirió para vender la marca Stan Lee a menudo desmereciendo a sus colaboradores. Incluso podría decirse que su campaña por crear al showman Lee le colocaba incluso por encima de la propia Marvel.

Es interesante conocer un momento histórico en el que los autores no pensaban que estuvieran haciendo algo grande sino que se contentaban con tener un sueldo con el que sacar adelante a sus familias. Y en el que nadie creía que sus trabajos fueran a perdurar como tampoco lo hicieron los comics románticos o de monstruos en los que trabajaron en la década de los 50. En estos años, nadie se planteaba siquiera la posibilidad de poder poseer la propiedad de sus creaciones, de forma que todo el trabajo de Lee, Kirby y Ditko se realizó siempre durante esos años (décadas) por encargo. Es curioso que nos recuerden que Lee por muy importante que fuera no era más que un empleado de Martin Goodman, que era el propietario de Marvel y de todos sus personajes.

El libro son 350 páginas de narración que se leen en un suspiro, casi de una sentada. Había numerosos elementos que ya conocía, pero Fingeroth añade a la narración declaraciones en primera persona de muchos protagonistas que enriquecen muchísimo la lectura. De hecho, aunque la tesis del autor se basa en el trabajo colaborativo de Lee, Kirby y Ditko, en muchos momentos parece que acepta la versión de Kirby de los hechos, aunque en otros recuerda que las declaraciones que realizó a lo largo de los años no se ajustaban a la realidad de los hechos e incluso a las pruebas materiales existentes, como guiones mecanografiados de Lee de algunos números de los 4 Fantásticos que desmontarían su versión de los hechos sobre que él (Kirby) lo hacía todo y Lee únicamente se limitaba a dialogar las páginas una vez dibujadas. En general, esto es algo que me ha gustado mucho del libro, y es que probablemente la verdad se encuentre en el término medio de versiones a menudo enfrentadas de Lee y Kirby. Dicho esto, resulta curioso conocer el amor que Lee profesaba a Kirby y Ditko, y cómo de alguna manera no podía entender el enfado de los artistas hacia él.

Lo que es indiscutible es que Lee añadió humanidad a los personajes y consiguió conectar con el lector de una manera que no había sucedido nunca en el mundo del comic. El comentario de muchos lectores sobre que sentían que Lee les hablaba directamente a ellos es otro aspecto clave para entender el surgimiento y la popularidad de los comics Marvel además de la propia calidad de estos comics. Lee fue además un excelente lector de la realidad social de los Estados Unidos, sabiendo dar en cada momento lo que el público demandaba en virtud de los avances sociales que se fueron produciendo.

El libro creo que es super recomendable para todos los amantes de los comics Marvel y en especial para aquellos a los que les guste conocer la intrahistoria de las cosas, el como se hizo. Y dentro que la edición de Dolmen en general me gusta, tengo que ponerle un pequeño gran pero, ya que por un lado el libro incluye en los diferentes capítulos las referencias bibliográficas (marcadas con 1, 2, 3…) que se encuentran al final del libro, pero en bastantes momentos incluye además unos * que sugieren que van a dar una aclaración a un nombre o concepto de la historia a pie de página que sin embargo no aparecen en el libro, dejando sensación de que faltaba esa información al libro. Porque si no, no entiendo un * que no aclara nada y no va a ninguna parte.

Hecha esa crítica, como digo me ha gustado mucho este libro y lo recomendaría a todos los marvelitas de pro. Si tenéis curiosidad, no lo dudéis y leer La asombrosa vida de Stan Lee – Una vida en clave Marvel de Danny Fingeroth.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones. Y si quieres, puedes invitarme a un café.

¡Saludos a todos!

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.