Archivo de la etiqueta: Claes Bang

Crítica de The Northman de Robert Eggers

Robert Eggers, el director de La Bruja, es un autor cuya filmografía me interesa, a pesar que El Faro no me gustó. Por esto no lo dudé y me lancé a ver The Northman en versión original.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

En Islandia, en pleno siglo X, un príncipe nórdico (Skarsgard) busca vengar a toda costa la muerte de su padre. (FILMAFFINITY).

En 2015 Robert Eggers sorprendió al mundo cinéfilo con su ópera prima, La Bruja. En su segunda película El Faro, Eggers se alejó de una narrativa convencional en una historia en blanco y negro con la que no conecté nada. Con The Northman, Eggers busca volver a la narrativa convencional con un guión escrito por él y por Sjón Sigurdsson, inspirada en la leyenda de Amleth, leyenda escandinava que inspiró al personaje de Hamlet.

En esta película vuelve a colaborar con Jarin Blaschke, director de fotografía de sus películas y persona imprescindible para dotar a la película de su toque personal con una iluminación naturalista. La película de 135 minutos cuenta con música de Robin Carolan y Sebastian Gainsborough y montaje de Louise Ford. La película fue rodada en localizaciones de Irlanda y cuenta con un presupuesto de entre 70 y 90 millones, un importe que es difícil que pueda recuperarse.

The Northman está interpretada por Alexander Skarsgård como Amleth, un príncipe guerrero vikingo que busca venganza tras la muerte de su padre. Oscar Novak interpreta al joven Amleth. Nicole Kidman es la reina Gudrún, la madre de Amleth, mientras que Claes Bang es Fjölnir el Sin Hermano, tío de Amleth y hermano de Aurvandill. Anya Taylor-Joy es Olga del Bosque de los Abedules, una hechicera eslava, mientras que ya en papeles secundarios tenemos Ethan Hawke como el Rey Aurvandill War-Raven, padre de Amleth y hermano de Fjölnir, a Willem Dafoe como Heimir el Tonto y a Björk como la vidente.

Empezando a valorar la película Robert Eggers nos presenta un drama de venganza brutal con la ambientación de Islandia como escaparate (aunque esté rodada en Irlanda). Visualmente la película es una pasada. La fotografía naturalista aporta una potencia visual alucinante además de ser más realista respecto a como era la vida en el duro siglo IX, mostrando las escenas nocturnas sólo iluminadas por las antorchas o las hogueras que rompen con otras películas o series históricas ambientadas en la época vikinga.

En lo referido a las escenas de acción, están planteadas con unos largos planos secuencia que me han parecido alucinantes, en especial el asalto al fuerte. La planificación de Eggers alucinante y la fuerza de las imágenes que crea en la película es espectacular. Como buena historia de vikingos, hay brutalidad y gore que encaja increíblemente bien con el tono brutal que tiene que tener la historia.

Eggers y el guionista, poeta y escritor islandés Sjón Sigurdsson plantean también la película casi como una muestra general de muchos de los mitos vikingos, al mostrar las visiones de la vidente, las ceremonias al lado de la hoguera, los ataques y el pillaje e incluso un entierro vikingo. Como puerta de entrada a este mundo, la verdad es que me parece una muestra espectacular.

Me gusta la interpretación super física de Alexander Skarsgård como el protagonista Amleth. Su personaje tiene una potencia impresionante en pantalla que es fundamental para que la historia de venganza funcione. También me gusta mucho que Anya Taylor-Joy vuelva a trabajar con Eggers en esta película, recordando una colaboración que la lanzó a la fama. El casting en general está genial, Nicole Kidman en su papel de mujer un tanto desequilibrada que tanto le gustan. Junto a ella, Claes Bang (Drácula de BBC) como Fjölnir el hermano asesino, tiene unos matices dentro de su crueldad que me parecen muy interesantes.

Por ponerle un pero a un casting perfecto, por el propio argumento se veía que Ethan Hawke como el Rey Aurvandill tendría una participación muy limitada, ya que es su muerte al principio de la película lo que inicia esta historia de venganza. Lo que no esperaba es que Willem Dafoe y Björk tuvieran apenas una escena cada uno, lo cual me pareció totalmente insuficiente y un poco un bajón.

Quizá el problema de The Northman es que la historia está super trillada, y aparte del increíble apartado visual, te ves venir todo lo que está pasando. Este es un problema pequeño, la verdad, pero tengo que reconocer que no tener el elemento sorpresa me impidió disfrutarla como me hubiera gustado. Además, la duración de 135 minutos acaba haciéndose también un poco larga, pudiéndose haber contado lo mismo con al menos 15 minutos menos, que hubieran podido hacer la película más compacta y al grano.

La verdad es que la película me ha gustado, aunque quizá no como me hubiera gustado. Pero es una pena, porque realmente considero que The Northman tiene un montón de valores que la convierten en una película muy interesante que merece ser vista en pantalla grande. Pero lamento decir que no va a estar entre mis favoritas de este año.

Sin embargo, como historia de vikingos, The Northman creo que va a convertirse en una de las películas de cabecera del género en los próximos años y tienen un montón de elementos super interesantes que merecen ser destacados.

Comparto el trailer de la película:

The Northman es una buena película que merece ser vista en pantalla grande, a pesar de los elementos más trillados de la historia.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Drácula de Mark Gatiss y Steven Moffat (Netflix)

Una de las últimas sorpresas del 2019 fue el estreno en Netflix de una nueva versión de Drácula creada por Mark Gatiss y Steven Moffat para la BBC. Lamento decir que es el último ejemplo de que hacer algo diferente no significa que automáticamente vaya a ser mejor.

PUNTUACIÓN: 4,5/10

Miniserie de TV de 3 episodios inspirada en el personaje de Bram Stoker, el conde Drácula, que viaja de Transilvania a Londres para saciar su sed de sangre.

Los creadores de Sherlock Mark Gatiss y Steven Moffat se atreven con otro mito de la novela victoriana con esta nueva versión del Conde Drácula, que aunque toma algunos elementos de la novela de Bram Stoker, realmente está más influenciada por las películas de la Hammer.

Esta miniserie de tres episodios ha sido dirigida por Paul McGuigan, Jonny Campbell y Damon Thomas, contando con fotografía de Toby Slater Ling y música de David Arnold y Michael Price. Imitando a Sherlock, cada uno de los tres episodios, The Rules of the Beast , Blood Vessel y The Dark Compass es un episodio autónomo que, a pesar de los estupendos cliffhangers con los que termina cada episodio, cuenta tres historias completamente diferentes, tanto en la ambientación como en el momento cronológico.

El gran descubrimiento de esta serie es la magnética y carismática presencia del actor danés Claes Bang como el Conde Drácula, además de Dolly Wells como la hermana Agatha Van Helsing, que hace las veces de irónico e inteligente contrapunto del amoral conde.

“Quien no arriesga no gana”. Ese es el dicho que hemos oído en múltiples ocasiones. Lo que no nos han contado es la segunda parte, que sería algo así como “si arriesgas y fallas, el batacazo es monumental”. Ese sería el resumen de mi impresión de esta serie, que para mi supone un importante FAIL creativo.

El primer hecho diferencial de este Dracula es que NO es una adaptación de la obra de Bram Stoker, sino que utiliza elementos de la novela para jugar con ellos y presentar una historia diferente a la que estamos acostumbrados del Conde Drácula. Entiendo que como creadores puede resultar más atractivo dar un nuevo punto de vista a una historia mega conocida que adaptarla literalmente, ya que las comparaciones serían inevitables. Esto en si mismo no es malo, claro, pero cuando vas a ofrecer algo diferente, o ofreces algo mucho mejor o tu serie no va a convencer. El Drácula de Gatiss y Moffat tiene más elementos de unión con el Christopher Lee de la Hammer que con la novela de Stoker. Este Drácula es carismático, violento y amoral, muy alejado del mito romántico de la obra maestra de la versión de Francis Ford Coppola.

Gatiss y Moffat en muchos aspectos parecen más interesados en pervertir los mitos del vampirismo y en darles una explicación “racional” que sorprenda al espectador que en crear una historia potente para esta nueva versión. En mi opinión, este es su gran problema. Además, la serie va de más a menos, y mientras los dos primeros episodios consiguieron captar mi interés cambiando la historia clásica y dejando claro que esto iba a ir en una dirección diferente, en el último se despeñan ellos solos por el desfiladero con un momentos de momentos anticlimáticos y sorpresas sin punch.

Entiendo que tener libertad creativa puede significar libertad para meter la pata, algo que hemos visto en numerosas películas estrenadas en Netflix en el pasado, y es una pena que esta serie haya sido tan decepcionante.

Comparto el trailer de esta serie:

La nueva versión de Drácula de la BBC ha supuesto una gran decepción y sin duda una ocasión perdida. Entiendo que los amantes del género de terror con un toque diferente puede que encuentren suficientes elementos diferentes que les llamen la atención, pero en mi caso no me ha convencido.

PUNTUACIÓN: 4,5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!