Archivo de la etiqueta: Elisabeth Moss

Crítica de El hombre invisible, de Leigh Whannell

El director y guionista Leigh Whannell, colaborador habitual de James Wan, ha firmado una notable nueva versión del clásico de H.G. Wells El hombre invisible, gracias sobre todo a una interpretación estelar de Elisabeth Moss.

PUNTUACIÓN: 8/10

Cecilia (Elisabeth Moss) rehace su vida tras recibir la noticia de que su exnovio, un maltratador empedernido, ha fallecido. Sin embargo, su cordura comienza a tambalearse cuando empieza tener la certeza de que en realidad sigue vivo. (FILMAFFINITY)

Leigh Whannell escribe y dirige esta nueva versión de El hombre invisible que ha sido producida por el sello de terror Blumhouse. Whannell es creador junto a James Wan de la franquicia Saw, y escribió además los guiones de Insidious (2010) e Insidious Capítulo Dos (2013). De hecho, hizo su debut en la dirección con Insidious Capítulo 3 (2015), tras la que firmó la over-the top Upgrade (2018) con la que consiguió llamar la atención de los fans del cine de acción. El hombre invisible es su tercera película como director, y cuenta con la fotografía de Stefan Duscio y música de Benjamin Wallfisch.

La novela de H.G. Wells sirvió de inspiración para que la Universal hiciera la primera adaptación de El Hombre invisible en 1931, pasando a formar parte del grupo de “Monstruos” del Studio. Tras el fiasco de La Momia (2018) con Tom Cruise que intentaba de actualizar estas películas dentro de un universo compartido cinematográfico copiando el de Marvel, se optó por una vuelta a los orígenes con la cooperación con Blumhouse, estudio especializado en cine de terror de bajo presupuesto que en los últimos años está rentabilizando perfectamente sus producciones.

El hombre invisible ha resultado ser un importante éxito de crítica y público. Tan sólo en su primer fin de semana ha recaudado 29 millones en los Estados Unidos y 20 en el resto del mundo, lo que dado su presupuesto de 7 millones ya asegura que la película va a ser super rentable para las distintas productoras.

Entrando en materia, lo cierto es que como comentaba más arriba, esta nueva versión de El hombre invisible me ha parecido una película excelente, gracias a la habilidad en la dirección de Leigh Whannell, pero también gracias a una extraordinaria Elisabeth Moss que marca la diferencia entre una buena película y una notable.

Y es que Elisabeth Moss ES la película. Solo ella transmite el miedo de una mujer que ha sufrido acoso por su antigua pareja hasta el punto de provocarla un terror a salir a la calle, que se va transformando en miedo e impotencia ante lo que la va sucediendo para lo cual no hay una explicación racional, y la única posible es algo demasiado loca para ser verdad. Su miedo se va transformando en locura, y en este tipo de papeles la verdad es que Moss los bordan, añadiendo además un toque desequilibrado que hacen que sea capaz de cualquier cosa.

Moss me parece una actriz como la copa de un pino y me da pena pensar que al ser una película de género de terror no va a recibir el reconocimiento que merece, al igual que tampoco lo tuvieron en su día Tony Collete (Hereditary), Lupita Nyong´o (US) o Florence Pugh (Midsommar). En todo caso, también veo que Moss se está encasillando (o la están encasillando) en este tipo de papeles de sufridora, y estaría bien verla en otro tipo de registros.

Leigh Whannell me ha parecido un director con las ideas muy claras, no solo en lo relativo al guión sino también en como conseguir el máximo efecto con sus imágenes y con el ritmo pausado que crea para la película. Nunca antes los espacios vacíos de una habitación transmitieron tanto mal rollo, y consigue crear una tensión creciente ante lo que no se puede ver e imaginamos que llega a ser incluso más aterrador, lo cual me parece que aporta un giro novedoso al terror. Y frente a este ritmo, cuando nos acercamos al climax consigue cambiar completamente y transformarla casi en una película de acción, lo que también funciona a las mil maravillas. No pude ver en su día Upgrade, pero me han entrado ganas de recuperarla, porque visualmente consigue crear momentos de gran intensidad dramática.

Si tengo que ponerle un pero a la película (uno pequeño), es que al ser una producción de Blumhouse de tan solo 7 millones de dólares, todo luce genial excepto el apartado de efectos especiales, con algunos efectos relativos a la invisibilidad que cantan y quedan bastante flojos en pantalla. En todo caso, estamos tan enganchados durante la película con la pesadilla que está viviendo el personaje de Elisabeth Moss que realmente esto que comento no supuso ningún problema durante el visionado.

También merece la pena comentar que me fastidió mucho ver el trailer de la película ya que pensaba que spoileaba el 90% de la película. Me alegra decir que aunque sí muestra el argumento básico de la película, se cuida de evitar un montón de momentos que me sorprendieron durante el visionado de la película. En todo caso, creo que cada vez tengo más claro que debo de evitar ver los trailers de las pelícuas que ya tengo claro que quiero ver en cine.

Otro elemento que merece ser destacado es que además de ser una notable de película de terror que conecta con el género “stalker”, también realiza una interesante metáfora, para el que quiera verla, en términos feministas y del “me-too”, al visibilizar la historia de una mejor acosada a la que nadie la cree. En todo caso, esto es una metáfora que no es mostrada de forma burda o intentando colarnos un panfleto político, sino que Whannell opta de forma inteligente por mostrar la historia confiando que los espectadores rellenaremos los huecos y entenderemos que, obviamente, acosar a una mujer está mal. El poder del cine para contar historias reside en MOSTRAR la historia, perdiéndose en muchas ocasiones esta fuerza cuando directores o productores menos hábiles optan por decirnos explicitamente lo que está bien o está mal, y como nos tenemos que sentir los espectadores por ello.

Comparto el trailer de la película:

El hombre invisible es una película notable que consigue mantener en tensión al espectador durante sus dos horas de metraje y que ofrece una buenísima actualización del mítico personaje.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Nosotros, de Jordan Peele

Nosotros es la nueva pesadilla de Jordan Peele (Get Out) que busca, además crear una atmósfera malsana y mantenernos en tensión, realizar un interesante comentario sobre la sociedad americana.

PUNTUACIÓN: 8/10

Adelaide Wilson es una mujer que vuelve al hogar de su infancia en la costa junto a su marido, Gabe, y sus dos hijos, para una idílica escapada veraniega. Cuando cae la noche, los Wilson descubren la silueta de cuatro figuras cogidas de la mano y en pie delante de la vivienda. “Nosotros” enfrenta a una entrañable familia estadounidense a un enemigo tan insólito como aterrador.

Jordan Peele me parece un creador súper inteligente y con las ideas muy claras de lo que quiere mostrar y la mejor forma de mantenernos en tensión. A pesar de que la resolución es una locura, igual que pasaba en su anterior película Get Out, mientras mantenga este nivel es un must-see. Peele dirige, escribe y produce Nosotros, demostrando que tenía las ideas muy muy claras, y que se ha convertido en uno de los hombres fuertes del Hollywood actual.

Otro tema interesante es que el tema de una familia acosada en su casa ya ha sido mostrado antes. Y como me comentó mi hermano Fernando, aunque hay referencias muy claras a Funny Games, Drag me to hell de Raimi y otras muchas, Peele consigue mantener su propia personalidad, y nunca parece un refrito de otras obras.

La doble interpretación de Lupita Nyong’o como Adelaide y Red es antológica. No puedo entrar en detalle por los spoilers, pero el rango dramático de muchas escenas es bestial, y no me extrañaría que fuera nominada al Oscar. Además, Peele ya indicó que todo tiene un sentido y no hay nada puesto al azar, por lo que pequeños detalles y tics de los personajes adquieren un nuevo significado después a medida que se presentan los diferentes giros y sorpresas.

Aprovecho para indicar que esta pelicula debe verse, siempre que sea posible, en versión original, para alucinar con la increíble interpretación de Nyong’o y los cambios en las voces de sus dos personajes principales.

Además de Lupita, el resto de la familia también lo hacen genial. Winston Duke, al que vimos en Black Panther, es su marido Gabe, y aunque es el que tiene un rango interpretativo más limitado, el guión sabe aprovecharle y sacarle el máximo partido.

Los niños son el otro gran descubrimiento de Nosotros. Zahadi Wright Joseph es Zora la hija mayor y Umbrae (su doble), mientras que Evan Alex es Jason, el pequeño de la familia y su doble Pluto, y ambos tendrán que enfrentarse a sus propios infiernos particulares frente a sus dobles.

Espectacular está también Elisabeth Moss en un papel corto de Kitty, amiga de la familia que  sirve para mostrar lo gran actriz que es, expresando en segundos un rango de emociones alucinante.

Aparte del gran reparto y un guión sorprendente, Nosotros es visualmente brillante y tiene un ritmo perfecto, con un montón de momentos malrolleros geniales.

La música de Michael Abels es bestial y desde la primera escena sirve para marcar las diferentes atmósferas que vamos a vivir. Me parece super chulo comentar como consiguen mezclar en la misma escena a los Beach Boys con los raperos de DMZ de forma sorprendente y coherente con la historia.

La fotografía de Mike Gioulakis es también impecable, permitiendo que haya un montón de momentos que van a quedar entre los más icónicos de este año 2019. Técnicamente, la película es súper chula en todos los aspectos.

Mi gran pero a la película está en la explicación del misterio alrededor de los dobles, que es una auténtica locura. Es algo que ya le pasó a Peele en Get Out, está tan centrado en su comentario social y en mantenernos en tensión que el cómo conseguirlo queda en un segundo plano. Entiendo que Peele es muy consciente de este hecho, y en todo caso le agradezco su valentía para mostrar esta locura máxima en una película de terror, y que no se eche para atrás porque claramente es super over-the-top.

Otro tema importante: Los spoilers. POR FAVOR, no chafeis la experiencia a nadie indicando datos clave en las redes sociales. Mi visionado me lo j&%*ó un tuitero famoso que me spoileó la película como si tal cosa con 2 palabras claves hace 3 semanas. No seáis así, anda.

Esto hizo que el giro clave lo viera venir con demasiada antelación. Un giro que por otro lado es bestial y está perfectamente construido por Peele, permitiendo además realizar una metáfora sobre la sociedad americana con múltiples lecturas.

A partir de este momento voy a entrar en territorio de spoilers. Te recomiendo sin duda que veas la película y vuelvas después para conocer mis impresiones sobre las diferentes e interesantes metáforas que plantea Peele.

SPOILERS a continuación, no sigas leyendo si aún no viste la película.

¿Seguís aquí? Perfecto. Vamos a destripar el final de Nosotros.

Nosotros muestra que los gemelos malvados son en realidad el resultado de experimentos del gobierno para intentar controlar a la población americana. El experimento fue un fracaso porque los dos cuerpos comparten una unica alma, por lo que fueron abandonados en cuevas y laboratorios subterráneos por todo el territorio de los Estados Unidos.

Estos Doppelgänger o ligados (termino que utiliza Peele), son levantados contra sus opresores por la inteligente Red, que quiere luchar contra su injusto cautiverio y la opresión por parte de los ricos humanos de la superficie. Al final, quiere que paguen por la vida que ha sufrido bajo tierra. Obviamente, como ya comentaba antes, esto es una locura de nivel máximo que puede provocar sentimientos de WTF! a una parte de la audiencia. En mi caso, entiendo que esta locura es el peaje inevitable que Peele debe pagar para contar la historia que quería transmitir.

Y es que estos ligados son una metáfora clara de los pobres y los desherados sobre los que los Estados Unidos ha cimentado su riqueza y bienestar. Esta metáfora va mucho más alla de la raza, no es un tema de blancos contra negros como en Get Out, sino de ricos contra pobres, contras los inmigrantes, los olvidados o los desheredados. Por eso en un momento de la película, Red dice literalmente que “Nosotros somos americanos”. Además, el título original US, es también el acrómino de United States (Estados Unidos). Por eso cuando se dice que somos nuestro peor enemigo, es mucho más que una película de buenos contra malos, sino de toda una sociedad que explota a una parte de su población y luego los olvida y se siente avergonzada de ella y prefiere mirar hacia otro lado.

La cita bíblica que aparece en la película es Jeremias 11:11, que literalmente dice: “Por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí yo traigo sobre ellos mal del que no podrán salir; y clamarán á mi, y no los oiré”. Este pasaje referido a un castigo divino indica la imposibilidad de escapar de la ira de Dios. En este caso, a la explicación científica de los clones se uniría una espiritual referida a la existencia de un alma única e indivisible.

No es solo el significado de la cita, sino además el hecho que 11:11 es una cifra repetida, como si fueran gemelos o duplicados vistos a través de un espejo. El tema de los duplicados y las miradas en el espejo es otro de los temas recurrentes y repetitivos durante toda la película. Cuando Adelaide le cuenta a su marido el hecho traumático clave de su niñez que la marcó, vemos su reflejo en el cristal del dormitorio. Y en el primer enfrentamiento con Red, su cara se estampa contra un cristal de una mesa, y su cara se ve a través del cristal roto que muestra su rostro facetado. La idea de que tenemos varias caras lo vamos a ver una y otra vez durante las dos horas de película. Y la clave es que realmente no sabemos cual es la cara buena o la mala, o si ese concepto incluso es aplicable.

Pero además de todo lo anterior, queda la guinda final que rompe todo lo que pensamos que habiamos visto hasta el momento. Y es que en el giro final, conocemos que hubo un intercambio de roles entre Red y Adelaide cuando ésta se perdió cuando era una niña. Por lo tanto, la Adelaide que conocemos realmente es la Red niña que logró ascender a la superficie y vivir en nuestra sociedad. Y por eso Red es la unica ligada que puede hablar, al ser reamente una persona de la superficie. Y eso explica su odio hacia su doble que la robó su vida, a la vez que aclara algunos ticks de Adelaide en lo referido a su alimentación y en su forma de ser, cobrando todo el sentido.

Hay otras frases y momentos clave que adquieren un nuevo significado, como cuando la madre de Adelaide dice a la psicóloga que cree que la niña sufre un Sindrome de Stress Post-Traumático al no poder hablar, “Quiero que vuelva mi hija” o “esa no es mi hija”. Y es que realmente no lo es, y solo una madre entiende eso, aunque no sepa explicar las razones. O cuando la Kitty ligada no mata a Adelaide, de la misma forma que la Reina Alien no mató a Ripley en Alien 3, al sentir que es una de los suyos.

Esta inversión de papeles habla de la importancia social del ambiente y las condiciones en las que uno crece como creador de nuestro ser adulto. Y como gente pobre o considerada inferior en nuestra sociedad moderna podrían ser miembros normales si se les diera las mismas oportunidades que a los demás. Una metáfora impresionante que no me esperaba en una pelicula de terror mainstream.

Al final, tenemos a la misma niña, una que ha crecido en un ambiente horrible y otra en uno normal. Pero la que sube a la superficie es el doble a la que hemos visto como la buena todo el rato, por lo que los ligados no tienen que ser, por naturaleza, malos. Y por tanto, un mexicano, colombiano, negro o blanco  que vive en la pobreza no es un criminal por definición. Y de hecho, no tiene por qué convertise en uno si se le ofrecieran las mismas oportunidades. Si Trump ve esta película probablemente le estalle la cabeza.

El final me ha parecido perfecto. Alex, el niño pequeño que fue secuestrado por Red, sabe que su madre no es “humana”, sino una ligada. Sin embargo, no le importa, porque es la única madre que ha conocido y como ya le dijo Adelaide a su hijo la noche antes de que empiece el terror, “estará a salvo si se  queda a su lado“. Y ella le sonríe con esa sonrisa loca característica de los ligados y él se queda tranquilo y satisfecho. Bestial.

Y si encima planteamos la duda de si Alex es realmente él o es otro ligado intercambiado en algún momento anterior, esto provocaría que nuestra cabeza estallara en mil pedazos. Y es que como ya comentaba antes, Peele comenta que todo lo que se puede ver en Nosotros es deliberado. Si Alex es un ligado explicaría su comportamiento antisocial y casi autista, así como su uso constante de una máscara, que refuerza el hecho de que es, de hecho, otra persona. Además de otras situaciones que vamos viendo, como que pueda controlar las acciones de su gemelo Pluto, que Red no quiera matarle cuando si manda matar a Gabe y Zora, o que Adelaide grite cuando Pluto muere quemado, entendiendo que es su hijo “real” de nacimiento. Como digo, las dobleces e interpretaciones posibles son alucinantes.

Como ya digo, la locura de la resolución hace que no le dé una nota de sobresaliente, aunque reconozco que Nosotros me ha gustado mucho, más incluso que Get Out, la anterior película de Peele.

Comparto el trailer de esta película, aunque casi te invitaría a que lo evitaras y vayas al cine conociendo menos posible:

En resumen, Nosotros es una gran película de terror que merece verse en pantalla grande y que ofrece mucho más que los sustos típicos. Jordan Peele es un autor a seguir en todo lo que haga.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Si te gustó esta crítica, te invito a que la compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!