Archivo de la etiqueta: terror

Crítica de Expediente Warren. Obligado por el demonio de Michael Chaves

La serie de Expediente Warren se ha convertido en un clásico del género de terror. Y aunque se nota que James Wan no dirige esta tercera parte “Obligado por el demonio”, su director Michael Chaves realiza un estupendo trabajo con esta película inspirada en hechos reales.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

Ambientada en los años 80. Ed y Lorraine Warren deberán afrontar un nuevo caso que se presenta con un hombre, Arne Cheyne Johnson, que es acusado de asesinato tras haber sido poseído por un demonio.

Expediente Warren. Obligado por el demonio es la tercera parte de The Conjuring (en el original) y la octava de la serie de películas de terror producidas por James Wan, contando las tres películas Annabelle, La Monja y La Maldición de La Llorona. Y precisamente en la producción de La Llorona, James Wan conoció al director Michael Chaves, y supo que era el hombre adecuado para sustituirle en la dirección de esta película, dado que renunció a dirigir esta película debido a sus múltiples compromisos.

Obligado por el demonio cuenta con un guión de David Leslie Johnson-McGoldrick a partir de una historia de Johnson-McGoldrick y James Wan, basados en el juicio de Arne Cheyenne Johnson, un juicio por asesinato que tuvo lugar en Connecticut en 1981, además de El diablo en Connecticut, un libro sobre el juicio escrito por Gerald Brittle. Con fotografía de Michael Burgess y música de Joseph Bishara, la película se rodó en Georgia durante el verano de 2019, siendo otra de tantas películas con fecha de estreno de 2020 que vieron su estreno pospuesto un año.

El principal interés de la película viene de ver a Patrick Wilson y Vera Farmiga retomando sus papeles del matrimonio Ed y Lorraine Warren, una pareja de investigadores paranormales que adquirieron cierta notoriedad en los Estados Unidos en los años 70 y 80. La película cuenta también con Ruairi O’Connor, Sarah Catherine Hook y Julian Hilliard como protagonistas.

Expediente Warren. Obligado por el demonio es una película estupenda que mezcla el terror sobrenatural con el thriller criminal, lo que supone un soplo de aire fresco frente a las típicas películas de casas encantadas y serial-killers que suelen dominar el género de terror. Hay que reconocer que Michael Chaves no es James Wan y en ese sentido obviamente se nota la falta de la brillantez visual de Wan, pero dicho esto que resulta obvio, Chaves me gusta mucho como director y creo que realiza un despliegue visual super interesante, manteniendo un ritmo modélico en todo el metraje con una tensión creciente que me ha dejado super satisfecho del visionado. En concreto, la escena en la morgue me ha parecido brillante y me sugiere que Chaves va a tener un futuro que ya es presente super prometedor dentro del género.

Como en las dos anteriores partes de The Conjuring, Obligado por el demonio cuelga el cartel de “inspirado en hechos reales”, aunque está claro que a partir de unos hechos más o menos concretos, toda la investigación y el thriller que vemos entran en el ámbito de la invención más fantástica. Sin embargo, el tono y la forma en que se plantea esta historia como una investigación de un crimen en la que hay que encontrar pruebas físicas de la existencia de fuerzas sobrenaturales me ha parecido que crea un marco muy interesante a partir del cual James Wan y New Line Cinema van a poder hacer todas las películas que quieran, repplicando en el ámbito sobrenatural las series de Misión imposible o 007, cada película con un caso.

Patrick Wilson y Vera Farmiga me chiflan como actores. Su carisma y la química que comparten en pantalla me parece alucinante y, como comentaba antes, para mi es de largo lo mejor de la película. Gracias a su presencia, merece la pena ver este nuevo Expediente Warren, incluso reconociendo que quizá esta tercera parte no es tan potente tampoco en lo relativo a la historia comparada con las dos películas previas dirigidas por James Wan. Pero no pasa nada, incluso siendo así la humanidad y el carisma de esta pareja me compensa el precio de la entrada. Junto a ellos, considero que el resto del reparto también está muy bien y cumplen con las exigencias de este tipo de cine.

Otro elemento que me ha gustado además de las interpretaciones y el apartado visual de Chaves es la edición de sonido, que me provocó un par de sustos increíbles al comienzo de la película. Quizá es debido a que no veo todo el terror que se estrena y me limito a ver ¿8/10 películas al año? De este género, pero he visto una película más que digna que sabe el tipo de entretenimiento que es y nos lo ofrece sin duda.

Realmente no tengo un pero hacia esta película. Quizá lo único es que como digo dentro que me ha gustado no me voló la cabeza como sí consiguió James Wan en las dos películas precedentes. Pero dado que eso ya estaba claro desde antes de entrar en la sala, no es algo que me haya molestado en modo alguno ni me haya impedido disfrutar de la historia. De hecho, creo completamente que es un película super recomendable.

Comparto el trailer de la película:

Expediente Warren. Obligado por el demonio es una estupenda película que confirma que la saga de la familia Warren en el cine está más viva que nunca y puede dura lo que les apetezca a sus productores.

Puntuación: 7,5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Strange skies over East Berlin, de Jeff Loveness, Lisandro Estherren y Patricio Delpeche (Boom Studios)

Boom Studios está convirtiéndose en los últimos años en un notable proveedor de comics diferentes que encajan con mis ánsias de nuevas lecturas. Strange skies over East Berlin de Jeff Loveness, Lisandro Estherren y Patricio Delpeche es el último gran ejemplo.

PUNTUACIÓN: 8/10

Un thriller escalofriante e intenso sobre un espía estadounidense que se enfrenta a una aterradora amenaza inhumana en el corazón de la Guerra Fría. Berlín Este, 1973.

Herring, un desilusionado espía estadounidense, ha pasado toda la Guerra Fría infiltrándose en los círculos internos de la inteligencia de Alemania Oriental por una causa en la que ya casi no cree. Ha visto de todo y ha hecho todo lo que le pidió su gobierno, pero su última misión enfrenta al brillante y amargado operativo contra una fuerza enemiga tan vasta que podría aniquilar a toda la humanidad.

El escritor Jeff Loveness (Judas) y el artista Lisandro Estherren (Redneck) presentan un thriller escalofriante e intenso sobre una aterradora amenaza inhumana en el corazón de la Guerra Fría, y el único espía estadounidense que puede salvar el mundo… si puede salvarse a sí mismo primero.

Jeff Loveness es un escritor de televisión nominado a los Emmy por series como Rick and Morty y Jimmy Kimmel Live. Escribió los comics Marvel Groot y Nova, World Reader para Aftershock y la aclamada Judas para Boom.

Lisandro Estherren es un artista argentino que ha trabajado con numerosos editoriales en todo el mundo. En Estados Unidos yo le conocí gracias a Redneck junto a Donny Cates, serie editada por Image. En este comic está acompañado por el colorista argentino Patricio Delpeche, que ha trabajado para Boom, IDW, Vault Comics y Glénat entre otras.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es strangeskiesovereastberlin_001_01_starsmydestination.jpg

Lo primero que me llamó la atención del comic fue su mezcla de conceptos. Estamos ante un thriller ambientado en la Guerra Fría con toques de terror inspirado en Alien o La Cosa, protagonizado por un personaje acosado por un pasado del que no está nada orgulloso. Es curioso como son elementos que no necesariamente tendrían que funcionar, y sin embargo, en este comic funcionan con precisión suiza. La paranoia de la Alemania comunista de 1973 está perfectamente conseguida y sus páginas nos introducen en este mundo oscuro de forma maravillosa.

Leí Groot y tengo que reconocer que no fue una tarjeta de presentación demasiado buena para Jeff Loveness. Sin embargo, con este Strange skies over East Berlin me he encontrado con un escritor todo terreno con una estupenda habilidad en la construcción de personajes y creando una historia original e interesante, que me deja con ganas de leer más comics u obras suyas. Hay otros elementos de este comic que me gustaron mucho en lo relativo a historia, estructura y giros, pero este es uno de esos casos en los que cuanto menos sepas del comic, más lo vas a disfrutar cuando lo leas.

En el apartado artístico, he disfrutado muchísimo el dibujo de Lisandro Estherren y del color de Patricio Delpeche. Ya comenté en la reseña correspondiente que no me gusta demasiado su estilo sucio de Estherren en Redneck, pero en East Berlin me parece que ofrece unas páginas maravillosas. La opresión del régimen comunista se muestra de maravilla en sus páginas, así como el dolor y los pecados que todos los personajes ocultan en su interior. El color de Patricio Delpeche ayuda además a enfatizar los elementos de terror con los que nos iremos encontrando, y consigue que el comic tenga una notable intensidad dramática en toda la narración, transmitiendo el tono perfecto que la historia precisaba.

Comparto las primera páginas del comic:

Strange skies over East Berlin es un comic inesperado que consigue su mayor fuerza de la combinación de elementos que a priori no tendrían por qué encajar y cuando lo hacen, significan un enorme éxito para los lectores. Un comic super recomendable sobre todo para los que buscan disfrutar de historias diferentes que espero que alguna editorial se anime a publicar pronto en España.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Fatale de Ed Brubaker y Sean Phillips (Image Comics)

Ed Brubaker y Sean Phillips comenzaron en enero de 2012 su relación con Image Comics con Fatale, serie de 24 números que realiza una sorprendente combinación de género negro y el terror cósmico de H. P. Lovecraft.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¡ARMAS! ¡SEXO! CULTOS SECRETOS! ¡Y MONSTRUOS!

¡Nada de lo que han hecho hasta ahora los creadores de los premiados y superventas SLEEPER, CRIMINAL e INCOGNITO te preparará para el explosivo debut de FATALE!

En 2012 un hombre de luto por la muerte de su tío se topa con un secreto que lo lleva por el camino más oscuro imaginable… a una mujer seductora que ha estado huyendo desde 1935, un mafioso que puede ser un monstruo demoníaco inmortal, y las historias de todos los hombres condenados que han quedado atrapados en su lucha de décadas. FATALE combina el noir y el horror para contar una épica fascinante que no se parece a nada que hayas visto antes.

Fatale supuso un enorme éxito de crítica y público que cimentó el prestigio de Ed Brubaker y Sean Phillips como una voz única dentro del comic mainstream americano, además de asegurarles la estabilidad económica para poder seguir creando sus comics en Image Comics con total libertad, cosa que llevan haciendo desde entonces.

Frente a las historias de género negro puras con las que Brubaker y Phillips comenzaron su andadura en Criminal como Lawless o Bad night, en los años anteriores a Fatale Brubaker había mostrado un gran interés en salir de su zona de confort incorporando elementos a sus tramas que permitieran varios registros, como fue Last of the innocent, o su segunda miniserie de Incógnito, en la que mezclaba a su historia de seres super poderosos contada desde un punto de vista pulp un giro metatextual.

Para Fatale, el desafío fue aún mayor, al plantear una historia de terror combinada con una reflexión sobre la figura de las clásicas femme-fatales tan habituales en el género negro. Brubaker comenta que buscando encontrar su voz para contar un tipo de historia que para él era completamente nueva, no es de extrañar que inicialmente empleara aquellas herramientas con las que más a gusto se sentía. Es por esto que Fatale muestre sobre todo al comienzo un terror construido a partir de una historia criminal con toques de historia de amor condenado.

Fatale es hasta la fecha la historia más larga de las realizadas por Brubaker y Phillips en el ámbito creator-owned. Kill or be Killed llegó al número 20, mientras que Sleeper también tuvo 24 números en sus dos temporadas publicadas dentro de Wildstorm, aunque con menor número total de páginas, además del propio hecho de que este comic es propiedad de Wilstorm / DC Comics. Aunque inicialmente la serie fue anunciada como de 12 números y Brubaker siempre comentó que el final estuvo siempre claro para él, el como llegar a ese momento se amplió sobre la marcha, llegando a doblar los planes iniciales al buscar que la historia de Josephine fuera contada de la mejor manera posible.

En el apartado artístico, Sean Phillips contó con Dave Stewart en los colores los primeros 11 números, mientras que problemas de agenda de Stewart, uno de los mejores coloristas del medio y también uno de los más solicitados, provocó que Elisabeth Breitweiser se incorporara a la serie en el número 12, coloreando el resto de números hasta el final. Lo cierto es que no sentí la diferencia, dado que Breitweiser se adaptó a los colores planos que asociamos a los comics de Brubaker y Phillips, primero con Val Staples, luego con Stewart y que actualmente está realizando Jacob Phillips, el hijo de Sean. En todo caso, el número 23 en el que descubrimos la revelación cósmica del origen de Josephine, permitió que Breitweiser se luciera por completo y demostrara por qué es ella también una maravillosa colorista por méritos propios.

Veo en Fatale a un Phillips en su salsa con su nivel habitual de calidad en la narrativa, aunque quizá deba reconocer que su estilo encaja perfectamente con el realismo y no tanto en la parte fantástica, mostrando a un monstruoso Bishop con claras reminiscencias a Lovecraft casi como si un figurante de una película de la Hammer de los 60 llevara una máscara de un monstruo. Además, que Fatale cuente con numerosas escenas sexuales no es noticia, aunque merece la pena indicar que es el comic que más explícitamente muestra el cuerpo de Josephine, con varios desnudos integrales frontales, cosa que no habíamos visto en los comics previos de la pareja.

Otro detalle interesante que descubrí leyendo entrevistas de la época ha sido conocer el método de trabajo de Brubaker y Phillips. Todo empieza con Brubaker “vendiendo” el concepto de la serie de Phillips con un tratamiento contado a nivel general, para estar seguro que a Phillips le interesa y quiere dibujarlo. Sin embargo, Phillips no quiere saber el final de la historia mientras dibuja, sino que prefiere ir dibujando a medida que Brubaker le envía el guión, nunca todo el número completo, sino normalmente en partes de unas ocho páginas, más o menos un tercio de cada número. Es por esto que Phillips en cierta manera va descubriendo las sorpresas del comic a medida que va trabajando en él, nunca a priori.

De hecho, los anuncios promocionales que he incorporado a la reseña fueron dibujados por Phillips a partir de las ideas de Brubaker de lo que sabía que el comic tendría que mostrar, pero sin ser necesariamente escenas reales del comic.

A continuación, resumo los argumentos de los 5 arcos de la serie:

Death Chases me (La muerte me persigue) Números 1-5

Secretos, mentiras, horror, lujuria y monstruos de antes del inicio de los tiempos, todos chocan en FATALE: DEATH ME CHASES. En la actualidad, un hombre conoce a una mujer con la que se obsesiona instantáneamente, y en la década de 1950, esta misma mujer destruye la vida de todos aquellos que se cruzan en su camino.¿Qué horrible secreto oculta? Sólo Brubaker y Phillips podrían haber unido el género negro con el terror de H. P. Lovecraft.

The Devil´s business (El negocio del Diablo) Números 6-10

En la década de 1970 en Los Ángeles, Josephine no puede esconderse de los cultos satánicos y de los ricos de Hollywood con espeluznantes películas de 8 mm. Y cuando un actor en apuros y su amigo herido se crucen en su camino, se desatará el infierno, dejando ondas que hacen eco hasta la época moderna, donde Nicolas Lash cae más profundamente en el hechizo de Josephine.

West of Hell (Al oeste del Infierno) Números 11-14

Desde los oscuros días de la depresión, hasta la Edad Media y el viejo oeste, estos relatos de horror y mito sobre el misterio de la mujer fatal revelan secretos que incluso nuestra heroína aún no conoce. Audaz y experimental, este es el horror pulp noir en su máxima expresión.

Pray for Rain (Reza por la lluvia) Números 15-19

Sexo, drogas, rock-n-roll y asesinos rituales chocan en el volumen más extraño y emocionante de FATALE hasta ahora. Una mujer extraña sin memoria se topa con la vida de una banda de grunge en apuros a mediados de los 90 en Seattle… ¿Se convertirá en su musa? ¿Los salvará de convertirse en un grupo de un único éxito? ¿O será algo mucho peor, dado que hay un asesino psicópata tras su rastro?

Curse the Demon (Maldice al demonio) Número 20-24

El último libro de la épica historia superventas de terror-noir de ED BRUBAKER y SEAN PHILLIPS. Los secretos de la inmortal Femme Fatale y su adversario salen a la luz antes de su explosivo enfrentamiento final.

Tras este resumen, lo cierto es que a pesar de ser un comic estupendo, considero que Fatale es el comic en el que Brubaker no acabó de acertar el concepto, o al menos la forma de combinar todos los elementos. Y quizá en ese sentido es la propia Josephine en la que se personalizan todos los problemas. Josephine es el arquetipo de “mujer fatal”, una hermosa mujer morena capaz de hechizar a cualquier hombre con solo unas palabras.  Y excepto en el tercer arco formado con historias unitarias ambientadas en diferentes momentos temporales, en general la vemos en diversas épocas a través de los ojos de los hombres a los que atrapa y a los que utiliza para conseguir sus fines, que pasan por un lado por escapar de la secta de Bishop y por otro de conocer más detalles de un pasado que está oculto para ella. El hecho de convertirse casi en la secundaria de su propia serie no ayuda a generar la necesaria empatía.

El conocimiento que es un ser inmortal que ha muerto y renacido en diferentes eras tampoco consigue generar empatía hacia ella porque sus actos son egoístas y deja un reguero de sangre a su paso de hombres que no merecían el destino que sufrieron. Aparte, Brubaker nos deja además sin saber quién es reamente Josephine, dejando unas pistas que son demasiado poco, y mostradas demasiado tarde. En este sentido, saber que es perseguida por un culto satánico que quiere sacrificarla a unos dioses ancestrales que enlazan con la tradición Lovecratiana, tampoco consigue que la veamos como “buena” porque sus actos conscientes o inconscientes no lo han sido. Casi me recuerda a la forma en que Neil Gaiman muestra a sus deidades, mostrándoles como seres que actúan según su naturaleza y a los que los calificativos de “buenos o malos” no son aplicables.

Ambientar sus arcos en los años 50 en San Francisco para hacer una típica historia policial, en los 70 en Los Ángeles para poder tocar las historias de sectas de Hollywood tan influidas por las andanzas de Charles Manson, y en los 90 en el Seattle cuna del grunge, sirve para que Brubaker toque elementos de su vida personal que le mantengan creativamente interesado. Y junto a esto, tenemos 4 historias centrales con diferentes protagonistas para no verse constreñido por la obligación de historias contadas en arcos de cinco números, y un último arco en el que cambiamos de narrador para ver la historia desde el punto de vista de Nic, del villano Bishop y por último de Josephine, para conocer la historia de los principales personajes.

Con un final 100% Lovecraftiano que se aleja de las historias noir tradicionales, Fatale aún no encajándome en todo si que veo que es la historia más ambiciosa en todos los sentidos de las que nos han contado Brubaker y Phillips hasta la fecha. De hecho, agradezco que Brubaker se aleje de su zona de confort y nos sorprenda con historias tan diferentes entre si. Es por esto que creo que Fatale es un comic super recomendable y os invito a que lo probéis.

Os muestro a continuación las primeras páginas de este comic, que seguro os van a enganchar:

Comparto por último a modo de curiosidad, el anuncio promocional que crearon a modo de trailer para promocionar el comic:

Fatale es una historia diferente que se aleja de las raíces noir con las que Brubaker y Phillips se sienten más a gusto, ofreciendo una estupenda lectura que sin duda te sorprenderá.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Estrellas Oscuras de Lonnie Nadler, Jenna Cha y Brad Simpson (Vault Comics – Ed. Hidra)

Tras Costas Salvajes, tenía ganas de disfrutar de una historia diferente, por lo que opté por darle una oportunidad a Estrellas Oscuras, comic de Lonnie Nadler, Jenna Cha y Brad Simpson que la Editorial Hidra nos ha traído a España tras el éxito cosechado en Estados Unidos por Vault Comics.

PUNTUACIÓN: 7/10

UNA JOVEN TRAMPERA DEJA ATRÁS A SU FAMILIA PARA PERDERSE EN UN ONÍRICO BOSQUE INVERNAL QUE OCULTA UNA AMENAZA CÓSMICA.

Corre el año 1887, y Eulalie Dubois ha pasado toda su juventud siguiendo el modo de vida de su familia, aislada del resto del mundo. Pero la libertad le llega en forma de un extraño paquete que debe entregar en una ciudad sin nombre que está al norte. Pero en el bosque hay algo siniestro que desea con fervor lo que ella está transportando.

Una historia de terror cósmico y supervivencia de las perturbadas mentes de Lonnie Nadler (The Dregs, Marvelous X-Men) y la artista debutante Jenna Cha.

Comentaba en la introducción que la calidad de Costas Salvajes me ha animado a comprar y leer este Estrellas Oscuras editado por Hidra. He comentado en otras ocasiones que me gusta poner mi cartera donde pongo mis opiniones y la única forma de apoyar para que se hagan y publiquen en España más comics diversos es comprándolos y haciendo que a las editoriales les salga a cuenta salirse de su zona de confort. Es por esto y gracias a algunas críticas positivas que hice un salto de fe con unos autores que por otro lado no conocía de nada ni había leído nada de ellos previamente.

Por otro lado, tenía claro que aparte del concepto genérico de ser una historia de terror ambientada en la época Victoriana, realmente estos comics no tenían nada que ver. Lo que no esperaba era encontrarme un ying-yang, dos obras casi opuestas en su narrativa y sus elecciones creativas.

Frente a la exuberancia y colorida propuesta de la historia de amor ambientada en la India colonial con vampiros y otros seres sobrenaturales de Costas Extrañas, este Estrellas Oscuras es un drama psicológico en un bosque helado desolado, que conecta con el “terror cósmico” de H.P. Lovecraft y sus seres más allá de nuestro entendimiento con unos humanos insignificantes que sólo pueden aspirar a la locura en su presencia.

El guión de Lonnie Nadler está planteado como una narración en primera persona en la que conoceremos los miedos y aspiraciones de la joven protagonista en el Canadá de 1887. Los problemas de una sociedad que aplasta las ilusiones de las mujeres de la época y sólo podían aspirar a ser casada y a tener hijos queda muy bien reflejado en estas páginas, así como su evolución ante el viaje que emprende que es más interior que geográfico. De forma muy sutil, Nadler construye una historia satisfactoria que por otro lado no implica dar todas las respuestas.

En el apartado artístico, me ha gustado el dibujo de Jenna Cha con colores de Brad Simpson. Cha recrea el desolado mundo nevado canadiense y crea un retrato de la protagonista rico en matices que me ha gustado mucho. También es muy interesante la recreación histórica que realiza en estas páginas, tanto en lo referido a indumentarias, contrucciones etc… que se unen a unos momentos realmente perturbadores en varios momentos señalados del comic. NO llamaría a este comic una historia de terror, pero si sin duda un drama psicológico con elementos fantásticos.

El color de Brad Simpson es también perfecto y transmite de maravilla la sensación de desolación, de soledad y de frío extremo del invierno en el norte de Canadá.

Si tengo que ponerle un pero, la narración de Nadler está planteada utilizando la clásica herramienta de una protagonista que escribe en su diario sus sentimientos y vemos y leemos lo que va viviendo. En este sentido, hay un elemento a mitad de comic que rompe la historia en dos y es cuando Eulalie encuentra un segundo diario cuyas páginas nos son mostradas durante 8 largas páginas, que se me hicieron un poco de bola. El ritmo en este momento de la narración queda roto completamente.

Por otro lado, la historia claramente tiene un ritmo lento o muy lento. Justo por ser tan diferente a los comics que leo habitualmente, me ha gustado probar algo diferente. Sin embargo, me puedo creer que alguien que busque una historia de terror más convencional pueda acabar un poco espantado con este comic.

Estrellas Oscuras es un buen comic que plantea un tipo de historia a la que no estamos acostumbrados en el ámbito mainstream. Precisamente por eso merece que sea más conocido.

PUNTUACIÓN: 7/10

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Un saludo grande!!

Crítica de 30 monedas de Álex de la Iglesia (HBO)

Los fans del fantástico y el terror nos las prometiamos muy felices ante el estreno de 30 Monedas, la primera serie de televisión de Álex de la Iglesia producida por HBO. Para lo bueno y para lo malo, la serie transmite lo que es el director vasco.

PUNTUACIÓN: 5/10

Serie de TV (2020). 8 episodios. Judas traicionó a Jesucristo por 30 monedas de plata. 2000 años más tarde, una de ellas aparece en un pueblo remoto de España, desencadenando una serie de fuerzas sobrenaturales que amenazan con destapar secretos del Vaticano y aniquilar a la raza humana. En medio de todo estará el padre Vergara, un exorcista, boxeador y ex convicto exiliado en una parroquia del pequeño pueblo donde aparece la moneda. Vergara quiere olvidar y ser olvidado, pero sus enemigos lo encontrarán muy pronto… Cuando Vergara es relacionado con una serie de fenómenos paranormales ocurridos en el pueblo, Paco, el ingenuo alcalde, y Elena, una inquieta veterinaria, tratarán de desvelar los secretos de su pasado y el significado de la antigua moneda que Vergara mantiene oculta.

Alejandro de la Iglesia (Bilbao,1965), es un director, productor y guionista de cine español. Saltó a la fama con El día de la Bestia (1995) película que ganó 6 Goyas entre ellos el de Mejor Director, y que lanzó a la fama a Santiago Segura.

Acción mutante (1993), Perdita Durango (1997), Muertos de risa (1999), La comunidad (2000), 800 balas (2002), Crimen ferpecto (2004), Los crímenes de Oxford (2007), La balada triste de trompeta (2010), La chispa de la vida (2011), Las brujas de Zugarramundi (2013), Mi gran noche (2015) y El Bar (2017) muestran una amplia filmografía en la que se han alternado propuestas más comerciales destinadas a un público internacional con otros conceptos más personales que transmiten el cariño por el cine de género, el fantástico, el terror e incluso el western, planteado desde el humor negro, el esperpento y los toques costumbristas.

De la Iglesia colabora con Jorge Guerricaechevarría en los guiones y dirige los 8 episodios que forman esta primera temporada, y que cuentan con fotografía de Pablo Rosso y música de Roque Baños. Según de la Iglesia, su historia está pensada para ser contada en 3 temporadas, de las cuales de momento sólo está confirmada la segunda que ya se encuentra en preproducción.

La serie cuenta con un reparto de grandes conocidos del cine español. Eduard Fernández es el Padre Manuel Vergara un exorcista que ha cumplido tiempo en prisión y que se encuentra quemado por unos dramáticos hechos de su pasado, que llega a Pedraza (Segovia) en principio a disfrutar de un retiro tranquilo alejado de las grandes capitales. Fernández es el gran protagonista y su indudable carisma y presencia ofrece algunos de los momentos más impactantes.

Megan Montaner es Elena Echevarría, para mi el gran descubrimiento de la serie. Elena es la veterinaria del pueblo y sufrió la misteriosa desaparición de su marido hace 2 años, del que no se sabe nada hasta ahora. Es impulsiva y es de actuar antes que pensar. Actriz televisiva conocida por su participación en series como Amar en tiempos revueltos, El secreto de Puente Viejo, Gran Hotel y Sin Identidad, 30 monedas puede significar su lanzamiento a nivel internacional.

Miguel Ángel Silvestre es Paco, el alcalde de Pedraza y marido de Merche (Macarena Gómez), la empresaria local dueña del hotel del pueblo y de una industria cárnica. Paco es buena persona y siempre intenta ayudar a todos los vecinos del pueblo, pero es muy bobalicón y se deja mangonear por su mujer hasta el punto de ser un pelele en sus manos. En secreto, o no tan secreto, está enamorado de Elena.

Pepón Nieto es el Sargento Lagunas, el Jefe del puesto local de la Guarcia Civil, una persona normal que se va a ver sobrepasado por los sucesos que irán sucediendo en el pueblo. Manolo Solo es el Cardenal Fabio Santoro, un alto cargo de la iglesia en Roma que es amigo de seminario del padre Vergara y que compartieron unos dramáticos sucesos. Por último, Cosimo Fusco es Angelo, un ángel caído

Empezando por los elementos positivos, a efectos televisivos 30 monedas es una producción de gran presupuesto que puede mirar de tu a tu a producciones americanas y que transmite que han contado con todos los medios técnicos para contar la historia que quería contar de la Iglesia. La serie está rodada en localizaciones en Pedraza y Sepúlveda, dos pueblos monumentales de la provincia de Segovia que transmiten el feeling histórico / rural perfecto. Además, la serie ha rodado escenas en Roma, Nueva York, Paris o Zurich, lo que da un toque internacional y a la vez refuerza la idea de estar ante un producto de gran primer nivel que merece formar parte del catálogo de HBO.

Gracias a contar con todos los recursos necesarios, a nivel técnico la serie es irreprochable, luciendo perfecta en todo momento. No sólo las localizaciones exteriores, los sets interiores, la fotografía, la música, el montaje, todo luce genial. También merece la pena destacar los efectos especiales. Excepto en una escena en el último episodio, 30 monedas cuenta con unos estupendos efectos especiales que transmiten el amor por los clásicos de John Carpenter y los monstruos creados en los años 70 y 80 por Rob Bottin.

Y hablando de clásicos, de la Iglesia utiliza 30 monedas casi a modo enciclopédico para resumir su amor por el cine fantástico y de terror, adornando toda la serie de innumerables homenajes a películas clásicas del género. Hay tantas influencias que es imposible acordarse de todas. Si os interesa el tema, os recomiendo este hilo de twitter de Horror Losers.

La propia idea central de usar el concepto de los Cainitas, una secta que cree que Judas y el mal en general forman también parte del plan divino que Dios conoce y tolera, como los antagonistas de la serie me parece una idea genial. Lamentablemente, como va a pasar con otros conceptos a lo largo de la serie, de la Iglesia no sabe desarrollar las posibilidades que se planteaban a priori y en parte desaproveche este potente concepto.

Hay que decir también que a pesar de algún elemento en el que luego entraré, 30 monedas es un producto entretenido en el que pasan muchas cosas a veces muy locas y que no aburre en ningún momento. En este sentido, debo decir que los episodios 2 y 3 me parecen los mejores de toda la serie y un buena muestra de terror y fantástico, mientras que los episodios 4, 5 y 6 en cuanto a trama son interesantes y ofrecen también un nivel más que aceptable. En todo caso, para un análisis más extenso de cada episodio, os recomiendo el podcast de El Colmo Producciones en el que participé.

En cuento al reparto, los grandes papeles están reservados para Eduard Fernández y Megan Montaner, que aprovechan la serie para lucirse. El resto del reparto cumple para bien y para mal con lo que de la Iglesia les pide, de forma que el problema por ejemplo con todo lo referido al personaje de Paco interpretado por Miguel Ángel Silvestre no es del actor, sino de un guión que califico en este aspecto de deficiente.

Y sin más dilación, entro ya en lo que no me ha gustado. Comentaba al principio que 30 monedas es 100% Álex de la Iglesia, para bien o para mal. En mi opinión, el director es un gran creador de conceptos impactantes interesantes a priori que sin embargo no acaba de saber como desarrollarlos de forma adecuada, cayendo su narrativa en un todo vale. No conecto tampoco con su humor negro de brocha gorda, ni con unos personajes convertidos siempre en estereotipos andantes sin personalidad real. Y estas señas de identidad de toda una carrera profesional están, como no podía ser de otra forma, presentes en la serie.

Si, la serie es entretenida, pero entretenida en modo encefalograma plano, del tipo voy a intentar disfrutar de lo que estoy viendo sin pensar mucho en ello, porque si lo pienso nada tiene sentido. Los personajes hacen una cosa y la contraria, un cura que sabe que el Maligno existe porque lo ha visto y sufrido en sus carnes le regala un objeto poderoso a la primera que pasa por allí a sabiendas que la ha puesto un diana en la espalda y, en general, da la sensación que De la Iglesia tiene 3 momentazos visuales en cada episodio a los que quiere llegar si o si, pero la forma en que los personajes llegan a ellos no es tan importante como el fotograma en sí, provocando momentos fallidos y una narrativa de fuegos artificiales vacíos sobre todo en la segunda mitad de la serie.

Y es cierto que los episodios 2 y 3 me gustaron (mucho), quizá precisamente por ser historias más pequeñas y autocontenidas. Y hasta el quinto la serie estaba siendo mejor que mis mejores expectativas, a pesar que el piloto no me acabó de convencer. Sin embargo, los dos últimos episodios sufren un bajón brutal por un climax deficiente mal construido, peor contado y que NO ofrece un final a ninguna de las tramas abiertas hasta ese momento. Y conectando con eso, las partes con tensión fantástica y toques de terror me gustan, pero cuando de la Iglesia se pone en modo fanboy que quiere imitar a Carpenter y meter como sea monstruos multiformes gigantes, los episodios bordean peligrosamente el bochorno involuntario.

Comentando sobre la querencia por las ideas molonas, estoy seguro que De la Iglesia y su colaborador Jorge Guerricaechevarría debieron pensar que molaría mucho romper las expectativas del público haciendo que un cachas guaperas como Miguel Ángel Silvestre interpretara a un calzonazos penoso. Y quizá como idea tomando unas birras funcionaba. Pero es un concepto terriblemente mal desarrollado que no le da ninguna oportunidad a Silvestre, que por otro lado creo que es buen actor, para que haga nada medianamente creíble. No llegamos a saber por qué si Paco está perdidamente enamorado de Elena se casó con Merche, o qué relación tenían en el pasado, de forma que es imposible crear el más mínimo vínculo emocional con él.

Y si el fail en el que de la Iglesia mete a Miguel Ángel Silvestre es tremendo, no menos es la visión del director vasco de los habitantes del pueblo. Leí que la gente de Pedraza se mostró entusiasmada con el rodaje de la serie en el pueblo. No creo que lo estén tanto cuando vean cómo les muestra en pantalla, convertidos en un mero estereotipo con una nula profundidad de los que hacer una broma chunga a costa de “los de pueblo”.

El único que puede estar contento con 30 monedas al 100% es Eduard Fernández. El Padre Vergara es otro personaje surgido de una barra de bar: “¿te imaginas lo que molaría ver a un cura boxeador que combate al demonio a tiro limpio?” Y hay que reconocer que el concepto “El exorcista meets El cabo del miedo meets Preacher” mola y ofrece algunos momentos visuales bestiales. La mera presencia de un Fernández musculado, tatuado, con cara de pocos amigos y barba tupida vende la serie, es cierto, pero el guión es también muy limitado en su construcción del personaje, que es mostrado con un único matiz y sin permitir un mínimo desafío actoral a Fernández, más allá de aparecer en pantalla con cara de pocos amigos.

Y por concluir con los personajes, 30 monedas probablemente va a servir como plataforma de despegue para una (espero) fulgurante carrera profesional a nivel internacional para Megan Montaner. Ella lo hace genial como la mujer atormentada por un marido desaparecido que busca respuestas y que no duda en intentar ayudar cuando hay gente el peligro. Sin embargo, tiene que protagonizar una escena de sexo explícita en el sexto episodio que es un pegote que no pinta nada en la narrativa general hasta ese momento. Mira que me encanta disfrutar de la belleza del cuerpo femenino y ello no me produce ningún pudor, pero esta escena me produjo un bochorno extremo por la forma en que cosifica a Montaner.

Hay series como Banshee o la misma Juego de Tronos que te mostraron desde el minuto uno de qué iban y que los desnudos y el sexo eran parte de su personalidad. Perfecto, si lo sabes y te gusta te apuntas y si no te gustaba dejabas de verlas y cada uno por su lado. Pero 30 monedas se había movido en una línea que queda rota de forma grosera en esta escena que no aporta nada a la historia ni a la evolución del personaje, y que sólo sirve para “mostrar cacho”. Vale que en los 70 y 80 la cosificación de la mujer en el terror y el fantástico era tremenda, pero eso no significa que a la hora de hacer tu homenaje al género debas cometer en 2020 los mismos errores que hace 40 años. Al contrario, se nos supone más inteligentes que todo eso, lo suficiente al menos para tomar lo bueno pero descartar lo no tan bueno. No cabe duda que yo no tengo la misma sensibilidad que de la Iglesia, y sus prioridades narrativas no tienen nada que ver con lo que yo le pido a una buena historia.

Otro elemento que comentaba como positivo era la enorme cantidad de referencias y homenajes de la serie que puede hacer las delicias de los amantes del fantástico y el terror. Y eso en si mismo es positivo, claro que si. Sin embargo, narrativamente una historia no puede estar construida a partir del fan-service sin unos cimientos sólidos. Pero con unos personajes endebles y unos todo vale de principio a fin, la conexión emocional es imposible y la desconexión como espectador inevitable. Empeorado todo además con un último episodio terriblemente malo, de largo el peor de la serie, que deja al espectador una sensación de decepción total partiendo que no es final de nada y deja todo completamente abierto.

Llegado a este punto, lo más normal es que NO vea la segunda temporada. En todo caso, esta en una opinión personal que no tiene por qué coincidir con la de nadie. Imagino que habrá gente que como a mi no le haya gustado la serie y en concreto el final, pero seguro que también hay espectadores que lo han disfrutado y a los que el todo vale continuo o los personajes estereotipados no le suponen ningún problema. Bien por vosotros.

Comentaba en mi crítica de Wonder Woman 1984 que en 2000 podía llegar a entenderse que un espectador apoyara una mala película de superhéroes ante la disyuntiva que era eso o nada, porque en esa época no había casi ninguna. Pero en 2020, en medio de la edad de oro del género en el que jamás tuvimos tanta oferta variada a nuestra disposición, es justo cuando los fans debemos ser más exigentes para que los estudios sepan que solo los buenos productos serán apoyados por el público y que no todo vale.

Con 30 monedas, inicialmente pensaba que el símil podría ser aplicable al ser la primera serie de televisión española de gran presupuesto de temática fantástica y de terror. Pensando que la clave para que se hagan más productos de género en España era que 30 monedas fuera un éxito, estaba pensando en la serie bajo el punto de vista del vaso medio lleno, intentando ver lo positivo de que una serie como 30 monedas haya llegado a estrenarse. Lo cual en si mismo ya es un éxito. Sin embargo, volviendo con la comparación de 30 monedas con Wonder Woman 1984, diría que los fans queremos más contenidos de género, claro que si. Pero contenidos de CALIDAD, bien escritos y mejor realizados con personajes interesantes, y no debemos conformarnos con cualquier cosa. Teniendo en cuenta el presupuesto y la producción con la que ha contado de la Iglesia, da hasta pena que haya utilizado estos importantes recursos de forma tan decepcionante.

Y decir todo esto me da fastidia porque en lo personal Álex de la Iglesia parece una persona super maja y un frikazo bestial (en el mejor sentido posible), con unos conocimientos en lo relativo al cine en general y el fantástico y el terror en particular muy superiores a los míos, al que solo por afinidad en gustos no quiero más que desearle el mejor de los éxitos en todo. Pero si la serie no es buena, no es buena.

Es por esto y teniendo en cuenta que es la primera serie de estas características en muchísimo tiempo, que a pesar de no conectar con ella en tantos aspectos como acabo de exponer, el cuerpo tampoco me pide suspenderla.

Comparto el trailer de la serie:

30 monedas me ha recordado por qué no había visto las últimas películas de Álex de la Iglesia, y ahora mismo es absolutamente impensable plantearme siquiera la posibilidad de ver la futura segunda temporada. Un fail en toda regla con el que me ha sido imposible conectar.

PUNTUACIÓN: 5/10

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!