Jonah Hex: El rostro de la violencia, de Jimmy Palmiotti, Justin Gray, Tony DeZuñiga y Luke Ross #Reseñoviembre Día 9

Es poco frecuente poder leer comics ambientados en el lejano oeste, y en el #reseñoviembre de hoy quiero destacar uno de los mejores westerns de los últimos años.

#RESEÑOVIEMBRE Día 9: Jonah Hex: El rostro de la violencia, de Jimmy Palmiotti, Justin Gray, Tony DeZuñiga y Luke Ross

Guión: Jimmy Palmiotti y Justin Gray

Dibujo: Tony DeZuñiga y Luke Ross

Primera publicación: Jonah Hex 1-6 (DC Comics 2006)

Edición Española: Planeta de Agostini (2009)

RESUMEN: Jimmy Palmiotti y Justin Gray los encargados de insuflar nueva vida al sombrío cazar recompensas Jonah Hex, ayudados para la ocasión por los dibujantes Tony DeZuñiga y Luke Ross. Este volumen recopila los seis primeros números de la serie regular de DC Comics, que ha vuelto a dar lustre al gatillo más implacable del Lejano Oeste. Seis historias autoconclusivas, a sangre y plomo, que se convierten en todo un ejercicio de estilo dentro del Western.

 

Llevamos ya unos años en los que el western se ha alejado de la versión romántica de antaño en la que heroicos colores y aventureros se adentraban hacia lo desconocido buscando aventuras y una vida mejor. El lejano oeste fue una época terrible en la que se cometieron terribles atrocidades y en la que a menudo la única ley que valía era la del más fuerte.

Los guionistas Jimmy Palmiotti y Justin Gray crearon en Jonah Hex una etapa para el recuerdo protagonizada por un cazarrecompensas amoral al que sólo le mueve su propio beneficio. Con una horrible cicatrix en la cara, su nombre se decía entre sururros ya que si llegaba a un pueblo eso significaba que alguien iba a acabar muerto.

La principal característica de esta larga etapa de Palmiotti y Gray en Jonah Hex es que cada número cuenta una historia completa autoconclusiva, en lo que fue un elegante ejercicio de estilo narrativo. Esto significa que estamos ante un comic que va contra corriente a lo que se lleva en el comic mainstream del siglo XXI, en el que los autores y editoriales plantean historias largar pensadas para ser recopiladas en tomos.

Jonah Hex es todo lo contrario, cada número destila western por los cuatro costados y ofrece un comic superstasfactorio en si mismo sin necesidad de tener que leer nada más, con momentos icónicos, duros e incluso crueles en los que el final feliz no siempre está garantizado. A las víctimas al menos les quedará el consuelo de que los malvados también encontraron su final a manos del implacable caza-recompensas.

En el apartado artístico, Luke Ross y Tony DeZuñiga optan por un estilo realista utilizando a un joven Clint Eastwood como inspiración para el veterano Hex, optando en muchos momentos por viñetas horizontales que trasmiten una narración cinematográfica. Sus estilos de dibujo son super chulos y ambos transmiten perfectamente la dureza del far-west.

Jonah Hex es un comic excelente que nos traslada a una época pasada en la que por un puñado de dólares, Jonah Hex dispensaba su propia clase de justicia.

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .