Crítica de Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos de Destin Daniel Cretton (Marvel Studios)

La vigésimo quinta película de Marvel Studios, Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos, está dirigida por Destin Daniel Cretton y es un estupendo entretenimiento que combina con acierto el cine de artes marciales con el espectáculo visual marca de la casa Marvel, que sirve de lanzamiento del estupendo Simu Liu como protagonista.

PUNTUACIÓN: 8/10

Shang-Chi, maestro del Kung Fu sin armas, se ve obligado a enfrentarse a su pasado después de ser atraído a la organización de los Diez Anillos.

Shang-Chi, ​también conocido como el Maestro de Kung Fu, es un superhéroe de Marvel Comics creado por el escritor Steve Englehart y el artista Jim Starlin, debutando en Special Marvel Edition # 15 (diciembre de 1973) dentro de la moda por las artes marciales y en plena revolución de Marvel en los años 70 que les hizo buscar nuevas temáticas y personajes. El personaje consiguió serie propia en la que vivió una autentica edad de oro gracias al guionista Dough Moench y el artista Paul Gulacy, que le aportó su icónica imagen inspirada en el mítico Bruce Lee.

Shang-Chi es la primera película de Marvel Studios protagonizada por un actor de origen asiático. El director americano nacido en Hawai Destin Daniel Cretton fue elegido como director. Conocido principalmente por sus colaboraciones con Brie Larson en las películas Short Term 12 (2013), The Glass Castle (2017) y Just Mercy (2019), es otro ejemplo de la búsqueda activa por parte de Marvel de talento de orígenes diversos. Cretton además de dirigir escribió también el guión junto a David Callahan, que estuvo vinculado al proyecto antes que Cretton.

La película cuenta con un presupuesto de 150 millones de dólares que están perfectamente invertidos y lucen de maravilla en pantalla. Shang-Chi ha contado con dirección de fotografía de Bill Pope, montaje de Nat Sanders y música de Joel P. West. Teniendo en cuenta que la película recaudó 140 millones en todo el mundo en su primer fin de semana de estreno, la sensación, apoyada por las buenas crítica y mejor boca a boca, es que la película va a ser rentable para Marvel, a pesar de los problemas que aún hoy están sufriendo los grandes blockbusters de Hollywood por culpa de los efectos de la pandemia.

Marvel vuelve a dar en la diana con un casting espectacular. Destacan cuatro nombre principales que combinan novedad y veteranía. En primer lugar, el descubrimiento del protagonista Simu Liu, actor nacido en China pero que vive en Canadá. Liu interpreta a Shang-Chi, un hábil artista marcial que fue entrenado a una edad temprana para ser un asesino por su padre Wenwu. Shang-Chi dejó la organización de los Diez Anillos para llevar una vida normal en San Francisco, junto a su amiga Katy, una divertidísima y carismática Awkwafina.

En el lado de la veteranía, tenemos a los siempre excelentes Tony Leung como el villano Wenwu, padre de Shang-Chi, y Michelle Yeoh, que interpreta a Ying Nan, guardiana del mundo mítico de Ta Lo. Completarían el reparto en papeles secundarios Meng’er Zhang como Xu Xialing, hermana separada de Shang-Chi e hija de Wenwu, y Florian Munteanu (Viktor Drago en Creed II) como Razor Fist, un miembro de los Diez Anillos que porta una espada en lugar de la mano derecha. Eso sin hablar de los numerosos y buenísimos cameos que disfrutamos en la película (que prefiero no comentar por los spoilers) y que sirven para asentar el hecho que esta película es claramente parte del MCU.

Empezando a valorar la película, me ha encantado. No sé qué haces que no la has visto todavía, o en su caso, que no la has ido a ver ¡dos veces! Shang-Chi ofrece una chulísima historia de origen de un nuevo personaje de Marvel que aporta toda una autentica mitología que abarca más de 1000 años. Shang-Chi tiene todo lo que se le exige al buen cine comercial para toda la familia. Buenos actores protagonistas que transmiten carisma y empatía, dos secundarios de lujo como Tony Leung y Michelle Yeoh que iluminan la pantalla cada vez que aparecen, una historia de aventuras con estupendas coreografías de artes marciales con unos toques de humor que funcionan siempre y un espectáculo más grande que la vida con el destino de la Tierra en juego. Todo ello en los 135 minutos de metraje, una duración bastante ajustada teniendo en cuenta todo lo que tiene que contar la película.

Simu Liu y Awkwafina están geniales en sus papeles protagonistas. Comparten una estupenda química en pantalla y el guión consigue que te preocupes por ellos desde el primer fotograma. Las coreografías de acción protagonizadas por Liu son estupendas, pero no es sólo un stunt-man all-action, sino que aporta mucho a la construcción de Shang-Chi, alguien que busca escapar de su padre y que cometió pecados de los que se avergüenza, lo que le aporta una humanidad super necesaria para que el personaje triunfe. En ese sentido, el éxito es total.

Awkwafina tiene también su importancia en la historia y va más allá de ser un alivio cómico, la verdad es que me ha sorprendido par bien. A la que veo más floja es a Meng’er Zhang como la hermana de Shang-Chi Xu Xialing, mostrando buenas aptitudes marciales pero una limitada capacidad actoral, apareciendo todo el rato con un registro monotemático de tía dura enfadada con todos. Michelle Yeoh realmente hace de Michelle Yeoh, pero lo hace tan bien y mola tanto que por mi puede seguir haciendo este tipo de papel de guerrera veterana que es fuente de sabiduría todo el tiempo que ella quiera.

No es sorpresa que Tony Leung esté genial como el villano de la película, el malvado Wenwu. Sin embargo, si me ha sorprendido positivamente que el guión plantee desafíos y complejidad al personaje que evite en que se convierta en un villano de un único matiz, de forma que entiendes su dolor y por qué hace lo que hace durante la película. Wenwu rompe la racha de villanos olvidables de Marvel, de la que Viuda Negra fue el desafortunado último ejemplo.

La gran pregunta que todos los fans nos haciamos antes de ver la película era ¿Conseguirá Marvel hacer buenas coreografías de artes marciales? Y la respuesta a eso es un SI rotundo. Una vez resuelto eso, la siguiente pregunta era qué tipo de marciales veriamos. Y por mucho que nos guste soñar, era absurdo pensar en The Raid como fuente de inspiración, al tratarse de una película PG13. Tras ver el primer trailer y la escena en el autobús, me daba con un canto en los dientes si Marvel hubiera optado por buscar la inspiración en Jackie Chan. Y para mi alegría, eso es justo lo que nos encontramos, ejecutado de forma modélica. En concreto, las dos escenas de acción principales son la antes mencionada escena en el autobús, y una a mitad de película con una pelea en los andamios de un edificio. En ambos casos, tenemos unas escenas super bien rodadas en las que se ve perfectamente lo que está sucediendo y en las que los personajes aprovechan el espacio para moverse y esquivar a los adversarios, justo como los mejores momentos del mítico Jackie Chan. Em el lado de las artes marciales, estamos ante un éxito total.

De hecho, si hay algo menos bueno en Shang-Chi es que no opten por un climax de artes marciales que mejore incluso las escenas previas, ya que la película muta en el último tercio de una historia más o menos esperable de artes marciales con protagonista enfrentado a su pasado a una fantasía épica que es un espectáculo de efectos especiales alucinante. Me flipa que este climax que bebe de los grandes clásicos de la fantasía asiática haya conseguido llegar a las salas sin que fuera spoileado en los trailers o en redes sociales, y la verdad es que pensando en ello, encaja con el espectáculo que se espera de una película Marvel. El despliegue pirotécnico final está chulo, pero a la vez tapa un poco la importancia de Shang-Chi en la resolución del combate final, aunque hay que decir que justo antes, Simu Liu y Tony Leung comparten un estupendo cierre a la historia de padre hijo que funciona como climax emocional. Y para entendernos, esta batalla final de Shang-Chi le da mil patadas al horrendo final de Black Panther, con el que puede decirse que tiene alguna similitud.

Comentaba antes que Shang-Chi dura 135 minutos y que era entendible dado la densa historia que hay que presentar. Dentro que la película me gustó mucho, también debo decir que la preparación justo antes del combate final se me hizo un pelín larga, aunque narrativamente todo lo que muestran sea necesario para la construcción de Shang-Chi. En este sentido, la narración en flashbacks me parece que es un acierto y funciona, aportando interesantes giros y sorpresas que hacen al protagonista un personaje interesante del que te interesa conocer más.

Como digo, la película me ha gustado mucho, y creo que abre una nueva ventana que va a ser un interesante complemento al MCU actual. No es sorpresa si digo que Shang-Chi NO es una adaptación literal de los comics, sino que a partir del concepto básico Marvel Studios crea su propia historia que encaje con el universo cinematográfico del MCU. Puedo imaginar que si hay fans hardcore del comic, puedan sentirse decepcionados por los numerosísimos cambios, pero creo que el 99.99% restante de espectadores entre los que me incluyo se lo habrán pasado genial.

Otro elemento muy chulo es que Shang-Chi plantea una historia autoconclusiva con principio y final satisfactorio, como siempre en el MCU. Sin embargo, aparte de los elementos que quedan abiertos de cara a una posible Shang-Chi 2 que de momento no está confirmada, hay un montón de cameos super chulos que aportan momentos buenísimos a la vez que nos conectan con personajes y situaciones de películas previas del MCU. De hecho, confirmo que hay 2 escenas post-créditos y es necesario quedarse hasta el final de los títulos de crédito que merecen la pena y abren unas posibilidades que pueden dar mucho juego. Como siempre, por otra parte, cuando hablamos de Marvel.

A pesar de los detallitos comentados, globalmente la experiencia de Shang-Chi me ha parecido mucho más redonda y satisfactoria que la sola correcta Viuda Negra, que sufrió entre otros problemas de un tremendo problema de ritmo en la segunda mitad y a una Natasha eclipsada por su hermana Yelena. No es el caso para nada en Shang-Chi, la recomiendo completamente.

Comparto el trailer de la película:

Shang-Chi es el último éxito de Marvel, obligatorio verla en pantalla grande.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

4 comentarios en “Crítica de Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos de Destin Daniel Cretton (Marvel Studios)”

    1. La verdad es que estando chulos, los comics de los 70 de Moech y Gulacy son muy hijos de su tiempo, combinando las artes marciales con el espionaje de James Bond. Luego lo cierto es que en los últimos 20 años sus apariciones han sido mínimas.

  1. Mira, justo antes del final, en Ta Lo, también estaba empezando a aburrirme. Toda la peli había estado en mi cabeza oscilando entre si me gustaba o no, a pesar de un principió que me sedujo al segundo cero. Cuando vi que cogían las armas y empezaba otra vez el rollo Wakanda que hemos visto mil veces, me hundí en el momento más bajo de aprobación. Y de repente, unos minutos después, WAOUH.

    1. A mi mujer le pasó lo mismo, es necesario para la trama pero se hace largo. Lo bueno que es el elemento fantástico es tan inesperado y guay que compensó con creces. Un saludo y gracias por leer la reseña! 👍👍

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .