Archivo de la etiqueta: Boom Studios

Crítica de We only find them when they´re dead vol. 1 de Al Ewing y Simone Di Meo (Boom Studios)

Al Ewing se ha convertido en uno de mis guionista favoritos gracias a su histórica etapa en El Inmortal Hulk y, más recientemente, sus otros comics Marvel Imperio, Guardianes de la Galaxia o SWORD. Cuando descubrí que estaba publicando un comic de ciencia ficción espacial en BOOM Studios, no lo dudé y me lancé a comprarlo a ver qué tal. El comic en cuestión es We only find them when they´re dead (Solo los encontramos cuando están muertos), realizado junto al dibujante italiano Simone Di Meo. Hoy analizo su primer volumen publicado recientemente en Estados Unidos.

PUNTUACIÓN: 5/10

LOS DIOSES SIEMPRE SON HERMOSOS … … Y LOS DIOSES SIEMPRE ESTÁN MUERTOS.

El capitán Malik y la tripulación de la nave espacial Vihaan II están en busca de los únicos recursos que importan, y que solo se pueden encontrar recolectando los cadáveres gigantes de dioses alienígenas que se encuentran en el borde del espacio humano. Mientras otros barcos de autopsias y exploradores corren para salvar la carne, los minerales y los metales que sustentan a la raza humana, Malik ve una oportunidad para finalmente liberarse del sistema opresor: siendo el primero en encontrar un dios viviente. Pero la obsesión de Malik con los dioses empujará a su tripulación a los confines más oscuros del espacio, enfrentándolos cara a cara con una amenaza diferente a cualquier cosa que hayan imaginado, a menos que un agente de la ley con una conexión con el pasado de Malik que les persigue pueda detenerlos primero …

Al Ewing (El Inmortal Hulk) y Simone Di Meo (Mighty Morphin Power Rangers) presentan una nueva epopeya de ciencia ficción sobre la búsqueda de significado y las difíciles decisiones que tomamos para encontrarlo, sin importar el costo para el mundo o el universo que nos rodea.

Este primer volumen recopila los números 1-5 USA.

Al Ewing me ha llamado la atención con una premisa de ciencia ficción que cuando empecé a leer el comic me ha recordado a Barrenderos espaciales, la película coreana de ciencia-ficción que Netflix estrenó hace unos meses, en la que unos outcasts del sistema sobreviven como pueden buscando mercancías entre la chatarra espacial que orbita alrededor de la Tierra. Realmente la historia de Ewing va en otra dirección completamente diferente, al mostrar a una humanidad que depende para sobrevivir de los recursos que obtienen las naves “forenses” de los cadáveres de los series espaciales gigante que aparecen en la frontera del espacio conocido por la Tierra.

Aunque la idea principal es la de una aventura espacial “más grande que la vida”, al ir el capitán Malik en busca del primer gigante VIVO, la premisa de inicio de una humanidad que busca en el espacio los recursos que ya no pueden encontrarse en el planeta conecta con la actual tendencia de obras que advierten de un colapso del planeta por el cambio climático, etc… al igual que vimos en los años 70 debido a la carestía de petróleo.

Ewing emplea una narración fragmentada en varios momentos temporales de forma que mientras tenemos la acción en el presente, iremos conociendo detalles de la vida pasada del capitán Malik y el porqué de su enemistad con la oficial Paula Richter que actúa de antagonista de este primer volumen.

Y dentro que el misterio de los seres gigantes me interesa y me ha llamado la atención, lo cierto es que al ser una historia sobre todo planteada desde la acción, no he acabado de conectar y/o empatizar con los personajes protagonistas, ni les he visto del todo bien caracterizados, con elementos que hagan que nos importen o que no queramos que mueran, lo cual es un problema. De hecho, una vez conocemos el drama del pasado de Malik, lo cierto es que tal y como está contado resulta un tanto chorra y sin garra. Espero que Ewing solucione estos aspectos en los siguientes volúmenes, una vez ya nos ha presentado la premisa y el universo en el que va a suceder.

El gran problema del comic es el dibujo del italiano Simone Di Meo, con Mariasara Miotti ayudándole en tareas de color. En lo positivo, Di Meo tiene un dibujo de estilo amerimanga y ha creado personajes claramente diferentes entre si a nivel estético, y su diseño de naves y de los gigantes espaciales me parece bastante chulo. De hecho, cuando vi varias páginas online a modo de preview, reconozco que me gustó lo que vi, lo cual fue otro factor para la compra.

El problema es que, dicho desde el máximo respeto, creo que Di Meo equivoca completamente su color en las páginas, haciendo que la lectura del comic se convierta en una tarea incómoda.

Di Meo toma una decisión creativa que a priori podía resultar visualmente chula pero visto el resultado final la verdad es que no funciona: Hacer que cada uno de los personajes tenga un color asociado en sus viñetas. Por ejemplo, la villana del comic la oficial Paula Richter un rojo super intenso, la forense de la nave Vihaan II Ella Hauer el lila, la intendente Alice Wirth tonos anaranjados y en general El Capitán Goerges Malik y el Ingeniero Jason Hauer, que se encuentran en la cabina, tonos verdosos y amarillos.

Y en lugar de ayudar a la lectura, el resultado es que parece que al comic le han aplicado un filtro con el que las páginas parecen casi siempre oscurecidas y en varios momentos no acabas de ver bien en la página lo que están intentando contar por culpa de la saturación de color, creando una experiencia lectora super desagradable. De hecho, hubiera tenido mucho más sentido que Di Meo hubiera separado mediante el color los diferentes momentos temporales para hacer más claro en qué momento sucede cada cosa (aunque Ewing lo indica casi en cada viñeta), más que crear una separación personal a la que no le acabo de ver la utilidad ni el sentido, ya que como comentaba antes Di Meo ha creado unas caracterizaciones muy diferentes entre si que hace que no haya duda en saber quien es quien.

En este sentido, debo comentar que descubrí el trailer que Boom creó para promocionar el comic, y la verdad es que las imágenes se ven mucho mejores en el video de Youtube que en las páginas impresas, teniendo mayor brillo y mejor contraste en general. Lo cual ya me hace dudar si el problema es de Di Meo, una gran parte seguro, o de una defectuosa impresión o un papel inadecuado quizá provocó que el comic parezca como con unos tonos demasiado “apagados”. Aquí tenéis el teaser:

En todo caso, ya sea por una cosa o por otra, o por las dos, la verdad es que la experiencia lectora no ha sido buena, lo cual se mire como se mire es un problema vital. Además, empiezo a ver en editoriales pequeñas como Boom una tendencia de intentar tapar dibujos normalitos con unos colores impactantes que sean resultones, pero en este caso ha sido a costa de empeorar la experiencia lectora, lo que es lo peor que puede hacer el dibujo de un comic, en mi opinión.

Comparto las primeras páginas del comic, páginas sacadas del preview que Boom tiene colgado en su página web, que como digo lucen mejor en pantalla de lo que se ven en la edición impresa. O quizá pueda ser, es también posible, que el primer número esté más currado que los otros cuatro, en los que las páginas aparecen más “emborronadas” quien sabe si por la premura de los plazos de entrega.

Aquí las tenéis:

Lamentablemente, el primer volumen de We only find them when they´re dead ha resultado decepcionante debido al inadecuado apartado artístico, o quien sabe si la impresión del comic. En todo caso, me voy a pensar si comprar el siguiente volumen.

PUNTUACIÓN: 5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Seven Secrets Vol. 1 de Tom Taylor, Daniele Di Nicuolo y Walter Baiamonte (Boom Studios)

Cuando un escritor está on-fire, hay que subirse al tren porque todo lo que publica es oro puro. Esta ley del comic es totalmente aplicable a Tom Taylor y su nuevo comic Seven Secrets, cuyo primer volumen ha sido publicado recientemente por Boom Studios, con dibujo de Daniele Di Nicuolo y color de Walter Baiamonte. Comparto mis impresiones de este tomo inaugural.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

SIETE SECRETOS CAMBIARÁN EL MUNDO.

Durante siglos, la Orden ha confiado en Guardianes y Poseedores para proteger los Secretos en siete maletines contra todo daño, pero cuando su fortaleza es atacada y los secretos se ponen en peligro, toda la Orden debe enfrentar su mayor temor: un enemigo que sabe demasiado y está dispuesto a matar para conseguir lo que quiere. Ahora, el miembro más nuevo de la Orden, Caspar, debe descubrir la verdad de los Secretos antes de que lo haga el enemigo, o arriesgarse a perderlo todo.

El autor bestseller del New York Times Tom Taylor (DCeased) y el artista favorito de los fans Daniele Di Nicuolo (Mighty Morphin Power Rangers) presentan una nueva serie sobre siete secretos poderosos, palabras, maravillas, armas y cosas peores, con el poder de cambiar el mundo.

Este volumen recopila los números 1-6 de la edición USA.

Las artes marciales vuelven a estar de moda. Esto es algo que me parece super curioso, la verdad. Y aunque cuentan con premisas totalmente diferente, hay un momento mientras leía este comic que no pude más que acordarme del excelente Fire Power de Robert Kirkman, Chris Samnee y Matt Wilson. Volveré a la comparación más adelante, pero no cabe duda que aparte de excelentes series de televisión como Warrior en HBO o escenas puntuales en Érase una vez en Hollywood que han mantenido viva la llama de las artes marciales, fue el anuncio de Marvel de una película de Shang-Chi lo que creo que consiguió asentar esta moda en la que nos encontramos dentro del ámbito mainstream. No es extraño que este verano también se estrene una película protagonizada por Snake Eyes, el G.I. Joe más cool de toda la vida.

Tom Taylor se ha confirmado en los últimos tiempos como un seguro de vida. Lobezna, Dcsos, Hellblazer, su serie más reciente de Nightwing o Escuadrón Suicida (que reseñaré en breve), todos sus comics me parecen una chulada que tienen clarísimo su objetivo de entretenimiento pero que consigue clavar a los personajes casi con una línea de diálogo. Cuando descubrí que tenía un nuevo comic independiente en Boom, tenía claro que lo quería tener, porque hay que “aprovecharse” de los escritores mientras están on-fire y en el momento de máxima creatividad.

Esta premisas de siete secretos, organizaciones secretas y conspiraciones que llevan sucediendo desde hace siglos me parece una premisa quizá no excesivamente original, pero que puede dar mucho juego, la verdad. Aparte del “high-concept”, Taylor marca en este comic las que son sus señas de identidad con una historia planteada desde la acción pero en la que consigue que empaticemos con el protagonista Caspar incluso antes de llegar a aparecer en el comic. La forma en que Taylor consigue que conectemos con él de forma inmediata, además de su complejo árbol genealógico, me parece la principal virtud de este primer volumen y la columna vertebral que va a hacer que nos enganchemos al comic.

Y junto a Caspar, que hayan siete secretos guardados por siete parejas de protectores, llamados a su vez Guardian y Poseedor por la función que realizan cada uno de ellos, puede permitir a Taylor alargar la historia de forma orgánica todo lo que le interese a poco que quiera mostrarnos el origen de estos Guardianes y el misterio del secreto que guardan. Aparte por supuesto de las historias de la Orden y sus enemigos.

Comparaba antes a Sietes secretos con Fire Power. Esto me vino a la mente justo en la página que acabo de compartir en la que Caspar empieza a entrenarse en la escuela secreta de la Orden. Y aunque está claro que son historias totalmente diferentes que llevan a sus personajes por sus propios caminos, de alguna manera las comparaciones son inevitables al tratarse de comics de acción centrados en el entretenimiento con personajes con habilidades marciales en los que organizaciones secretas se enfrentan en la sombra.

Y lamentablemente, en la comparación, Seven Secrets sale perdiendo en casi todo, siendo el elemento más flagrante es el apartado artístico. No me han gustado ni el dibujo de Daniele Di Nicuolo ni los colores de Walter Baiamonte. Y vaya por delante que casi todo el mundo sale perdiendo en la comparación con Chris Samnee, pero el estilo de Di Nicuolo sencillamente no está a la altura de la exigencia, en mi opinión. Sus páginas tienen una influencia clarísima del manga en la narrativa y las expresiones de los personajes, con un tono cartoon que no acaba de funcionarme casi en ningún momento que hace que el 99% de las caras del comic sean siempre la misma sin mostrar una correcta dramatización de las situaciones. El comic queda con una sensación de mezcla de manga y comic infantil / “all-ages” que no acaba de cuadran con la violencia que algunas escenas nos están contando.

Di Nicuolo intenta jugar en varios momentos con la estructura de página creando una narración en apaisado juntando las dos páginas, pero realmente falla a la hora de dotarlas de un mayor dinamismo respecto a una página normal, de forma que momentos pensados para generar un WHOAH!!! se quedan en escenas correctas sin más. Además, utiliza en exceso el uso de primeros planos de caras en mi opinión no con motivos dramáticos, ya digo que sus expresiones son el 95% de las veces las mismas, sino en mi opinión para intentar disimular de alguna manera su evidente falta de fondos y sus escenas sin chispa.

Con el elemento añadido que diría que el primer número está mucho mejor dibujado en todos los sentidos que el resto de números de este tomo, como si hubiera tenido más tiempo en el arranque de la serie pero luego los plazos de entrega le hubieran pillado, obligando casi a entregar lo que fuera con tan de llegar a imprenta.

El color en los comics debe ayudar a contar la historia, no sólo haciendo que luzca más brillante y/o emocionante, sino ayudando a transmitir estados de ánimo según cada momento concreto. En este sentido, valoro a Walter Baiamonte como meramente funcional, con unos colores que ahí están pero no colaboran a la hora de contar la historia ni ayudan a disimular los defectos del apresurado lápiz de Di Nicuolo o su falta de fondos. Hay veces que un color alucinante salva un dibujo montonero, por ejemplo en Wasted Space con un estupendo Jason Wordie, no es el caso de este Seven Secrets.

Y tengo claro que excepto honrosas excepciones, Dan Mora en Klaus, por ejemplo, cuando compro un comic de Boom se que el arte va a ser inferior a la media de un comic Marvel o DC, y lo asumo porque prefiero leer cosas nuevas y diferentes y no quedarme con la misma hamburguesa con queso de siempre (que por otro lado me encanta). Pero la realidad es que el apartado artístico de este comic me ha decepcionado mucho. Y si un comic es 50% historia y 50% arte, o incluso más, no puede puntuar bien un comic con un dibujo que no me gustó.

Por no acertar, Taylor no acierta con el cliffhanger de final del volumen, que es el menos potente de los seis comics que se recopilan en este tomo, algo en lo que Kirkman jamás hubiera fallado, de forma que han cortado aquí como hubieran podido cortar en el comic previo o el siguiente, y me ha parecido un detalle un poco chof.

Y no me entendáis mal, no me ha gustado el dibujo pero creo sinceramente que la historia tiene potencial y como me ha gustado y me ha dejado con ganas de saber como continúa la historia, no tengo duda que compraré el segundo volumen seguro.

Comparto las primeras páginas de este primer volumen, que como digo son algunas de las mejores que vamos a encontrar:

¡Qué pena no haber conectado nada con el dibujo de Daniele Di Nicuolo! Porque tengo claro que la historia de Tom Taylor va a darnos un montón de sorpresas y mucho entretenimiento. En todo caso, me quedo con ganas de saber cómo continúa la historia, ya os comentaré cuando salga el segundo tomo a final de año.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Klaus: The Life and Times of Santa Claus vol. 3 de Grant Morrison y Dan Mora (Boom Studios)

Estoy super contento de haber recibido el tercer volumen de Klaus, la reimaginación de los mitos de Santa Klaus a cargo de Grant Morrison y Dan Mora.

PUNTUACIÓN: 8/10

El gran éxito de las superestrellas Grant Morrison (Green Lantern, Happy!) Y Dan Mora (Once & Future) regresa con esta colección especial de historias con temas navideños. Klaus debe ayudar a un padre ausente convertido en muñeco de nieve a hacer las paces antes de desaparecer para siempre. Y probablemente antes de que sea derrotado por un panteón de dioses nórdicos y sus secuaces. Todo en un día de trabajo para Santa Claus. Y luego vea a Klaus en el papel del padre mismo, mientras toma a Joe Christmas cuando era un bebé y lo guía a través de todas las aventuras salvajes de la vida en un cómic inspirado en un calendario de adviento, presentado en un formato especial apaisado. Ete volumen recopila los especiales  Klaus and the Crying Snowman #1 and Klaus and the Life & Times of Joe Christmas #1 USA.

Tras la reimaginación del mito de Santa Claus que Morrison y Mora realizaron en su primera miniserie de 2016, este equipo creativo han planteado algo obvio para su Klaus: como es el protagonista de la Navidad, ¿porqué no sacar números especiales cada año coincidiendo con la festividad? Así es como se han gestado los diferentes especiales que Boom ha ido publicando cada año. El año pasado reseñé el segundo volumen que recopilaba los especiales Klaus y la Bruja del Invierno y Crisis en XmasVille, y este tercer volumen incluye una nueva historia, “Klaus y el Hombre de Nieve que llora” y una idea genial de Morrison (algo que no es noticia) convertida en un espectacular calendario de adviento “Klaus y la vida y obras de Joe Christmas”.

Lo primero que me viene a la cabeza al escribir estas líneas es qué afortunado debe sentirse un artista como es el costaricense Dan Mora de colaborar con un escritor que le da un material tan maravillosamente loco para poder expresar toda su creatividad. Mora realiza todo el apartado artístico incluido el color, y me parece que está soberbio. No solo en los momentos espectaculares “widescreen”, que también, sino sobre todo a la hora de transmitir todo el sentimiento y la emoción de la historia de Morrison. Y cuando lo consiguen teniendo de co-protagonista a un inexpresivo hombre de nieve, se nota que Mora ya es un fuera de serie que está al nivel de los mejores artistas del medio.

Morrison transmite un “sense-of-wonder” maravilloso en estos comics de Klaus, cuyo super poder es ver el bien oculto en todas las personas o seres fantásticos con los que se cruza. El positivismo de Morrison es contagioso y leyendo este comic es imposible no terminar de leerlo con una sonrisa de oreja a oreja. Es muy fácil (ojo, es un decir) escribir comics en los que el protagonista sufre por los problemas que se encuentra, pero me parece que en este mundo actual nuestro escribir estas historias con este toque positivo y optimista es una pasada y una rareza. ¡Qué bueno es Morrison!!

La historia del Hombre de Nieve acaba siendo además de muy loca, super emocionante. Pero luego tenemos una locura aún mayor en el segundo especial con “La vida y obras de Joe Christmas”, que está planteado como un calendario de adviento en el que vemos un día en la vida del hijo de Klaus durante varios años, contado con increíbles splash pages dobles. Esto realmente es una curiosidad más que otra cosa, pero Morrison y Mora tienen la virtud de ofrecer no sólo momentos felices de celebración, sino aventuras más grande que la vida en una sola página, que me dejaron con la sensación que cada una de esas aventuras podría ser mejor que el 90% de los comics que se publican en la actualidad. Se decía que Morrison estaba pensando retirarse del comic para dedicarse a otras cosas, pero ojalá no lo haga porque la magia que crea es siempre en la página dibujada, no se si la experiencia podría ser recreada en otro medio.

Si tengo que ponerle un pero a este tomo, creo que este especial calendario de adviento fue publicado en un especial de tamaño más grande y formato apaisado tipo periódico, que permitía ver de maravilla las dobles splash-pages. Sin embargo, al recopilarlo en tomo, la unión de las páginas con el lomo justo por la mitad “cortan” algo las imágenes, lo cual es un poco una pena. Este es un pero pequeño, pero no tengo más remedio que comentarlo porque así lo sentí cuando lo leí.

Klaus es una maravilla, no lo puedo decir de otra manera. Un Morrison en su mejor momento con un Mora convertido en artista super estrella, ¿qué más se puede pedir?

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Strange skies over East Berlin, de Jeff Loveness, Lisandro Estherren y Patricio Delpeche (Boom Studios)

Boom Studios está convirtiéndose en los últimos años en un notable proveedor de comics diferentes que encajan con mis ánsias de nuevas lecturas. Strange skies over East Berlin de Jeff Loveness, Lisandro Estherren y Patricio Delpeche es el último gran ejemplo.

PUNTUACIÓN: 8/10

Un thriller escalofriante e intenso sobre un espía estadounidense que se enfrenta a una aterradora amenaza inhumana en el corazón de la Guerra Fría. Berlín Este, 1973.

Herring, un desilusionado espía estadounidense, ha pasado toda la Guerra Fría infiltrándose en los círculos internos de la inteligencia de Alemania Oriental por una causa en la que ya casi no cree. Ha visto de todo y ha hecho todo lo que le pidió su gobierno, pero su última misión enfrenta al brillante y amargado operativo contra una fuerza enemiga tan vasta que podría aniquilar a toda la humanidad.

El escritor Jeff Loveness (Judas) y el artista Lisandro Estherren (Redneck) presentan un thriller escalofriante e intenso sobre una aterradora amenaza inhumana en el corazón de la Guerra Fría, y el único espía estadounidense que puede salvar el mundo… si puede salvarse a sí mismo primero.

Jeff Loveness es un escritor de televisión nominado a los Emmy por series como Rick and Morty y Jimmy Kimmel Live. Escribió los comics Marvel Groot y Nova, World Reader para Aftershock y la aclamada Judas para Boom.

Lisandro Estherren es un artista argentino que ha trabajado con numerosos editoriales en todo el mundo. En Estados Unidos yo le conocí gracias a Redneck junto a Donny Cates, serie editada por Image. En este comic está acompañado por el colorista argentino Patricio Delpeche, que ha trabajado para Boom, IDW, Vault Comics y Glénat entre otras.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es strangeskiesovereastberlin_001_01_starsmydestination.jpg

Lo primero que me llamó la atención del comic fue su mezcla de conceptos. Estamos ante un thriller ambientado en la Guerra Fría con toques de terror inspirado en Alien o La Cosa, protagonizado por un personaje acosado por un pasado del que no está nada orgulloso. Es curioso como son elementos que no necesariamente tendrían que funcionar, y sin embargo, en este comic funcionan con precisión suiza. La paranoia de la Alemania comunista de 1973 está perfectamente conseguida y sus páginas nos introducen en este mundo oscuro de forma maravillosa.

Leí Groot y tengo que reconocer que no fue una tarjeta de presentación demasiado buena para Jeff Loveness. Sin embargo, con este Strange skies over East Berlin me he encontrado con un escritor todo terreno con una estupenda habilidad en la construcción de personajes y creando una historia original e interesante, que me deja con ganas de leer más comics u obras suyas. Hay otros elementos de este comic que me gustaron mucho en lo relativo a historia, estructura y giros, pero este es uno de esos casos en los que cuanto menos sepas del comic, más lo vas a disfrutar cuando lo leas.

En el apartado artístico, he disfrutado muchísimo el dibujo de Lisandro Estherren y del color de Patricio Delpeche. Ya comenté en la reseña correspondiente que no me gusta demasiado su estilo sucio de Estherren en Redneck, pero en East Berlin me parece que ofrece unas páginas maravillosas. La opresión del régimen comunista se muestra de maravilla en sus páginas, así como el dolor y los pecados que todos los personajes ocultan en su interior. El color de Patricio Delpeche ayuda además a enfatizar los elementos de terror con los que nos iremos encontrando, y consigue que el comic tenga una notable intensidad dramática en toda la narración, transmitiendo el tono perfecto que la historia precisaba.

Comparto las primera páginas del comic:

Strange skies over East Berlin es un comic inesperado que consigue su mayor fuerza de la combinación de elementos que a priori no tendrían por qué encajar y cuando lo hacen, significan un enorme éxito para los lectores. Un comic super recomendable sobre todo para los que buscan disfrutar de historias diferentes que espero que alguna editorial se anime a publicar pronto en España.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Once and Future Vol. 2 de Kieron Gillen y Dan Mora (Boom Studios)

Once & Future, el comic de Kieron Gillen y Dan Mora con colores de Tamra Bonvillain, publicado por Boom Studios e inspirado en las leyendas artúricas, fue una de las sorpresas comiqueras del año pasado. Compruebo con el segundo volumen que acaba de llegar a mi poder que mantiene las señas de identidad que lo convirtieron en un must-read para los amantes de las aventuras fantásticas.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Aunque Bridgette y Duncan impidieron que el Rey Arturo recuperara el grial, sus acciones accidentalmente han dejado al Otro Mundo en ruinas, permitiendo que aparezcan nuevas leyendas y personajes, y traen consigo un mundo de problemas. Cuando un casco del Museo Británico es robado, Bridgette y Duncan se enfrentan a otro héroe de antaño, uno que los llevará a enfrentarse al desafío más formidable hasta el momento… una bestia y su madre.

El exitoso escritor del New York Times Kieron Gillen (The Wicked + The Divine, Star Wars) y el artista ganador del premio Russ Manning Dan Mora (Buffy The Vampire Slayer, Klaus) presentan el siguiente capítulo de la serie aclamada por la crítica.

Este volumen recopila los números 7-12 de la serie regular USA publicada por Boom Studios.

La idea de situar en la Gran Bretaña actual las aventuras de esta abuela “bad-ass” que tiene que enseñar el oficio familiar a su inocente nieto y como se ven envueltos en una aventura con reminiscencias al mejor Indiana Jones con los mitos artúricos de nudo conector me pareció una idea antológica que creaba un comic super entretenido con unas enormes posibilidades para seguir contando nuevas historias.

Este segundo volumen obviamente no tiene el plus de sorpresa y molonidad que supuso empezar a leer el comic por primera vez, pero nos mete en una nueva aventura a cuenta de nuevos personajes sacados de la literatura medieval británica que prefiero no mencionar para que disfrutéis del momentazo cuando lo leáis. Lo que me queda claro leyendo este comic es que Kieron Gillen, su escritor y creador, está disfrutando como un enano con este comic.

El tono de aventura ligera con grandes dosis de acción y sangre es el perfecto que la historia requiere, y en eso una gran parte del éxito es el sobresaliente apartado artístico formado por Dan Mora y los colores de Tamra Bonvillain. Mora tiene un lápiz fino y con una perfecta creación de personajes que no se esconde en los momentos más gores, con una estupenda narrativa que consigue que sus viñetas cuenten la historia perfectamente sin necesidad de textos de apoyo. Si con Klaus junto a Grant Morrison ya me hice fan suyo, Once & future está confirmando su nivel de artista super estrella.

Además de Mora, me gustan mucho también los colores de Tamra Bonvillain, que ayudan a diferenciar los espacios terrenales y sobrenaturales mientras resaltan la narrativa del comic amplificando los momentos más espectaculares y sangrientos. En este sentido, el apartado artístico de este comic puede mirar de tu a tu cualquier comic de Marvel y DC sin desmerecer en nada, algo que no siempre puede decirse con la mayoría de comics indys.

Once & future es como un buen blockbuster veraniego, entretenido y sin pretensiones, que triunfa al ofrecer justo lo que se espera de él. Un comic que me ha encantado y que espero que no me haga esperar otro año entero en disfrutar su siguiente aventura.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.