Archivo de la etiqueta: Dave Stewart

Crítica de Universo Batman de Brian Michael Bendis y Nick Derington (DC Comics – ECC Ediciones)

Gracias a mi amigo Enrique he podido leer Universo Batman de Brian Michael Bendis y Nick Derington, un comic estupendo destinado a mostrar el amplísimo universo de DC Comics y los personajes que lo pueblan que acaba de ser publicado en España por ECC Ediciones.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

En esta nueva historia original escrita por Brian Michael Bendis, Batman es llevado al límite mientras se pone en marcha en busca de un objeto con el potencial de destruir el universo tal como lo conocemos. Sin embargo, Batman no es el único que busca este artículo. ¡Es una carrera contra el reloj con el destino del universo en juego!

El Acertijo ha robado un huevo de Fabergé de valor incalculable, y Batman está tras su rastro, persiguiéndolo desde Gotham hasta Gorilla City y puntos más allá. Pero cuando Batman alcanza al ladrón, se da cuenta de que algo anda mal con su antiguo enemigo. El huevo posee un extraño poder que está alterando el cerebro de Riddler. La pista de qué es esto puede estar en quién contrató a Riddler para robar el huevo: Vandal Savage. ¿Qué quiere la mente maestra inmortal con él? La búsqueda de Batman es como un recorrido por el Universo DC, que abarca el espacio e incluso el tiempo. Las estrellas invitadas incluyen Green Lantern, Green Arrow, Deathstroke, Jonah Hex y más. Brian Michael Bendis (Action Comics, Young Justice, Pearl) y Nick Derington (Doom Patrol) tejen una historia que lleva al Caballero de la Noche en una persecución salvaje a través del Universo DC, rastreando un misterioso artefacto que contiene la clave literal de la humanidad. s supervivencia!

Este comic de 12 partes nació originalmente en los comics que DC Comics preparó para los especiales de 100 páginas publicados en exclusiva para los supermercados Wall-Mart, que significaban una estupenda oportunidad para conectar con nuevos lectores que en la mayoría de los casos jamás hubieran comprado un comic en una librería especializada. El éxito de estos comics y de la historia provocó que DC publicara esta historia en la miniserie de seis números Batman Universe.

Brian Michael Bendis no es santo de mi devoción, sobre todo en los últimos años le veo más sus “costuras” narrativas que sus puntos fuertes, sobre todo en lo referido a la caracterización de los personajes. De hecho, su salto de Marvel a DC fue recibido con alivio entre una parte importante del fandom entre la que me encuentro. Sin embargo, igual que digo esto no se me caen los anillos al reconocer que este Batman Universe es un comic muy disfrutable que sobre todo creo que triunfa en su objetivo principal, que es mostrar todo el carisma de Batman y el universo comiquero de DC Comics a nuevos lectores, dejándoles ganas de más.

La búsqueda del tesoro hará que Batman viaje por todo el mundo e incluso a través del tiempo y el espacio, coincidiendo con innumerables personajes del rico universo DC que prefiero no enumerar para no privaros del placer de descubrirlos. La historia es ante todo un “All-ages”, lo que la hace perfecta para todo tipo de lectores, en especial los niños y adolescentes, y creo que encaja de maravilla con ese target. En este sentido, los fans del Batman oscuro y deprimido y de los callejones oscuros de Gotham se pueden sentir decepcionados, porque este comic no muestra esta versión, sino una más luminosa y casi hasta positiva.

Nick Derington es un triunfo total. Junto al colorista Dave Stewart, crea unas páginas llenas de magia y sense-of-wonder que ofrecen el nivel de espectáculo y detalle que la historia de Bendis necesitaba. El estilo de Derington tiene un toque cartoon como Darwyn Cooke, un feeling optimista que me recordó a Arthur Adams y unas viñetas siper detalladas repletas de detalles que conecta con el mejor Frank Quitely. Whoa! Como véis, le estoy poniendo en un altar con los mejores nombres, pero la verdad es que el arte del comic lo merece. Junto a Derington, Dave Stewart aplica una paleta de color super luminosa que conecta el comic incluso con una Silver Age de optimismo y sensaciones positivas.

Como digo, dentro que es una historia ligera, me ha encantado este comic y lo encuentro una historia perfecta para mi como lector veterano, pero también para regalar a un sobrino para ver si le aficiono a los comics de super-héroes. En este sentido, Batman Universe creo que es una maravilla.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Fatale de Ed Brubaker y Sean Phillips (Image Comics)

Ed Brubaker y Sean Phillips comenzaron en enero de 2012 su relación con Image Comics con Fatale, serie de 24 números que realiza una sorprendente combinación de género negro y el terror cósmico de H. P. Lovecraft.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¡ARMAS! ¡SEXO! CULTOS SECRETOS! ¡Y MONSTRUOS!

¡Nada de lo que han hecho hasta ahora los creadores de los premiados y superventas SLEEPER, CRIMINAL e INCOGNITO te preparará para el explosivo debut de FATALE!

En 2012 un hombre de luto por la muerte de su tío se topa con un secreto que lo lleva por el camino más oscuro imaginable… a una mujer seductora que ha estado huyendo desde 1935, un mafioso que puede ser un monstruo demoníaco inmortal, y las historias de todos los hombres condenados que han quedado atrapados en su lucha de décadas. FATALE combina el noir y el horror para contar una épica fascinante que no se parece a nada que hayas visto antes.

Fatale supuso un enorme éxito de crítica y público que cimentó el prestigio de Ed Brubaker y Sean Phillips como una voz única dentro del comic mainstream americano, además de asegurarles la estabilidad económica para poder seguir creando sus comics en Image Comics con total libertad, cosa que llevan haciendo desde entonces.

Frente a las historias de género negro puras con las que Brubaker y Phillips comenzaron su andadura en Criminal como Lawless o Bad night, en los años anteriores a Fatale Brubaker había mostrado un gran interés en salir de su zona de confort incorporando elementos a sus tramas que permitieran varios registros, como fue Last of the innocent, o su segunda miniserie de Incógnito, en la que mezclaba a su historia de seres super poderosos contada desde un punto de vista pulp un giro metatextual.

Para Fatale, el desafío fue aún mayor, al plantear una historia de terror combinada con una reflexión sobre la figura de las clásicas femme-fatales tan habituales en el género negro. Brubaker comenta que buscando encontrar su voz para contar un tipo de historia que para él era completamente nueva, no es de extrañar que inicialmente empleara aquellas herramientas con las que más a gusto se sentía. Es por esto que Fatale muestre sobre todo al comienzo un terror construido a partir de una historia criminal con toques de historia de amor condenado.

Fatale es hasta la fecha la historia más larga de las realizadas por Brubaker y Phillips en el ámbito creator-owned. Kill or be Killed llegó al número 20, mientras que Sleeper también tuvo 24 números en sus dos temporadas publicadas dentro de Wildstorm, aunque con menor número total de páginas, además del propio hecho de que este comic es propiedad de Wilstorm / DC Comics. Aunque inicialmente la serie fue anunciada como de 12 números y Brubaker siempre comentó que el final estuvo siempre claro para él, el como llegar a ese momento se amplió sobre la marcha, llegando a doblar los planes iniciales al buscar que la historia de Josephine fuera contada de la mejor manera posible.

En el apartado artístico, Sean Phillips contó con Dave Stewart en los colores los primeros 11 números, mientras que problemas de agenda de Stewart, uno de los mejores coloristas del medio y también uno de los más solicitados, provocó que Elisabeth Breitweiser se incorporara a la serie en el número 12, coloreando el resto de números hasta el final. Lo cierto es que no sentí la diferencia, dado que Breitweiser se adaptó a los colores planos que asociamos a los comics de Brubaker y Phillips, primero con Val Staples, luego con Stewart y que actualmente está realizando Jacob Phillips, el hijo de Sean. En todo caso, el número 23 en el que descubrimos la revelación cósmica del origen de Josephine, permitió que Breitweiser se luciera por completo y demostrara por qué es ella también una maravillosa colorista por méritos propios.

Veo en Fatale a un Phillips en su salsa con su nivel habitual de calidad en la narrativa, aunque quizá deba reconocer que su estilo encaja perfectamente con el realismo y no tanto en la parte fantástica, mostrando a un monstruoso Bishop con claras reminiscencias a Lovecraft casi como si un figurante de una película de la Hammer de los 60 llevara una máscara de un monstruo. Además, que Fatale cuente con numerosas escenas sexuales no es noticia, aunque merece la pena indicar que es el comic que más explícitamente muestra el cuerpo de Josephine, con varios desnudos integrales frontales, cosa que no habíamos visto en los comics previos de la pareja.

Otro detalle interesante que descubrí leyendo entrevistas de la época ha sido conocer el método de trabajo de Brubaker y Phillips. Todo empieza con Brubaker “vendiendo” el concepto de la serie de Phillips con un tratamiento contado a nivel general, para estar seguro que a Phillips le interesa y quiere dibujarlo. Sin embargo, Phillips no quiere saber el final de la historia mientras dibuja, sino que prefiere ir dibujando a medida que Brubaker le envía el guión, nunca todo el número completo, sino normalmente en partes de unas ocho páginas, más o menos un tercio de cada número. Es por esto que Phillips en cierta manera va descubriendo las sorpresas del comic a medida que va trabajando en él, nunca a priori.

De hecho, los anuncios promocionales que he incorporado a la reseña fueron dibujados por Phillips a partir de las ideas de Brubaker de lo que sabía que el comic tendría que mostrar, pero sin ser necesariamente escenas reales del comic.

A continuación, resumo los argumentos de los 5 arcos de la serie:

Death Chases me (La muerte me persigue) Números 1-5

Secretos, mentiras, horror, lujuria y monstruos de antes del inicio de los tiempos, todos chocan en FATALE: DEATH ME CHASES. En la actualidad, un hombre conoce a una mujer con la que se obsesiona instantáneamente, y en la década de 1950, esta misma mujer destruye la vida de todos aquellos que se cruzan en su camino.¿Qué horrible secreto oculta? Sólo Brubaker y Phillips podrían haber unido el género negro con el terror de H. P. Lovecraft.

The Devil´s business (El negocio del Diablo) Números 6-10

En la década de 1970 en Los Ángeles, Josephine no puede esconderse de los cultos satánicos y de los ricos de Hollywood con espeluznantes películas de 8 mm. Y cuando un actor en apuros y su amigo herido se crucen en su camino, se desatará el infierno, dejando ondas que hacen eco hasta la época moderna, donde Nicolas Lash cae más profundamente en el hechizo de Josephine.

West of Hell (Al oeste del Infierno) Números 11-14

Desde los oscuros días de la depresión, hasta la Edad Media y el viejo oeste, estos relatos de horror y mito sobre el misterio de la mujer fatal revelan secretos que incluso nuestra heroína aún no conoce. Audaz y experimental, este es el horror pulp noir en su máxima expresión.

Pray for Rain (Reza por la lluvia) Números 15-19

Sexo, drogas, rock-n-roll y asesinos rituales chocan en el volumen más extraño y emocionante de FATALE hasta ahora. Una mujer extraña sin memoria se topa con la vida de una banda de grunge en apuros a mediados de los 90 en Seattle… ¿Se convertirá en su musa? ¿Los salvará de convertirse en un grupo de un único éxito? ¿O será algo mucho peor, dado que hay un asesino psicópata tras su rastro?

Curse the Demon (Maldice al demonio) Número 20-24

El último libro de la épica historia superventas de terror-noir de ED BRUBAKER y SEAN PHILLIPS. Los secretos de la inmortal Femme Fatale y su adversario salen a la luz antes de su explosivo enfrentamiento final.

Tras este resumen, lo cierto es que a pesar de ser un comic estupendo, considero que Fatale es el comic en el que Brubaker no acabó de acertar el concepto, o al menos la forma de combinar todos los elementos. Y quizá en ese sentido es la propia Josephine en la que se personalizan todos los problemas. Josephine es el arquetipo de “mujer fatal”, una hermosa mujer morena capaz de hechizar a cualquier hombre con solo unas palabras.  Y excepto en el tercer arco formado con historias unitarias ambientadas en diferentes momentos temporales, en general la vemos en diversas épocas a través de los ojos de los hombres a los que atrapa y a los que utiliza para conseguir sus fines, que pasan por un lado por escapar de la secta de Bishop y por otro de conocer más detalles de un pasado que está oculto para ella. El hecho de convertirse casi en la secundaria de su propia serie no ayuda a generar la necesaria empatía.

El conocimiento que es un ser inmortal que ha muerto y renacido en diferentes eras tampoco consigue generar empatía hacia ella porque sus actos son egoístas y deja un reguero de sangre a su paso de hombres que no merecían el destino que sufrieron. Aparte, Brubaker nos deja además sin saber quién es reamente Josephine, dejando unas pistas que son demasiado poco, y mostradas demasiado tarde. En este sentido, saber que es perseguida por un culto satánico que quiere sacrificarla a unos dioses ancestrales que enlazan con la tradición Lovecratiana, tampoco consigue que la veamos como “buena” porque sus actos conscientes o inconscientes no lo han sido. Casi me recuerda a la forma en que Neil Gaiman muestra a sus deidades, mostrándoles como seres que actúan según su naturaleza y a los que los calificativos de “buenos o malos” no son aplicables.

Ambientar sus arcos en los años 50 en San Francisco para hacer una típica historia policial, en los 70 en Los Ángeles para poder tocar las historias de sectas de Hollywood tan influidas por las andanzas de Charles Manson, y en los 90 en el Seattle cuna del grunge, sirve para que Brubaker toque elementos de su vida personal que le mantengan creativamente interesado. Y junto a esto, tenemos 4 historias centrales con diferentes protagonistas para no verse constreñido por la obligación de historias contadas en arcos de cinco números, y un último arco en el que cambiamos de narrador para ver la historia desde el punto de vista de Nic, del villano Bishop y por último de Josephine, para conocer la historia de los principales personajes.

Con un final 100% Lovecraftiano que se aleja de las historias noir tradicionales, Fatale aún no encajándome en todo si que veo que es la historia más ambiciosa en todos los sentidos de las que nos han contado Brubaker y Phillips hasta la fecha. De hecho, agradezco que Brubaker se aleje de su zona de confort y nos sorprenda con historias tan diferentes entre si. Es por esto que creo que Fatale es un comic super recomendable y os invito a que lo probéis.

Os muestro a continuación las primeras páginas de este comic, que seguro os van a enganchar:

Comparto por último a modo de curiosidad, el anuncio promocional que crearon a modo de trailer para promocionar el comic:

Fatale es una historia diferente que se aleja de las raíces noir con las que Brubaker y Phillips se sienten más a gusto, ofreciendo una estupenda lectura que sin duda te sorprenderá.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Gideon Falls Vol. 5 de Jeff Lemire y Andrea Sorrentino

Jeff Lemire, Andrea Sorrentino y Dave Stewart nos regalan otro gran capítulo de Gideon Falls, que en este quinto volumen se encuentra ahora si a las puertas de su final.

PUNTUACIÓN: 8/10

¡Después de la alucinante destrucción del Granero Negro, nuestros héroes se encuentran repartidos por el multiverso que contiene Gideon Falls! Mientras Angie lucha por sobrevivir en una versión de 1984, Clara está sola en una versión del viejo oeste y el padre Fred es un hombre fuera de lugar en el cyberpunk Gideon Falls. Y nadie sabe dónde aterrizó Norton … Y aunque todos estos mundos parecen estar muy separados, ¡el Hombre Laughing está siempre más cerca de lo que piensas!

Este quinto volumen recopila los números 22 a 26 de la serie regular americana, editada por Image Comics.

Comentaba el pasado mes de julio en mi reseña del cuarto volumen que la serie de Jeff Lemire, Andrea Sorrentino y el colorista Dave Stewart se dirigía hacia su final y que muy probablemente este quinto volumen sería el último. La realidad me ha quitado la razón, ya que Gideon Falls no termina en el número 26 americano incluido en este volumen, sino en un número 27 que va a ser un especial de 80 páginas cuya publicación está prevista para este mismo mes de diciembre.

Esta decisión de Lemire y Sorrentino me parece muy extraña y un tanto decepcionante. No tanto por la historia en si, que continúa con los giros y los cambios dimensionales que hacen que la sensación de vértigo sea continua, sino porque la edición de este comic en mi estantería va a quedar con 5 tomos más o menos del mismo tamaño y una grapa para cerrar la historia, algo que como coleccionista me parece incomprensible. ¿Por qué no retrasaron la salida de este quinto volumen a enero y así incluir el número 27, aunque quedara un tomo algo más grande de lo habitual? Si Image publicara este último número en formato tomo, al ser 80 que sería el equivalente a 4 grapas USA, no diría nada, pero en la solicitación de Image habla de un comic especial de 80 páginas, es decir de un comic de grapas, lo que significa que el formato no va a cuadrar. ¡Menudo chasco!

Estaba tan acostumbrado al buen hacer de Robert Kirkman, que piensa en hacer el mejor comic posible y a la vez que resulte satisfactorio para sus lectores de grapa, de softcovers, hardcovers y ediciones Omnibus, que lamento ver que no todo el mundo es tan detallista como él.

Y el caso es que este comic vuelve a ser una pasada con un montón de nuevas sorpresas y giros que demuestran que las cosas no iban a ser tan fáciles como nuestros héroes creyeron en un primer momento. Narrativamente, Lemire demuestra que tenía la historia perfectamente atada desde el primer momento, y vemos como va llegando a su final inevitable, sea el que sea.

En el apartado artístico, hay que quitarse el sombrero una vez más ante el italiano Andrea Sorrentino, y sobre todo, ante Dave Stewart, posiblemente el mejor colorista del medio. Sus colores son los que de verdad aportan el extra de atmósfera malsana y opresiva que atrapa a los personajes y no les deja respirar. Gideon Falls es uno de los comics con mejor acabado artístico y este volumen es buena muestra, ya que Lemire invita a Sorrentino a jugar con el western, la sci-fi cyberpunk y un presente desasosengante de inspiración Orwelliana. Y Sorrentino lo aprovecha para lucirse mientras continúa narrando perfectamente la historia.

A falta del último número de Gideon Falls, el comic de Jeff Lemire y Andrea Sorrentino es ya una de las historias de mayor personalidad de esta pareja artística. Ya sólo falta desear que el final esté a la altura de lo vivido hasta ahora.

PUNTUACIÓN: 8/10

¿Has leído este comic, la sigues a ritmo español o americano? ¡Espero tus comentarios!!! Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Criminal: The Sinners y The Last Of The Innocent de Ed Brubaker y Sean Phillips

En la tercera entrega de mi repaso a Criminal de Ed Brubaker y Sean Phillips, hoy quiero analizar las dos últimas miniseries publicadas dentro del sello Icon de Marvel Comics, The Sinners y The Last of the Innocents, publicadas entre 2009 y 2011.

Criminal Vol. 5: The Sinners

Tracy Lawless regresa con fuerza en la nueva miniserie The Sinners (los Pecadores). Un año después de los hechos de Lawless, Tracy Lawless sigue siendo un hombre atrapado entre una historia de violencia y su propia conciencia. Y ahora el peor malo del mundo le encarga un nuevo trabajo: resolver una serie de asesinatos de señores del crimen intocables. ¡CRIMINAL vuelve a sus raíces pulp más contundentes!

Tras un parón de unos meses en los que Brubaker y Phillips publicaron la primera miniserie de Incógnito, en Septiembre de 2009 comenzó The Sinners (Los Pecadores), el siguiente arco de Criminal planteado como una historia en 5 partes en el que ya se abandonó el concepto de serie regular para ir publicando arcos completos a medida que su plan de trabajo les permitiera.

Para esta miniserie vuelve Tracy Lawless, posiblemente el personaje más popular de la serie, continuando donde se quedó al final de Lawless, trabajando para Mr. Hyde, el jefe del mundo criminal de la ciudad. Brubaker comenta que Lawless conecta con su gusto por los grandes personajes del género y encarna al tipo duro con su propio código de conducta, que puede trabajar para un mafioso pero no actuará contra sus creencias de lo que es correcto o incorrecto. Además, quizá por esta caracterización, Brubaker también dice que Lawless era de largo el personaje más popular de la serie, normal siendo como es casi el único con ciertos valores positivos que no está entre rejas, lo que casi obligaba a platear este arco con él de protagonista.

The Sinners parece además planteada por Brubaker con la intención de recrear las clásicas historias de detectives en la que un duro sabueso investiga crímenes misteriosos, pero acoplado al mundo de Criminal. Tracy está fuera de su elemento, dado que siempre ha sido más un hombre de acción que de análisis, y el encargo de averiguar quién está matando a personas poderosas (y corruptas) de la ciudad puede ser casi imposible de resolver, al no tener casi ni por donde empezar.

Por supuesto, siendo como es el mundo de Criminal, Tracy va a caer en una relación prohibida con la persona menos indicada, mientras la posible implicación de la Triada China en los crímenes y la llegada a la ciudad de un soldado de fuerzas especiales con la misión de detenerle y devolverle al cuartel del que desertó para investigar la muerte de su hermano, le van a poner las cosas difíciles.

En este arco vamos a ver a personajes secundarios habituales de Criminal como es el jefe mafioso Sebastian Hyde, su guarda espaldas y asesino sin piedad Chester, Gnarly el barman del Undertow y Jenny, la amiga de la infancia que en la actualidad es agente de Asuntos Internos y también está investigando algunos de los crímines que asolan la ciudad.

Los cinco números de este arco cuentan todos con 24 páginas de historias más los artículos sobre el género negro habituales a modo de extras. En el primer número disfrutamos un artículo de Michael Stradford y una entrevista de Brubaker a Darwyn Cooke para promocionar sus novelas de Parker. El segundo número contó con dos artículos, uno del propio Brubaker y el otro de Ryan Lindsay, mientras que en los tres números restantes ya sólo hubo un artículo en cada, escritos por Tom Piccirilli, Joe Hill y Jess Nevins, respectivamente.

The Sinners es otro arco brillante con un sorprendente asesino que da un giro único a una historia que sirve para resaltar que en todo buen noir las víctimas buenas personas suelen pagar el precio mayor, y que no se puede confiar en los que dicen que quieren ayudarte, ya que al final intentarán usarte y aprovecharse de ti como los demás.

Además, el final en lo relativo a Tracy Lawless me parece satisfactorio y casi hasta inevitable, consiguiendo sacar el máximo partido a las cartas que le repartieron. Esto hace que si su versión adulta no volviera a aparecer, en los números que reseñaré la semana que viene sí aparece Tracy pero de niño junto a su padre Steeg, su arco puede darse por cerrado adecuadamente. Y a la vez, deja el margen suficiente para que con la historia adecuada, Brubaker y Phillips pudieran recuperarle en un futuro.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

En resumen, The Sinners me pareció un noir de vieja escuela, muy bien pensado y perfectamente ejecutado que hace las delicias de los fans del género, aunque quizá en este caso, sin inventar nada, yendo por los caminos a los que estamos habituados. Y eso es justo lo que NO van a hacer en el próximo arco.

Criminal Vol. 6: The Last Of The Innocent

¡Ganador del Premio Eisner a la Mejor Serie Limitada! The last of the Innocent (El último inocente / La última inocente) es la obra de ficción pulp más innovadora y aclamada por la crítica que jamás han realizado Brubaker y Phillips. Una parte es un asesinato a sangre fría, una parte una meditación retorcida sobre la nostalgia a través del lente de los cómics para niños. ¡Es “como el Watchmen para los fans de Archie”, cuando Criminal alcanza nuevas cotas!

Un año después de The Sinners y tras finalizar la segunda (y de momento última) miniserie de Incógnito, Brubaker y Phillips sacaron entre junio y septiembre de 2011 su serie más experimental hasta la fecha y, a la postre, la última publicada bajo el sello Icon: The Last of the Innocent.

Esta historia se compuso de cuatro comics con 24 páginas de historia con los artículos habituales a modo de extra, que fueron escritos por Ed Brubaker, Megan Abbot, Jay Faerber y Duane Swierczynski. En menos de 100 páginas compusieron una de las historias más sólidas y sorprendentes del mundo de Criminal, no sólo por su arco de género negro, sino por las herramientas narrativas utilizadas y por su cualidad metalingüística, que eleva esta historia a un nivel superior. Además, Brubaker comenta que la muerte de su padre fue el desencadenante, el punto de partida a partir del cual construyó lo que acabó siendo esta historia.

Riley Richards (un nombre super comiquero con la mismo consonante inicial en nombre y apellido para una mejor sonoridad), vuelve a su pueblo Brookview debido a la enfermedad de su padre. Este viaje le devolverá a su juventud y a lo que abandonó cuando se casó con la rica Felicity (Felix), a la que conoció en el instituto, y con la que se marchó a la ciudad para trabajar en la empresa de su suegro, el rico y poderoso Phil Doolittle.

Riley vuelve a reunirse con sus amigos de la infancia y juventud, su vecina y amor platónico Lizzie Gordon que sigue soltera y que encarna la típica y perfecta “girl next door”; su mejor amigo, el despistado, desaliñado, ex-alcohólico y ex-drogadicto Vladimir “Freakout” Frykowsky, o Brock, el típico bully del colegio que es ahora policía local del pueblo, y se da cuenta que su vida se encuentra en una encrucijada y que depende de él tomar las riendas de su vida y salir adelante o caer por el precipicio debido a sus deudas de juego y a un matrimonio desgraciado.

La parte noir muestra a un Brubaker que quiere escribir una historia tipo Agatha Christie con la preparación de un crimen y como se van sorteando los problemas que van apareciendo. Brubaker crea en cada uno de los cuatro números unos giros y unos cliffhangers chulísimos que hacen que estés descolocado en todo momento y ni te imagines como va a finalizar la historia. El comic hace que sea Riley el narrador que nos hable en primera persona en todo momento, creando un retrato frío e interesantísimo que rompe el mito de los perfectos personajes de los comics de nuestra infancia frente a cómo serían si vivieran en el mundo real.

Esta miniserie es totalmente autónoma del mundo de Criminal y puede leerse sin problemas aunque no hayas leído ninguna miniserie anterior. Sin embargo, la historia ambientada en 1982 sí tiene conexiones, ya que las deudas de juego de Riley en la ciudad se las debe a Sebastian Hyde, y es Steeg Lawless el que va a cobrarlas al comienzo del comic, además de aparecer más adelante. De esta forma, si no conoces nada de Criminal estos elementos se entienden sin problemas, pero si eres un lector fiel, vas a disfrutar de estos detalles un montón.

Lo más interesante de The Last of the Innocent y que hace que el comic sea diferente y especial, es que Phillips cambia su estilo de dibujo según en qué momento temporal se encuentren los personajes. En el presente vemos la acción como cualquier otro comic Criminal, pero todas las escenas del pasado de los personajes están contadas con un estilo retro cartoon que claramente busca que pensemos en los antiguos comics de Archie. Las diferentes anécdotas de este pasado están contadas a página completa incluyendo títulos de crédito de la época de los 50 y 60, como si estuvieran sacados de esos comics.

De hecho, recordando que los comics de Archie y sus amigos en Riverdale se centraban en el triángulo amoroso Verónica-Archie-Betty y las aventuras, acuerdos y desacuerdos a su alrededor, hay una clara correspondencia entre el núcleo de estos comics y la historia de The Last of the Innocent, en el que Riley es Archie, Felix es Veronica y Lizzie es Betty. Pero hay más, Freakout es claramente Jughead (y eso que prácticamente no conozco estos comics), con Teddy haciendo de Reggie, el rival de Archie en el instituto que siempre intentaba robarle a la novia.

Puede decirse entonces que este comic de Brubaker y Phillips es un intento evidente de contestar a la pregunta de ¿cómo serían los personajes de Archie si hubieran crecido y vivieran en el mundo real? O al menos, en un mundo en el que la gente miente, engaña, se droga y comete delitos e incluso está dispuesta a matar. El calificativo de “La Watchmenización de los comics de Archie” está bien tirado, la verdad.

Pero The Last of the Innocent no es tanto una crítica a la inocencia de los comics de Archie, a pesar de inspirarse claramente en ellos, sino que el comic realmente es una crítica hacia la idealización que hacemos del pasado (el típico “cualquier tiempo pasado fue mejor”), que no se corresponde con la realidad. Para resaltar esta idea, Brubaker y Phillips muestran en la narrativa años 50 numerosos elementos perturbadores, violentos y con elevada carga sexual, mostrando que también en esa época la gente era amoral, egoísta y se cometían delitos y habían muertes. El ideal de mundo perfecto de la niñez salta por los aires durante la lectura de este comic.

Otro choque de la realidad con el pasado imaginado es que tras el nacimiento del Comic-Code Authority en 1954, años en los que los comics de Archie triunfaban con su humor blanco y sus aventuras para todos los públicos, todos los comics maintream americanos tenían que poseer un elemento moralizante y educativo que resaltaran los valores americanos a los jóvenes lectores. Durante estos años no se pudieron publicar comics de terror como Creepy o Tales fron the Crypt, ni tampoco comics de vertiente criminal, ya que no se podían mostrar escenas violentas ni de gore, ni nada relativo a sexo o relaciones fuera del matrimonio, entre otro muchos otros elementos. La idea de que el crimen no compensa y el criminal siempre acaba pagando el precio por su delito debía quedar también claro en los comics escritos bajo el Comic Code.

The last of the innocent es una bofetada en toda la cara del Comic-Code. No solo por los detalles sexuales y violentos incluidos incluso en la narrativa años 50, sino que la idea principal es que nuestro héroe idealizado del pasado en realidad es una mala persona que comete todo tipo de actos odiosos y terribles con tal de salirse con la suya. De hecho, si hay una triste y desoladora diferencia entre el mundo real y el imaginario comiquero, es que en el mundo real el criminal no siempre paga y a veces los poderosos y los “malos” se salen con la suya.

Todos estos elementos se combinan en una historia magistral de menos de 100 páginas consiguiendo una historia redonda que, como habéis podido comprobar, puede analizarse y disfrutarse a varios niveles, triunfando en todos ellos. Otro elemento interesante de esta miniserie es el elemento de desafío narrativo que debió suponer para Sean Phillips al tener que cambiar de estilo de dibujo. Entiendo que ejercicios estilísticos de este tipo son los que hacen que un artista se mantenga fresco y no caiga en la monotonía a la hora de dibujar un comic de forma continuada en el tiempo.

Además, debido a problemas con los plazos de entrega, Val Staples no pudo colorear todo este comic, y Dave Stewart tuvo que echarles una mano y colorear los dos últimos comics. Stewart continuó colaborando con Brubaker y Phillips en Fatale, el siguiente comic que realizaron, ya dentro del sello Image.

Dentro que el comic me gusta mucho, creo que eso ha quedado claro, reconozco que me cuesta conectar con las páginas años 50. Sí lo hago a nivel intelectual porque entiendo lo que están construyendo y lo que nos quieren contar, y para ellos el estilo retro cartoon es perfecto, pero a nivel emocional no me acaba de cuadrar la sordidez que estamos viendo. Posiblemente, esto también podría cosiderarse un éxito para Brubaker y Phillips.

Por último, a modo de extra, como en los comics de Criminal comparto a continuación dos páginas publicitarias creadas por Brubaker y Phillips a modo de teaser de lo que se podía esperar de esta miniserie.

Si no has leído The Last Of The Innocent, hazte un favor y ve a buscarlo, vas a disfrutarlo un montón.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Coward, Lawless, The Dead and The Dying, Bad Night, The Sinners y The Last of the Innocent. 6 años y 6 arcos después, Brubaker y Phillips se mudaron a Image Comics tras haber ofrecido unos arcos excelentes 100% noir muy diferentes entre sí, en los que tocaban diferentes tópicos del género y nos dejaban con la sensación que las próximas historias de Criminal aún podían ser mejores.

Gracias por leer este post, ¿ya te he convencido para que leas, o en su caso releas, Criminal? Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Plunge de Joe Hill, Stuart Immonen y Dave Stewart

Hace unos meses comenté el primer número de Plunge, el comic estrella del sello de terror Hill House Comics de DC Comics realizada por el equipo super estrella de Joe Hill, Stuart Immonen y Dave Stewart. Y la lectura completa de esta serie ha confirmado mis sensaciones iniciales, que quiero compartir en la crítica de hoy.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

A raíz de un devastador tsunami, un barco de exploración conocido como Derleth comienza a enviar una señal de socorro automatizada desde un atolón remoto en el estrecho de Bering. El único problema es que Derleth ha estado desaparecido durante 40 años. La bióloga marina Moriah Lamb se une al equipo de Carpenter Salvage para recuperar a los muertos de Derleth … solo para descubrir que en esta parte remota del Círculo Polar Ártico los muertos tienen mucho que decir a los vivos … Empieza el terror de Joe Hill y Stuart Immonen. ¡aquí!

Plunge (Inmersión en castellano) entra de lleno la serie B para presentar una historia de aventuras con toques de terror ambientada en la profundidades del océano y en un espacio cerrado del que es imposible de escapar. La historia de Joe Hill cubre todo lo esperable de una historia de este tipo y este comic casi parece un storyboard para su adaptación a la gran pantalla. Y es que aparte de algún giro impactante y alguna sorpresa, todo es tan correcto y familiar que en muchos momentos tenía la sensación que este comic ya lo había leído. Quizá por eso el conjunto decepciona un poco, no sólo porque esperaba más sino porque no vi elementos verdaderamente novedosos aparte del propio hecho de publicar un comic de una historia que en condiciones normales hubiera acabado siendo un guión del próximo blockbuster palomitero.

Plunge tiene la enorme ventaja de tener a dos maestros del comic en el apartado artístico, el dibujante Stuart Immonen (Empress, Nextwave, Amazing Spiderman, New X-Men, Fear Itself, Superman, Final Night) y el colorista Dave Stewart (Hellboy, The Umbrella Academy, DC: The New Frontier, Catwoman: When in Rome, Silver Surfer: Black, Gideon Falls). Ambos artistas han demostrado ser unos autenticos todoterrenos capaces de brillar en todo tipo de historias, y en Plunge su principal objetivo es contar la historia de la forma más clara posible. Cosa que hacen de forma notable en todo momento.

Plunge es el ejemplo perfecto de comic correcto cuyo apartado artístico lo eleva a un peldaño superior. En manos menos expertas que Immonem y Stewart la historia de Hill de hubiera quedado en funcional sin más, gracias al dibujo le pongo un notable. En todo caso, sí debo decir que globalmente este comic de lee de maravilla y ofrece el entretenimiento que prometía. Lo cual, tampoco es poca cosa hoy en día.

Plunge prometía más teniendo en cuenta los profesiones implicados, y aunque me ha resultado super entretenido, el comic de Joe Hill no acaba de ofrecer elementos realmente originales.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Dado que este comic aún no ha sido editado en España, ¿tenéis ganas de leerlo? ¿O quizá habéis comprado como yo la edición americana? Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!