Archivo de la etiqueta: Dee Cunniffe

Crítica de Redneck vol 4 de Donny Cates y Lisandro Estherren (Image Comics)

Tras unos meses de espera, vuelvo a las aventuras de la familia de vampiros texanos creada en el sello Skybound de Robert Kirkman creado por Donny Cates y el dibujante Lisandro Estherren, con colores de Dee Cunniffe. Lone Star es el cuarto volumen.

PUNTUACIÓN: 7/10

Los Bowman son vampiros que viven discretamente en un pueblo de Texas, alimentándose de la sangre de las vacas de su local, una de las barbacoas del pueblo. Su coexistencia pacífica termina cuando generaciones de odio, miedo y sangre mala salen a la superficie

Tras su día más oscuro, es hora de despedirse de Texas (The Lone Star State en inglés, de ahí el juego de palabras del título) mientras la familia Bowman busca la salvación … en las sombras de México.

Este cuarto volumen recopila los números 19 a 24 de la edición USA.

Recientemente Donny Cates ha anunciado que Redneck está a punto de finalizar, con un final en principio previsto para el número 36 USA (sexto tomo de la serie). Teniendo en cuenta esto y los catastróficos eventos que sucedieron al final del volumen anterior que nos dejaron con un cliffhanger monumental, la que es la segunda mitad de la serie empieza como es habitual en los comics de Cates sin dar un segundo de respiro.

Es complicado hablar de este comic sin entrar en spoilers teniendo en cuenta que yo compro la edición americana de un comic que de momento sigo inédito en España. Sin embargo, intentando mantener esta reseña libre de spoilers, creo que Cates es un guionista muy hábil que sabía cuando dar un golpe encima de la mesa para provocara un cambio de status-quo. Y este cambio le viene muy bien al comic, ya que este viaje a México nos muestra que este universo sobrenatural es mucho mayor de lo que nos pensábamos cuando todo pasaba en Texas, descubriendo toda una mitología de seres sobrenaturales malrolleros que darán mucho juego en los próximos tomos. Además de ahondar en las relaciones de los miembros de la familia Bowman que siguen con vida.

El gran problema de Redneck es el dibujo. Como suelo tardar meses entre que compro un tomo y el siguiente, siempre que me llega en nuevo tengo que volver a acostumbrar el ojo al horrible estilo del dibujante Lisandro Estherren, con colores de Dee Cunniffe. Estherren tiene un estilo “feista” que camufla su limitadas dotes de anatomía y narrativa con grandes manchan que ayudan a crear cierta atmósfera malsana, pero no ayuda a CONTAR la historia de la mejor manera posible. Estherren si consigue crear impacto en las splashpages de final de cada número y en algunos momentos puntuales, pero lamentablemente me parece un dibujante flojillo. Y es una pena, porque esta historia con un mejor dibujante podría haber producido unos momentazos visualmente alucinantes, que en este caso quedan como sólo correctos. Que es lo que impide que mi puntuación final sea

Llegados a este punto, no tengo duda que voy a comprar Redneck hasta el final. Tras comprar cuatro tomos y teniendo en cuenta el cliffhanger con el que nos han dejado, la pinta es que nos dirigimos hacia una guerra abierta de las distintas facciones de vampiros, ya veremos quien sigue en pie cuando la historia se acerque al final.

Comparto las primeras primeras páginas de este volumen:

Redneck continúa ofreciendo una aventura de vampiros bastante original y a pesar del dibujo me compensa el precio del comic, así que hay que darlo por bueno.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Redneck vol.3, de Donny Cates, Lisandro Estherren y Dee Cunniffe (Image comics)

La historia de los vampiros texanos de Donny Cates y Lisandro Estherren, con colores de Dee Cunniffe, continúa en su tercer volumen editado por Image con una nueva colección de sorpresas, giros y mucha sangre.

PUNTUACIÓN: 7/10

Los Bowman se encuentran en su peor momento, por lo que se ven obligados a recurrir a un clan que Bartlett esperaba evitar durante el resto de su larga vida. ¿Por qué? Está dirigido por su ex, July …

Este tercer volumen recopila los números 13-18 USA.

Voy leyendo poco a poco este comic. Reconozco que este Redneck no me ha volado la cabeza ni en lo relativo al guión ni al dibujo, (puedes leer aquí mis reseñas de los volúmenes uno y dos). Pero sin embargo hay algo de estos vampiros texanos de Donny Cates que sin embargo me hace querer volver cada cierto tiempo para ver cómo avanza su historia.

Debo reconocer eso sí que no me gusta el dibujo de Lisandro Estherren, aunque ya he llegado a asumirlo. E incluso diría que los diferentes momentos felices y luminosos le sientan mejor que los oscuros y nocturnos. Dicho esto, sigo sin verle nivel de dibujar comics Marvel, sigo viéndole como el tipo de artista que puede conseguir trabajo en Boom, IDW, etc… pero que está lejos de la primera división del medio.

Sobre la historia de Cates, me parece interesante comprobar como Redneck es un comic pensado para leerse en tomo antes que en grapa. Su narrativa está planteada para resolver el giro del tomo anterior, presentar la nueva realidad de la familia Bowman para luego destruir el orden establecido con el giro final que lo cambia todo. Este cliffhanger hace que quiera saber cómo continúa la historia ya que nos ha dejado en lo más alto, y nos muestra a un Cates dominador absoluto de la narrativa periódica del medio comiquero. Y darme cuenta de las costuras narrativas y la forma en que Cates construye su historia no me impide disfrutarla, que es al final el objetivo último de cualquier obra de entretenimiento.

Por suerte, en Estado Unidos está a punto de publicarse el quinto tomo, por lo que tengo asegurada la lectura durante todo este 2021. De momento, Cates no ha comentado que tenga un final a la vista, por lo que podría decirse que mientras las ventas aguanten, nos queda Redneck para rato.

No creo que Redneck sea el comic favorito de nadie, pero si está consiguiendo engancharme tomo a tomo dejándome con ganas de seguir leyendo la serie. Si buscas leer una historia de vampiros diferentes, hay muchas posibilidades que puedas disfrutar de este comic.

PUNTUACIÓN: 7/10

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Paper Girls de Brian K. Vaughan y Cliff Chiang

Aprovechando que ya está completa, tenía curiosidad de leer Paper Girls de Brian K. Vaughan y Cliff Chiang, comic de ciencia ficción y nostalgia ochentera de Image Comics que Planeta Comic ha publicado en España. Y a pesar del espectacular dibujo de Chiang, la historia de Vaughan no me acaba de cuadrar.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

¡Nostalgia ochentera más misterio y ciencia ficción!

Unas horas después de la noche de Halloween de 1988, cuatro repartidoras de periódicos de doce años descubren la historia más importante de todos los tiempos.

La vida en la periferia y el suspense sobrenatural se dan cita en esta exitosa serie sobre la nostalgia, el primer trabajo y los últimos coletazos de la infancia.

Brian K. Vaughan es un reconocido autor bestseller del New York Times, también guionista de series de TV como Lost o La Cúpula. El escritor arrasa actualmente con Saga, cómic con el que ha ganado numerosos premios desde su inicio, como los Eisner. Le acompaña en esta aventura cósmica el preciosista arte de Fiona Staples. Su imaginación no se agota y sigue triunfando con las recientes series comiqueras Paper Girls y We Stand on Guard junto a Steve Skroce .

Cliff Chiang comenzó su carrera en el mundo del cómic como editor asistente en la editorial Vertigo (DC Comics). Siempre quiso ser un narrador de historias, así que se decantó por la ilustración, participando en títulos tales como The Creeper, Human Target, Green Arrow, Black Canary y Wonder Woman. Es el cocreador de PAPER GIRLS junto con Brian K. Vaughan.

Paper Girls fue publicada en Estados Unidos entre octubre de 2015 a julio de 2019, siendo una serie completa de 30 grapas divididas en 6 arcos de 5 números. Los cinco números de cada arco se publicaron siempre mensualmente, haciendo un descanso de 3 meses entre arcos para tomarse un respiro y publicar el tomo correspondiente. Esto fue así durante toda la serie excepto el salto del quinto al sexto tomo, en que hubieron 5 meses de diferencia, aunque luego los 5 últimos comics también salieron mensualmente.

El comic ha recibido una unánime aclamación de la crítica y ha sido un nuevo éxito de ventas para Brian K. Vaughan, que se suma al de SAGA. Paper Girls ganó dos premios Eisner en 2016 por Mejor Serie Nueva y Mejor Dibujante. En 2017, Vaughan ganó el premio Eisner al mejor escritor y Matt Wilson ganó el Eisner al mejor Colorista, premio que consiguió de nuevo en 2019 por este comic (entre otros). Ese mismo año, la primera recopilación fue nominada al premio Hugo a la mejor historia gráfica.

Escribir esta reseña va a ser algo complicado. Digo esto porque estamos ante un comic con un dibujo espectacular que consigue transmitir, ya desde sus espectaculares portadas monocromáticas, que estamos ante una historia que se sale de lo común. Cliff Chiang realiza uno de sus mejores trabajos hasta la fecha, en colaboración con el colorista Matt Wilson, Jared K. Fletcher como rotulador y en el diseño del comic y Dee Cunniffe encargado del aplanado de color (colour flatter).

Aparte de crear a cuatro jóvenes protagonistas totalmente reconocibles y cuyo aspecto físico ya transmite personalidad, Chiang consigue dibujar el mundo de 1988 de forma totalmente realista, además de hacer que los numerosos elementos de ciencia ficción parezcan verosímiles. La ropa, los vehículos, todos los elementos que se ven en la página son tal cual los imaginamos que eran o que deberían ser, consiguiendo por ese lado que el viaje a la nostalgia ochentera y a un mundo de ciencia ficción sean todo un éxito.

La propia sinopsis del comic ya indica desde la primera línea que la historia de Vaughan está planteada a partes iguales como nostalgia de los años ochenta, parte misterio y parte historia de ciencia ficción. De hecho, Vaughan en 1988 tenía 12 años, los mismos que las protagonistas de este comic, y vivía en Cleveland al igual que ellas. En ese sentido, se nota que introduce elementos muy personales de su propia vida y sus recuerdos mientras crecía. Vaughan comenta que Chiang es también de su misma quinta y tenía muchas ganas de dibujar un comic ambientado en este periodo.

Además, se nota que el background de Vaughan no es comiquero superheroico (si exceptuamos Runaways, que en fondo tampoco lo era) sino audiovisual televisivo, al haber trabajado en series como Perdidos donde el puzzle y el misterio a resolver era uno de los principales puntales en los que se asentaba su serie. Pasa igual en este Paper Girls, con el añadido que además del enorme y loquísimo concepto de ciencia ficción (inspirado en una película mítica de los años 80 que su sola mención ya spoilearía la primera gran sorpresa de este comic) se esconde el paso de la niñez a la adolescencia de las protagonistas.

El misterio que envuelve el concepto de este comic, y la perfecta resolución en la que al final Vaughan consigue que todo encaje dan fe de la enorme habilidad de Vaughan como escritor. A esto hay que sumar una perfecta visión empresarial, al crear un comic no muy largo (una historia de 30 números hoy en día es una duración normalita tirando a baja) que está teniendo una vida muy larga y fructífera en las estanterías de las librerías, primero en su formato de grapa, después con los recopilatorios de 5 números en tapa blanda, más adelante con los hardcover de 10 números y entiendo que en poco tiempo tendremos un integral con toda la serie en un único volumen, tipo los de The Walking Dead, aunque estos últimos son de 48 ejemplares. El comic se ha vendido de maravilla y entiendo que lo va a seguir haciendo durante años, gracias al indudable tirón comercial que tiene Vaughan.

Tras lo mucho que me gustó su Barrera con Marcos Martín y Muntsa Vicente, estaba con muchas ganas de leer Paper Girls. Vaughan que lo tenía todo a su favor para que me enamorara de este comic, y sin embargo, como me ha pasado con Saga, Y The last Man o Ex-Machina, vuelvo a encontrarme a una historia contada de forma que no me interesa.

Entiendo que es complicado explicar que técnicamente todo está muy bien realizado y a la vez que no me interesa lo que cuenta y cómo lo hace, con el debe añadido que soy un super lector de ciencia ficción y leo todo lo que cae en mis manos. Pero si, su lectura me ha dejado frío y diría que por extraño que parezca, habiendo nacido en 1974, yo no era su público objetivo. Por un lado, Vaughan creo que trasmite un tono de superioridad en sus comics, o eso me parece a mi, como si él se pusiera por encima del lector, intentando demostrar que es más listo que nosotros. Esto se lo veo en multitud de detalles.

Además, aunque físicamente las protagonistas Erin, Mac, KJ y Tiffany son físicamente super diferentes y reconocibles, con el añadido que Vaughan las hace multi culturales y racializadas (de las 4 chicas una es afroamericana y de las otras 3 caucásicas otra es judía), no acabo de ver un retrato psicológico interesante en ninguna de ellas. Reconociendo eso sí que este en un comic está planteado como historia de aventuras, no un drama psicólogico. Pero no es un tema, o al menos creo que no, que no me interesa lo que las pasa porque son chicas y yo no. Sino que intenta convertirlas en arquetipos de chicas, con salida del armario incluida en un momento en que ni siquiera existía el concepto, en lugar de hacerlas realmente únicas. No se si esto que digo tiene sentido o se me entiende, pero tampoco puedo entrar en demasiado detalle por los spoilers.

Otro elemento que creo interesante comentar es relativo a la narrativa de Paper Girls. Dado que me dejaron las 30 grapas y he leído el comic de un tirón esto que voy a decir a mi no me ha pasado, pero entiendo que para un lector que siguiera la serie mes a mes la experiencia debía ser super frustrante, dado que en cada número casi no pasa nada y la trama avanza muy poco a poco. No a un nivel Bendis, ojo, pero si veo clarísimo que Vaughan escribe pensando en el arco de 5 números, que sí da una correcta sensación de capítulo completo que ayuda a construir la historia. Por contra, la grapa individual era casi un poco bajón al acabarse prácticamente cuando la cosa se ponía interesante… todos los meses.

Dado que Brian K. Vaughan es super popular, no tengo duda que Paper Girls va a ser un comic super popular y se va a estar vendiendo durante años. Sin embargo, este comic entra en la categoría de “comic que no es para mi”.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

¿Soy el único al que le pasa esto con Vaughan? Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Redneck volume 2, de Donny Cates, Lisandro Estherren y Dee Cunnife

Vuelvo al mundo de los vampiros Texanos de Redneck, serie creada en el sello Image por Donny Cates y el equipo artístico formado por Lisandro Estherren al lápiz y Dee Cunniffe en el color. Y en este segundo volumen, The eyes upon you, el mundo de los Bowman va a saltar de nuevo en mil pedazos.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Tras los sucesos del primer volumen, los Bowman se mantienen ocultos de la ley con un nuevo miembro de la familia a cuestas. Pero hay reglas para ser un vampiro… y cuando se rompen las reglas, la familia seguramente sufrirá…

Este segundo volumen publicado en 2018 recopila los números 7 a 12 de la serie regular editada por el sello Skybound de Robert Kirkman, dentro de Image Comics.

El primer volumen de Redneck presentaba el típico concepto de western de dos familias enfrentadas desde hace generaciones, añadiendo el giro que una es una familia de vampiros (los Bowman) que intenta vivir alejada de la sociedad sin cazar seres humanos mientras que el patriarca de la otra era un integrista religioso, los Landry. Una de las cosas que más me gustó del primer volumen es el uso de un narrador del que no te puedes fiar, lo que servía a Cates para presentar una historia que se desarrollaba como un tiro con un montón de sorpresas durante los primeros 6 números.

A pesar que al principio de este segundo volumen las cosas parecen haberse calmado, no va a haber ni un segundo de respiro cuando uno de los vampiros actúe según su naturaleza y secretos ocultos durante décadas salgan por fin a la luz. Donny Cates muestra en este comic de creación propia muchas de sus señas de identidad que le han convertido en uno de los escritores más cotizados de la Marvel actual. Otro elemento positivo de este comic es que igual que pasó en el primer volumen, los sucesos que veremos van a tener una repercusión cataclísmica en la familia. Para los que sobrevivan, claro!

Quizá en lo relativo al guión, Cates plantea el comic centrado en la historia y su sorpresas y no tanto en los personajes que la viven, y la verdad es que no consigo empatizar con nadie: Cierto es que el quizá protagonista, Bartlett, es el típico personaje torturado por un pasado que busca olvidar y que en absoluto es un “héroe”, pero de momento aún estoy esperando que haga algo de interés y ya llevamos 12 números publicados. Del resto de la familia Bowman, los humanos o sus antagonistas, excepto Perry, la misteriosa niña de la familia Bowman con poderes telepáticos, no encuentro a nadie con algún rasgo interesante que merezca la pena recordar, a pesar del intento en este volumen de hacer de Evil, uno de los siervos humanos de los Bowman, un tío duro en modo Punisher.

Encuentro que esta falta de carisma de los personajes es además consecuencia del flojo dibujo de Lisandro Estherren. Reconozco que antes de leer este segundo volumen me volví a leer el primero, de forma que mis ojos ya estaban acostumbrados ante su estilo para esta serie y no me chocó tanto, pero eso no implica que no vea sus carencias tanto en fluidez narrativa, en caracterización o en lo relativo a los fondos de las viñetas, en este caso a la ausencia de los mismos. Teniendo en cuenta que los últimos comics de Image que he comprados están dibujados por R.M. Guéra, Dustin Nguyen, Chris Samnee, Wes Craig o Andrea Sorrentino, estamos lamentablemente ante uno de los comics peor dibujados de este año dentro del ámbito independiente.

Aunque sigo sin conectar con un apartado artístico que veo muy flojo, la historia que Donny Cates ha planteado en Redneck me ha llamado la atención y me interesa, por lo que probablamente siga comprando esta serie, sobre todo teniendo en cuenta que ya se han publicado dos nuevos volúmenes.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Bad Karma 1, de Álex de Campi, Ryan Howe y Dee Cunniffe (Panel Syndicate)

La web Panel Syndicate nos ha ofrecido una nueva sorpresa comiquera con el estreno hace unos días de Bad Karma, su nueva serie publicada en modalidad de “paga lo que quieras” realizada por la escritora Alex de Campi, el dibujante Ryan Howe y el colorista Dee Cunniffe. Hoy comento mis impresiones sobre este primer número.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

¡Estamos orgullosos de darles la bienvenida a los autores Alex De Campi, Ryan Howe y Dee Cunniffe con el debut de su nueva serie BAD KARMA, un thriller de acción y suspense basado en personajes!

Los veteranos del ejército Sully y Ethan realizan un viaje de Navidad para liberar a un hombre inocente culpado por el trabajo mercenario que hicieron. Resulta que a nadie le interesa la verdad, pero se interesan mucho en asegurarse de que Sully y Ethan no vivan para ver el Año Nuevo.

El primer número de 33 páginas está disponible ahora en inglés, como de costumbre, para cualquier precio que desee pagar, incluido 0 (cero).

Alex de Campi se ha inspirado para crear Bad Karma en personas del mundo militar de su entorno, así como de las relaciones masculinas de amistad. De Campi comenta que esta es una larga novela gráfica de casi trescientas páginas y, aunque este comienzo ha empezado de forma lenta centrándose en los dos protagonistas, Ethan y Sully, plantea una historia con altas dosis de acción. Además, explica que está muy orgullosa de Cheryl, ya que no va a ser ni un interés romántico, ni la chica a la que salvar, ni una tía dura, por lo que cree que le va a encantar a los lectores, especialmente entre el público femenino.

De Campi comenta además que Panel Syndicate ofrece una plataforma única para promocionar su obra, dado que otras webs de comics digitales como ComiXology realmente no ofrecen una buena alternativa para autores indys, de forma que aunque nadie pagara por leer este comic, lo daría por bueno por la difusión que su obra va a conseguir en una web con obras y autores de primerísimo nivel. Además, ha confirmado en entrevistas que ya tiene firmada la publicación física de esta novela gráfica cuando acabe la publicación digital, por lo que considera una buenísima opción dada la situación provocada por el coronavirus.

En lo referido al apartado artístico, me han gustado el dibujante Ryan Howe y el colorista Dee Cunniffe. Howe tiene un lápiz claro centrado en la expresión de los personajes, y realiza un buen retrato de unos protagonistas veteranos que han sufrido heridas físicas y psicológicas. Como comentaba antes, este primer número es super pausado y no puedo analizar su narrativa en escenas de acción, pero psicológicamente construye a unos buenos personajes y que pueden dar mucho jugo.

Sin embargo, globalmente este primer número de Bad Karma me ha parecido super correcto en todo, pero sin nada que me haya llamado especialmente la atención. Teniendo en cuenta la saturación de oferta comiquera que hay ahora mismo, correcto no es suficiente. El problema que le veo es que De Campi plantea este comic no como una historia serializada sino como una novela gráfica que logísticamente ha tenido que dividir en números individuales. Esto provoca que literalmente en este primer número en lo relativo a la trama no pasa nada importante. Obviamente, está presentando a los personajes para que nos importen cuando la cosa empiece a ponerse fea, pero le hubiera pedido algo más a la historia y, al menos, un buen cliffhanger que me hubiera dejado con ganas de comprar el siguiente número.

De Campi comenta que plantea Bad Karma como 7 números más un epílogo, y que ya tienen completamente terminado el número dos y medio del tres, por lo que el próximo número se publicará en junio y ya a partir de ahí saldrán con cadencia bimensual. Esto significa que probablemente hasta dentro de un año no estará terminada la historia. Por esto, visto lo visto en este primer número creo que estamos ante una lectura que resultará más satisfactoria leída de un tirón, y prefiero esperar a más adelante.

Comparto las primeras páginas del cómic disponibles a modo de preview en la web de Panel Syndicate:

Bad Karma supone un correcto arranque para un comic que sin embargo me voy a esperar para poder leer de un tirón cuando esté completo.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!