Archivo de la etiqueta: Maggie Gyllenhaal

Crítica de The Deuce temporada 3 de David Simon y George Pelecanos (HBO)

The Deuce, la serie de HBO creada por David Simon y George Pelecanos sobre el auge de la industria del porno en Nueva York, acaba de terminar de forma brillante con su tercera temporada.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

The Deuce presenta un elenco protagonizado por James Franco interpretando gemelos Vincent y Frankie Martino y Maggie Gyllenhaal como la actriz porno Eileen “Candy” Merrell, que intenta labrarse un nombre como directora. Cuenta la historia de la Edad de Oro del Porno, la legalización y el surgimiento de la industria del porno en la ciudad de Nueva York que comenzó en la década de 1970. Los temas explorados incluyen la corrupción del gobierno y la policía, la violencia de la epidemia de drogas y el auge y estallido inmobiliario que coincidió con el cambio de época. El título del programa, “The Deuce” se deriva del nombre coloquial que se le daba a la calle 42 entre las avenidas Séptima y Octava.

Esta tercera y última temporada comienza en la víspera de 1985, con un Vincent agotado que vuelve a conectar con su ex esposa, Andrea, a medida que su relación abierta con Abby se vuelve más distante; Candy y Harvey no están de acuerdo sobre el futuro del porno, ella quiere continuar haciendo porno artístico y atraer a un público femenino, pero Harvey le dice que no hay dinero y que no puede invertir. Por último, recién salida de rehabilitación en Los Angeles, Lori vuelve a trabajar en porno en la costa oeste.

David Simon y George Pelecanos, los creadores de The Wire, vuelven al podium televisivo del que realmente nunca se fueron. Aprovecho para compartir aquí mis reseñas de la primera y segunda temporadas.

El final de The Deuce me ha parecido perfecto, lleno de inevitabilidad y un toque de tristeza ante el final de una época que para estos personajes fue la mejor de sus vidas. Tras una primera temporada en la que el negocio del porno nació en conexión con la prostitución y la mafia, en la segunda temporada vimos la expansión del negocio, los inicios de la especulación inmobiliaria en la Gran Manzana y la aparición del SIDA. En esta temporada final, donde el SIDA causa estragos, el mundo del vicio encontrará un filón en los brokers de Wall Street, mostrando además que los cambios son inevitables y los protagonistas tendrán que pagar las deudas acumuladas todos estos años.

Simon y Pelecanos no se olvidan de su vertiente mas social al criticar sin matices al capitalismo salvaje que bajo la excusa de la defensa de la decencia y la alerta sanitaria limpiaron Manhattan para que unos pocos se aprovecharan con la especulación inmobiliaria que promovieron. Mejoran la vida de la gente nunca fue el plan de los políticos que gobernaron la ciudad y usaron a la policía como fuerza intimidatoria. Manhattan fue limpiada, pero a costa de trasladar el problema al resto de distritos de la ciudad: Queens, el Bronx, Brooklyn y Staten Island.

Querría hablar más en profundidad de todos los personajes, porque me han parecido maravillosos, pero no quiero estropear la experiencia si te animas a ver esta serie. Tan solo decir que si algo les define es humanidad. Incluso el chulo o el mafioso más chungo son capaces de empatizar con otras personas, y de la misma forma, los teóricos “buenos” Vincent (James Franco) o Candy (Maggie Gyllenhaal) meten la pata y no dejan de decepcionar a sus seres queridos. Sí diré que algunos finales, no por esperados, dejaron de ser super tristes e impactantes.

Si una historia debe saber contarnos una buena historia con unos personajes con los que empatizamos si importar quién son y a qué se dedican, The Deuce es un triunfo sin paliativos que me ha dejado super satisfecho. Ojalá Somin y Pelecanos anuncien pronto su próximo proyecto.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

Con un toque de tristeza y melancolía, el final de The Deuce me ha parecido uno de los momentazos televisivos de 2019. Una gran serie que voy a echar de menos.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

Crítica de The Deuce temporada 2 (HBO)

La segunda temporada de The Deuce, serie creada por David Simon y George Pelecanos y que se estrenó en HBO hace unas semanas, despega definitivamente como uno de los mejores dramas de la televisión actual.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Nueva York 1977. La música disco y el punk están en pleno apogeo, en un momento en a pesar de la corrupción policial, se está produciendo un cambio en la tolerancia política hacia el mundo del vicio del centro de la ciudad. Y la mafia, el primer patrocinador de la pornografía en el momento en que los tribunales declararon su legalidad, parece estar ahora en condiciones de conseguir grandes ganancias. Aunque en Los Angeles la industria del porno es más potente y profesional, está aumentando en la costa este. Y por ahora, Nueva York sigue siendo una ciudad llena de películas, música y arte, en la que la fiesta, alimentada por las drogas, no para las 24 horas.

Este excelente drama centrado en los personaje regresa con una construcción del mundo aún más envolvente y un enfoque protagonizado por sus excelente personajes femeninos, entre las que destaca el tour-de-force interpretativo de Maggie Gyllenhaal.

The Wire es una de las mejores series de la historia. David Simon y George Pelecanos se especializan en mostrarnos a personas reales que viven una vida complicada en ambientes en muchos casos hostiles. Los personajes no son buenos ni malos, sino supervivientes capaces de hacer cosas buenas y malas, y que cometen errores porque no son perfectos. Esto que se aplicaba a las duras calles de Baltimore es también perfectamente trasladable a la Nueva York de los 70.

The Deuce empezó bien en su primera temporada de presentación, pero es ahora en esta segunda en la que la acción realmente despega y empezamos a disfrutarla en toda su amplitud.

La primera temporada se centró en los personajes interpretados por James Franco, los gemelos Vincent y Frankie Martino (el serio y el cabeza loca), y el empeño de Vincent de montar su propio negocio, y como la vida sucedía a su alrededor. En esta temporada el foco varía y aunque seguiremos viendo la vida de Vincent y sus negocios, así como de las protitutas Darlene (Dominique Fishback) o Lori (Emily Meade), el verdadero protagonismo lo adquiere Maggie Gyllenhaal, cuyo personaje Candy lucha por dirigir su primera película porno, y nos ayudará a conocer los inicios de esa industria. Candy intenta unir esta faceta de su vida con la realidad que su hijo adolescente, que vive con sus abuelos, no va a tardar en averiguar a qué se dedica realmente su madre. El registro interpretativo de Gyllenhaal me ha maravillado en esta temporada.

Y mientras, la novia de Vincent, la inteligente Abby Parker (Margarita Levieva), adquiere consciencia que no es suficiente con trabajar en el bar, sino que tiene que intentar ayudar a las chicas que trabajan en la calle. Por su lado, Vincent aunque cree ser un hombre bueno y honrado que ayuda a su familia y amigos, cosa que es cierto, es también un hombre que abandonó a su mujer y sus hijos y es socio de la mafia en los burdeles del barrio que controla su primo, hechos totalmente reprobables desde un punto de vista moral. Esta dicotomía se encuentra en el alma de todos los personajes, y es lo que hace que la serie sea tan buena.

Por el bando de los chulos, también realizan un buenísimo trabajo Gary Carr (C.C., cara de ángel y actitudes de demonio), Gbenga Akinnagbe (Larry, chulo que aspira a convertirse en actor) o Method Man como Rodney. Aunque son gente despreciable, me gusta como el guión hace que también puedan hacer cosas buenas.

Otro tema que me gusta mucho de The Deuce además de todos los personajes es el tono, que huye de dramatismos efectistas y se centra en la vida de unas mujeres que a pesar de vivir controladas, también encontraban momentos para ser felices, y que luchaban para evitar ser consideradas como víctimas, aunque sin duda lo eran. Esto es vida sin artificios, algo en lo que Simon y Pelecanos son expertos.

Además, de nuevo la caracterización de la vida en los setenta está perfecta y la serie te sumerge en ese momento de grandes convulsiones sociales, entre la que encontramos la explosión de la cultura gay en la ciudad de los rascacielos. En este sentido, me ha parecido muy curioso que en contraste con la primera temporada, la serie ha mostrado ahora más desnudos masculinos frontales de forma totalmente explícita, que desnudos femeninos.

Me llama la atención leer comentarios que dicen que The Wire es una serie machista por hablar claramente sobre el mundo de la prostitución y el porno. No estoy para nada de acuerdo y me parecen opiniones ridículas de gente que sin duda no han visto la serie y hablan sin saber de lo que están hablando. La serie toca temas complejos, pero deberiamos saber a estas alturas que esconderlos no va a hacer que desaparezcan, como parece que quieren el puritanismo de derechas y el feminismo radical de izquierdas que intentan controlar las redes sociales.

Además, mostrar un hecho NO significa que lo apruebes o que tú lo realices en tu vida real. Es una obviedad tan clara que me da vergüenza tener que recordarlo, pero más vergüenza da comprobar como esto lo entiende cada vez menos gente.

La serie está planeada que termine en la tercera temporada, que espero con ganas, y sinceramente me ha gustado tanto que no le encuentro ningún pero al visionado de esta segunda temporada.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

The Deuce es la vida abriéndose camino. Una serie alucinante que gustará sobre todo a los espectadores a los que les gusten conocer personajes complejos y que recomiendo a todo el mundo.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Crítica de The Deuce Temporada 1, de David Simon

David Simon es uno de los grandes nombres de la televisión gracias a The Wire. Y el estreno de su nueva serie The Deuce fue suficiente para que me suscribiera a HBO para verla. Me alegra comfirmar que ha merecido la pena.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

The Deuce sigue la historia de la legalización y consolidación de la industria del porno en Nueva York a inicios de los años 70, una época en que la prostitución campaba a sus anchas en Manhattan.

La serie, creada por David Simon y George Pelecanos, ha sido escrita en colaboración con Richard Price, contando como productor ejecutivo a James Franco que se guarda para si el goloso papel doble de los hermanos gemelos Vincent y Frankie Martino. 

Destaca además Maggie Gyllenhaal, que hace el papel de Candy, una prostituta madre soltera que no tiene chulo y que busca escapar de las calles, encontrando en el porno su válvula de escape.

Lo mejor de esta primera temporada es su perfecta ambientación de la Nueva York en los setenta. The Deuce nos hace sentir como si estuviéramos allí, y conocemos los momentos buenos y malos de la gente que vivía en la noche.

Es interesante descubrir que si la pornografía se legalizó no fue por un avance en los derechos sociales, sino porque la mafia vio una nueva forma de ingresos. Dinero que también buscaba la corrupta policía de Nueva York, que exprimía a los comerciantes locales, a los honrados y a los que no lo son tanto. Y entre los emprendedores está Vincent (James Franco), que sueña con abrir su propio bar. Vincent no lo tiene fácil, ya que su gemelo Frankie es un bala perdida que debe dinero a media ciudad por culpa de las apuestas, y también debido a que para abrir un negocio es obligatorio tener en cuenta a las mafias locales.

La verdad es que los ocho episodios de esta primera temporada han pasado como un suspiro. Prácticamente solo han servido como presentación de todos los personajes y el mundo de la noche neoyorquina.  Y es que aunque hay dos actores que sobresalen sobre los demás, Gyllenhaal y Franco, la serie es super coral y hay un montón de personajes que merecen que los conozcamos.

Este elemento de presentación de la primera temporada considero que es algo bueno, ya que significa que aún hay muchas cosas que contar durante la década de los setenta, incluso hasta la llegada del SIDA a principios de los ochenta. The Deuce puede ser todo lo larga que sus autores deseen, y espero que si se alarga sea porque sea un éxito.

Si hay un elemento menos bueno de lo visto hasta ahora es la visión casi bucólica de la prostitución, de los chulos y los criminales de Nueva York. Aunque se muestra violencia hacia las prostitutas en varias ocasiones, en general casi parece estar dando una visión positiva de esta profesión y su vida en la ciudad. Una visión casi demasiado perfecta.

Comparto el trailer de esta primera temporada:

The Deuce ha protagonizado un estreno a la altura de su creador David Simon. Espero con muchas ganas el estreno de su segunda temporada este 2018, y confío que sea una historia tan buena como lo fue The Wire.

PUNTUACIÓN: 7.5/10