Archivo de la etiqueta: Robert Kirkman

Crítica de Haunt vol. 3 de Robert Kirkman, Todd McFarlane y Greg Capullo (Image Comics – Planeta) 

Termino con mi lectura de Haunt, el comic creado por Robert Kirkman y Todd McFarlane que contó con dibujos del siempre genial Greg Capullo, cuyo tercer tomo fue el último con este equipo creativo.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

El nuevo personaje creado por los autores de Los muertos vivientes y Spawn concluye su etapa.

Los hermanos Kilgore se asientan en su nuevo poder, pero nada es fácil en el mundo de Haunt. La misteriosa Aparición persigue al dúo sin descanso y, sin embargo, un nuevo aliado tendrá las respuestas para su derrota definitiva.

Robert Kirkman (Los muertos vivientes, Ladrón de ladrones, Paria), Todd McFarlane (Spawn) y Greg Capullo (Spawn, Batman) presentan el arco final de Haunt.

Este tercer volumen recopila los números 13 a 18 USA de la serie publicada en Image Comics entre febrero y noviembre de 2011. El tercer tomo que tengo en mis manos no fue publicado hasta mayo de 2012, publicado posteriormente en España por Planeta Comic.

El concepto de Haunt de un hermano que consigue poderes gracias al fantasma de su hermano asesinado nos ofreció dos volúmenes super entretenidos de acción paramilitar super violenta y over-the-top. Puedes leer en los siguientes links mis opiniones de los volúmenes uno y dos.

Tras estos dos volúmenes centrados en la acción con una caracterización justita, Kirkman plantea este tercer volumen para dar más información sobre el elemento sobrenatural de Haunt y cómo pudo Kurt volver al mundo real tras ser asesinado, trayendo consigo las habilidades superhumanas que le ofrece a su hermano Daniel. Para ello emplea a la Aparición, un ente del más allá cuya misión es impedir que los espíritus puedan campar a sus anchas por el mundo terrenal y que ha puesto su punto de mira en Kurt.

Se nota que Kirkman tenía un montón de ideas para Haunt y ofrece una historia con sorpresas en todas las grapas que casi no da un segundo de respiro. De hecho, el número 16 planteado para dar muchas de las respuestas que nos llevábamos preguntando desde el número 1 es casi una rara-avis en la obra de Kirkman. Sin embargo, diría que en los meses que transcurrieron desde el final del volumen 2 y el principio de este quedó claro que la etapa llegaba a su fin, de forma que Kirkman está más centrado en cerrar las tramas abiertas de la mejor manera posible que desarrollar los diferentes elementos que tenía a su disposición. Esto hace que, en mi opinión, todo lo relativo a la Aparición al final quede convertido en un bluff un pelín decepcionante, a pesar de que el comic sigue siendo super entretenido.

Las páginas de Greg Capullo con tintas de Jonathan Glapion y colores de Fco. Plascencia tienen el dinamismo y la fluidez narrativa que nos tiene acostumbrado, y que le han convertido en uno de los mejores dibujantes del medio. La verdad que es que sólo por el dibujo de Capullo merece la pena leer este comic. Lo malo es que en 2011 Capullo estaba a punto de dar el salto a DC Comics para dibujar el reinicio de Batman de los Nuevos 52 junto a Scott Snyder y convertirse en uno de los grandes artistas maintream del medio. Es por esto que el número 17 publicado en agosto de 2011 fue su último número en la serie, un número que ni siquiera llegó a dibujar en su totalidad, y cada página no dibujada por él se siente como un ladrillo colocado al lado de las suyas.

En este tercer volumen de Haunt, Todd McFarlane aparece acreditado como «Creador / Tintas adicionales / Dibujo nº18». El último número de esta etapa, el 18, tardó 3 meses en publicarse (noviembre 2011) y tiene también lápices de Mr. Sheldon, Travis Sengaus y John Goff y se siente como lo que es: Un número casi de relleno producido con la obligación de cerrar de la mejor manera posible la etapa de Kirkman en el comic, sin preocuparse de cómo quedara artísticamente. Kirkman dejó los juguetes listos para que el comic pudiera ser continuado por un nuevo equipo creativo formado por Joe Casey y Nathan Fox. La nueva etapa de Haunt sin sus autores originales no cuajó y la serie acabó en su número 30.

A pesar de haberme quedado con la miel en los labios con Haunt, creo que es mejor quedarse con lo bueno, y la verdad es que Kirkman y Capullo nos dieron un comic super bien dibujado con una aventura que tenía claro el tipo de historia que era y a quien iba dirigido. Yo la he disfrutado, no me arrepiento para nada de haberlo comprado.

Comparto las primeras páginas del comienzo de este tomo:

Es una pena que Haunt fuera cortada en seco, porque el concepto hubiera dado para un montón de aventuras más. En todo caso, estos 3 tomos escritos por Kirkman con dibujo de Capullo, además de ser super entretenidos, se convierten en compra obligada para los fans de ambos profesionales.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Haunt vol. 2 de Robert Kirkman, Todd McFarlane y Greg Capullo (Image Comics – Planeta)

Tras el super entretenido volumen inicial de Haunt, el comic creado por Robert Kirkman y Todd McFarlane, continúo con la lectura del segundo volumen que cuenta con dibujo del siempre estupendo Greg Capullo.

PUNTUACIÓN: 7/10

Daniel Kilgore es arrastrado a la vida secreta de asesinato y espionaje de su hermano Kurt, del que estaba separado, por su fantasma. Sin entrenamiento alguno, guiado por el espíritu de su hermano agente secreto, Daniel ahora debe resolver el asesinato de su hermano y salvar al mundo, ¡o morir en el intento!

Este segundo volumen recopila los números 6 a 12 de la edición original de Image Comics, y fue publicado en febrero de 2011 en USA, siendo Planeta Comic quien se encargó de la edición española. El volumen presenta a GREG CAPULLO como dibujante completo, tras realizar sólo los bocetos del primer volumen.

Todd McFarlane sólo realiza las portadas de los números 6 y 7, además de la tinta de ambos números, dejando las tintas principales del resto de números a Jonathan Glapion, todo ello coloreado por Fco Plascencia. Capullo a su vez se encargó de las portadas de los números 8 a 12. La presencia de McFarlane en esos números quedó reducida a un testimonial «tintas adicionales en los números 8-12» y por supuesto a aparecer como creador del comic junto a Kirkman. Y sinceramente, creo que los lectores salimos ganando con el cambio, ya que siempre me ha parecido que Capullo es mejor artista y narrador que McFarlane. Ryan Ottley, que hizo el lápiz del primer volumen a partir de los bocetos de Capullo, desaparece completamente del comic, considerando el experimento del primer volumen finalizado.

El volumen comienza con un número autoconclusivo, el nº6, en el que vemos los sucesos principales del primer volumen contados desde el punto de vista de Mirage, el ambiguo personaje que apareció al final del arco. Y es super interesante que la primera página es un calco exacto de la primera página del número 1, pero cambiando los personajes, lo que indica la inteligencia de Kirkman a la hora de plantear sus historias y como los personajes comparten más cosas de las que se hubiera podido pensar inicialmente.

Los números 7 a 12 ya forman un segundo arco en el que Daniel Kilgore empieza a controlar sus habilidades y se encuentra a gusto con su nueva vida como agente secreto. Aunque obviamente quedan temas abiertos, el arco de Kirkman plantea un final satisfactorio al primer año de historias de Haunt, de forma que realmente con estos 12 números tienes una historia bastante cerrada.

Kirkman plantea Haunt como una historia de aventuras con altas dosis de ultraviolencia y gore, con cabezas cortadas casi en cada número, en la que vemos a Daniel explotar al máximo los poderes de Haunt mientras empieza a realizar misiones para la agencia. Haunt es un comic para adultos en el sentido que no es para niños debido al gore y la violencia explícita y a las altas dosis de sexualización de las mujeres que aparecen el comic. De alguna manera me viene a la cabeza la película de Deadpool para explicar el tipo de comic que plantean Kirkman, McFarlane y Capullo. NO hay temas complejos ni maduros, pero si mucha acción y mujeres ligeras de ropa en poses cuestionables desde una sensibilidad de 2021. Como cambian las cosas en tan sólo 10 años.

Pero que esto que os acabo de decir no os engañe. Porque si entras en la propuesta de Kirkman y Capullo, realmente estamos ante un comic super entretenido en el que pasan un montón de cosas, hay sorpresas todos los números y Daniel crece muchísimo como protagonista. Haunt es el ejemplo perfecto de comic que tiene claro qué tipo de historia es y a qué público se dirige, ofreciendo una diversión sin complejos que me resulta estupenda.

Y si encima está dibujado por Capullo, con tintas de Jonathan Glapion y color de Fco Plascencia, el comic ya justifica la compra sólo por disfrutar del arte que nos ofrecen. Me gusta el estilo de Ryan Ottley, la verdad, pero mucho más el de Capullo, y en este volumen nos ofrece un dinamismo en las escenas de acción increíble. Además, su caracterización de Daniel ya empieza a crear a un protagonista tridimensional por el que merece la pena preocuparse, de forma que el comic es un éxito total.

Como no puede ser de otra forma, Kirkman nos deja con un estupendo cliffhanger en el que se intuye que en el tercer volumen, el último de Kirkman y Capullo en la serie, conoceremos los detalles del origen de los poderes sobrenaturales que unen a los hermanos Kilgore. Haunt no es un comic que vaya a cambiarle la vida a nadie, pero si ofrece un super buen entretenimiento que podría tener su equivalencia en un blockbuster palomitero de acción veraniego.

Y sinceramente, me quedé con ganas de saber cómo sigue la historia en el próximo volumen. La semana que viene os comentaré mis impresiones, ya que mi hermano Fernando ya se hizo con él.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

Crítica de Haunt vol. 1 de Robert Kirkman, Todd McFarlane, Greg Capullo y Ryan Ottley (Image Comics – Planeta)

Saber que Robert Kirkman, Todd McFarlane, Greg Capullo y Ryan Ottley publicaron juntos un comic ya debería ser motivo suficiente para comprarlo y leerlo. El resultado, Haunt, comic publicado en Image Comics en 2009 y 2010 cuyo primer volumen quiero comentar hoy.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¡Robert Kirkman y Todd McFarlane presentan Haunt! Dos hermanos, uno un sacerdote menos que perfecto, el otro un agente del gobierno, que luchan por llevarse bien pero rara vez se ponen de acuerdo en algo. Un accidente inesperado los obliga a trabajar juntos de formas que nunca creyeron posibles. Luchando con sus propios demonios personales, el sacerdote trabaja a regañadientes junto al espíritu de su hermano recientemente fallecido, que lo posee. Juntos, los hermanos forman un nuevo superhéroe, Haunt. Con el equipo artístico de Ryan Ottley, Greg Capullo y Todd McFarlane, con historia de Robert Kirkman.

Este primer volumen recopila Haunt # 1-5 USA, publicado originalmente en 2010 en Estados Unidos.

Haunt podría traducirse como “aparición”, pero también como “encantado / hechizado”, recordando su uso como adjetivo en expresiones como “haunted house” y similares del género de terror.

El nacimiento de este comic realmente es muy curioso, ya que Kirkman conoció a McFarlane en la San Diego ComiCon de 2006. En ese momento, Kirkman ya era conocido en el mundillo gracias a The Walking Dead e Invencible, que empezaron a publicarse en 2003, y por ser guionista de Marvel en comics como Marvel Zombies y Ant-Man, pero estaba lejos de ser el best-seller del comic mainstream de la última década a partir del estreno de la serie de televisión en 2010.

En una conferencia de McFarlane, Kirkman se metió en el público y le preguntó porqué no volvía al mundo del comic, ya que llevaba años centrado en el ámbito empresarial con su McFarlane Toys y el resto de sus negocios. McFarlane, que no reconoció a Kirkman, respondió que «Siempre he pensado que si has podido crear tu Mickey Mouse, ya está bastante bien. No tienes que crear también al Pato Donald a Goofy y a Minnie Mouse. Podría decirse que yo lo he hecho con Spawn. Tengo algunas ideas, pero no doy más de mi.» Tras la conferencia, el escritor de Image Brian Haberlin les presentó y encajaron lo sufiente como para quedar en intercambiar ideas a ver si podían trabajar junto.

En 2007, Robert Kirkman y Todd McFarlane anunciaron que estaban trabajando juntos en una nueva serie titulada Haunt que iba a ser lanzada a comienzos de 2008. Ese año, Kirkman explicó que la trama inicial de Haunt trata sobre Kurt intentando resolver su propio asesinato, pero retrasos en el dibujo provocaron el retraso de la salida del comic hasta 2009. En la convención de cómics de Nueva York de febrero de ese año, Kirkman ya pudo compartir una sinopsis, con una base de la historia centrada en “dos hermanos que se han odiado durante un largo tiempo y ahora tienen que interactuar porque uno de ellos ha muerto y su fantasma acecha al otro. Es un gran espectáculo de acción de ahí en adelante.”

Sin embargo, los meses pasaban y el comic de Haunt no acababa de salir, debido a interminables retrasos en el apartado artístico. No fue hasta octubre de ese año cuando salió el primer número de la serie, que con más de 50,000 ejemplares vendidos fue todo un éxito para Image Comics. Finalmente McFarlane sólo dibujó las portadas, limitándose a entintar los lápices de Ryan Ottley, que a su vez dibujó el comic a partir de bocetos de Greg Capullo. Todo ello con el color de Fco Plasencia. Este complicado elemento artístico indica el trabajo de los “estudios”, con Kirkman trayéndose a su colega Ottley de Invencible, mientras que McFarlane utilizaba a Capullo, colaborador habitual suyo que dibujó un porrón de comics de Spawn antes de su fichaje estrella por parte de DC para dibujar el Batman de Scott Snyder. Aunque el comic empezó muy fuerte comercialmente, el interés empezó a decaer una vez se comprobó que McFarlane realmente no dibujaba el comic sino que entintaba el trabajo de otro. La colaboración de Kirkman y McFarlane terminó tras 18 números, que han sido recopilados en tres volúmenes.

Entrando a valorar el primer arco de Haunt, estamos ante un comic de acción super punki que mezcla los superhéroes con el género de espías y el black-ops con altas dosis de ultraviolencia que es increíblemente entretenido.

Lo primero que me vino a la cabeza tras leer por primera vez en 2021 este comic de 2009-2010, es que ha sido un ejercicio de anacronismo alucinante. El único pero de Haunt es que realiza una sexualización brutal de la mujer, con unos planos de tetas y culos en primer plano, algo que podía ser normal hace 12 años pero que resultarían impensables de ver en un comic mainstream actual. No soy pudoroso y me encanta disfrutar de un buen dibujo o imagen de una mujer bella, pero hay viñetas de este comic que me dieron bastante vergüenza ajena mientras lo leía, con mujeres dibujadas en posturas casi porno. Este el es principal pero de este comic, la verdad. Si entras en el juego que plantean Kirkman y McFarlane, realmente es Haunt ofrece un entretenimiento super honesto y over-the-top que tiene claro qué tipo de comic e historia es y a qué público se dirige. Si hay algo que NO hace Haunt, es engañar al lector o no darle lo que vendía el concepto.

Sobre el propio concepto de HAUNT, no hay duda que bebe de fuentes claramente definidas. En este caso McFarlane y Kirkman copian descaradamente a Venom, añadiendo el detalle sacado de Spawn (que a su vez se apropiaba de muchos elementos de Batman) de hacer que el protagonista tenga un nivel limitado de poderes a partir de los cuales Daniel queda agotado e indefenso. En lugar del simbionte alienígena, la voz que oye el protagonista es la del espíritu de su hermano fallecido, que le protegerá y le ayudará a investigar su propia muerte dándole de alguna manera habilidades extraordinarias. Esto es a su vez una variación de la típica buddy-movie con personajes opuestos que se ven obligados a trabajar juntos, aplicado el filtro del cine de espías con organizaciones secretas tipo MI-5 o SHIELD.

Los protagonistas son el padre Daniel Kilgore, un sacerdote católico traumatizado tras una decepción amorosa que ahoga su vida miserable con el alcohol y el sexo con prostitutas. Un cura, si. La sutileza brilla por su ausencia, dejando claro desde la primera página que Haunt se plantea como una historia punki con temas que no serían admisibles en el típico comic de Marvel o DC, algo para lo que no hay duda que hay público que demanda este tipo de contenido. Su hermano es Kurt, un super agente secreto mezcla de Dutch de Predator con Ethan Hunt que corta cabezas con la misma facilidad que yo abriría una lata de coca-cola, y su muerte tras una misión exitosa dará paso a una cascada muerte y destrucción que pondrá de rodillas a la principal organización secreta del país. Los hermanos Daniel y Kurt no se soportan y hace años que no tienen relación, pero la muerte de Kurt hará que estrechen sus lazos de una forma que nadie podría haber previsto. El contraste entre los hermanos ofrece buenos momentos pero su comportamiento amoral en muchos momentos también impide que llegue a empatizar con ellos, y mucho menos con el resto del reparto.

Siendo como es un comic escrito por Kirkman, lo cierto es que Haunt plantea una historia super entretenida en la que están pasando un montón de cosas todo el rato y plantea giros, traiciones y la sensación que los hermanos no tienen en quien confiar y tienen las horas contadas. Todo ello planteado desde la acción y repleto de momentos super over-the-top que en ese momento sólo podían leerse en este comic. Como decía, no es una lectura sesuda ni lo pretende para empezar, y la sensación final con la que me dejó fue super satisfactoria, porque ha sido una montaña rusa de principio a fin. De hecho, parece mentira los giros que ha sufrido la historia en tan sólo cinco números, que nos dejó con un cliffhanger interesantísimo al final del volumen.

Una vez superado lo raro que es ver un comic con bocetos de Greg Capullo, lápices de Ryan Ottley y tintas de Todd McFarlane, dado que son tres fuera de serie que cualquiera de ellos por separado ya justifican la compra del comic en que trabajen, la verdad es que el comic visualmente luce increíble. De hecho, de los tres Todd es para mi el más flojo o con el que menos conecto, reconociendo por supuesto su importancia histórica dentro del comic mainstream USA. Las páginas tienen el punto de vista visual de Capullo para los puntos de cámara y en las caras se nota el lápiz de Ottley a pesar de la tinta posterior de McFarlane.

Dado el nombre y origen sobrenatural del personaje, McFarlane plantea un diseño de Haunt que parece salido de un slasher de Halloween. Y en mi opinión no acaba de acertarlo, la máscara que deja abierta la boca queda rara, la elección cromática no hace que el personaje tenga nada icónico que recordar y el ectoplasma parece demasiado el fluido de las telarañas de Spiderman sin serlo, dejando demasiado claras las referencias. Todo ello hace que el conjunto cojee un poco y no luzca todo lo chulo que me hubiera gustado.

Desde la sexualización (sin enseñar nada explícito) a la ultraviolencia y los villanos super desfasados, se nota que el planteamiento era publicar un comic que llegara más lejos que la competencia, algo en lo que Kirkman repitió años más tarde en Die! Die! Die! junto a Chris Burnham. Y la verdad es que este comic de Haunt me ha resultado super entretenido, aunque los detalles antes comentados impiden que me volara la cabeza. Pero sin duda lo suficiente como para querer saber cómo termina la historia.

Comparto las primeras páginas del comic:

El primer volumen de Haunt de Kirkman, Capullo, Ottley, McFarlane y Plascencia ha resultado un experimento curioso y muy entretenido. Sabiendo lo que vas a ver, el objetivo de entretenimiento está más que conseguido.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Fire Power vol. 3 de Robert Kirkman y Chris Samnee (Image Comics)

El tercer volumen de Fire Power de Robert Kirkman y Chris Samnee, con colores de Matt Wilson, es otro volumen estupendo que hará las delicias a los amantes de las artes marciales.

PUNTUACIÓN: 8/10

¡Serie TOTALMENTE NUEVA creada por ROBERT KIRKMAN (THE WALKING DEAD, INVINCIBLE, OBLIVION SONG) y CHRIS SAMNEE (Daredevil, Black Widow)!

El que ejerce el poder del fuego está destinado a salvar al mundo, pero Owen Johnson le ha dado la espalda a esa vida. Pero después del ataque de la Garra del Dragón, Owen y su familia se están recuperando de la pérdida, ¡y más peligro acecha en el horizonte!

Este volumen recopila Fire Power de Kirkman y Samnee 7-12 USA.

Fire Power es un sueño para los fans del género de las artes marciales, el tipo de comic que pensabas que jamás nadie se animaría a publicar en una industria dominada, aunque cada vez menos, por los superhéroes. Y tuvo que ser Robert Kirkman el que diera el paso, centrado como está en darnos entretenimiento variado de calidad gracias al extenso catálogo de su sello Skybound. Por no hablar de Oblivion Song o Die! Die! Die!

No es noticia que Kirkman haga avanzar muchísimo la trama en este tercer volumen, pero un poco si que el final del comic puede significar el final de la primera parte de la historia. Estoy seguro que Kirkman aún se guarda un buen montón de sorpresas y giros en su chistera, porque hay también un elemento de culebrón que puede dar también mucho juego en el futuro. No puedo entrar en detalles, pero tras un segundo volumen con una acción más «normal» cuando Owen y su familia son atacados en su casa, en este volumen volvemos a la acción más grande que la vida con otra guerra abierta entre las diferencias facciones. Y es que Kirkman imprime un ritmo endiablado que no da un segundo de respiro.

Y si la trama avanza, leer este comic es un verdadero placer gracias a un Chris Samnee en estado de gracia, acompañado por los siempre perfectos colores de Matt Wilson. No importa lo compleja que sea la escena, Samnee la soluciona con una sencillez (aparente) y una fluidez narrativa que pocos artistas actuales pueden alcanzar.

He comentado más de una vez que el gran problema del comic mainstream de superhéroes en Marvel o DC son los saltos de artistas que hacen imposible que haya una consistencia artística y, por consiguiente, un comic perfecto, dando la sensación que el artista en menos importante y hasta intercambiable. Y cuando lees un comic como Fire Power te das cuenta lo que nos estamos perdiendo, o Marvel y DC nos están «robando», porque no hay nada mejor que un comic en el que un equipo creativo vuelca su personalidad en las páginas. Esto es algo que disfruté hace poco gracias al final de Gideon Falls de Jeff Lemire, Andrea Sorrentino y Dave stewart, y que puedo disfrutar en cada uno de los comics de Robert Kirkman y sus respectivos colaboradores. Cuando la dupla guionista + artista funciona y todo hace click, el resultado final es mucho más que la suma de sus partes. NO hay nada mejor que eso para un lector voraz de comics como yo.

No se me ocurre nada menos bueno, la verdad, este Fire Power me chifla. Si acaso, espero que si es cierto que este final indica el final de la primera parte de la historia, esto no signifique que Kirkman y Samnee han planeado esta historia a 45-48 números. Mientras la historia finalice cuando tenga que hacerlo siempre será algo positivo, pero sería una pena dejar de disfrutar de Chris Samnee dibujando artes marciales. Espero equivocarme. O no, qué más da. Mientras los siguientes números mantengan este nivel, yo encantado.

Comparto algunas páginas de este volumen:

Fire Power mantiene en su tercer volumen sus señas de identidad haciendo avanzar un montón la trama. Las sorpresas están lejos de terminar en un comic modélico que nos da un perfecto entretenimiento.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Die! Die! Die! vol. 2 de Robert Kirkman, Scott M. Gimple y Chris Burnham (Image Comics)

Die! Die! Die!, el super violento y over-the-top comic ideado por Robert Kirkman junto al showrunner de la serie de tv de The Walking Dead Scott M. Gimple, con dibujo del mega estrella Chris Burnham y color de Nathan Fairbairn nos recuerda en su segundo volumen recién publicado en USA lo divertido que puede ser leer una historia gora y ultra violental

PUNTUACIÓN: 7.5/10

No nos gusta admitirlo, pero este es un mundo malvado donde la gente malvada hace cosas malvadas todo el tiempo. Afortunadamente, hay una agupacion secreta dentro del gobierno de los Estados Unidos que trabaja fuera de nuestro sistema normal para influir en los asuntos mundiales a través del asesinato selectivo.

La senadora Connie Lipshitz se ha hecho cargo dl grupo, utilizando sus vastos recursos para finalmente hacer del mundo un lugar mejor … ¡sin importar cuánta gente tenga que morir! Mientras tanto, Barnaby está huyendo y su viaje lo lleva a lugares muy oscuros. Afortunadamente … ¡solo puedes cortarte la nariz una vez!

Este segundo volumen recopila DIE! DIE! DIE! N.º 9-14 USA.

Robert Kirkman publicó Die! Die! Die! por sorpresa en Estados Unidos en 2019, enviándolo junto a los comics de The Walking Dead de esa semana y consiguiendo crear una sensación de novedad en las tiendas de comics a la que no están acostumbradas, debido a la dictadura del Previews y a tener que pedir los comics por adelantado. En relación a este primer volumen, te invito a que leas mi reseña del mismo.

Este segundo volumen de seis números nos llega más de un año después entiendo que por culpa del Covid y de los numerosos compromisos de Kirkman con el resto de comics y series de televisión, y mantiene las señas de identidad del comic. Un humor de brocha gorda muy poco sutil, personajes esquemáticos y montones de gore y ultraviolencia. En resumen, ¡pura diversión!

Reconozco que el primer volumen no me encajó todo lo que me hubiera gustado, entiendo que en parte debido a la novedad y a no saber qué esperar de este comic, a pesar de su título «in-your-face» y de unas portadas que tampoco escatimaban en sangre y violencia. Sin embargo, diría que algunos detalles de este segundo volumen los he disfrutado creo que incluso más, como por ejemplo todo lo relacionado a la hija de los agentes secretos entrenada para causar el máximo daño a sus enemigos, que nos ofrece escenas loquísimas y super divertidas.

El apartado artístico de Chris Burnham con colores del estupendo Nathan Fairbairn me sigue pareciendo una barbaridad. Con un nivel de detalles loquísimo y unas coreografías de acción increíbles con multitud de detalles super gores, el comic se lee de maravilla en una sentada porque Burnham consigue hipnotizarnos con el salvajismo y los momentos over the top que contien.

Quizá el pero de este Die! Die! Die! es precisamente que aunque tenemos claro el tipo de entretenimiento que es (y es uno no muy sesudo, eso os lo garantizo), en este segundo volumen se ha convertido en una sucesión de bromas casi a modo de sketches con un hilo conductor bastante endeble, de mi opinión. Y eso que este volumen incluye el número de Obama combatiendo a los aliens en un combate de boxeo super over-the-top mega violento que es una pasada. Pero llega un momento que además de gore, uno necesita también un poco de historia. Leyendo este comentario, parece que empiezo a asumir la edad que tengo (qué mal…)

Pero no me entendáis mal, sabiendo lo que vais a leer, el comic es un disfrute total, con locuras que jamás pensasteis que llegará a leer en un comic mainstream americano y momentos super divertidos que me mantuvieron con la sonrisa en la cara durante toda la lectura. Yo no le puedo pedir más a un comic, la verdad. Aparte que el mencionado comic de Obama incluye homenajes a literalmente toda la ciencia-ficción espacial que se te ocurra además de a multitud de personajes de comics de todas las editoriales, con unas páginas que son una autentica locura.

Die! Die! Die! tiene claro el tipo de entretenimiento quiere ofrecer, y si entras en su juego, la diversión y el disfrute es total.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!