Archivo de la etiqueta: Succession

Crítica de Succession temporada 2 (HBO)

La segunda temporada de Succession, la serie creada por Jesse Armstrong para HBO inspirada en la vida del magnate Rupert Murdoch, me ha encantado aunque también me ha recordado a los accidentes en la carretera y cómo no podemos dejar de mirar aún sabiendo que no deberiamos.

PUNTUACIÓN: 8/10

Serie de TV (2018-). Serie que sigue a la disfuncional familia de Logan Roy y sus cuatro hijos, que controlan una de las empresas de medios de comunicación y entretenimiento más importantes del mundo. En la segunda temporada asistiremos a la lucha de la familia por intentar evitar ser comprados por un grupo empresarial hostil.

Succession fue creada por Jesse Armstrong, y cuenta como productores ejecutivos con Will Ferrell y Adam McKay. La segunda temporada ha sido la de la confirmación de su éxito, donde ganó el premio a Mejor Serie Dramática y Jeremy Strong el premio a Mejor Actor de Drama em ños Emmys.

Para los diez episodios de esta segunda temporada, Armstrong escribe tres episodios, el inicial y los dos últimos, con guiones de Jon Brown, Tony Roche, Georgia Pritchett, Will Tracy, Susan Soon He Stanton, Jonathan Glatzer y Mary Laws. Los directores elegidos fueron Mark Mylod (4 episodios), Andrij Parekh (2), Shari Springer Berman y Robert Pulcini, Becky Martin y Kevin Bray. Matt Shakman, que actualmente triunfa en Wandavision, también dirigió un episodio de esta temporada.

Brian Cox interpreta al patriarca Logan Roy, el multimillonario fundador del conglomerado de medios y entretenimiento Waystar RoyCo. Es un líder despótico que pone a su empresa antes que sus cuatro hijos Connor (Alan Ruck), Kendall (Jeremy Strong), Siobhan (Sarah Snook) y Roman (Kieran Culkin), o su tercera esposa Marcia (Hiam Abbass).

La serie se centra también en el marido de Siobhan y pringado ejecutivo de RoyCo Tom Wambsgans (Matthew Macfadyen) y en Greg Hirsch (Nicholas Braun) nieto del hermano de Logan Ewan al que le dan trabajo en la empresa bajo las órdenes de Tom. Además, la gran sorpresa de esta segunda temporada es Holly Hunter, que interpreta a Rhea Jarrell, CEO de PGM, una empresa que Logan quiere absorber y con el que conectará por su dureza en los negocios.

La segunda temporada ha sido, al igual que me pasó con la primera, amoralmente divertida. En la mejor tradición de Dallas o Dinastía pero sin personajes positivos, Succession triunfa con unos personajes 100% “ostiables” todos que sin embargo están maravillosamente bien escritos. De hechos, aún siendo todos egoistas y amorales, la serie plantea que haya siempre un tira y afloja narrativo, teniendo un acto positivo seguido de una flipada de niño rico para que el espectador estemos siempre en la duda con ellos. En parte entiendes que a pesar de ser mega millonarios, los niños nunca llegarán a ser felices porque les falta lo principal, el amor de su padre, que al final es lo que más quieren. Y que por eso a veces lo pagan con el que tienen a su lado.

Dentro de la familia, el all-star se lo lleva Jeremy Strong con su alucinante interpretación de Kendall, el segundo mayor, llamado a suceder a Logan y que le traicionó en la primera temporada. Su personaje, sun defectos y adicciones y a pesar de todo su amor a su padre al que intenta complacer en todo me parece alucinante, un personaje de los que marcan una carrera. Junto a Kendall, las preocupaciones por la sucesión de Shiv y los esfuerzos de Roman para ser tenido en cuenta y que su padre le tome en serio marcan también las claves de esta segunda temporada.

Y hablando del patriarca, Logan Roy es un tiburón terrible, egoista y manipulador que transmite lo peor del capitalismo salvaje. Pero al mismo tiempo llegas casi a empatizar con él y entender que luche con todas las armas a su alcance para evitar que le quiten lo que más quiere: Su empresa. Logan es odioso y asqueroso, pero sus motivaciones en la serie se entienden no necesariamente desde un punto de vista empresarial, sino desde lo emocional. Lo cual, de nuevo, me parece un gran ejemplo de buena escritura.

Además de complejas operaciones financiera y viajes a localizaciones exóticas, la trama está regada con multitud de elementos que son super divertidos. Los personajes de Tom y Greg son penosos y están siempre como pez fuera del agua con la familia y las locuras de niño rico de Connor, el hijo mayor de Logan que quiere entrar en política aún siendo penoso, provoca momentos hilarantes que alivian el tono general. Este tono casi de comedia negra es otro elemento que hace que Succession entre tan bien, ya que si todo fuera un dramón super oscuro el factor entretenimiento se perdería, en mi opinión.

Y aunque parezca contradictorio, junto al tono ligero que tiene la serie, la música dota a las imágenes de una cualidad casi operística que llega a evocar los grandes dramas Shapespearianos. Es complicado, pero me parece alucinante como la unión de todos estos elementos en muchos aspectos opuestos sin embargo funcionan y convierten a Succession en una serie que es todos pros y ningún contra.

Quizá el único pero sea precisamente que alguien despistado puede acabar glorificando la figura de estos tiburones de Wall Street que se creen por encima de las leyes y la moral, cuando realmente Succession es (pienso yo) una buenísima crítica contra estos ricos y famosos.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Succession se ha convertido en un entretenimiento tremendamente adictivo, y no tengo duda que veré la tercera temporada cuando se estrene en HBO.

PUNTUACIÓN: 8/10

¿Estas leyendo este comic, que te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Succession Temporada 1 (HBO)

Aprovechando mi nueva suscripción a HBO he aprovechado para ver una serie que me llamaba la atención, pero nunca lo bastante como para verla: Successión, la serie de HBO creada por Jesse Armstrong inspirada en la figura de Rupert Murdoch, y me ha parecido amoralmente entretenida.

PUNTUACIÓN: 8/10

Serie de TV (2018-). Serie que sigue a la disfuncional familia de Logan Roy y sus cuatro hijos, que controlan una de las empresas de medios de comunicación y entretenimiento más importantes del mundo. Los problemas llegan cuando se plantea quién será el sucesor del patriarca. (FILMAFFINITY)

Succession fue creada por Jesse Armstrong, y cuenta como productores ejecutivos con Will Ferrell y Adam McKay, que dirigió además el episodio piloto. Esta primera temporada se estrenó en junio de 2018 y la HBO la ha renovado para al menos una tercera temporada, confirmando el éxito de la segunda temporada en los Emmys, donde ganó el premio a Mejor Serie Dramática y Jeremy Strong el premio a Mejor Actor de Drama.
El creador Jesse Armstrong ha escrito los guiones de 3 de los 10 episodios de esta primera temporada, que han contado con guiones de Tony Roche, Jonathan Glatzer, Anna Jordan, Georgia Pritchett, Susan Soon He, Lucy Preble y Jon Brown. Además del antes mencionado Adam McKay, Mark Mylod ha dirigido 4 episodios, Adam Arkin 2 y Andrij Parekh, Miguel arteta y S.J. Clarkson uno cada uno.

Succession está inspirada en la vida de Rupert Murdoch, el magnate australiano nacionalizado estaounidense dueño durante algunos años de la 20th Century Fox, las cadenas de televisión Fox (USA) y Sky (U.K.) así como periódicos como The Times o The Sun.

De esta forma, en la serie asistiremos a las desavenencias del magnate Logan Roy (Brian Cox) por el control de uno de los mayores conglomerados de medios audiovisuales y entretenimiento del mundo. Aunque la parte empresarial tiene mayor importancia, también conoceremos las intimidades familiares de Logan Roy y de sus cuatro hijos, hijos que cada uno se enfrenta de una manera diferente al control que su padre quiere imponer sobre ellos.

Kendall Roy (Jeremy Strong) el segundo hijo de Logan, de su segundo matrimonio, y pone a la empresa por delante de todo lo demás, incluida si familia, y aspira a suceder a Logan al cargo de la empresa ante la inminente jubilación de Logan. Por su parte, Connor (Alan Ruck) el hijo mayor de Logan de su primer matrimonio no quiere saber nada de la empresa y vive su vida apartado de todo en un rancho en Nuevo México, dejando que sus hermanos decidan por él.

Siobhan “Shiv” Roy (Sarah Snook), la hija menor y única hija de Logan Roy de su segundo matrimonio, trabaja como asesora política y ha intentado labrarse una crrera profesional por si misma, sin el nepotismo de su padre. Trabaja para el candidato presidencial Gil Eavis, cuyas opiniones políticas chocan con las de su padre, y mantiene una relación sentimental con Tom Wambsgans (Matthew Macfadyen), un ejecutivo da la empresa de su padre Waystar, al que le gusta agradar a la gente y disfruta de su proximidad al poder de la familia Roy, y que suele pagar su frustración con sus subordinados.

Roman Roy (Kieran Culkin), es el tercer y menor hijo de Logan Roy, de su segundo matrimonio, un joven extrovertido e inmaduro, no se toma en serio las responsabilidades que la empresa le exige. Además, Kendall y él suelen chocar buscando la atención de su padre.

Otros personajes importantes de la serie son Marcia Roy (Hiam Abbass), la tercera esposa de Logan Roy. Nacida y criada en Beirut, que es vista por los hijos de Logan como una trepa que busca quedarse con el poder influyendo a Logan y poniéndole en su contra. Greg Hirsch (Nicholas Braun), es un sobrino nieto de Logan Roy y nieto de Ewan Roy que intenta que Logan le de un trabajo que le saque de sus dificultades económicas. Greg está muy verde en lo relativo a los negocios y acabará trabajando bajo el mando de Tom Wambsgans, que le va a machacar siempre que pueda. Por último, Frank Vernon (Peter Friedman), es el director de operaciones de Waystar RoyCo y confidente de Logan Roy desde hace mucho tiempo, y aunque es miembro de la vieja guardia de Logan, Kendall confía en él para que le ayude a limar las diferencias con su padre.

Ver Succession ha sido un poco como ver un accidente en la carretera, sabes que no debes mirar pero luego no puedes parar de hacerlo, atraído como un ciervo ante las luces del coche que le va a atropellar. La vida de los miembros de la familia Roy en una sucesión (nunca mejor dicho) de personas amorales y asquerosas que resumen los peores estereotipos del mundo empresarial y de los ricos.

Desde el hijo mayor que se las da de “naturista” y conectado con la naturaleza cuando es un vividor que no le ha dado un palo al agua en su vida, el hijo serio que quiere seguir los pasos de sus padre pero en el fondo no está capacitado para aguantar la presión o el joven descerebrado que se la sopla todo porque va a ser millonario pase lo que pase. Incluso las personas que parecen menos chungas, Shiv por ejemplo o su novio Tom tienen una moral algo distraída en su vida personal y parece que tomen siempre las decisiones más amorales posibles. Y por encima de todos, Logan, el gran tiburón de las finanzas cuya filosofía de tierrra quemada y arrasar con todo el que se le oponga nos devuelve a lo peor del Reaganismo que sigue estando de plena actualidad.

Dicho esto, ¡que entretenenido es todo, que bien me lo he pasado!! A pesar de ser episodios de casi una hora, pasan un montón de cosas y hay un montón de giros, sorpresas y momentazos. A lo largo de la primera temporada parece que Kendall tenga siempre la negra y sea víctima de la Ley de Murphy, pero cuando parece que la serie hace algo para que al menos sintamos pena por él, hace una flipada que vuelve a situarle en el lado de los personajes “ostiables”. Y así todos.

En este sentido, parece haber un mensaje subyacente alrededor de que a pesar de ser asquerosamente ricos, todos los hijos están traumatizados por un padre despótico que ama más el dinero que a ellos. Sin embargo, siendo esto cierto, su actitud individualista y egocéntrica hace imposible que pueda sentir empatía por ellos, aunque sí me divierten sus desventuras y flipadas.

No tengo claro qué nivel de fidelidad tiene la serie con la vida de la familia Murdoch, pero la serie acierta de pleno con la combinación de drama empresarial con enredos familiares, y hay mucha tela que cortar en estos 10 primeros episodios. Además, otro hacho que ayuda a enganchar al espectador es su perfecto diseño de producción y las localizaciones en Nueva York y otros lugares icónicos, que transmiten el glamour que se espera de una serie de este tipo.

Sabiendo lo que vas a ver, no se me ocurre nada negativo de esta primera temporada, me lo he pasado super bien. Digo esto porque a diferencia mía, mi mujer no ha entrado en el rollo amoral de la serie y no le ha gustado nada, así que sin duda depende el disfrute de llegar a la serie con el estado mental adecuado.

Comparto el trailer de esta estupenda primera temporada:

Succession es una serie amoralmente entretenida y adictiva. Me costó ponerme a verla pero ahora que la vi me muero de ganas de ver la segunda temporada a ver cómo continúa la historia.

PUNTUACIÓN: 8/10

¿Has visto la primera temporada de Succession, qué te pareció? Espero tus comentarios!!! Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!