Archivo de la etiqueta: Jesse Armstrong

Crítica de Succession temporada 3 (HBO Max)

Con algo de retraso me puse al día con la tercera temporada de Succession,  la serie creada por Jesse Armstrong para HBO inspirada en la vida del magnate Rupert Murdoch y su familia, y como las temporadas previas, me ha flipado de forma increíble.

PUNTUACIÓN: 8/10

Serie de TV (2018-). Serie que sigue a la disfuncional familia de Logan Roy y sus cuatro hijos, que controlan una de las empresas de medios de comunicación y entretenimiento más importantes del mundo. La serie en esta tercera temporada continúa justo donde se quedó la segunda, en la que Kendall Roy rechazaba convertirse en el chivo expiatorio de los desmanes de la empresa, acusando de todos los delitos a su padre Logan Roy.

Succession fue creada por Jesse Armstrong, y cuenta como productores ejecutivos con Will Ferrell y Adam McKay. Esta cuarta temporada ha contado con 9 episodios, que terminaron de emitirse e HBO Max el pasado mes de diciembre. HBO Max ha renovado la serie para una cuarta temporada de cara a un estreno en el último trimestre de 2022. Jesse Armstrong escribe 4 de los nueve episodios de esta temporada, los dos primeros y los dos últimos, que curiosamente han sido dirigidos por Mark Mylod, que también dirigió la mayoría de episodios de la tercera temporada.

Succession está inspirada en la vida de Rupert Murdoch, el magnate australiano nacionalizado estaounidense dueño durante algunos años de la 20th Century Fox, las cadenas de televisión Fox (USA) y Sky (U.K.) así como periódicos como The Times o The Sun. El patriarca en la serie es Logan Roy, interpretado magníficamente por Brian Cox. Logan tiene cuatro hijos a cual más complejo, patético y con sed de poder: Connor (Alan Ruck) el hijo mayor de Logan de su primer matrimonio y que es un inútil con aspiraciones políticas y cero habilidades para la empresa, Kendall (Jeremy Strong), el primer hijo del segundo matrimonio de Logan y el verdadero all-star de esta temporada, Siobhan «Shiv» (Sarah Snook), la hija menor y única hija de Logan, una mujer super capaz atrapada en un mundo machista que no deja de desmerecerla y empequeñecer su valía, y Roman (Kieran Culkin), el hijo menor de Logan.

Otros personajes importantes de la serie son Tom Wambsgans (Matthew Macfadyen), un ejecutivo de la empresa Waystar casado con Shiv, Greg Hirsch (Nicholas Braun), un sobrino nieto de Logan al que le dan trabajo a pesar de ser un inútil y que en sus inicios simbolizaba el punto de vista de una persona normal en medio de este berenjenal empresarial.

Succession me parece una pasada. Esta colección de personas rotas que son riquísimas pero están vacías por dentro consigue atraparme cada vez que la veo por la complejidad de todos los personajes. Y entiendo que en parte esta serie puede decirse que son «blancos ricos con problemas de ricos» al buscar más que el poder, que también, la aprobación de un padre que es un ser despreciable. «Los ricos también sufren» sería también una descripción muy adecuada.

Tras el enorme cliffhanger al final de la segunda temporada en la que Kendall no acaptaba ser el chivo expiatorio y denunciaba a su padre que podría ir a prisión, esta tercera temporada empieza segundos después con las consecuencias, ofreciendo un montón de giros y sorpresas mientras Logan Roy y sus empleados (e hijos) hacen todo lo que está en su mano moviendo toda su influencia política y económica para intentar librarse. Jeremy Strong hace un despliegue actoral alucinante con su interpretación de Kendall por el que hay que quitarse el sombrero. Kendall es el ejemplo de niño rico actual que busca ser aceptado y querido. Toda su interpretación y la forma en que es patético mientras intenta parecer cool , contratando a Community Managers para convertirle en un trending topic guay cuando él es todo lo contrario me parece de largo lo mejor de esta temporada y una estupenda crítica a la cultura online de nuestros días.

Pero obviamente no es sólo él. Las traiciones y giros alrededor de toda la familia es alucinantemente divertido y adictivo. El machismo que sufre Shiv siendo seguro la hija más capaz de todos es acojonante y hace que sufras por ella, pero a la vez no deja de ningunear a su marido Tom y es bastante repelente en muchos momentos. Para repelente y asqueroso, Roman lo es todo el rato, pero a la vez entiendes que todo lo hace buscando la aprobación de un padre asqueroso, lo que hace que inevitablemente sientas lástima por él aunque sea un gilipollas el 99% del tiempo. Y así todos los personajes.

Si a eso sumamos una ambientación de altas finanzas, grandes mansiones y localizaciones estupendas, una música de Nicholas Britell que transmite una sensación de tragedia operística y unos episodios en los que pasan un montón de cosas, tenemos una combinación ganadora que en ningún caso da sensación de agotamiento. Dicho esto, espero y confío que la cuarta temporada sea el final, ya que es mejor dejarlo cuando estás en lo más alto, y no alargar la historia de forma en que se pierda interés poco a poco.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

Succession ha sido una increíble diversión, no veo el momento de que estrenen la cuarta temporada, que eso si, espero que cierre la historia. Mientras mantengan este nivel, yo lo veré encantado.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Succession temporada 2 (HBO)

La segunda temporada de Succession, la serie creada por Jesse Armstrong para HBO inspirada en la vida del magnate Rupert Murdoch, me ha encantado aunque también me ha recordado a los accidentes en la carretera y cómo no podemos dejar de mirar aún sabiendo que no deberiamos.

PUNTUACIÓN: 8/10

Serie de TV (2018-). Serie que sigue a la disfuncional familia de Logan Roy y sus cuatro hijos, que controlan una de las empresas de medios de comunicación y entretenimiento más importantes del mundo. En la segunda temporada asistiremos a la lucha de la familia por intentar evitar ser comprados por un grupo empresarial hostil.

Succession fue creada por Jesse Armstrong, y cuenta como productores ejecutivos con Will Ferrell y Adam McKay. La segunda temporada ha sido la de la confirmación de su éxito, donde ganó el premio a Mejor Serie Dramática y Jeremy Strong el premio a Mejor Actor de Drama em ños Emmys.

Para los diez episodios de esta segunda temporada, Armstrong escribe tres episodios, el inicial y los dos últimos, con guiones de Jon Brown, Tony Roche, Georgia Pritchett, Will Tracy, Susan Soon He Stanton, Jonathan Glatzer y Mary Laws. Los directores elegidos fueron Mark Mylod (4 episodios), Andrij Parekh (2), Shari Springer Berman y Robert Pulcini, Becky Martin y Kevin Bray. Matt Shakman, que actualmente triunfa en Wandavision, también dirigió un episodio de esta temporada.

Brian Cox interpreta al patriarca Logan Roy, el multimillonario fundador del conglomerado de medios y entretenimiento Waystar RoyCo. Es un líder despótico que pone a su empresa antes que sus cuatro hijos Connor (Alan Ruck), Kendall (Jeremy Strong), Siobhan (Sarah Snook) y Roman (Kieran Culkin), o su tercera esposa Marcia (Hiam Abbass).

La serie se centra también en el marido de Siobhan y pringado ejecutivo de RoyCo Tom Wambsgans (Matthew Macfadyen) y en Greg Hirsch (Nicholas Braun) nieto del hermano de Logan Ewan al que le dan trabajo en la empresa bajo las órdenes de Tom. Además, la gran sorpresa de esta segunda temporada es Holly Hunter, que interpreta a Rhea Jarrell, CEO de PGM, una empresa que Logan quiere absorber y con el que conectará por su dureza en los negocios.

La segunda temporada ha sido, al igual que me pasó con la primera, amoralmente divertida. En la mejor tradición de Dallas o Dinastía pero sin personajes positivos, Succession triunfa con unos personajes 100% “ostiables” todos que sin embargo están maravillosamente bien escritos. De hechos, aún siendo todos egoistas y amorales, la serie plantea que haya siempre un tira y afloja narrativo, teniendo un acto positivo seguido de una flipada de niño rico para que el espectador estemos siempre en la duda con ellos. En parte entiendes que a pesar de ser mega millonarios, los niños nunca llegarán a ser felices porque les falta lo principal, el amor de su padre, que al final es lo que más quieren. Y que por eso a veces lo pagan con el que tienen a su lado.

Dentro de la familia, el all-star se lo lleva Jeremy Strong con su alucinante interpretación de Kendall, el segundo mayor, llamado a suceder a Logan y que le traicionó en la primera temporada. Su personaje, sun defectos y adicciones y a pesar de todo su amor a su padre al que intenta complacer en todo me parece alucinante, un personaje de los que marcan una carrera. Junto a Kendall, las preocupaciones por la sucesión de Shiv y los esfuerzos de Roman para ser tenido en cuenta y que su padre le tome en serio marcan también las claves de esta segunda temporada.

Y hablando del patriarca, Logan Roy es un tiburón terrible, egoista y manipulador que transmite lo peor del capitalismo salvaje. Pero al mismo tiempo llegas casi a empatizar con él y entender que luche con todas las armas a su alcance para evitar que le quiten lo que más quiere: Su empresa. Logan es odioso y asqueroso, pero sus motivaciones en la serie se entienden no necesariamente desde un punto de vista empresarial, sino desde lo emocional. Lo cual, de nuevo, me parece un gran ejemplo de buena escritura.

Además de complejas operaciones financiera y viajes a localizaciones exóticas, la trama está regada con multitud de elementos que son super divertidos. Los personajes de Tom y Greg son penosos y están siempre como pez fuera del agua con la familia y las locuras de niño rico de Connor, el hijo mayor de Logan que quiere entrar en política aún siendo penoso, provoca momentos hilarantes que alivian el tono general. Este tono casi de comedia negra es otro elemento que hace que Succession entre tan bien, ya que si todo fuera un dramón super oscuro el factor entretenimiento se perdería, en mi opinión.

Y aunque parezca contradictorio, junto al tono ligero que tiene la serie, la música dota a las imágenes de una cualidad casi operística que llega a evocar los grandes dramas Shapespearianos. Es complicado, pero me parece alucinante como la unión de todos estos elementos en muchos aspectos opuestos sin embargo funcionan y convierten a Succession en una serie que es todos pros y ningún contra.

Quizá el único pero sea precisamente que alguien despistado puede acabar glorificando la figura de estos tiburones de Wall Street que se creen por encima de las leyes y la moral, cuando realmente Succession es (pienso yo) una buenísima crítica contra estos ricos y famosos.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Succession se ha convertido en un entretenimiento tremendamente adictivo, y no tengo duda que veré la tercera temporada cuando se estrene en HBO.

PUNTUACIÓN: 8/10

¿Estas leyendo este comic, que te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!