Archivo de la etiqueta: Tom Taylor

Critica de Nightwing 92 – 96 de Tom Taylor, Bruno Redondo y Geraldo Borges (DC Comics)

Termina el actual arco de Nightwing The fight for Blüdhaven´s heart que se ha desarrollado en los números 92 a 96 de la colección regular USA, con el equipo creativo habitual de Tom Taylor, Bruno Redondo y Adriano Lucas, a los que se les suma Geraldo Borges dibujando uno de los números.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

La alcaldesa de Blüdhaven, Melinda Zucco, tiene problemas: finge trabajar para Blockbuster mientras intenta en secreto acabar con él y su banda de criminales, al tiempo que trabaja junto a Dick Grayson para levantar la ciudad. Pero como su hermanastra comparte el apellido del hombre que mató a sus padres, es… mucho que hacer malabares, y lo suficiente como para que a una se le escapen accidentalmente uno o dos secretos en la compañía equivocada si no tiene cuidado… Mientras tanto, Nightwing y Oráculo deciden definir por fin su relación.

Este arco de The fight for Blüdhaven´s heart sirve de cierre a la participación de Blockbuster como villano en la serie. Además, conecta con el inicio de Tom Taylor y Bruno Redondo en esta colección y las principales narrativas que se han desarrollado hasta la fecha, confirmando para alegría de los fans (entre los que me encuentro) la relación de Dick y Barbara Gordon (Batgirl). Y una de las cosas que más me gusta del concepto central de la historia de Taylor es el positivismo que transmite y cómo tiene claro que Dick tiene derecho a ser feliz, rompiendo de nuevo la idea «dark-n-grytty» que ha dominado durante muchos años a la Batfamilia.

Es precisamente la participación de sus amigos de los Titanes y su familia superheroica batmaniaca otro de los puntos importantes de toda la etapa de Taylor y Redondo, y han conseguido que al menos en esta vertiente en Blüdhaven me haya vuelto a enganchar al universo de DC en continuidad, algo de lo que me había desconectado desde 2015 aprovechando de Convergencia.

El dibujo de Bruno Redondo con Adriano Lucas es espectacular como siempre. Y aunque nuestro protagonista me flipa, tengo que reconocer que la versión de Barbara Gordon de Redondo me tiene enamorado y me parece una maravilla, llena de humanidad, empatía y formas de una persona real. Pero no es sólo ellos, porque como veis en la imagen de abajo, Redondo demuestra que puede dibujar como los ángeles a cualquier personaje de DC.

Quizá un pero de estos comics es comprobar los problemas que está teniendo Redondo en mantener el ritmo mensual, y cómo de hecho no lo está consiguiendo. Y es que los números 90 y 91 previos a este arco ya estuvieron dibujados por Geraldo Borges, que se ha convertido en el dibujante sustituto oficial de la serie, encargándose además del número 94, es número central de esta serie. El caso que Borges me gusta también y creo que está haciendo un buen trabajo en Nightwing, pero obviamente palidece en la comparación. Junto a esto, en los 4 números que dibuja Redondo, tan sólo se entinta a sí mismo en su totalidad en el número 92, necesitando ayuda de Wade Von Grawbadger en las tintas del número 93, y Caio Filipe en los números 95 y 96. Como siempre, todo está coloreado por Adriano Lucas, que ayuda a transmitir el feel-good y el positivismo con su paleta cromática.

Cuando dibuja Redondo no se le puede poner un pero al comic en su apartado artístico, pero me está dando pena que esté fallando tanto en este 2022, las cosas como son.

Hay un pero en este arco. Quizá esto mismo, que no sea perfecto, es una de las cosas que peor me saben en estos momentos en que escribo estas líneas. El pero es que Taylor no consigue acertar con el final de la historia, planteando un cliffhanger monumental al final del número 95 que es resuelto de forma bastante tramposa al final del arco. Casi cobarde. Un arco que iba por el buen camino pero sobre todo el combate final de Nightwing con Blockbuster, y sobre todo su resolución, no tiene ningún sentido.

Me gusta el feel-good del comic, el carisma de Dick y Bárbara y como se ha construido su relación poco a poco, pero al final el comic de superhéroes también va de pijameo y ver cómo lucha el bien contra el mal ganando el bien al final. Si la parte superheróica no acaba de funcionar (de nuevo, en lo referido al final de la participación de Blockbuster en la serie), el comic estando bien se me queda un poco cojo.

Hay cierto progresismo woke en el tipo de historias que escribe Taylor, no de ahora, de siempre. En Nightwing lo ha planteado en la parte de derribar las estructuras corruptas de la policía de Blüdhaven, algo que conecta con movimientos sociales como Black lives matter o el Defund the police. Pero dentro de estar ahí, lo cierto es que el problema de una policía de Blüdhaven asolada por la corrupción siempre ha sido un tema recurrente dentro del comic de Nightwing, ya desde su primera colección de Chuck Dixon y Scott McDaniel de los años 90. Así que es algo que realmente no me ha molestado porque está bien planteado dentro de la historia y es consustancial con las historias de personaje en Blüdhaven, por lo que me parce que está guay.

Ahora sólo queda esperar que de cara al inminente nº 100 de la colección se plantee un final satisfactorio para el arco del Heartless, el otro villano que Taylor ha creado en esta colección, empezando por su origen y conexión con Nightwing y su mundo. A ver si de cara a este comic tan especial Taylor acierta un poco más que lo que ha sido el final de Blockbuster que acabo de leer.

Comparto las primeras páginas del número 92:

Nightwing sigue con un dibujo maravilloso de Bruno Redondo, cuando está, pero me ha sabido un poco mal que taylor no ha conseguido clavar el final de este arco con Blockbuster de villano.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Nightwing 93 de Tom Taylor y Bruno Redondo (DC Comics)

Tom Taylor, Bruno Redondo, Wade Von Grawbadger y Adriano Lucas nos ofrecen otro estupendo número de Nightwing.

PUNTUACIÓN: 8/10

La batalla por el corazón de Blüdhaven, parte 2.

Tras descubrir que Blockbuster no es quien dice ser -de hecho, es mucho peor-, Nightwing, Babs y la alcaldesa de Blüdhaven, Melinda Zucco, luchan por exponer las malas prácticas de Blockbuster. Con Blockbuster controlando más de lo que Nightwing creía posible, ¿podrá Dick Grayson ayudar a detenerlo antes de que las cosas vayan demasiado lejos?

Nightwing continúa su buen hacer con otro número super entretenido centrado en un Dick Grayson dispuesto a sacar a la luz la corrupción que invade la ciudad de Blüdhaven. El comic tiene un carisma y un positivismo contagioso que te hace querer seguir junto a Dick y Barbara durante mucho tiempo. Por el lado de los villanos, el encuentro de Blockbuster con Heartless queda un poco como un coitus interruptus, y la sensación que me da es que Taylor está planteando todo para un gran climax en el número 100, del que nos separan apenas siete números.

Por cierto, una cosa que llevo varios meses queriendo comentar es que me parecen curiosísimos los textos genéricos de las solicitaciones de DC, como el que podéis leer arriba para vender este número, que realmente no se corresponde con el contenido de lo que leemos en estas páginas. ¿Estamos ante una mala comunicación entre departamentos dentro del staff de DC? Como digo, me parece incomprensible, incluso si el objetivo es no spoilear elementos claves del comic. Porque cualquier lector de la serie sabe tras leer el número anterior que Blockbuster y Heartless iban a enfrentarse en esta grapa, ¿por qué no anunciarlo a bombo y platillo cuando es lo principal de esta grapa? Pero bueno, si no conecto con DC desde hace años me voy a venir a quejar de su marketing…

Wade Von Grawbadger ayuda a Bruno Redondo con las tintas de este número en las páginas 14 a 20 en un número que se siente de transición y no tiene tantos momentazos visuales como en meses anteriores, aunque hay que reconocer que la colección nos había dejado muy arriba y era un nivel imposible de mantener durante tanto tiempo. En todo caso, como siempre Redondo con color de Adriano Lucas hace que la lectura del comic sea un placer, destacando por una maravillosa narrativa y unos personajes que son todo corazón.

La lectura mensual de Nightwing sigue siendo uno de los placeres comiqueros más satisfactorios de la actualidad.

Comparto las primeras páginas del comic.

Nightwing continúa su buen hacer con otro número estupendo que me vuelve a dejar con ganas de más. ¡Qué chulo es poder disfrutar de las aventuras de Dick Grayson gracias a Taylos, Redondo y Lucas!

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Nightwing 92 de Tom Taylor y Bruno Redondo (DC Comics)

Tom Taylor y Bruno Redondo, con color de Adriano Lucas, vuelven a ofrecernos un número excelente en Nightwing 92, un comic con toda la acción y emoción que se han convertido en las señas de identidad de esta serie de DC Comics.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

La alcaldesa de Blüdhaven, Melinda Zucco, tiene problemas: finge trabajar para Blockbuster mientras intenta en secreto acabar con él y su banda de criminales, al tiempo que trabaja junto a Dick Grayson para levantar la ciudad. Pero como su hermanastra comparte el apellido del hombre que mató a sus padres, es… mucho que hacer malabares, y lo suficiente como para que a una se le escapen accidentalmente uno o dos secretos en la compañía equivocada si no tiene cuidado… Mientras tanto, Nightwing y Oráculo deciden definir por fin su relación.

Cada vez que nos llega un comic de Nightwing dibujado por Bruno Redondo es un día mejor. El dibujo de Redondo con el color de Adriano Lucas transmite un positivismo contagioso que es una de las cosas que más me gustan de este comic y del estilo de Redondo en general. Y sobre todo en la comparación, porque por ejemplo Taylor también dio a Geraldo Borges momentazos para que se luciera en su fill-in con Flash, pero no tiene nada que ver con la potencia visual que Redondo imprime a estas páginas.

Aparte de la perfecta narrativa de Redondo, en esta grapa tenemos varios momentazos visuales empezando por un homenaje a George Pérez y Marv Wolfman y una de esas splash-pages que me imprimiría para hacerme un poster en mi habitación (igual mi mujer no está de acuerdo, no acabo de entender porqué). Espero que tras los meses de descanso podamos tener cuatro o cinco grapas seguidas con Redondo, porque no siendo malos los artistas elegidos para los fill-ins, realmente Nightwing necesita a Redondo.

Tom Taylor ha planteado un comic de Nightwing firmemente integrado en la bat-familia y en el universo DC. Y en este número volvemos a tener un invitado especial además de una Barbara Gordon que es una secundaria de lujo en el comic. Sin embargo, Taylor vuelve al pasado de Dick Grayson para conectar el comic con el comienzo de su etapa en el comic y en lo que es el núcleo emocional para Dick Grayson, su relación con Alfred Pennyworth. Y el comic vuelve a triunfar en este lado emotivo con un comienzo que me ha parecido espectacular.

El arco actual Get Grayson en el que blockbuster ha puesto precio a la cabeza de Dick Gryson parece finalizar en esta grapa, titulada «The battle for Blüdhaven´s heart», pero es un final abierto que se siente más como un continuará debido al estupendo cliffhanger con el que finaliza la grapa. Si una obligación de una publicación periódica es dejarte con ganar que comprar la grapa siguiente, este Nightwing es un triunfo total, aunque debo reconocer que el concepto de Get Grayson ha resultado un pelín demasiado disperso, y el comic necesita centrarse en el enfrentamiento de Nightwing contra Blockbuster y el recién recuperado Heartless, que sigue estando en un segundo plano.

En todo caso, llevaba años sin comprar grapas en continuidad DC, y estoy encantado de este Nightwing, ojalá Taylor y Redondo se mantengan en la serie durante muchos años, porque pinta a que puede quedar una etapa para el recuerdo.

Comparto las primeras páginas del comic:

Nightwing me alegra el corazón con cada nueva grapa. Para mi, el comic que nadie puede perderse de la actual DC Comics.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Nightwing 90-91 de Tom Taylor, Geraldo Borges y Adriano Lucas (DC Comics)

Tras el crossover de Nightwing con el nuevo Superman, Tom Taylor continúa las aventuras de Dick Grayson con una aparición invitada de excepción, Flash (Wally West) uno de sus mejores amigos desde los tiempos de los Nuevos Titanes, en una aventura en dos partes con dibujo del dibujante invitado Geraldo Borges y color del habitual Adriano Lucas.

PUNTUCIÓN: 7,5/10

Get Grayson Parte 3. Una historia de Nightwing y Wally West, ¡parte 1 de 2! Cuando es más fácil ir a comprar panecillos como Nightwing que como Dick Grayson porque todo el mundo quiere sacarle el dinero o matarlo por el precio de su cabeza, Nightwing se da cuenta de que necesitará la ayuda de sus amigos Titanes como guardaespaldas, y el primero en ofrecerse es, por supuesto, su mejor amigo… ¡Wally West, también conocido como Flash!

Get Grayson Parte 4. Tratar de salvar una ciudad que está aún más lejos de ser salvada que Gotham no es una tarea fácil, e incluso alguien como Nightwing necesita un día libre para relajarse con su mejor amigo y recargar energías, pero cuando tu mejor amigo es Wally West, también conocido como Flash, ¡una «recarga» podría no ser tan relajante!

Geraldo Borges (1981) es un dibujante brasileño activo en el mercado internacional del cómic desde 2007. Ha trabajado para algunas de las compañías americanas más importantes como DC Comics (Justice League, Aquaman, Nightwing, Batman & Robin Eternal, Superman, Wonder Woman, Mortal Kombat X), Marvel (Wolverine, Darth Vader: Dark Visions, Star Wars: Tie Fighter, X-Men Gold, X-Men Black: Apocalipsis, Nova), Dark Horse (Angel, Ghost) y Dynamite (Pathfinder). También es fundador de la academia de arte Quadriños Estudio Chile, y de la agencia ArtistGO.

Desde que Dick Grayson anunció que quería mejorar la vida de la gente corriente de Blüdhaven con su fortuna recién heredada, se ha convertido en un objetivo de Blockbuster, el mafioso que controla la ciudad. Este ha sido el argumento de Get Grayson, el arco actual de la serie que lleva desarrollándose en los últimos meses. El mes pasado DC puso en stand-by este arco al organizar el crossover de las series guionizadas por Tom Taylor, Nightwing y Superman. Este mes que se vuelve a la normalidad, Taylor continúa con la que es una de las señas de identidad de esta etapa, que es entroncarla profundamente en el centro de la continuidad DC aprovechando la larga lista de amigos y familiares de Dick.

Los Nuevos Titanes clásicos tuvieron una emocionante aparición en el número 88 salvando a Dick de los intentos de asesinato de Blockbuster, por lo que tiene todo el sentido que en otro momento de necesidad sea Wally West el que acuda en su ayuda. Como es habitual, Tom Taylor acierta de pleno a la hora de mostrarnos la amistad y complicidad que ambos personajes comparten, algo mucho más importante que ver cómo se enfrentan a los villanos de turno. Como en general toda la etapa, estos dos comics tienen un corazón enorme que consigue que un lector veterano de los comics de DC com yo me emocionara en varios momentos. Y no porque haya grandes emociones o dramas, sino simplemente por la alegría de ver a Dick y Wally ser ellos mismos. Es que no se puede pedir más.

Tras el crossover con Superman, estaba cantado que Bruno Redondo iba a necesitar un descanso, aunque le tenemos en las maravillosas portadas de estos dos números. El brasileño Geraldo Borges dibuja estos dos números y dentro de la decepción de no tener a Redondo, creo que es un acierto por parte de DC permitir que Borges dibuje el arco completo. Adriano Lucas colorea estos comics y mantiene la colorida paleta de la serie que muestra un mundo superheroico super colorido que no se avergüenza de serlo, lo que funciona de maravilla con la aparición de Flash en estos dos números. Borges me ha parecido un buen dibujante que cuenta razonablemente bien lo que pasa en la viñeta, consiguiendo transmitir la emoción de la amistad de Wally y Dick. Sin embargo, tanto en lo referido a la fluidez de las escenas de acción, a la narrativa y organización de las viñetas en la página o en las expresiones de las caras de los personajes se encuentra muy por debajo del nivel que nos está mostrando Bruno Redondo. A pesar de esto, considero que como artista invitado, Borges ha cumplido bien con el encargo de DC Comics.

Redondo vuelve a dibujar el próximo número, en el que espero que la trama de Get Grayson empiece a acercarse a su resolución. En todo caso, el nivel de disfrute que me está proporcionando este Nightwing es máximo.

Comparto las primeras páginas de esta aventura:

Nightwing continúa siendo una de las series más disfrutables de la DC Comics en continuidad. Super recomendable para todo tipo de lectores, para lectores veteranos como yo pero también para nuevos lectores que buscan engancharse a estos personajes.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de La Edad Oscura de Tom Taylor e Iban Coello (Marvel Comics – Panini)

Este mes de junio ha concluido La Edad Oscura, el comic de Tom Taylor con dibujo de Iban Coello y color de Brian Reber en el que plantean un mundo alternativo en el que los héroes del universo Marvel tuvieron que enfrentarse a la falta de electricidad.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¡La nueva saga épica escrita por Tom Taylor! Un peligro más antiguo que la Tierra lo amenaza todo. Por una vez, los héroes están impotentes frente al enemigo. Las luces se han apagado y el mundo al otro lado de la ventana… está a punto de terminar. ¡El Universo Marvel como nunca lo has visto!

Tom Taylor se hizo un nombre en el género superheroico gracias a su Injustice para DC Comics. Tras esta serie, DCsos junto a Trevor Hairsine confirmó el buen hacer en las historias distópicas en las que alejado de la continuidad podía dar rienda suelta a su imaginación con historias con una alta cuenta de fallecidos entre los héroes del universo. Y esta idea trasladada a Marvel es precisamente el corazón del proyecto de La Edad Oscura, dar libertad a Taylor para contar un What if? ampliado con una historia que provocaría una enorme lista de fallecidos entre los héroes del Universo Marvel.

La premisa de un mundo sin electricidad provoca una nueva sociedad en la que la humanidad intenta salir adelante a pesar de todo, aunque grandes zonas del mundo se encuentran bajo el control de los supervillanos. Al tratarse de una miniserie de 6 números es imposible crear grandes matices en los personajes, por lo que resulta curiosa ver la elección de Apocalipsis como el gran villano, teniendo en cuenta la evolución que Jonathan Hickman le ha dado en los dos últimos años de la franquicia mutante. Al tratarse de un What if?, no hay problema en esta disonancia respecto al universo Marvel tradicional, y me gusta la inteligencia de Taylor al utilizar también al Hombre Púrpura como herramienta de Apocalipsis de atrapar a numerosos personajes para que cumplan con sus órdenes.

Taylor escribió brevemente a Spiderman en la serie Amistoso Vecino, y parece que se quedó con ganas de más, porque en este universo, Peter y su familia ampliada tienen un importante papel en la historia, al igual que «su» Lobezna Laura. El guion de Taylor durante estos seis números me parece modélicom ofreciendo sorpresas y muertes dramáticas en cada grapa que mantienen la atención del lector. De hecho, este comic muestra sus puntos fuertes como escritor de obras de entretenimiento, al conseguir que cada muerte sea impactante y duela al lector.

Marvel anunció esta Edad Oscura en 2019, pero la serie sufrió varios retrasos debido al COVID. Durante este tiempo Taylor que en ese momento era un escritor freelance firmó un contrato en exclusiva con DC, motivo por lo que siendo el comic satisfactorio, da cierta sensación en el climax de estar todo un poco apresurado, como si una historia que hubiera dado más de si tuviera que ser cerrada rápidamente en las últimas 6/8 páginas.

Sin embargo, en este mundo editorial mainstream en el que las editoriales nos machacan en las solicitaciones del Previews la obligación de tener que leer los comics «importantes» que afectan al statu-quo de los diferentes universos, hay que agradecer que existan comics como esta Edad Oscura que tienen claro su objetivo de entretenimiento ligero. Y es que una de las cosas que más me gustan de Taylor es precisamente esto, que no inventa ninguna rueda ni busca ser rompedor narrativamente, sólo crear una buen historia con personajes con los que se puede empatizar. Algo en lo que el éxito es total.

En el aspecto gráfico, esta Edad Oscura entiendo que supone un sueño hecho realidad para el artista español Iban Coello, al tener que rediseñar la mayoría de trajes de los héroes adaptados a este mundo sin electricidad. El rediseño de Spiderman o el traje steampunk de Iron Man son algunos de sus puntos fuertes de unos trajes interesantes que transmiten la esencia de los personajes.

Frente a los personajes hiper musculados de su etapa en Veneno, Coello plantea en La Edad Oscura unas figuras que recuerdan al estilo de J. Scott Campbell con figuras super delgadas y chicas con piernas infinitas, con unos niños que me recordaron un poco al amerimanga. La Edad Oscura supone también un desafío para Coello al salir muchísimos héroes y villanos del universo Marvel, algunos apenas unas viñetas para morir, y creo que consigue sacar adelante el proyecto con nota, destacando además por una buena narrativa a lo largo de esta serie.

Creo que le espera un futuro muy interesante a Coello dentro de Marvel, aún pensando que sigue estando un peldaño por debajo de los Pepe Larraz, Joshua Cassara o Marco Checchetto, diría que aún tiene margen de mejora y su mejora en los últimos años ha sido bestial.

En resumen, La Edad Oscura ha sido un comic estupendo que sabe qúe historia es y como dejarnos en lo más alto con un buen final. No tengo ningún problema con los comics que tienen claro que «sólo» tienen que entretener al lector. De hecho, ojalá muchos más comics con este, seguro que los voy a disfrutar un montón.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!