Archivo de la etiqueta: slice of life

Crítica de Giant Days vol. 6 de John Allison y Max Sarin (Fandogamia)

Llevaba varios meses de parón, pero he disfrutado un montón con la lectura del sexto volumen de Giant Days, el comic de John Allison dibujado por Max Sarin, con entintado de Liz Fleming y color de Whitney Cogar, publicado por Fandogamia.

PUNTUACIÓN: 7/10

Empieza el segundo año y Daisy, Susan y Esther han llevado su amistad a un nuevo nivel al mudarse a su propia casa fuera del campus, pero la entrega de llaves viene acompañada de nuevas responsabilidades. La aparición indeseada de pretendientes, un robo y el hecho de que Susan viva a solo unas manzanas de distancia de su exnovio McGraw han hecho parecer buenos los viejos dormitorios. Las chicas se llevarán una dosis de realidad cuando aprendan que los adultos hacen más que pagar el alquiler…

Escrito por John Allison e ilustrado por las artistas Max Sarin y Liz Fleming, se os da la bienvenida al segundo año de universidad en el volumen 6 de Giant Days, con los dos PREMIAZOS EISNER que se han llevado por el camino durante 2019 a MEJOR SERIE REGULAR y MEJOR CÓMIC DE HUMOR.

Este sexto volumen contiene los números 21 a 24 USA.

Giant days es un comic fantástico. Las peripecias de Susan, Esther y Daisy mientras estudian en la universidad de Sheffield me parecen una delicia. Más aún, me hacen sentir como si yo también estuviera allí con ellas viviendo estas aventuras, casi como si volviera a tener 19 años. La mezcla de slice of life con comedia, no de carcajadas sino de situaciones realmente divertidas, ofrece unas historias que son un amor y que te dejan siempre con buen sabor de boca. Es genial leer unas aventuras con este feel-good y esta personalidad, en este caso mientras las chicas descubren el maravilloso mundo de las casas de alquiler frente a la vida en la residencia de estudiantes.

Junto a la historia de Allison, tengo muy claro que una parte fundamental del éxito de Giant Days es el maravilloso dibujo de Max Sarin con entintado de Liz Fleming y color de Whitney Cogar. De hecho, la diferencia respecto al segundo volumen que no lo dibujó ella es notable. Sarin domina el elemento cartoon y consigue crear a unas chicas que son un amor siendo cada una super diferente a las demás. Sus figuras tienen una personalidad bestial, no sólo las caras, sino también las manos y su mecánica corporal que las hace reconocibles incluso sin ver la cara del personaje que en ese momento está en la viñeta. La verdad es que estoy disfrutando un montón con este comic y con el apartado artístico.

Por ponerle un pero a un comic que me gusta mucho, encuentro que las peripecias de este sexto volumen son menos divertidas que las de los volúmenes anteriores. Está guay conocer al padre de Susan o a la novia de Esther, pero de alguna manera al tratarse de los números 21 a 24 de esta colección, es normal que el comic haya perdido cierta frescura respecto a los primeros tomos. Dentro que es un comic que me gusta mucho y me deja siempre con una sonrisa en la cara.

Comparto las primeras páginas de este comic:

Giant Days tiene la enorme virtud de alegrarme el espíritu con cada nuevo volumen que leo. Una gozada que espero seguir leyendo a medida que vayamos comprando los siguientes volúmenes.

PUNTUACIÓN: 7/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Giant Days vol. 5 de John Allison y Max Sarin (Fandogamia)

Quinto volumen de Giant Days, el comic editado por Fandogamia a medio camino entre la comedia y el slice of life creado por John Allison y con dibujos de Max Sarin y color de Liz Fleming.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Su primer año en la universidad ya está llegando a su final y Daisy, Susan y Esther le dicen adiós a Catterick Hall para siempre. Literalmente, para siempre. Va a ser demolido y reutilizado como dormitorio de lujo el próximo semestre. Pero así, como una puerta se cierra, otra se abre y, entre líos amorosos de fin de semestre, festivales musicales y mudarse a su primera casa juntas, las experiencias vitales no han hecho más  que empezar.

Escrito por John Allison e ilustrado por las artistas Max Sarin y Liz Fleming, el volumen 5 de Giant Days finaliza el primer año con estilo, recogiendo los números 17-20 de esta serie ganadora de dos premios Eisner en las categorías de Mejor Serie Regular y Mejor Cómic de Humor.

Me cuesta ponerme con los tomos de Giant Days, pero cuando los termino siempre me dejan con una sonrisa en la cara y una sensación super satisfactoria. En este quinto volumen asistimos al final del primer curso de universidad para nuestras protagonistas, cerrando un capítulo en sus vidas. La verdad es que me he reído con todas las situaciones que se plantean, empezando por la trama de falsificación de tesis, la excursión botánica o la actividad de arqueología, todas estas peripecias son super divertidas. Luego asistimos a un verano genial con la asistencia a un festival musical que tiene también momentos estupendos, permitiendo a las chicas coger aire ante el comienzo de un nuevo curso en el que su primera actividad será tener que buscar piso.

La parte de la vida universitaria de las protagonista aún enfatizadas por las situaciones humorísticas tienen un feeling a vivencias reales, y la sensación es que John Allison o su círculo de amistades vivieron situaciones similares. De hecho, por lo que mis amigos que se fueron de Erasmus me contaron en su día, muchas de las situaciones son totalmente idénticas, por lo que entiendo el éxito que está teniendo el comic y como tanta gente se ve representado por él.

Allison plantea unas situaciones super divertidas, pero diría que la All-Star de Giant Days es la maravillosa Max Sarin en el dibujo, con la colaboración de Liz Fleming al color. Sarin hace que todo tenga una frescura genial y las protagonistas son todo corazón y nos enamoran en cada viñeta. El estilo cartoon de Sarin permite enfatizar las expresiones faciales de los personajes de forma que todo es aún más divertido, pero además domina las expresión corporales de los personajes, ayudando a que los gags funcionen prácticamente siempre y la lectura sea estupenda.

Leer este quinto volumen me ha hecho querer seguir leyendo más Giant Days. Por suerte, mi hermano ya me ha traído el sexto volumen, así que el disfrute va a ser total.

Comparto las primeras páginas del comic:

Giant Days se mantiene super divertido en este quinto volumen y me ha dejado con la sonrisa en la boca. No se le puede pedir más.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Belfast de Kenneth Branagh

La vida se ha puesto en contra y ha impedido que vaya al cine con la regularidad que me gustaría, así que con algo de retraso comento mis impresiones de Belfast de Kenneth Branagh, una de las películas que más nominaciones ha recibido de cara a los Oscars de este año.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

Drama ambientado en la tumultuosa Irlanda del Norte de finales de los años 60. Sigue al pequeño Buddy mientras crece en un ambiente de lucha obrera, cambios culturales, odio interreligioso y violencia sectaria. Buddy sueña con un futuro que le aleje de los problemas, pero, mientras tanto, encuentra a consuelo en su pasión por el cine, en la niña que le gusta de su clase, y en sus carismáticos padres y abuelos. (FILMAFINIDAD)

Belfast es una película dramática semi-biográfica escrita y dirigida por Kenneth Branagh (1960), que la ha ha descrito como su «película más personal». Branagh se formó en la Royal Academy of Dramatic Art de Londres y se ha desempeñado como su presidente desde 2015. Ha sido nominado a cinco premios de la Academia y ha ganado tres BAFTA, dos premios Emmy y un Globo de Oro. Branagh ha dirigido y protagonizado varias adaptaciones cinematográficas de las obras de William Shakespeare, incluidas Henry V (1989), Much Ado About Nothing (1993), Othello (1995), Hamlet (1996), Love’s Labour’s Lost (2000) y As You Me gusta (2006). Fue nominado a los Premios de la Academia al Mejor Actor y Mejor Director por Enrique V y al Mejor Guión Adaptado por Hamlet.

Ha protagonizado las series de televisión Fortunes of War (1987), Shackleton (2002) y Wallander (2008-2016); y las películas Celebrity (1998), Wild Wild West (1999), The Road to El Dorado (2000), en Conspiracy (2001), Harry Potter y la cámara secreta (2002), Warm Springs (2005), Valkyrie (2008), The Boat That Rocked (2009), Mi semana con Marilyn (2011), Dunkerque (2017) y Tenet (2020). Ganó un premio Emmy internacional por Wallander y un premio Primetime Emmy por Conspiracy, y fue nominado al premio de la Academia al mejor actor de reparto por Mi semana con Marilyn.

Branagh dirigió y protagonizó el thriller romántico Dead Again (1991), la película de terror Frankenstein de Mary Shelley (1994) y el thriller de acción Jack Ryan: Shadow Recruit (2014). Dirigió e interpretó a Hercule Poirot en la adaptación de Asesinato en el Orient Express (2017) de Agatha Christie. También dirigió películas como El canto del cisne (1992), La flauta mágica (2006), Sleuth (2007), Thor (2011), la nueva versión de Cenicienta de Disney (2015) y Artemis Fowl (2020) también en Disney. Además de Belfast, tiene también pendiente de estreno Muerte en el Nilo, en la que continúa adaptando a la gran pantalla las novelas de Agatha Christie.

Belfast es una película de 97 minutos rodada en blanco y negro que cuenta con una fotografía de Haris Zambarloukos y montaje de Úna Ní Dhonghaíle. Para resaltar el aspecto irlandés Branagh ha contado con Van Morrison (nacido en Belfast) para una banda sonora en la que se incluyen ocho canciones clásicas y una nueva canción que Morrison escribió para la película y que son cantadas por el. El rodaje comenzó en septiembre de 2020, durante la pandemia de COVID-19, en localizaciones de Londres y alrededores antes de trasladarse a Belfast. La producción concluyó en octubre de 2020 tras un rodaje de tan sólo siete semanas.

Belfast tuvo su estreno mundial en el 48 ° Festival de Cine de Telluride el 2 de septiembre de 2021, y también ganó el premio People’s Choice Award en el Festival Internacional de Cine de Toronto de 2021. Fue nombrada una de las mejores películas de 2021 por la National Board of Review y quedó empatada con El poder del perro por la película con más nominaciones, siete, en los Premios Globo de Oro de 2021, incluida mejor película dramática. También lideró empatada con West Side Story de Steven Spielberg con once nominaciones en los Premios de la Crítica Cinematográfica, incluida mejor película.

La película está planteada desde el punto de vista de Buddy (el joven actor Jude Hill), un niño de 9 años que vive en un barrio de Belfast en el que conviven católicos y protestantes (la religión de sus padres) y que vivirá los disturbios de agosto de 1969. Caitríona Balfe y Jamie Dornan interpretan a los padres de Buddy, que se debaten entre seguir viviendo en Belfast o mudarse a Londres en busca de una vida mejor. Judi Dench y Ciarán Hinds son los abuelos de Buddy, mientras que Lewis McAskie interpreta a Will, su hermano mayor.

Belfast es una película que hace un montón de cosas bien y que me ha gustado bastante. Empezando por un casting espectacular en el que sobresale el niño Jude Hill como Buddy, un chaval que es todo amor y que consigue hechizar a los espectadores de principio a fin. Su punto de vista de niño pequeño que vive un montón de situaciones que no comprende y que sigue intentando ser feliz con su familia y en el colegio es el hilo conductor de toda una historia que mantiene un tono ligero y que bordea la comedia y el drama sin llegar a ser ni una cosa ni otra.

Caitríona Balfe y Jamie Dornan como los padres de Buddy lo hacen también muy bien y son los que transmiten el verdadero drama de la familia que nos niños no acaban de entender. Y además de ellos, los que de verdad se salen son los veteranos Judi Dench y Ciarán Hinds, que elevan cada una de las escenas en las que intervienen. Se nota que Branagh es actor además de director, porque tiene un buenísimo ojo para entender lo que necesitaba su historia y qué actores podían mejorarlo. Dench y Hinds lo hacen.

El blanco y negro ayuda a dar el feeling retro de historia antigua que entiendo que Branagh quería transmitir en Belfast, aunque la realidad es que no hace tanto tiempo de estos disturbios, apenas 50 años. El diseño de producción y la fotografía son espectaculares y nos regala planazos increíbles casi en cada escena. En especial quiero destacar los primeros 5 minutos de película que me parecen brillantísimos y de largo lo mejor de la película.

Durante años Branagh con su bagaje Shakespeariano daba la imagen de un correcto director centrado en contar la historia sin florituras. Belfast muestra una cara novedosa suya, la de un director con una idea estética muy clara que le permita trasmitir personalidad y destacar respecto a otras historias ambientadas en la misma época. Unido al blanco y negro, otro elemento espectacular es la música de Van Morrison y el feel 100% irlandés que transmite en cada acorde.

A pesar de todo lo anterior y reconociendo que la película me ha gustado, también tengo que hay que reconocer que la película tiene en el guión su gran pero. Porque entiendo el punto de partida de mostrarnos la historia desde los ojos de Buddy, pero suceden más cosas durante la película que nunca llegan a estar bien explicadas sobre todo en lo referido al contexto histórico, algo que podría haberse resuelto simplemente con una entradilla al comienzo de la película, y en general de la familia de Buddy y sus problemas económicos y sentimentales.

Branagh dice que está en el ADN del irlandés marcharse de su hogar, y al final dedica la película a todos aquellos que tuvieron que irse, a los que se quedaron, y a todas las vidas que se perdieron. Pero pierde una oportunidad de oro de dar un contexto a una historia que se queda coja. De hecho, el dilema de los padres de Buddy sobre si quedarse o irse es algo que por si sólo no aguanta narrativamente la película, de forma que una película de 97 minutos incluyendo los títulos de crédito de antes y después acaban haciéndose largos al dar vueltas a lo mismo una y otra vez, con unas anécdotas de Buddy que estando bien quedan un tanto deslavazadas.

Entiendo que Branagh añade elementos autobiográficos y la vida real no tiene grandes explosiones ni giros sorprendentes de los acontecimientos, pero como obra de ficción, a pesar de estar muy conectada con el slice-of-life, en lo referido a la historia se me ha quedado corta, muy corta. Dicho esto, creo que Belfast es una película estupenda en el que los pros que he comentado antes pesan mucho más que el contra de la historia, y que recomiendo que si puedes, intentes verla en versión original. (Por cierto, no puedo irme sin reconocer que en algunos momentos el acento irlandés se me hizo imposible de entender, lo cual en este caso no hace más que añadir gotas de verosimilitud a esta película).

Comparto el trailer de la película:

Belfast me ha gustado pero ni de lejos creo que sea la mejor película del año. En todo caso, la experiencia me ha parecido diferente y satisfactoria.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Minari, de Lee Isaac Chung

Tenía cierta curiosidad en ver Minari, la película del director Lee Isaac Chung que se ha convertido en una de las grandes sorpresas de los Oscars de este año al conseguir 6 nominaciones entre las que se encuentra Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor. Tras verla, lamento no compartir el estusiasmo ante este slice-of-life.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

David, un niño coreano-americano de 7 años, ve cómo a mediados de los años 80 su vida cambia, de la noche a la mañana, cuando su padre decide mudarse junto a toda su familia a una zona rural de Arkansas para abrir allí una granja, con el propósito de lograr alcanzar el sueño americano. (FILMAFFINITY)

Lee Isaac Chung (1978) es un director de cine y guionista estadounidense. Su ópera prima Munyurangabo (2007) fue Selección Oficial en el Festival de Cine de Cannes de fue el primer largometraje en kinyarwanda (un dialecto de Ruanda). También dirigió los largometrajes Lucky Life (2010) y Abigail Harm (2012). Con Minari ha ganado el Gran Premio del Jurado y el Premio del Público en el Festival de Cine de Sundance 2020 y recibió numerosos premios y nominaciones importantes, incluido el Globo de Oro a la Mejor Película en Lengua Extranjera.

La película se estrenó en el pasada Festival de Cine de Sundance el 26 de enero de 2020, ganando tanto el Premio del Gran Jurado de Drama como el Premio del Público. La película obtuvo seis nominaciones a los Oscars de este año: Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión Original, Mejor Actor por Yeun, Mejor Actriz de Reparto Youn Yuh-jung (único galardon de la película) y Mejor Banda Sonora Original. También ganó el Globo de Oro a la Mejor Película en Lengua Extranjera, fue nominada para el Premio del Sindicato de Actores por Mejor Actuación de un Elenco en una Película, y obtuvo seis nominaciones en la 74a edición de los Premios de Cine de la Academia Británica, incluida la Mejor Película fuera de Idioma en Inglés.

Lee Isaac Chung dirige esta película de gran contenido autobiográfico, que tiene fotografía de Lachlan Milne y música de Emile Mosseri.

En el reparto de Minari destaca Steven Yeun (Glenn de The Walking Dead) como Jacob Yi, el padre de la familia empeñado en crear una granja que permita salir adelante a su familia de inmigrantes coreanos en la década de los años 80. La actriz coreana Han Ye-ri interpreta a su mujer Monica que lamenta el traslado de la familia de California a Arkansas. Sus hijos son David (Alan Kim) y Anne (Noel Kate Cho). La veterana actriz coreana Youn Yuh-jung, conocidísima en Corea pero desconocida en Estados Unidos, interpreta a la madre de Monica, Soon-ja, que viajará a la granja para cuidar de los niños. El único personaje no coreano de importancia en la película es Paul, un trabajador de la granja un tanto retrasado o descerebrado, interpretado por Will Patton.

Un primer elemento que debo comentar es que fui al cine a ver Minari con mi mujer y la única versión disponible era la versión doblada al castellano, por lo que me perdí todos los matices que en la versión original aporta ver una película americana en la que durante una importante parte del metraje hablan en otro idioma, el coreano natal de esta familia. Esto creo que es un gran pero a la hora de valorar la película porque resta uno de los aspectos que entiendo han jugado en la unánime aclamación de la película, que es el identitario, al mostrar la vida de una familia coreana-americana, una comunidad que ha sido sistemáticamente ninguneada en el cine comercial americano.

De hecho, aparte del conocido actor americano Steven Yeun de origen coreano, el director Lee Isaac Chung planteó desde el comienzo de que el casting tanto de Monica como de su madre Soon-ja lo interpretaran actrices coreanas, no americanas-coreanas, que podrían reflejar mejor la dificultad de encajar en una tierra diferente a la suya con otras costumbres e idioma.

Entrando en los elementos positivos, Minari engancha gracias a unos personajes que se sienten todo el tiempo reales. El elemento autobiográfico está perfectamente reflejado y la familia Yi transmite verdad por los cuatro costados. Me gustan todos los actores, pero sobre todo la relación del niño David (Alan Kim) con su abuela Soon-ja (Youn Yuh-jung) es para mi lo mejor de la película. Por contra, dentro que lo hacen bien, ni Steven Yeun como el cabeza de familia Jacob ni Han Ye-ri como su esposa Monica están igual de bien probablemente porque les veo demasiado monotemáticos en su interpretación, concentrado el primero en sacar adelante su granja olvidando a su familia y estando siempre preocupado, y ella siempre sufriendo porque no quiere vivir en una granja y en un matrimonio en el que ya no queda amor por motivos nunca explicados en la película.

Técnicamente, la película transmite lo que es la vida en una granja en mitad de la nada, con una fotografía naturalista estupenda y unos paisajes reales alejados de las imágenes bucólicas del campo perfecto que no existe en el mundo real. Este detalle, el del realismo, me parece muy interesante, empezando por el guión de Lee Isaac Chung. Alejado de los aspectos identitarios que maquillan la realidad en busca de una sororidad racial, la película muestra que justo son otros coreanos los que “putean” a la familia cuando el padre busca vender sus hortalizas coreanas en los mercados cercanos. Una familia que, por lo visto en la película, evita en general en contacto con los habitantes del pueblo cercano y mantiene una actitud mayoritariamente reservada hacia sus vecinos.

Realmente, la película ofrece justo lo que se espera de ella. El problema para mi viene por el propio concepto de “slice-of-life”, en el que nos enseña detalles de una vida rural en la que no acaba de pasar nada interesante durante los 114 minutos de metraje. No me malinterpretéis, conecto con la familia y me gustan todas las interpretaciones, pero las cosas que les suceden en la granja son las que son y no acaban de interesarme. Y si, se que el mundo real es aburrido y no existen los grandes clímaxes cinematográficos, pero eso no quita que a la historia en mi opinión, le falta punch por todas partes.

Por no hablar del no-final con el que termina la película. De nuevo, está claro que en la vida real no hay finales y mucho menos los finales felices, pero eso no debería servir de excusa para terminar de cualquier manera una película que, al final, es una narrativa audiovisual. No sólo esto, el guión en esta parte final es inconsecuente con lo mostrado justo antes, en uno de los momentos claves emocionales para el matrimonio Yi. Tras vivir ese momento emocional, Monica expresa su determinación de hacer algo, pero pasamos a un final en que eso no sólo no sucede sino que pasa lo contrario sin explicar qué provoca el cambio en Monica. lo que me ha supuesto un enorme problema narrativo que no puedo dejar de comentar. Si este salto de lógica lo hubiéramos visto en una película de superhéroes, no tengo dudas que se la hubiera puesto a caldo, por eso no entiendo porque esto se acepta con naturalidad en Minari y, en general, en todo el supuesto cine «serio». Es incomprensible.

Las opiniones son como los colores, hay muchísimos y cada uno tiene el suyo que es su favorito. En mi opinión Minari, que por cierto es el nombre de una planta del sur de Asia que la abuela Soon-ja trae de Corea y plantan en la granja, es una más que correcta película que realmente lo hace todo bien. Sin embargo, no me puedo creer todos los premios y nominaciones que está consiguiendo y que no se justifican por la calidad de la película, su historia y interpretaciones. Para Minari, la ola identitaria racial que recorre los Estados Unidos desde que surgió el Black Lives Matter, ha jugado en su favor y ha hecho que una rara-avis como es esta película que muestra a una parte de la comunidad coreano-americana haya sido aclamada por la crítica.

De hecho, estoy razonablemente seguro que si en lugar de coreanos, la película narrara la mudanza de una familia blanca alemana (o mexicana) a una granja de Arkansa, por poner dos ejemplos extremos, con las mismas buenas interpretaciones, hablando sus idiomas autóctonos, con una buena fotografía, etc… la película difícilmente se hubiera estrenado en cines y mucho menos hubiera recibido esta aclamación. Y eso reconociendo que la película está bien y si triunfa por algo, es por acertar en lo que pretendía, poner de relieve que existen más identidades en los Estados Unidos que los blancos, afroamericanos o hispanos.

Comparto el trailer de la película:

Minari es una buena película, pero no tan buena como todos los premios que ha conseguido indicaría. En todo caso, sabiendo lo que se va a aver, la película no dudo que va a encontrar un público que seguro disfruta con los slice-of-life.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!