Archivo de la etiqueta: grimdark

Crítica de Filos mortales: Historias del mundo de la Primera Ley de Joe Abercrombie

¡Qué bueno es Joe Abercrombie!! Sé que digo lo mismo cada vez que termino un libro suyo, pero la colección de relatos cortos contenidos en Filos Mortales: Historias del mundo de la Primera Ley me han parecido un perfecto ejemplo del GrimDark de Abercrombie y una fantástica muestra de su humor más negro.

PUNTUCIÓN: 8/10

En el ejército de la Unión solo hay un individuo que se cree capaz de salvar la situación a la hora de enfrentarse a los gurkos: el incomparable coronel Sand dan Glokta. Curnden Craw y su grupo deben recuperar un objeto misterioso más allá del Crinna. Solo hay un pequeño problema: no saben qué es ese objeto. Shevedieh, la ladrona más hábil de Estiria, va de desastre en desastre con su mejor amiga y mayor enemiga: Javre, la Leona de Hoskopp. Después de años de masacres, el idealista Bethod trata de llevar la paz al Norte. Solo queda un obstáculo: su lunático guerrero, el hombre más temido del Norte, el sangriento Nuevededos. Violentas y afiladas como las armas de sus personajes, las historias de «Filos mortales» transcurren desde antes de «La voz de las espadas» hasta después de «Tierras Rojas». Situados cronológicamente, los relatos siguen hilos apuntados en las tramas de las novelas del Círculo del Mundo, pero todos ellos se pueden leer de forma independiente. Un reencuentro con el mejor Abercrombie.

«Joe Abercrombie es fantástico.» George R. R. Martin

Joe Abercrombie es una de las principales figuras de la literatura de fantasía actual. Alianza Editorial tiene publicada la totalidad de su obra, ambientada en el mundo de la trilogía «La Primera Ley»: » La voz de las espadas » , » Antes de que los cuelguen » y » El último argumento de los reyes » (la trilogía propiamente dicha) y sus novelas » La mejor venganza » , » Los Héroes » y » Tierras Rojas » , así como los relatos reunidos en » Filos mortales » .

Si Abercrombie es bueno, me ha alucinado lo mucho que he disfrutado con esta colección de relatos cortos ambientados en diferentes momentos temporales del mundo de esta Primera ley, sacando el máximo partido del formato y la opción de ofrecer un final redondo a una historia más o menos ligera. Si eres fan de los libros de La Primera Ley, leer los protagonistas de estos relatos ya te vende por si solo el libro, y la verdad es que son un all-star de personajes de este mundo cruel creado por Lord Grimdark: Empezando por un Sand dan Glokta visto por primera vez como el bello y aguerrido guerrero que era antes de ser torturado y convertido en un medio hombre, antes de llegar a ser el más famoso inquisidor de la Unión.

Dentro de esta colección hay historias de todo tipo. El relato protagonizado por el mercenario Nicomo Cosca puede ser lo más divertido que he leído de Abercrombie hasta la fecha, pero hay también varios, como la historia de Curnden Craw en la que destaca la futilidad de la vida y como en cualquier momento puedes morir por nada, porque nada es lo que vales y cuando morimos, todos volvemos al polvo. Y sobre todo, la última historia protagonizada por el Rey Bethod y su amigo y soluciona problemas Logen Nuevededos es de esas historias que te dejan con mal cuerpo mientras vemos a estos personajes tan conocidos desde una óptica completamente diferente. También hay relatos de supervivencia como el protagonizado por una Shy South antes de que se convirtiera en el personaje principal en Tierras Rojas, de forma que casi se cubren todas las vertientes de las historias de fantasía épica.

Otro de los detalles chulísimos de este libros es que tenemos una serie de relatos autoconclusivos que están geniales, pero también hay varios relatos protagonizados por Shevedieh, la ladrona más hábil de Estiria, y su compañera Javre, la Leona de Hoskopp, que protagonizan una buddy-movie buenísima con dos mujeres totalmente diferentes entre si, una hábil labrona y la versión femenina de Conan, que no hacen más que cagarla y liarse más y más con cada aventura, que cubren una gran parte de sus vidas y que sirven de alguna manera de hilo conductor de la novela.

Aunque el tono cínico habitual en Abercrombie está presente en todo momento, de hecho hay una serie de tres relatos cortos titulados «lugar equivocado, momento equivocado» que deja poco lugar a la duda del final de sus protagonistas, en general estos relatos tienen un tono mucho menos nihilista que lo que estaba acostumbrado. De hecho, obviamente la mayoría de protagonistas no mueren, el tener que hacer su aparición en las diferentes novelas que precedieron a esta colección.

Globalmente, estas 341 páginas han sido una delicia, y el formato de historias cortas me ha parecido fantástico y me ha ayudado a leerme la novela en dos días, prácticamente en una sentada cada día. Con este nivel, no os extrañará si os digo que ya he comprado «Un poco de odio», su siguiente novela, que espero poder empezar muy pronto.

Filos mortales es un nuevo ejemplo de la pericia narrativa de Joe Abercrombie, que se confirma una vez más como uno de los autores de más personalidad dentro del mundo fantástico.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Tierras Rojas de Joe Abercrombie

Joe Abercrombie vuelve a triunfar con Tierras Rojas, novela autoconclusiva ambientada en el mismo mundo medieval fantástico de La Primera Ley. Y aunque me esperaba de alguna manera una novela ¿menor?, Abercrombie vuelve a darme un tortazo de realismo y realidad en toda cara que me ha volado la cabeza.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Shy Sur creía haber enterrado su sangriento pasado, pero tendrá que recuperar algunos de sus viejos hábitos para rescatar a sus hermanos. Comienza la persecución con un par de bueyes y su cobarde padre adoptivo Lamb por toda compañía. Pero Lamb también tiene sus propias cuentas por ajustar… El viaje por las áridas llanuras, marcado por viejas hostilidades, duelos y matanzas, los conducirá a un enfrentamiento con los Fantasmas. Peor aún, les obligará a aliarse con Nicomo Cosca, infame soldado de fortuna, y su abogado Temple, dos hombres de los que nadie debería fiarse.

«Joe Abercrombie sabe describir cada acontecimiento con una facilidad asombrosa como si estuviésemos viendo una película. Un soplo de aire fresco para amantes del género. » La Espada en la Tinta » Para los lectores que aún no conozcan a Abercrombie… ¿a qué esperáis? » Via-News » En su sexta novela Abercrombie rinde tributo al western, pero continúa su misión de arrastrar la fantasía al siglo XXI, con su característica mezcla de crudo realismo, grandes caracterizaciones, escenas de una violencia atroz y villanos que son tan redondos como sus imperfectos héroes. » The Guardian » Ésta no es la fantasía épica de nuestros padres. Abercrombie ha intentado algo muy audaz: ha escrito un western al estilo del periodo clásico de Clint Eastwood pero en el mundo de la fantasía épica. » The Independent » Impresionantes escenas de combates, personajes convincentes… y una prosa expresiva y sarcástica muestran a Abercrombie en su mejor momento. » Publisher Weekly.

Joe Abercrombie es una de las principales figuras de la literatura de fantasía actual. Alianza Editorial tiene publicada la totalidad de su obra, ambientada en el mundo de la trilogía «La Primera Ley»: » La voz de las espadas » , » Antes de que los cuelguen » y » El último argumento de los reyes » (la trilogía propiamente dicha) y sus novelas » La mejor venganza » , » Los Héroes » y » Tierras Rojas » , así como los relatos reunidos en » Filos mortales » .

¡Qué bueno es Joe Abercrombie!! Tierras rojas es un nuevo triunfo narrativo a todos los niveles. Por un lado, obviamente nadie escribe el grimdark como él, de hecho podría decirse sin equivocarnos que él creó este subgénero de la fantasía. Sus cínicas descripciones de todo lo que sucede desde el punto más nihilista y terriblemente certero me tuvieron atrapado desde la primera página. En un mundo en el que la vida no vale nada y sólo puedes luchar por sobrevivir el presente, es muy complicado que nadie se preocupe por la moralidad de sus acciones o si lo que hace está «bien» o «mal». De hecho, todo lo que lleve a la supervivencia un día más debe estar bien sin duda.

Los personajes de Tierras Rojas vuelven a ser sobresalientes. Se habla mucho del grimdark de Abercrombie y eso tapa de alguna manera su brillantez a la hora de construir a personas reales cuyas acciones, por muy terribles que sean, son perfectamente entendibles. Shy Sur es un triunfo total, una joven con una vida duda que ve lo peor de la gente y no confía en nadie que hará todo lo que esté en su mano por encontrar a sus hermanos secuestrados. También Temple me parece una pasada, el eterno cobarde que sigue la corriente porque es lo fácil y pesar de aborrecerle las acciones de su grupo de mercenarios dirigido por Nicomo Cosca, el célebre soldado de fortuna al que hemos visto en novelas previas como La mejor venganza o El último argumento de los Reyes.

Aunque Tierras Rojas es completamente autónoma y autoconclusiva, con un final perfecto que me emocionó, las conexiones con el resto de novelas de La Primera Ley son constantes. La aparición de Caul Escalofríos, por ejemplo, me heló la sangre ante la anticipación de una masacre, y cuando se descubre la identidad de Lamb, el padre adoptivo de Shy que para ella es «una especie de cobarde», literalmente pegué un salto de mi sillón y le hice la ola a Abercrombie por lo bueno que es.

Y además de todo ello, el título de Tierras Rojas alude a los territorios inexplorados vírgenes que se convierten en un baño de sangre con la llegada del mundo civilizado de La Unión, con una crítica evidente al colonialismo salvaje de la cultura anglosajona que masacró a todos los pueblos de lo que ahora es Estados Unidos. Tierras Rojas en muchos sentidos me pareció la versión de Abercrombie de todo el género del western, en la que el pueblo civilizado no sale bien parado precisamente.

En su primera mitad me recordó las películas antiguas con la caravana de pioneros que va en busca de territorios vírgenes que explotar, con personajes de todo tipo que tienen que trabajar juntos para sobrevivir, todo ello pasado por el tamiz de Abercrombie de seres despiadados, traiciones a cada esquina y momentos duros y sangrientos. En la segunda mitad cuando la caravana llega a Arruga, la novela muta y se convierte en un western con dos poderes enfrentados por el control del pueblo, teniendo los miembros de la caravana que elegir el bando o morir en el fuego cruzado. Un pueblo fronterizo lleno a rebosar de putas, borrachos y mierda por todas partes.

No quiero spoilear nada para que podáis disfrutar vosotros la novela, pero además hay momentos super crueles y despiadados sobre la realidad que cuando llega el «progreso», los pueblos autóctonos no tienen ninguna oportunidad y su exterminio acaba siendo un daño colateral inevitable sobre el que lamentarse cinco minutos mientras los personajes cuentan los beneficios obtenidos.

En este sentido, otro detalle que me ha gustado mucho de esta novela es que frente a la fantasía épica tradicional en el que el marco narrativo es siempre el mismo y no cambia, en esta novela se nota el avance del progreso, con unas fuerzas de la Unión que empiezan a utilizar cañones, además de asistir a la creación de fábricas alimentadas de carbón. Este elemento que anticipa la revolución industrial entiendo que será desarrollado por Abercrombie en sus próximas novelas. Y si la Edad Media fue terrible, no quiero ni imaginarme las punkarradas que puede crear a partir de la explotación del pueblo en las fábricas.

Tierras rojas en un triunfo sin paliativos. Junto a Sanderson y Pratchett, cada uno en su estilo, Abercrombie se ha convertido en uno de mis autores favoritos.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Los Héroes de Joe Abercrombie

Joe Abercrombie es un escritor único en su especie. Y en Los Héroes nos regala una de sus mejores novelas en medio del campo de batalla, creando una novela espectacular que me ha volado la cabeza.

PUNTUACIÓN: 9/10

Tres hombres. Una batalla. Ningún héroe

Cuentan que Dow el Negro ha llegado al trono del Norte sobre una montaña de calaveras. Mientras, el rey de la Unión ha decidido que hay que pararle los pies y sus ejércitos ya han invadido el Norte. Miles de hombres están convergiendo en un antiguo círculo de rocas -los Héroes-, en un valle anónimo que se convertirá en escenario de una de las batallas más sangrientas que el Norte ha presenciado. Al mismo tiempo, los dos bandos están infestados de intrigas, rencillas y envidias, que hacen el final imprevisible…

Nacido en Lancaster en 1974, Joe Abercrombie, Lord Grimdark, se graduó en psicología en la Universidad de Manchester. Antes de dedicarse enteramente a escribir, trabajó para una compañía de postproducción televisiva. En la actualidad vive con su familia en Bath. Es autor de la «Trilogía de la Primera Ley»: «La voz de las espadas«, «Antes de que los cuelguen» y «El último argumento de los reyes«, así como de otras tres novelas independientes en el mismo universo («La mejor venganza«, «Los Héroes» y «Tierras Rojas») y de la «Trilogía del Mar Quebrado». Además, ha publicado «Filos mortales», una antología de relatos.

Joe Abercrombie lo ha vuelto a hacer. Los Héroes me ha volado la cabeza en todos los sentidos posibles. Por un lado, por la sencillez de la premisa, narrar tres días de batalla en el valle de Osrung entre las fuerzas del Norte de Dow el Negro y los ejércitos de la Unión con el Lord Mariscal Kroy a la cabeza. La novela está contada desde diversos puntos de vista y cada uno de ellos suma para mostrarnos el orden de batalla, y también para ensamblar el relato cínico y desmitificador que Abercrombie está construyendo y que supone una enmienda a la totalidad al género de la espada y brujería, sub-rama de fantasía heroica.

Los personajes, todos, son maravillosos. Empezando por el veterano Curden Craw, un soldado del Norte cansado de batallas y ver morir a sus compañeros, pero en el que todos confían porque siempre intenta hacer lo correcto. Por el lado de la Unión, tras caer en desgracia en La mejor venganza, el Coronel Bremer Van Gost ha sido “premiado” por sus servicios con el cargo de  Observador Real de la Guerra en el Norte. Aunque su única obligación es la de informar puntualmente a su rey, salta al centro de la batalla, con la esperanza de limpiar su honor convirtiéndose en un héroes salvador para las fuerzas de la Unión.

También tenemos al Príncipe Calder, el hijo menor de Bethod, anterior Rey del Norte derrotado por Logen Nuevededos que a su vez fue traicionado por Dow el Negro, el actual Rey del Norte. Calder es un infame cobarde e intrigante, exiliado por sugerir intentar sellar la paz con la Unión y que intentará buscarse aliados que le permitan hacerse con el trono. En La Unión uno de los descubrimientos de la novela es el Cabo Tummy, soldado de la División del General Jalenhorn que ha convertido el escaquearse y situarse siempre lo más lejos del combate en un arte.

Los puntos de vista novedosos de la novela los encontramos en Finree, la hija del Lord Mariscal Kroy y esposa del Coronel Brock, una joven más preparada que muchos hombres del alto mando de la Unión, pero como “la guerra es cosa de hombres”, su opinión no es tenida en cuenta. Su máximo interés es conseguir que su marido consiga la posición social y económica que merecen. Por último, Beck es un joven que se alista en el Norte con sueños de heroicidades pensando en emular a su padre, un gran guerrero que murió hace años a manos de Logen Nuevededos, y que se va a dar un duro golpe de realidad.

Junto a estos personajes, tenemos a otros ya conocidos de otras novelas previas de Abercrombie, empezando por Bayaz, el Primero de los Magos y verdadero poder en la sombra de la Unión, Sabueso o Escalofrío, dos guerreros que sirvieron con Logen y ahora se encuentran en bandos opuestos.

Los Héroes es un novelón alucinante. Las batallas están contadas de forma alucinante. Abercrombie me alucina porque nos cuenta los movimientos de tropas y el sentido de las diferentes batallas de forma clara y comprensible, pero además consigue que nos sintamos en medio de la acción, colocando en muchas escenas el punto de vista del narrador en alguien que acaba muriendo a manos de otro guerrero de uno u otro bando. Para ello, que añada el mapa del valle al principio de cada parte para que sepamos donde se encuentra cada ejército y los movimientos y cambios que los combates han ido produciendo me ha flipado de forma increíble, dando cierta sensación de campaña de un juego de rol.

Pero lo que eleva la novela y la sitúa por encima de otras similares del género es el punto de vista cínico que imprime literalmente a todas las situaciones. Empezando por la confirmación que los Oficiales de la unión son todos inútiles colocados por su origen dinástico que empeoran las cosas con cada orden que dan, causando cientos de muertos entre sus hombres que hubieran sido fácilmente evitables. O la forma en que vemos que Bremer Van Gost, que bajo cualquier standard clásico sería un auténtico héroe teniendo en cuenta sus acciones decisivas durante la guerra, es un sociópata peligroso y rastrero que sólo piensa en sus deseos egoístas. Dentro del nihilismo y las muertes truculentas, añadir el punto de vista del escaqueado Tummy permite tener un alivio cómico ante tanta muerte y destrucción, que es algo que le viene también muy bien a la historia. Y frente a ellos, Craw que es único personaje moral de la historia, junto quizá el Mariscal Kroy, tendrá que poner en la balanza sus deseos utópicos de retirarse y vivir una jubilación tranquila en su pueblo (pueblucho) en mitad de la nada, con la realidad de quien es y cuales son sus habilidades por las que la gente le respeta. Mención aparte es el Mariscal Kroy, que prefiero descubráis leyendo la novela. Abercrombie es un maestro en la construcción de personajes, consiguiendo que entendamos a todos (no digo empatizar), incluso con los más rastreros y miserables.

Mención especial a la propia ubicación espacial de la novela, y como la pequeña montaña de Los Héroes en el Valle de Osrung pasa de ser una colina en mitad de la nada a un importante valuarte militar que todos buscan controlar y por el que merece la pena mandar a la muerte a cientos de soldados, para luego abandonar al día siguiente.

Y por encima todo, lo mejor y lo peor de la novela es descubrir la inutilidad de la guerra de la forma más dolorosa posible, de forma que vemos que centenares de hombres se podían haber salvado de no ser por el egoísmo de los poderosos con Bayaz a la cabeza, para los que el pueblo sólo son peones que utilizar a su antojo. Y como justo cuando los personajes realizan un acto decente, parece que eso es premiado con la muerte de la forma más cruel e inesperada posible. Si las tres partes con los tres días de combates, más el prólogo antes de comenzar la batalla, son excelentes, el último capítulo en el que se negocia la paz es aún mejor y te deja en lo más alto por todo lo que pasa y el destino de muchos de los personajes. De hecho, la sensación que sólo los egoístas y la gente sin escrúpulos son los que consiguen triunfar o mejorar su posición respecto a antes de la guerra es una triste realidad también de la novela.

Los Héroes tiene casi 800 páginas y la he devorado en tres días aprovechando la semana de vacaciones que acabo de disfrutar. Es una de las mejores novelas de Joe Abercrombie, y eso es decir mucho. Sólo he leído 5 novelas suyas pero ya tengo ganas de empezar a leer Tierras Rojas, su siguiente novela unitaria dentro del mundo de La Primera Ley.

PUNTUACIÓN: 9/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!