Archivo de la etiqueta: fantasía épica

Crítica de El Ritmo de la guerra de Brandon Sanderson (El Archivo de las tormentas 4)

Me cuesta muchísimo ponerme a leer los tochales de El Archivo de las Tormentas de Brandon Sanderson. Pero una vez lo hago, como ha sido el caso de El ritmo de la guerra, la cuarta novela, la experiencia es siempre super satisfactoria.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

El Ritmo de la Guerra es la esperada cuarta parte de la decalogía «El Archivo de las Tormentas» y el libro que continúa la historia de El camino de los reyes, Palabras radiantes Juramentada.

Hay secretos que hemos guardado mucho tiempo. Vigilantes. Insomnes. Eternos. Y pronto dejarán de ser nuestros.

La Una que es Tres busca, sin saberlo, el alma capturada. El spren aprisionado, olvidado hace mucho tiempo. ¿Puede liberar su propia alma a tiempo de hallar el conocimiento que condena a todos los pueblos de Roshar?

El Soldado Caído acaricia y ama la lanza, incluso mientras el arma hiende su propia carne. Camina siempre hacia delante, siempre hacia la oscuridad, sin luz. No puede llevar consigo a nadie, salvo aquello que él mismo puede avivar.

La Hermana Derrumbada comprende sus errores y piensa que ella misma es un error. Parece muy alejada de sus antepasados, pero no comprende que son quienes la llevan a hombros. Hacia la victoria, y hacia ese silencio, el más importante de todos.

Y la Madre de Máquinas, la más crucial de todos ellos, danza con mentirosos en un gran baile. Debe desenmascararlos, alcanzar sus verdades ocultas y entregarlas al mundo. Tiene que reconocer que las peores mentiras son las que se cuenta a sí misma.

Si lo hace, nuestros secretos por fin se convertirán en verdades.

Brandon Sanderson (Lincoln, Nebraska, 1975) es el gran renovador de la fantasía del siglo XXI, con veintitrés millones de lectores, y el autor más prolífico del mundo. Desde que debutara en 2006 con su novela Elantris, ha deslumbrado a lectores en treinta lenguas con el Cosmere, el fascinante universo de magia que comparten la mayoría de sus obras. Sanderson es autor de la brillante saga Nacidos de la Bruma (Mistborn), formada por El Imperio Final, El Pozo de la Ascensión, El Héroe de las Eras, Aleación de ley, Sombras de identidad y Brazales de Duelo. Tras El aliento de los dioses, una obra de fantasía épica en un único volumen en la línea de Elantris, inició con El camino de los reyes una magna y descomunal decalogía, El Archivo de las Tormentas, que continuó con Palabras radiantes, Juramentada y El Ritmo de la Guerra (además de la novela corta Esquirla del Amanecer). Con la serie Escuadrón (Escuadrón, Estelar, Citónica Escuadrón Cielo), Sanderson se acerca, también, a los lectores de la ciencia ficción. Con un plan de publicación de más de veinte futuras obras (que contempla la interconexión de todas ellas), el Cosmere se convertirá en el universo más extenso e impresionante jamás escrito en fantasía épica. Sanderson vive en Utah con su esposa e hijos y enseña escritura creativa en la Universidad Brigham Young. Curso de escritura creativa es el libro que recoge sus valiosos consejos.

El ritmo de la guerra me ha parecido la novela más expositiva de lo que llevo leído de El archivo de las tormentas y en general de la obra de Sanderson. Lo cual no tiene por qué ser malo. Como en novelas anteriores, la trama está dividida en varios arcos de personajes, y en todos los casos vamos a encontrar una evolución super interesante que cambia su statu-quo de todos ellos, algo que entiendo que es más interesante que tener combates más o menos inspirados.

En muchos aspectos Sanderson sigue buscando desmitificar clichés de la fantasía épica, como es tener a un héroe (Kaladin) aquejado de síndrome de stress post-traumático y de un terrorífico sentimiento de culpa al no poder salvar a todos sus amigos y familiares. Reconociendo que una parte del viaje del héroe pasa por alzarse ante los problemas que se cruzan en el pasado. Shallan con su personalidad fragmentada por los traumas de su pasado también tendrá que intentar dar un paso adelante y decidir quien quiere ser. Y lo mismo podríamos decir de Adolin, Navani o Venli.

Geográficamente, la novela tiene una trama principal y dos secundarias. Mientras Dalinar y Jasnah parten a luchar en el frente de batalla de Emul en una maniobra estratégica, la que sería la trama más secundaria de la novela, Shallan y Adolin viajan a Shadesmar como enviados diplomáticos para animar a más honorspren a unirse a los humanos. A los problemas de Shallan con sus personalidades y su decisión de saber quién quiere ser, se añade a un Adolin que descubrirá que sus habilidades como espadachín y guerrero no le servirá para la prueba que tiene ante sí. Una trama que además del desarrollo de los dos protagonistas hará que avancemos en nuestro conocimiento de los sprens y lo que pensábamos que sabiamos de ellos.

Las historias principales tendrán lugar en Urithiru, donde se han quedado Navani como regente que intenta desentrañar los misterios de la torre, y Kaladin de baja por sus problemas mentales. En el momento menos esperado, los Fusionados liderados por Raboniel invaden y toman el control de Urithiru, corrompiendo al Hermano, el spren de la torre, lo que hace que todos los Radiantes de la torre, excepto Kaladin y Lift, caigan inconscientes. Tras rendir sus exiguas tropas para evitar una masacre, Navani se unirá a Raboniel para una investigación que cambiará todo lo que pensaban que conocían sobre la luz tormentosa y la luz de vacío, la fuente aparente de muchos de los poderes de los dotados.

Mientras Navani intenta ganar tiempo para salvar a Hermano de la corrupción total, Kaladin, el único despierto junto a Lift (pero ella ha caído prisionera), deberá ayudar en la medida de sus posibilidades, lanzando una guerra de guerrillas de un sólo hombre, una tarea imposible, y más si sus sueños le traicionan al ser terribles pesadillas que le recuerdan sus fallos del pasado. Y junto a todo esto, la novela se centra en mostrarnos a modo de flashback la historia de Venli, la parshendi hermana de Eshonai que está conectada a la vez a Timbre, un spren, y a Ulim, un vaciospren, y juró el Primer Ideal de los Caballeros Radiantes al final de la novela anterior, incluso a pesar de estar al servicio de Odium y sus Fusionados. Una Venli que siempre se ha comportado cobardemente y tiene muchos pecados en la consciencia que tendrá que decidir si es capaz de hacer lo correcto aunque le pueda costar la vida.

Las 1400 páginas ha hecho avanzar muchísimo las principales líneas argumentales con múltiples sorpresas de todo tipo, y todos los protagonistas han evolucionado un montón durante la novela. Dicho esto, El ritmo de la guerra me ha dejado cierta sensación de historia de transición que nos prepara para lo que será el gran climax de la primera parte del Archivo de las Tormentas. Y es que Sanderson ha explicado que en total plantea 10 novelas divididas en dos series de 5 cada una. Esto hace que la trama necesita empezar a mostrar algunos de los secretos de cara a lo que se supone que serán los enfrentamientos claves que tenga previstos para el final de esta primera parte de su serie.

El juramento de Kaladin de El camino de los reyes puede ser lo más épico que jamás haya leído. Lo malo es que a pesar de guardarse varios momentazos en esta novela, el principal de los cuales también le tiene a él de protagonista, las cotas de épica siempre quedan por debajo cuando se comparan con la primera novela. En este sentido, es interesante entender que esta NO es una novela de combates, aunque hay un par o tres bastante buenos, sino que lo principal es seguir construyendo y haciendo crecer a estos personajes, y en eso Sanderson se muestra brillante.

Sin embargo, dentro que todo lo encuentro muy entretenido y estoy super super conectado emocionalmente con todos los personajes, me ha dado cierta sensación que todo está bien pero a la vez no hay nada brillante. Si hay tres o cuatro destellos increíbles, pero dentro de una novela de 1400 páginas, no hay duda que Sanderson exige que invirtamos mucho tiempo para llegar a esos pay-offs para los diferentes personajes. Y no tengo claro si a algún lector concreto esta novela le puede haber parecido pesada y de ritmo lento, porque realmente lo es.

Yo mismo necesito encontrar el momento adecuado para poner a leerme estas 1400 páginas. Y aunque me cuenta ponerme, la verdad es que Sanderson siempre consigue dejarme más que satisfecho con sus libros.

El ritmo de la guerra me ha gustado mucho y ha dado muchas respuestas a preguntas que no sabía que tenía, aunque globalmente tenga también cierta sensación de elemento de transición de cara al climax final. En todo caso, una de las sagas más estimulantes de la fantasía heroica actual.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Si te gustó esta crítica, te invito a que la compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de La Rueda del Tiempo temporada 1 (Prime Video)

Con algo retraso comparto mis impresiones de la primera temporada de La Rueda del Tiempo, la serie de Prime Video adaptando la famosa saga fantástica creada por Robert Jordan que fue finalizada por Brandon Sanderson. Que haya tardado tanto en publicarla ya es una señal importante de por donde van los tiros.

PUNTUACIÓN: 6/10

Serie basada en la popular serie literaria de fantasía de Robert Jordan, «La rueda del tiempo» (The Wheel of Time), con más de 90 millones de libros vendidos. Ambientada en un extenso y épico mundo en el que existe la magia y únicamente algunas mujeres pueden acceder a ella, la historia sigue a Moiraine, miembro de una organización femenina increíblemente poderosa llamada ‘Aes Sedai’, cuando llega a la pequeña ciudad de Two Rivers. Allí se embarca en un peligroso viaje por todo el mundo con cinco jóvenes, uno de los cuales ha sido profetizado como «el dragón renacido», que salvará o destruirá a la humanidad.

La serie de La Rueda del Tiempo es una de las series de fantasía más leídas de la historia, tan sólo detrás de El Señor de los Anillos. Su creador, Robert Jordan, escribió 12 novelas entre 1990 y 2005. Tras fallecer en 2007, su viuda (y editora) contrató a Brandon Sanderson para que escribiera la novela final de la serie, que acabaron convirtiéndose en tres novelas publicadas en 2009, 2010 y 2013, dejando el total en 15 novelas.

La Rueda del Tiempo es una de las grandes apuestas televisivas de Prime Video, al tratarse de una gran saga susceptible en convertirse en una serie franquicia para el canal de streaming de Amazon de múltiples temporadas que se alarguen durante muchos años. La serie está coproducida por Sony Televisión, y ya la primera sorpresa fue descubrir que los productores habían optado por contratar como showrunner a Rafe Judkins, una personalidad de televisión que se hizo famoso por aparecer como concursante en el programa Survivor (Superviviente). Tras esto, ha trabajado como escritor en series como My Own Worst Enemy, Chuck y Agentes de SHIELD, dejando la sensación que no estaba al nivel de una super producción de esta escala.

La primera temporada ha constado de 8 episodios, que han sido dirigidos, a razón de dos episodio cada uno, por Uta Briesewitz, Wayne Yip, Salli Richardson y Ciaran Donnelly. La serie ha sido escrita por Rafe Judkins, Michael Clarkson, Amanda Kate Shuman, Paul Clarkson, Justine Juel Gillmer, Dave Hill, Celine Song. La serie cuenta además con fotografía de David Moxness y David Luther, y música de Lorne Balfe.

El reparto de la serie cuenta como principal reclamo a Rosamund Pike como Moraine, una miembro del grupo Aes Sedai que busca alrededor del mundo al Dragón Renacido, un poderoso individuo de quien se ha profetizado que salvará al mundo de la maldad de The Dark One (El Oscuro) o lo destruirá, como ya pasó en el pasado. Junto a Moraine vieja su Guardián al’Lan Mandragoran (Daniel Henney).

En el pequeño pueblo de ​Dos Ríos, Moraine encontrará a varios jóvenes que muestran rasgos que indican que cualquiera de ellos podría ser el Dragón Renacido. Entre ellos hay dos chicas, Nynaeve al’Meara (Zoë Robin) y Egwene al’Vere (Madeleine Madden), y tres varones, Rand al’Thor (Josha Stradowski), Perrin Aybara (Marcus Rutherford) y Mat Cauthon (Barney Harris).

Empezando por los elementos positivos de la serie, tras ver la primera temporada en su totalidad notas que estamos ante un mundo super complejo e interesante del que apenas hemos arañado la superficie. La novedad de un mundo en el que la magia está dominada por las mujeres y los hombres que tocan este poder acaban cayendo en la locura presenta elementos que pueden ofrecer una historia épica y diferente a la clásica fantasía de siempre. En esta sociedad domina la idea de unos sucesos cíclicos que pasaron hace cientos ¿miles? de años que están destinados a repetirse, además de la creencia de la reencarnación y en poder vivir una vida mejor en la próxima existencia.

Rosamund Pike justifica su caché, su calidad y presencia cinematográfica, siendo de largo la mejor de todo el reparto y la única que ofrece el plus de calidad que debería tener una serie planteada para crear una franquicia para Prime Video. La relación casi simbiótica de Moraine con su guardián al’Lan Mandragoran también es otro elemento novedoso y me gusta la forma en que está desarrollada a lo largo de la temporada. No sólo de Moraine, sino de las otras Aes Sedai que iremos conociendo a medida que avanza la historia. De hecho, que hayan diferentes castas de Ais Sedais cada una con un interés diferente da pie a intrigas palaciegas que espero aumenten a medida que avance la serie, ya que de momento sólo conocimos a tres de las diferentes castas.

El viaje de Moraine y de los 5 chavales desde Dos Ríos tiene evidentes similitudes con El Señor de los Anillos y en general con la mayoría de historias de fantasía épica, al reunirse un grupo de héroes en busca de su destino que sufrirá múltiples vicisitudes durante el viaje, separándose y volviéndose a juntar en varias ocasiones. En este sentido, no es que esta serie recuerde a muchas otras historias, sino que durante muchos años, todas (muchas) las historias de fantasía compartían este esquema narrativo.

Sin embargo, todo el worldbuilding y la complejidad que se intuye en este mundo fantástico se va al traste por varios elementos, empezando por el desastre absoluto que suponen los 5 jóvenes actores protagonistas. Y el caso es que se que los actores de Juego de Tronos eran bastante sosos en la primera temporada, creciendo en carisma y calidad a medida que avanzó la serie. Pero eso es una cosa y otra muy diferente que no transmitan nada y sean unos palos andantes que no saben mostrar sensaciones reales durante la temporada. Iba a decir que de los 5 unos eran peores que otros, pero realmente al único que podría salvar es al actor que interpreta a Mat, Barney Harris, y resulta que por un motivo no aclarado resulta que ha sido sustituido de cara a la segunda temporada. Las interpretaciones son un enorme problema que impide que se pueda empatizar con casi nadie, lo que hace que todo se tambalee.

Otro elemento problemático es que excepto las partes rodadas en exteriores que ofrecen unas escenas de gran belleza, todos los decorados parecen de cartón piedra impropios de lo que se supone una superproducción como esta. El pueblo de Two Rivers son literalmente tres casas que entiendo fueron construidas para el rodaje pero resultan totalmente insuficientes, y el mismo set con una casa con mirador en la primera planta se emplea para dos ciudades diferentes sin pudor alguno. Además, las construcciones parecen nuevas, brillantes y recién ensambladas, lo cual aún acrecienta la sensación de cartón piedra irreal. En este sentido, el haberse estrenado la serie en las mismas fechas que la segunda temporada de The Witcher que muestra unos sets mucho más desgastados, roídos, estropeados y, por tanto, reales, no le ha hecho ningún favor, porque en la comparación sale perdiendo casi en todo. La Rueda del Tiempo me muestra que no es suficiente tener presupuesto, hace falta calidad y habilidad para usarlo correctamente.

Luego hay otro elemento que no me cuadró y diría que no está bien explicado en la serie que es la existencia de los caballeros blancos que cazan a las Aes Sedai. Que como idea no me parece mal en otros reinos o zonas fronterizas, pero que aparezcan literalmente a las puertas de la capital donde las Aes Sedai se supone que ostentan su máximo poder es totalmente absurdo. Tampoco el actor que interpreta a The Dark One ofrece el menor atisbo de amenaza, en un casting diverso pero completamente fallido.

Finalmente, el último episodio que se supone tenía que darnos el gran climax final de la temporada resulta totalmente fallido. Empezando por un atisbo de gran batalla que es mostrada de la peor forma posible, o de hecho no se nos muestra, y una serie de situaciones a cual peor narrada y que resultan más anticlimáticas. No se si fue por el Covid, por tener demasiadas cosas en la novela que cerrar y quedarse sin tiempo o cual fue el motivo, pero este final no puedo ser peor.

Aunque intuyo que en esta primera temporada de La Rueda del Tiempo están los mimbres de una gran historia, visto lo visto no tengo claro que el equipo elegido sea el correcto para llevarlo a cabo, ya que el visionado no me ha dejado con grandes ganas de saber cómo continúa la historia. Si tenemos en cuenta el exceso de contenidos a nuestra disposición, ese es el peor pecado que puede cometer una serie de televisión. En todo caso, dado mi afecto por el género de la fantasía, igual cuando se estrene la segunda temporada le doy otra oportunidad, siempre que no coincida con otras cosas que me interesen más.

Comparto el trailer de esta primera temporada:

La Rueda del Tiempo ha sido un pelín decepcionante, las cosas como son. Me hubiera gustado un poco más de calidad, pero se quedaron a mitad de camino en todo. Una pena.

PUNTUACIÓN: 6/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Juramentada de Brandon Sanderson (El Archivo de las Tormentas 3)

Aproveché las vacaciones de verano para leer Juramentada, la tercera parte de la tetralogía de El Archivo de las Tormentas de Brandon Sanderson situada en el mundo fantástico de Roshar. Y la experiencia no puede ser más satisfactoria.

PUNTUACIÓN: 8/10

Juramentada es la aclamada continuación de El camino de los reyes y de Palabras radiantes , y tercera parte de la decalogía «El Archivo de las Tormentas», obra maestra de la fantasía épica que ha coronado la lista de best sellers de The New York Times y ha postulado a Sanderson como el autor de género que más lectores está ganando en todo el mundo.

La humanidad se enfrenta a una nueva Desolación con el regreso de los Portadores del Vacío, un enemigo tan grande en número como en sed de venganza. La victoria fugaz de los ejércitos alezi de Dalinar Kholin ha tenido consecuencias: el enemigo parshendi ha convocado la violenta tormenta eterna, que arrasa el mundo y hace que los hasta ahora pacíficos parshmenios descubran con horror que llevan un milenio esclavizados por los humanos. Al mismo tiempo, en una desesperada huida para alertar a su familia de la amenaza, Kaladin se pregunta si la repentina ira de los parshmenios está justificada.

Entretanto, en la torre de la ciudad de Urithiru, a salvo de la tormenta, Shallan Davar investiga las maravillas de la antigua fortaleza de los Caballeros Radiantes y desentierra oscuros secretos que acechan en las profundidades. Dalinar descubre entonces que su sagrada misión de unificar su tierra natal de Alezkar era corta de miras. A menos que todas las naciones sean capaces de unirse y dejar de lado el pasado sangriento de Dalinar, ni siquiera la restauración de los Caballeros Radiantes conseguirá impedir el fin de la civilización.

BRANDON SANDERSON (Lincoln, Nebraska, 1975) es el gran renovador de la fantasía del siglo XXI, con veinte millones de lectores en todo el mundo, y el autor más prolífico del mundo. Desde que debutara en 2006 con su novela Elantris, ha deslumbrado a lectores en treinta lenguas con el Cosmere, el fascinante universo de magia que comparten la mayoría de sus obras. Sanderson es autor de la brillante saga Nacidos de la Bruma (Mistborn), formada por El Imperio Final, El Pozo de la Ascensión, El Héroe de las Eras, Aleación de ley, Sombras de identidad y Brazales de Duelo. Tras El aliento de los dioses, una obra de fantasía épica en un único volumen en la línea de Elantris, inició con El camino de los reyes una magna y descomunal decalogía, El Archivo de las Tormentas, que continuó con Palabras radiantes, Juramentada y El Ritmo de la Guerra (además de la novela corta Esquirla del Amanecer). Con un plan de publicación de más de veinte futuras obras (que contempla la interconexión de todas ellas), el Cosmere se convertirá en el universo más extenso e impresionante jamás escrito en fantasía épica.

Sanderson vive en Utah con su esposa e hijos y enseña escritura creativa en la Universidad Brigham Young.

Juramentada es otro tochal de 1400 páginas que sólo de mirarlo ya me producía vértigo. Compré la novela hace unos meses, pero ya tenía claro cuando lo hice que hasta que no llegaran las dos semanas de vacaciones no iba a ser posible adentrarme en ella. Esperé paciente hasta que llegó el momento, y la verdad es que mis impresiones tras leerla no pueden ser mejores. Lo primero ante lo que hay que quitarse el sombrero es por la capacidad de Sanderson de crear historias complejas -super complejas-, en las que parece que todo lo que sabemos del mundo inicialmente se irá demostrando falso, poblado de personajes maravillosos como Danilar Kholin, Shallan Davar o Kaladin que forman ya parte de la historia de la fantasía épica.

En una novela de 1400 páginas hay espacio para casi todo, y me alucina como en medio de una historia super vasta y compleja, Sanderson tiene tiempo de crear a un conjunto de secundarios alucinantes con los que conectas igual que con los protagonistas, como son los miembros del Puente Cuatro Roca, Moash o Teft, la pashmendi Venli o la reina Navani, por nombrar a unos pocos. Pero en medio de todos ellos, Juramentada es sobre todo la historia de Danilar y Shallan, y la forma en que siguen adelante a pesar de todo. En esta novela conoceremos la historia de Danilar y cómo incluso a pesar de cometer las mayores atrocidades, en un pasado que estuvo oculto hasta ahora, es posible cambiar e intentar ser mejor persona. Para Sanderson, los héroes no son seres de perfección inmaculada, sino aquellas personas que deciden cambiar y hacer lo correcto hoy a pesar de todos los pecados que hubieran cometido en el pasado. Y en ese sentido, conocer la historia de Danilar hace que alucine con Sanderson y su capacidad narrativa. Pensar que los giros de esta novela de alguna manera estaban planificados cuando empezó a escribir la primera me parece alucinante.

Y si Danilar se enfrenta a su pasado, Shallan debe lidiar con sus propias inseguridades del presente que provocan que cree diferentes personalidades que la ayuden a enfrentarse a numerosos desafíos a lo largo de la novela. Si ya flipé con el giro de su pasado que conocimos en la novela pasada, en esta nos seguiremos adentrando de forma brillante en su psique fragmentada. Frente a Danilar y Shallan, debo reconocer que Kolinar queda un poco relegado en la novela, aunque Sanderson guardaba para él unos momentazos super chulos al comienzo de la novela y en el climax final.

Sanderson triunfa (que sorpresa) con su high-concept sobre la propia creación de Roshar y con una historia repleta de giros, sorpresas y traiciones en el bando de los humanos que hace que no sepamos en quien confiar y en la que antiguos enemigos brindarán su ayuda. Junto a eso, la lucha de los pashmendi por liberarse de la esclavitud resulta lógica y casi quieres ponerte de su lado, creando un problema ético y moral que no tiene soluciones fáciles.

Por comentar algo menos bueno (no me atrevería a llamar a nada que escribe Sanderson «malo»), el climax de la novela casi parece un momento Portals de Vengadores Endgame, guardando un papel para todos los personajes en la lucha final. Sin embargo, dentro de lo bien escrito que está todo y el gran uso que hace de la tensión en las últimas doscientas páginas, sigue quedándose por debajo del momentazo en El Camino de los Reyes con la llegada de Kaladin a la batalla en las montañas quebradas, que posiblemente sea lo más épico que he leído en una novela ¿desde siempre? Es decir, no es que el final de Juramentada sea malo, sino que me estoy quejando de que se me queda «sólo» en notable. Ese es el nivel de Sanderson.

En ese sentido, aunque el world-building de Sanderson es una pasada, reconozco también que las primeras 500 páginas pueden resultar durillas, mientras conocemos la nueva realidad de los reinos alezi en la recién descubierta torre de Urithiru, que se guarda numerosas sorpresas a lo largo de la narración, y el papel de los protagonistas y de los secundarios en la historia. Esto es algo que ya esperaba, la verdad, y precisamente por ello esperé a empezar a leer la novela hasta las vacaciones, de forma que asegurara que una vez empezada, iba a leer la novela de un tirón.

Pensar que Sanderson plantea esta historia en 10 novelas de este tamaño indica el nivel de complejidad y de planificación con la que trabaja el novelista, y es algo que me vuela la cabeza completamente. La lectura de Juramentada ha sido increíblemente satisfactoria. A pesar de lo mucho que recomiende esta saga de El archivo de las Tormentas, siento que me voy a seguir quedando corto.

Juramentada me ha gustado mucho, aún reconociendo que no ha llegado a la épica de El Camino de los Dioses. Pero sin duda me ha dejado con ganas de más y no veo el momento de comprarme El Ritmo de la Guerra, la cuarta entrega de El Archivo de las Tormentas que se publicó hace unos meses. Aunque sea para tenerlo en casa hasta las próximas vacaciones en que pueda encontrar la tranquilidad mental para poder leerla.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Los Héroes de Joe Abercrombie

Joe Abercrombie es un escritor único en su especie. Y en Los Héroes nos regala una de sus mejores novelas en medio del campo de batalla, creando una novela espectacular que me ha volado la cabeza.

PUNTUACIÓN: 9/10

Tres hombres. Una batalla. Ningún héroe

Cuentan que Dow el Negro ha llegado al trono del Norte sobre una montaña de calaveras. Mientras, el rey de la Unión ha decidido que hay que pararle los pies y sus ejércitos ya han invadido el Norte. Miles de hombres están convergiendo en un antiguo círculo de rocas -los Héroes-, en un valle anónimo que se convertirá en escenario de una de las batallas más sangrientas que el Norte ha presenciado. Al mismo tiempo, los dos bandos están infestados de intrigas, rencillas y envidias, que hacen el final imprevisible…

Nacido en Lancaster en 1974, Joe Abercrombie, Lord Grimdark, se graduó en psicología en la Universidad de Manchester. Antes de dedicarse enteramente a escribir, trabajó para una compañía de postproducción televisiva. En la actualidad vive con su familia en Bath. Es autor de la «Trilogía de la Primera Ley»: «La voz de las espadas«, «Antes de que los cuelguen» y «El último argumento de los reyes«, así como de otras tres novelas independientes en el mismo universo («La mejor venganza«, «Los Héroes» y «Tierras Rojas») y de la «Trilogía del Mar Quebrado». Además, ha publicado «Filos mortales», una antología de relatos.

Joe Abercrombie lo ha vuelto a hacer. Los Héroes me ha volado la cabeza en todos los sentidos posibles. Por un lado, por la sencillez de la premisa, narrar tres días de batalla en el valle de Osrung entre las fuerzas del Norte de Dow el Negro y los ejércitos de la Unión con el Lord Mariscal Kroy a la cabeza. La novela está contada desde diversos puntos de vista y cada uno de ellos suma para mostrarnos el orden de batalla, y también para ensamblar el relato cínico y desmitificador que Abercrombie está construyendo y que supone una enmienda a la totalidad al género de la espada y brujería, sub-rama de fantasía heroica.

Los personajes, todos, son maravillosos. Empezando por el veterano Curden Craw, un soldado del Norte cansado de batallas y ver morir a sus compañeros, pero en el que todos confían porque siempre intenta hacer lo correcto. Por el lado de la Unión, tras caer en desgracia en La mejor venganza, el Coronel Bremer Van Gost ha sido “premiado” por sus servicios con el cargo de  Observador Real de la Guerra en el Norte. Aunque su única obligación es la de informar puntualmente a su rey, salta al centro de la batalla, con la esperanza de limpiar su honor convirtiéndose en un héroes salvador para las fuerzas de la Unión.

También tenemos al Príncipe Calder, el hijo menor de Bethod, anterior Rey del Norte derrotado por Logen Nuevededos que a su vez fue traicionado por Dow el Negro, el actual Rey del Norte. Calder es un infame cobarde e intrigante, exiliado por sugerir intentar sellar la paz con la Unión y que intentará buscarse aliados que le permitan hacerse con el trono. En La Unión uno de los descubrimientos de la novela es el Cabo Tummy, soldado de la División del General Jalenhorn que ha convertido el escaquearse y situarse siempre lo más lejos del combate en un arte.

Los puntos de vista novedosos de la novela los encontramos en Finree, la hija del Lord Mariscal Kroy y esposa del Coronel Brock, una joven más preparada que muchos hombres del alto mando de la Unión, pero como “la guerra es cosa de hombres”, su opinión no es tenida en cuenta. Su máximo interés es conseguir que su marido consiga la posición social y económica que merecen. Por último, Beck es un joven que se alista en el Norte con sueños de heroicidades pensando en emular a su padre, un gran guerrero que murió hace años a manos de Logen Nuevededos, y que se va a dar un duro golpe de realidad.

Junto a estos personajes, tenemos a otros ya conocidos de otras novelas previas de Abercrombie, empezando por Bayaz, el Primero de los Magos y verdadero poder en la sombra de la Unión, Sabueso o Escalofrío, dos guerreros que sirvieron con Logen y ahora se encuentran en bandos opuestos.

Los Héroes es un novelón alucinante. Las batallas están contadas de forma alucinante. Abercrombie me alucina porque nos cuenta los movimientos de tropas y el sentido de las diferentes batallas de forma clara y comprensible, pero además consigue que nos sintamos en medio de la acción, colocando en muchas escenas el punto de vista del narrador en alguien que acaba muriendo a manos de otro guerrero de uno u otro bando. Para ello, que añada el mapa del valle al principio de cada parte para que sepamos donde se encuentra cada ejército y los movimientos y cambios que los combates han ido produciendo me ha flipado de forma increíble, dando cierta sensación de campaña de un juego de rol.

Pero lo que eleva la novela y la sitúa por encima de otras similares del género es el punto de vista cínico que imprime literalmente a todas las situaciones. Empezando por la confirmación que los Oficiales de la unión son todos inútiles colocados por su origen dinástico que empeoran las cosas con cada orden que dan, causando cientos de muertos entre sus hombres que hubieran sido fácilmente evitables. O la forma en que vemos que Bremer Van Gost, que bajo cualquier standard clásico sería un auténtico héroe teniendo en cuenta sus acciones decisivas durante la guerra, es un sociópata peligroso y rastrero que sólo piensa en sus deseos egoístas. Dentro del nihilismo y las muertes truculentas, añadir el punto de vista del escaqueado Tummy permite tener un alivio cómico ante tanta muerte y destrucción, que es algo que le viene también muy bien a la historia. Y frente a ellos, Craw que es único personaje moral de la historia, junto quizá el Mariscal Kroy, tendrá que poner en la balanza sus deseos utópicos de retirarse y vivir una jubilación tranquila en su pueblo (pueblucho) en mitad de la nada, con la realidad de quien es y cuales son sus habilidades por las que la gente le respeta. Mención aparte es el Mariscal Kroy, que prefiero descubráis leyendo la novela. Abercrombie es un maestro en la construcción de personajes, consiguiendo que entendamos a todos (no digo empatizar), incluso con los más rastreros y miserables.

Mención especial a la propia ubicación espacial de la novela, y como la pequeña montaña de Los Héroes en el Valle de Osrung pasa de ser una colina en mitad de la nada a un importante valuarte militar que todos buscan controlar y por el que merece la pena mandar a la muerte a cientos de soldados, para luego abandonar al día siguiente.

Y por encima todo, lo mejor y lo peor de la novela es descubrir la inutilidad de la guerra de la forma más dolorosa posible, de forma que vemos que centenares de hombres se podían haber salvado de no ser por el egoísmo de los poderosos con Bayaz a la cabeza, para los que el pueblo sólo son peones que utilizar a su antojo. Y como justo cuando los personajes realizan un acto decente, parece que eso es premiado con la muerte de la forma más cruel e inesperada posible. Si las tres partes con los tres días de combates, más el prólogo antes de comenzar la batalla, son excelentes, el último capítulo en el que se negocia la paz es aún mejor y te deja en lo más alto por todo lo que pasa y el destino de muchos de los personajes. De hecho, la sensación que sólo los egoístas y la gente sin escrúpulos son los que consiguen triunfar o mejorar su posición respecto a antes de la guerra es una triste realidad también de la novela.

Los Héroes tiene casi 800 páginas y la he devorado en tres días aprovechando la semana de vacaciones que acabo de disfrutar. Es una de las mejores novelas de Joe Abercrombie, y eso es decir mucho. Sólo he leído 5 novelas suyas pero ya tengo ganas de empezar a leer Tierras Rojas, su siguiente novela unitaria dentro del mundo de La Primera Ley.

PUNTUACIÓN: 9/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Sucker Punch de Zack Snyder

Zack Snyder ya había sido confirmado como el director de Man of Steel (2013) cuando estrenó la primera y única película de su filmografía hasta el momento basada en conceptos propios sin adaptar una historia o personaje de otros autores. El resultado: Sucker Punch, estrenada en 2011, la peor película de Snyder hasta ese momento.

PUNTUACIÓN: 4/10

Ambientada en los años 50. Una chica es internada por su padrastro en una institución psiquiátrica para que le practiquen una lobotomía. Mientras espera, su imaginación crea una realidad alternativa que podría salvarla de su dramática situación. A partir de ahí, la joven comienza a preparar su fuga, cuyo éxito depende del robo de cinco objetos. (FILMAFFINITY)

Sucker Punch es una idea original de Zack Snyder que fue transformado en guión en colaboración con Steve Shibuya, que firmó su primer y único guión estrenado cinematográficamente. Snyder explicó que el germen de la historia surgió cuando «había escrito un guión para mí y había una secuencia en él que me hizo pensar: ¿Cómo puedo hacer una película que pueda tener secuencias de acción que no estén limitadas por las realidades físicas que las personas normales están limitadas y conseguir una historia que tenga sentido y, sin querer ser malo, no sea una mierda como Ultraviolet o algo similar?» Como idea, el potencial era enorme, pero la ejecución realmente quedó a la altura de Ultraviolet.

Y teniendo en cuenta esta intención, no cabe duda que Sucker Punch cubrió todas las expectativas de Snyder, al crear un marco general que le permitiera mostrar la acción más loca y espectacular que le gustaría jugar si pudiera crear su videojuego perfecto.

Larry Fong vuelve a ser el director de fotografía de Snyder en esta película, en la que también repiten el editor William Hoy y Tyler Bates en la música junto a Marius de Vries. La película contó con un ajustado presupuesto de 82 millones de dólares que lucen de maravilla en pantalla, recaudando tan sólo 90 millones en todo el mundo, significando el primer gran fracaso de taquilla de la taquilla de Snyder. Y eso teniendo en cuenta que ni Watchmen ni Ga´Hoole funcionaron realmente bien en taquilla y entraban en la sección de decepción no rentable para el estudio.

La película está protagonizada por Emily Browning como «Babydoll», una mujer joven que está internada en una institución mental que entrará en un mundo imaginario para intentar escapar. Babydoll se une a cuatro internas (Abbie Cornish, Jena Malone, Vanessa Hudgens y Jamie Chung) para intentar escapar, teniendo que recuperar varios objetos del mundo fantástico. Carla Gugino interpreta a la Dra. Vera Gorski, una psiquiatra del centro, Oscar Isaac interpreta a Blue Jones, el ordenanza del psiquiátrico y villano en el mundo fantástico de Babydoll, con Scott Glenn como el maestro del mundo imaginario.

Empezando en los elementos positivos de Sucker Punch, la película es la fantasía de un gamer hecho realidad. ¿Quién no querría ver a chicas ligeras de ropas peleando contra samuráis gigantes, Zombies Nazis, robots o un dragón? Visualmente, la película es una barbaridad y la historia da rienda suelta para que Snyder nos ofrezca una sinfonía visual con sus sueños más locos hechos realidad, en las que los límites del tiempo y del espacio no limitan la megalomanía del director.

Realmente me flipan las dos primeras escenas de acción, la primera con Babydoll en el palacio japonés contra tres samurais gigantes con ametralladoras y la segunda en las trincheras de la Primera Guerra Mundial con todas las chicas peleando con el ejército de Zombies Nazis. Si tras escuchar estas descripciones no te he volado la cabeza y he provocado que te vayas corriendo a ver la película, creo que nada lo hará.

Snyder plantea en Sucker Punch una historia que en su corazón es una crítica ante el machismo de la sociedad, creando un relato empoderante para que las chicas jóvenes encuentren referentes en los que encontrar inspiración. Al menos en lo referido a la intención, esta idea es de agradecer.

Pero es que el guión… ¿En que estaba pensando Snyder? Realmente es una absurdez taaaan grande que provoca bochorno. El triunfo de el continente sobre la nada argumental. De hecho, obviamente la película critica al machismo, pero es tan burdo que da un pelín de vergüenza ajena. De hecho, es todo tan vulgar y ridículo que realmente Sucker Punch parece lo que un adolescente pajillero haría creyendo que escribe una historia feminista, utilizando chicas jóvenes en burdeles y en una zona de batalla sacada de la Play Station. Y no es tanto lo evidente que es cuando se verbaliza el argumento, lo alucinante es que Snyder, o su mujer Deborah Snyder, productora de la película, no cayeran en algún momento de la producción que esto iba a resultar un fail en toda regla.

Aparte, es tan tonto pensar que Snyder realmente se siente inteligente pensando en que el «puñetazo a traición» (traducción literal del título de la película) nos lo llevamos los espectadores con su sorprendente (y ridículo) final, que me provoca hasta gracia de lo penoso que es todo.

El guión plantea la locura de una chica internada en una clínica imaginando una realidad en la que está presa en un burdel en el que imagina entrar en un mundo de fantasía sacado de un videojuego para conseguir trofeos que le permitan escapar del mundo real a dos realidades de diferencia. Es tan ridículo todo que asombra el nivel de flipada que hay que tener para que nadie se de cuenta de una locura de este calibre. Pero claro, es que al final todo es una excusa para ir de la escena de acción A a la B, sin más sentido que imaginar a Snyder diciendo «Whoooa, ¡como mola!», pensando en las diferentes escenas.

Otro elemento que explica el desastre que es Sucker Punch es la forma en que Snyder cede a la molonidad, cogiendo elementos que le gustaron de otras películas y busca colarlos sea como sea en su película porque «molan». En este sentido hay que entender la banda sonora repleta de versiones de clásicos pop y rock como el Sweet dreams, algo que veo clarísimo que sale tras el éxito de Moulin Rouge unos años antes. ¿Hacemos un musical pero con metralletas y artes marciales en lugar de números musicales? ¡Vaaaaaaamos!!

Y a pesar de todo lo anterior, si olvidas la historia, coges unas palomitas y planteas ver la película con amigos con ánimo de echar unas risas, realmente hay que quitarse el sombrero ante Snyder porque compone una sinfonía de escenas visualmente poderosas, coreografías de acción estupendas y algún que otro hallazgo visual que hacen que merezca la pena su visionado, a pesar de todas sus carencias. Que como digo son muchas y variadas.

Comparto el trailer de la película:

Vista con el encefalograma plano y buscando sólo para pasar un rato distraido, Sucker Punch es super espectacular y alucinante. Pero mejor no pienses demasiado en lo que acabas de ver porque probablemente se te caiga un mito.

PUNTUACIÓN: 4/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!