Archivo de la etiqueta: Matthew Wilson

Crítica de Heroes Reborn 1, de Jason Aaron y Ed McGuinness (Marvel Comics – Panini)

Actual etapa de Jason Aaron en Los vengadores se toma un respiro este mes de septiembre, al comenzar Panini la publicación de Heroes Reborn, miniserie ambientada en un mundo en el que los Héroes Más Poderosos de la Tierra jamás llegaron a reunirse, realizada por Aaron en colaboración con el dibujante Ed McGuinness.

PUNTUACIÓN: 7/10

¡Un mundo sin Los Vengadores! Bienvenido a un mundo donde Tony Stark nunca construyó la armadura, donde Thor es un borracho ateo al que no le interesan los martillos. Donde Wakanda es considerada un mito. Donde el Capitán América nunca fue despertado de su sueño de hielo, porque no había Vengadores que lo hicieran. Este mundo ha sido protegido por el Escuadrón Supremo de América. Ahora luchan contra enemigos como el Doctor Juggernaut, Cráneo Negro, La Bruja Plateada y Thanos con sus Anillos del Infinito. ¿Pero por qué parece que sólo el hombre llamado Blade recuerda que, de alguna manera, el mundo ha… renacido?

Heroes Reborn fue publicada en Estados Unidos como una miniserie de siete números más un especial Heroes Return final, que en España van a ser recopiladas en 5 grapas quincenales durante septiembre, octubre y noviembre. Este primer número nos trae el Heroes Reborn 1 USA, mientras que los números 2, 3 y 4 contendrán dos grapas USA, para terminar el último número con el especial Return.

Diría que Jason Aaron debe ser fan del Escuadrón Supremo, porque los ha convertido en secundarios recurrentes en su etapa en Los Vengadores, convertidos en la primera línea de defensa de los Estados Unidos frente a todo tipo de amenazas exteriores, clasificación en la que para el gobierno USA entran Los Vengadores. Así que de inicio, esta miniserie parece la forma de Aaron de escribir una historia con el Escuadrón Supremo como héroes puros, al menos inicialmente. Porque estos héroes aparentemente están manipulados por un Phil Coulson revivido por Mefisto, lo que nos dió en los comics de Los Vengadores unos enfrentamientos 100% puro Marvel.

Aaron lo cierto es que no inventa ninguna rueda con esta historia para Heroes Reborn y utiliza el típico argumento que llevamos viendo desde House of M (o antes) de un mundo diferente al nuestro en el que un único personaje, en este caso Blade, recuerda como era todo antes y luchará por devolver el mundo al estado normal. Incluso a pesar que aparentemente este mundo de Heroes Reborn parezca mejor que nuestra Tierra 616. Algo que no tengo duda que provocará el combate contra el Escuadrón que lógicamente no va a permitir que su mundo desaparezca.

Dentro de la funcionalidad de la premisa, creo que este primer número plantea bien todos los elementos de la historia, empezando por un confundido Blade que sirve de narrador para este mundo que es también extraño para él, la presentación del Escuadrón Supremo como los héroes de este mundo mientras vemos qué ha pasado con miembros de los Vengadores como Tony Stark o Carol Danvers en este mundo en el que Los Vengadores no llegaron a reunirse jamás. Creo que este primer número ha sido un buen arranque con unos villanos salidos de una pesadilla Amalgam que permite a McGuinness lucirse en lo que más le gusta, sin mostrar la amenaza real que ha provocado la creación de este mundo “Reborn”. Una amenaza que en todo caso se intuye pensando en los personajes involucrados y algunos números pasados de Los Vengadores.

Hablando de McGuinness, en esta miniserie cuenta con tintas de Mark Morales y color de Matthew Wilson, y aunque en general su estilo de héroes “hinchados” no me flipa, en este caso creo que queda perfecto en la parte de peleas más grandes que la vida que Aaron plantea para que se luzca. Y lo consigue, se luce en esta presentación del mundo mostrando al Escuadrón Supremo defendiéndolo de amenazas de todo tipo. Si consiguiera dibujar toda la miniserie, creo que puede darnos un buen comic y sería un éxito para Marvel, cuyo principal déficit actual es la falta de consistencia artística en sus comics.

Junto al arte interior de McGuinness, destacaría la portada de Leinil Francis Yu. Mira que como dibujante cada vez me gusta menos, pero sus portadas tienen mucha fuerza, me gusta mucho.

Comparto las primeras páginas disponibles en la web de Panini a modo de Preview:

El comienzo de este Heroes Reborn consigue poner en el foco a los miembros del Escuadrón Supremo y dejarnos con ganas de saber por donde van a ir los tiros en la historia. Aún no siendo fan del dibujo de McGuinness, creo que el comic cumple sobradamente con su objetivo, y voy a seguir leyendo a medida que Panini publique el resto de números.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Fire Power vol. 3 de Robert Kirkman y Chris Samnee (Image Comics)

El tercer volumen de Fire Power de Robert Kirkman y Chris Samnee, con colores de Matt Wilson, es otro volumen estupendo que hará las delicias a los amantes de las artes marciales.

PUNTUACIÓN: 8/10

¡Serie TOTALMENTE NUEVA creada por ROBERT KIRKMAN (THE WALKING DEAD, INVINCIBLE, OBLIVION SONG) y CHRIS SAMNEE (Daredevil, Black Widow)!

El que ejerce el poder del fuego está destinado a salvar al mundo, pero Owen Johnson le ha dado la espalda a esa vida. Pero después del ataque de la Garra del Dragón, Owen y su familia se están recuperando de la pérdida, ¡y más peligro acecha en el horizonte!

Este volumen recopila Fire Power de Kirkman y Samnee 7-12 USA.

Fire Power es un sueño para los fans del género de las artes marciales, el tipo de comic que pensabas que jamás nadie se animaría a publicar en una industria dominada, aunque cada vez menos, por los superhéroes. Y tuvo que ser Robert Kirkman el que diera el paso, centrado como está en darnos entretenimiento variado de calidad gracias al extenso catálogo de su sello Skybound. Por no hablar de Oblivion Song o Die! Die! Die!

No es noticia que Kirkman haga avanzar muchísimo la trama en este tercer volumen, pero un poco si que el final del comic puede significar el final de la primera parte de la historia. Estoy seguro que Kirkman aún se guarda un buen montón de sorpresas y giros en su chistera, porque hay también un elemento de culebrón que puede dar también mucho juego en el futuro. No puedo entrar en detalles, pero tras un segundo volumen con una acción más “normal” cuando Owen y su familia son atacados en su casa, en este volumen volvemos a la acción más grande que la vida con otra guerra abierta entre las diferencias facciones. Y es que Kirkman imprime un ritmo endiablado que no da un segundo de respiro.

Y si la trama avanza, leer este comic es un verdadero placer gracias a un Chris Samnee en estado de gracia, acompañado por los siempre perfectos colores de Matt Wilson. No importa lo compleja que sea la escena, Samnee la soluciona con una sencillez (aparente) y una fluidez narrativa que pocos artistas actuales pueden alcanzar.

He comentado más de una vez que el gran problema del comic mainstream de superhéroes en Marvel o DC son los saltos de artistas que hacen imposible que haya una consistencia artística y, por consiguiente, un comic perfecto, dando la sensación que el artista en menos importante y hasta intercambiable. Y cuando lees un comic como Fire Power te das cuenta lo que nos estamos perdiendo, o Marvel y DC nos están “robando”, porque no hay nada mejor que un comic en el que un equipo creativo vuelca su personalidad en las páginas. Esto es algo que disfruté hace poco gracias al final de Gideon Falls de Jeff Lemire, Andrea Sorrentino y Dave stewart, y que puedo disfrutar en cada uno de los comics de Robert Kirkman y sus respectivos colaboradores. Cuando la dupla guionista + artista funciona y todo hace click, el resultado final es mucho más que la suma de sus partes. NO hay nada mejor que eso para un lector voraz de comics como yo.

No se me ocurre nada menos bueno, la verdad, este Fire Power me chifla. Si acaso, espero que si es cierto que este final indica el final de la primera parte de la historia, esto no signifique que Kirkman y Samnee han planeado esta historia a 45-48 números. Mientras la historia finalice cuando tenga que hacerlo siempre será algo positivo, pero sería una pena dejar de disfrutar de Chris Samnee dibujando artes marciales. Espero equivocarme. O no, qué más da. Mientras los siguientes números mantengan este nivel, yo encantado.

Comparto algunas páginas de este volumen:

Fire Power mantiene en su tercer volumen sus señas de identidad haciendo avanzar un montón la trama. Las sorpresas están lejos de terminar en un comic modélico que nos da un perfecto entretenimiento.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Thor 7 y 8 de Donny Cates, Aaron Kuder y Mattew Wilson (Marvel Comics – Panini)

Tras la épica del primer arco de Donny Cates en el que Thor se enfrentó a Invierno Negro, su segunda historia con dibujo de Aaron Kuder rompe con lo anterior con una historia ligera cuando el Dios del Trueno regresa a la Tierra y, siendo más concretos, a la localidad de Broxton.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

THOR 7 de Donny Cates, Aaron Kuder y Matthew Wilson

Algo malo está pasando con Mjolnir. No es el mejor momento para que Thor se quede sin él. El caos se extiende por Asgard después de la visita de Galactus. El Dios del Trueno necesita de su martillo más que nunca, pero se vuelve más pesado cada día.

THOR 8 de Donny Cates, Aaron Kuder y Matthew Wilson

Un Mjolnir para ti, otro para ti, otro para ti… ¡Todos tienen derecho a blandir un martillo! Así es: vente a Broxton (Oklahoma) y hazte con tu propio Mjolnir. El famoso martillo de Thor es gratis para todo el que lo quiere. Espera, ¿no se requiere dignidad?

Volver a la Tierra no se si le ha sentado demasiado bien al Dios del Trueno. Partiendo del problema que parece aquejar a Thor en las últimas fechas al serle cada vez más difícil empuñar a Mjolnir, la forma de resolver su duda es una sucesión de decisiones un tanto extrañas de Thor que le pone además en rumbo de colisión con Iron Man, lo que nos recuerda momentos históricos como el nº3 de Thor de Straczynski y Coipel en el que el hijo de Odín le bajó los humos a Tony Stark.

Aunque la historia de Cates me genera alguna duda, el que borda dos números estupendos es Aaron Kuder al dibujo con Matthew Wilson al color. Tras su arco en Guardianes de la Galaxia con Gerry Duggan y algún fill-in suelto, tenía algo perdido al artista, y me da pena que no cuente con un comic de importancia, porque su dibujo me parece una barbaridad. En el próximo número vuelve ya Nick Klein, pero podemos decir que Kuder ha mantenido el pabellón muy alto y puede mirarle de tu a tu.

Veo lógico que tras un momentazo como fue el primer arco, el comic continúe con algo ligero que permita aliviar la tensión y construir el siguiente arco, pero no se si me va a encajar a donde nos está llevando. Había leído a gente calificar a Cates de “reciclador” de ideas antiguas, pero dado el nivel de disfrute de su Veneno o Thanos, no veía eso como algo malo. Sin embargo, el aparente retorno de Donald Blake, desaparecido desde hace ni me acuerdo, no se si es una idea de la que pueda salir algo que vaya a ser recordado. En todo caso, como en todo, el problema no es la idea sino la ejecución y de momento Cates se ha ganado el beneficio de la duda y el querer ver a donde está dirigiendo a Thor.

Esta segunda historia de Cates ha ofrecido unos comics ligeros con unos toques divertidos que cumplen el objetivo de entretenimiento pero poco más.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Thor 6 de Donny Cates y Nick Klein (Marvel Comics – Panini)

Donny Cates y Nick Klein culminan su primer arco en el comic de Thor publicado este mes de diciembre por Panini por todo lo alto, al asistir al último combate del Dios del Trueno contra Invierno Negro.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

La muerte del Rey Thor. El Invierno Negro tiene el poder de revelar el fin de cualquiera. Y si la visión es cierta… ¡Asgard va a necesitar que alguien ocupe el trono! Pero Thor no es un rey cualquiera. Incluso la muerte de toda existencia debería temerlo.

Este número incluye el número 6 USA.

Tras la histórica etapa de Jason Aaron, debo reconocer que tenía cierto vértigo ante lo que se le venía encima a Thor teniendo a Donny Cates como guionista. Una vez finalizado “El Rey Devorador”, las sensaciones son positivas. Por un lado, Cates nos ofrece el nivel de épica y espectáculo a nivel cósmico que Thor merece. Estos seis primeros números han resultado geniales leídos mes a mes y también leídos de un tirón, cosa que hice para escribir esta reseña.

Hay que reconocer que Cates plantea todo desde el espectáculo y la majestuosidad, y en esa vertiente este Thor está muy bien. Sin embargo, en lo referido a la caracterización no se si acabo de reconocer a este Thor, no hay nada realmente erróneo pero tampoco acabo de ver sus señas de identidad. Aunque parece que la lucha por seguir siendo digno y poder empuñar a Mjolnir va a seguir siendo un elemento importante en esta etapa.

Además, los giros, las sorpresas y los cliffhangers que quitan el hipo en cada números son otras de las señas de identidad de Cates, así como los saltos temporales en la narración para conseguir que la historia sea más impactante. Y en este primer arco parece que no se ha guardado nada, poniendo toda la carne en el asador para que los lectores sigamos comprando Thor. Y hablando de sorpresas, la más gorda se la guardó para este último número, en el que la lucha final contra Invierno Negro acaba no siendo lo que el propio Cates había sugerido que podría ser en el número anterior. De nuevo, Cates rompiendo las expectativas, aunque en este caso, no acabo de tener claro si en este caso para mejor, pensando en las repercusiones a largo plazo para el Universo Marvel.

En el apartado artístico, Nic Klein con los colores de Matt Wilson han ofrecido unas páginas espectaculares en este primer arco, con una épica a rabiar y aprovechando de forma espectacular los numerosos momentos para el lucimiento que Cates les ofrece. En concreto, las dos dobles splash-pages de este número son de las que quitan el hipo y que nos tendrán hablando de ellas durante bastante tiempo.

Dicho esto, reconozco que empiezo a verle un poco las costuras a Cates y a su estilo de hacer que cada arco no acabe de cerrarse ya que de alguna manera sirve de prólogo del arco siguiente. Está claro que en el complejo mundo del comic americano, con comics que siguen publicándose por los pelos ante las ventas menguantes en el canal de las librerías de comics, hay que ofrecer espectáculo en cada número y además dejarte con ganas de querer volver el mes que viene a por más. En este sentido, veo a Cates como un alumno aventajado de Robert Kirkman. Sin embargo, no tengo claro que algo que sale en este último número lleguemos a verlo alguna vez en este comic en continuidad (si es un sueño o una realidad alternativa no cuenta), con muchas posibilidades de que quede en un “shock-value” vacío. Y quedarme con esta sensación ante este último momentazo no mola.

Comparto dos páginas de este último número de “El Rey Devorador”:

Thor está en buenas manos. No se si llegaremos al histórico nivel anterior, pero si tengo claro que Donny Cates y Nick Klein van a darnos una etapa repleta de épica y momentazos super entretenidos.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¿Habéis leído este comic, qué os ha parecido? Aprovechando la publicación por parte de Panini este mes, ahora no hay excusa. Espero vuestros comentarios. Y como siempre, si os gustó el artículo, os agradezco los me gustas y que lo compartáis en redes sociales.

¡Saludos a todos!

Crítica de Paper Girls de Brian K. Vaughan y Cliff Chiang

Aprovechando que ya está completa, tenía curiosidad de leer Paper Girls de Brian K. Vaughan y Cliff Chiang, comic de ciencia ficción y nostalgia ochentera de Image Comics que Planeta Comic ha publicado en España. Y a pesar del espectacular dibujo de Chiang, la historia de Vaughan no me acaba de cuadrar.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

¡Nostalgia ochentera más misterio y ciencia ficción!

Unas horas después de la noche de Halloween de 1988, cuatro repartidoras de periódicos de doce años descubren la historia más importante de todos los tiempos.

La vida en la periferia y el suspense sobrenatural se dan cita en esta exitosa serie sobre la nostalgia, el primer trabajo y los últimos coletazos de la infancia.

Brian K. Vaughan es un reconocido autor bestseller del New York Times, también guionista de series de TV como Lost o La Cúpula. El escritor arrasa actualmente con Saga, cómic con el que ha ganado numerosos premios desde su inicio, como los Eisner. Le acompaña en esta aventura cósmica el preciosista arte de Fiona Staples. Su imaginación no se agota y sigue triunfando con las recientes series comiqueras Paper Girls y We Stand on Guard junto a Steve Skroce .

Cliff Chiang comenzó su carrera en el mundo del cómic como editor asistente en la editorial Vertigo (DC Comics). Siempre quiso ser un narrador de historias, así que se decantó por la ilustración, participando en títulos tales como The Creeper, Human Target, Green Arrow, Black Canary y Wonder Woman. Es el cocreador de PAPER GIRLS junto con Brian K. Vaughan.

Paper Girls fue publicada en Estados Unidos entre octubre de 2015 a julio de 2019, siendo una serie completa de 30 grapas divididas en 6 arcos de 5 números. Los cinco números de cada arco se publicaron siempre mensualmente, haciendo un descanso de 3 meses entre arcos para tomarse un respiro y publicar el tomo correspondiente. Esto fue así durante toda la serie excepto el salto del quinto al sexto tomo, en que hubieron 5 meses de diferencia, aunque luego los 5 últimos comics también salieron mensualmente.

El comic ha recibido una unánime aclamación de la crítica y ha sido un nuevo éxito de ventas para Brian K. Vaughan, que se suma al de SAGA. Paper Girls ganó dos premios Eisner en 2016 por Mejor Serie Nueva y Mejor Dibujante. En 2017, Vaughan ganó el premio Eisner al mejor escritor y Matt Wilson ganó el Eisner al mejor Colorista, premio que consiguió de nuevo en 2019 por este comic (entre otros). Ese mismo año, la primera recopilación fue nominada al premio Hugo a la mejor historia gráfica.

Escribir esta reseña va a ser algo complicado. Digo esto porque estamos ante un comic con un dibujo espectacular que consigue transmitir, ya desde sus espectaculares portadas monocromáticas, que estamos ante una historia que se sale de lo común. Cliff Chiang realiza uno de sus mejores trabajos hasta la fecha, en colaboración con el colorista Matt Wilson, Jared K. Fletcher como rotulador y en el diseño del comic y Dee Cunniffe encargado del aplanado de color (colour flatter).

Aparte de crear a cuatro jóvenes protagonistas totalmente reconocibles y cuyo aspecto físico ya transmite personalidad, Chiang consigue dibujar el mundo de 1988 de forma totalmente realista, además de hacer que los numerosos elementos de ciencia ficción parezcan verosímiles. La ropa, los vehículos, todos los elementos que se ven en la página son tal cual los imaginamos que eran o que deberían ser, consiguiendo por ese lado que el viaje a la nostalgia ochentera y a un mundo de ciencia ficción sean todo un éxito.

La propia sinopsis del comic ya indica desde la primera línea que la historia de Vaughan está planteada a partes iguales como nostalgia de los años ochenta, parte misterio y parte historia de ciencia ficción. De hecho, Vaughan en 1988 tenía 12 años, los mismos que las protagonistas de este comic, y vivía en Cleveland al igual que ellas. En ese sentido, se nota que introduce elementos muy personales de su propia vida y sus recuerdos mientras crecía. Vaughan comenta que Chiang es también de su misma quinta y tenía muchas ganas de dibujar un comic ambientado en este periodo.

Además, se nota que el background de Vaughan no es comiquero superheroico (si exceptuamos Runaways, que en fondo tampoco lo era) sino audiovisual televisivo, al haber trabajado en series como Perdidos donde el puzzle y el misterio a resolver era uno de los principales puntales en los que se asentaba su serie. Pasa igual en este Paper Girls, con el añadido que además del enorme y loquísimo concepto de ciencia ficción (inspirado en una película mítica de los años 80 que su sola mención ya spoilearía la primera gran sorpresa de este comic) se esconde el paso de la niñez a la adolescencia de las protagonistas.

El misterio que envuelve el concepto de este comic, y la perfecta resolución en la que al final Vaughan consigue que todo encaje dan fe de la enorme habilidad de Vaughan como escritor. A esto hay que sumar una perfecta visión empresarial, al crear un comic no muy largo (una historia de 30 números hoy en día es una duración normalita tirando a baja) que está teniendo una vida muy larga y fructífera en las estanterías de las librerías, primero en su formato de grapa, después con los recopilatorios de 5 números en tapa blanda, más adelante con los hardcover de 10 números y entiendo que en poco tiempo tendremos un integral con toda la serie en un único volumen, tipo los de The Walking Dead, aunque estos últimos son de 48 ejemplares. El comic se ha vendido de maravilla y entiendo que lo va a seguir haciendo durante años, gracias al indudable tirón comercial que tiene Vaughan.

Tras lo mucho que me gustó su Barrera con Marcos Martín y Muntsa Vicente, estaba con muchas ganas de leer Paper Girls. Vaughan que lo tenía todo a su favor para que me enamorara de este comic, y sin embargo, como me ha pasado con Saga, Y The last Man o Ex-Machina, vuelvo a encontrarme a una historia contada de forma que no me interesa.

Entiendo que es complicado explicar que técnicamente todo está muy bien realizado y a la vez que no me interesa lo que cuenta y cómo lo hace, con el debe añadido que soy un super lector de ciencia ficción y leo todo lo que cae en mis manos. Pero si, su lectura me ha dejado frío y diría que por extraño que parezca, habiendo nacido en 1974, yo no era su público objetivo. Por un lado, Vaughan creo que trasmite un tono de superioridad en sus comics, o eso me parece a mi, como si él se pusiera por encima del lector, intentando demostrar que es más listo que nosotros. Esto se lo veo en multitud de detalles.

Además, aunque físicamente las protagonistas Erin, Mac, KJ y Tiffany son físicamente super diferentes y reconocibles, con el añadido que Vaughan las hace multi culturales y racializadas (de las 4 chicas una es afroamericana y de las otras 3 caucásicas otra es judía), no acabo de ver un retrato psicológico interesante en ninguna de ellas. Reconociendo eso sí que este en un comic está planteado como historia de aventuras, no un drama psicólogico. Pero no es un tema, o al menos creo que no, que no me interesa lo que las pasa porque son chicas y yo no. Sino que intenta convertirlas en arquetipos de chicas, con salida del armario incluida en un momento en que ni siquiera existía el concepto, en lugar de hacerlas realmente únicas. No se si esto que digo tiene sentido o se me entiende, pero tampoco puedo entrar en demasiado detalle por los spoilers.

Otro elemento que creo interesante comentar es relativo a la narrativa de Paper Girls. Dado que me dejaron las 30 grapas y he leído el comic de un tirón esto que voy a decir a mi no me ha pasado, pero entiendo que para un lector que siguiera la serie mes a mes la experiencia debía ser super frustrante, dado que en cada número casi no pasa nada y la trama avanza muy poco a poco. No a un nivel Bendis, ojo, pero si veo clarísimo que Vaughan escribe pensando en el arco de 5 números, que sí da una correcta sensación de capítulo completo que ayuda a construir la historia. Por contra, la grapa individual era casi un poco bajón al acabarse prácticamente cuando la cosa se ponía interesante… todos los meses.

Dado que Brian K. Vaughan es super popular, no tengo duda que Paper Girls va a ser un comic super popular y se va a estar vendiendo durante años. Sin embargo, este comic entra en la categoría de “comic que no es para mi”.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

¿Soy el único al que le pasa esto con Vaughan? Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!