Archivo de la etiqueta: Saga de Geralt de Rivia

Crítica de Tiempo de Odio de Andrzej Sapkowski (La Saga de Geralt de Rivia 4)

Justo a continuación de ver la segunda temporada de The Witcher en Netflix me he leído la cuarta novela de La Saga de Geralt de Rivia de Andrzej Sapkowski, Tiempo de Odio, en las que las cosas dan un vuelco importantísimo.

PUNTUACIÓN: 8/10

«Decir que la conocí sería una exageración. Pienso que, excepto el brujo y la hechicera, nadie la conoció de verdad jamás. Cuando la vi por vez primera no me causó especial impresión, incluso pese a las extraordinarias circunstancias que lo acompañaron. Sé de algunos que han afirmado que al instante, a primera vista, percibieron el hálito de la muerte que seguía a esta muchacha. A mí sin embargo me pareció completamente normal, y ya por entonces sabía yo que no era normal, por eso me esforcé en mirar, descubrir, percibir lo extraordinario en ella. Pero nada vi y nada percibí. Nada que pudiera haber sido señal, presentimiento ni profecía de los trágicos acontecimientos posteriores. Aquéllos de los que fue causa. Y aquéllos que ella misma provocó.» Jaskier, medio siglo de poesía.

Andrzej Sapkowski (Lodz, 1948) es economista de profesión. Habla algunos idiomas extranjeros. En los años 1972-94 era trabajador del comercio exterior. En el año 1986 publicó su primero cuento El brujo (Wiedzmin) en un periódico polaco «Fantastyka». Dos años después fue elegido el mejor autor de cuentos polacos de fantasía en este periódico. Además Andrzej Sapkowski es el autor de tres colecciones de cuentos con el brujo Geralt: El brujo (Wiedzmin), La espada del destino (Miecz przeznaczenia) y El último deseo (Ostatnie zyczenia) así como de una saga de cinco libros: La sangre de los elfos (Krew elfow), El tiempo del desdén (Czas pogardy), Bautismo de fuego (Chrzest ognia), La torre de la golondrina (Wieza Jaskolki) y La dama del lago (Pani jeziora).

Tiempo de odio vuelve a ser una novela corta de apenas 272 páginas que se leen en un suspiro y que resulta una pasada. Sobre todo Ciri vuelve a cobrar un gran protagonismo en la historia, junto a un Geralt y Yennefer que podrán disfrutar en un corto periodo de felicidad antes de la tormenta que va a arrasar los reinos humanos frente al empuje de Nilfgaard. Como en las novelas previas, Sapkowski (y la estupenda traducción de Jose María Faraldo) vuelve a hacer un extraordinario uso del lenguaje cambiando los usos y acentos de cada reino para que sientas la amplitud de reinos donde discurre la historia.

Me gusta mucho la sensación de que Geralt, con todo su poder de brujo, no deja de ser un peón que se encuentra involucrado en un juego de poder mucho mayor que sus habilidades en el que se encuentra superado. En esta novela también me dió un poco de pena leer cómo la moralidad de Geralt y su actitud de neutralidad y de no querer ayudar «al mal menor» se va a pegar un golpe brutal de realidad, ya que no actuar también es actuar, lo quiera Geralt o no.

La alta política y los manejos del consejo de magos tiene también una importancia decisiva en esta novela, dejando un montón de elementos abiertos y ambiguos que seguro darán mucho juego en las siguientes novelas. Además, la forma en que Sapkowski nos informa a los lectores sobre los avances en la guerra de Nilfgard contra los reinos del norte me ha parecido brillante. De hecho, para ser una novela tan corta, pasan un montón de cosas y hay tantos giros y sorpresas durante la narración que me deja con la sensación que cualquier cosa es posible. Con un final que no podía ser más apasionante.

La cuarta novela de Geralt de Rivia me ha encantado y me ha dejado en lo más alto con ganas de seguir la lectura con Bautismo de Fuego, la quinta novela de la serie. A este paso, no se si llegaré al verano sin haberme acabado de leérmelas todas. Con este nivel, sería lo más normal.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de La sangre de los elfos de Andrzej Sapkowski (La saga de Geralt de Rivia 3)

He cogido velocidad de crucero con la Saga de Geralt de Rivia y ya me he leído La sangre de los elfos, la tercera novela de la serie escrita por Andrzej Sapkowski en la que abandona el formato de historias cortas para ya contar una historia lineal.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

En verdad os digo que se acerca el tiempo de la espada y el hacha, la época de la tormenta salvaje. Se acerca el tiempo del invierno blanco y de la luz blanca. El tiempo de la locura y el tiempo del odio, el tiempo del fin. El mundo morirá entre la escarcha y resucitará de nuevo junto con el nuevo sol. Resucitará de entre la antigua sangre, de hen Ichaer, de la semilla sembrada. De la semilla que no germina sino que estalla en llamas. ¡Así será. ¡Contemplad las señales. Qué señales sean, yo os diré: primero se derramará sobre la tierra la sangre de los Aen Seidhe, la sangre de los elfos.

Andrzej Sapkowski (Lodz, 1948) es economista de profesión. Habla algunos idiomas extranjeros. En los años 1972-94 era trabajador del comercio exterior. En el año 1986 publicó su primero cuento El brujo (Wiedzmin) en un periódico polaco «Fantastyka». Dos años después fue elegido el mejor autor de cuentos polacos de fantasía en este periódico. Además Andrzej Sapkowski es el autor de tres colecciones de cuentos con el brujo Geralt: El brujo (Wiedzmin), La espada del destino (Miecz przeznaczenia) y El último deseo (Ostatnie zyczenia) así como de una saga de cinco libros: La sangre de los elfos (Krew elfow), El tiempo del desdén (Czas pogardy), Bautismo de fuego (Chrzest ognia), La torre de la golondrina (Wieza Jaskolki) y La dama del lago (Pani jeziora).

La sangre de los elfos es una novela corta de apenas 255 páginas. Frente a los tochales de Brandon Sanderson o Joe Abercrombie, leer esta novela ha sido casi como un chupito concentrado, lo cual aún no tengo claro si lo estoy diciendo con connotación positiva o negativa. Frente a los dos volúmenes previos escrito como una colección de historias cortas más o menos autónomas, esta novela es la primera en la serie de Geralt de Rivia en la que tenemos una historia continuada que bebe sin embargo de todo lo visto hasta ahora en los relatos cortos.

Hay un tema fundamental de La Sangre de los Elfos y es que en muchos momentos Geralt se convierte en un secundario de su propia novela, ya que Ciri roba la historia en la mayoría de capítulos. En esta novela nos encontramos a las hechiceras Triss Merigold y Yennefer de Vengerberg (que comparten una historia pasada con Geralt) realizando labores de profesoras de Ciri, a la vez que conoceremos el hogar de Geralt en la fortaleza de Kaer Morhen, donde viven Vesemir, el maestro de Geralt, y los también brujos Eskel, Lambert y Coën. Si a todos ellos unimos al bardo Jaskier, casi parece que no hay sitio para que Geralt se luzca. Un Geralt que por otro lado siempre ha sido parco en palabras, por lo que es difícil saber lo que siente más allá de sus ansias de proteger Ciri sea como sea.

Lo que si vuelve a destacar en esta novela es la naturaleza neutral de Geralt en un mundo cruel, y como ante los numerosos desmanes que todo el mundo comete, sobre todo los reinos humanos, es difícil decidir si hay alguien realmente bueno o que busque el bien desinteresado hacia el prójimo. La lucha de los elfos del bosque que se revelan contra su exterminio, y los complots de los reyes del norte que ante la amenaza de Nilfgaard que conquistó Cintra (hogar de Ciri) plantean exterminar a todo ser no humano de sus territorios aún incluso a sus hasta ahora aliados, a mujeres y niños indefensos, marca la clave política de esta novela, que mantiene muchos frentes abiertos todos ellos super interesantes. Interesantes y tristes, porque la historia de los enanos en la caravana, que conecta con los elfos guerreros del bosque, termina de la peor de las maneras y refuerza que los humanos siempre desconfiarán de los no humanos aunque ellos fueran leales con los humanos, y su vida vale menos que nada.

El estilo de Sapkowski me resulta muy curioso, ya que pone mucho énfasis en los diálogos, marcando como siempre diferentes acentos para los habitantes del reino, pero resulta parco en varios momentos a la hora de narrar qué está sucediendo, algo que sobre todo en varios momentos de acción queda a la imaginación del lector. Y digo que es curioso porque sin embargo no se corta a la hora de describir los lugares a los que llegan los protagonistas o a los diferentes personajes con los que se encuentran.

El mayor reproche que le puedo hacer a este libro es su no final. Y el caso es que tengo claro que la saga de Geralt de Rivia se compone de numerosos libros, pero una cosa es eso y otra que que el libro termine de esta manera como podría haber acabado en el capítulo anterior o en el siguiente. Desde cierto punto de vista, la educación de Ciri sí puede decirse que termina aquí, pero en lo referido a Geralt, que cierren su historia aquí es un WTF? en toda regla.

En todo caso, la historia que Sapkowski está contando me parece apasionante y con una enorme complejidad con múltiples frentes abiertos. De hecho, ya he comprado Tiempo de Odio, la cuarta novela de la serie, que espero empezar a leer en breve.

Me ha gustado La sangre de los elfos, pero a la vez su no final me ha dejado un poco loco y con ganas de empezar a leer la siguiente novela de la serie.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de La Espada del Destino de Andrzej Sapkowski (Saga de Geralt de Rivia 2)

Aprovecho para ponerme al día con las novelas de las Saga de Geralt de Rivia de Andrzej Sapkowski antes del estreno de la segunda temporada de The Witcher en Netflix estas navidades con La espada del Destino, la segunda novela de la serie, de nuevo formada por varias historias cortas.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

La vida de un brujo cazador de monstruos no es fácil. Tan pronto puede uno tener que me ter se hasta el cuello en un estercolero para eliminar a la bestia carroñera que amenaza la ciudad, intentado no atrapar una infección incurable, como se puede encontrar Unido a la cacería de uno de los últimos dragones, en la que la cuestión no es si los cazadores conseguirán matar a la pobre bestia, sino qué pasará cuando tengan que repartirse el botín. Magos, príncipes, estarostas, voievodas, Dr u i das, vexlings, dríadas, juglares y criaturas de todo pelaje pueblan esta tierra, enzarzados en conflictos de supervivencia, codicia y amor, y entre ellos avanza, solitario, el brujo Geralt de Rivia. Andrzej Sapkowski es el gran renovado de la literatura fantástica de nuestros tiempos, Un genio del lenguaje y la caracterización cuya prosa ya ha hechicera a millones de lectores en todo el mundo.

Andrzej Sapkowski (Lodz, 1948) es economista de profesión. Habla algunos idiomas extranjeros. En los años 1972-94 era trabajador del comercio exterior. En el año 1986 publicó su primero cuento El brujo (Wiedzmin) en un periódico polaco «Fantastyka». Dos años después fue elegido el mejor autor de cuentos polacos de fantasía en este periódico. Además Andrzej Sapkowski es el autor de tres colecciones de cuentos con el brujo Geralt: El brujo (Wiedzmin), La espada del destino (Miecz przeznaczenia) y El último deseo (Ostatnie zyczenia) así como de una saga de cinco libros: La sangre de los elfos (Krew elfow), El tiempo del desdén (Czas pogardy), Bautismo de fuego (Chrzest ognia), La torre de la golondrina (Wieza Jaskolki) y La dama del lago (Pani jeziora).

Esta segunda novela de la Saga de Geralt de Ribia cuenta con 288 páginas que incluyen seis historias cortas: Las fronteras de lo posible, Esquirlas de hielo, Fuego eterno, Un pequeño sacrificio, La espada del destino y Algo más. Lo que más me gusta del estilo de escritura de Andrzej Sapkowski es su dominio del idioma, y cómo consigue que las personas hablen diferentes de una comarca a otra, como pasa en el mundo real cuando hablas con un andaluz, un gallego o un catalán. Esta habilidad de Sapkowski me parece una pasada y hace que sientas que los viajes de Geralt le hacen visitar tierras dispersas muy alejadas entre sí.

Al tratarse de historias cortas, no hay mucho margen para dar una gran profundidad de nada, pero si hay un tema central de estas historias, también teniendo en cuenta lo leído en el primer volumen, es que si hay un villano, esa es la raza humana en su conjunto, una cultura depredadora que destruye todo lo que encuentra y frente a la que los seres sobrenaturales sólo pueden someterse o morir, al igual que el medio natural. Al tratarse de historias de entre 40 y 60 páginas, te las lees de una sentada y siempre te dejan con ganas de más, algo fundamental para este formato.

Tras dos volúmenes, Geralt sigue siendo un gran desconocido, a pesar de ser el protagonista absoluto de estos relatos. Me gusta cómo a pesar de él intentar convencerse de no tener sentimientos, está locamente enamorado de Yennefer, y cómo en muchas aventuras casi es un cronista del efecto del mundo civilizado sobre el medio natural. De hecho, hasta Algo más, realmente hemos leído muy poco de su origen o de qué le hizo convertirse en un Brujo.

De estas historias, me parece curioso comprobar cómo tres de ellas sí tuvieron traslación a imagen real durante la primera temporada de The Witcher estrenada hace dos años en Netflix: Las fronteras de lo posible, con la historia del dragón, La Espada del Destino, que mantiene la historia básica del bosque de Brokilon, el Último Bosque de las dríadas y su reina Eithne, pero en la que la serie eliminó la participación de Geralt en la historia para centrarse en Ciri, y Algo más, con la aventura con la que finalmente Geralt y Ciri acabaron reuniéndose. Leer las historias y apreciar las diferencias me resultó muy interesante.

El plus de esta novela fue conocer las historias que NO fueron adaptadas a la televisión. Empezando por Esquirlas de Hielo, en la que Geralt tendrá que pelear por retener a Yennefer, que se debate entre él y el mago Istredd con el que comparte afecto; Fuego Eterno, con una divertida aventura mientras Geralt y Jaskier ayudan a un mediano que había sido suplantado por un doppler que se ha hecho cargo de sus negocios de comerciante; y Un pequeño sacrificio, una triste historia de amor no correspondido. Y es curioso porque quizá la historia que más me ha gustado de este tomo es Un pequeño sacrificio, en el que conoceremos la historia de Essi Daven, una juglar conocida por Jaskier que cruzará su destino con el de Geralt, en una historia con sirenas y seres acuáticos con uno de los mejores y más tristes finales que recuerdo.

Como parte de una historia hasta ahora contada de forma fragmentada, también me parece curioso la diferencia de la serie de televisión, que dió una importancia a Yennefer y Ciri que en los libros no tuvieron, siendo dos personajes secundarios que apenas aparecieron cada una en un par de episodios. Esto es entendible al intentar que los tres personajes tengan la misma importancia, aunque me queda la duda de si llegaremos a leer el origen de Yennefer en próximas novelas. Espero que si, claro. Además, el final de Algo más es directamente el mismo en la novela y en el libro, de forma que la serie de Netflix y los libros ahora mismo se encuentran sincronizados.

Como no quiero que pase tanto tiempo como pasó desde que leí la primera novela de esta Saga de Geralt de Ribia, ya he comprado la tercera novela La sangre de los elfos, que espero poder leer de sobra antes del estreno de la serie de televisión. De hecho, si me gusta tanto como espero, no descarto comprar también la cuarta novela para leerla durante las novedades.

Voy poco a poco con la lectura de la Saga de Geralt de Ribia, pero ahora sí espero ponerme las pilas y conseguir crear un stock de lectura que me haga adelantar de sobra a la serie de televisión. En función de hasta donde llegue la serie, que ya ha confirmado el rodaje de la tercera temporada, veré si lo consigo. Lo que si de momento he comprobado que la serie de televisión NO consiguió trasladar a imagen real es la sensación de tristeza que trasmiten las historias de Sapkowski, y cómo el progreso no tiene porqué ser mejor que el mundo fantástico que hasta ese momento existía con seres de diferentes razas compartiendo la Tierra, antes que los humanos decidieran quedársela para ellos.

La Espada del Destino puede que me haya gustado más que El último Deseo, la primera novela. O quizá es que tras este tiempo, tenía muchas ganas de leer nuevas aventuras del Geralt el Brujo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!